Archivo de la etiqueta: Estudio de usuarios

Análisis del uso de los entornos conversacionales WhatsApp, Messenger y Telegram en España

yourmd-iphone-720x720

Planeta Chatbot Insights: Analizando el uso de los entornos conversacionales. Madrid: PlanetaChatbot, 2019

Texto completo

 

Planeta Chatbot presenta su primer estudio centrado en analizar cómo los usuarios utilizan y querrían utilizar las apps de mensajería. El 92% de los usuarios de smartphone utiliza WhatsApp más de una hora al día. El 70% envía al menos una nota de audio al día. Más de la mitad de los encuestados afirma haber interactuado con con un chatbot

 

El auge de la tecnología conversacional deriva del aumento en el uso de aplicaciones de mensajería como WhatsApp, Facebook Messenger o Telegram; sin embargo hasta el momento no se contaba con fuentes que demostraran algunos datos sobre su uso

 

Entre las cuestiones más destacadas del estudio estarían:

El 92% de los usuarios de smartphone utiliza WhatsApp más de una hora al día. Un uso intensivo, tal como lo afirma el 78% de los encuestados que manifiesta que estaría a favor de resolver sus dudas con las compañías a través de una app de mensajería y un 56% afirma que estaría dispuesto a adquirir productos a través de WhatsApp.

 

 

En este tipo de entornos, el peso del texto es incuestionable, sin embargo con la llegada de las notas de audio, el peso de la voz ya es algo tangible y real. Así pues, el 70% envía al menos una nota de audio al día.

En cuanto a la edad contrariamente a lo que podría creerse, quienes hacen un uso más intensivo son las personas de entre 36 y 45 años, ya que el 70% de los integrantes de este grupo de edad utilizan este tipo de apps entre 1 y 3 horas al día. Aquellos que hacen un uso de más de 5 horas son los situados entre 26 y 35 años. (31%)

75e4e2cec1568128ff2eebc14809946f

Con lo que se refiere a la tecnología conversacional, el 55% afirma saber lo que es un chatbot -Un bot de charla o bot conversacional es un programa que simula mantener una conversación con una persona al proveer respuestas automáticas a entradas hechas por el usuario- , frente a aquellos que lo desconocen. Más de la mitad de los encuestados afirma haber interactuado con con un chatbot, mientras que un 25% comenta que no está seguro de haber mantenido una conversación con este tipo de sistemas.

V Estudio sobre los usuarios de Facebook, Twitter e Instagram en España 2018

captura-25-213x300

V Estudio sobre los usuarios de Facebook, Twitter e Instagram en España 2019 (The Social Media Family)

Texto completo

Informes anteriores

Como cada año The Social Media Family publica un informe sobre el comportamientos  de los usuarios de redes sociales. Para ello, los perfiles de las 50 ciudades más pobladas de España. Con este trabajo, pretende establecer un retrato robot de los usuarios de Facebook, Twitter e Instagram, especialmente en función de variables demográficas como la ciudad de residencia, el estado civil, la edad o el género. A continuación, se repasa algunos de los aspectos más destacados de dicho trabajo de investigación.

Si el informe de 2018 nos dejó cómo titular la pérdida de un millón de usuarios por parte de Facebook, en 2019 es Instagram quien toma el relevo con unos datos más que inquietantes: por un lado, sigue siendo la plataforma que más crece, con un incremento interanual de 2 millones de personas, pero no es menos cierto que dicha cifra es 20 puntos porcentuales inferior a la experimentada en 2018. Además, parece estar sufriendo un claro retroceso en las ciudades, donde apenas ha crecido un 0,9%.

Por su parte, Twitter mantiene en términos cuantitativos el mismo número de usuarios que en 2018, si bien incrementa ligeramente el porcentaje de éstos que pueden considerarse como activos (3,7%). Sin embargo, si nos centramos en el usuario urbanita – que al fin y al cabo es el protagonista de este informe- podemos apreciar cómo mientras la comunidad crecía un 2,13%, el número de usuarios activos caía un 4%.

