Archivo de la etiqueta: Revistas científicas

¿Cómo solicitar la inclusión de una revista científica en Scopus?

content

Pre-evaluación para presentarse a Scopus

https://www.readyforscopus.com/es/

Scopus, es la mayor base de datos de resúmenes y citas, para recibir un informe de pre-evaluación gratuito sobre la revista que gestionas debes completar el formulario y responder a las preguntas.

La pre-evaluación de la revista es una comprobación preliminar de los criterios técnicos y administrativos para aumentar las posibilidades de que la revista sea incluida en Scopus, y también para evitar un período de embargo por razones que puedan ser fácilmente identificadas.

El informe de pre-evaluación positiva no garantiza una decisión positiva sobre la inclusión del título en Scopus. La pre-evaluación tampoco será responsable por el resultado final de la evaluación completa de la revista, tal como lo establece el Consejo Asesor y de Selección de Contenido (CSAB, por sus siglas en inglés) independiente.

Efectos potenciales de Sci-Hub sobre la publicación académica

e043c5371a58a77365034ef31fc85fc4

Potential Effects of Sci-Hub on Academic Publishing. ZME Science June 24th, 2016 at 10:33 pm by Joshua Pearce

Texto completo

La industria editorial académica está experimentando un cambio radical. El modelo estándar con el que la mayoría de los investigadores están familiarizados se representa en la Fig. 1. Los científicos escriben artículos y los envían libremente a un puñado de editoriales establecidas, que luego se encargan de que otros científicos revisen el trabajo por pares. Si el trabajo es bueno, entonces publicado, pero sólo es accesible para los suscriptores a esas revistas. La mayoría de las grandes universidades tienen bibliotecas que pagan las suscripciones a los editores para que los científicos puedan leer el trabajo de los demás. La ciencia avanza y este modelo funcionó razonablemente bien durante más de 100 años.

 

1-953x1024

Fig. 1. Modelo tradicional de publicación académica

 

Pero, el modelo estándar tiene algunos problemas, que se han hecho más evidentes con la creación de Internet. En primer lugar, es intuitivamente obvio que el progreso de la ciencia se sirve mejor si todos tienen acceso a la literatura académica. Sin embargo, algunas bibliotecas no pueden permitirse tener todas las suscripciones. La falta de acceso a la literatura era (y sigue siendo) un problema particular en el mundo en desarrollo, donde la investigación está crónicamente subfinanciada. El mismo problema es común a la mayoría de las universidades, excepto en las más ricas.

Los científicos resolvían en parte este problema enviándose rutinariamente solicitudes de preprints. Esto era pintoresco y los profesores mayores seguro que lo recuerdan con cariño, pero era claramente ineficiente. Este procedimiento fue acelerado por Internet a través de solicitudes de preprints mediante correo electrónico y, más recientemente, por el hashtag #icanhazpdf en el sitio web anónimo de Twitter, Reddit/r/scholar,, y una vibrante comunidad académica que compartía documentos de pago en las redes peer-to-peer.

La contracción del mercado editorial académico en un puñado de poderosos editores con una mentalidad corporativa creciente que exigía mayores beneficios elevó los precios de las suscripciones a las revistas, lo que provocó que más bibliotecas las perdieran (por ejemplo, incluso se cuestionó a Harvard). Esto perjudicó a la ciencia, ya que engrosó las filas de los investigadores intelectualmente privados de derechos y la avalancha de solicitudes de preprints se convirtió en algo irritante. Al mismo tiempo, dos desarrollos tecnológicos desafiaron a algunos de los editores de valor que se veían añadidos al trabajo académico. En primer lugar, la autoedición y el software libre de composición tipográfica (por ejemplo, Libre Office o LaTeX) permitieron a los científicos crear sus propios diseños y archivos pdf de aspecto profesional. En segundo lugar, la proliferación de servidores de Internet de código abierto baratos basados en Linux hizo posible publicar estos pdfs en Internet a un coste marginal esencialmente nulo.

