Archivo de la etiqueta: Aspecto social

Las bibliotecas públicas también son para los “mayores”

715107168-professeur-duniversite-chaise-roulante-handicap-bibliotheque

Gómez, F. J. G. “Las bibliotecas públicas también son para los “mayores”: resultados de una encuesta realizada a profesionales bibliotecarios españoles.” Revista General de Información y Documentación vol. 25, n. 1 (2015).  pp. 69-91. https://revistas.ucm.es/index.php/RGID/article/view/48988

 

El colectivo de personas mayores es uno de los sectores de población cuya presencia en la sociedad española irá en aumento en los próximos años. Las bibliotecas públicas, como centro de servicios y recursos de interés para su comunidad, deben considerar a este colectivo como un destinatario preferente a la hora de planificar, diseñar y ofrecer su oferta de servicios. Se presentan los resultados de una encuesta realizada a varias bibliotecas públicas españolas para averiguar qué servicios y recursos de interés para el colectivo de personas mayores ofrecen, los usos más comunes, y las tendencias que se pueden prever a corto y medio plazo.

Las principales conclusiones que podemos extraer de los resultados de esta encuesta son las siguientes:

  • Los usos que mayoritariamente hacen los mayores de las bibliotecas están relacionados con la lectura de libros, revistas y prensa. El servicio de préstamo de libros es el servicio más utilizado, seguido de la lectura de prensa y revistas. Más lejos quedan el uso de otros servicios como el de acceso a Internet, la asistencia a actividades culturales (charlas, conferencias, audiciones, presentaciones de libros, etc.) o sacar en préstamo material audiovisual. Otros servicios utilizados por los mayores, pero en menores proporciones, son la participación en talleres o clubes de lectura, la lectura y consulta en sala en general, y la participación en talleres formativos relacionados con el uso de las tecnologías de la información
  • No existen zonas específicas para personas mayores en las biblioteca. La integración con el resto de usuarios y tramos de edades es una de las razones más importantes que profesan las bibliotecas al justificar el hecho de que no existan espacios o áreas de servicio para uso exclusivo de los mayores
  • La accesibilidad es una tarea pendiente en el colectivo de bibliotecas participantes en la encuesta. Por suerte, muchas de las bibliotecas que reconocen no contar con las condiciones de accesibilidad necesarias, tienen como uno de sus próximos objetivos dotar de medidas de accesibilidad que hagan más fácil de utilizar las bibliotecas a todas aquellas personas que presentan algún tipo de discapacidad y, por ende, a las personas de edad avanzada
  • Al igual que no existen áreas o servicios específicos en las instalaciones bibliotecarias, tampoco está muy extendida la existencia de secciones o colecciones diseñadas para el uso de personas mayores. No obstante, algunas bibliotecas sí mencionan contar precisamente con pequeñas secciones o colecciones de documentos cuyos destinatarios ideales sería el colectivo de personas mayores. Se citan en este sentido, los centros de interés con documentos que tratan temas de interés para personas mayores, las colecciones de libros escritos en grandes caracteres, los audiolibros, o las secciones con materiales de lectura fácil que poco a poco van encontrando sitio en la oferta de recursos de muchas bibliotecas
  • La presencia de servicio y recursos para personas mayores en los sitios web de las bibliotecas participantes en la encuesta es uno de las carencias más relevantes que se mencionan. De hecho, son más bien pocas las que reconocen ofrecer contenidos adecuados y/o de interés para mayores en sus espacios web
  • La oferta bibliotecaria existente para el colectivo de mayores es muy rica y variada. En cuanto a los proyectos de trabajo reseñados con y/o para mayores, hay que decir que encontramos una gran variedad de actividades y servicios lo que debe ser valorado muy positivamente. En este sentido, hay que resaltar el hecho de que la oferta bibliotecaria existente para el colectivo de mayores es muy rica y variada abarcando el fomento de la lectura, la  inclusión social y digital, la generación de relaciones intergeneracionales, la recuperación de la memoria histórico-local, entre otros. De hecho, podemos clasificar los servicios y recursos bibliotecarios para personas mayores en seis grandes categorías: fomento de la lectura; extensión bibliotecaria; formación y aprendizaje; fomento de relaciones intergeneracionales; recuperación de la memoria del lugar; información y recursos a medida; y participación mediante voluntariado
  • La inmensa mayoría de proyectos de trabajo informados en la encuesta se trata de proyectos en curso, algunos de ellos incluso con una dilatada trayectoria en el tiempo, y que tienen previstos seguir prestándose debido a su buena aceptación y los buenos resultados cosechados. Algunos de estos proyectos precisan de determinados medios económicos, humanos y de apoyo institucional para continuar ofreciéndose, tal y como han puesto de manifiesto las bibliotecas implicadas en los mismos
  • La planificación de las prestaciones bibliotecarias para mayores no contemplan la segmentación por edades de este colectivo, sino que en principio son ofrecidas para personas mayores en general, mayores de 55 o 65 años según los casos, sin que suponga un inconveniente o un requisito indispensable contar con una determinada edad
  • Las bibliotecas participantes en la encuesta manifiestan no llevar a cabo siempre tareas de evaluación de las actividades y servicios ofrecidos a los mayores. Aquellas que sí lo realizan, declaran utilizar como sistema de evaluación mayoritario las encuestas de satisfacción. Otros mecanismos utilizados son las estadísticas de uso de los servicios tanto presenciales como virtuales o la revisión periódica de las colecciones o secciones específicas para controlar el grado de uso de las mismas

