Archivo de la etiqueta: Bibliometría

Teorías de la Informetría y la Comunicación Académica

Sugimoto, C. (Ed.). Theories of Informetrics and Scholarly Communication. De Gruyter, 2016.

Texto completo

La cienciometría se ha convertido en un elemento esencial en la práctica y la evaluación de la ciencia y la investigación, incluyendo tanto la evaluación de los individuos como los ejercicios de evaluación nacional. Sin embargo, los investigadores y profesionales de este campo han carecido de teorías claras que guíen su trabajo. Ya en 1981, el entonces estudiante de doctorado Blaise Cronin publicó “The need for a theory of citing” (La necesidad de una teoría de la citación), una llamada de atención a la incipiente comunidad cienciométrica para que elaborara teorías fundamentales en las que pudiera basarse el trabajo del campo. Más de tres décadas después, ha llegado el momento de volver a preguntar al sector cómo ha respondido a esta llamada. Este libro recopila las teorías fundamentales que guían la investigación en informetría y comunicación académica. Se trata de una compilación muy necesaria realizada por los principales especialistas en la materia que reúne las teorías que guían nuestra comprensión de la autoría, las citas y el impacto.

Breve introducción a la bibliometría

Ardanuy, Jordi. Breve introducción a la bibliometría. Barcelona: Universitat de Barcelona, 2012

Texto completo

La ciencia es una actividad intelectual que tiene por finalidad dar respuesta a preguntas y desde una perspectiva más práctica, la resolución de problemas. Como consecuencia, el grado de desarrollo científico se manifiesta en la profundidad de las preguntas o problemas con los que enfrente. La manera sistemática de dar respuesta satisfactoria a los problemas planteados es la investigación que, por tanto, resulta inextricablemente ligada a toda actividad científica, y cuyos resultados posibilitan el crecimiento del caudal de conocimiento científico.

Métricas para la evaluación de la innovación

Puede ser una imagen de texto que dice "å OCTI Boletín OCTI No. 10 marzo-abril 2021 Métricas para la evaluación de la innovación ച01 bility"

Métricas para la evaluación de la innovación. Boletín OCTI | No. 10 / marzo-abril, 2021

Texto completo

CONTENIDO

Importancia de las métricas para la evaluación de la innovación 4
Instrumentos de referencia para la generación de métricas de evaluación de la innovación 8
Principales indicadores para la evaluación de la innovación 12

Interpretación de los datos bibliométricos

Szomszor, M., Adams, J., Fry, R., Gebert, C., Pendlebury, D. A., Potter, R. W. K., & Rogers, G. (2021). Interpreting Bibliometric Data. Frontiers in Research Metrics and Analytics, 5, 30. https://doi.org/10.3389/frma.2020.628703

Muchos análisis académicos sobre buenas prácticas en el uso de datos bibliométricos abordan únicamente aspectos técnicos y no tienen en cuenta ni aprecian las necesidades, expectativas y prácticas reales de los usuarios. Los indicadores bibliométricos rara vez son la única prueba que se presenta ante cualquier grupo de usuarios. En el estado actual de los conocimientos, es más importante considerar cómo la evaluación cuantitativa puede hacerse sencilla, transparente y fácilmente comprensible que centrarse indebidamente en la precisión, la exactitud o las nociones académicas de pureza. Discutimos cómo la interpretación del “rendimiento” de una presentación que utiliza una bibliometría precisa pero resumida puede cambiar cuando se aplica la deconstrucción y visualización iterativa del mismo conjunto de datos. Desde el punto de vista de un gestor de investigación con recursos limitados, las decisiones de inversión pueden torcerse fácilmente a nivel gubernamental, de programa de financiación y de institución. Al explorar muestras de datos reales seleccionadas, también mostramos cómo la composición específica de cada conjunto de datos puede influir en los resultados interpretativos.

Estadística descriptiva y probabilidad para las ciencias de la información con el uso del SPSS.

Matos Uribe, Fausto Francisco and Contreras Contreras, Fortunato and Olaya Guerrero, Julio Cesar . Estadística descriptiva y probabilidad para las ciencias de la información con el uso del SPSS., [Book] Lima, Perú: Asociación de Bibliotecólogos del Perú, 2020. ISBN: 978-612-48342-0-2

Texto completo

El presente libro es el producto de los apuntes de clases dictado en diversas instituciones de educación superior a lo largo de varios años, teniendo como pre-requisitos el curso de matemática básica. El objetivo de esta obra es presentar métodos y procedimientos para el análisis de datos cuando estos por su naturaleza presentan incertidumbre en la toma de decisión.

