Archivo de la etiqueta: Hábitos de lectura

La escucha de audiolibros lleva nueve años consecutivos de crecimiento e incremento de ventas

The Audio Publishers Association Sales and Consumer Survey Results, InterQ, 2021

Ver informe

Las ventas y el consumo de audiolibros siguen creciendo según los resultados publicados recientemente por la encuesta anual de ventas de la Audio Publishers Association, realizada por la empresa de investigación independiente InterQ, y la encuesta anual a consumidores, realizada por Edison Research. Según la información de los editores que respondieron, las ventas de audiolibros en Estados Unidos en 2020 ascendieron a 1.300 millones de dólares, un 12% más que el año anterior, con el correspondiente aumento de unidades. Esto continúa la tendencia de ocho años de crecimiento de los ingresos de dos dígitos.

Los ingresos por la venta de audiolibros crecieron un 12% en 2020 con una facturación de 1.3 mil millones de dólares, el noveno año consecutivo de doble crecimiento, de acuerdo con la Audio Publishers Association’s Sales Survey.  La Encuesta al consumidor de la APA de oyentes estadounidenses de audiolibros mayores de 18 años, realizada por Edison Research , encontró que aunque los hábitos de escucha cambiaron en el último año, la audición de audiolibros se mantuvo fuerte y estable a pesar de la pandemia.

El cambio más significativo en el comportamiento de los oyentes fue el cambio en la ubicación de escucha del automóvil a la casa, ya que los patrones de los viajeros estadounidenses se vieron afectados de manera tan dramática por las normas pandémicas de quedarse en casa. En la encuesta actual, el 55% de los oyentes dicen que escucharon sus audiolibros en casa, en comparación con el 43% el año pasado ; y solo el 30% de los oyentes citaron el automóvil como su principal ubicación de escucha en 2020, en comparación con el 41% del año anterior.

Los audiolibros brindan la oportunidad de alejarse de las pantallas. La encuesta de este año muestra que el 67% de los consumidores de audiolibros están de acuerdo en que una de las razones por las que les gusta escuchar audiolibros es para reducir el tiempo frente a la pantalla. Otra conclusión importante es que los padres han descubierto los audiolibros como una salida para sus hijos durante la pandemia. El porcentaje de padres de niños de 17 años o menos que dicen que sus hijos escucharon audiolibros el año pasado fue del 49%, frente al 35% anterior.

En 2020 se publicaron más de 71.000 audiolibros, un crecimiento del 39% con respecto a 2019, el mayor crecimiento en títulos nuevos desde 2015 y el número más alto registrado. El más popular género audiolibro sigue siendo misterios / suspense, pero también creció el romance, auto- ayuda, y los géneros comerciales.

Los hallazgos notables de las encuestas incluyen:

  • El porcentaje de estadounidenses mayores de 18 años que alguna vez ha escuchado un audiolibro es ahora del 46%, frente al 44% en 2020.
  • La suscripción a los servicios de audiolibros aumentó, y el 38% de los oyentes indicaron que se suscriben al menos a uno de esos servicios.
  • El 56% de los oyentes de audiolibros tienen menos de 45 años; esto es un aumento del 52% en 2020.
  • El 70% de los consumidores está de acuerdo en que los audiolibros son una buena opción para relajarse.

Datos clave correspondientes del informe Share of Ear® de Edison Research , que rastrea los hábitos de escucha diarios de los estadounidenses mayores de 13 años .

  • La proporción total de tiempo dedicado a escuchar audio (Share of Ear) para audiolibros ha crecido un 60% desde 2017 .
  • Los oyentes diarios de audiolibros pasaban más tiempo escuchando libros que cualquier otra forma de audio (radio, podcasts, etc.).
  • El alcance diario del consumo de audiolibros ha crecido un 71% desde 2017 .
  • Los oyentes diarios de audiolibros pasan casi 2 horas más al día escuchando audio que la población general (5:35 frente a 3:46) .

Estudio sobre el ocio y la lectura en Canadá 2020

Canadian Leisure & Reading Study 2020” Survey Findings. BookNet Canada, 2021

Texto completo

Una encuesta sobre el tiempo libre y los hábitos de lectura de BookNet Canada, una organización sin ánimo de lucro del sector, ha descubierto que los canadienses tuvieron más tiempo libre en 2020. De hecho, hubo un aumento del 10% en aquellos que dijeron que tenían más que suficiente tiempo de ocio de 2019 a 2020. La principal actividad de ocio siguió siendo ver vídeos, televisión o películas. La actividad que experimentó el mayor cambio de 2019 a 2020 fue la de los videojuegos: un aumento del 8% en los canadienses que jugaban semanalmente y un 9% en los que lo hacían a diario. Tal vez el aspecto de entretenimiento virtual y social de los videojuegos tuvo más atractivo durante los períodos de bloqueo de la pandemia.

