Archivo de la etiqueta: Aspecto social

Las bibliotecas públicas responden a la crisis de opioides con sus comunidades

 

2019-11-01_13-26-46

Public Libraries Respond to the Opioid Crisis with Their Communities (Summary Report and Case Studies From OCLC Research). Ohio : OCLC, 2019

 

Texto completo:

Informe resumido

Estudios de casos

A medida que el impacto de la epidemia de opioides se siente en las comunidades de los Estados Unidos, las bibliotecas públicas eligen ser parte de la respuesta comunitaria. Con fondos del Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas , y en asociación con la Asociación de Bibliotecas Públicas (PLA), OCLC está compartiendo conocimientos y recursos que ayudarán a las bibliotecas públicas y sus Los socios comunitarios desarrollan estrategias efectivas para abordar la epidemia de opioides en Estados Unidos.

Ocho bibliotecas públicas y sus respectivos socios comunitarios participaron en este estudio de investigación, que se basa en entrevistas con el personal de la biblioteca, los miembros de la junta de la biblioteca, el personal de las organizaciones asociadas de la comunidad y los miembros de la comunidad.

Esta investigación mostró los siguientes resultados principales de las actividades de respuesta de las bibliotecas:

  • Aumento de los recursos relevantes disponibles para la comunidad, como naloxona y kits de desintoxicación de drogas
  • Tuvo un impacto positivo en la vida de los usuarios
  • Mayor conciencia y conocimiento de la comunidad sobre la crisis de los opioides.
  • Comenzó a abordar el estigma sobre el trastorno por uso de sustancias
  • Aumento de la percepción positiva de la biblioteca
  • Desarrolló nuevas alianzas y expandió las existentes, lo que resultó en esfuerzos coordinados que satisfacen mejor las necesidades de la comunidad
  • Llegó a otras bibliotecas y organizaciones comunitarias

La biblioteca de los sueños. Planeta Biblioteca 2019/09/26

 

8ac6f9b2398b29b67ecf8658016a11c1

La biblioteca de los sueños. Planeta Biblioteca 2019/09/26

Ir a descargar

 

Iván Alejandro Triana Bohorquez dirige la Biblioteca de la Creatividad, en el sur de Bogotá, administrada por la Fundación Biblioseo. En un improvisado Planeta Biblioteca, lo hemos entrevistado para que nos hable de la biblioteca en la que además de conseguir libros, los niños de un barrio marginal cercano a Bogotá, Ciudad Bolivar, logran volver a soñar con la ayuda de este increíble bibliotecario. Iván nos ha hablado de como estos niños sin sueños, volvieron a soñar; es el caso de Alejandra Betancourt que quería ser cantante, y en su casa le decían dedicate a otra cosa, que esto no es para ti, y nunca conseguirás nada con ello. De como otros niños que leyeron un libro sobre el camino de Santiago y como lograron conseguir realizar su sueño de volar a España y hacer el camino con la ayuda de la biblioteca. Y del nuevo proyecto titulado “Ladrillos de los sueños” para que está biblioteca pueda tener un espacio nuevo, que siga alimentando los sueños de los niños sin sueños.

En Biblioseo los objetivos estratégicos se enfocan en crear un modelo de gestión que posicione las bibliotecas como huertos de ideas de emprendimiento, proyectos sociales e iniciativas para la paz, siendo la tecnología, la lectura y el juego las bases que dirigen su intervención comunitaria. Actualmente desarrolla tres proyectos institucionales orientados  a fomentar el liderazgo, el emprendimiento, la innovación y la creatividad, como estrategia para disminuir la dependencia al asistencialismo en la comunidad.

Las bibliotecas de Denver han salvado más de 30 vidas de personas dependientes de opioides

narcan

Las bibliotecas también están empleando el enfoque social para apoyar a los afectados por la adicción a los opioides. Las bibliotecas son una opción natural para el programa debido a su conexión con el público y su mandato de educar a los usuarios.

