Archivo de la etiqueta: Aspecto social

Llevando libros al desierto a los refugiados sirios

 

refugee-feat

 

Bringing Books to the Desert For Syrian refugees, a network of libraries and literacy By Karen E. Fisher and The Zaatari Camp Librarians. Marican Libraries| July 1, 2020

Ver completo

 

En el desierto norte de Jordania, en el campamento de refugiados conocido como Zaatari, 76.000 sirios viven, trabajan, rezan y leen -gracias a un sistema de bibliotecas gestionado por refugiados-. El campamento de Zaatari se estableció en 2012, cuando unos pocos refugiados cruzaron la frontera hacia el desierto de Jordania para refugiarse de la guerra civil de Siria. El asentamiento creció rápidamente, lo que exigió una respuesta de emergencia coordinada del Gobierno de Jordania y de asociados como el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). El campamento está ahora bajo la administración conjunta de la Dirección de Asuntos de Refugiados de Siria y el ACNUR, con muchos asociados de las Naciones Unidas, gubernamentales, humanitarios, nacionales e internacionales. En el entorno de bajos recursos y grandes limitaciones de Zaatari, sólo alrededor del 82% de los niños que reúnen los requisitos necesarios están matriculados en clases (a las que asisten cuando no se lo impiden las condiciones meteorológicas, las prácticas de trabajo infantil, las costumbres de los padres, la intimidación o los problemas de aprendizaje). El Wi-Fi está restringido a ciertas zonas y la intensidad de la señal varía.

Entre la población adulta del campamento, el nivel de alfabetización es bajo: el 79% de sus residentes proceden de la región agrícola de Dara’a, en el sur de Siria, donde la gente suele tener menos nivel educativo que en una metrópoli como Damasco.

Antes de la guerra civil siria, las escuelas y universidades sirias estaban consideradas entre las mejores del mundo árabe. El ingenio y la creatividad están siempre presentes en Zaatari- en sus 32 escuelas, cinco parques infantiles, 58 centros comunitarios y 12 bibliotecas.

No hay ni una sola librería en el campamento. Como es la norma en los países árabes (y en muchos otros), todos los libros y periódicos que entran al campamento deben tener su contenido político, religioso y cultural aprobado por las autoridades nacionales. (Los libros sobre la sexualidad o el uso indebido de drogas, por ejemplo, se considerarían incompatibles con las normas islámicas y culturales).

Gracias al sistema de bibliotecas, los residentes del campamento -como vendedores de pepinos y cebollas entre carros tirados por burros y llamadas a la oración que resuenan desde la masjid (mezquita)- pueden prestar atención a la primera palabra del Corán: “Iqra”. (“Leer”)

Las bibliotecas de Zaatari son únicas en varios sentidos. En primer lugar, son administradas por los propios refugiados, en lugar de personal de las ONG o visitantes externos. En segundo lugar, las bibliotecas funcionan como una red, lo que por supuesto requiere la cooperación de las seis ONG que las dirigen. En tercer lugar, las operaciones innovadoras y la prestación de servicios de la red de bibliotecas rivalizan con la calidad de las bibliotecas públicas de muchas ciudades árabes. Las bibliotecas de Zaatari ofrecen clubes de lectura, clubes de escritura, servicios de preservación cultural, programas de cuentos, iniciativas de alfabetización, servicios de asesoramiento a los lectores, capacitación en materia de seguridad de Internet y de los medios de comunicación, y actividades de extensión comunitaria. También ofrecen educación sobre conocimientos básicos de información, una necesidad apremiante, ya que muchos refugiados son blanco de estafadores en línea que ofrecen empleo falso, inmigración y otras oportunidades, así como desinformación sobre amnistías, devolución de bienes y reclutamiento militar en Siria.

Cambio de materia: el sentimiento anti-inmigrante en los catálogos de las bibliotecas

 

words_are_also_actions-19gb2mn

“Words are also action and actions are a kind of words”

(Las palabras no son sólo palabras, también son acciones, y las acciones son palabras)

Ralph Waldo Emerson fue un poeta, filósofo y ensayista trascendentalista americano durante el siglo XIX.

