Archivo de la etiqueta: Estudios de usuarios

Encuesta de perspectivas de la experiencia digital de los estudiantes 2018 en la educación superior del Reino Unido

 

2018-09-11_13-13-31

“Digital Experience Insights Survey 2018: Findings From Students in UK Further and Higher Education”. London : JISC, 2018

Texto completo

Con más de 37.000 participantes procedentes de 83 organizaciones de educación superior y superior, es la mayor muestra de datos sobre la experiencia digital de los estudiantes de este tipo.

Entre las principales conclusiones figura la importancia de la tecnología digital para apoyar la transición de los estudiantes a las diferentes etapas de la educación, así como al trabajo. La necesidad de que las universidades y los centros de enseñanza superior ofrezcan más apoyo en torno al bienestar digital, la seguridad en línea y la privacidad de los datos también es importante. Asegurar la salud mental y el bienestar de los estudiantes es una de mis prioridades. Este informe deja en claro la necesidad de que las universidades y los colegios universitarios tomen medidas para asegurar que la tecnología continúe siendo empleada en el mejor interés de los estudiantes, sin exponerlos a mayores riesgos.

Lo más importante es que los estudiantes continúan expresando su preocupación de que sus cursos no los preparan completamente para un puesto de trabajo digital. Esta cuestión debe abordarse con urgencia si se quiere que las universidades y los centros de enseñanza superior beneficien a los estudiantes, a los empleadores y al país en su conjunto.

 

El auge de los medios digitales, el declive de la televisión y el (casi) final de la imprenta. Tendencias en el uso de los medios entre los adolescentes estadounidenses, 1976-2016

adolescentes-phubbing-tecnologia-aislamiento

 

Twenge, J. M., Martin, G. N., & Spitzberg, B. H. (2018). Trends in U.S. Adolescents’ media use, 1976–2016: The rise of digital media, the decline of TV, and the (near) demise of printPsychology of Popular Media Culture. Advance online publication.

Texto completo

 

En comparación con generaciones anteriores, los adolescentes de la década de 2010 pasaron más tiempo en línea y menos tiempo con los medios de comunicación tradicionales, como libros, revistas y televisión. En los últimos años, menos del 20 por ciento de los adolescentes de EE. UU. informan que leen un libro, revista o periódico a diario por placer, mientras que más del 80 por ciento dice que usan los medios sociales todos los días, según una investigación publicada por la American Psychological Association. 

 

 

La mayoría de los estudios llevados a cabo hasta la fecha han producido resultados contradictorios sobre si los medios digitales (Internet, los mensajes de texto, los medios sociales y los juegos) desplazan o complementan el uso de los medios tradicionales (medios impresos como libros, revistas y periódicos, televisión y películas). Twenge y sus colegas analizaron datos de una muestra representativa a nivel de Estados Unidos de aproximadamente 50.000 estudiantes de octavo, décimo y doceavo grado anualmente. Observaron los resultados de la encuesta de 1976 a 2016, que representaban a más de un millón de adolescentes.

Los resultados del estudio ponen de relieve que el uso de los medios digitales ha aumentado considerablemente, entre los alumnos de 12º grado en 2016 pasando más del doble de tiempo en línea que en 2006, tiempo que dedican a enviar mensajes de texto y a participar en los medios sociales, totalizando alrededor de 6 horas al día en 2016. Cuando en 2008 sólo la mitad de los alumnos de 12º grado visitaban sitios de redes sociales casi todos los días, en 2016 esta cifra era del 82%. A la vez que dedicaron menos tiempo a los medios impresos, la televisión o el cine en comparación con los adolescentes de décadas anteriores.

44438392192_8f3a47f5a0_o_d

El declive de los medios impresos de lectura fue especialmente pronunciado. A principios de la década de 1990, el 33 por ciento de los alumnos de décimo grado dijo que leía un periódico casi todos los días. En 2016, esa cifra era sólo del 2 por ciento. También el porcentaje de alumnos de 12º grado que leen un libro o una revista todos los días disminuyó del 60% a finales de la década de 1970 al 16% en 2016, y los alumnos de 8º grado pasaron casi una hora menos viendo la televisión en 2016 que a principios de la década de 1990.

