Archivo de la etiqueta: Humanidades digitales

Liaison Librarians: ¿Que son los bibliotecarios de enlace?

d70387_28

 

Cada vez es más frecuente encontrar en la literatura profesional el término liaison librarians, especialmente cuando se trata de determinados temas como el papel profesional del bibliotecarios en las Humanidades Digitales, Apoyo a la Investigación o en la Gestión de Datos de Investigación (RDM). la tarea fundamental del bibliotecario de enlace tiene que ver con el nuevo desempeño profesional en respuesta de las últimas tendencias en bibliotecas universitarias.

 

El término bibliotecario de enlace tiene una amplia variedad de perspectivas, incluyendo aquellas más cercanas que pueden usar diferentes terminos y matices como son “bibliotecario temático”, “Asesor bibliotecario” “bibliotecario departamental” y/o “bibliotecario integrado

Las bibliotecas universitarias existen dentro del contexto de sus instituciones específicas y comparten con estas entornos políticos, sociales y normativos más amplios. En este contexto cada vez con más frecuencia hablamos de las partes interesada​​s​ o socios colaboradores (del inglés stakeholder) en referencia a una persona, organización o empresa que tiene un interés común en una empresa u organización. Las partes interesadas pueden ser los trabajadores de esa organización, sus accionistas, los clientes, los proveedores de bienes y servicios, proveedores de capital, las organizaciones civiles y gubernamentales que se encuentren vinculadas a la misma. En este sentido el bibliotecario de enlace responde a este perfil de socio colaborador interno.

Un bibliotecario de enlace sobrepasa y amplia las funciones tradicionales de la profesión para participar en iniciativas de colaboración con el personal académico y administrativo. La biblioteconomía de enlace implica generalmente a bibliotecarios individuales que asumen la responsabilidad de apoyar a los grupos con los que se relacionan en todas las áreas principales de la biblioteconomía (formación, gestión de colecciones y servicios de referencia) y también a menudo involucra componente de “extensión”. Principalmente el bibliotecario de enlace se centran en la colaboración con el académico para conectarse mejor con los investigadores, y apoyar y de manera más intensa su trabajo académico, siendo el principal punto de contacto de un alumno o de un investigador con la biblioteca. Los bibliotecarios de enlace pueden asistir al investigador en y tareas tales como:

  • Consejos para encontrar información y pedagogía digital
  • Ayuda en el uso de recursos (bases de datos, gestores de referencias, servicios de información.. )
  • Obtener cualquier consulta sobre la biblioteca
  • Apoyo a las tareas de investigación
  • Minería de datos y de textos
  • Producción académica digital
  • Curación de contenidos, perservación, metadatos

 

En el caso de las Humanidades Digitales, esta área implica el trabajo de equipos de investigación en espacios o centros de colaboración. Los miembros del equipo podrían incluir a investigadores y profesores de múltiples disciplinas, bibliotecarios, científicos de datos y expertos en preservación, tecnólogos con experiencia en métodos críticos de computación e informática y estudiantes universitarios. Esto permite a los investigadores analizar nuevas cuestiones sobre la experiencia humana a una escala y alcance sin precedentes, fomentando una investigación altamente interdisciplinaria, involucrando a equipos de disciplinas que tradicionalmente no han interactuado con estudiosos de las humanidades, aportando visibilidad a la forma en que los humanistas piensan y trabajan.

A medida que las Humanidades Digitales (DH) evolucionan, el papel de las bibliotecas y bibliotecarios que trabajan en este campo continúa desarrollándose. Por lo general, su trabajo exige comunicarse con los departamentos, ofrecer referencias bibliográficas y ayudar en el desarrollo de la investigación en una variedad de formatos, ofrecer novedades, tendencias y manejo de colecciones. De este modo, estas nuevas funciones pueden requerir del aprendizaje de nuevas habilidades; así, los especialistas en la materia que trabajan en el campo de las humanidades se ven abocados a asumir nuevos roles como resultado del interés por las humanidades digitales, incluyendo temas relativos el valor del acceso abierto, el trabajo con formatos y herramientas sostenibles, archivos y teoría archivística, intercambio de datos, ética de la información, metadatos, publicación digital, evaluación, uso de datos y lo relativo a visibilidad de la información científica.