Aunque el tiempo de ocio aumentó en general, el tiempo dedicado a la lectura se mantuvo bastante estable de 2019 a 2020. Mientras que la mitad de los canadienses leen un libro al menos semanalmente (53%), la lectura de libros y revistas no tuvo ningún aumento significativo en comparación con 2019.

En la encuesta, que se realiza regularmente cada invierno, se preguntó a 1.253 canadienses si habían leído o escuchado un libro al menos algunas veces en el último año y, al igual que en los 6 años anteriores, 8 de cada 10 canadienses dijeron que lo habían hecho. En cuanto a lo que estaban leyendo, en 2020, un 13% más de lectores estaban leyendo No Ficción en 2020 en comparación con 2019. Curiosamente, el porcentaje de lectores que habían leído libros para niños y jóvenes adultos casi se duplicó en todos los formatos, a pesar de los pocos cambios en el número de encuestados que vivían con niños pequeños entre 2019 y 2020.

El estudio completo incluye datos sobre cómo los lectores y los no lectores pasan su tiempo libre, cómo los lectores descubren y adquieren sus libros, las preferencias de formato de los lectores, los géneros populares de Ficción y No Ficción, el valor de los libros a través de los formatos, y más.

El confinamiento elevó el número de lectores de libros a su máximo histórico

La Federación de Gremios de Editores de España ha presentado hoy el informe Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España en un acto que ha tenido lugar en el Ministerio de Educación, Cultura y Deportes.

Según el Barómetro de Hábitos de Lectura, los índices de lectura en España siguen mejorando y el porcentaje de lectores en 2019 alcanzó un 68,7% de la población, que supone un aumento del 1,8 respecto al año anterior. Queda aún un algo porcentaje de población que no lee libros (31,5%), que se incrementa entre quienes no tienen la lectura como un hábito en su tiempo libre y, que aseguran que la principal razón es, precisamente, la falta de tiempo.

• Los índices de lectura en España siguen mejorando, el porcentaje de lectores de libros alcanza el 68,5 por ciento de la población. Desde 2010 se ha producido una mejora de 8,2 puntos en los índices de lectura.

• El 62,2 por ciento de los españoles mayores de catorce años lee libros en su tiempo libre, cifra que ha mejorado un 5,2% desde 2010. Un 50 por ciento es lector frecuente, lee al menos una o dos veces por semana. Aunque mejoran las cifras, sigue habiendo un alto porcentaje de población que no lee libros nunca o casi nunca (37,8 por ciento).

• Mientras el principal motivo para la lectura sigue siendo el entretenimiento, la falta de tiempo sigue siendo la principal excusa de los no lectores para explicar su falta de hábito (49,1 por ciento).

• Seis comunidades autónomas se encuentran por encima de la media española. Madrid sigue siendo la
comunidad con mayor número de lectores en tiempo libre.

• Crece el porcentaje de lectores de libros en soporte digital hasta el 29,1 por ciento.

• La descarga gratuita sigue siendo la principal forma de obtención de los libros digitales. Más de la mitad de los entrevistados que se descargan libros electrónicos gratuitamente (59,6 por ciento) aseguran que saben distinguir cuándo una descarga no es legal.

• El 3 por ciento de la población escucha audiolibros, un 1,3 por ciento lo hace de manera frecuente.

• La lectura en niños es generalizada. A partir de los 15 años se observa una caída del número de lectores frecuentes hasta el 49,8 por ciento, si bien mejoran las cifras respecto a 2018.

• Jóvenes y mayores perciben la lectura como una actividad que “contribuye a tener una actitud más abierta y tolerante”, que “es una actividad emocionante y estimulante” y que “ayuda a comprender el mundo que nos rodea”.

• Aumenta ligeramente la proporción de compradores de libros (62,6% frente al 62,4% anterior) y algo más el número de libros comprados (11,5 frente a 10,3 libros)

• El servicio bibliotecario público mantiene su excelente valoración entre los españoles.• Mujer, mayor de 55 años, con estudios universitarios y que vive en un área urbana. Este es el perfil del lector frecuente en España.

• El 83% de estas mujeres leen libros al menos una vez a la semana. Así se desprende del Barómetro de Hábito de Lectura y Compra de Libros 2019 elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), que cuenta con el patrocinio de la Dirección General del Libro y Fomento de la lectura del Ministerio de Cultura y Deporte y de CEDRO. En cuanto a los hombres, el perfil del lector frecuente sería el de un hombre de 55 años o más con estudios universitarios y que vive en área urbana.

• El 76,7% de los hombres con estas características sería lector frecuente de libros en su tiempo libre. El Barómetro, que analiza la evolución de los hábitos de lectura en España, muestra que el número de lectores de libros en España sigue creciendo.

• El 68,5 por ciento de los españoles mayores de catorce años lee libros. Esta cifra supone un incremento de 1,3 puntos porcentuales más que en 2018. Si echamos la vista un poco más atrás, el incremento sería de 8,2 puntos porcentuales desde 2010.

