Archivo de la etiqueta: Usuarios

La Biblioteca de Sidney/North Saanich instala un laberinto de meditación para ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad a sus usuarios

El Grupo Asesor de Adolescentes de la Biblioteca de Sidney/North Saanich invita a los jóvenes a ser conscientes y meditar. (Cortesía de la Biblioteca Regional de la Isla de Vancouver)

Sidney/North Saanich library brings labyrinth to make youth mindful
Vancouver Island Regional Library’s local youth team parners with UVic

Ver original

“El año pasado, nuestro CTC patrocinó una presentación de Wendy Lum titulada Vivir el momento”, dice Virginia Macleod, bibliotecaria de servicios al usuario de la sucursal de la Biblioteca de Sidney/North Saanich. “Ella mencionó el caminar por el laberinto de la UVic como una herramienta de atención plena que puede ayudar a aliviar el estrés y la ansiedad.

Todo el mundo está invitado a caminar por el laberinto y experimentar los poderes curativos de esta antigua herramienta de meditación. Henri Locke, de la UVic, dirige un taller gratuito sobre la historia del laberinto y su uso.

.

¿Cómo utilizan los espacios y recursos de la biblioteca los estudiantes del campus?

Brendan Johnson and Katie Odhner. Focus groups from home
Conducting virtual focus groups during the COVID-19 pandemic and beyond
. College and Research Libraries, Vol 82, No 6 (2021)

Ver artículo

Los grupos focales se han convertido en una práctica común en las bibliotecas académicas para descubrir las actitudes, creencias, preocupaciones, comportamientos y preferencias de grupos particulares de personas. Dado que los grupos focales proporcionan una oportunidad para la discusión abierta, los participantes pueden describir sus pensamientos con sus propias palabras, lo que permite recoger opiniones y experiencias que no podemos prever. El objetivo del proyecto era disponer de información de cómo utilizan los espacios y recursos de la biblioteca y qué les hace sentir como en casa en la biblioteca a través de grupos focales por medio de Zoom.

Para ello, la biblioteca universitaria de Penn State-Abington realizó una experiencia focal con 3.700 estudiantes universitarios, incluidos 545 estudiantes internacionales y un 58% de estudiantes de color para evaluar las necesidades de esta dinámica comunidad estudiantil a través de grupos de discusión.

Se hicieron nueve preguntas básicas, con múltiples preguntas de seguimiento, en función de las respuestas de los participantes:

  • ¿Con qué frecuencia vienes a la biblioteca y cuánto tiempo sueles pasar aquí?
  • ¿Qué sueles hacer en la biblioteca?
  • ¿Qué opinión tienes de la biblioteca en comparación con otros espacios de estudio del campus?
  • ¿Sientes la biblioteca como propia?
  • ¿Qué tipo de interacciones has tenido con el personal de la biblioteca?
  • ¿Ha utilizado alguna vez la biblioteca para obtener ayuda con una tarea de clase?
  • ¿Has asistido alguna vez a un evento en la biblioteca (como el Finals Recharge, Research Party, lectura de poesía, taller, etc.)?
  • ¿Qué tipo de eventos te interesan?
  • ¿Tienes algún otro comentario que quieras compartir y que no hayamos cubierto en las preguntas anteriores?

Los grupos focales generaron un conjunto de información informativa y procesable que ayudó a entender cómo los estudiantes utilizan los espacios, que opinión tienen de la biblioteca, y cómo podrían ser atendidos mejor por los programas ofertados. Esta información es útil para evaluar, apoyar o justificar las decisiones sobre los espacios y las políticas de la biblioteca. A continuación se presentan tres ejemplos sobre las preocupaciones por el ruido, la programación y las interacciones del personal que se encuentran entre nuestras principales conclusiones de los grupos de discusión.