El libro consta de 10 capítulos, acompañados de ejercicios resueltos y propuestos con la aplicación del SPSS. Esperamos que el presente texto de consulta sirva de guía al estudiante o investigador, para comprender los métodos que usa esta disciplina para analizar datos.

Google Scholar, Microsoft Academic, Scopus, Dimensions, Web of Science y COCI de OpenCitations: una comparación multidisciplinaria de cobertura a través de citas.

.

Martín-Martín, A., Thelwall, M., Orduna-Malea, E. et al. Google Scholar, Microsoft Academic, Scopus, Dimensions, Web of Science y COCI de OpenCitations: una comparación multidisciplinaria de cobertura a través de citas. Cienciometría (2020). https://doi.org/10.1007/s11192-020-03690-4

.

Recientemente, han estado disponibles nuevas fuentes de datos de citas, como Microsoft Academic, Dimensions y OpenCitations Index of CrossRef open DOI-to-DOI citations (COCI). Aunque se han comparado con Web of Science Core Collection (WoS), Scopus o Google Scholar, no hay evidencia sistemática de sus diferencias entre las categorías de materias. En respuesta, este artículo investiga 3.073.351 citas encontradas por estas seis fuentes de datos en 2.515 documentos en inglés altamente citados publicados en 2006 de 252 categorías de temas, ampliando y actualizando el estudio anterior más grande. 

Google Scholar encontró el 88% de todas las citas, muchas de las cuales no fueron encontradas por las otras fuentes, y casi todas las citas encontradas por las fuentes restantes (89-94%). Un patrón similar se mantuvo en la mayoría de las categorías temáticas. Microsoft Academic es el segundo más grande en general (60% de todas las citas), incluido el 82% de las citas de Scopus y el 86% de las citas de WoS. 

En la mayoría de las categorías, Microsoft Academic encontró más citas que Scopus y WoS (182 y 223 categorías de materias, respectivamente), pero tuvo brechas de cobertura en algunas áreas, como Física y algunas categorías de Humanidades. 

Después de Scopus, Dimensions ocupa el cuarto lugar más grande (54% de todas las citas), incluido el 84% de las citas de Scopus y el 88% de las citas de WoS. Encontró más citas que Scopus en 36 categorías, más que WoS en 185, y muestra algunas brechas de cobertura, especialmente en Humanidades. 

Después de WoS, COCI es el más pequeño, con el 28% de todas las citas. Google Scholar sigue siendo la fuente más completa. En muchas categorías de materias, Microsoft Academic y Dimensions son buenas alternativas a Scopus y WoS en términos de cobertura.

ResearchGate versus Google Scholar: ¿Cuál encuentra más citas tempranas?

Thelwall, M., & Kousha, K. (2017). ResearchGate versus Google Scholar: Which finds more early citations? Scientometrics112(2), 1125–1131. https://doi.org/10.1007/s11192-017-2400-4

Texto completo

ResearchGate ha lanzado su propio índice de citas extrayendo citas de los documentos cargados en el sitio y reportando los recuentos de citas en las páginas de perfil de los artículos. Dado que los autores pueden cargar preprints en ResearchGate, puede usarlas para proporcionar evidencia de impacto temprana para nuevos artículos. 

Este artículo evalúa si el número de citas encontradas para artículos recientes es comparable a otros índices de citas utilizando 2675 artículos de bibliotecas y ciencias de la información publicados recientemente. 

Los resultados muestran que en marzo de 2017, ResearchGate encontró menos citas que Google Scholar, pero más que Web of Science y Scopus. Esto fue válido para el conjunto de datos en general y para las seis revistas más importantes que contiene. ResearchGate se correlacionó más fuertemente con las citas de Google Scholar, lo que sugiere que ResearchGate no está aprovechando predominantemente una fuente de datos fundamentalmente diferente a la de Google Scholar. No obstante, el intercambio de preimpresiones en ResearchGate es lo suficientemente importante como para que los autores lo tomen en serio.

¿Los nuevos temas de investigación atraen más citas? Una comparación entre 25 categorías temáticas de Scopus

E

Mike Thelwall, Pardeep Sud. Do New Research Issues Attract More Citations? A Comparison Between 25 Scopus Subject Categories. Journal of the Association for Information Science and Technology
DOI: 10.1002/asi.24401

Texto completo

Encontrar nuevas formas de ayudar a los investigadores y gestores a comprender los campos académicos es una tarea importante para los científicos de la información. Dada la importancia de la investigación interdisciplinaria, es esencial ser consciente de las diferencias disciplinarias en aspectos de la erudición, como la importancia de los cambios recientes en un campo del conocimiento. 