 

Sharon Streams, directora de WebJunction de OCLC, se refirió a varios enfoques de ocho bibliotecas públicas al presentar los resultados de un estudio realizado por OCLC, la Asociación de Bibliotecas Públicas y el Instituto de Servicios de Museos y Bibliotecas.

En la Biblioteca Pública de Denver, por ejemplo, más de 500 miembros de la comunidad se han ofrecido como voluntarios para recibir capacitación para administrar el medicamento naloxona contra la sobredosis. “Sabemos que hemos salvado unas 30 vidas usando naloxona en tres años”, dijo la bibliotecaria de la ciudad Michelle Jeske. Otras bibliotecas ofrecen campañas de concienciación pública y capacitación para ayudar a reducir el estigma que rodean el tema.

Las bibliotecas públicas de Estados Unidos están en la primera línea de la epidemia de opioides, y ahora proporcionan un medicamento que podría significar la diferencia entre la vida y la muerte. Emergent BioSolutions, una compañía biofarmacéutica con sede en Gaithersburg, Maryland, anunció que está ofreciendo dos dosis gratuitas de la versión en aerosol nasal del medicamento Narcan contra la sobredosis.

El comunicado de prensa informa que el aerosol nasal Narcan es el único medicamento de reversión de sobredosis sin aguja aprobado por la Administración de Drogas y Alimentos de los EE. UU. Y no requiere ensamblaje ni capacitación especializada.

El anuncio se produce solo unas semanas después de que PLA lanzó su colaboración con OCLC en un proyecto destinado a abordar la crisis de los opioides.

Biblioteca de Nuevos Americanos, servicios bibliotecarios para emigrantes

25068845-empresaria-c3a1rabe-hiyab-con-el-cuaderno-en-la-oficina

New Americans Library Project

Ver

The New Americans Library Project es una iniciativa de la American Library Association (ALA) que busca explorar formas de expandir los servicios del programa de bibliotecas públicas para los nuevos estadounidenses.

 

El Proyecto de Biblioteca de Nuevos Americanos esta integrado por un equipo de bibliotecarios públicos y organizaciones asociadas con experiencia en la prestación de servicios a emigrantes, como la alfabetización y la programación de participación cívica.

El Proyecto de Biblioteca de Nuevos Americanos, hace una exploración de un año de los programas y servicios de la biblioteca que apoyan a las poblaciones de inmigrantes y refugiados, impulsada por la Oficina de Programas Públicos de ALA. Estos programas a menudo incluyen cursos de idioma inglés, talleres de educación financiera y oportunidades para la inclusión social y la participación cívica, pero un clima político tenso y la disminución de los recursos plantean desafíos importantes. “En el futuro, necesitamos crear servicios con, no para, nuevos estadounidenses, recordando que es una comunidad compleja con diferentes necesidades”.

 

Alimentos para el pensamiento: bibliotecas e inseguridad alimentaria

trends-food

Food for Thought Academic libraries are fighting campus food insecurity with onsite pantries By Emily Udell | American Libraries May 1, 2019

Ver completo

“Food for Thought” (Alimentos para el pensamiento) aborda las cuestiones del hambre y la inseguridad alimentaria, presentando ejemplos de bibliotecas que intervienen para conectar a los usuarios con los alimentos y los recursos. Amber Williams, bibliotecaria administradora de iniciativas estratégicas en el Distrito de Bibliotecas del Condado de Spokane (Washington), parafraseó a una madre preescolar que conoció: “La tarea de mi hijo no está en mi radar cuando me preocupa tener suficiente comida para la cena”. Este intercambio inspiró el programa de refrigerios de la tarde para niños de la biblioteca, que el personal ha relacionado con una reducción general de los problemas de comportamiento.

“La escasez es un mito que debemos vencer”, dijo Erica Freudenberger, consultora de divulgación en el Sistema de Bibliotecas Southern Adirondack en Saratoga Springs, Nueva York, que se asocia con la organización sin fines de lucro Comfort Food Community en Greenwich para ofrecer entregas semanales de productos frescos en varias de sus bibliotecas.