Finalmente, y a pesar de que Facebook ha recuperado terreno frente a las cifras de 2018 (vuelve a los 24 millones de perfiles registrados), no es menos cierto que sus usuarios son cada vez más mayores, tal y como demuestra el hecho de que el 7% del total tengan más de 65 años.

A simple vista, podemos observar como Twitter es la única plataforma que se muestra atascada. Ya en la edición anterior del informe se incluyó un nuevo análisis que mostraba el lento declive de la red social frente a otras, aún así adelantamos que la cifra de usuarios activos en las 50 ciudades españolas más pobladas se ha incrementado un 2,13% en comparación con el año anterior.

FACEBOOK

Si nos atenemos a los datos específicos de las 50 ciudades españolas más pobladas, podemos apreciar que los perfiles de 18 a 39 años suponen el 42% del total. Si bien la brecha generacional no es tan pronunciada como en otras plataformas, ya que el 51% de los usuarios se sitúan en la franja entre 40 y 64 años.

Por último, destacar que Granada y Barcelona son las dos ciudades con mayor tasa de penetración entre la población de Facebook, mientras que San Cristóbal de la Laguna y Torrejón de Ardoz cierran el ranking.
INSTAGRAM

Los mismos resultados que veíamos en Facebook, aunque invertidos en la cabeza del ranking (ciudad con más penetración Barcelona seguida de Granada), los encontramos también al analizar Instagram. Por otro lado, son Dos Hermanas y Vitoria las dos últimas ciudades de las estudiadas que menos interés tienen por esta red social.

Por el contrario, Instagram se posiciona como red social para millennials. En ella, hasta el 66% de los usuarios tienen menos de 39 años, con una mayoría de mujeres entre sus usuarios.

 

TWITTER

En Twitter destacan Granada y Sevilla como ciudades con un mayor porcentaje de perfiles tuiteros entre las 50 más pobladas en España, mientras que Tarrasa y Hopitalet de Llobregat son las encargadas de cerrar el ranking.

En cuanto al género de usuarios, destacar el hecho de que dominan los perfiles sin identificar (un 41% del total), seguido por los masculinos (31%). Por último, subrayar que apenas el 0,13% de las cuentas analizadas (recordemos: 4,9 millones) están verificadas.

 

 

v-estudio-sobre-los-usuarios

El lector digital en España es un lector más intensivo, que compra y lee más libros que aquellos que sólo leen en papel

image-20160719-7903-1gnr9zj

La lectura de contenido digital de cualquier tipo mantiene la tendencia ascendente, ha crecido de un 47,8% en 2010 al 78,4% en la actualidad. El perfil del lector digital es algo más joven que el lector exclusivo en papel, no se observan diferencias en función del sexo y del nivel de estudio. Son ligeramente más intensivos que el lector que solo lee en papel: leen y compran más libros al año y disponen de más libros en el hogar.

 

Según datos del Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros 2018 publicado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), el lector digital es un lector más intensivo, lee una media de 13,2 libros al año, frente a los 11,2 del lector que sólo lee en papel. Tiene una biblioteca con mayor número de ejemplares en su hogar, 269 libros de media frente a los 230 de los lectores que sólo leen en papel. Estas mismas características no son exclusivas de España, también se dan en los lectores digitales en otras áreas geográficas.

El Barómetro, que tiene una periodicidad anual, también ha analizado la evolución de la lectura de otro tipo de contenidos y refleja que, desde el año 2012, se ha producido un crecimiento de la lectura de libros en general y de contenidos digitales, mientras se detecta un descenso en el número total de lectores de publicaciones periódicas (prensa y revistas) y cómics.