 

2-962x1024

Figura 2. Modelo de publicación de pago por acceso. Crédito: Joshua Pearce

 

La frustración con el modelo estándar y estos desarrollos tecnológicos dieron lugar a un movimiento de acceso abierto. Actualmente hay muchos editores de acceso abierto, que tienden a seguir un modelo de pago por publicar, como se muestra en la Fig. 2.

Los académicos escriben artículos y los envían a los editores junto con una tarifa de procesamiento de artículos que generalmente oscila entre 500 y 2.500 dólares por artículo. Al igual que con el modelo anterior, otros académicos voluntarios revisan los documentos, sin embargo, si son aceptados, se publican libremente para que todos puedan leerlos en Internet.

Como el costo inicial de la publicación digital es minúsculo, muchas de las nuevas editoriales de acceso abierto, junto con más de diez mil revistas de acceso abierto, han proliferado a menudo sin pagar derechos de publicación. Además, todos los principales editores ofrecen ahora modelos mixtos (por ejemplo, los investigadores pueden optar por hacer que su trabajo sea de libre acceso a cambio de una cuota o publicar gratuitamente bajo el modelo estándar).

Al mismo tiempo, los científicos han comenzado a publicar de forma agresiva preprints libremente en Internet. En algunos casos esto es exigido por los financiadores científicos (por ejemplo, los NIH), en otros casos los académicos simplemente han perseguido más citas en sitios como ResearchGate o Academia.edu. Además, todas las disciplinas académicas, como la comunidad física, han adoptado el intercambio de preprints de acceso abierto (por ejemplo, en arXiv o en sus propios repositorios institucionales).

Muchos académicos no tienen los fondos para pagar altas tarifas de procesamiento de artículos o se han sentido frustrados por la falta de apertura en la literatura científica. Para estos académicos, ahora hay disponible un tercer modelo encarnado por Sci-Hub.

Sci-Hub automatiza el proceso de solicitudes del pasado. Los académicos pueden publicar en cualquier revista utilizando el modelo 1 y luego para obtener acceso abierto a cualquier trabajo científico simplemente ir a la página web de Sci-Hub, escribir el nombre del artículo que desean, y lo descarga de manera “alegal” gratuitamente.

Sci-Hub hace esto primero buscando en un repositorio público hermano de artículos de investigación científica llamado Libgen. Si el artículo no está allí, Sci-Hub utiliza las credenciales de forma anónima para obtener acceso autorizado a varias colecciones de paywalled. Sci-Hub entonces entrega un pdf del artículo de la revista al solicitante original y deposita una copia en Libgen para usos futuros también (más de 47 millones en el momento de escribir este artículo).

Este tercer modelo nuevo se muestra en la Fig. 3. De la Fig. 3 se desprende claramente que no hay dinero que cambie de manos para que los científicos puedan acceder a los documentos que escriben y, por lo tanto, este modelo representa una grave amenaza comercial para los editores que utilizan cualquiera de los modelos anteriores. Los bibliotecarios universitarios se encuentran atrapados en el medio.

 

3-962x1024

Figura 3. Modelo Sci-Hub. Crédito: Joshua Pearce

 

El modelo 1 es el más amenazado y esto explica por qué Elsevier, el mayor editor científico, demandó a Sci-Hub y tuvo éxito en obtener una orden judicial contra el sitio original de Sci-Hub.

Algunos autores han señalado que esta demanda puede haber sido desacertada ya que publicitó lo que de otra manera era un sitio web relativamente desconocido. Sin embargo, es posible que la demanda sólo haya tenido un efecto en el momento, pero no en sus efectos generales a largo plazo. Poco después de la orden judicial, se creó un nuevo sitio de Sci-Hub (fuera de la jurisdicción legal de los Estados Unidos) para continuar el mismo trabajo.