Change the Subject

Ver documental

 

Hace unos meses el bibliotecarios español Jesús Alonso Regalado de la Universidad de Albany, al recibir el premio My Love Librarian de ALA, en su discurso en la ceremonia de entrega abogó por abolir ciertos encabezamientos de los catálogos de bibliotecas diciendo “Ningún ser humano es ilegal. Cambiemos ese encabezamiento en el catálogo de nuestras bibliotecas

En 2014, un grupo de estudiantes de Dartmouth junto con la ayuda de un bibliotecario de Dartmouth trabajaron para que la Biblioteca del Congreso cambiara los encabezamientos de las materias que contienen el término “extranjeros ilegales”. Los estudiantes y el bibliotecario de Dartmouth trabajaron con la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA) y la Biblioteca del Congreso para cambiar los encabezamientos de las materias que contienen “extranjeros ilegales” y reemplazarlos por encabezamientos de materias que eliminen los prejuicios y promuevan la inclusión en los registros de los catálogos de las bibliotecas. Este proyecto destaca la importancia de las palabras y la elección de palabras dentro de los catálogos de nuestra biblioteca para aceptar o excluir a los usuarios. El esfuerzo de base iniciado por los estudiantes de Dartmouth, con el apoyo de la ALA, para “Cambiar el tema” ha obtenido el apoyo de las bibliotecas de todo el país. El Consorcio de Bibliotecas de la SUNY es uno de los cada vez más numerosos que reconocen la necesidad de adoptar el el proyecto “Change the Subject Project.”

El documental Change the Subject relata la historia de un grupo de estudiantes universitarios, que desde sus primeros días en el Dartmouth College, se comprometieron a avanzar y promover los derechos y la dignidad de los indocumentados. En asociación con el personal de Dartmouth, estos estudiantes – ahora ex-alumnos – produjeron una película para capturar su singular esfuerzo de confrontar una instancia de sentimiento anti-inmigrante en su catálogo de la biblioteca. Su defensa los llevó desde la Biblioteca Baker-Berry hasta los pasillos del Congreso, mostrando cómo una instancia de activismo en el campus entró en el centro de atención nacional, y cómo un término de catalogación se convirtió en un punto de ignición en el debate sobre la inmigración en el Capitolio.

Antecedentes históricos:

La Biblioteca del Congreso presentó el plan para cambiar los encabezamientos de los temas que contienen “extranjeros ilegales”, pero la Cámara de Representantes de los Estados Unidos le impidió hacerlo en 2016. La Cámara de Representantes de los Estados Unidos declaró, como parte de un proyecto de ley de financiación, que el encabezamiento de materia “extranjero” debe mantenerse como un encabezamiento de materia autorizado por la Biblioteca del Congreso. En consecuencia, la Biblioteca del Congreso no puede cambiar los encabezamientos de materia que contienen “extranjeros” o “extranjeros ilegales” en sus registros bibliográficos.

Recursos:

Declaración de ALA sobre racismo institucional

 

libraries-are-for-everyone-black-lives-matter-800x400w

Declaración de ALA sobre racismo institucional

Ver

 26 de junio de 2020

 

American Library Association (ALA) acepta y reconoce su papel en la defensa de los sistemas injustos de racismo y discriminación contra negros, indígenas y personas de color (BIPOC – Black, Indigenous, and People of Color) dentro de la Asociación y la profesión.

Reconocemos que la fundación de nuestra Asociación no se basó en la inclusión y la equidad, sino en el racismo y la discriminación sistémicos en muchas formas. También reconocemos el daño y el daño causado a los trabajadores de bibliotecas y comunidades de BIPOC debido a estas estructuras racistas.

Nos comprometemos con nuestros valores centrales, en particular la equidad, la diversidad y la inclusión, y demostraremos este compromiso al reevaluar nuestro papel en continuar defendiendo los sistemas injustos y perjudiciales en toda la Asociación y la profesión. Incluiremos a los miembros de ALA, el personal de ALA y la profesión en nuestro movimiento hacia adelante, y estamos desarrollando un plan para convertirnos en la asociación inclusiva que aspiramos a ser. En adelante nos comprometemos a lo siguiente:

• Entablar un diálogo con nuestros miembros para informar nuestro camino a seguir,

• Continuar evaluando nuestra estructura de gobierno, como a través de las recomendaciones Forward Together, y

• Abordar las disparidades en el acceso a la información para BIPOC.