• También ha crecido el número de aquellos que leen en su tiempo libre, que alcanzan el 62,2 por ciento, frente al 61,8 por ciento de 2018 o frente al 57% que se registró en 2010.

• El porcentaje de lectores frecuentes, aquellos que leen al menos semanalmente, se ha incrementado un 0,7 por ciento con respecto a 2018 y en 6,3 puntos desde 2010, y ya supone el 50 por ciento de la población. Si bien se está produciendo una mejora significativa de las cifras de lectores, aún sigue habiendo un alto porcentaje de población que no lee libros (31,5 por ciento), que se incrementa entre quienes no tienen la lectura como un hábito en su tiempo libre 37,8 por ciento).

• El porcentaje de lectores de libros que leen todos los días en su tiempo libre se estabiliza en el 32 por ciento tras el aumento del año anterior, si bien, desde 2010 esta cifra se ha incrementado en 5,1 puntos. La media de libros leídos al año se sitúa en 10,9.

Informe Anual del sector de los Contenidos Digitales en España 2020

Informe Anual del sector de los Contenidos Digitales en España 2020. Madrid: ONTSI, 2021

Texto completo

El Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI) ha elaborado la edición 2020 del informa anual del sector de los Contenidos Digitales en España. La relevancia del sector se ha hecho notar, más si cabe, durante las excepcionales circunstancias derivadas de la pandemia del COVID-19. Si bien es cierto que la mayor parte de la información cuantitativa utilizada para la elaboración del estudio no captura aún los efectos estadísticos de la pandemia sobre el consumo de contenidos, las tendencias cualitativas descritas en esta introducción permiten obtener una primera impresión de su impacto en el sector de los contenidos digitales.

En el informe se presentan las principales novedades en el ámbito regulatorio que afectan al sector de los contenidos digitales y unas primeras impresiones sobre el impacto de la pandemia de la COVID-19 en el ámbito de los contenidos. También, se identifican las principales tendencias que van a configurar el desarrollo futuro del sector de contenidos digitales. Previamente se realiza una descripción del contexto general en el que operan los diferentes subsectores de contenidos digitales, prestando atención a las infraestructuras de telecomunicaciones utilizadas por los usuarios, los dispositivos desde los que acceden a los contenidos y sus hábitos de consumo.

El informe muestra las principales características estructurales del sector, su desarrollo en 2019 y su evolución en los últimos 6 años a nivel nacional, incluyendo la cifra de negocio, el número de empresas, el empleo generado y las inversiones realizadas en el sector de contenidos digitales. Además, se analizan los sectores específicos en el ámbito de los contenidos digitales: videojuegos, música, cine y video, audiovisual (considerando únicamente la televisión), publicaciones y publicidad digital, así como otros sectores de contenidos digitales que comienzan a tener un peso específico dentro de la industria internacional.

En 2019, la facturación de las actividades digitales de las empresas que conforman el sector de los Contenidos alcanzó los 14.550 millones de euros. Esta cifra es un 9,1% superior a la alcanzada en 2018. Todas las ramas de actividad que forman parte de la industria de contenidos digitales aumentan su facturación en 2019, con la excepción de las publicaciones de libros, periódicos y otras actividades de publicación. El crecimiento más significativo se ha producido en la rama de publicidad digital. En 2019, esta actividad facturó 3.150 millones de euros, un 59,7% más que en 2018. La tasa de digitalización (ingresos por actividades digitales sobre ingresos totales) del sector de Contenidos se situó en el 58%, 0,7 puntos más que en 2018.

El número de empresas dedicadas a actividades relacionadas con el desarrollo, edición, distribución y comercialización de contenidos digitales llegó en 2019 a las 9.979, un 0,6% menos que en 2018. Las ramas con mayor porcentaje de empresas son las de actividades cinematográficas, de video y de programas de televisión (30,8%) y la de publicación de libros, periódicos y otras actividades de publicación (30,4%).

El sector de Contenidos da empleo a 94.906 personas en 2019, manteniéndose casi constante respecto a 2018, con un mínimo descenso del 0,2%. El 36,5% desarrolla su actividad profesional en el negocio digital de las empresas de contenidos.

La inversión en el sector de Contenidos se redujo un 8,2% en 2019, hasta los 2.696 millones de euros. Por el contrario, la inversión en actividades digitales creció un 23,3% hasta los 1.166 millones de euros.

Encuesta Deloitte sobre consumo de medios digitales post COVID-19

 

cq5dam.web_.1440.660

 

Digital media trends survey, 14th edition COVID-19 accelerates subscriptions and cancellations as consumers search for value, 2020

Ver completo

Antes y después del COVID-19, los consumidores cargaron suscripciones de medios pagos y servicios gratuitos de muestra. A medida que crecen los costos, la competencia y la competencia de las suscripciones, sus opciones hoy podrían dar forma a la industria para la próxima década

Los consumidores estaban añadiendo, muestreo, y la cancelación del servicio en busca del mejor valor por su tiempo y dinero. Se suscribieron a un promedio de 12 servicios de medios y entretenimiento, a la vez que buscaron más entretenimiento gratuito y subsidiado, como la transmisión de video con publicidad. Con tantas opciones de entretenimiento, la competencia para atraer y retener clientes.