El 78,3% de los españoles mayores de catorce años leen algún tipo de contenido en soporte digital, una cifra que sigue en aumento, y prácticamente todos los lectores digitales son lectores frecuentes. El 28,7% de la población ya lee libros en su tiempo libre en soporte digital, un 38,7% sólo lo hace en papel. En los últimos ocho años, los lectores de libros en formato digital han pasado de un 5,3% al 28,7%.

Del 61,8% de lectores de libros en tiempo libre:

₋ Un 38,7% se mantiene como lector exclusivo de papel.
₋ Un 17,2% lee tanto libros en papel como en formato digital.
₋ Un 6,0% lee exclusivamente en formato digital.

Los lectores exclusivos de libros digitales presentan un perfil de lector ligeramente más intensivo que el que solo lee en papel:

₋ Leen y compran más libros al año.
₋ Disponen de más libros en el hogar.
₋ Además de libros, también lee más webs, blogs y foros y lee en mayor medida en el transporte público y al aire libre.

El informe de este año además apunta que se está dando un crecimiento continuo de los lectores frecuentes de libros digitales, con un 23,2% de personas que leen libros habitualmente en formato digital en España, de esta cifra sólo un 6% lee exclusivamente en formato digital y el 17,2% lee en ambos formatos.. En lo relativo a la edad, el perfil es el de un lector algo más joven que el lector en papel. Prácticamente todos los adolescentes leen algún tipo de contenido en soporte digital, especialmente webs y RRSS. Por el contrario, un 20,7% son lectores de libros por ocio en formato digital frente al 27,1% de la población adulta.

En el caso de la prensa, se observa una paulatina transferencia de lectura en papel a lectura en digital, mientras que en los últimos años ha descendido el total de lectores de periódicos, el porcentaje de lectores digitales sigue en aumento.

Sin embargo, tal como ya se observó en el Barómetro del año pasado, el incremento en la lectura de contenido digital no se traduce en un incremento en paralelo de la lectura total, lo que sugiere una paulatina transferencia de lectura en papel a lectura digital.

El E-reader y el ordenador son los dispositivos que más se utilizan para leer (12,0% y 11,0% de la población respectivamente). Hay que señalar que un 6,7% de la población lee libros en el móvil.

En cuanto a otros formatos digitales como los udiolibros, sólo el 2,5% de la población de 14 o más años señala que escucha audiolibros con frecuencia al menos trimestral. Un 1,1% lo hacen de forma frecuente, al menos una vez a la semana.

El lector digital, también compra más libros que el lector en papel, pero lamentablemente un porcentaje del 79% de los libros digitales leídos en el último año se obtuvieron sin pagar. Únicamente un 21% de los entrevistados señalaron que obtenían libros digitales pagando. El 34,8% de los entrevistados reconocieron que se descargaron libros pagando por ellos.

En cuanto a el futuro, la mayoría de los lectores opina que en el futuro el libro en papel
convivirá con el digital mientras que un 31,7% creen que en el futuro la mayor parte de los libros serán digitales.

 

El servicio bibliotecario público en España es muy bien valorado (una nota de 8,1), pero desciende el préstamo de libros

 

libraries_new_ways_to_return_807x538-807x538

Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros 2018. Madrid: Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), 2019

Texto completo

Gráficos

Respecto del año pasado, se mantiene estable tanto el porcentaje de asistentes a la biblioteca como la proporción de visitantes frecuentes. Las bibliotecas están muy bien valoradas por sus usuarios, le dan una nota de 8,1 sobre 10. Sin embargo sólo el 46,2% de los asistentes a una biblioteca tomaron prestado algún material en el último trimestre; principalmente libros (44,9%). A partir de los 15 años también se observa un menor uso de la biblioteca como lugar de lectura o para obtener libros y aquellos que acuden van principalmente a estudiar.