Asumimos la responsabilidad de nuestro pasado y nos comprometemos a construir una asociación y comunidad bibliotecaria más equitativa para las futuras generaciones de trabajadores y simpatizantes de la biblioteca.

Una biblioteca de la Universidad Estatal de Louisiana que lleva el nombre de un ex director de la escuela que abogó por la segregación cambiará de nombre

 

56aa885aca20f.image_

 

La biblioteca de la Universidad Estatal de Luisiana cambiará su nombre asignado en honor al ex presidente de la escuela que abogó por la segregación.

 

La decisión de cambiar el nombre de la Biblioteca Middleton en la universidad de Baton Rouge se anunció el miércoles por la noche. El cambio está pendiente de la aprobación de la Junta de Supervisores de la LSU, que se reunirá el 19 de junio.

La biblioteca fue nombrada en honor a Troy H. Middleton, quien fue presidente de la escuela desde 1951 hasta 1962. En estos días se ha sabido que escribió una carta en 1961 al ex canciller de la Universidad de Texas, Harry Ransom, en la que justificaba los esfuerzos por mantener separados a los estudiantes blancos y negros en la escuela, según informaron los medios de comunicación.

 

MUSE pone en acceso libre una colección de libros sobre racismo “Confronting Structural Racism”

 

cddf662fb5c87cfb2355933bef766b48

 

MUSE in Focus: Confronting Structural Racism

 

Las muertes de George Floyd, Breonna Taylor, Ahmaud Arbery y muchos otros a manos del racismo estructural han puesto de relieve la violencia racial, la brutalidad policial y los profundos problemas sistémicos que lo permiten. Las protestas recientes exigen no solo justicia en casos individuales de brutalidad, sino también una reforma total de un sistema basado en décadas de racismo e inequidad. Para que ocurra un cambio real, es esencial consultar el corpus profundo de los estudios existentes basados ​​en la evidencia sobre raza, historia y políticas públicas para ayudar a trazar un camino hacia un futuro antirracista.

MUSE in Focus: Confronting Structural Racism” es una selección de libros y artículos gratuitos de una amplia gama de editores y perspectivas sobre la historia del racismo en Estados Unidos, su resistencia en toda la sociedad y cómo el país puede responder ahora para promulgar de manera significativa y duradera reforma. Esperamos que esta selección de investigación pueda ayudar a informar las conversaciones y acciones necesarias sobre este tema.

Las bibliotecas deben cambiar

 

merlin_170488680_feb095c4-18a3-4b13-baf1-34f58964a9d2-mobilemasterat3x

 

Libraries Must Change To stay true to their mission during the coronavirus pandemic, libraries should offer more digital services. By Anthony W. Marx Mr. Marx is the president of the New York Public Library. New York Times, May 28, 2020.

Ver original

 

A medida que nos enfrentamos a la tragedia, la devastadora agitación económica y la dislocación, las bibliotecas públicas desempeñarán un papel clave en la recuperación de nuestro país, ciudades y vidas. Las bibliotecas ofrecen a todas las personas, independientemente de sus antecedentes o circunstancias, acceso gratuito a las herramientas y el conocimiento que necesitan para abrir puertas de oportunidades y ser miembros productivos de la sociedad.

Para permanecer fieles a su misión, todas las bibliotecas deben experimentar un cambio radical. Para servir al público frente a desafíos sin precedentes, las bibliotecas deberán hacer una transición de sus servicios al espacio virtual y explorar nuevas vías para servir al público y unir a las personas, incluso mientras estamos separados.

Dado que la Biblioteca Pública de Nueva York ha invertido durante años en ofertas digitales, hemos podido realizar una transición y ampliar rápidamente una amplia variedad de servicios en línea. Nuestro objetivo ha sido replicar, lo mejor que podamos, la experiencia única de estar en una biblioteca mientras estamos en casa. Ofrecemos horas de cuentos en línea, tutorías y otras herramientas educativas para padres que enfrentan aprendizaje remoto, clubes de libros virtuales, charlas de autores, un podcast de discusión de libros, consultas virtuales con bibliotecarios de referencia, recomendaciones interactivas de libros en línea y seminarios web para pequeñas empresas y búsqueda de empleo que han atraído miles de participantes Trabajamos con proveedores para proporcionar acceso en el hogar a bases de datos de investigación, pusimos a disposición miles de colecciones especiales y mejor acceso a cientos de miles de libros electrónicos gratuitos para navegar y pedir prestado instantáneamente a través de nuestro lector electrónico.

