Archivo de la etiqueta: Comida

La Biblioteca de Oakville ofrecerá taquillas refrigeradas para alimentos para atender necesidades específicas

Majumdar, Amrita RC. «Oakville Library to Offer Refrigerated Food Lockers to Serve Unique Needs». Oakville News, 19 de agosto de 2022.

Ver completo

A finales del verano, la Oakville Public Library (OPL) planea añadir armarios refrigerados personalizados para alimentos en su sucursal de Woodside para satisfacer las necesidades únicas de las personas que pueden tener un perfil dietético específico o limitaciones de tiempo.

Marcus Logan, Director de Desarrollo y Participación de la Comunidad de la OPL y apasionado de la seguridad alimentaria, introdujo hace tres años los estantes de alimentos en la biblioteca para los locales necesitados. «Hay madres solteras y personas sin hogar que a menudo vienen a la biblioteca, comenta.

«Vimos sus necesidades y comenzamos con dos estantes de alimentos en 2019- que ahora han ampliado a 10, además de los refrigeradores de Food for Life«, agrega. Con el tiempo, OPL planea ampliar los estantes de alimentos en las ocho sucursales.

A finales del verano de 2022, la sucursal de Woodside tendrá una nevera comunitaria y taquillas con características personalizadas añadidas, gracias a la asociación de OPL con Food for Life («Programa de recuperación de alimentos frescos»).

Las taquillas refrigeradas Good Food pueden almacenar alimentos para hasta cinco días. Una familia local de Oakville ha patrocinado estos frigoríficos, cada uno de ellos de 18 x 12 pulgadas. Para empezar, Food for Life instalará un mínimo de ocho y un máximo de 16 taquillas, en función de las necesidades de OPL.

Las personas con restricciones dietéticas específicas, las familias monoparentales con problemas de gestión del tiempo o las que se alojan en un refugio temporal en la biblioteca y sus alrededores pueden recoger los alimentos de estos armarios cuando les convenga.

Además de hacer frente a la pobreza alimentaria con esta taquilla de libre acceso, la OPL pretende ayudar a segmentos de la población que quizá no participen en el apoyo de la sociedad ni se relacionen con otras personas con regularidad.

La ventaja de estas taquillas es que varias personas pueden utilizarlas una vez vaciadas por el usuario anterior y reabastecidas por los voluntarios y el personal.

El banco de alimentos de la OPL «no está diseñado para ser un apoyo continuo» y es más bien un apoyo de emergencia disponible durante la transición o la falta de acceso a otros programas de apoyo alimentario, aclara Graham Hill, Director Ejecutivo de Food for Life. Añade que la biblioteca llena el vacío temporal de quienes no cumplen los criterios de elegibilidad de otros programas alimentarios tradicionales o están en tránsito. Añade que siempre hay cola para recoger los alimentos, y que en una hora de reposición, muchas veces, las estanterías de alimentos se vacían.

Logan explica que muchas personas marginadas acuden a la biblioteca en busca de Internet, compromiso social y calor. «Ofrecerles acceso a la comida es hacer que el individuo se involucre con el apoyo adecuado. Pero no es un programa completo y nunca se pretende que lo sea».

«Este programa de apoyo alimentario es un ejemplo de cómo las organizaciones están pensando de forma diferente para la construcción de la comunidad y el personal de la OPL asume el liderazgo para satisfacer las necesidades individuales llevando a cabo esta iniciativa», menciona Hill.

Haciendo comida y recuerdos en un encuentro de educadores Maker de East Bay

Maker Educator Meetups

Maker Educator Meetups

Maker Educator Meetup fue un encuentro centrado en la cocina y la comida, una velada que exploró la intersección de cómo la elaboración de alimentos puede estar íntimamente ligada a la idea de comunidad, identidad y pertenencia a través de la cocina, la comida y la conversación en común.

Al evento acudieron participantes de todas las edades y se les pidió que reflexionaran sobre un momento en el que la comida dejó una fuerte impresión en sus vidas (adaptado de esta lección de Recuerdos de la comida del Edible Schoolyard Project). Compartir un recuerdo alimentario, siendo esta una experiencia poderosa y vulnerable: los aromas, los sabores, las personas asociadas y los acontecimientos pueden evocar momentos de alegría, lucha o nostalgia. Además de compartir estas experiencias y sus significados para cada uno de los participantes provenientes de diferentes culturas y tradiciones culinarias.

Cuando los participantes empezaron a hacer gachas de arroz, cada uno asumió funciones y responsabilidades específicas. Desde desmenuzar el pollo hasta preparar los aderezos, pasando por combinar los ingredientes para el aliño, apreciamos la implicación de todos en la creación de una comida completa.

Hacer la comida juntos es una forma importante de conectar. Vimos a los jóvenes seguir con entusiasmo la receta de forma independiente para contribuir a la preparación de la comida, mientras los adultos compartían sus habilidades, conocimientos y experiencia. Los invitados, que al principio de la noche eran desconocidos, compartieron momentos de alegría y risas mientras trabajaban juntos.

Comer y compartir los alimentos sigue creando y manteniendo los vínculos intergeneracionales, ya que hace que las comunidades se reúnan en la cocina y en la mesa para transmitir conocimientos y compartir historias sobre dónde hemos estado y quiénes esperamos ser.

Todo el mundo come y estos espacios son los pocos lugares en los que la gente joven y mayor puede reunirse para alimentarse, así como los demás. En el proceso de creación de este espacio colaborativo y comunitario, se construye un ambiente acogedor para que la gente comparta sus experiencias y antecedentes.