Elegir una especialización, obtener ayuda financiera, obtener buenas calificaciones: estas son las preocupaciones comunes de la mayoría de los estudiantes universitarios. Pero cada vez más también se preocupan de dónde podría provenir su próxima comida. Algunas bibliotecas universitarias están interviniendo para ayudar al albergar despensas u ofrecer alimentos en el lugar.

Un informe de la Oficina de Responsabilidad del Gobierno de los EE. UU. (GAO) publicado en diciembre de 2018 revisó 22 estudios que estiman que más del 30% de los estudiantes universitarios enfrentan inseguridad alimentaria en medio del aumento de los costos de la educación superior.

El informe estima que hay casi 2 millones de estudiantes en riesgo, la mayoría de los cuales son estudiantes universitarios de primera generación, de bajos ingresos o padres solteros.

La Universidad Estatal de Fort Hays (FHSU) en Hays, Kansas, almacena provisiones gratuitas en su despensa, Tiger Food Exchange, ubicada en el primer piso de la Biblioteca Forsyth. La despensa ofrece productos de un jardín universitario, junto con donaciones de profesores, estudiantes y empresas locales. El personal de la biblioteca ayuda a detectar estas necesidades e informar a los estudiantes sobre la despensa y asegura que se mantenga abastecida y organizada.

La Biblioteca Mason de Keene (NH) State College se asocia con la despensa del campus para ofrecer bolsas de alimentos que los estudiantes pueden reclamar en el mostrador de circulación mostrando su identificación de estudiante, la misma que utilizan para sacar materiales que van desde libros hasta bicicletas. El sistema ofrece privacidad a los estudiantes porque verifica que asistan a la escuela sin registrar sus nombres.

Para abordar la inseguridad alimentaria y la participación de la biblioteca se recomienda:

  • Asociarse con organizaciones que ya trabajan para abordar el problema
  • lnformarse sobre otras bibliotecas con programas existentes
  • Investigar las necesidades en su entorno a través de encuestas
  • Obtener la aceptación, si es posible, de administradores, estudiantes, profesores, organizaciones y otras partes interesadas
  • Crear un comité en torno al tema con partes interesadas
  • Determinar  si alguna institución local afecta a los esfuerzos propuestos, como los que rigen las organizaciones benéficas o la manipulación de alimentos
  • Comenzar con objetos pequeños si se desarrolla un programa desde cero.

La Biblioteca Pública de Fredericton ofrece refrigerios gratuitos a las personas necesitadas

julia-stewart

La gente que dirige la Biblioteca Pública de Fredericton espera satisfacer el hambre real, así como el hambre de conocimiento. Han instalado un refrigerador grande lleno de fruta fresca y bocadillos a los que cualquier persona que utilice la biblioteca puede acceder gratuitamente.

Julia Stewart, directora de la biblioteca, dice que a menudo se les pregunta al personal si hay algo que comer entre los estudiantes que están estudiando y las personas sin hogar que usan la biblioteca como lugar para pasar el día.. “Tenemos un montón de personas sin hogar que frecuenta nuestros espacios. Estamos contentos de poder ofrecerles un bocado rápido hasta que consigan su próxima comida”.

Dan Weston, coordinador de la Organización contra la Pobreza de Fredericton, dijo que entre 10.000 y 15.000 personas en Fredericton viven en la pobreza.

 

Informe de actividad 2018 desarrollada por el Grupo de Trabajo de Función social de las bibliotecas

 

gtfuncic3b3nsocial_cabecera

 

Informe de actividad 2018 desarrollada por el Grupo de Trabajo de Función social de las bibliotecas. Grupo de Trabajo Función Social de la Biblioteca. Coordinadora: M. Ramona Domínguez Sanjurjo Directora Biblioteca Pública del Estado en Salamanca. Consejo de Cooperación Bibliotecaria, Madrid 20 y 21 de febrero 2019.