 

Esta semana se ha presentado el Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros 2018 editado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE),  elaborado por la empresa Conecta Research & Consulting. Los resultados se obtuvieron a partir de una muestra realizada entre 5.000 individuos. El objetivo del estudio es conocer el comportamiento lector de los españoles en el momento actual y obtener información que facilite la formulación y evaluación de políticas y planes de lectura. A parte de los datos sobre lectura, y compra de libros el informe también recoge datos sobre asistencia a bibliotecas y la valoración que los ciudadanos hacen de este servicio público, a nivel general el servicio bibliotecario público goza de una muy buena valoración (una nota de 8,1 sobre 10), pero lamentablemente sigue reduciéndose el uso del servicio de préstamo de libros (59% en 2012 al 46% en la actualidad). Por Comunidades Autónomas la gran mayoría de los usuarios valoran muy positivamente sus bibliotecas y les conceden notas por encima del 7,5. si  bien, los usuarios de Madrid, País Vasco, Canarias, Cataluña, La Rioja, Castilla y León, Murcia y Aragón, valoran sus bibliotecas por encima de la media.

46871002501_c88ebac126_b_d

 

La asistencia a bibliotecas o bibliobús desciende ligeramente con respecto al Barómetro de 2017. El 31,2% de los entrevistados acudieron a una biblioteca o bibliobús en el último año. La mayoría de los usuarios acudieron de manera ocasional, sólo el 27,4% de los usuarios acude de manera frecuente. Aunque se mantiene el número de usuarios total (en 2012 era un 30%), sí se observa una disminución de usuarios frecuentes (35% en 2012 respecto al 27% en 2018).

La mayoría de los usuarios de las bibliotecas acuden a ellas para tomar o devolver libros en préstamo (65,3%). Un 26,1% acuden a su sala de estudio, prácticamente el mismo porcentaje de los que acuden para consultar libros allí o para leer en la sala de lectura. ¿A qué tipo de biblioteca? El 90,7% acude a una biblioteca pública, el 10,2% a una biblioteca universitaria, el 3,9% a una escolar y un 0,8% a otros tipos de bibliotecas.

Los no usuarios señalan que no les interesa o no tienen costumbre de ir a la biblioteca (39,6%). Entre los menores, el 63,6% de los niños entre 10 y 14 años consultados son socios de las bibliotecas, si bien un 73,2% acudió en el último año. El porcentaje desciende entre los niños y jóvenes de 15 a 18 años, el 54% señaló que era socio y el 58% que había acudido a una en el último año.

Otras cifras clave del informe de 2018:

El número de lectores en tiempo libre alcanza el 61,8% de la población. También crece el número de lectores frecuentes, aquellos que leen al menos una o dos veces por semana, que ya suponen el 49,3% de la población. Un 38,2% de españoles no lee nunca o casi nunca.

Mayor porcentaje de lectoras de libros en tiempo libre que de lectores en todos los grupos de edad y nivel formativo. Se mantiene la tendencia alcista de lectores mayores de 45 años. Se observa una relación directa entre el nivel de estudios finalizados y la ratio de lectores.

La falta de tiempo sigue siendo el principal argumento de los no lectores para explicar su falta de hábito (49,3%).

Casi todas las comunidades autónomas mejoran sus índices de lectura. Sólo Extremadura y País Vasco registran un retroceso. La Rioja y Cantabria mantienen sus cifras.

El 44,5% de los lectores lee habitual u ocasionalmente en dos o más lenguas (el 21,3% suele leer en inglés, el 20,3% en catalán/valenciano y el 4,2% en francés). El 92,4% de la población tiene como idioma habitual de lectura el castellano.

Crece el número de lectores de libros en soporte digital hasta el 23,2% (6% solo lee en formato digital y el 17,2% lee en ambos formatos). El perfil es el de un lector algo más joven que el lector en papel.

El lector digital es un lector más intensivo, lee una media de 13,2 libros al año, frente a los 11,2 del lector que sólo lee en papel. Tiene una biblioteca con mayor número de ejemplares en su hogar, 269 libros de media frente a los 230 de los lectores que sólo leen en papel.

