Archivo de la etiqueta: Niños

Consejos para enseñar alfabetización informacional y mediatica en la escuela

js_libraries

13 Tips for Teaching News and Information Literacy. School Library Journal. by Linda Rodgers on July 25, 2017

Linda Rodgers pidió consejo a algunos de los más destacados expertos sobre cómo pueden los educadores enseñar a los estudiantes de primaria y secundaria a ser consumidores críticos de noticias y medios de comunicación. Aqui recogemos algunas de las recomendaciones que le hicieron:

Proporcionar un vocabulario . John Landis, profesor de tecnología y medios en Russell Byers Charter School de Filadelfia. En preescolar hasta el tercer grado, Landis les enseña la diferencia entre ficción y no ficción.Gran parte de la alfabetización mediática existe en un espacio abstracto, por lo que enseño a mis alumnos más jóvenes los términos de la conversación y les doy un enfoque basado en el conocimiento en lugar de impartir valores”, dice “Una vez que los estudiantes son capaces de reconocer que algunos programas en la televisión son ficción y otros no ficción, podemos discutir sobre la calidad de un trabajo y sobre como las noticias representación la realidad”.

Crear un espacio para la discusión. Renee Hobbs, profesora de estudios de comunicación en Harrington School of Communication and Media at the University de Rhode Island aconseja a que“Se debe dedicar tiempo a que los niños expliquen activamente lo que han visto con sus propias palabras” 

Alentar la participación. Brien Jennings, especialista en medios de comunicación en la Escuela Primaria Narragansett (RI), destaca la importancia de alentar a los alumnos a preguntar, incluso a los estudiantes más jóvenes. “En mi experiencia, los estudiantes tienen curiosidad por todas estas cosas, incluso por temas como la propiedad intelectual”, señala. Además, conseguir que los niños creen sus propios trabajos, no importa cuán sencillos sean es la clave. “Es importante que usen sus propios trabajos para ilustrar conceptos. Y nada involucra más a los estudiantes como discutir un tema del trabajo que ellos o sus compañeros han hecho.”

Enséñarles a ser creadores, no sólo consumidores. Para Jennifer Robinson, bibliotecaria en Thompson Middle School en Newport, el gran objetivo es aprender a analizar la información. Pero el aprendizaje será más efectivo cuando los estudiantes escogen la forma en que presentan lo que han aprendido. Para el “Mes de la historia de la mujer”, los estudiantes de sexto grado investigaron quienes habían sido las mujeres más importantes a lo largo de la historia de los Estados Unidos, y luego aprendieron a seleccionar fuentes acreditadas y sintetizar esa información para sus presentaciones. Se les dio la opción de elegir un personaje que ellos qusieran “Se sentían empoderados para salir y contar una historia que significaba algo importante para ellos. Cuando los niños hacen esto, están más comprometidos e interesados. Además, cuando eres el creador, aprendes que eres responsable de la información que estás poniendo allí”, comentó.

Proponer un tema no esperado. Para pensar críticamente sobre cine o historias de ficción Landis trae a sus alumnos películas de Charlie Chaplin o anuncios de revistas de la década de 1980 ya veces de 1930. Es por eso que “Cuando les propones algo nuevo para ellos, les ayuda a expresar lo que están viendo: van a notar cortes, ángulos de cámara y formas de actuar de manera diferente, y de ese modo perciben aspectos de algo que no ven todos los días”, dice Landis.

Utilizar herramientas y trucos. Para ayudar a las discusiones Jennifer Robinson utiliza una herramienta que Hobbs creó y que llamó Media Literacy Smartphone, se trata de un mando a distancia bidireccional que presenta a los estudiantes diversas “aplicaciones” para analizar un texto de los medios de comunicación, y por otro lado muestra “cinco preguntas críticas” de la alfabetización mediática “¿Quién creó este mensaje y cuál es el propósito?, ¿Qué es preciso y creíble?” Las preguntas permiten a los estudiantes reflexionar sobre la intención del creador, la audiencia y  las opciones de diseño, dice Robinson.