Parece claro que incluso si los editores se agrupan e invierten enormes recursos económicos y legales para cerrar cada uno de estos sitios piratas, los grupos de libertad en Internet con recursos sustanciales y desconocidos (representados en la Fig. 3 como Anónimos) sólo difundirían más la literatura científica libremente en sitios espejo. Por lo tanto, se puede suponer que es poco probable que el sistema legal actual detenga a Sci-Hub o a sus descendientes.

Por lo tanto, se trata de Sci-Hub y los modelos de publicación de tipo 3 tendrán un efecto sobre los editores académicos que utilicen los otros dos modelos. El efecto más probable será la continua erosión de las bibliotecas institucionales que quieran (o puedan) pagar fondos sustanciales a los editores científicos (por ejemplo, más de un millón de dólares por las suscripciones a Elsevier) para acceder a sus depósitos de literatura científica.

 Suponiendo que los costes de los editores que prestan sus servicios actuales sean aproximadamente fijos, esto dará lugar a un aumento del coste de los repositorios, lo que dará lugar a un circuito de retroalimentación positiva. Este efecto obligará a más bibliotecas a abandonar las suscripciones, por lo que este efecto se denomina a veces “espiral de muerte”. Los editores académicos pueden frenar la espiral de la muerte cobrando menos por el acceso a sus repositorios históricos. Sin embargo, este enfoque tiene consecuencias negativas evidentes, ya que reducirá los márgenes y los beneficios para sus accionistas. Además, aunque las revistas impresas están en circuito de un largo declive, parece claro que el efecto Sci-Hub hará que los fondos disponibles para la compra física sean demasiado bajos para ser sostenibles. Para los académicos más antiguos esto puede evocar terror, pero para los más jóvenes que nunca han accedido a la literatura de ninguna otra manera que no sea a través de una página web o un pdf, esto no será una pérdida notable.

Los editores académicos que actualmente utilizan el segundo modelo de pago por publicar tampoco estarán inmunes a los efectos de Sci-Hub. El principal beneficio de pagar por una publicación de acceso abierto es que existe una evidencia bastante sólida de que el acceso abierto implica tasas de citación más altas. Esto no es demasiado sorprendente, ya que los académicos necesitan ser capaces de poder leer un documento para poder citarlo. Las citas tienen un valor enorme para los académicos, ya que a menudo son importantes para la contratación, la promoción y la permanencia en el cargo. Sin embargo, Sci-Hub esencialmente convierte todas las publicaciones de tipo 1 en publicaciones de acceso abierto sin cargo de procesamiento de artículos. ¿Que valor valor implica pagar por publicar en acceso abierto cuando Sci-Hub lo proporciona gratis?.

Los autores científicos pueden estar dispuestos a pagar por la corrección de textos y otros servicios auxiliares de valor añadido, pero se espera que los investigadores dispuestos a pagar varios miles de dólares por el simple acceso abierto disminuyan. Por lo tanto, también parece probable que haya una presión a la baja sobre los precios en el modelo de pago por publicación. Los efectos serán los mismos que con las editoriales de tipo 1, una carrera hacia el fondo de los costes marginales.

“Sci-Hub debilitará todos los modelos convencionales de negocio editorial” Aunque es probable que se produzcan cambios importantes en la industria editorial académica, no todo está perdido. La revista ideal desde el punto de vista académico es aquella que tiene un alto factor de impacto, una revisión rápida, proporciona un acceso abierto al contenido de forma continua y proporciona servicios auxiliares rápidos y de alta calidad (por ejemplo, composición tipográfica, corrección de textos, traducción, edición de vídeo, etc.).

Las editoriales académicas todavía tienen un activo importante en sus revistas de alto factor de impacto de marca. Los nuevos competidores que siguen cualquier modelo de negocio tienen importantes barreras de entrada que superar para generar una nueva revista de alto factor de impacto.

Los investigadores continuarán queriendo publicar en las revistas de alto factor de impacto por el valor del prestigio. Los investigadores también quieren que sus resultados se publiquen lo más rápidamente posible, especialmente en los campos competitivos de rápida evolución. Es probable que estén dispuestos a pagar por esta velocidad.