El consumo de medios ahora es más fluido y las 24 horas.. Lo que encontramos es que la historia de COVID-19 no es tanto “antes y después” como “antes y más rápido “.

Al mismo tiempo, es más difícil mantener a los clientes, más están cancelando los servicios. Las ofertas introductorias de tarifas gratuitas o reducidas, junto con contenido original atractivo, están atrayendo a suscriptores. Pero es probable que cancelen un servicio si el contenido se agota y no pueden justificar el precio total. El surgimiento de alternativas gratuitas, respaldadas por publicidad, hace que sea aún más crítico que los servicios de suscripción brinden valor, especialmente porque se enfrentan a la creciente competencia de los servicios de video en vivo y los videojuegos.

La situación es particularmente grave para las salas de cine, los deportes y los eventos en vivo que tuvieron cierres durante la crisis. Tienen el desafío de mantener el compromiso y la confianza, y competir con el costo, la comodidad. Es probable que las presiones aumenten cuando los consumidores tienen menos dinero para gastar: el 39% de los encuestados de COVID-19 informaron una disminución en los ingresos de sus hogares desde que comenzó la pandemia.

El consumo de lectura digital se ha multiplicado durante la cuarentena

 

michaeljung-300x200-1

 

La pandemía del COVID-19  y los días de cuarentena en el hogar están modificando nuestros hábitos de lectura, disponemos de más tiempo para leer, y también durante estos días han sido muchas las propuestas de editoriales que  han ofrecido parte de sus libros digitales de manera altruista. Esta situación ha propiciado que más gente lee en formato digital, e incluso personas que nunca han experimentado con este formato lo hayan hecho estos días

 

Según informa EFE, el consumo de lectura digital se ha duplicado durante esta etapa de confinamiento en los hogares, tal como atestigua un estudio de la plataforma de lectura digital NUBICO, que afirma que ha multiplicado por tres el número de suscripciones. Entre los datos que proporcionó este estudio los libros leídos aumentaron en un 32 % el total de libros leídos y en un 30 %. Otro de los datos ofrecidos en el estudio es que el domingo es el día más fecundo para leer, seguido de los sábados y los lunes. También aumentaron las horas dedicadas a la lectura, de 8,7 horas de lectura semanal se ha pasado  a 9,7. Y la hora de inicio de la lectura también se ha adelantado.

Otro estudio de DOSDOCE también informa que los ingresos de las editoriales por lectura digital han crecido en estos dos últimos años desde un 7% a un 18%.

Para que sigáis leyendo, aquí os dejamos algunas propuestas editoriales gratuitas durante este tiempo.

Libros GRATIS que están ofreciendo las editoriales para la cuarentena del coronavirus

La editorial Roca regala 29 libros durante la cuarentena, Noah Gordon, Raquel Marín, Fernando Rueda, Elia Barceló entre otros

La Universidad Nacional de Rosario comparte material de libre acceso para poder disfrutar en tiempos de aislamiento

Gratis la obra completa de Galdós

GRATIS Biografía de Luis Eduardo Aute

Gratis la novela que Lorenzo Silva mandó a varias editoriales bajo el nombre de un autor desconocido y fue rechazada

Fondo de Cultura Económica ofrece algunos libros de su fondo gratis durante la epidemia

Comics de Mina Esguerra y Hulyen gratis

Gratis la Antología de poetas de Chivilcoy

El Grupo SM ofrece gratis acceso a su plataforma con libros y juegos de su aula virtual de aprendizaje M.A.R.S para niños durante el periodo de coronavirus

La editorial Roca regala 29 libros durante la cuarentena, Noah Gordon, Raquel Marín, Fernando Rueda, Elia Barceló entre otros

 

 

Las mujeres visitan las bibliotecas casi el doble de veces que los hombres

ipes

 

A pesar de la proliferación de actividades digitales en las últimas dos décadas, incluidos los libros digitales, podcasts, servicios de entretenimiento en línea y juegos, las bibliotecas se han mantenido como un lugar que los estadounidenses visitan cada mes. Ya sea porque ofrecen servicios como Wi-Fi gratuito, alquiler de películas o actividades para niños, las bibliotecas son los lugares culturales y de ocio que más utilizadas por adultos jóvenes, mujeres y residentes de hogares de bajos ingresos.

 

Con datos recogidos a través de una encuesta sobre hábitos de consumo cultural llevada a cabo por Gallup entre el 2 al 15 de diciembre de 2019,  visitar la biblioteca sigue siendo la actividad cultural más común en la que participan los estadounidenses. El promedio de visitas a la biblioteca es de 10.5 veces según lo que dicen los adultos estadounidenses en 2019 supera su participación en otras ocho actividades de ocio comunes. Curiosamente, las mujeres visitan las bibliotecas casi el doble de veces que los hombres.