Colaborar con el personal de la escuela . “No puedo subrayar lo importante que es contar con los maestros y personal de administración en las tareas de alfabetización mediática, especialmente para los más jóvenes”, señala Jennings. Aunque el objetivo es que el mayor número posible de estudiantes creen sus propias obras. Un ejemplo es el vídeo que crean sus estudiantes. Jennings los ayuda a escoger los libros, pero los maestros les ayudan a investigar, escogen un hecho divertido y a escribir la presentación.

Enseñarles nuevas formas de búsqueda. Cuando se enfrentan con un tema de investigación, lo más previsible es que la mayoría de los estudiantes irán directamente a Google a escribir la pregunta exacta sobre el tema planteado, explica Robinson. Conseguir que encuentren las mejores estrategias de encontrar la información es un desafío, Robinson les guía para enseñarles a platear las mejores maneras para encontrar información pertinente, desde escoger las palabras clave para ceñirse al objetivo de la búsqueda o poder encontrar exactamente aquello que el maestro quiere que ellos sepan. Entonces buscan. Finalmente, una vez que obtienen resultados, pueden analizarlos  utilizando las herramientas que les han enseñado.

Temas de actualidad. A la hora de elegir un tema para analizar, las noticias de la TV pueden ser una buena fuente de inspiración, y de ese modo.. “Podríamos ver los sitios de noticias comerciales y compararlos con los sitios gubernamentales o científicos”, explica Jennings.

Aprovechar el momento. Cada vez que aparece un anuncio publicitario intrusivo en una herramienta gratuita en linea mientras se está trabajando con otra cosa, es importante preguntarse por qué ese anuncio está allí, aconseja Landis.“Mis estudiantes de cuarto grado están aprendiendo a retocar fotos y la herramienta que usamos tiene un gran anuncio que ocupa un tercio de la pantalla, por lo que vamos a discutir la razón de esa publicidad”. Eventualmente, los estudiantes absorberán el mensaje; otro paso para convertirse en usuarios críticos.

Analizar las intenciones de los mensajes. Pedir a los niños que hagan una tormenta de ideas sobre las aparentemente interminables formas en que se pueden presentar los mensajes impresos, desde revistas hasta folletos y cajas de cereales, y pedirles que den ejemplos diferentes. Además pueden clasificar los ejemplos por categorías, analizar la intención del creador, el público objetivo al que va dirigido, las opciones de diseño y examinar cual es el mensaje que el creador quiso dejar. “Al analizar los mensajes impresos en formatos comunes, los estudiantes pueden comenzar un viaje hacia el pensamiento crítico y el desarrollo de su alfabetización mediática”, dice Robinson.

Analizar las imágenes y estilos narrativos. Los estudiantes de primer grado por lo general son usuarios hábiles de los medios digitales, pero están a años luz de tener la capacidad suficiente para la evaluación de las fuentes. Para ayudarles a entender lo básico, Jennings hace preguntas durante las sesiones de lectura en voz alta para que los estudiantes noten cómo los autores e ilustradores usan colores, fuentes o estilos narrativos en varios puntos de una historia ¿por qué lo utilizan? ¿Cúal es la intención?” Todas estas estrategias les permiten escuchar activamente y pensar en lo que el libro de imágenes está tratando de comunicar “, explica.

Los temas aburridos pueden ser relevantes. Wolfe dice que sorprendentemente una de sus mejores lecciones fue una unidad sobre derechos de autor y uso justo de la información. En lugar de desconectarse, sus estudiantes estaban fascinados con el tema. Wolfe les pidió que crearan trailers de libros y antes de que comenzaran a buscar imágenes, se les formó sobre las licencias de copyright, uso justo y licencias creativas.”Creo que la clave del éxito fue hacer que la tarea fuera sobre algo relevante para sus vidas, y de ese modo la tarea culminó con un apasionado debate sobre el tema”, dice.