Como tal vez un reflejo del futuro, algunas revistas ya están cobrando una tarifa de procesamiento de artículos relativamente baja (del orden de ~100 dólares) por adelantado antes de que un artículo sea enviado para su revisión. Esto parece ser un buen modelo en el clima académico actual para los editores, ya que el coste es pequeño en relación con la mayoría de las ayudas y contratos de investigación. También puede ser posible que los investigadores paguen cada vez más por una revisión más rápida. Esto tiene riesgos obvios, pero asegura parte de los fondos para la industria editorial académica. Además, los editores académicos pueden buscar nuevas fuentes de ingresos, como anuncios y datos.

El sitio academia.edu proporciona algunas ideas sobre cómo podrían funcionar estos modelos. Han demostrado que para un acceso fácil y rápido a la literatura, los académicos están dispuestos a mirar anuncios dirigidos (por ejemplo, anuncios para puestos académicos). Además, como los editores tendrían acceso exclusivo a los datos generados por sus lectores, pueden proporcionar información valiosa a la industria (por ejemplo, sobre qué temas de ingeniería están de moda). En este caso, la información sobre los usuarios se convierte en “producto”, mientras que el producto anterior (documentos) se regala gratuitamente. Al final, la única posibilidad de los editores contra Sci-Hub es regalar artículos gratuitos a través del acceso abierto y pasar a nuevos modelos de negocio.

Incluso con nuevos métodos para mantener los ingresos de los editores académicos, Sci-Hub debilitará todos los modelos convencionales de negocio editorial. Esto presenta el riesgo de que la publicación académica se pierda al hacerla más accesible, lo que, según todo el mundo, sería una pérdida neta para la humanidad. Para proporcionar un respaldo en caso de fracaso de la industria editorial académica masiva, las editoriales sin fines de lucro en los sectores de la educación y el gobierno podrían llenar el vacío.

Las universidades ya tienen a su cargo el trabajo más cualificado para la publicación de revistas académicas: la redacción y la revisión por pares de los artículos. Como se señaló anteriormente, los recientes avances en el software de código abierto hacen que la configuración tipográfica, la publicación digital y los repositorios de Internet sean relativamente baratos y fáciles de configurar y mantener.

Muchas universidades ya mantienen algún tipo de repositorio de acceso abierto para la publicación de tesis de posgrado, expandiéndolo a la publicación de revistas de pleno derecho con el software Open Journal System (OJS) de  Public Knowledge Project, que ya mantiene más de 8.000 revistas. Además, las universidades podrían utilizar sus propias e importantes marcas para dar prestigio a las nuevas revistas. Por ejemplo, el MIT está experimentando con PubPub.

Del mismo modo, los financiadores científicos gubernamentales ya prestan todos los servicios de una editorial académica para permitir la revisión por pares de las solicitudes de subvención y la publicación de los resultados de la investigación financiada con informes. Los financiadores de la ciencia como el DOD, NIH, NSF, DOE, NASA y USDA pueden apoyar a las revistas de acceso abierto revisadas por pares para los científicos que financian en sus subdisciplinas. La División de Física de la Fundación Nacional de Ciencias, por ejemplo, ofrece el NSF Journal of Physics, que podría dividirse por subdivisión/subdisciplina.

Para aprovechar plenamente las eficiencias posibles de este proceso, los financiadores deberán cumplir dos nuevos requisitos. Las solicitudes de subvención podrían empezar a tomar la forma de una introducción y métodos para un artículo de revista y luego, en lugar de informar sería obligatorio para una publicación de subvención en la revista de acceso abierto del gobierno. Los artículos se someterán a la misma revisión por pares que se hace actualmente en cualquier revista convencional. Los editores también provendrían de la comunidad científica y la revista podría ser administrada por los gerentes de proyectos existentes.