El 79% de los libros digitales leídos en el último año se obtuvieron sin pagar. Únicamente un 21% de los entrevistados señalaron que obtenían libros digitales pagando por ellos.

Audiolibros. Actualmente, sólo el 2,5% de la población de 14 o más años señala que escucha audiolibros con frecuencia al menos trimestral. Un 1,1% lo hacen de forma frecuente, al menos una vez a la semana.

La lectura en niños es generalizada. Sin embargo, comienza a decaer a partir de los 14 años. También se observa un menor uso de la biblioteca como lugar de lectura.

¿Por qué leen? Jóvenes y mayores perciben la lectura como una actividad que “contribuye a tener una actitud más abierta y tolerante”, que “es una actividad emocionante y estimulante” y que “ayuda a comprender el mundo que nos rodea”

Los lectores consultados consideran que su afición por la lectura se inició a los 15 años.

Aumenta ligeramente tanto la proporción de compradores de libros (62,4% frente al 61% anterior) como del número de libros comprados (10,3 frente a 9,4)

 

 

 

Encuesta sobre la experiencia del uso de libros electrónicos entre estudiantes universitarios

ebplus-rep-image-1031171230c

Academic Student Ebook Experience Survey 2018.  Washington, D.C.: Library Journal, 2018

Texto completo

 

El objetivo de la encuesta sobre la experiencia del uso de libros electrónicos entre estudiantes universitarios era obtener información sobre la experiencia de uso del libro electrónico desde la perspectiva de los usuarios finales. El informe se basa en datos aportados por 306 estudiantes universitarios de Estados Unidos, incluyendo alumnos de pregrado y postgrado. Para ello se identificaron las áreas de estudio que más utilizan libros electrónicos y las circunstancias o características que más influyen en la vida de un estudiante, como la decisión de escoger un libro electrónico en lugar de un libro impreso para llevar a cabo las tareas académicas. Los principales campos de estudio de los encuestados que contestaron a esta investigación fuero Ciencias Sociales (39%), Medicina y Salud (23%), Ciencias naturales (22%) y Literatura Inglesa (21%).

El hallazgo más sorprendente de esta encuesta fue que los estudiantes se sienten relativamente frustrados por las diversas restricciones que imponen las plataformas para imprimir, guardar y descargar libros electrónicos. Sólo el 3% de los estudiantes encuestados afirman que muy a menudo se sienten molestos por las restricciones que imponen las plataformas en los libros electrónicos, mientras que el 19% lo están a menudo, y un tercio (34%) dice que sólo a veces se topa con diversas restricciones, si bien el 38% dice rara vez o nunca.

Pero, entonces, ¿qué importancia tiene para los estudiantes que los libros electrónicos no tengan este tipo de restricciones? el 28% de los encuestados dijeron que es importante que los libros electrónicos de la biblioteca les permitan imprimir, descargar y compartir contenido sin restricciones, mientras que sólo para el 18% dijo que era muy importante. Para el 33%, es algo importante, y no es importante para el 21%.

Los estudiantes generalmente piensan que los libros electrónicos deberían estar libres de restricciones, y aunque prefieren que los ebooks estén libres de restricciones, los siguen usando igual. Sólo el 37% defiende su uso libre de restricciones.  A pesar de todo, los estudiantes dijeron que generalmente necesitan imprimir, guardar o compartir  el contenido del libro electrónico, y más de una cuarta parte no sabía que existen restricciones en los libros electrónicos.

Los estudiantes tienen diferentes requisitos académicos, e incluso personales, y prefieren diferentes medios para diferentes propósitos. Para la investigación o las tareas de clase, ellos tienden a preferir los libros electrónicos en mayor medida que los libros impresos, mientras que para la lectura de una obra clásica para un curso de literatura inglesa, la gran mayoría prefieren los libros impresos. Tres cuartas partes (74%) dicen preferir los libros impresos para la lectura de placer.