Aunque de manera no tan drástica, el consumo de televisión y cine también disminuyó. En la década de 1990, el 22 por ciento de los alumnos de octavo grado informaron que veían cinco o más horas de televisión al día, frente al 13 por ciento que lo hace en 2016. La caída en los adolescentes que van al cine o al teatro tuvo su colapso muy recientemente, el vídeo y el DVD no repercutieron tan negativamente como si lo está haciendo el vídeo en streaming

La rápida adopción de los medios digitales desde la década de 2000 ha desplazado el consumo de los medios analógicos. A nivel general, las tendencias fueron bastante uniformes en cuanto a género, raza/etnia y estatus socioeconómico.

 

 

Para los autores, los adolescentes de hoy en día están enseñados a leer textos cortos de pocas páginas, mientras que pasan la mayor parte de su tiempo cambiando entre una actividad digital y otra en cuestión de segundos. Por lo que su capacidad de concentración ha disminuido alarmantemente. En un momento en que ser capaz de leer textos largos es crucial para entender temas complejos y desarrollar habilidades de pensamiento crítico.

 

 

 

El valor intrínseco de las bibliotecas como espacios públicos físico-digitales, comunicando la nueva normalidad

library-dig

 

The intrinsic value of libraries as public spaces: physical-digital, communicating the new normal. Changing landscapeTM report, Sidney: University of Technology Sydney (UTS) Civica, 2018

Texto completo

Ver informe 2017

Las expectativas de los usuarios de las bibliotecas se están cumpliendo en gran medida cuando visitan el espacio físico de la biblioteca, pero no siempre es así cuando interactúan en el espacio de la biblioteca en línea. Este informe ofrece información de los propios usuarios de la biblioteca que puede ayudar a cerrar la brecha entre la entrega de servicios físicos y en línea. 

 

Casi el 90 por ciento de los usuarios de bibliotecas de Australia piensa que los servicios de bibliotecas en línea son importantes, pero sólo el 61 por ciento está satisfecho con la experiencia en línea que reciben de las bibliotecas. Eso se compara con el 85 por ciento de los usuarios que están satisfechos con la experiencia física de una biblioteca.

El hallazgo aparece en un nuevo informe de la Universidad de Tecnología de Sídney (UTS). Aproximadamente 600 usuarios de bibliotecas en Australia, Nueva Zelanda, Singapur y el Reino Unido fueron encuestados para este informe. Los encuestados indicaron que la usabilidad (86 por ciento), la disponibilidad gratuita (75 por ciento) y la compatibilidad de dispositivos (63 por ciento) eran las características más valoradas del sitio web de una biblioteca.

Muchos sugirieron también que las bibliotecas deben ofrecer una experiencia en línea más fácil de usar, comparable a los servicios comerciales, y que se mantenga al día con los cambios tecnológicos.

El informe “El valor intrínseco de las bibliotecas como espacios públicos – Físico-digitales, comunicando la nueva normalidad“. Fue desarrollado por el Instituto de Políticas Públicas y Gobernabilidad de la UTS y encargado por la empresa de software Civica. Es el último de una serie de informes, y es la segunda edición de una serie de informes de la biblioteca que comenzó en 2016. Se centra en el estado de la prestación de servicios bibliotecarios a la vez que explora las experiencias de los usuarios con las bibliotecas y sus percepciones de los espacios físicos y digitales.

Según Sophi Bruce, investigador principal de este proyecto en la UTS, la investigación reafirma firmemente que los usuarios de las bibliotecas valoran los espacios físicos y en línea y que hay muchas oportunidades en el entorno en línea. “Hay muchos factores que causan esto. Entre ellos se incluyen las dificultades para navegar por las plataformas de los sitios web de las bibliotecas, la imposibilidad de acceder al contenido desde diferentes dispositivos y la capacidad de algunos miembros del personal de las bibliotecas para comprender adecuadamente la tecnología y promoverla entre sus miembros.

Los cambios en las actitudes de los usuarios, los avances tecnológicos y los recursos limitados están forzando a las bibliotecas a invertir en servicios digitales. Pero el informe reveló que estos mismos factores también están actuando como barreras para el cambio, ya que las bibliotecas tienen dificultades para navegar a través de ellos.

“Los usuarios que saben leer y escribir digitalmente esperan que las bibliotecas se adapten a las interfaces de las plataformas comerciales; sin embargo, algunos miembros del personal de las bibliotecas han informado que carecen de confianza cuando se trata del cambio digital”, dijo Sophi  Bruce.

