Archivo de la etiqueta: Estudios de usuarios

El teléfono móvil se consolida como la principal manera de conectarse a Internet

Woman laying with feet up texting cell phone

«Mobile Technology and Home Broadband 2019». Washington D.C.:  Pew Research Center, 2019

Texto completo

El 37% de los estadounidenses ahora se conectan en línea principalmente a través de un teléfono inteligente, y estos dispositivos se citan cada vez más como una razón para no tener una conexión a Internet de alta velocidad en casa. Estas tendencias son parte de un cambio más amplio hacia la tecnología móvil que ha cambiado la forma en que la gente hace todo, desde obtener noticias hasta solicitar empleo.

 

Estos son algunos de los hallazgos clave de la encuesta telefónica del Pew Research Center a 1,502 adultos estadounidenses realizada del 8 de enero al 7 de febrero de 2019.

Debido a que la proporción de estadounidenses que dicen tener un teléfono inteligente ha aumentado drásticamente en la última década -del 35% en 2011 al 81% en 2019-, una nueva encuesta del Pew Research Center revela que la forma en que muchas personas eligen conectarse en línea es marcadamente diferente a la de años anteriores.

Hoy en día, el 37% de los adultos estadounidenses dicen que utilizan principalmente un teléfono inteligente cuando acceden a Internet. Esta proporción casi se ha duplicado desde 2013, cuando el Centro formuló por última vez esta pregunta. En ese momento, el 19% de los estadounidenses nombraron su teléfono inteligente como su principal dispositivo para conectarse a Internet

Los más jóvenes son especialmente inclinados a utilizar sus teléfonos cuando se conectan a Internet. El 58% de los jóvenes de 18 a 29 años dicen que en su mayoría se conectan a Internet a través de un teléfono inteligente, frente al 41% en 2013. Sin embargo, este crecimiento es evidente en todos los grupos de edad. Por ejemplo, la proporción de adultos de entre 30 y 49 años que dicen que utilizan principalmente un teléfono inteligente para conectarse en línea casi se ha duplicado, del 24% en 2013 al 47% en la actualidad.

De hecho, los dispositivos móviles no sólo se utilizan más a menudo para conectarse a Internet, sino que algunos estadounidenses están renunciando por completo a la banda ancha tradicional en casa en favor de su teléfono inteligente. La mayoría de los adultos dicen que se suscriben a la banda ancha en casa, pero alrededor de uno de cada cuatro (27%) no lo hacen. Y cada vez son más las personas que no se adhieren a estos servicios que citan su teléfono móvil como una razón para no suscribirse a ellos.

Entre los usuarios que no utilizan banda ancha, el 45% dice que no tienen banda ancha en casa porque su teléfono inteligente les permite hacer todo lo que necesitan hacer en línea, en comparación con el 27% en 2015. Al mismo tiempo, la proporción de usuarios que no disponen de banda ancha que afirman que su smartphone es la razón más importante para no tener una conexión a Internet de alta velocidad en el lugar donde viven, que casi se ha duplicado en el mismo período de tiempo (del 12% al 23%). Y aunque la asequibilidad sigue siendo una barrera comúnmente citada, la proporción de usuarios que no adoptan la banda ancha que dicen que el costo de una suscripción mensual es la razón más importante para no tener estos servicios ha caído del 33% en 2015 al 21% en la actualidad. Además, el 80% de estos usuarios que no tienen banda ancha dicen que no están interesados en obtener conexiones de alta velocidad en casa.

Estos patrones subrayan la dependencia que una minoría de estadounidenses tiene de su teléfono inteligente para el acceso a Internet. Alrededor del 17% de los adultos estadounidenses son “usuarios de Internet sólo por teléfono inteligente”, lo que significa que informan tener un teléfono inteligente pero no tienen una conexión a Internet de alta velocidad tradicional en el lugar donde viven. Esta proporción se ha duplicado aproximadamente desde 2013, cuando el 8% de los adultos entraron en esta categoría.