Toma de conciencia sobre la seguridad en Internet . Es tentador emitir advertencias sobre la seguridad y la privacidad en línea, señala Hobbs, pero en realidad no funciona, la mayoría de los estudiantes son sabedores de las reglas, pero siguen teniendo una vida digital que ocultan de sus padres y maestros. Por ejemplo, se les puede decir que se les permite navegar en línea sólo cuando hay un adulto con ellos, pero cuando tienen 10 o 11 años de edad tienen sus propios teléfonos inteligentes, lo cual no es efectivo y finalmente terminan navegando por si mismos, sin ninguna limitación. Es más realista enseñar a los estudiantes que no tienen que resolver sus problemas solos, que cuando necesitan ayuda exista alguien de confianza con quien pueden hablar y que les ayudará a resolver la situación

Estos consejos son una buena lección para todos los que imparten formación sobre alfabetización mediática. Se puede pensar que las lecciones sobre noticias e información no están llegando a los estudiantes, pero realmente con esta tarea se están plantando las semillas y concienciando a los estudiantes a para la toma de buenas decisiones.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios

Makerspaces en los primeros años: una revisión de la literatura

x1b8607

Marsh, J., K. Kumpulainen, et al. (2017). [e-Book] Makerspaces in the Early Years: A Literature Review. Sheffield, University of Sheffield: MakEY Project, 2017

Texto completo

Se reconoce que la capacidad de innovación de una sociedad está relacionada con su inversión en capital humano con el fin de reformar las industrias industriales tradicionales en línea con los desarrollos tecnológicos, por lo que tiene sentido centrarse en las competencias, conocimientos y prácticas de los individuos desde una edad temprana.

 

La alfabetización digital y las habilidades creativas de los niños pequeños se desarrollarán a través de la participación en actividades creativas en espacios especialmente diseñados denominados ‘espacios para la creación’.

Este proyecto tiene por objeto fomentar el conocimiento de la manera en que los entornos de los primeros años y los espacios de aprendizaje no formal pueden ofrecer experiencias digitales significativas que desarrollen la alfabetización digital de los niños y el conocimiento y las habilidades creativas.

Se hace hincapié en los espacios digitales, espacios en los que los niños pequeños pueden utilizar una gama de tecnologías digitales, además de herramientas y hardware no digitales, para crear nuevos artefactos y también para reconstruir artefactos existentes.

El proyecto explora el potencial de los espacios de desarrollo para el desarrollo de la alfabetización digital de los niños pequeños y para mejorar la creatividad de los niños y las habilidades de diseño creativo.

El proyecto tiene cuatro objetivos clave:

  1. Llevar a cabo una revisión exhaustiva del papel de los espacios de producción en las experiencias educativas formales y no formales de los niños y jóvenes.
  2. Llevar a cabo investigaciones empíricas para determinar cómo los espacios de fabricación pueden fomentar la alfabetización digital y las habilidades de creatividad y el conocimiento de los niños pequeños.
  3. Desarrollar un marco conceptual para analizar el compromiso de los niños pequeños en los espacios de frabricación.
  4. Hacer recomendaciones para políticas y prácticas que fomenten la innovación y el espíritu emprendedor en los espacios y facilitar el uso de espacios para mejorar la alfabetización digital en las instituciones educativas de la primera infancia y los espacios de aprendizaje no formal como las bibliotecas y los museos.

La gran mayoría de los niños consideran que la lectura es muy importante para su futuro

kfrr-6ed-cover

 Kids and Family Reading Report, [e-Book]  Scholastic, 2017.

Texto completo

En la celebración del Día Internacional de la Alfabetización, Scholastic tiene una gran noticia: los niños están leyendo.  la encuesta indica que hasta el 86% de los niños  piensan que la lectura es una clave importante para su metas futuras. Además, tanto los niños como los padres mostraron cierto grado de conciencia sobre la diversidad al seleccionar libros, y los hogares desglosados ​​por raza y etnia tuvieron números favorables cuando se trata elegir una amplia variedad de opciones de lectura.