Entre los resultados se aprendió que los estudiantes aprecian tener una variedad de espacios disponibles en la biblioteca, incluyendo espacios para socializar, colaborar y estudiar individualmente. Indicaron que es importante tener una política de ruido flexible que permita todas las actividades descritas anteriormente. Sin embargo, la mayoría de los estudiantes dijeron que utilizaban la biblioteca principalmente para estudiar y realizar otras actividades académicas, y muchos también consideraron que la biblioteca es demasiado ruidosa a veces. Esto coincide con la percepción del personal de que existe un “problema de ruido” en la biblioteca. Se tiene previsto abordar estas preocupaciones sobre las políticas de ruido reexaminando el uso del espacio de la biblioteca para garantizar que haya zonas específicas donde los estudiantes puedan sentirse cómodos hablando y estudiando sin interrupciones.

La opinión de los estudiantes sobre los eventos confirmó muchas de las opciones de programación y generó nuevas ideas para nuevos eventos de la biblioteca. Entre los actos más populares de la biblioteca se encuentran los programas para desestresarse en los exámenes finales y los recitales de poesía. Los estudiantes también mencionaron eventos de estudio, como las “Fiestas de Investigación” y las “Noches contra la Procrastinación”. Estos comentarios de los estudiantes servirán para desarrollar una serie de nuevos y diversos programas de la biblioteca, con especial énfasis en los eventos para aliviar el estrés, así como los que proporcionan la oportunidad de explorar las diversas culturas de nuestra población estudiantil.

Los estudiantes hablaron con entusiasmo sobre las interacciones con el personal de la biblioteca, especialmente con los estudiantes trabajadores. Las pocas interacciones negativas que describieron se debieron a la aplicación de las políticas sobre comida y ruido, especialmente en los casos en los que los estudiantes se sintieron injustamente señalados o no conocían las políticas. Las experiencias que describieron los estudiantes llevaron a replantear la política de alimentos y a reconsiderar cómo gestionar las interacciones en torno a la aplicación de las normas. En general, la imagen que los participantes tenían de la biblioteca era positiva. Además, los estudiantes expresaron sistemáticamente su agradecimiento por el hecho de que los bibliotecarios pidieran su opinión, lo que lleva a creer que los propios grupos de discusión contribuyeron a mejorar la reputación y la buena voluntad de la biblioteca entre los usuarios.

Conclusiones

La experiencia con los grupos focales virtuales demuestra su valor, pero también su carácter único que debe tenerse en cuenta tanto en la planificación como en la gestión de las sesiones. La posibilidad de conectarse a distancia con los estudiantes permite a los bibliotecarios llegar a una mayor parte de la población objetivo y proporciona la flexibilidad necesaria para estructurar las sesiones de forma que se satisfagan las distintas necesidades. Los subtítulos y otras tecnologías de adaptación permiten a las bibliotecas solicitar la opinión de los estudiantes que no pueden participar en un grupo de discusión en persona. A medida que el aprendizaje en línea sigue creciendo y los servicios de las bibliotecas virtuales se amplían, entablar diálogos constructivos con los usuarios que nunca han pisado la biblioteca física ofrece valiosas oportunidades para evaluar los cambios en las necesidades y crear puntos de contacto positivos con los usuarios cercanos y lejanos.

El diseño de la experiencia del usuario (UX) en las bibliotecas

Users at the Center of Everything A crash course in UX for your library By Callan Bignoli and Lauren Stara | American Libraries March 1, 2021

Texto original

El diseño de la experiencia del usuario (UX) es la filosofía de considerar los espacios, servicios y procesos desde el punto de vista del usuario final. El término se originó en el mundo digital en el campo de la interacción hombre-máquina, fue recogido por los diseñadores de productos, y desde allí se ha filtrado en todos los aspectos de la vida, incluyendo la biblioteca.

El pensamiento de diseño significa mirar un proceso o proyecto con una perspectiva nueva, un enfoque que puede cambiar el resultado de forma drástica. Si su proceso no da resultados, un simple ejercicio de pensamiento de diseño puede hacer que fluya su creatividad.

Se puede poner en práctica estas ideas de forma gradual, comenzando con pequeños cambios y llegando a innovaciones más amplias que abarquen todo el sistema. El concepto central del movimiento UX es la empatía. La clave está en aprender a ver una situación con la mente de un principiante, dejando de lado los años de formación y experiencia en biblioteconomía y viendo la biblioteca desde el punto de vista de un nuevo usuario.

