Archivo de la etiqueta: Imagen profesional

El bibliotecario del comic de Azucena -revista juvenil femenina

 

5941046

 

Azucena fue una colección de cuadernos de historietas publicada en España entre 1946 y 1971 por la editorial Toray, contando con 1192 números en su primera época, además de una serie de 160 “extraordinarios”.1​ Ha sido el ejemplo más popular del denominado “tebeo de hadas”​ y el tebeo femenino de mayor longevidad de la historia del cómic español. Como el resto de cuadernos de su época, tenía un formato apaisado, con portada a color e interior en blanco y negro. El investigador Juan Antonio Ramírez afirmó que era una de las revistas que más había influido, a nivel ideológico, en las mujeres españolas nacidas entre 1940 y 1960. Aquí recogemos la portada del ejemplar titulado “El bibliotecario” representado con el canon más clásico, que como afirma Ramón Abad Hiraldo en el capítulo “Las bibliotecas en el cómic” del libro ” Nuevas visiones sobre el cómic: un enfoque interdisciplinar editado por Julio A. Gracia Lana, Ana Asión Suñer, guarda cierta semejanza con el periodista Clark Kent del comic y luego película “Superman”. En esta misma colección hay otro número de la colección titulado “La gentil bibliotecria”

 

Apóstoles de la cultura: el bibliotecario público y la sociedad estadounidense, 1876-1920

 

15f8897961245358c1ea95a245e36623

Dee Garrison, Apostles of Culture New York, NY: Free Press, 1979

“En la década de 1860, el concepto popular del bibliotecario era el de un hombre de negro preocupado: un coleccionista y conservador que nunca fue tan feliz como cuando todos los volúmenes estaban a salvo en el estante.”

Dee Garrison

 

El libro de Garrison, un clásico, revisa la historia social de la biblioteca pública, revela los efectos de los roles sexuales y la clase social en la formación y evolución del sistema de bibliotecas y estudia el impacto de la feminización.

La biblioteca pública nació de un movimiento de reforma para socializar y educar a todos, especialmente a los pobres y los inmigrantes. Los primeros líderes se veían a sí mismos como misioneros educativos, llevando alfabetización y literatura a las masas.

 La biblioteconomía profesional se produjo en un lugar extraño en el tiempo cuando las mujeres de clase media no trabajaban con frecuencia y el trabajo que realizaban estaba infravalorado. Además, estaban dispuestos a recibir salarios mucho más bajos que los hombres y, económicamente hablando, tenía sentido contratar a mujeres debido a esto. Las mujeres no exigieron más, ni pudieron. El clima social de la época limitaba mucho a las mujeres; pedir más paga iría en contra de las convenciones sociales.

 “En la década de 1860, el concepto popular del bibliotecario era el de un hombre de negro preocupado: un coleccionista y conservador que nunca fue tan feliz como cuando todos los volúmenes estaban a salvo en el estante.

En este ambicioso y provocador libro, Dee Garrison intenta llevar la historia de la biblioteca a la corriente principal de la erudición sobre el período que va desde el final de la Reconstrucción hasta el final de la Era Progresista. Su estudio abarca los antecedentes sociales e ideales de los líderes de las bibliotecas de finales del siglo XIX, sus respuestas a la difusión de la ficción popular, la carrera de Melvil Dewey y la feminización de la profesión de bibliotecario antes de 1920.

Aunque tiene cosas interesantes que decir sobre todos estos temas, las partes dispares de los Apóstoles de la Cultura no constituyen un todo unificado. Al final persiste la impresión de que las corrientes de cambio de la Edad Dorada y la época de Theodore Roosevelt y Woodrow Wil hijo sólo tuvieron un impacto modesto en el futuro de las bibliotecas estadounidenses.

Garrison retrata a la élite bibliotecaria como un Mugwumps libresco, asustado por la nueva sociedad industrial y deseoso de usar la biblioteca pública como un medio para amortiguar las fuerzas de la agitación social. “En cuanto a los granjeros que temían el cambio, los bibliotecarios buscaban restaurar las verdades del pasado y crear una nueva profesión” (p. 36). Esperar que los líderes de una institución dedicada a la conservación del conocimiento sean algo más que conservadores en sus puntos de vista básicos es una ingenuidad. En otro, se echa de menos, como reconoce el autor, la medida en que los libricultores fueron capaces de lograr una serie de resultados beneficiosos en la reforma escolar y la democratización del conocimiento.