 

En el año 2016, Scholastic, junto a YouGov, llevó a cabo su investigación biannual para explorar las actitudes y los comportamientos en torno a los libros de lectura para niños y familias. Los resultados esta investigación, basados en un muestreo de muestras de 2,718 padres y niños, incluyendo 632 padres de niños de edad 0-5; padres de niños de 6 a 6 años; y de 6 a 17 de la misma vivienda.

La vivienda promedio con niños de 0 a 17 años informa tener 104 libros infantiles, sin embargo, hay grandes disparidades en el número de libros por hogar cuando se considera la frecuencia de lectura de los niños y los ingresos de la familia. De este modo aquellos niños que son lectores frecuentes disponen de 141 libros para niños en sus hogares, frente a 65 libros para niños entre hogares de lectores infrecuentes. Y en los hogares con ingresos menores el promedio es de 69 libros para niños frente a 127 libros para niños en hogares con ingresos superiores.

Cuando buscan libros infantiles para leer por diversión, tanto los niños (37%) como los padres (42%) “sólo quieren una buena historia”, y un porcentaje similar quieren “libros que hagan reír a los niños”.

Los padres de niños de entre 12 y 17 años de edad tienen más probabilidades de que los niños busquen en los libros personajes que reflejen la diversidad en los libros infantiles, sin embargo, alrededor de uno de cada 10 niños de entre 12 y 17 años buscan personajes con diferentes capacidades (13%), cultural o étnicamente diversos (11%), y que rompan con los estereotipos (11%).

Cuando se les preguntó qué diversidad de libros para niños y adolescentes, los padres con hijos de 0 a 17 años incluyen “personas y experiencias diferentes de las de mi hijo” (73%), “diversas culturas, costumbres o religiones” (68%). , “Personas con discapacidad” (51%), “personas de color” (47%) y “personas LGBTQ” (21%).

La mayoría de los niños de edades comprendidas entre 6 y 17 años están de acuerdo en que “es muy importante para su futuro ser un buen lector” (86%) y alrededor de seis de cada diez niños les encanta o le gusta leer libros por diversión (58%), un porcentaje constante desde 2010.

El 29% de los padres está de acuerdo en que “mi hijo tiene problemas para encontrar libros que le gustan”, mientras que el 41% de los niños está de acuerdo en que este es un reto. Los niños recurren a los maestros o bibliotecarios escolares (51%) y amigos, hermanos o primos (50%) para obtener las mejores ideas sobre libros para leer por diversión. Entre los niños de 6 a 11 años, los clubes de libros escolares y las ferias también son poderosas fuentes de ideas para libros, al igual que las redes sociales entre los de 12-17 años.

Los padres dicen que Harry Potter, el Dr. Seuss, Diario de un Niño Wimpy, Magic Tree House y las Crónicas de Narnia son los mejores libros o series que todos los niños deben leer, ya través de las edades los títulos favoritos de los niños son similares.

 

 

 

Colección familias lectoras – Junta de Andalucia

 

logo

captura-de-pantalla-2017-01-12-a-las-17-40-26

Colección familias lectoras – Junta de Andalucia

51 Megas

Si te funciona mal este Link, prueba este como alternativa

Descargar Coleccion Completa

Las familias desempeñan un papel fundamental en la educación de sus hijos e hijas y, más concretamente, en el desarrollo de la competencia comunicativa y en el afianzamiento del hábito lector. Sin embargo, no siempre pueden realizar su función educadora satisfactoriamente por muy diversos motivos: escasez de tiempo, carencia de formación específica, falta de conexión con el trabajo pedagógico desarrollado en el centro, etc.