 

Anuncios

Casi el 90% de las personas dice que Internet ha sido algo bueno para las personas y la sociedad en general

 

Smith, A. and T. Caiazza (2018). [e-Book] Declining Majority of Online Adults Say the Internet Has Been Good for Society. New York, Pew Research Center, 2018

Texto completo

 

La mayoría de los adultos en línea dicen que Internet ha sido bueno ellos y para  para la sociedad en general, pero al mismo tiempo crece el número de personas que también ven aspectos negativos del uso de esta tecnología. Por otra parte, los contornos de la conectividad están cambiando: Uno de cada cinco estadounidenses son ahora usuarios de Internet “sólo a través de teléfonos inteligentes” en sus hogares.

 

Los estadounidenses tienden a ver el impacto de Internet y otras tecnologías digitales en sus propias vidas de manera muy positiva, según las encuestas del Pew Research Center a lo largo de los años. Una encuesta de adultos estadounidenses realizada en enero de 2018 encuentra evidencias continuas de esta tendencia, la gran mayoría de los usuarios de Internet (88%) dice que Internet, en general, ha sido algo bueno para ellos personalmente.

Pero incluso cuando ven el impacto personal de Internet de manera positiva, los estadounidenses se han vuelto algo más ambivalentes sobre el impacto de la conectividad digital en la sociedad en su conjunto. Una gran mayoría de adultos en línea (70%) sigue creyendo que Internet ha sido algo bueno para la sociedad. Sin embargo, la proporción de adultos en línea que dicen esto ha disminuido en un modesto, pero significativo porcentaje de 6 puntos desde principios de 2014, cuando el Pew Research hizo la primera pregunta. Esto se equilibra con un aumento correspondiente (del 8% al 14%) en la proporción de adultos en línea que dicen que el impacto social de Internet es una mezcla de lo bueno y lo malo. Mientras tanto, el porcentaje que dice que Internet ha sido algo mayormente malo para la sociedad no ha cambiado mucho en ese tiempo: el 15% lo dijo en 2014, y el 14% lo dice hoy en día.

Este cambio de opinión con respecto al último impacto social de Internet es particularmente marcado entre los estadounidenses más mayores, a pesar del hecho de que los adultos han sido especialmente rápidos adoptadores de tecnologías de consumo como los medios sociales y los teléfonos inteligentes en los últimos años. Hoy en día, el 64% de los adultos en línea de 65 años de edad y mayores dicen que Internet ha sido en su mayor parte algo bueno para la sociedad. Eso representa una disminución de 14 puntos desde el 78% que dijo esto en 2014. Las actitudes de los adultos más jóvenes se han mantenido más consistentes durante ese tiempo: el 74% de los usuarios de Internet entre las edades de 18 a 29 años dicen que Internet ha sido en su mayoría bueno para la sociedad, en comparación con el 79% que lo dijo en 2014.

En cuanto al grado formativo, la respuesta es muy similar a los datos de la encuesta de 2014, es más probable que los graduados universitarios digan que Internet ha tenido un impacto positivo en la sociedad (y menos probable que digan que ha tenido un impacto negativo) que aquellos con niveles más bajos de educación. Entre los adultos en línea con un título universitario, el 81% dice que el impacto de Internet en la sociedad ha sido mayormente bueno y sólo el 7% dice que ha sido mayormente malo. Por el contrario, el 65% de los que tienen un diploma de bachillerato o menos dicen que Internet ha tenido un impacto mayormente bueno en la sociedad, y el 17% dicen que su impacto ha sido mayormente malo.