Siendo realistas, la mayoría de las personas que entran en su edificio no están familiarizadas con sus procedimientos y políticas, sus sistemas de catalogación y clasificación, la distribución del edificio o la increíble gama de servicios que ofrece. ¿Cómo se puede cambiar el espacio físico, aunque sea ligeramente, para ayudarles a entender la biblioteca?

El pensamiento de diseño implica salir de la propia cabeza y entrar en la de los usuarios. La idea es emplear técnicas que ayuden a sacar al cerebro humano de las formas de pensar conocidas y generar nuevas soluciones. El objetivo final es siempre fomentar la empatía y ver las cosas desde una perspectiva diferente, normalmente la del usuario o consumidor del servicio. De este modo, el pensamiento de diseño es un gran método para mejorar la filosofía de la biblioteca.

En realidad, todos somos diseñadores por el simple hecho de vivir nuestras vidas: lo que elegimos para vestirnos, cómo organizamos nuestras casas y espacios de trabajo, y qué libros leemos y qué programas de televisión vemos. Todo ello son decisiones de diseño, conscientes o no. Tanto si utilizamos hojas de cálculo, pinturas al óleo o palabras, como si cantamos en la ducha, todos somos inventivos. El movimiento maker, por ejemplo, no es más que el más reciente reconocimiento de la necesidad humana de expresarnos.

El pensamiento de diseño es un enfoque creativo, o una serie de pasos, que ayudarán a imaginar soluciones significativas para tu biblioteca. También es una mentalidad, porque empiezas a pensar como un diseñador, aunque no te consideres tal.

Cualquier tipo de servicio puede transformarse y mejorarse. Tomemos un ejemplo: el servicio principal de identificar, encontrar y sacar un libro.

¿Cómo identifican los usuarios los artículos que quieren tomar prestados?

– En el boca en boca
– La lista de libros recomendados del curso
– Anuncio en las redes sociales
– Navegano
– A través del servicio de recomendaciones a los lectores
– Búsqueda en el catálogo en línea

Imagina cada una de estas posibilidades desde el punto de vista del usuario y del personal. Piensa en lo que quiere el usuario. ¿Es una persona que quiere prestar el artículo y nada más? ¿Desea hablar con un empleado para obtener un servicio personalizado? ¿Necesita una entrevista de referencia en profundidad para determinar lo que realmente busca? ¿Son nativos digitales y les gustan las referencias por chat? ¿O quieren un trato más cercano y personal?

Una vez localizado el artículo, ¿qué opciones de préstamo tiene disponibles? ¿el servicio de libros electrónicos y de audio electrónico es fácil de usar? ¿Qué ocurre cuando el material que quiere no está en la estantería o no está en la colección?

La respuesta a cada una de estas situaciones requiere un enfoque y una serie de pasos diferentes. Las bibliotecas públicas las utilizan toda la gama de personalidades, edades y niveles de habilidad. La capacidad de leer a un usuario y adaptar los servicios a sus necesidades no es algo con lo que la mayoría de la gente nace; requiere de práctica.

  • Preguntar primero de cuánto tiempo dispone el usuario. Esto puede ayudar a establecer el tono de la interacción.
  • Preguntar al usuario si prefiere que le busques o recomiendes algo o que le muestres cómo utilizar las técnicas de búsqueda.
  • Si el usuario quiere un artículo o un libro sobre un tema concreto, ofrécele acompañarle a la zona adecuada de las estanterías.
  • Si el autoprestamo es un servicio nuevo en la biblioteca, asegúrese de que haya un empleado cerca para ayudar a los novatos en el proceso. Ofrece siempre al menos un puesto de préstamo con personal tradicional para aquellos que lo prefieran.
  • Ten en cuenta que la mayoría de las personas que utilizan la biblioteca no conocen bien los sistemas de clasificación y no tienen en su cabeza un conocimiento detallado de sus materiales y procedimientos. Se trata de hacer accesibles las colecciones y los servicios.