Con esta Colección “Familias Lectoras”, la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía quiere ofrecer a la comunidad educativa algunas herramientas que faciliten la cooperación entre las familias y la escuela en la tarea común de desarrollar el hábito lector, y, por tanto, mejorar la competencia en comunicación lingüística de nuestros niños, niñas y jóvenes.

Cuadernillos:

  1. Leer a los hijos, con los hijos, ante los hijos. Así el primer cuaderno pone de manifiesto que “el entorno familiar y social donde crecen los niños, donde afianzan sus gustos y pensamientos, incide de modo sobresaliente, también en el campo de la lectura, en sus logros y en sus deficiencias”.
  2. Animar a leer en Infantil y Primaria. En el segundo cuaderno se marcan unas pautas a propósito de la lectura: “nuestro objetivo prioritario debe ser convertir el libro en un objeto cotidiano con el que el niño conviva a diario y que asuma como parte de su existencia”.
  3. Leer en la adolescencia. En el siguiente título se indica que “probablemente quien como padre o madre quiere saber algo más sobre “Leer en la adolescencia” lo que espera es un puñado de títulos que puedan estimular, desarrollar la afición de sus adolescentes a la lectura”. Por eso la autora presenta unas líneas de lecturas que pueden ser de gran utilidad a la hora de adquirir un libro, sea en el formato que sea.
  4. Nuevas alfabetizaciones. Lectura en pantalla. La nuevas alfabetizaciones y su desmitificación se tratan en el cuaderno cuarto. “Efectivamente hay peligros en la red y no hemos de desdeñarlos, pero son tantas las posibilidades que quizás sería mejor adentrarnos de la mano de nuestros hijos y ellos de la nuestra en ese mundo imaginario que divierte y enseña”. Así, la autora nos dirige a unos enlaces informativos muy interesantes.
  5. Clubs de Lectores en familia. Si pasamos al cuaderno quinto, entramos en la socialización de la lectura: “Cuando dos o más personas -Club de lectores comparten y disfrutan bellos textos, se crean vínculos y se construye sentido” familias lectoras.
  6. Bibliotecas escolares al servicio de las familias. No puede faltar la biblioteca escolar -cuaderno número seis- “que se posiciona hoy como entorno de encuentro entre la cultura digital y la cultura impresa, en un lugar vivo de experiencias lectoras y aprendizaje”.
  7. Literatura Infantil y Juvenil En el cuaderno número siete se destaca que “la literatura infantil y juvenil, además de hacernos disfrutar, de emocionarnos, de conmovernos, de arrancarnos carcajadas, ayuda a enfrentarse con situaciones nuevas y favorece la empatía”.
  8. La comprensión lectora. Llegamos a la comprensión lectora en el cuaderno número ocho. A las “10 excusas para no leer” y al “decálogo de cómo odiar leer”, se responde con “ahora sí, pautas para leer”, de extraordinaria ayuda.
  9. El uso educativo de los videojuegos ¡Y los temidos videojuegos! Están también presentes en esta colección -número nueve- y se nos comenta que “el uso de videojuegos educativos en las aulas, y como refuerzo educativo en las casas, permite mejorar la motivación del alumnado y la cantidad de tiempo que dedica a aprender”
  10. Lectura e Internet: ¿Qué aportan las TIC a la lectura? En el último cuaderno, en relación con las TIC, el autor nos dice “tenemos que acompañar a nuestros hijos e hijas en el proceso de inmersión en la lectura y en las TIC, que permiten trabajar un aspecto de la comunicación olvidado frecuentemente: la oralidad”.

Lectura e Internet: ¿Qué aportan las TIC a la lectura?

scuoladigitale

Trujillo Sáez, Fernando. Lectura e Internet: ¿Qué aportan las TIC a la lectura?. Sevilla : Junta de Andalucía, 2017

Texto completo

Colección familias lectoras – Junta de Andalucia

51 Megas

Si te funciona mal este Link, prueba este como alternativa

Descargar Coleccion Completa

 

«…las tecnologías -nuevas o no- no son exteriores a nosotros, y por tanto no nos
impactan: en realidad, «somos seres tecnológicos», lo cual elimina cualquier
lectura de exterioridad técnica».