“La falta de una sólida infraestructura de Internet en Australia dificulta la prestación de servicios en línea eficaces. Las bibliotecas tienen la responsabilidad de buscar soluciones innovadoras. “La colaboración es clave para mejorar los servicios de la biblioteca”.

Los bibliotecarios encuestados como parte de la investigación han indicado que los acuerdos de consorcios y las asociaciones con proveedores podrían ayudarles a seguir siendo pertinentes en un espacio digital en rápida evolución. Según Richard Fiddis, Director General de Civica International, las asociaciones con proveedores de tecnología son la clave para seguir siendo relevantes en este mundo digital, al tiempo que ofrecen servicios innovadores y de alto nivel.

“Un ejemplo de esto es la asociación que tenemos con el Great Southern Consortium en Australia Occidental, donde nueve consejos han colaborado para utilizar Spydus, el sistema integrado de gestión de bibliotecas de Civica que proporciona una experiencia de usuario mejorada tanto para los clientes como para el personal de las bibliotecas”, dijo.

El Instituto de Políticas Públicas y Gobernabilidad (IPPG) de la UTS está integrado por un grupo de investigadores y profesionales en las áreas de administración pública y políticas, investigación social, participación de las partes interesadas y liderazgo. IPPG lleva a cabo investigación aplicada social y conductual y académica, asesoramiento sobre políticas, educación de postgrado y formación para el desarrollo profesional.

Uso de los libros electrónicos de Acceso Abierto

widener3

Watkinson, Charles; Hawkins, Kevin; Montgomery, Lucy; O’Leary, Brian;
Neylon, Cameron; Skinner, Katherine. “Understanding OA Ebook Usage: Toward a Common Framework” University of Michigan, 2018

Texto completo

Book Industry Study Group (BISG) colaborará con KU Research e investigadores de las universidades de Michigan y el norte de Texas para investigar en torno al mejor uso de los libros electrónicos de acceso abierto (OA). Con el apoyo de la Fundación Andrew W. Mellon, el proyecto de un año de duración se llevará a cabo desde el 1 de junio de 2018 hasta el 31 de mayo de 2019.

A menudo se dice que una publicación de la OA se descargará, utilizará y citará con más frecuencia que un título comparable de acceso restringido. Los editores necesitan demostrar tal impacto para recibir apoyo para sus programas de acceso abierto, los financiadores buscan datos de uso para demostrar el retorno de sus inversiones, y los autores están ansiosos por mostrar evidencia de alcance e influencia adicionales para su trabajo. Sin embargo, debido a las diferencias en la cadena de suministro, la información sobre el impacto de los libros electrónicos académicos, especialmente los libros OA, es mucho más difícil de recopilar, analizar y comunicar que la información procedente del uso de revistas electrónicas.

Este proyecto financiado intenta identificar los desafíos en la comprensión del uso de los libros electrónicos en agricultura biológica, sugiriendo algunas oportunidades para crear un marco para la acción futura a través de consultas comunitarias. Para ello se  identificará y agregará información relevante de diferentes plataformas, se analizará lo que se ha recopilado de manera que se respete la privacidad del usuario y se comunicará la información relevante sobre el uso a las partes interesadas. Además de analizar las métricas de uso, los investigadores explorarán indicadores de compromiso como la altermétrias. Un objetivo importante es conectar las líneas de investigación que actualmente se llevan a cabo por separado en Estados Unidos y Europa, tanto por parte de entidades con o sin ánimo de lucro. Tras la conclusión de este proyecto de investigación, BISG publicará un libro blanco de resultados y propondrá una vía para la acción futura.

Cada vez más personas de todas las edades y condiciones utilizan Internet

beneficios-del-coworking-para-trabajadores-mayores-de-50-anos-noticias-infocif-1

New Data Show Substantial Gains and Evolution in Internet Use. Washington D. C.: National Telecommunications and Information Administration (NTIA), 2018

Texto completo

La brecha digital está mostrando signos de ceder a medida que más estadounidenses de todas las profesiones y condiciones sociales se conectan a Internet. Según los resultados iniciales de la encuesta más reciente de NTIA sobre el uso de Internet realizada por la Oficina del Censo de los Estados Unidos, varios grupos históricamente desfavorecidos mostraron aumentos significativos en la adopción de Internet en los últimos años.