Los estadounidenses dicen asistir una media de cuatro veces al año a espectáculos de música en vivo, eventos teatrales y parques nacionales o históricos.  VIsitan museos y casinos de juego 2.5 veces al año. Acuden a parques de atracciones o temáticos 1.5 veces y a zoológicos 0.9) que son las actividades menos comunes entre sus preferencias culturales.

Los hombres y las mujeres informan que realizan la mayoría de las actividades aproximadamente al mismo ritmo, pero hay algunas diferencias clave:

  • Las mujeres informan que visitan la biblioteca casi el doble de veces que los hombres, 13.4 y 7.5 visitas respectivamente.
  • Los hombres tienen más probabilidades que las mujeres de visitar casinos, asistir a eventos deportivos y visitar parques nacionales o históricos.

Además, en casi todas las medidas, las tasas de actividad promedio más altas se encuentran entre el grupo de edad de 30 a 49 años, mientras que las más bajas se encuentran entre los 65 y mayores.

La actividad de los adultos de mediana edad es particularmente superior en términos de asistencia a eventos deportivos en vivo. Su asistencia promedio fue de 7.4 eventos durante el año, más del doble que la de los más jóvenes y superando a los adultos mayores en más de tres visitas. Esto tiene que ver también con una mayor estabilidad financiera.

También, los adultos estadounidenses de 18 a 29 años visitan la biblioteca mucho más que todos los grupos de mayor edad.

En general, los estadounidenses que viven en hogares de altos ingresos informan que realizan más actividades, mientras que los estadounidenses en hogares de bajos ingresos son los que menos participan. Por el contrario, la biblioteca, que es gratuita y ofrece una variedad de servicios que incluyen WiFi, es visitada principalmente por adultos en hogares de bajos ingresos y menos por adultos en hogares de altos ingresos.

En el caso de hogares con niños, los adultos con niños en su hogar asisten a eventos deportivos en vivo y van al cine aproximadamente dos veces o más que los adultos que no tienen hijos. Mientras que los adultos que no tienen hijos en su hogar asisten a espectåculos de música en vivo o eventos teatrales con más de frecuencia que los adultos que tienen niños en sus hogares.

Muchos son los factores que determinan cómo los estadounidenses pasan su tiempo libre, los medios financieros y la edad son casi determinantes. Pero los intereses personales de uno también influyen en tales decisiones, que pueden tener lugar en actividades que muestran diferencias de género significativas, como es el hecho de asociarse a un club de lectura en la biblioteca local, donde predominan las mujeres, o a las actividades que son más populares en ciertas partes del país.

¿Qué libros abandonan más frecuentemente los lectores?

books

 

Branwen, Gwern. Most abandoned books en Godreads, 2019

Ver estudio

¿Qué libros son los más difíciles de terminar para un lectores?

A través de la red social GoodReads, la plataforma de lectura social más grande del mundo con más de 25 millones de usuarios, se buscó la etiqueta “Abandonado”, GoodReads admite etiquetas configuradas por el usuario en libros en forma de ‘estanterías’ ; una de esas etiquetas es la  , que permite a las personas registrar qué libros no pudieron terminar de leer.

Asi entre los libros más populares que son abandonados se encuentran:

  1.  ,
  2.  ,
  3.  ,
  4.  ,
  5.  ,

Uno de los problemas de este listado es que el hecho de que tengan tantas etiquetas es porque son muy populares y por lo tanto tienen muchos más lectores que otros libros menos populares. segundo listado basado en la tasa de abandono. Por ello se elaboró una segunda lista basado en la tasa de abandono, para que el resultado fuera más proporcional.

  1.  ,
  2.  ,
  3.  ,
  4.  ,
  5.  ,

 

Se comprobó que las tasas de abandono aumentan cuanto más nuevo es un libro y menor es la calificación promedio. 

Por último, se hizo otra versión de la lista basada en otras cuestiones como el autor, el año de publicación y las notas recibidas por los usuarios.

Ajustando esos datos, los primeros 5 son:

  1. Una vacante casual, JK Rowling
  2. La química,
  3. ,
  4.  ,
  5. ,

Los libros en la parte superior de la lista ajustada parecen reflejar una mezcla de autores muy populares que cambian de género y libros de “prestigio” que están altamente calificados pero son difíciles de leer.

Estos resultados son interesantes por cómo resaltan cómo las personas leen libros por muchas razones (como campañas de marketing, prestigio literario o siguiendo a un autor popular), y esto se refleja en su decisión de continuar leyendo o abandonar un libro.

La lectura, ¿revolución o crisis?: una reflexión crítica sobre su comprensión y significado.

featured1

 

La lectura, ¿revolución o crisis?: una reflexión crítica sobre su comprensión y significado.

Prof. Rosa Emma Monfasani
Bibliotecaria y Profesora en Ciencia de la Información.