Los puntos de vista positivos de Internet suelen estar vinculados al acceso a la información y a la conexión con otros; los puntos de vista negativos se basan en una gama más amplia de cuestiones.

Aquellos que piensan que Internet ha tenido un buen impacto en la sociedad tendieron a concentrarse en dos temas clave, según los ítems de seguimiento que permitieron a los encuestados explicar sus puntos de vista con sus propias palabras. La mayoría (62% de los que tienen una opinión positiva) mencionaron cómo Internet facilita y acelera el acceso a la información. Mientras tanto, el 23% de este grupo mencionó la capacidad de conectarse con otras personas, o las formas en que Internet les ayuda a mantenerse más en contacto con amigos y familiares.

Por el contrario, aquellos que piensan que Internet es algo malo para la sociedad dieron una gama más amplia de razones para sus opiniones, sin que se destaque ningún tema en particular. El tema más común (mencionado por el 25% de los encuestados) fue que Internet aísla a las personas entre sí o que hace que las personas pasen demasiado tiempo con sus dispositivos. Estas respuestas también incluían referencias a la difusión y prevalencia de noticias falsas u otros tipos de información falsa: El 16% mencionó este tema. Alrededor del 14% de los que piensan que el impacto de Internet es negativo citaron preocupaciones específicas sobre su efecto en los niños, mientras que el 13% sostuvo que fomenta la actividad ilegal. Una pequeña parte (5%) expresó preocupaciones sobre la privacidad o sobre si la información personal sensible está disponible en línea.

Uno de cada cinco estadounidenses son ahora usuarios de Internet “sólo a través de teléfonos inteligentes” en sus hogares. Estos cambios de actitud están ocurriendo en un paisaje más amplio en el que las opciones de acceso disponibles para los estadounidenses están cambiando dramáticamente. Más notablemente, uno de cada cinco estadounidenses (20%) son ahora “sólo usuarios de teléfonos inteligentes” en casa – es decir, tienen un teléfono inteligente pero no se suscriben al servicio de banda ancha tradicional donde viven. Este porcentaje representó un aumento de 7 puntos en comparación con los datos de 2015, cuando el 13% de los estadounidenses eran usuarios de teléfonos inteligentes solamente. Aproximadamente dos tercios de los estadounidenses (65%) dicen que disponen de un servicio de banda ancha en su domicilio, cifra muy similar al 67% que dijo esto en julio de 2015.

La proporción de personas que sólo disponen de una conexión a Internet en casa son aquellos con un nivel de formación inferior, en relación con quienes disponen de un servicio de banda ancha en casa. También informan que viven en hogares de bajos ingresos. Por ejemplo, el 31% de los estadounidenses con un ingreso familiar anual de menos de 30,000 $ son usuarios de Internet que utilizan sólo teléfonos inteligentes,  y más del triple de la proporción entre los que viven en hogares que ganan 75,000$ o más por año (9%). Este fenómeno también es notablemente más frecuente entre los que respondieron que eran de color e hispanos que entre los blancos.

Por el contrario, los estadounidenses relativamente bien educados y económicamente acomodados tienen muchas más probabilidades de decir que tienen una conexión de banda ancha tradicional en casa. Casi nueve de cada diez estadounidenses en hogares que ganan 75,000$ o más por año dicen que se suscriben al servicio de banda ancha en el hogar, casi el doble de la tasa entre aquellos que ganan menos de 30,000$ por año (45% de los cuales tienen servicio de banda ancha en el hogar).

Más allá de esta creciente dependencia de los teléfonos inteligentes para el servicio de Internet en el hogar en lugar del servicio de banda ancha tradicional, también es notable que el 15% de los estadounidenses indican que no tienen servicio de banda ancha en casa ni un teléfono inteligente. Una gran parte de este grupo no está en línea, y  el 11% informan que no utilizan Internet ni el correo electrónico desde ningún lugar. En otros casos, la parte sin banda ancha doméstica o un teléfono inteligente representa a los estadounidenses que se conectan por otros medios.

Y, al igual que en el caso del uso exclusivo de Internet por parte de los teléfonos inteligentes, los que carecen de servicio de banda ancha y de un teléfono inteligente tienen una probabilidad desproporcionada de pertenecer a ciertos segmentos de la población. Más notablemente, el 40% de los estadounidenses de 65 años de edad y mayores están dentro de esta categoría. Esto también es así en el caso de minorías residentes rurales (25%), aquellos que no han asistido a la universidad (25%) y aquellos de hogares que ganan menos de 30,000$ por año (23%).