Este documento identifica cambios potenciales en 25 categorías de temas mediante una comparación de términos de palabras en títulos de artículos, palabras clave y resúmenes en 1 año en comparación con los 4 años anteriores. 

La influencia académica de los nuevos temas de investigación se evalúa indirectamente con un análisis de citas de artículos que coinciden con cada término de tendencia. Si bien las palabras relacionadas con el tema dominan los términos principales, el estilo, el enfoque y los cambios de idioma también son evidentes. 

Así, como se refleja en Scopus, los campos evolucionan a lo largo de múltiples dimensiones. Además, mientras que los artículos que explotan nuevos temas suelen ser más citados en algunos campos, como la Química Orgánica, normalmente se citan menos en otros, incluida la Historia. Las posibles causas de los nuevos problemas que se citan menos incluyen factores temporales impulsados ​​desde el exterior, como brotes de enfermedades, y decisiones temporales impulsadas internamente, como un énfasis deliberado en un solo tema (por ejemplo, a través de un número especial de una revista)

El porcentaje de artículos sobre coronavirus en acceso abierto se incrementó un 90%

 

redes-de-produccion-cientifica-por-paises

 

Belli, S., Mugnaini, R., Baltà, J. et al. “Coronavirus mapping in scientific publications: When science advances rapidly and collectively, is access to this knowledge open to society?” Scientometrics (2020). DOI: 10.1007/s11192-020-03590-7.

Texto completo

 

La pandemia de COVID-19 está creando una emergencia sanitaria mundial. El mapeo de esta emergencia de salud en publicaciones científicas exige múltiples enfoques para obtener una imagen lo más completa posible. Para avanzar en el conocimiento de esta pandemia y controlar sus efectos, las colaboraciones internacionales entre investigadores son esenciales, así como tener acceso abierto e inmediato a publicaciones científicas, lo que llamamos “cooperación”. 

Los objetivos principales fueron identificar los países más productivos en publicaciones de coronavirus, analizar la colaboración científica internacional sobre este tema y estudiar la proporción y tipología de accesibilidad abierta a estas publicaciones. Para ello,  se analizaro  18.875 artículos indexados en Web of Science. Se llevó a cabo un análisis estadístico descriptivo para explorar el desempeño de los países y organizaciones más prolíficas, presentando atención a los últimos 2 años. Los registros se analizaron por separado a través del software VOSviewer, dibujando una red de enlaces entre países y organizaciones para identificar los países y organizaciones destacados, y los enlaces más fuertes de la red.

Se exploró la capacidad de los investigadores para generar conocimiento científico sobre una emergencia de crisis de salud, y su capacidad global para colaborar entre ellos en una emergencia global. Considerando que la ciencia se está moviendo rápidamente para encontrar soluciones a los problemas internacionales de salud, pero el acceso a este conocimiento por parte de la sociedad no es tan rápido debido a varias limitaciones (políticas de acceso abierto, intereses corporativos, etc.).

Se observó que los documentos de China en los últimos 3 meses (de enero de 2020 a marzo de 2020) tienen un fuerte impacto en comparación con los artículos publicados en años anteriores. Estados Unidos y China son los principales productores de los documentos de la muestra, seguidos por todos los países europeos, especialmente el Reino Unido, Alemania, los Países Bajos y Francia. Al mismo tiempo, debe destacarse el papel de liderazgo de Arabia Saudita, Canadá o Corea del Sur, con un número significativo de documentos presentados pero dinámicas muy diferentes de colaboración internacional. La proporción de colaboración internacional está creciendo en todos los países en 2019-2020, lo que contrasta con la situación de las últimas dos décadas. Las organizaciones que proporcionan la mayor cantidad de documentos a la muestra son en su mayoría chinas.

El porcentaje de artículos de acceso abierto sobre coronavirus para el período 2001–2020 es del 59,2%, pero si nos centramos en 2020, las cifras aumentarán hasta el 91,4%, debido al compromiso de los editores comerciales con la emergencia (han proporcionado acceso gratuito a sus contenido).  Por otro lado, es necesario señalar que el fenómeno pandémico ha dado paso al tipo de acceso basado en la ruta Bronce, es decir, sin acceso abierto perenne garantizado, y dependiendo de la buena voluntad de los editores comerciales. Estas son cifras muy relevantes, nunca antes logradas. Los editores comerciales suponen implícitamente que el acceso abierto garantiza mejores resultados y efectividad. Es importante que esta práctica continúe después de la pandemia de COVID-19 y que se pueda extender a todos los temas. El Plan S puede ser una buena estrategia y puede ser seguida por un mayor número de agencias de financiación.