Los estudiantes encuentran que los libros impresos son más fáciles de leer que los libros electrónicos, aunque los libros electrónicos son generalmente más fáciles de obtener. Aún así, utilizan la versión electrónica si la versión impresa no está disponible. Por lo general, no utilizan el acceso a los libros electrónicos como excusa para evitar ir a la biblioteca, y por lo general dicen que es más fácil de encontrar una información en un libro electrónico que en uno impreso.

En cuanto a que consideran que es importante que un ebook, lo primero es que tengan las hojas paginadas para usar en las citas, seguido de la capacidad de redimensionar el texto para que se ajuste a la pantalla de cualquier dispositivo que se esté usando para leerlo, y la legibilidad necesaria para leer cómodamente en dispositivos móviles.

Generalmente los estudiantes usan los ordenadores portátiles para acceder a la información, y con menos frecuencia usan ordenadores de escritorio, cuyo uso se está desplazando en favor de dispositivos portátiles. Casi la mitad utilizan a menudo los teléfonos móviles para leer (48%). Sin embargo, las tabletas aún no se están utilizando muy frecuentemente para la lectura de contenidos académicos entre los estudiantes.

Más de la mitad (57%) de los estudiantes usan las bases de datos de la biblioteca siempre o a menudo para sus tareas de clase, en comparación con el 47% que utiliza Google Scholar, el 44% que utiliza revistas electrónicas, y el 37% usa libros impresos. Un tercio de los encuestados (33%) afirma que utilizar siempre o a menudo los libros electrónicos para la investigación, lo que equilibra el porcentaje que dice que los estudiantes raramente o nunca usan ebooks (también el 33%). Aunque el 83% utiliza Google, no es incompatible con el uso de los otros tipos de recursos de información, ya que a veces es simplemente su manera de encontrar esos otros materiales.

Los estudiantes dicen que están usando más libros electrónicos que antes para las tareas académicas: El 52% de los encuestados dijeron que han usado más libros electrónicos durante el último año, el 35% dijo que han usado casi la misma cantidad, y sólo el 13% dijo que han usado menos ebooks.

Los archivos en PDFs son el formato de libro electrónico más utilizado. Nueve de cada diez estudiantes utilizaron archivos en  PDF, comparado con el 19% que usaron libros eb formato ePub (el formato usado para los iBooks de Apple) y el 16% que usa MOBI (el formato usado para los ebooks de Amazon Kindle). Sólo la mitad de los estudiantes dicen que han utilizado HTML, lo que sugiere que no cuentan las páginas web o los libros leídos en línea, como por ejemplo a través de la Búsqueda de libros de Google o del proyecto Gutenberg.org. La preferencia abrumadora por el formato PDF tiene que ver con su capacidad para abrir en una variedad de dispositivos, así como por su facilidad de navegación, búsqueda y marcado.

Tres cuartas partes (74%) de los estudiantes usan un lápiz y papel para tomar notas mientras usan un ebook, mientras que el 51% toma notas en un documento de procesamiento de texto, y el 25% toma notas en un documento impreso de las páginas del libro electrónico.

Amazon.com, con un 80% de las respuestas, encabeza la lista de fuentes donde los estudiantes dicen que obtienen ebooks (no incluidos los libros de texto electrónicos). Los libros electrónicos de Google Books, Apple iBooks, JSTOR y EBSCO  han sido utilizados sólo por el 20% de los encuestados. Sin embargo, sólo el 22% dijo que Amazon.com es su fuente preferida para los libros electrónicos, las razones están en los precios y la selección. JSTOR también fue citado con frecuencia como una de las fuentes preferidas, porque además ofrece revistas y estudios académicos.

 

 

El uso de los medios sociales y la propiedad de dispositivos se han estancado después de años de crecimiento

 

cloud-computing-application-on-digital-tablet

Hitlin, Paul “Internet, social media use and device ownership in U.S. have plateaued after years of growth” Pew Research Center, 2018

Texto original

El uso de la tecnología digital tuvo un amplio período de rápido crecimiento en los Estados Unidos, pero la proporción de estadounidenses que se conectan a Internet, utilizan medios sociales o dispositivos propios se ha mantenido estable en los últimos dos años, según un nuevo análisis del Pew Research Center.