 

 

Teoría Social después de Internet: Medios, Tecnología y Globalización

social_theory_after_the_intenet

Schroeder, R. (2018). [e-Book]  Social Theory After the Internet: Media, Technology and Globalization. London, UCL Press, 2018.

Texto completo

 

Internet ha transformado fundamentalmente la sociedad en los últimos 25 años, pero las teorías existentes de la comunicación masiva o interpersonal no funcionan bien para entender un mundo digital. Esta comprensión tampoco se ha visto favorecida por la especialización disciplinaria y el enfoque continuo en las últimas innovaciones. Ralph Schroeder tiene una visión a más largo plazo, sintetizando perspectivas y hallazgos de varias disciplinas de las ciencias sociales en cuatro países: Estados Unidos, Suecia, India y China. Su comparación destaca, entre otras observaciones, que los smartphones son en muchos aspectos más importantes que los usos de Internet basados en los PCs.

La construcción de comunidades ciudadanas inclusivas: papel de las bibliotecas en contextos de crisis y de emergencia social

 

bvoe-willkommen

 

Alonso-Arévalo, J. “La construcción de comunidades ciudadanas inclusivas: papel de las bibliotecas en contextos de crisis y de emergencia social.” Desiderata, Año II, n. 7 (2018).

Texto completo

Ver revista completa

Desiderata Año II, n. 7 (2018)

 

“Las bibliotecas como lugar son importantes porque permiten establecer conexiones personales que ayudan a definir las necesidades e intereses de la comunidad. Son auténticos centros cívicos que fortalecen la identidad de la comunidad en formas que producen un importante retorno de la inversión”

La biblioteca del siglo 21 representa el alejamiento del eje que hasta ahora había sido fundamental que era el de la construcción de colecciones para orientarse sus objetivos hacia la construcción de capital humano, de relaciones y redes de conocimiento en la comunidad. En este nuevo entorno, las personas son el centro de la misión de la biblioteca para inspirar y cultivar el aprendizaje, avanzar en el conocimiento y fomentar y fortalecer comunidades inclusivas. En este entorno en el que la comunidad es el centro de los intereses de la biblioteca, los bibliotecarios ayudan a las personas a navegar a través de las nuevas tecnologías, gestionar de datos y a cumplir con sus necesidades de información para aprovechar todas las ventajas que ofrece la sociedad del conocimiento. Además de proporcionan recursos y conocimientos técnicos para ofrecer aprendizaje individualizado y experiencias sociales; y es así, de este modo como la biblioteca pública ofrece una experiencia participativa de alto nivel para apoyar las metas personales de cada individuo y las colectivas de su comunidad. Este valor participativo, y de identificación con los intereses de sus comunidades crean el tejido social más propicio para que las bibliotecas se posicionen como centros de intervención y emergencia en situaciones críticas, como es el caso de desastres naturales o situaciones de emergencia social donde la biblioteca se convierte en un recurso primordial en favor de la resilencia y la recuperación.

Las bibliotecas protegen los derechos culturales de las mujeres

dsntjepx4aek4bp

Libraries and the Cultural Rights of Women
Lessons from the Women, Information and Libraries Special Interest Group Satellite Conference, 16
August 2017, Bratislava, Slovakia

IFLA/FAIFE, 2017

Texto completo

 

 Las instituciones de patrimonio cultural, y principalmente las bibliotecas, pueden desempeñar un papel activo en la mejora de la situación. Como expertos en la forma en que se recopila, presenta y utiliza la información, pueden comprender los desequilibrios. Como organismos de servicio público, tienen el deber particular de llegar a todos y proporcionar servicios y apoyo que ayuden a todos a disfrutar de todos sus derechos.

Los derechos culturales han sido reconocidos durante mucho tiempo como un pilar de los derechos humanos. De acuerdo con la Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, todos deberían poder participar en la vida cultural de su comunidad. El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966 añade que los gobiernos deben actuar para promover la conservación, el desarrollo y la difusión de la cultura.

Estos derechos se aplican tanto a las mujeres como a los hombres. Pero, con demasiada frecuencia, las mujeres se ven desfavorecidas, prestándoles menos atención a su derecho a acceder y disfrutar de la cultura y el conocimiento, menos atención a su propio potencial creativo y menos esfuerzo para conservar su propio patrimonio. Se arriesgan a ser ignoradas en el presente y olvidadas en el futuro, especialmente en situaciones de conflicto y extremismo. Por lo tanto, la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos Culturales, Karima Bennounce, ha optado por centrarse en la situación particular de las mujeres como parte de su mandato en la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH).