Texto completo

 

La lectura ha sido una preocupación constante y aún hoy más si tenemos en cuenta que ha despertado una revolución o una crisis en muchos sentidos. La forma en que se lee, los soportes utilizados y la comprensión de lo leído incitan a una lectura diferente. Lo importante es que por medio de ella se adquieran conocimientos y se generen nuevos que posibiliten volcarlos en la comunidad a la que atiende la biblioteca.

Ya desde las pinturas en las cuevas, los guijarros y las tabletas de arcilla existía una preocupación por introducir diferentes contenidos informativos, sea para registrar intercambios comerciales como para transmitir otro tipo de contenido. Las escrituras que en un principio fueron para ciertas clases específicas de a poco se fueron adentrando en las diferentes clases sociales y con el tiempo fue cambiando el soporte. Reflejo de ello se da con el surgimiento de las universidades que nacieron a partir de las escuelas palatinas, monásticas y episcopales, existentes desde la Alta Edad Media. Pero fue que la lectura surgió en el momento en que la humanidad empezó a reconocer palabras escritas, encontró otro sentido en lo que veía y empezó a comprender.

En 2008 Bombini plantea las cuestiones relacionadas con la lectura como política pública, en ese artículo se refiere a la región latinoamericana y a la promoción de la lectura como una política pública del ámbito pedagógico. Asimismo habla de asumir una mirada sociocultural, no solo en el contexto en que la lectura se produce sino de construir el significado de los textos.

En un documento de Unesco-Cerlalc preparado por Parra (2017) dice que con el fin de mejorar la inclusión social la lectura se ha instalado en los gobiernos de Iberoamérica y que se está desarrollando “…como una vía para formar ciudadanos cada vez más informados, críticos, conscientes y participativos”. La idea de los países adheridos a Redplanes Red Iberoamericana de Responsables de Políticas y Planes de Lectura, habla de posicionar a la lectura en estos países como una política de Estado.

En Argentina se pueden mencionar a nivel nacional:

– Plan Nacional de Lectura. Campaña Nacional de Lectura del Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología 2009-. ha articulado tareas con todos los niveles educativos, modalidades, y diversos programas del Ministerio de Educación.
– Programa Libros y Casas de la Secretaría de Cultura de la Nación 2007-2013. Tenía por objetivos democratizar el acceso al libro y fomentar la lectura a través de la formación de mediadores, agentes y nuevos lectores.
– Semana de la Lectura y Escritura 2017-2019, realizada en diferentes provincias del país para los niveles educativos: inicial, primario, secundario, y superior de formación docente.

Existen diferentes estadios que posibilitan reconocer estructuras ya existentes, establecer nuevas conexiones, explorar ciertos patrones de información y particularmente una habilidad para buscar, recoger, relacionar y utilizar la información. Es en esta última instancia en donde la figura del bibliotecario cumple una importante función independiente del soporte utilizado.

Hace un tiempo leí un post denominado “Adiós a las bibliotecas”, del que he rescatado algunas cuestiones como que los diferentes algoritmos con que se trabaja en las redes no podrían igualar la labor en el fomento de la lectura, la vida de relación con la comunidad, y en especial la asesoría del bibliotecario. Con palabras textuales manifiesta: “…Entrar en una biblioteca y pasear el dedo por sus estanterías buscando el próximo título tiene un cariz imprevisible que el algoritmo nos niega”.

El siglo XX nos legó una revolución científico-tecnológica con la que aún hoy los países están tratando de congeniar, y digo congeniar porque el acceso a las tecnologías no es igual en todo el planeta, no todos tienen a su alcance los productos que provee la red si con ello se tiene en cuenta que lo digital no ha encontrado todavía el camino para llegar a todos los rincones.

Muchos autores se preguntan si existe una apropiación de la palabra escrita en el entorno digital, depende de lo que se considere como apropiación de la palabra escrita ya que en ese sentido tendría que estar rodeada de otros conceptos como la selección apropiada de los contenidos y el tipo de consumo que se haga de ella.

También se habla de una crisis del libro, tal como se conoce tradicionalmente en forma impresa. Ésta, también fue una preocupación desde la aparición de la imprenta, en que se cuestionaba la perdurabilidad del soporte utilizado. Cada modo de presentación del conocimiento ha sido el reflejo de una situación social, económica, política y cultural del pensamiento de una época. Depende de la forma de lectura que se haga para interpretar esa información, depende si se está frente a una revolución que significa un cambio radical respecto del pasado inmediato o se trata de una crisis como una situación complicada que debemos resolver. Me inclinaría por esto último si tenemos en cuenta que se nos presentan diferentes situaciones y que debemos atender a ellas para encontrar una salida posible.