Hasta ahora, nuestro experimento necesario va bien. Hemos visto un aumento del 864 por ciento en los registros de tarjetas de biblioteca digital en nuestra aplicación de lector electrónico SimplyE desde que comenzó nuestro cierre temporal, y un aumento aproximado del 200 por ciento en nuevos usuarios en todas las plataformas de lectura electrónica. También hemos visto un aumento del 236 por ciento en las vistas de nuestros recursos educativos.

Esta experiencia nos ha dejado en claro que las bibliotecas deben invertir, o seguir invirtiendo, en tecnologías y experiencia digitales y virtuales. Hay mucho más que podemos hacer. Cada biblioteca debe aspirar a proporcionar el acceso digital más amplio posible a todos los libros y al conocimiento acumulado del mundo, no solo los fragmentos disponibles ahora en la web. La biblioteca pública digital es una pieza de infraestructura pública necesaria que debe construirse con el mismo cuidado, colaboración y adhesión a los valores, incluida la privacidad, que hemos utilizado para construir y administrar nuestras sucursales.

También necesitamos pensar creativamente sobre formas de extender nuestra misión más allá de los muros de nuestros espacios físicos. ¿Cómo pueden nuestros bibliotecarios realizar visitas virtuales a escuelas, centros para adultos mayores, prisiones, guarderías y otras organizaciones similares? ¿Cómo podemos usar el espacio digital para unir perspectivas diferentes sobre temas centrales de una manera segura y productiva como lo hacemos en nuestras ubicaciones físicas? ¿Y cómo podemos replicar efectivamente en línea la experiencia fortuita de navegar por los estantes de la biblioteca?

Pero seríamos irresponsables, y me atrevo a decir peligroso, declarar que la “biblioteca del futuro” está aquí, y solo está en línea.

Incluso en un mundo digital, las bibliotecas físicas desempeñan un papel clave en nuestras comunidades. Cualquiera puede entrar para aprender, crecer, explorar o simplemente pasar las horas sin gastar un centavo. Si alguien necesita ayuda, la obtiene. Y también pueden interactuar con sus comunidades: la interacción humana, como se nos recuerda a muchos de nosotros en esta crisis, es una necesidad esencial, y las bibliotecas la proporcionan.

Y no olvidemos la brecha digital, un problema que existe en todo el país, tanto en comunidades rurales como urbanas. Aquí en la ciudad de Nueva York, alrededor de 1,5 millones de personas carecen de banda ancha. Todos los días, en medio de esta pandemia, los neoyorquinos que dependen del Wi-Fi y las computadoras de la biblioteca ahora abandonan la seguridad de sus hogares y ponen en riesgo su salud. Caminan a una de nuestras 92 sucursales de la biblioteca temporalmente cerradas para sentarse afuera y usan el Wi-Fi que se escapa de nuestros edificios para hacer el trabajo escolar y la investigación. Contabilizamos alrededor de 500 de estas sesiones de Wi-Fi por día.

Estamos considerando formas de como podemos ayudar a las comunidades a escapar de la oscuridad digital, ya sea expandiendo nuestro programa de préstamos de puntos de acceso Wi-Fi, capacitación para la alfabetización informática o asegurando que podamos entregar libros físicos a quienes los prefieran, sabiendo que e-books están infrautilizados en nuestras comunidades de alta necesidad. No podemos resolver este problema solos, pero debemos abordarlo.

Estamos ansiosos por abrir nuevamente la biblioteca, con cautela y con el asesoramiento de expertos para garantizar que permanezca segura. El cambio es difícil. Pero es necesario un nuevo capítulo.

Anthony Marx es el presidente de la Biblioteca Pública de Nueva York y el ex presidente de Amherst College.