Describir con palabras cómo funciona un proceso o un ejercicio de diseño es difícil. Casi siempre hay un momento mágico durante el proceso en el que todo el mundo mira a su alrededor con ese brillo “eureka” en los ojos. El proceso es experimental, iterativo y muy divertido. Facilita la suspensión del juicio, la tormenta de ideas y la generación de ideas locas. Sin embargo, requiere salir de la zona de confort y puede resultar caótico y difícil.

Al igual que en la entrevista de referencia, tienes que indagar en cada situación y asegurarte de que haces las preguntas correctas, hasta que encuentres el quid de la cuestión. Lo primero es evaluar las necesidades. Y luego establecer la estrategia adecuada:

Identificar al usuario. Uno de los pasos fundamentales del proceso de UX es la identificación de los usuarios. Dependiendo del tipo de biblioteca en la que se trabaje, estos grupos pueden incluir a los usuarios, estudiantes, profesores, no residentes y personal.

Cada grupo puede desglosarse más o combinarse, si es necesario. Por ejemplo, en una biblioteca universitaria, puede haber estudiantes de grado y de postgrado o estudiantes de diferentes facultades o disciplinas. El personal puede abarcar a los profesores y a los que no lo son, como el personal profesional y el de apoyo.

Los usuarios de las bibliotecas públicas son muy diversos: personas mayores y adultos; jóvenes, adolescentes y preadolescentes; niños y preescolares; nuevos residentes; lectores precoces; personas con discapacidades, etc. Cada uno de estos grupos tiene necesidades y preferencias diferentes y a veces contrapuestas.

Evaluar las necesidades de la comunidad. Antes de realizar un cambio positivo, es importante evaluar dónde se encuentra y qué necesita. ¿Qué servicios podríamo ofrecer si tuvieramos más dinero, recursos o espacio?

Como sugiere el sentido común, la comunidad a la que se sirve es el mejor punto de partida para desarrollar cualquier servicio público, incluidas las bibliotecas. Dondequiera que nos encontremos, hay personas que pueden aportar una perspectiva histórica, valiosos conocimientos sobre el funcionamiento de la zona y una comprensión de los problemas críticos y de lo que es significativo para la gente de la comunidad. Aprovechar esta información al principio del proceso ayudará a crear un sentimiento de propiedad comunitaria en el proyecto que puede ser muy beneficioso tanto para la biblioteca como para los usuarios.

Como parte del plan estratégico de tu biblioteca (sí, realmente necesita uno de estos), debería recoger opiniones e información del público sobre sus preferencias y deseos de servicios, así como sobre su contexto local. Sin embargo, no se limite a eso; la mayoría de los usuarios de la biblioteca -y mucho menos las personas que no utilizan la biblioteca- no están al tanto de las ideas de futuro en el ámbito bibliotecario. Investigar un poco para saber lo que ocurre en otras bibliotecas, ya sea en tu zona o en otras más lejanas. Ccada viaje, ya sea de negocios o de placer, es una oportunidad para investigar nuevas bibliotecas y ver cómo son sus instalaciones y servicios. ¿Están haciendo algo exitoso que podríamos copiar? La mayoría de los bibliotecarios están dispuestos a compartir sus experiencias e ideas, así que no dudes en hacer preguntas.

Empezar de a poco, pensar en grande

Esta forma de trabajar no es fácil para mucha gente. Requiere un gran cambio de mentalidad en el que aceptemos la incertidumbre, veamos las situaciones con la mentalidad de un principiante, aceptemos un estado constante de incompletud y nos permitamos (y permitamos a los demás) fracasar. Recuerda que todos somos diseñadores, lo sepamos o no, y que podemos salir de nuestra zona de confort para mejorar nuestras bibliotecas.

Los pasos sencillos y graduales son muy útiles para lograr el cambio. Empieza con un nuevo mensaje en el buzón de voz, o sal de detrás del mostrador para ayudar a los usuarios. Prueba algo nuevo. Si no funciona, prueba otra cosa. No hay errores.