Debería ser obvio que si todos los métodos que aquí se ofrecen para que las editoriales académicas se encaminan a mantener sus ingresos reducirán la demanda de Sci-Hub. La publicación gratuita y de acceso abierto a gran escala, ya sea por parte de editores convencionales, universidades o financiadores gubernamentales, eliminará la necesidad de Sci-Hub.

Al final, la literatura científica se pondrá gratuitamente a disposición de todos y la importancia de Sci-Hub y la de su descendiente será irrelevante. Esto supondrá un enorme beneficio neto para la sociedad y acelerará el progreso científico. Para que las editoriales académicas sigan siendo relevantes y eviten el mismo destino que el propio Sci-Hub, deben cambiar rápidamente a nuevos modelos de negocio y continuar innovando para satisfacer las necesidades de los académicos de forma creativa.

 

 

El Tribunal Superior de París ordena a los proveedores de servicios de Internet en Francia bloquear Sci-Hub y LibGen

 

imagen-635x423

Alexandra Elbakyan creadora de SciHub

 

Más sobre Sci-Hub

Sci-Hub y LibGen han sido finalmente bloqueados por el TGI de París a petición de Elsevier y Springer Nature. Bouygues, Free, Orange y SFR deben impedir el acceso a estos sitios durante un año.

 

Los editores consideran que Sci-Hub.tw da acceso a más de 70 millones de artículos científicos (85% de la producción mundial), y que se realizan unas 700.000 descargas diarias. LibGen.io se calcula que da acceso a 25 millones de documentos. Por lo que no es sorprendente que Sci-Hub y LibGen hayan sido blanco de los editores científicos durante años. Dos gigantes del sector, Elsevier (3.800 revistas y 37.000 libros) y Springer Nature (300.000 artículos, 3.000 revistas, 13.000 libros) han demandado y finalmente conseguido el bloqueo en Francia de estos dos sitios, además de varios de sus “mirrors”.

Este sitio Sci-Hub fue creado por Alexandra Elbakyan, llamada la “Robin Hood de la Ciencia”, más que molesta por tener que pagar sumas consideradas desproporcionadas para acceder a artículos científicos. En el portal se pueden encontrar las dos terceras partes de toda la información científica publicada completamente gratis, accesible a través de un motor de búsqueda más que eficiente. hasta tal punto que las descargas desde la web pirata de artículos de revistas Sci-Hub se triplicaron en 2017. Pero las descargas no sólo se están haciendo desde los países cuyos centros de investigación no pueden pagar las suscripciones, también desde países cuyas universidades disponen de suscripción a esas revistas, sobre todo por la facilidad de acceso frente a la a veces compleja usabilidad de los portales de los editores.

Hace unos meses Bahnhof, un proveedor de servicios de Internet de Suecia (ISP)  acudió a los tribunales para resistirse a la orden de bloquear el acceso a Sci-Hub en requerimiento por parte del gigante de la publicación científica Elsevier.  Ahora el Tribunal Superior de París ha ordenado a varios de los mayores proveedores de servicios de Internet (ISP) franceses que bloqueen el acceso a las bibliotecas piratas LibGen y Sci-Hub. En su decisión, el tribunal francés dictaminó que los dos sitios “se declaran claramente plataformas piratas que rechazan el principio de los derechos de autor y pasan por alto los portales de acceso de suscripción de los editores”.

La decisión es un revés para los sitios que han estado bajo una presión creciente, sin embargo, la fundadora de Sci-Hub, Alexandra Elbakyan, cree que los investigadores decididos son lo suficientemente inteligentes como para encontrar una ruta alternativa a su sitio. 

 

Researcher: app para mantenerse informado sobre la literatura académica más reciente en una disciplina

300x0w

 

Researcher

Google Play

iOs

Researcher es una aplicación móvil gratuita de búsqueda de revistas que ayuda a leer todos los días nuevos artículos de revistas relevantes para tu investigación. Es la aplicación móvil más popular utilizada por más de 3 millones de científicos e investigadores para mantenerse al día con la literatura académica más reciente.