¿Hasta qué punto algunas revistas negocian el factor de impacto?

 

d20190620-jcr-2018-incites-multidisciplinary-sciences-clarivate-analytics-684x500-1

 

Björn Brembs. Just How Widespread Are Impact Factor Negotiations?. Björn Brembs, 2016

Ver original

 

Durante la última década o dos, ha habido múltiples informes sobre sospechas de cómo determinados editores negociaban los factores de impacto de sus publicaciones con el “Instituto de Información Científica” (ISI), tanto antes como después de que Thomson Reuters lo comprara. Esto es se hace  a través de  negociar que cantidad de artículos son citables en el denominador para de ese modo incrementar el factor de impacto de la revista.

Los primeros en señalar que esto puede estar sucediendo en al menos cientos de revistas fueron Moed y van Leeuven ya en 1995 (y con más datos nuevamente en 1996 ). Uno de lamos primeros en mostrar cómo una sola revista logró esta hazaña fue Baylis et al.. en 1999 con su ejemplo de la revista FASEB logrando convencer al ISI de que elimine sus resúmenes de conferencia del denominador, lo que llevó a un salto en su factor de impacto de 0.24 en 1988 al 18.3 en 1989. Otro caso bien documentado es el de Current Biology cuyo el factor de impacto aumentó en un 40% después de la adquisición por parte de Elsevier en 2001. El primer caso hasta ahora revelado abiertamente sobre tales negociaciones fue el editorial de PLoS Medicinesobre sobre sus negociaciones con Thomson Reuters en 2006, donde el rango de negociación abarcó 2-11 (se conformaron con 8.4). Obviamente, tal evidencia directa de negociaciones es extremadamente rara y, por lo general, los editores se apresuran a señalar que nunca estarían ‘negociando’ con Thomson Reuters, simplemente les pedirían que ‘corrijan’ o ‘ajusten’ los factores de impacto de sus revistas para hacerlos más precisos. Dado que Moed y van Leeuwen ya descubrieron que la mayoría de esas correcciones parecían aumentar el factor de impacto, parece que estas correcciones solo tienen lugar si un editor considera que su FI es demasiado bajo y solo muy raramente si el FI puede parecer demasiado alto (y quién los culparía?) Además de los datos antiguos de Moed y van Leeuwen, tenemos muy pocos datos sobre cuán extendida está realmente esta práctica.

Un análisis recientede 22 revistas de biología celular ahora proporciona datos adicionales en línea con la sospecha inicial de Moed y van Leeuwen de que los editores pueden aprovechar la posibilidad de tales ‘correcciones’ de manera bastante generalizada. Si ocurrió algún error al azar y se corrigió de manera imparcial, entonces un análisis independiente de los datos de citas disponibles debería mostrar que dichos factores de impacto calculados independientemente se correlacionan con el factor de impacto publicado con errores positivos y negativos. Sin embargo, si las correcciones solo ocurren en la dirección que aumenta el factor de impacto de la revista corregida, entonces los factores de impacto publicados deberían ser más altos que los calculados independientemente. La razón de tal sesgo se debe encontrar en la falta del total de números de artículos en el denominador del factor de impacto publicado. Sin embargo, estos artículos “faltantes” se pueden encontrar, ya que se han publicado, simplemente no se cuentan en el denominador. Curiosamente, esto es exactamente lo que Steve Royle encontró en su análisis.

 

if_negotiations-1024x463-1

 

A la izquierda, se ve que cualquier desviación de la correlación perfecta siempre es hacia el factor de impacto mayor y a la derecha se puede apreciar que algunas revistas muestran una gran cantidad de artículos que no se contabilizan para así incrementar el factor de impacto.

Claramente, nada de esto equivale a evidencia inequívoca de que los editores están aumentando sus ‘temas principales’  tanto para citar sus propios artículos, como para recibir citas del exterior, solo para luego decirle a Thomson Reuters que corrija sus registros. Nada de esto es prueba de que los editores negocian habitualmente con el ISI para inflar sus factores de impacto, y mucho menos que los editores intentan habitualmente hacer que la clasificación de sus artículos sea citable o no intencionalmente difícil. Existen numerosas explicaciones alternativas. Sin embargo, personalmente, encuentro que los dos documentos antiguos de Moed y Van Leeuwen y este nuevo análisis, junto con el tema comúnmente reconocido de clasificación de documentos por el ISI, son lo suficientemente sugerentes, pero probablemente soy parcial.