Mejora continua y gradual

Es extraño pensar en la intemporalidad de las bibliotecas. Pueden existir de una manera que otros tipos de instituciones y empresas no pueden porque la biblioteca es un concepto además de una colección y un edificio. Las bibliotecas no tienen que tratar de crecer o cambiar de ninguna manera en particular para complacer a sus partes interesadas, al menos no de una manera que se rija concretamente por medidas como los beneficios en un trimestre determinado. Del mismo modo, los estándares que utilizamos para evaluar la calidad de nuestras bibliotecas no son universales. Por eso decimos que se necesita un plan estratégico: Tienes que definir tus propios objetivos y normas de calidad.

A falta de un plan de este tipo, o si un plan está anticuado o se ignora, las bibliotecas tienden a simplemente… detenerse. En el mejor de los casos, esto significa que están funcionando lo suficientemente bien pero no están ampliando sus servicios o evaluando lo que les falta. En el peor de los casos, significa que no están funcionando en uno o más niveles importantes. Los planes estratégicos no son una panacea, pero si se hacen desde una perspectiva centrada en el usuario, pueden investigar tanto lo que no funciona como lo que la comunidad quiere y necesita. Si se hacen las preguntas adecuadas, se encontrarán cosas grandes y pequeñas que necesitan atención. A su vez, empieza por solucionar los problemas pequeños, luego lidia con los medianos y, por último, programa los más grandes. A medida que vayas avanzando, desecha las sugerencias que no encajen, o guárdalas para reevaluarlas más adelante.

Hacer las cosas intuitivas y fáciles


El famoso libro de diseño web de Steve Krug Don’t Make Me Think: A Common-Sense Approach to Web Usability (No me hagas pensar: un enfoque de sentido común para la usabilidad de la web) trata sobre la importancia de la usabilidad y la capacidad de encontrar objetos en el mundo digital, cualidades que son igual de válidas en los entornos físicos. ¿Cuántas veces ha visto a los usuarios entrar en la entrada de la biblioteca y detenerse a mirar a su alrededor con la mirada perdida? Piense en formas de ayudar a la gente a navegar por su mundo.

Elimina el desorden y trabaja para proporcionar señales visuales, auditivas y táctiles claras y coherentes. Ve adonde están a las personas, no donde creas que deberían estar. Escucha lo que la gente realmente necesita. Los bibliotecarios somos hábiles en hacer entrevistas de referencia, así que cambia un poco esa técnica y utilízala en cada interacción. Modifica este enfoque para adaptarse a la persona que tienes delante, que seguro que aprecia el servicio personal.

Seguir las formas tradicionales de operar, dictadas por enormes manuales de políticas y complicados procedimientos, sólo sirve para reforzar el anticuado estereotipo de los bibliotecarios. No abogamos por la anarquía, pero las bibliotecas ya no son el único juego en la ciudad. Tenemos que hacer que nuestras bibliotecas sean cómodas y receptivas, lugares donde la gente quiera pasar su tiempo.

Bibliotecas universitarias argentinas y experiencia de usuario con Paola Banegas. Planeta Biblioteca 2021/03/26

Bibliotecas universitarias argentinas y experiencia de usuario

Planeta Biblioteca 2021/03/26.

ESCUCHAR

Ir a descargar

En esta ocasión conversamos con Paola Banegas, bibliotecaria de la Pontificia Universidad Católica de Argentina para conocer algunos de sus puntos de vista en torno a los servicios, espacios, organización, gestión y muy especialmente aspectos relacionados con la alfabetización y el valor de la experiencia del usuarios.

Usuarios y archivos: hacia la investigaciónsobre usuarios de archivos

Usuarios y archivos : hacia la investigación sobre usuarios de archivos / Coordinador Juan José Calva González. México : UNAM. Instituto de Investigaciones Bibliotecológicas y de la Información, 2021

Texto completo

Desde hace varias décadas se llevan a cabo estudios de usuarios de la información que se han centrado en comunidades académicas, universitarias y, en el mejor de los casos, escolares de diferentes niveles. Pocos se han llevado a cabo en los sectores productivos, salud y agrario, por lo que se puede decir que númerosos estudios de usuarios se centraron en las comunidades universitarias, abarcando desde las Humanidades y Ciencias Sociales, hasta las Ciencias duras y las Ingenierías.