Vicente Luis Mora

 

«Servicios de redes sociales, dispositivos móviles que nos mantienen conectados
de forma permanente, proporcionan una capa adicional a la realidad que amplía
y aporta infinitos matices a algo que nos es tan propio como la sociabilidad».
Socionomía

Dolors Reig

La lectura y las tecnologías de la información y la comunicación (TIC en adelante) son como el mar en esta narración. Como el mar nos rodean, se extienden ante nosotros, no somos capaces de abarcarlas y cuanto más profundizamos, mejor nos desenvolvemos en el nuevo elemento. La lectura y las TIC son nuestro entorno: vivimos en un entorno  lector y en un entorno digital.

¿Quiere usted comprobarlo? Acuda a su banco y piense cuánto lee desde el momento de entrada (y le recomiendo que lo haga, no están las cosas para dejar de leer nada en el banco). Después, piense en qué medida su banco le anima a que use el cajero automático y el actualizador de cartillas o, directamente, los servicios en línea para sus gestiones
cotidianas.

  • Generación TXT: nuevos lectoescritores para nuevas lecturas
  • Cómo enriquecen las TIC la lectura
  • ¿Qué podemos hacer?
  • La relación entre la lectura y las TIC en la práctica

 

El uso educativo de los videojuegos

cuaderno-n9-natalia-padilla-zea-el-uso-educativo-de-los-video-juegos-1-638

Padilla Zea, Natalia El uso educativo de los videojuegos. Sevilla : Junta de Andalucía, 2017

Texto completo

“Colección familias lectoras”

Colección familias lectoras

En una sociedad donde el uso de las Nuevas Tecnologías ha llegado ya a todos los ámbitos de la vida, era cuestión de tiempo que estos dispositivos llegaran también a los centros educativos. Y, efectivamente, ya hace algún tiempo que nuestros niños manejan los ordenadores en el colegio como parte de su proceso de aprendizaje.  En casa, sin embargo, prefieren las videoconsolas, dispositivo tecnológico usado principalmente para el ocio. Y, por algún motivo, parece que dedican más tiempo a las actividades centradas en la consola que a las que aparecen en el ordenador del colegio. Muchos padres, madres y maestros, sin embargo, preferirían que fuese al contrario porque está bastante aceptado que los juegos del ordenador del colegio son buenos y los juegos de la consola son malos. Lo que pretendemos en este manual es desmitificar el uso de los videojuegos y dar algunas claves que nos permitan utilizarlos para favorecer el desarrollo educativo de nuestros niños

  • Ejemplos de uso de videojuegos en centros educativos
  • Mitos asociados a los videojuegos
  • Recomendaciones para un uso educativo de los videojuegos
  • Bibliografía consultada

La comprensión lectora

35190613123_2a2f3be1f5_b_d

Jiménez Pérez, Elena. La comprensión lectora. Sevilla : Junta de Andalucía, 2017

Texto completo

“Colección familias lectoras”

Colección familias lectoras

«No hay ninguna lectura peligrosa. El mal no entra nunca por
la inteligencia cuando el corazón está sano».

Jacinto Benavente, 1866-1954
Premio Nobel de Literatura

LEER es un proceso que permite a un receptor entender el mensaje escrito que ha emitido un emisor de la forma más objetiva posible. Cuando este proceso de leer es automático, y la mecánica de percibir lo escrito está bien aprendida, se produce una correcta comprensión del texto. Es la consecuencia de realizar una lectura correcta. La comprensión lectora es inherente al acto mismo de leer. Por lo tanto, no se debería afirmar que se ha leído algo si no se ha entendido lo que se lee o no
se recuerda la lectura inmediatamente después de leerla.

 

Sumario

  • El concepto
  • Qué hacer
  • En la práctica