 

 

Los niños españoles y su relación con la tecnología

 

aimc_2018

 

AIMC Niñ@s 2018. Madrid: AIMC, 2018

Texto completo

 

Más del 40% de los niños ve contenidos televisivos en los dispositivos móviles o el ordenador. El 89% consume vídeos en Internet. Los niños pasan casi 5 horas diarias frente a alguna pantalla. 7 de cada 10 niños de entre 12 y 13 años utiliza las redes sociales. Juntarse con los amigos es su actividad favorita, por delante de practicar deporte o jugar a los videojuegos. Los niños se declaran fans de Messi y Cristiano, mientras que las niñas prefieren a Shakira y a la heroína Ladybug

El estudio de AIMC Niñ@s 2018 es el quinto de los estudios realizados desde AIMC centrado en el público infantil, tras las ediciones de los años 1998, 2002, 2004 y 2008.

El de este año tiene una importancia especial ya que en estos últimos 10 años, el desarrollo de la tecnologíainternet, la conectividad, la movilidad y la evolución y aparición de nuevos dispositivos, han desembocado en nuevos hábitos frente a los múltiples puntos de contacto que han aparecido, sobre una población tremendamente sensible a todo ello.

El estudio desvela aspectos tan relevantes como: cuáles son los hábitos de vida y horarios de este perfil poblacional; qué medios consumen, cuándo, con qué dispositivos y para qué, prestando especial atención al mundo digital y a todas las posibilidades que la tecnología aporta; qué actividades son las que más les gusta realizar en su tiempo libre; su acceso a las redes sociales; qué canales de televisión son sus preferidos; cómo es su consumo individual; cómo viven el fenómeno del Gaming, cuál es su relación con la publicidad o el nivel de control por parte de los padres en el consumo de medios y uso de dispositivos.

AIMC Niñ@s ha contado con la financiación de un grupo de sus Asociados, en concreto de siete de las agencias de medios más importantes de nuestro país: Carat España, Equmedia, Havas Media, Initiative, Mindshare, OMD y Zenith Media; de cuatro de los grupos de televisión más destacados en cuanto a contenidos infantiles en España: RTVE, Disney Channel, Turner y Viacom; así como de Google.Todos ellos, junto con AIMC y el Instituto responsable del estudio (KANTAR TNS), han participado en las reuniones de definición del cuestionario.

 

Ética en la evaluación de bibliotecas y la privacidad de los datos personales de los usuarios

hqdefault

Asher, Andrew  ; Briney, , Kristin; Gardner, Gabriel “Ethics in Research Use of Library Patron Data Glossary and Explainer” Digital Library Federation, 2018

Descargar

Ver vídeo

Las bibliotecas universitarias están bajo una presión constante para demostrar su valor e impacto. Con este fin, la mayoría de las bibliotecas realizan habitualmente mediciones sobre el uso de las colecciones, servicios e instalaciones por parte de los usuarios, pero el crecimiento en el uso de la analítica de aprendizaje ha creado una nueva e importante demanda de recopilación y análisis de datos. Esta tendencia ha generado preocupación por la privacidad de los clientes y la posible violación de la ética profesional.

Tomando una una discusión dentro del grupo de trabajo del Foro “Digital Library Federation” DLF de 2017 sobre la creciente inversión de la educación superior en productos y sistemas que pueden rastrear y compilar datos sobre el comportamiento de los usuarios a través de datos y tecnología, Yasmeen Shorish y Shea Swauger formaron el grupo DLF sobre vigilancia tecnológica. (Technologies of Surveillance Working Group)

La utilización de los Big Data en industrias y campos de investigación conllevan la recolección y la analizar la mayor cantidad de datos posible sobre personas, lo que aumenta la comprensión de sus comportamiento y aumenta nuestra capacidad para construir y organizar servicios. Pero, la recolección de datos a menudo se realiza a través de la tecnología de vigilancia, desde el registro de actividades en línea hasta la Web. cámaras de vídeo digitales, datos de los teléfonos móviles, seguimiento Wi-Fi y en las bases de datos.

La adopción y participación de una biblioteca en estos sistemas no está exenta de preocupaciones éticas, y podría tener consecuencias en términos de privacidad de los usuarios que contradicen directamente algunos de los principios establecidos en el Código de Ética Profesional, tales como el derecho a la confidencialidad y la priorización de los usuarios, colegas e instituciones por encima de los intereses privados.