 

El número de adultos estadounidenses que dicen que usan Internet,  medios de comunicación social, o que poseen un teléfono inteligente o una tableta son casi idénticas a las cifras del año 2016. El porcentaje de personas que afirman tener servicio de Internet de banda ancha en casa se sitúa actualmente en el 65%, casi idéntico al 67% que dijo esto en una encuesta realizada en el verano de 2015. Y cuando se trata de la propiedad de ordenadores de sobremesa o portátiles, en realidad ha habido un pequeño descenso en las cifras generales en los últimos dos años: del 78% en 2016 al 73% en la actualidad.

ft_18-09-20_digitaltechuse

Un factor que contribuye a esta ralentización del crecimiento es que parte de la población ha alcanzado niveles máximos de adopción de algunas tecnologías. En pocas palabras, en algunos casos no quedan muchos no usuarios. Por ejemplo, nueve de cada diez adultos menores de 50 años dicen que se conectan a Internet o tienen un teléfono inteligente. Y una proporción similar de los que viven en hogares de mayores ingresos tienen computadoras portátiles o de escritorio.

Las encuestas realizadas por el Pew Research a lo largo de los años ponen de relieve la forma en que estas personas que no adoptan diversas tecnologías a menudo se enfrentan a barreras sustanciales y multifacéticas. En algunos casos, los estadounidenses que desean aprovechar las nuevas tecnologías simplemente no pueden hacerlo debido a restricciones financieras. En una encuesta realizada en 2015, el 43% de los usuarios que no adoptaron la banda ancha citaron el costo (ya sea el costo de una computadora o el costo de la suscripción de banda ancha en sí) como la razón principal por la que no tenían servicio de banda ancha en sus hogares.

Para otros estadounidenses, la adopción de tecnología puede diferir según el lugar donde vivan. Una encuesta realizada a principios de este año encontró que aproximadamente seis de cada diez estadounidenses que viven en áreas rurales dicen que el acceso a Internet de alta velocidad es un problema en su comunidad local. Eso es comparable con los porcentajes del 43% de los que viven en zonas urbanas y el 36% en los suburbios. En otros casos, los no usuarios dicen que no ven la utilidad de aprender a utilizar las nuevas tecnologías. En una encuesta realizada en 2013, se encontró que el 34% de los usuarios que no tienen acceso a Internet no se conectaron porque no tenían ningún interés en hacerlo, o porque pensaban que Internet no era relevante para sus vidas. Además, ciertos grupos – mayores de 65 años – se enfrentan sus propias destrezas y desafíos cuando se trata de usar y adoptar nuevas tecnologías. En una encuesta realizada en 2015, el 34% de los usuarios de Internet de 65 años o más dijeron que tenían poca o ninguna confianza en su capacidad para usar dispositivos electrónicos.

 

 

El valor intrínseco de las bibliotecas como espacios públicos físico-digitales, comunicando la nueva normalidad

library-dig

 

The intrinsic value of libraries as public spaces: physical-digital, communicating the new normal. Changing landscapeTM report, Sidney: University of Technology Sydney (UTS) Civica, 2018

Texto completo

Ver informe 2017

Las expectativas de los usuarios de las bibliotecas se están cumpliendo en gran medida cuando visitan el espacio físico de la biblioteca, pero no siempre es así cuando interactúan en el espacio de la biblioteca en línea. Este informe ofrece información de los propios usuarios de la biblioteca que puede ayudar a cerrar la brecha entre la entrega de servicios físicos y en línea. 

 

Casi el 90 por ciento de los usuarios de bibliotecas de Australia piensa que los servicios de bibliotecas en línea son importantes, pero sólo el 61 por ciento está satisfecho con la experiencia en línea que reciben de las bibliotecas. Eso se compara con el 85 por ciento de los usuarios que están satisfechos con la experiencia física de una biblioteca.