Proporciona acceso a 3.000 revistas de las principales editoriales de Química, Física, Biología, Geología, Computación, Ciencias Sociales, Medicina e Ingeniería, tales como  Nature Springer, ACS, Elsevier, Wiley, Taylor y Francis, RSC, IEEE, arXiv, PubMed, PLOS, Cell, Science AAAS y más.

Además permite sincronizarse con el gestor de referencias, simplemente deberás enlazar la cuenta de Mendeley a RESEARCHER y todos sus documentos guardados aparecerán en una carpeta en Mendeley.

¿Cómo escribir con éxito en revistas cientificas internacionales?

d41586-019-00359-8_16430152

Simon Wang & Yongyan. How to write effectively for international journals Use modern tools to manage research literature, analyse published articles and find language teachers to improve manuscripts for publication. Nature, 2019

Ver original

Los investigadores cuyo idioma no es el inglés a menudo tienen dificultades para publicar sus trabajos en revistas internacionales. Un grupo de profesores e investigadores de idiomas de nivel universitario, con experiencia de años que han trabajando con investigadores noveles en diversas disciplinas para ayudarlos a mejorar sus manuscritos para su publicación, ofrecen algunas sugerencias sobre cómo escribir de manera más eficaz para revistas internacionales.

 

Utilizar herramientas modernas

En el núcleo de la escritura académica está la reutilización: nos basamos en las ideas, las palabras y el lenguaje de los demás. Es imposible que los académicos noveles escriban adecuadamente sin antes sentirse cómodos con la reutilización de un cuerpo de literatura de investigación.

La utilidad de herramientas de gestión de la investigación como Zotero, Mendeley y EndNote pueden aportar grandes beneficios. Estas herramientas no solo generan citas y referencias bibliográficas de manera automática en los procesadores de texto, sino que también permiten a los investigadores crear bibliotecas personales de documentos académicos y tomar notas sobre de los resúmenes de los artículos de investigación que se pueden reutilizar en futuros manuscritos. Al utilizar las funciones de Zotero, como colecciones, etiquetas y elementos relacionados, los investigadores también pueden establecer una biblioteca digital de elementos de investigación vinculados.

Aprender de los artículos de investigación en revistas objetivo

Después de construir una biblioteca de literatura de investigación, los investigadores pueden aprender cómo analizar el lenguaje de los artículos publicados en sus revistas objetivo, además de sobre los contenidos.

Será de gran importancia comprender la construcción de los textos: no sólo lo que dicen; si no también sobre cómo lo dicen. Los investigadores deben analizar las “etapas” de los argumentos que otros autores crean a través de estructuras y formatos de oraciones específicas, que pueden reutilizar.

Por ejemplo, la introducción de un artículo generalmente tiene un principio genérico (“Un área de atención creciente es …”); medio (“La mayoría de los estudios anteriores no han abordado directamente el tema de …”); y fin (“Este estudio apunta a …”). Los investigadores no deben copiarlos directamente (eso podría constituir plagio), pero si es importante tener en cuenta los patrones utilizados en los artículos publicados anteriormente y hacer esfuerzos conscientes para reutilizarlos.

 

Usar herramientas electrónicas para mejorar la selección de palabras y la variedad de oraciones.

Acceder a una colección de artículos de investigación en forma electrónica puede ayudar a los investigadores a elegir las palabras correctas y variar las estructuras de las oraciones en sus artículos. Una base de datos en línea llamada Corpus of Contemporary American English, por ejemplo, presenta una subcolección de artículos de investigación (que contiene 112 millones de palabras) con una función de búsqueda en la que los usuarios pueden escribir una palabra individual y descubrir qué palabras se escriben comúnmente alrededor de esa palabra, lo que muestra cómo otros construyen sus oraciones.

La función de búsqueda avanzada de Google Scholar también puede ayudar a los estudiantes a imitar oraciones en revistas específicas.

Por ejemplo, una búsqueda en Google Académico de for “increasing attention” source: Nature”  produce 3,160 oraciones que contienen esta frase en los artículos de Nature, mostrando así una gama de estructuras gramaticales para que los escritores noveles puedan reutilizarlas.