El Grupo de Interés Especial de Mujeres, Información y Bibliotecas eligió centrar su reunión satélite de 2017 a las bibliotecas que brindan apoyo a las mujeres en situaciones de conflicto. Este documento reúne las lecciones aprendidas de este evento para el trabajo en curso de la Relatora Especial sobre los derechos culturales de las mujeres. Resalta cómo los bibliotecarios han intentado comprender las necesidades particulares de las mujeres víctimas de conflictos en Uganda y Nigeria, el apoyo práctico ofrecido por bibliotecarios griegos a los refugiados y el trabajo vital de las bibliotecas en Ruanda e India para garantizar que la experiencia de las mujeres esté debidamente documentada. En términos más generales, otras dos secciones exploran cómo las bibliotecas pueden ayudar a reequilibrar el registro histórico mediante la promoción de entradas en temas femeninos en Wikipedia, y reexaminar algunas de las inquietudes éticas que deben tenerse en cuenta como parte de las estrategias de preservación.

El valor intrínseco de las bibliotecas como espacios públicos: como la tecnología y los servicios digitales reflejan el papel cambiante de las bibliotecas

civica20graph

Ampliar imagen

The intrinsic value of libraries as public spaces: Technology and digital services reflect the changing role of libraries.  [e-Book]  Camberra, Civica, 2016.

Texto completo

 

 Civica Libraries contrató a UTS: Institute for Public Policy and Governance para llevar a cabo investigaciones sobre el valor de las bibliotecas como espacios públicos. Las bibliotecas públicas están prosperando y, al adoptar las tecnologías digitales, los miembros de las bibliotecas continúan creciendo en línea y en algunos casos por delante del crecimiento de la población. La biblioteca se ha convertido en un centro de crecimiento, aprendizaje y comunicación de la comunidad. Proporciona el espacio y el pegamento intelectual para permitir a las comunidades, cercanas a lo urbano y escasamente diseminadas del campo, coherir e interactuar. Este informe examina las cuestiones fundamentales que habrá que abordar para garantizar que las bibliotecas sigan siendo una parte central de la vida comunitaria.

Los hallazgos han proporcionado opiniones y perspectivas únicas sobre el valor de las bibliotecas como espacios públicos. El informe examina cómo están cambiando las bibliotecas y las cuestiones fundamentales que es preciso abordar para garantizar que las bibliotecas sigan siendo pertinentes y una parte central de la vida comunitaria. La visión futura de una biblioteca se ve como un punto único que ofrece apoyo comunitario, desde la asistencia para el desempleo hasta el asesoramiento en materia de salud, apoyo al aprendizaje y el desarrollo empresarial. En el informe los encuestados consideran cual sería el concepto de una biblioteca perfecta y qué constituiría el espacio ideal de la biblioteca en los siguientes términos:

1. Una biblioteca con espacio interior y exterior, con luz natural

2. Una biblioteca con horario de apertura amplio

3. Una biblioteca que se ubica junto con otros servicios tales como servicios comunitarios, búsqueda de empleo, etc.

4. Una biblioteca que incorpora cafés, comida, teatros y entretenimiento

5. Una biblioteca con tecnología actualizada

6. Una biblioteca que ofrece espacios de creativos (makerspaces) que incluyen impresoras 3D, máquinas de coser, grabación de sonido y equipos de películas

7. Una biblioteca cuyo personal proporciona capacitación técnica y tiene otras calificaciones profesionales

8. Un lugar para las empresas y los trabajadores, donde las personas pueden comenzar y operar una pequeña empresa

 

 

 

 

Bibliotecas Humanas y los desafíos del diálogo intercultural

human20library_0

Tanja, D. and M. Jemima (2012). [e-Book]  The Power of One on One: Human Libraries and the challenges of antiracism work, UTS ePRESS, 2012

Texto completo

La Biblioteca Humana ™ está diseñada para construir un marco positivo para conversaciones que puedan desafiar estereotipos y prejuicios a través del diálogo. La biblioteca humana es un lugar donde la gente real está en préstamo a los lectores. Un lugar donde las preguntas más difíciles son esperadas, apreciadas y contestadas.

Este libro ofrece una visión general de las innovadoras iniciativas de inclusión social conocidas como bibliotecas humanas. Es el primer análisis exhaustivo e independiente de las Bibliotecas Humanas en Australia. El libro ofrece una visión general de las prácticas de la Biblioteca Humana e identifica los principales desafíos para los responsables de la formulación de políticas y los profesionales, al tiempo que contribuye a los debates académicos sobre el trabajo contra el racismo y sobre los beneficios y límites del contacto o el diálogo intercultural dentro de ese trabajo.