En lo relativo a la formación, la biblioteconomía de enlace no aboga por el abandono de los conocimientos básicos sobre la información, ni de ninguno de los otros elementos esenciales de la caja de herramientas del bibliotecario, si no que promueve activamente el desarrollo y la extensión de nuevas habilidades para participar de una manera más activa con la comunidad académica.

La tarea y el desempeño del bibliotecario de enlace, en lo que se refiere a la gestión programática de modelos, conlleva la gestión y evaluación del trabajo de cada bibliotecario de enlace para mejorar la capacidad y eficiencia de este servicio. Este proceso de construcción de relaciones y colaboración toma tiempo, pero los beneficios de trabajar en estrecha colaboración con docentes e investigadores es crucial para el éxito de la institución.

En esencia el bibliotecario de enlace demuestra el potencial del papel de enlace y enfatiza la necesidad de flexibilidad, imaginación e iniciativa en aquellos que ocupan estos puestos. La investigación necesita que los especialistas en la materia y enlaces (bibliotecarios) establezcan un fuerte compromiso para generar servicios de valor.

 

Anuncios

Humanidades digitales y bibliotecas universitarias – una encuesta de las biblioteca de Australia y Nueva Zelanda

3bb55d60-5dd1-4153-a7e1-04cc4d2de00d

McKenzie, Clare ; Ros,Kerry. “Digital humanities and academic libraries – an Australasian survey“, University of Wollongong, 2018

Texto completo

Informe que investiga los modelos de servicio y colaboración dentro de las bibliotecas universidades australianas y neozelandesas en apoyo de las actividades y proyectos de humanidades digitales en su institución.

El análisis de los autores no muestra un fuerte compromiso formal con las actividades de Humanidades Digitales (DH) por parte de las bibliotecas universitarias de Australasia. A pesar de que hay pruebas claras de que las bibliotecas están participando en actividades de DH, en las respuestas no se identificaron funciones específicas de DH, lo que sugiere que estas actividades se llevan a cabo además de las responsabilidades habituales del personal de la biblioteca. Además, los participantes en la encuesta no identificaron corrientes de fondos bibliotecarios dedicados y continuos para proyectos de DH para actividades financiadas con cargo al presupuesto general de la biblioteca o como parte de las subvenciones para proyectos académicos.

Los autores no pueden sacar conclusiones sólidas de los datos, pero sugieren que la DH sigue siendo un área emergente para muchos académicos y bibliotecas, con bibliotecas individuales o personal bibliotecario que responden en gran medida a la necesidad/demanda de este sector académico de la institución.

Desafortunadamente no hay datos actuales de los EE.UU. para indicar si la presencia de DH en las bibliotecas académicas se ha fortalecido o no y, por lo tanto, es difícil proyectar la dirección que puede tomar en las bibliotecas académicas de Australasia. Un análisis más detallado de los datos que acompañan a este resumen puede revelar más, y lo hará en el futuro. El modelo de servicio puede al menos proporcionar una plataforma para una evaluación comparativa en el futuro con el fin de determinar si el modelo de servicio ha cambiado de alguna manera.

Como señalan los autores, esto parece ser consistente con los hallazgos de la encuesta de 2011 realizada en las bibliotecas universitarias de EE.UU., tal como se aprecia en el informe SPEC Kit 326: Digital Humanities (Bryson, Posner, St. Pierre, and Varner). Más informes SPEC kit

 

“Aliados naturales”: Bibliotecarios, Archivistas y Datos en los Proyectos Internacionales sobre Humanidades Digitales

dh20master_photo_final_small

Poole, Alex H. ; Garwood, Deborah. ‘Natural Allies’: Librarians, Archivists, and Big Data in International Digital Humanities Project Work” Journal of Documentation 74(4):804-826 [Pre-Print]. DOI 10.1108/JD-10-2017-0137