Solicitar comentarios de supervisores y profesores de idiomas.

Finalmente, los estudiantes de investigación deben pedir ayuda a otros supervisores sobre sus manuscritos, para asegurarse de que sus secciones de “Introducción” y “Discusión” sean adecuadas y convincentes para su investigación.

Sin embargo, para muchos investigadores noveles, la principal dificultad no es la precisión gramatical, sino cómo expresar sus ideas de manera clara y coherente. Los escritores pueden beneficiarse más de la discusión cara a cara con profesores de idiomas sobre cómo revisar sus manuscritos que pagar por una supervisión por parte de servicios anonimos de supervisión y edición.

Calidad de revistas científicas. Variables, indicadores y acciones para su diagnóstico

46927499331_1c63295d59_o_d

 

Paz-Enrique, Luis Ernesto and Jalil-Vélez, Nadya Judafeet and García-Salmon, Luis Alberto and Mera-Leones, Rosa Marina and Mawyin Ceballos, Francisco Antonio . Calidad de revistas científicas. Variables, indicadores y acciones para su diagnóstico. Editorial Feijóo, 2018.

Texto completo

El presente texto constituye una referencia de consulta obligatoria para lectores, académicos e investigadores que trabajan en el campo de la publicación o están relacionados con publicaciones seriadas y científicas. El lector podrá encontrar contenidos como la bibliometría y el método bibliométrico, obsolescencia bibliográfica, endogamia editorial, estudios de vigilancia científica y otros aspectos que determinan la calidad de las revistas científicas. El texto presenta estudios sobre dos revistas científicas universitarias cubanas: Centro Azúcar y Centro Agrícola como una forma de validar los aspectos relativos alrededor de variables e indicadores que determinan la calidad de las revistas científicas. El lector especializado podrá encontrar las claves para poder ubicar, visualizar y obtener un impacto potencial en proyectos de mejora de publicaciones seriadas y publicaciones científicas. El texto es una necesidad para editores y equipos editoriales que deseen posicionar sus publicaciones en bases de datos de alto impacto a nivel internacional.

 

Patrones y prácticas en la adquisición de libros impresos y electrónicos en las bibliotecas universitarias

 

cleveland-public-library-now-offers-hot-spotse5d27c78fcc661ab9afdff0000724a5f

Daniel, Katherine, et al. “Library Acquisition Patterns“. Ithaka S+R. Ithaka S+R. 29 January 2019. Web. 29 January 2019. https://doi.org/10.18665/sr.310937

Texto completo

El estudio “Library Acquisition Patterns (LAP)” se llevó a cabo con el apoyo de la Fundación Andrew W. Mellon con el objetivo de examinar las tendencias en la compra de libros en las bibliotecas universitarias de los Estados Unidos. El proyecto utiliza los datos suministrados por las bibliotecas que registran sus adquisiciones en el sistema integrado de bibliotecas de Ex Libris, Alma, o en los WorldShare Management Services (WMS) de OCLC.

 

La muestra de artículos de adquisición se limita a libros impresos y electrónicos adquiridos título a título, dentro de un rango de precios específico. Esto contrasta con los materiales de información adquiridos mediante suscripción y/o agrupados dentro de un paquete, que también son modelos de adquisición importantes para adquirir contenido de libros en muchas bibliotecas universitarias.

Los resultados de este informe constan de dos áreas distintas:

1) Análisis de las adquisiciones de libros en la biblioteca dentro de la muestra especificada para el año fiscal 2017 en 124 instituciones académicas de EE.UU.,

2) Análisis de las tendencias de adquisición de libros impresos y electrónicos dentro de la muestra especificada, la presencia de la edición académica en estas bibliotecas y los principales proveedores de libros en 51 universidades de EE.UU. entre los años fiscales 2014 a 2017. Aunque estas muestras no son representativas, ofrecen una visión amplia de los patrones y prácticas de adquisición de las bibliotecas universitarias de Estados Unidos.