Las bibliotecas públicas innovan para servir a las poblaciones vulnerables en la primera línea de COVID-19

 

1589278947_616485_1589279100_portadilla_normal

 

Public Libraries Innovate to Serve Vulnerable Populations on the Front Lines of COVID-19. Urban Li May 26, 2020

Ver noticia

 

A medida que COVID-19 aumenta las brechas sistémicas entre los que tienen y los que no tienen en nuestras sociedades, las bibliotecas están avanzando valientemente, y hacia nuevas fronteras, para cumplir con su función central de garantizar el acceso equitativo a la información y los servicios

Las bibliotecas públicas de los EE. UU. y Canadá están tomando medidas audaces e innovadoras para mitigar el impacto desigual de COVID-19 en los niños, las familias de bajos ingresos, las comunidades de color, las personas sin hogar y otras poblaciones de alto riesgo. A través de asociaciones dinámicas con el gobierno local, están diseñando nuevos modelos de servicios digitales, espacios de biblioteca reinventados y otros enfoques innovadores, estos nuevos esfuerzos reflejan una rápida evolución del papel esencial de la biblioteca pública en la era de COVID-19.

Estas son algunos ejemplos de las medidas que están proyectando:

  • Recopilar, crear y distribuir equipos de protección personal. El personal y los voluntarios de la Biblioteca Pública de San José han utilizado las impresoras 3D de la biblioteca para crear cientos de equipos de protección y máscaras para donar a organizaciones necesitadas. El 24 de abril de 2020, el alcalde de San José, Sam Liccardo, y la bibliotecaria de la ciudad, Jill Bourne, se unieron a los miembros del equipo de la biblioteca en el Good Samaritan Hospital para donar cerca de 300 máscarillas.
  • Combatir la inseguridad alimentaria. La Biblioteca Pública de Toronto (Ontario) ha transformado 12 sucursales de la biblioteca en ubicaciones de servicio alternativas para los bancos de alimentos de la ciudad. Los miembros del equipo de la biblioteca supervisan y trabajan para empacar alimentos en estos sitios, y han servido a más de 8.100 hogares y 21.800 individuos.
  • Proporcionar acceso equitativo a suministros de emergencia. Richland Library (SC) ha trabajado con Richland School District One para distribuir 200 botiquines de primeros auxilios a los padres en los sitios de distribución de comidas. Este trabajo fue posible gracias a una subvención de Aflac al Departamento de Seguridad de la biblioteca para distribuir botiquines de primeros auxilios a las familias de la comunidad hasta el verano de 2020.
  • Ofrecer pruebas COVID-19 gratuitasLa Biblioteca Pública de Kansas City (Mo.) se ha asociado con Swope Health para ofrecer pruebas de virus gratuitas en las sucursales de la biblioteca. En mayo, el equipo pudo evaluar a 223 individuos para detectar el coronavirus de forma gratuita.
  • Rastrear la propagación de COVID-19. Los miembros del equipo de la Biblioteca Pública de San Francisco (California) se han unido a casi 100 empleados de la ciudad que están llamando a los residentes de San Francisco para ayudar a rastrear y contener la propagación del virus.
  • Brindar refugio y suministros a las personas sin hogar. La Biblioteca del Condado de Los Ángeles (California) se ha asociado con United Way of Greater Los Angeles para proporcionar acceso a la biblioteca y kits de actividades a las personas sin hogar que se alojan en hoteles de la ciudad a través de la iniciativa Project Roomkey 

 

Las bibliotecas públicas de EsEstados  Unidos también están llegando a los usuarios de nuevas maneras a través de una programación digital sólida, asociaciones con sistemas escolares para apoyar el aprendizaje a distancia, líneas telefónicas directas para pequeñas empresas y empresarios, portales web de “biblioteca en casa” y mucho más. Muchas bibliotecas ahora ofrecen acceso a los materiales de la biblioteca y al personal experto a través de servicios en la acera y en coche, acceso limitado al edificio para uso de ordenadores y divulgación a las comunidades necesitadas.

Directrices IFLA para materiales de lectura fácil

 

ais-docs

 

Directrices para materiales de lectura fácil. Revisión de Misako Nomura, Gyda Skat Nielsen and Bror Tronbacke. The Hague:  IFLA/Sección de Servicios para con necesidades personas especiales, 2010

Texto completo

Inglés

 

Los materiales de fácil lectura con pictogramas ayudan a las personas con discapacidades intelectuales y cognitivas a comprender el contenido. La disposición de los materiales de fácil lectura debe ser limpia y atractiva. Los márgenes amplios y el espaciado generoso hacen que el texto sea más accesible. El diseño de la portada debe estar relacionado con el contenido.