Texto completo

 

El proyecto Digging into Data 3 (DID3) (2014-2016), diez financiadores de cuatro países (EE.UU., Canadá, el Reino Unido y los Países Bajos) concedieron 5,1 millones de dólares a 14 equipos de proyecto para llevar a cabo una investigación intensiva, interdisciplinaria e internacional sobre humanidades digitales (DH). El propósito de este trabajo es utilizar los proyectos DID3 como un estudio de caso para explorar la siguiente pregunta de investigación: ¿qué roles asumen los bibliotecarios y archiveros en los proyectos de DH internacionales, interdisciplinarios e intensivos en datos?

Se consiguió la participación de 53 personas que representaban a once proyectos. Es un estudio de caso cualitativo que incluye muestreos, entrevistas semiestructuradas y análisis fundamentado. Los bibliotecarios o archiveros participaron oficialmente en 3 de los 11 proyectos (27,3%). Tal vez lo más importante es que los profesionales de la información desempeñaron funciones no oficiales vitales en estos proyectos, como consultores y enlaces y también como apoyo técnico. La experiencia en Información y Documentación (LIS) ayudó a los investigadores de DID3 en temas como la visualización, la gestión de derechos y las pruebas de usuario. Los participantes en DID3 también sugirieron formas en las que los bibliotecarios y archiveros podrían apoyar aún más los proyectos de Humanidades Digitales, concentrándose en tres áreas clave: curaduría, extensión y formación. Finalmente, se sugieren seis áreas para la investigación futura. Existe un gran potencial sin explotar para que los bibliotecarios y archiveros colaboren con los estudiosos de las Humanidades Digitales (DH); existiendo una brecha entre el conocimiento de los investigadores y la capacidad de los profesionales de la información.

Las partes interesadas harían bien en considerar cinco recomendaciones. En primer lugar, el trabajo de los bibliotecarios y archiveros sigue siendo en gran medida invisible en estos proyectos. Debe hacerse visible para explotar los recursos existentes y proporcionar pruebas de la necesidad de recursos adicionales; una cultura de la evaluación puede ayudar a ello. En segundo lugar, se debe aprovechar la infraestructura y desarrollar o clarificar las políticas para una colaboración óptima entre los bibliotecarios y las Humanidades Digitales. En tercer lugar, las partes interesadas deben tener en cuenta sus prácticas de contratación, centrándose más en la retención de aquellos con conocimientos y habilidades tanto técnicos como de dominio. En cuarto lugar, la curaduría digital y la participación en el ciclo de vida ofrecen a los bibliotecarios y archiveros tal vez la oportunidad más sólida de trabajar con estudiosos de la DH. Quinto, los profesores de Información y Documentación deben alinear sus currículos con las necesidades actuales y futuras de investigación y las oportunidades de empleo.

A partir de este estudio de caso, cuyos resultados sólo pueden generalizarse teóricamente, las investigaciones futuras podrían considerar seis preguntas. En primer lugar, en el trabajo de DH, ¿los propios bibliotecarios prefieren ser socios o colaboradores o simpatizantes o investigadores o alguna combinación de todos ellos? La literatura sigue siendo ambigua; este estudio refuerza la ambivalencia y la ambigüedad de las posiciones de los bibliotecarios en el trabajo de DH. Notablemente, a pesar del optimismo evocado en la literatura, pocos de los responsables participantes en este estudio vieron a los bibliotecarios como socios de pleno derecho. Se insistió en que los bibliotecarios “están aprendiendo lentamente”, pero estipuló que “se necesita hacer mucho más”.

En segundo lugar, ¿qué habilidades específicas podrían adquirir los especialistas en DH y los bibliotecarios para participar eficazmente en los proyectos de DH? Por ejemplo, los tres participantes capacitados en LIS mencionaron el conocimiento del dominio, la programación y el desarrollo de herramientas, la escritura científica, los algoritmos y las taxonomías; un bibliotecario en ejercicio mencionó la interacción de imágenes, la discusión de datos y el modelado de datos.