Los primeros estudios de usuarios se hicieron desde una perspectiva empírica; a través del tiempo se continuaron con metodologías más científicas y por lo tanto rigurosas. Se iniciaron en bibliotecas especializadas (después de la Segunda guerra mundial) en relación con la información científica y para posteriormente hacia las bibliotecas universitarias y públicas. Los resultados de estos primeros estudios dieron paso al proceso de abstracción y diseño conceptual de un modelo que hasta nuestros días esquematiza las etapas del ciclo de las de las necesidades de información, el cual inicia con la identificación de las necesidades de información, del comportamiento informativo y de la satisfacción informativa.

¿Qué tipos de bibliotecas disponen y ofrecen actividades de makerspaces y para que tipos de usuario?

Bronkar, Cherie. The Current State of Library Makerspaces. De: Makerspaces in practice : successful models for implementation / edited by
Ellyssa Kroski. Chicago : ALA Editions, 2021

Ver completo

¿Qué tipos de bibliotecas?

Las bibliotecas públicas siguen teniendo el liderazgo mayoritario en lo que respecta a los makerspaces en bibliotecas. Dado que no se trata de una encuesta exhaustiva, sería difícil extraer de sus resultados el número real de makerspaces; sin embargo, nos da una idea de dónde estamos en términos de ubicación de los makerspaces. Los resultados de la encuesta de Library Journal mostraron que más del 90% de las bibliotecas que ofrecían algún tipo de programa para creadores se encontraban en zonas urbanas y suburbanas; las bibliotecas de ciudades pequeñas y rurales les seguían de cerca con porcentajes en el rango del 80%. Los resultados de la encuesta de LJ indicaron que todos los tipos de bibliotecas públicas están incluyendo ofertas de makerspace en su programación habitual, con un porcentaje mínimo de bibliotecas que no ofrecen programación de makerspaces. Los resultados de la encuesta de LJ fueron más inclusivos de todos los tipos de fabricación, con la artesanía como un gran porcentaje.

La encuesta de Library Journal se envío a 7000 bibliotecas el 10 de marzo de 2017, se cerró el 3 de abril de 2017 con 404 encuestados. Los datos “incluyen “respuestas “de “Estados Unidos y Canadá.

¡Que tipos de usuario?

La figura 2 nos ayuda a comprender mejor a nuestros usuarios y sus grupos de edad media. Obviamente, a partir de los ejemplos de la figura 1.1, sabemos que los usuarios son más frecuentes en las bibliotecas públicas y universitarias, por lo que el grupo de edad refleja lo mismo. Lo interesante es que vemos un número similar de usuarios adultos y estudiantes universitarios y un número menor a medida que la edad desciende. Podría deberse al menor número de makerspaces en las escuelas, o incluso a que no hay tantas actividades adecuadas y seguras para los grupos de edad más jóvenes en un makerspace basado en la tecnología.

Los grupos de edad varían según la institución, al igual que las comunidades a las que sirven. Las escuelas primarias y los institutos son algunos ejemplos en los que encontraríamos un grupo de edad consistente. La escuela primaria necesita actividades muy específicas que se consideren seguras para los grupos de edad más jóvenes. Los institutos ofrecen muchos de los mismos tipos de equipamiento que vemos en las bibliotecas públicas y universitarias, pero no se encuentran con los mismos tipos de problemas que se experimentan cuando se atiende a niños pequeños.

Los resultados de mi encuesta muestran que la mayoría de los usuarios son adultos. Conocer los grupos de edad a los que servimos nos permite crear programas que lleguen al grupo de edad al que nos dirigimos, pero lo más importante es que nos permite recopilar datos de grupos de edad específicos sobre los tipos de programas que mejor sirven a sus necesidades. Identificar los grupos de edad de nuestros usuarios es sólo el primer paso para determinar lo que se ajusta a una institución o comunidad.