La encuesta, que se llevó a cabo en noviembre de 2017, revela nuevos contornos del uso de Internet por parte de los estadounidenses. En 2017, había más hogares que tenían un plan de datos en sus dispositivos móviles que aquellos que disponían de un servicio de banda ancha por cable. Además, por primera vez desde que NTIA comenzó a rastrear el uso de diferentes tipos de dispositivos informáticos, las tabletas fueron más populares que los ordenadores de escritorio entre los estadounidenses, y el número de personas que usaron múltiples tipos de dispositivos también aumentó sustancialmente.

Los datos muestran que el 78 por ciento de los estadounidenses a partir de los 3 años de edad utilizaba Internet en noviembre de 2017, en comparación con el 75 por ciento en julio de 2015. Este aumento de 13,5 millones de usuarios fue impulsado por el aumento de la adopción entre las familias de bajos ingresos, los ancianos, los afroamericanos, los hispanos y otros grupos que han sido menos dados a conectarse a Internet.

Los dispositivos informáticos preferidos de los estadounidenses también han cambiado en los últimos años. Hace dos años, la NTIA informó que el uso de dispositivos móviles como teléfonos inteligentes y tabletas estaba en aumento, y que esto seguía siendo cierto en 2017. Sesenta y cuatro por ciento de los estadounidenses usaron un teléfono inteligente en 2017, en comparación con el 53 por ciento en 2015, y el uso de tabletas aumentó del 29 por ciento al 32 por ciento durante el mismo período. El uso de dispositivos portátiles como los relojes inteligentes y las bandas de acondicionamiento físico -todavía una categoría de productos incipiente- creció significativamente hasta el 8 por ciento de los estadounidenses, en comparación con el 1 por ciento dos años antes. El uso de la televisión inteligente y de los dispositivos conectados a la televisión también siguió aumentando, con un crecimiento de siete puntos porcentuales hasta el 34 por ciento entre 2015 y 2017.

Continúan aumentando el número de dispositivos que se utilizan para conectarse a Internet. La proporción de personas que utilizan al menos dos tipos diferentes aumentó del 52 por ciento en 2013 al 62 por ciento en 2017. El uso de tres o más tipos de dispositivos diferentes también aumentó sustancialmente, de 32 por ciento en 2013 al 42 por ciento en 2017.

Sin embargo, a medida que muchas personas recurren a una variedad de herramientas informáticas diferentes para realizar diferentes tareas, algunos grupos utilizan menos dispositivos que otros. Las personas que viven en hogares de mayores ingresos son más dados a usar múltiples tipos de dispositivos. Los estadounidenses que reportaron ingresos familiares inferiores a $25,000 por año en promedio usaron 1.34 tipos diferentes de dispositivos, mientras que aquellos con ingresos de $100,000 o más usaron un promedio de 2.77 tipos de dispositivos-más del doble.

La encuesta, realizada como un suplemento a la Encuesta de Población Actual (CPS) de la Oficina del Censo, incluyó a más de 123,000 personas que viven en más de 52,000 hogares en 50 estados y el Distrito de Columbia. NTIA ha patrocinado el Suplemento de Uso de Computadoras e Internet de CPS 14 veces desde 1994. Con su gran tamaño de muestra y más de 50 preguntas sobre el uso de Internet, es la encuesta nacional más completa sobre cómo los estadounidenses se conectan a Internet y lo que hacen cuando están en línea.

 

 

 

 

Uno de cada cinco estadounidenses escucha audiolibros

audiolibros-chica

Perrin, Andrew. “Nearly one-in-five Americans now listen to audiobooks” Pew Research, 2018

Texto completo

Los estadounidenses están ampliando el consumo de libros a través de varios formatos, siendo los audiolibros el formato que está creciendo más rápidamente. 

Alrededor de tres cuartas partes (74%) de los estadounidenses han leído un libro en los últimos 12 meses en cualquier formato, una cifra que se ha mantenido prácticamente sin cambios desde 2012, según una encuesta del Pew Research Center realizada en enero. Los libros impresos siguen siendo el formato más popular para leer, con el 67% de los estadounidenses que han leído un libro impreso en el último año.