En tercer lugar, ¿qué seguimiento han realizado los financiadores con respecto a la gestión de datos de los proyectos de DID3? Exigir un DMP en la etapa de aplicación es una cosa; monitorear los cambios y el cumplimiento en el DMP a lo largo del proyecto, y mucho menos después, es otra muy distinta.

En cuarto lugar, ¿se pueden reutilizar los datos de los proyectos de DID3 en cualquier momento y lugar en que se hayan depositado? ¿Se ha reutilizado y, en caso afirmativo, cómo? Uno de los participantes respondió”Nosotros creamos este maravilloso recurso y la gente quiere saber cómo se está usando… sería bueno hacer algún tipo de encuesta en algún momento para averiguarlo”. Sin embargo, es posible que los equipos de proyecto carezcan de incentivos para llevar a cabo dicho trabajo de seguimiento, especialmente una vez transcurrido el período activo de la subvención. Esta pregunta merece un análisis más profundo para hacer que los datos financiados con fondos públicos sean reutilizables.

Quinto, ¿ayudan los bibliotecarios y archiveros a desarrollar los corpus que se utilizan y reutilizan en el trabajo de las Humanidades Digitales? En caso afirmativo, ¿en qué medida participan y de qué manera? Como meditaba otro de los encuestados, “Supongo que si consideras que ancestry.com involucra a archiveros, [el proyecto] debe haberlo hecho”.

En sexto lugar, ¿cómo pueden los profesionales de la información, como los bibliotecarios y archiveros, aportar sus conocimientos a las funciones y responsabilidades de gestión de proyectos? Las habilidades de LIS no sólo se adaptan a la curaduría digital, sino también a la gestión de proyectos. El potencial de sinergia es evidente.

En conclusión, este estudio apoya la premisa de los financiadores de DID3 de que la colaboración interdisciplinaria en el entorno en red alimenta las sinergias entre los investigadores de LIS y DH, ya que colaboran en la creación de bases de conocimiento sostenibles más innovadoras de lo que cualquiera de los dos podría crear por sí solo. Aunque la colaboración lleva tiempo y tanto los profesionales como los académicos del LIS necesitan capacitación y experiencia relevantes, las consultas iniciales sugieren una mayor robustez a partir de la colaboración conjunta en los proyectos estudiados.

Por lo tanto, las bibliotecas y los bibliotecarios deben involucrarse desde el comienzo mismo de los proyectos de DH , a pesar de los puntos en común entre las humanidades digitales y la información y Documentación, y su evidente aunque a veces sutil congruencia tal y como la perciben los participantes en el estudio, los dos campos todavía tienen que colaborar más intensamente de manera que puedan explotar todo su potencial.

 

 

 

Humanidades Digitales: Construcciones locales en contextos globales

41137018675_7a1726322e_o_d

Rio Riande, Gimena (ed.) . Humanidades Digitales: Construcciones locales en contextos globales [Book], Buenos Aires: Universidad de Buenos Aires, Facultad de Filosofía y Letras de la , 2018

Texto completo

 

Actas de la II Conferencia Internacional de la Asociación Argentina de Humanidades Digitales / Asociación Argentina de Humanidades Digitales (AAHD). “Humanidades digitales: construcciones locales en contextos globales”. 47 artículos en español y portugués.

 

Modelos de servicio y colaboración de las bibliotecas universitarias australianas en apoyo de las actividades y proyectos de humanidades digitales

wa0a0575

McKenzie,Clare; Ross, Kerry. Digital humanities and academic libraries – an Australasian survey Results summary – February 2018. Wollongong University, 2017

Texto completo

Clare McKenzie y Kerry Ross de la Universidad de Wollongong, desarrollaron un estudio de campo cuyo objetivo era investigar los modelos de servicio y colaboración dentro de las bibliotecas universitarias australianas y neozelandesas en apoyo de las actividades y proyectos de humanidades digitales en su institución. 