Aceptando los estereotipos erróneos habituales de finales del siglo XIX como una época de capitalismo no aliviado, Garrison admite de mala gana que las bibliotecas públicas desempeñaron un papel en la disminución general de las desigualdades de la vida americana que caracterizó los años 1890 a 1920.

En la segunda sección se aborda la cuestión de las actitudes de las bibliotecas hacia la ficción de barrio y el alejamiento de los esfuerzos por resistir el afán del público por leer novelas independientemente de su mérito artístico o importancia literaria. Garrison encuentra hábilmente y con precisión en las novelas que trata temas de rebelión femenina contra las convenciones victorianas. Un capítulo posterior examina cómo los bibliotecarios graduados renunciaron a cualquier intento de guiar el gusto del público en “lo apropiado”

¿Quien leería sobre la sosegada y poco agitada vida y muerte de un empleado de la Biblioteca Municipal de Kawasaki?

 

librarians

 

“En el tren hacia Sapporo me eche una siesta de unos treinta minutos y leí la biografía de Jack London que me había comprado en una librería cercana a la estación de Hakodate. Comparada con la azarosa vida de Jack London, mi vida era apacible como la de una ardilla que, encaramada en lo alto de un nogal, hiberna con una nuez por almohada en espera de la primavera. Al menos así me lo pareció durante un tiempo. ¿Quien leería sobre la sosegada y poco agitada vida y muerte de un empleado de la Biblioteca Municipal de Kawasaki? En definitiva: lo que buscamos es una compensación de lo que no tenemos”.

 

Haruki Murakami. “Dance Dance Dance”

 

 

Presentación del libro “Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes”. Planeta Biblioteca 2019/11/04

 

646dafc1da07e913eac454e1e6fc644a

Presentación del libro “Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes”.

Planeta Biblioteca 2019/11/04

ESCUCHAR EL PROGRAMA

Ir a descargar

 

Julio Alonso Arevalo. Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes. Buenos Aires : Alfagrama Ediciones, 2019

Disponible en España en Canoa Libros

Presentación del libro  “Los libros, la lectura y los lectores a través de la literatura y las artes” publicado por Alfagrama, un libro sobre libros para cualquiera que ama los libros. Es más que un libro, son miles de libros, los que hemos leído, los que nos dejaron un sabor dulce, y a los que una vez terminados les pasamos la mano por la cubierta antes de volver a colocarlos en la estantería como si fuera un acto de amor. Como tantos compañeros de esta profesión, humilde y maravillosa, amamos lo que hacemos, y nos encanta pensar en lo que hacemos, cuando vamos a un sitio, uno de nuestros pasatiempos favoritos es ir a visitar bibliotecas, otro es recoger citas y escritos sobre el libro, la lectura, los lectores y las bibliotecas. Es bien cierto que aquí, en estas dos centenas de páginas, no cabe todo lo que se ha escrito sobre el tema, pero si están las que más profundamente nos han llegado.

En la próxima entrega, -si la editorial Alfagrama tiene a bien- la segunda parte del libro, el dedicado a los bibliotecarios, a los libreros y a los editores-. Un mundo en el que los profesionales del libro nos hemos visto reflejados, a veces más, y casi siempre menos acertadamente, pero es la imagen que proyectamos, a veces en los estereotipos que muy a menudo con cierto humor nosotros mismos reforzamos. Así nos ven, y así lo refleja la literatura. Porque alguien dijo en una ocasión que los libros no son la vida, pero son lo que más se le parece.

 

Bunny Watson (Katharine Hepburn), la documentalista que todos queremos ser de mayores

 

desk-set-1957-001-spencer-tracy-katharine-hepburn-computer-pointing-00o-5gu

Spencer Tracy y Katharine Hepburn en “Su otra esposa” (Desk Set) de 1057

 

 

“Su otra esposa” (Desk Set) es una comedia romántica estadounidense de 1957 dirigida por Walter Lang y protagonizada por Spencer Tracy y Katharine Hepburn. una documentalista de televisión se enfrenta a un experto en automatización (Spencer Tracy) que ha inventado una máquina que ella teme la reemplazará.

En la “Federal Broadcasting Network” en Midtown Manhattan, Bunny Watson (Katharine Hepburn) está a cargo de su biblioteca de referencia, y es responsable de investigar hechos y responder preguntas sobre todo tipo de temas, grandes y pequeños. Es una profesional consumada con un título académico y un postgrado, tiene un conocimiento enciclopédico de su colección y una memoria absolutamente formidable. Ella era una Google ambulante antes de la existencia de Google.