A un poco más de 100 años de la reforma universitaria de 1918 en nuestro país, que impulsó un cambio con proyección latinoamericana y con miras a democratizar la universidad, le dio a ésta un carácter científico. Desde este punto de vista y pasando por los distintos niveles etarios presentaré un enfoque tendiente a democratizar el acceso al conocimiento basado en las formas y problemáticas para encarar la lectura. El bibliotecario cumple en todos esos estadios un rol importante que acompaña el proceso de enseñanza-aprendizaje en el acceso a la información.
Si se parte de los primeros albores en que los lectores acceden a la palabra escrita se debe atender a su formación en relación directa con los conceptos que va adquiriendo durante la enseñanza escolar. Esta es una primera etapa donde el aprendizaje que levará consigo los símbolos del lenguaje y la comprensión de lo escrito, depende de sus maestros pero también de los bibliotecarios que desempeñan un papel importante en la comprensión lectora. Las modalidades utilizadas son infinitas y la variedad de lectura también, incluso si se tiene en cuenta que en impreso, en imágenes, en digital, y en cualquier tipo de soporte, el bibliotecario encontrará la forma de seleccionarlo, transmitirlo y hacerlo comprensible.

La segunda etapa, la de la formación secundaria, puede resultar más compleja, especialmente en esta época, debido al avance de las tecnologías y la comunicación. El adolescente tiende a leer corrientemente lo que encuentra en forma virtual, y las redes sociales influyen considerablemente en sus opiniones. La comprensión, la reflexión, y la crítica sobre lo que lee muchas veces no ocupa un lugar primordial. La figura del bibliotecario aquí se complica más porque debe buscar los medios para llegar a los textos recomendados por el docente, no interviene tanto en instalar la comprensión de lo leído, sino que se constituye en un facilitador de los conocimientos sugeridos. Es en esta instancia es cuando se deben utilizar los soportes de interés para los estudiantes, como las aplicaciones en el teléfono celular, la posibilidad de consultar en línea en la biblioteca y la de hacer difusión de los contenidos por medio de las redes. Es un poco establecer la lectura por el placer de leer, que conducirá a la comprensión de los textos y el desarrollo lingüístico tan necesario en esta etapa. Esto ayudará a adquirir una conciencia crítica, a tener comprensión de la realidad que se le presenta y a cumplir con el requerimiento de sus estudios actuales y los por venir. Es una situación evidente, donde se presenta la disyuntiva de encontrarnos aquí con una crisis en la lectura, ya que en la actualidad hablar solamente de lo impreso es como significar un adiós a las bibliotecas.

La tercera etapa en el proceso de aprendizaje es cuando se transita la educación superior que se imparte en las universidades, en las academias superiores o en otras instituciones de formación profesional. Este tipo de enseñanza forma técnicos, profesionales, investigadores y científicos en todas las ramas del conocimiento, que generalmente llevan a obtener un título para acceder a un trabajo determinado. La experticia en esta instancia, basada en una marcada formación teórico-práctica, cumple un rol fundamental en las actividades de extensión para con la comunidad.

El papel de la universidad es ser creadora de conocimiento y tiene como objetivo primordial desarrollar el pensamiento creativo para generar nuevas ideas y descubrimientos en el campo de las ciencias y las tecnologías.

El bibliotecario se encuentra en una situación más comprometida donde además de facilitar el acceso a los documentos, es preciso conocer cuando y porque el usuario necesita una información determinada, debe saber dónde encontrarla, debe evaluarla para hacerla pertinente y comunicarla de manera ética. Cumple un papel activo y reflexivo sobre los diferentes tipos de recursos informativos. Es aquí cuando la figura del bibliotecario referencista, basado en los enfoques constructivos del aprendizaje y la aplicación de metodologías, debe favorecer las necesidades del sujeto. Todo esto requiere, además, un proceso de evaluación de los resultados. La lectura en esta instancia debe ser aún más crítica, y la elección y el uso de los recursos se hacen más complejos. Por eso es importante la colaboración con docentes, el trabajo en equipo y tener muy en cuenta el contexto, tanto el académico institucional como el externo.

No todo se puede leer en Internet, no todo está en Internet, la biblioteca hoy consta de una hibridez integrada por diferentes tipos de documentos: lo textos impresos, que se encuentra en las estanterías; los recursos informativos en diferentes tipos de dispositivos; la información electrónica en las computadoras; y lo virtual, como los objetos digitales en línea que pueden ser leídos en gran variedad de soportes. Todos ellos se complementan en el proceso informativo y en su conjunto proveen y transforman la recogida de datos en algo nuevo.
La creación de conocimiento estará fundada en el uso reflexivo e intencional de la información basada en las nuevas competencias educativas. Por eso se promueve el desarrollo de experiencias, el consensuar modelos y normas, el fomento de la colaboración, y la transmisión de conocimientos a través de encuentros, jornadas y de otro tipo de actividades.

La propuesta es repensar sobre la lectura que se quiere ofrecer, dónde y cómo se puede dar, cómo gestionar la información en los diferentes ámbitos de estudio, en cualquier tipo de biblioteca, y en regiones remotas donde la biblioteca cumple un papel importante para la comunidad.
La lectura que se haga en cualquier soporte debe llevar a mejorar la comprensión y la significación de lo leído y a fomentar un pensamiento crítico y creativo. Es en este sentido que se debe repensar si se trata de una revolución o de una crisis de la lectura, la identificación y el significado que demos a este proceso posibilitará adecuar el desempeño profesional en cada situación particular.