Los resultados demográficos de la encuesta de LJ variaron con respecto a esta encuesta en el sentido de que la programación infantil era ofrecida por el 83% de las bibliotecas, la programación para adolescentes era ofrecida por el 73% y la programación para adultos por el 51%. Tradicionalmente, las bibliotecas públicas han hecho hincapié en la programación para niños y adolescentes en general, por lo que los resultados de la encuesta de LJ no son sorprendentes. Los resultados de esta otra encuesta difieren ligeramente debido a la mezcla de encuestados. Además, en los datos demográficos de esta encuesta aparece una mayor cantidad de programación para adultos debido a la inclusión de los resultados de las bibliotecas universitarias.

Visitar la biblioteca sigue siendo la actividad cultural más extendida


In U.S., Library Visits Outpaced Trips to Movies in 2019
by Justin McCartthy, 2020

Texto completo

Visitar la biblioteca sigue siendo la actividad cultural más común en la que participan los estadounidenses. El promedio de 10.5 viajes a la biblioteca que dicen los adultos haber hecho en 2019 excede su participación en otras ocho actividades de ocio comunes. Los estadounidenses asisten a eventos musicales o teatrales en vivo y visitan parques nacionales o históricos aproximadamente cuatro veces al año de promedio y visitan museos y casinos de juego 2,5 veces al año. Los viajes a parques de diversiones o temáticos (1.5) y zoológicos (.9) son las actividades menos comunes de esta lista.

2019 Dec 2-15
Average
Go to a library10.5
Go to a movie at a movie theater5.3
Attend a live sporting event4.7
Attend a live music or theatrical event3.8
Visit a national or historical park3.7
Visit a museum2.5
Visit a gambling casino2.5
Go to an amusement or theme park1.5
Visit a zoo0.9
Dec. 2-15, 2019
GALLUP
Americans’ Reports of Leisure and ActivitiesAbout how many times in the past year, if any, did you do each of the following? How about GALLUP

Estos datos, recogidos en una encuesta de Gallup del 2 al 15 de diciembre de 2019, son una actualización de una encuesta de diciembre de 2001. Aunque la clasificación general a principios del milenio sigue siendo la misma hoy en día, se ha producido una pequeña disminución en la asistencia al cine (una reducción de 1,3 visitas promedio). Mientras tanto, se han producido pequeños incrementos en los informes medios de visitas a un museo (aumento de 0,7 visitas de media), asistencia a un evento musical o teatral en directo (aumento de 1,1 visitas de media) y visitas a un parque nacional o histórico (aumento de 1,3 visitas de media).

Las mujeres visitan las bibliotecas casi dos veces más frecuentemente que los hombres

Los hombres y las mujeres informan de que realizan la mayoría de las actividades más o menos al mismo ritmo, pero hay algunas diferencias clave:

  • Las mujeres dicen visitar la biblioteca casi el doble de veces que los hombres, 13,4 a 7,5 visitas.
  • Los hombres son más propensos que las mujeres a visitar casinos, asistir a eventos deportivos y visitar parques nacionales o históricos.

El grupo de edad de 30 a 49 años más activo en la mayoría de las actividades

En casi todas las mediciones, las tasas medias de actividad más altas se registran en el grupo de edad de 30 a 49 años, mientras que las más bajas se registran en el grupo de 65 años o más.

La mayor actividad del grupo de 30 a 49 años puede reflejar su relativa juventud combinada con la estabilidad financiera de la mediana edad. La actividad de los adultos de mediana edad está particularmente por encima de la media en lo que respecta a la asistencia a eventos deportivos en vivo. Su asistencia media a 7,4 eventos durante el año es más del doble que la de los adultos jóvenes y supera a los adultos mayores en más de tres visitas.

Las dos excepciones a la pauta de que los adultos de mediana edad son los más activos son las visitas a bibliotecas y casinos. Los adultos estadounidenses de 18 a 29 años visitan la biblioteca mucho más que todos los grupos de edad avanzada, lo que posiblemente refleje los adultos que van a la universidad y que visitan la biblioteca para estudiar. Este grupo de edad más joven también es el que más visita los casinos.

Los hogares de altos ingresos generalmente realizan más actividades

En general, los estadounidenses de hogares de altos ingresos reportan que hacen más actividades, mientras que los estadounidenses de hogares de bajos ingresos son los que menos participan.