La red está negociando una fusión con otra compañía, pero la mantiene en secreto. Para ayudar a los empleados a hacer frente al trabajo extra, el jefe de la red ha pedido dos ordenadores o “cerebros electrónicos”. El ingeniero de métodos y experto en eficiencia Richard Sumner (Spencer Tracy), inventor de EMERAC (“Electromagnetic MEmory and Research Arithmetical Calculator”), acude a la compañía para ver cómo funciona la biblioteca, para averiguar cómo facilitar la transición. Aunque extremadamente brillante, a medida que conoce a Bunny Watson, se sorprende al descubrir las capacidades profesionales de Bunny Watson.

Cuando se enteran de que las computadoras están llegando, los empleados llegan a la conclusión de que están siendo reemplazados. Sus temores parecen confirmarse cuando todos los miembros del personal reciben una hoja de color rosa impresa por la nueva computadora de su nómina. Pero, resultó ser un error; ya la máquina despidió a todos en la compañía, incluyendo al presidente.

Richard Sumner revela su interés romántico por Bunny Watson, pero cree que EMERAC siempre será su primera prioridad. Sumner lo niega, pero luego Watson lo pone a prueba, programando a la máquina para autodestruirse. Sumner se resiste a la tentación de arreglarla el mayor tiempo posible, pero finalmente cede. Watson lo acepta de todos modos.

 

Alicia Hull (Bette Davis) la bibliotecaria que se niega a censurar un libro de su biblioteca en “El ojo del Huracán”

 

storm-center-1956-001-bette-davis-library

 

En la película “En el ojo del huracán” (Storm Center 1956), Bette Davis interpreta a una bibliotecaria de una pequeña ciudad de Nueva Inglaterra en Estados Unidos que se opone a la censura y a la mezquindad. El libro titulado “El sueño comunista” está en los estantes de la biblioteca de su ciudad, pero durante la época de pánico de la guerra fría y de la llamada “Caza de brujas” del macartismo, los miembros del Consejo Municipal quieren que libros que alaban el comunismo sean retirados de la biblioteca. Como cualquier bibliotecaria de verdad, Alicia Hull se niega a censurar cualquier libro de las estanterías, aunque eso signifique perder su trabajo. Ella misma es acusada veladamente de haber sido comunista y condenada al ostracismo por sus vecinos. En su inimitable estilo, Davis dice al consejo municipal compuesto por hombres:

 

“Tenéis poder para eliminar el libro de la biblioteca. Tenéis el poder para despedirme. Y si hacéis una cosa, tendréis que hacer la otra”.

 

Los bibliotecarios representan muchas cosas; la principal de ellas es la libertad de expresión. Todos podemos esperar reaccionar como Bette si llega el momento en nuestras vidas profesionales.

 

Evelyn ‘Evie’ Carnahan, la bibliotecaria de la Momia

 

mummy-the-1999-001-rachel-weisz

Rachel Weisz  interpreta a Evelyn ‘Evie’ Carnahan, la bibliotecaria vestida de manera  más estereotipada en esta escena, en la serie de película “La momia”

 

 

Evelyn O’Connell (de soltera Carnahan) nació en Londres, Inglaterra, hija de Howard Carnahan. A temprana edad, Evelyn adquirió un interés en Egipto y su historia. Comenzando su carrera como bibliotecaria, Evelyn se aventuró en una expedición a la antigua ciudad de los muertos, Hamunaptra, donde, junto con otros, se encontró con una antigua momia maldita conocida como Imhotep, a la que ayudó a derrotar. Este primer relato llevó a nuevas aventuras en los años venideros como Evelyn, junto con su esposo Rick O’Connell, su hijo Alex O’Connell, y, de vez en cuando, el hermano de Evelyn, Jonathan Carnahan, se enfrentan con muchos poderes y fuerzas antiguas, algunos malvados, otros benignos, y teniendo varios encontronazos con el mismo Imhotep. En los años siguientes, Evelyn documentó sus viajes en forma de novelas de aventuras.

 

El bibliotecario de la Biblioteca de la Universidad Invisible de Discworld

unseen-university-library-print

Discworld (Mundodisco en español) es una saga de novelas escrita por Terry Pratchett. Los hechos transcurren en el Mundodisco, un mundo plano sostenido por cuatro elefantes que, a su vez, se apoyan en el caparazón de Gran A’Tuin, la tortuga estelar.