Estas directrices tienen tres propósitos principales:

  • Describir la naturaleza y la necesidad de publicaciones de fácil lectura;
  • Identificar los principales grupos destinatarios de esas publicaciones;
  • Ofrecer sugerencias a los editores de materiales de fácil lectura y a las organizaciones y organismos que prestan servicios a las personas con discapacidades de lectura.

Las publicaciones de fácil lectura son necesarias para las personas con diversos niveles de discapacidad para la lectura. En gran medida, las necesidades de estos grupos son similares, y es posible que varios países cooperen en la producción de materiales de fácil lectura. Las bibliotecas desempeñan un papel fundamental en el campo de la lectura fácil. Esta publicación es la segunda edición de las Directrices sobre materiales de fácil lectura.

Desde que se publicó la primera edición en 1997, se han producido muchos avances en la esfera de la facilidad de lectura, no sólo en lo que respecta a las soluciones técnicas, sino también a la situación de las personas discapacitadas. La sociedad moderna plantea grandes exigencias a todos y hoy en día se espera que todos los ciudadanos estén bien informados y tomen sus propias decisiones, incluidas las personas con discapacidades.

Un grupo de trabajo de la Sección de Servicios Bibliotecarios a Personas con Necesidades Especiales (LSN) de la IFLA es responsable de la revisión de las Directrices. Los miembros del grupo de trabajo son Misako Nomura (Japón), Gyda Skat Nielsen (Dinamarca) y Bror Tronbacke (Suecia).

Esperamos que estas directrices estimulen y contribuyan a la publicación de materiales de fácil lectura en todo el mundo y proporcionen información útil para la labor editorial y de divulgación.

 

 

Aprovechar la cultura en tiempos de crisis

 

dc7aa8a752b96673a2579590924a72eb

Harnessing culture in times of crises. Paris: Unesco, 2020

Texto completo

 

La pandemia COVID-19 ha puesto de manifiesto el poder y la importancia de la educación y la cultura. A medida que las familias se adaptan a los cambios y al estrés que provocan los niños y jóvenes que aprenden en casa, la educación y la cultura pueden ayudar a expandir y nutrir la mente más allá de los confines de las cuatro paredes. Juntos pueden utilizarse no sólo para fomentar el interés por seguir aprendiendo, sino también para contribuir al bienestar social y emocional. En un nivel más profundo, la educación que incluye la cultura y las artes puede mejorar los resultados del aprendizaje y preparar mejor a los alumnos para la vida y el trabajo después de una crisis. La cultura, incluidas las artes y las industrias creativas, también desempeña un papel fundamental en el fomento de la resistencia colectiva e individual. Juntas, la cultura y la educación pueden suscitar la innovación, profundizar las experiencias de aprendizaje, inspirar esperanza, vincular a las personas y las comunidades y, lo que es más importante, llegar a los más vulnerables. También pueden ayudar a hacer frente a las crecientes tensiones sociales que pueden socavar la paz, la estabilidad y la solidaridad dentro de los países y entre ellos. La integración del patrimonio material e inmaterial fomenta el respeto por la diversidad basada en el conocimiento y el sentido de interconexión entre comunidades, poblaciones y países, y por los valores fundamentales que constituyen el núcleo de la educación cívica

Directrices para los servicios de la biblioteca para personas con dislexia

 

dyslexia-checklist

 

 Directrices para los servicios de la biblioteca para personas con dislexia – Revisadas y ampliadas. The Hague: IFLA, 2014

Texto completo

Infografía

 

Directrices para los servicios de la biblioteca para personas con dislexia – Revisadas y ampliadas. Cómo ha afectado la norma IFLA para los servicios de biblioteca a las personas con dislexia, tanto dentro como fuera de la comunidad de la IFLA con dos ejemplos de Dinamarca y Suecia. Vamos a ver cómo mantener las directrices de la IFLA actualizadas… Manteniendo la versión digital de las Buenas Prácticas y la Base de Conocimientos. Y dos ejemplos de su impacto. Un proyecto nacional basado en las directrices se inició en Dinamarca en 2017. El 25% de las bibliotecas danesas participaron. Y cómo la Biblioteca de Lerum, Suecia, ha utilizado las directrices para desarrollar nuevos servicios para las personas con dislexia