Y aunque la proporción de lectores de libros impresos y electrónicos es similar a la de una encuesta realizada en 2016, ha habido un aumento modesto pero estadísticamente significativo en la proporción de estadounidenses que leen audiolibros, del 14% al 18%.

En general, los estadounidenses leen un promedio de 12 libros por año, mientras que el estadounidense típico ha leído cuatro libros en los últimos 12 meses. Cada una de estas cifras no ha cambiado mucho desde 2011, cuando el Centro comenzó a realizar las encuestas sobre los hábitos de lectura de libros de los estadounidenses.

Alrededor del 39% de los estadounidenses dicen que sólo leen libros impresos, mientras que el 29% lee en estos formatos digitales y también lee libros impresos. Sólo el 7% de los estadounidenses dicen que sólo leen libros en formato digital y que no han leído ningún libro impreso en los últimos 12 meses. Algunos grupos demográficos tienen más probabilidades que otros de ser lectores de libros sólo digitales, pero en general este comportamiento es relativamente raro en una amplia gama de grupos demográficos. Por ejemplo, el 10% de los jóvenes de 18 a 29 años sólo lee libros en formato digital, en comparación con el 5% de los de 50 a 64 años y el 4% de los de 65 años o más.

Curiosamente, no hay diferencias significativas en esta cuestión relacionada con el nivel educativo o los ingresos anuales del hogar. Alrededor del 7% de los graduados universitarios son lectores de libros digitales, en comparación con el 5% de los que cursan la escuela secundaria.

Casi una cuarta parte (23%) de los jóvenes de 18 a 29 años han escuchado un audiolibro en los últimos 12 meses, en comparación con el 16% que lo había hecho en 2016. La proporción de graduados universitarios que han leído un libro impreso o escuchado un audiolibro en los últimos 12 meses ha aumentado en 6 y 7 puntos porcentuales, respectivamente, desde 2016.  En particular, la proporción de graduados de la escuela secundaria que han escuchado un audiolibro en los últimos 12 meses casi se ha duplicado en ese mismo período de tiempo, del 9% en 2016 al 16% en la actualidad.

 

Navegantes en la Red – Encuesta AIMC a usuarios de Internet 2018

38876411700_b61e4cfa62_b_d

Navegantes en la Red – Encuesta AIMC a usuarios de Internet 2018

Texto completo

Descargar infografía en PDF (208 KB)

Presentacion 6/3/2018
(PDF | 518 KB)

Ver cuestionario

Datos

Resultado

 

A finales de 1996, en los inicios de Internet en España, AIMC decidió llevar a cabo la primera Encuesta a Usuarios de Internet, a través de un cuestionario colocado en la misma red. El estudio tenía como principal propósito conocer con detalle el perfil del internauta así como sus hábitos en la utilización de Internet y generó una amplia repercusión entre todos los sectores –tanto profesionales como académicos– relacionados directa o indirectamente con el uso y análisis de Internet.

Navegantes en la Red – 20a Encuesta AIMC a usuarios de Internet 2018

Fechas de recogida de encuestas: del 17 de octubre al 10 de diciembre de 2017
Tamaño de muestra: 15.896 cuestionarios. Tras la depuración, la muestra útil final fue de
15.252 individuos

Algunos datos relevantes:

  • El 70% de los El 92,1% de los internautas se conecta a Internet a través del móvil.
  • Los encuestados utiliza Internet durante dos o más horas al día.
  • El 47%de los internautas afirma que “no podría vivir sin Internet en el móvil”
  • El 61% de los que acceden a internet desde su móvil lo hacen a través de Apps la mayoría de las veces
  • El “prime time” en Internet se produce entre las 21:00h y las 23:00h
  • El 80% de los entrevistados utiliza las redes sociales a diario
  • Se incrementa en un 90% respecto a 2016 el número de abonados a portales de internet para el visionado de series/ películas o canales de TV.
  • Los servicios de geolocalización en el móvil son ya utilizados por el 85,4% de los que se conectan a internet a través del móvil.
  • El 65,7% de los encuestados opta por el navegador Google Chrome; el sistema  operativo Windows 10 es el más utilizado (30,8%)y Android domina en la telefonía móvil con el 81%.
  • Aumenta la preocupación por parte de los padres respecto a lo que hacen los menores en Internet: suben tanto el uso de programas de filtro/bloqueo de contenidos o control parental, como el control personal de horarios y visitas.