Las principales conclusiones del análisis de las adquisiciones de 2017 son las siguientes:

  • De promedio, las bibliotecas en este estudio gastaron 3.61 millones de dólares en 2017 y adquirieron 4.750 libros impresos y 345 libros electrónicos, seleccionados título a título.
  • Los gastos en recursos electrónicos representaron las tres cuartas partes de los gastos totales invertidos en materiales, aunque sólo una quinta parte se destina a gastos en materiales monográficos.
  • Las publicaciones en serie y otros recursos continuos, que entran dentro de los gastos en recursos continuos, representan más del 60% de los gastos totales en materiales; los libros constituyen el 24,5% de los gastos en materiales.
  • Las bibliotecas gastaron el 42,6 % de sus presupuestos en libros impresos en títulos de Humanidades, y el 49% de los libros adquiridos por las bibliotecas eran las Humanidades.
  • Los títulos de ciencias sociales representaron el 32% de los gastos totales en libros electrónicos y del número de libros electrónicos adquiridos, lo que convierte a este campo en el más importante en la adquisición de libros electrónicos.
  • Las editoriales universitarias representaron el 23,6 %  del mercado de libros impresos y el 18,5 % del mercado de libros electrónicos. Oxford y Cambridge constituyeron,- como era de esperar-, la mayor parte del mercado de la edición universitaria.
  • GOBI Library Solutions es el proveedor dominante de libros impresos y electrónicos. Amazon es el segundo mayor vendedor de libros impresos a bibliotecas universitarias, pero con un amplio margen de diferencia, y no tiene una presencia significativa en el mercado de libros electrónicos.
  • La mayoría de las adquisiciones de libros de edición universitaria se realizan a través de GOBI y Amazon.

 

Las principales conclusiones para el análisis de tendencias en adquisición entre 2014 y 2017 son las siguientes

  • Los gastos en material de la biblioteca aumentaron en términos reales, con más del 70% de los gastos destinados a los recursos seriados y entre el 16 y el 21% a los recursos monográficos.
  • Los gastos realizados para libros impresos obtenidos título a título, disminuyeron año tras año, mientras que los gastos en libros electrónicos duplicados experimentaron un aumento neto; sin embargo, los gastos en libros electrónicos no aumentaron lo suficiente como para compensar la caída en el gasto en libros impresos.
  • El coste medio de un libro electrónico aumentó un 35% entre 2014 y 2017, mientras que el coste de los libros impresos se mantuvo estable.
  • Los gastos en libros impresos en cada campo disciplinario disminuyeron a nivel general, con una menor caída en Humanidades y una mayor en los en los libros de Ciencias (STEM)
  • Las Ciencias Sociales representaron los mayores gastos de entre todas las disciplinas en libros electrónicos, aumentando el gasto en libros electrónicos en Ciencias Sociales y las Humanidades a nivel general.
  • Todos los tipos de instituciones que otorgan títulos de grado experimentaron una disminución en sus gastos promedio en libros impresos, pero aumentó su gasto en libros electrónicos. Sólo las instituciones que otorgan títulos de maestría vieron una disminución en los gastos de libros electrónicos.
  • Los gastos no recurrentes en libros impresos de edición universitaria se redujeron en un 17,7% entre 2014 y 2017. Sin embargo, la proporción de títulos de edición institucional que se adquirieron en comparación con los títulos de edición comerciales se ha mantenido relativamente estables, ya que los primeros representan aproximadamente el 20 % de los gastos en libros impresos.
  • Si bien los gastos en libros electrónicos de edición universitaria experimentaron grandes fluctuaciones de un año a otro, en realidad no hubo un cambio neto en los gastos.
  • GOBI y Amazon fueron los principales proveedores de libros impresos, pero las bibliotecas adquirieron libros impresos de una amplia variedad de proveedores especializados para satisfacer las necesidades de sus colecciones. GOBI fue el principal proveedor de libros electrónicos.