En 2016, los autores realizaron una encuesta en las bibliotecas de las universidades de Australia y Nueva Zelandia para determinar el nivel de participación de la biblioteca en las actividades de humanidades digitales de cada institución. Este conjunto de archivos contiene los resultados brutos (desidentificados) de la encuesta y un breve análisis de los datos.

A pesar de que existe un importante interés de bibliotecas con respecto a las actividades de apoyo a las Humaniades Digitales, en las respuestas de los encuestados no se identificaron funciones específicas en Humaniades Digitales por parte de las bibliotecas, Tampoco se identificó ninguna línea de financiación dedicada a proyectos de HD con cargo al presupuesto general de la biblioteca. Como señalan los autores, esto parece ser consistente con los hallazgos de la encuesta realizada en las bibliotecas universitarias de investigación de EE.UU. en 2011, tal como se ve en SPEC Kit 326: Digital Humanities (Bryson, Posner, St. Pierre y Varner).

 

 

 

Papel de la biblioteca y del bibliotecario en las Humanidades Digitales

maxresdefault

 

Alonso-Arévalo, J. and M. Vázquez Vázquez “Papel de la biblioteca y del bibliotecario en las Humanidades Digitales.” Desiderata vol. 2, n. 8 (2018). pp. 50-55.

Texto completo

 

“Seamos honestos, no hay una definición de las Humanidades Digitales si por definición nos referimos a un conjunto coherente de consideraciones teóricas y métodos de investigación que podría alinearse con una disciplina determinada, ya sea esta una establecida o una de carácter emergente y transdisciplinario.”

Willard McCarty

 

En poco tiempo, la tecnología digital ha cambiado nuestro mundo. La forma en que leemos, escribimos, aprendemos, nos comunicamos y jugamos ha cambiado radicalmente debido a la llegada de las tecnologías digitales en red. Estos cambios también están siendo abordados por investigadores  de humanidades, que a menudo trabajan en colaboración con científicos, bibliotecarios y estadísticos.  El indiscutible impacto social de este fenómeno ha modificado significativamente las ciencias sociales y las humanidades, las cuales viven un tiempo de redefinición, cuestionamiento y puesta en valor en un contexto social cada vez más hiperconectado.

El término “humanidades digitales” puede referirse a la investigación e instrucción sobre el uso de las tecnologías de la información o de la informática en la investigación y enseñanza de las Humanidades. La aplicación de las tecnologías de nuevas maneras, con nuevas herramientas y metodologías en Humanidades abre nuevas vías en la investigación y producción académica en esta área. Según Johanna Drucker de la Universidad de UCLA, las humanidades digitales son “trabajo en la intersección de las disciplinas de tecnología digital y humanidades”. El grupo de trabajo de de EDUCASE LEARNING INITIATIVE sobre Humanidades digitales, las considera como “la aplicación y/o desarrollo de herramientas y recursos digitales que permitan a los investigadores abordar preguntas y realizar nuevos tipos de análisis en las disciplinas de humanidades”. Para NEH Office of Digital Humanities las DH “exploran cómo aprovechar las nuevas tecnologías para la investigación en humanidades, así como el estudio de la cultura digital desde una perspectiva humanista”.

Las humanidades digitales aplican la capacidad computacional a las cuestiones humanísticas, ofreciendo nuevas vías para que los científicos de las humanidades realicen investigaciones, creen y publiquen sus trabajos. Las humanidades digitales también ofrecen nuevos y prometedores canales para los estudiantes y continuarán influyendo en la forma en que pensamos y aplicamos la tecnología en humanidades con una mejora en metodologías y herramientas para la investigación digital. En este contexto la biblioteca proporciona acceso a herramientas informáticas robustas y formación relacionada en metodología digital.

Aunque las humanidades digitales a menudo involucran a profesionales y datos de las humanidades, también se extienden a campos como estudios sociales e informativos, estudios de medios de comunicación, comunicaciones, arte/arquitectura e informática.