Texto completo

 

El Grupo de Trabajo Estratégico Función Social de las Bibliotecas continúa su andadura y mantiene como base el mismo impulso y aspiraciones que motivaron su creación a mediados de 2016 y que fueron recogidos en el informe presentado en el Consejo de Cooperación Bibliotecaria en Lanzarote en abril de 2017. Estas líneas básicas de actuación persiguen conocer e impulsar la penetración de lo social en las bibliotecas españolas, así como favorecer y ampliar el desarrollo de su función social. Insistimos aquí una vez más que de alguna manera la dimensión social debería impregnar todas las actuaciones de la biblioteca y no solo aquellas dirigidas a los colectivos vulnerables. Igualmente es necesario señalar la relación y confluencia de una parte de nuestras líneas de actuación con la Agenda 2030.

Por su parte, el Grupo de Trabajo de Función Social de las Bibliotecas, destaca como iniciativa destacada en el pasado 2018, la elaboración de la infografía “Para ser una biblioteca social…”, que resume los diez puntos clave recogidos en el Decálogo correspondiente. Esta infografía, disponible en castellano, en catalán, en euskera y en gallego, presenta una imagen clara y atractiva pensada para su amplia difusión tanto entre los profesionales como entre los usuarios y público en general. A través de ella se invita a la reflexión y a la discusión sobre el papel de la biblioteca en la actualidad y sobre su responsabilidad social como institución abierta a la participación y al diálogo.

A lo largo del pasado 2018, los miembros de este grupo de trabajo han participado en diversas reuniones y encuentros sobre temáticas vinculadas a la Función Social de la Biblioteca, entre los que destacamos la jornada “Las bibliotecas como laboratorios ciudadanos: la biblioteca como plataforma” organizada por la Subdirección General de Coordinación Bibliotecaria en colaboración con MediaLab Prado y  el    IX Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas (en la comunicación “Función social y de inclusión digital para las bibliotecas públicas” que puede verse aquí así como la presentación de la infografía disponible aquí).

Este Grupo de Trabajo desarrolla también una recopilación de buenas prácticas relacionadas con la Función Social de las Bibliotecas, tarea que el Grupo de Trabajo continuará realizando para poder asociar buenas prácticas a cada uno de los puntos del decálogo.

Y, por otro lado, con el objetivo de avanzar en el conocimiento del estado de nuestras bibliotecas en lo referente a su dimensión y función social, se ha desarrollado una prueba piloto de encuesta exprés, cuyo análisis marcará la correcta formulación en una muestra mayor, pendiente de selección.

El Grupo de Trabajo tiene como actuaciones en curso:

  • Mejorar la difusión del decálogo, la infografía y en general la amplia dimensión de actuaciones y posibilidades que conforman la Función social de la biblioteca.
  • Presentación de buenas prácticas, profundizando y sistematizando la búsqueda para cubrir todos los puntos reflejados en el decálogo.
  • Realización de la encuesta a una muestra significativa de bibliotecas para conocer en buena medida la penetración y alcance del concepto Biblioteca Social.
  • Determinar los puntos coincidentes con el Grupo de Trabajo Bibliotecas y Agenda 2030, para cruzar e intercambiar información sobre buenas prácticas.
  • Proporcionar documentos y artículos de interés sobre sobre aquellos aspectos de lo social que ya hemos detectado que están menos presentes en nuestras bibliotecas, que pueden consultarse a través de la web del CCB, en el apartado correspondiente a documentación y resultados de este grupo de trabajo.

Dada la vinculación existente entre los objetivos de este grupo con los marcados en el Grupo de Trabajo de Bibliotecas y Agenda 2030, el CCB acordó su fusión en la última reunión anual celebrada en Madrid el pasado mes de febrero, en el que se aprobó el III Plan Estratégico del CCB (2019-2023)

Puede consultarse el informe completo de actividad 2018 del Grupo de Trabajo de Función Social de las Bibliotecas aquí.