Las mayores diferencias entre los hogares de altos y bajos ingresos se encuentran en los informes de asistencia a un evento deportivo en vivo, a un evento musical o teatral en vivo, a un museo y a un cine, todas cosas que a menudo se asocian con precios significativos de las entradas.

Por el contrario, la biblioteca, que es gratuita y ofrece una variedad de servicios, incluyendo WiFi, es más visitada por adultos de hogares de bajos ingresos y menos por adultos de hogares de altos ingresos.

A pesar de tener ingresos más bajos, los estadounidenses de hogares de bajos ingresos visitan los casinos de juego con una frecuencia ligeramente mayor.

Mientras tanto, los tres grupos de ingresos tienen la misma probabilidad de asistir a un parque de diversiones o temático, así como al zoológico.

Ciertas actividades más frecuentes en los hogares con niños

En la mayoría de las viisitas no hay diferencias significativas entre los adultos que declaran tener hijos menores de 18 años en sus hogares y los adultos que no tienen hijos viviendo en sus casas. Pero para algunas actividades, hay algunas diferencias entre los dos grupos:

  • Los adultos con niños en su hogar asisten a eventos deportivos en vivo y van al cine unas dos veces o más que los adultos que no tienen niños.
  • Mientras tanto, los adultos que no tienen hijos en su casa asisten a eventos musicales o teatrales en vivo un poco más frecuentemente que los adultos que tienen hijos en sus casas.

Útil, utilizable, deseable: rediseño de las bibliotecas para sus usuarios

Etches, A., & Schmidt, A. (2016). Utile, utilisable, désirable: redessiner les bibliothèques pour leurs utilisateurs. Presses de l’Enssib, 2016.

Texto completo

PDF

ePub

Útil, utilizable, deseable, publicado por la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA) en 2014, es a la vez un manifiesto y una guía práctica, similar a un libro de cocina, centrada decididamente en el usuario de la biblioteca y que permite a los usuarios realizar una autoevaluación de su propia institución e iniciar proyectos para mejorar los servicios al público. Escrito en un estilo muy similar al de una guía turística, atrae al lector y está destinado a todos los profesionales de la biblioteca, cualquiera que sea su rango, nacionalidad o el establecimiento en el que trabajen.

Rediseñar las bibliotecas para sus usuarios: Útil, utilizable, deseable

Etches, Amanda ; Schmidt, Aaron. Utile, utilisable, désirable : Redessiner les bibliothèques pour leurs utilisateurs. Nouvelle édition [en ligne]. Villeurbanne : Presses de l’enssib, 2016

Texto completo

PDF

ePub

Útil, utilizable, deseable, publicado por la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA) en 2014, es a la vez un manifiesto y una guía práctica, similar a un libro de cocina, decididamente centrada en el usuario de la biblioteca y que permite a los usuarios realizar una autoevaluación de su propia institución e iniciar proyectos para mejorar los servicios al público. Escrito en un estilo muy similar al de una guía turística, atrae al lector y está destinado a todos los profesionales de la biblioteca, independientemente de su rango, nacionalidad o el establecimiento en el que trabajen.

Los usuarios de las bibliotecas y centros de documentación opinan sobre el funcionamiento de sus servicios durante la pandemia de Covid-19

San José Montano, Blanca ; López de la Fuente, Elena ; Naseiro Ramudo, Ana. Los usuarios de las bibliotecas y centros de documentación opinan sobre el funcionamiento de sus servicios durante la pandemia de Covid-19. Núm. 82 (2020): Clip de SEDIC. Revista de la Sociedad Española de Documentación e Información Científica

Texto completo

Se realiza una entrevista a varios usuarios de bibliotecas y centros de documentación para conocer su experiencia, incertidumbres y deseos acerca del acceso a los servicios durante el estado de alarma de la Covid-19. Su experiencia ha sido positiva, con las bibliotecas funcionando y activas, en continua comunicación con sus usuarios. Valoran la gran profesionalidad del colectivo bibliotecario y su adaptabilidad a la situación de alarma y desescalada.