Los magos de la Universidad Invisible sólo protagonizaron una novela, aparte de la trilogía de La ciencia del Mundodisco, pero son parte importante de varios otros arcos argumentales. Entre los magos del Mundodisco utilizan una magia al estilo “abracadabra”, aunque influida por humorísticos toques realistas (como, por ejemplo, la necesidad de protegerse antes de utilizar unas Botas de Siete Leguas, cuya efectividad se basa en poner un pie a cuarenta kilómetros de distancia del otro). Algunos miembros prominentes de la UI está el Bibliotecario (un mago a quien un accidente mágico transforma en orangután y que se niega a ser devuelto a su forma humana)

El Bibliotecario en la saga del Mundodisco de Terry Pratchett es un orangután encargado de custodiar la Biblioteca de la Universidad Invisible. Antiguamente el bibliotecario era un mago al cual un accidente mágico que involucraba al “Octavo” (el más poderoso libro de magia del mundo) lo convirtió en simio. Los demás magos trataron de devolverlo a su forma original, pero fue imposible. Al final, llegaron a la conclusión de que sus esfuerzos eran en vano, ya que el Bibliotecario no quería ser devuelto a su forma humana. Y es que ser un simio tiene ventajas, como disponer de cuatro manos para poder trepar a las estanterías más altas o poder rascarse en público. Odia que le llamen mono, y sería capaz de arrancar algún apéndice importante a la persona que lo llamase así. Es un gran amigo de Rincewind, de hecho él es la única persona que conoce su nombre “real”, parte fundamental del hechizo para convertirlo en humano. Es un gran conocedor del Espacio B, agente especial de la guardia de la ciudad y tiene la particularidad de que a pesar de todo su vocabulario se limita a la expresión “Oook”, es muy fácil entender sus sabias palabras, además de ser el mejor organista de todo Mundodisco (tener patas prensiles ayuda mucho) y un gran amante del teatro, en especial de la comedia.

“Lisa Librarian” canción de grupo Velocity Girl

 

 

Velocity Girl era una banda de rock indie americano formada en 1989 en College Park, Maryland, aunque generalmente se la conocía como una banda del área de Washington, DC. La banda editó tres álbumes antes de separarse en 1996.

velocitygirlbx

La canción “Lisa Librarian” (Lisa, la bibliotecaria” del disco “Copacetic” de Velocity Girl publicado en 1993. El amor por la bibliotecaria es un tema muy propio de tantas canciones, en el tema le dice a Lisa, que la desea ver para hablar en un sitio tan tranquilo como su trabajo.

LETRA

Sabes que entre nosotros
siempre estará en esta tierra
Me gustaría decirte algo.
Pero primero tengo que pensar en algo.
Trato de verte
tratas de saber que esto es verdad
y he decidido
Quiero saber exactamente cómo te sientes.
me duele tanto
oh el sueño se ha hecho realidad
¿estás seguro de que eres tú?
No deberías decirlo Lisa.
díselo a los otros chicos
Sólo me preocupo por el bebé.
sobre los otros chicos y chicas
Oh, quiero verte.
quiero visitarte en el trabajo
todo está tranquilo
Hay tanto silencio en tu trabajo

De nuevo el amor en la biblioteca en la canción  “Swinging London” de The Magnetic Fields

 

 “Swinging London” / The Magnetic Fields

The Magnetic Fields es una banda estadounidense de Boston encabezada por el compositor y cantante Stephin Merritt. El nombre de la banda se puso en referencia a la novela de André Breton Les Champs Magnétiques.

Esta es una de las canciones más electrónicas de The Magnetic Fields publicada en el albun Holiday de 1994. De nuevo una relación amorosa en una biblioteca. La chica desaparece, y el mundo se vuelve negro.

magnetic_fields_49

 

 Letra

Leí sus manifiestos y sus extraños tratados religiosos.
Me llevaste a tu biblioteca y me besaste entre las estanterias.
Los planetas se estrellan, el mundo se convierte en nova,
El sol explota, todo se vuelve negro.

Te fuiste de Londres y te olvidaste de volver.
No pudiste tocar mi auto de carrera, pero sí el borrón de la carretera.
No te gustaba mi avión, pero te encantaba el mundo de los remolinos.
Los planetas se estrellan, el mundo se convierte en nova,
El sol explota, todo se vuelve negro.

Te fuiste de Londres y te olvidaste de volver.
Los planetas se estrellan, el mundo se convierte en nova,
El sol explota, todo se vuelve negro.
Te fuiste de Londres y te olvidaste de volver.