La lectura hace ver las realidades adyacentes, nos inserta en la sociedad y nos conecta con el resto del mundo.

Referencias

Alonso Tapia, Jesús (2005). Claves para la enseñanza de la comprensión lectora. Revista de Educación, núm. Extraordinario. Sociedad lectora y educación. p. 63-93. Recuperado de:
https://www.oei.es/historico/fomentolectura/articulos.htm [Consulta: 22-11-2018]

Argentina. Ministerio de Educación (2009- ). Plan Nacional de Lectura. Recuperado de: http://planlectura.educ.ar/ [Consulta: 15-01-2020]

Bombini, Gustavo (2008). La lectura como política educativa. Revista Iberoamericana de Educación. Nro. 46 Enero-abril. Recuperado de:
https://rieoei.org/historico/documentos/rie46a01.htm [Consulta: 10-12-2018]

Cerlac. Red Iberoamericana de Responsables de Políticas y Planes de Lectura. https://cerlalc.org/redplanes/

Monfasani, Rosa (2013). Bibliotecarios, usuarios y gestión del conocimiento. 1a ed. Buenos Aires: Alfagrama. 240 p.

Parra, Sofía (2017). Planes de lectura en Iberoamérica 2017: objetivos logros y dificultades. Preparado por. Bogotá: Cerlalc. 90 p. Recuperado de: http://cerlalc.org/wp-content/uploads/2017/11/PUBLICACIONES_CERLALC_Planes_lectura_Iberoamerica_2017_07_12_17.pdf [Consulta: 02-01-2020]

Barómetro CLIP sobre la comprensión lectora infantil y primaria 2018

barometro2

Barómetro CLIP sobre la comprensión lectora infantil y primaria.

Texto completo

 

 

El objetivo principal del Barómetro CICLIP es conocer la percepción de docentes y padres/madres sobre la situación actual en lectura y comprensión lectora sobre sus alumnos e hijos/hijas.

Se trata de un informe sectorial, aprovechando la organización del Congreso Internacional de Comprensión Lectora Infantil y Primaria (CICLIP), que realiza una encuesta cuantitativa a padres y docentes sobre la situación actual de la comprensión lectora de los niños en educación infantil y primaria.

El Barómetro CICLIP sobre lectura y comprensión lectora infantil, surge de la iniciativa la Asociación Española de Comprensión Lectora (AECL) y de Supertics.

La Asociación Española de Comprensión Lectora  (AECL) es una asociación sin ánimo de lucro fundada en Málaga (España) en Julio de 2012. Su comité científico está integrado por catedráticos y especialistas de reconocido prestigio y forman parte de la asociación desde docentes de todos los niveles hasta padres y alumnos. Su objetivo es el de crear un punto de encuentro normalizado sobre lectura, competencia y comprensión lectora para familias, estudiantes, profesionales, instituciones públicas y privadas y medios de comunicación.

Por su parte Supertics tiene el firme compromiso de realizar periódicamente investigaciones relacionadas con las materias sobre las que trabaja su metodología, con el objetivo de aportar conocimientos a las familias y ciertos segmentos del sector educativo sobre temas en los que existe un desconocimiento generalizado y un interés concreto.

El Barómetro CICLIP busca dar un soporte documental a las investigaciones desarrolladas por el equipo de trabajo para analizar la realidad de la situación de la lectura y la comprensión lectora diferenciando la visión de familias y docentes.

El Barómetro de Lectura 2018 de Supertics, Asociación Leobién y Asociación Española de Comprensión Lectora que tiene como objetivo “conocer las opiniones de profesionales y docentes sobre la situación de la lectura y la comprensión lectora de niños y niñas con edades comprendidas entre los 5 y los 12 años”. Con 3.439 docentes encuestados -todos ellos preocupados por el tema ya que cubrieron la encuesta tras la celebración del III Congreso de Comprensión Lectora Infantil y Primaria (CICLIP) online-, el 83.4% de los cuales tiene entre 26 y 55 años, contiene datos preocupantes y que -me parece-  también nos interpelan a la profesión bibliotecaria:

  • Casi la totalidad considera que la comprensión lectora de sus alumnos mejoraría si pudieran dedicar más horas a preparar sus sesiones y a investigar en el campo de la comprensión de la lectura.
  • El 72% cree que la actual ley educativa en España da poca importancia a la lectura
    Sólo la mitad de los colegios españoles colabora con una biblioteca pública, “perdiendo la oportunidad de instaurar el hábito lector como actividad extraescolar”
  • El 41.6% de los docentes expresa su falta de formación para reconocer trastornos del proceso lector
  • El 52% declara no disponer de la formación necesaria para desarrollar estrategias que mejoren el actual nivel de comprensión lectora de sus alumnos
  • Casi el 80% confirma que esta falta de formación se establece desde la Universidad.