El hallazgo aparece en un nuevo informe de la Universidad de Tecnología de Sídney (UTS). Aproximadamente 600 usuarios de bibliotecas en Australia, Nueva Zelanda, Singapur y el Reino Unido fueron encuestados para este informe. Los encuestados indicaron que la usabilidad (86 por ciento), la disponibilidad gratuita (75 por ciento) y la compatibilidad de dispositivos (63 por ciento) eran las características más valoradas del sitio web de una biblioteca.

Muchos sugirieron también que las bibliotecas deben ofrecer una experiencia en línea más fácil de usar, comparable a los servicios comerciales, y que se mantenga al día con los cambios tecnológicos.

El informe “El valor intrínseco de las bibliotecas como espacios públicos – Físico-digitales, comunicando la nueva normalidad“. Fue desarrollado por el Instituto de Políticas Públicas y Gobernabilidad de la UTS y encargado por la empresa de software Civica. Es el último de una serie de informes, y es la segunda edición de una serie de informes de la biblioteca que comenzó en 2016. Se centra en el estado de la prestación de servicios bibliotecarios a la vez que explora las experiencias de los usuarios con las bibliotecas y sus percepciones de los espacios físicos y digitales.

Según Sophi Bruce, investigador principal de este proyecto en la UTS, la investigación reafirma firmemente que los usuarios de las bibliotecas valoran los espacios físicos y en línea y que hay muchas oportunidades en el entorno en línea. “Hay muchos factores que causan esto. Entre ellos se incluyen las dificultades para navegar por las plataformas de los sitios web de las bibliotecas, la imposibilidad de acceder al contenido desde diferentes dispositivos y la capacidad de algunos miembros del personal de las bibliotecas para comprender adecuadamente la tecnología y promoverla entre sus miembros.

Los cambios en las actitudes de los usuarios, los avances tecnológicos y los recursos limitados están forzando a las bibliotecas a invertir en servicios digitales. Pero el informe reveló que estos mismos factores también están actuando como barreras para el cambio, ya que las bibliotecas tienen dificultades para navegar a través de ellos.

“Los usuarios que saben leer y escribir digitalmente esperan que las bibliotecas se adapten a las interfaces de las plataformas comerciales; sin embargo, algunos miembros del personal de las bibliotecas han informado que carecen de confianza cuando se trata del cambio digital”, dijo Sophi  Bruce.

“La falta de una sólida infraestructura de Internet en Australia dificulta la prestación de servicios en línea eficaces. Las bibliotecas tienen la responsabilidad de buscar soluciones innovadoras. “La colaboración es clave para mejorar los servicios de la biblioteca”.

Los bibliotecarios encuestados como parte de la investigación han indicado que los acuerdos de consorcios y las asociaciones con proveedores podrían ayudarles a seguir siendo pertinentes en un espacio digital en rápida evolución. Según Richard Fiddis, Director General de Civica International, las asociaciones con proveedores de tecnología son la clave para seguir siendo relevantes en este mundo digital, al tiempo que ofrecen servicios innovadores y de alto nivel.

“Un ejemplo de esto es la asociación que tenemos con el Great Southern Consortium en Australia Occidental, donde nueve consejos han colaborado para utilizar Spydus, el sistema integrado de gestión de bibliotecas de Civica que proporciona una experiencia de usuario mejorada tanto para los clientes como para el personal de las bibliotecas”, dijo.

El Instituto de Políticas Públicas y Gobernabilidad (IPPG) de la UTS está integrado por un grupo de investigadores y profesionales en las áreas de administración pública y políticas, investigación social, participación de las partes interesadas y liderazgo. IPPG lleva a cabo investigación aplicada social y conductual y académica, asesoramiento sobre políticas, educación de postgrado y formación para el desarrollo profesional.