Las Humanidades Digitales incluyen la aplicación de la tecnología digital para crear textos, o generar conjuntos de datos; limpiar, organizar y etiquetar esos conjuntos de datos; aplicar metodologías informáticas para analizarlos; y hacer afirmaciones y crear visualizaciones que expliquen los nuevos hallazgos de esos análisis. Además las Humanidades Digitales también pueden enriquecer la pedagogía, por ejemplo, aprendiendo cómo se organizan compilan y organizan los datos en un entorno digital, cómo se realiza/reproduce su análisis, y cómo visualizan esos datos.

Las humanidades digitales implican el trabajo de equipos de investigación en espacios o centros de colaboración. Los miembros del equipo podrían incluir a investigadores y profesores de múltiples disciplinas, bibliotecarios, científicos de datos y expertos en preservación, tecnólogos con experiencia en métodos críticos de computación e informática y estudiantes universitarios. Esto permite a los investigadores analizar nuevas cuestiones sobre la experiencia humana a una escala y alcance sin precedentes, fomentando una investigación altamente interdisciplinaria, involucrando a equipos de disciplinas que tradicionalmente no han interactuado con estudiosos de las humanidades, aportando visibilidad a la forma en que los humanistas piensan y trabajan.

De este modo, la aplicación de las tecnologías, las herramientas y metodologías de las humanidades digitales abren nuevas vías de investigación y producción académica. Aunque hacer bien las Humanidades Digitales requiere el acceso a la experiencia en metodologías y herramientas como Sistemas de Información Geográfica (SIG), programación y visualización de datos que pueden ser costosos que requiere de una importante inversión en infraestructura institucional (recursos informáticos, almacenamiento, equipo, programas informáticos y conocimientos técnicos). Y por otra parte está la resistencia al aprendizaje de nuevas tecnologías por parte de los investigadores, al igual que la propensión de muchos humanistas a trabajar en equipo.

Ver Completo

 

 

The Venice Scholar Index: un sistema de extracción automática de referencias bibliográficas encontradas en un gran número de libros y revistas digitalizados

venice-scholar-index

 

El el proyecto Linked Books Project ha desarrollado un sistema de extracción automática de referencias bibliográficas encontradas en un gran número de libros y revistas digitalizados, Configurando así el índice de citas Venice Scholar Index de la literatura sobre la historia de Venecia, que indiza cerca de 3.000 volúmenes de estudios desde mediados del siglo XIX hasta 2013, de los que se han extraído unos 4 millones de referencias bibliográficas. Pero que puede ser utilizado en cualquier otro área de conocimiento.

 

Venice Scholar Index es el primer prototipo resultante del Linked Books Project, un proyecto liderado por Giovanni Colavizza y Matteo Romanello del Laboratorio de Humanidades Digitales de la EPFL (École Polytechnique Fédérale de Lausanne), con socios en Venecia, Milán y Roma.

El proyecto explora la historia de Venecia a través de referencias a la literatura científica, así como a documentos de archivo encontrados en publicaciones. Para lograr este objetivo, el proyecto ha desarrollado un sistema de extracción automática de referencias bibliográficas encontradas en un gran número de libros y revistas digitalizados, que se ha aplicado posteriormente a las publicaciones sobre la historia de Venecia, su principal caso de uso, pero que pueden ser utilizadas para cualquier otro área de las Humanidades.

The Linked Books Project está específicamente interesado en analizar la interacción entre las citas de documentos primarios (por ejemplo, de archivo) y las de fuentes secundarias (literatura académica), y los perfiles de citas de publicaciones a través del tiempo. Con este fin, desarrolló el Venice Scholar Index, una rica interfaz de búsqueda para navegar a través de la red de citas resultante, con el objetivo final de interconectar los archivos digitales y las bibliotecas digitales.

Los datos de citas en los que se basa Venice Scholar Index, se han modelado utilizando el Modelo de Datos de OpenCitations y utilizarán OpenCitations Corpus como plataforma de publicación.