Por ello a principios de este mes, el subgrupo de Ética Profesional de la Investigación del grupo de trabajo publicó Ethics in Research Use of Library Patron Data Glossary and Explainer.

 

 

Encuesta de perspectivas de la experiencia digital de los estudiantes 2018 en la educación superior del Reino Unido

 

2018-09-11_13-13-31

“Digital Experience Insights Survey 2018: Findings From Students in UK Further and Higher Education”. London : JISC, 2018

Texto completo

Con más de 37.000 participantes procedentes de 83 organizaciones de educación superior y superior, es la mayor muestra de datos sobre la experiencia digital de los estudiantes de este tipo.

Entre las principales conclusiones figura la importancia de la tecnología digital para apoyar la transición de los estudiantes a las diferentes etapas de la educación, así como al trabajo. La necesidad de que las universidades y los centros de enseñanza superior ofrezcan más apoyo en torno al bienestar digital, la seguridad en línea y la privacidad de los datos también es importante. Asegurar la salud mental y el bienestar de los estudiantes es una de mis prioridades. Este informe deja en claro la necesidad de que las universidades y los colegios universitarios tomen medidas para asegurar que la tecnología continúe siendo empleada en el mejor interés de los estudiantes, sin exponerlos a mayores riesgos.

Lo más importante es que los estudiantes continúan expresando su preocupación de que sus cursos no los preparan completamente para un puesto de trabajo digital. Esta cuestión debe abordarse con urgencia si se quiere que las universidades y los centros de enseñanza superior beneficien a los estudiantes, a los empleadores y al país en su conjunto.

 

El auge de los medios digitales, el declive de la televisión y el (casi) final de la imprenta. Tendencias en el uso de los medios entre los adolescentes estadounidenses, 1976-2016

adolescentes-phubbing-tecnologia-aislamiento

 

Twenge, J. M., Martin, G. N., & Spitzberg, B. H. (2018). Trends in U.S. Adolescents’ media use, 1976–2016: The rise of digital media, the decline of TV, and the (near) demise of printPsychology of Popular Media Culture. Advance online publication.

Texto completo

 

En comparación con generaciones anteriores, los adolescentes de la década de 2010 pasaron más tiempo en línea y menos tiempo con los medios de comunicación tradicionales, como libros, revistas y televisión. En los últimos años, menos del 20 por ciento de los adolescentes de EE. UU. informan que leen un libro, revista o periódico a diario por placer, mientras que más del 80 por ciento dice que usan los medios sociales todos los días, según una investigación publicada por la American Psychological Association. 

 

 

La mayoría de los estudios llevados a cabo hasta la fecha han producido resultados contradictorios sobre si los medios digitales (Internet, los mensajes de texto, los medios sociales y los juegos) desplazan o complementan el uso de los medios tradicionales (medios impresos como libros, revistas y periódicos, televisión y películas). Twenge y sus colegas analizaron datos de una muestra representativa a nivel de Estados Unidos de aproximadamente 50.000 estudiantes de octavo, décimo y doceavo grado anualmente. Observaron los resultados de la encuesta de 1976 a 2016, que representaban a más de un millón de adolescentes.

Los resultados del estudio ponen de relieve que el uso de los medios digitales ha aumentado considerablemente, entre los alumnos de 12º grado en 2016 pasando más del doble de tiempo en línea que en 2006, tiempo que dedican a enviar mensajes de texto y a participar en los medios sociales, totalizando alrededor de 6 horas al día en 2016. Cuando en 2008 sólo la mitad de los alumnos de 12º grado visitaban sitios de redes sociales casi todos los días, en 2016 esta cifra era del 82%. A la vez que dedicaron menos tiempo a los medios impresos, la televisión o el cine en comparación con los adolescentes de décadas anteriores.

44438392192_8f3a47f5a0_o_d

El declive de los medios impresos de lectura fue especialmente pronunciado. A principios de la década de 1990, el 33 por ciento de los alumnos de décimo grado dijo que leía un periódico casi todos los días. En 2016, esa cifra era sólo del 2 por ciento. También el porcentaje de alumnos de 12º grado que leen un libro o una revista todos los días disminuyó del 60% a finales de la década de 1970 al 16% en 2016, y los alumnos de 8º grado pasaron casi una hora menos viendo la televisión en 2016 que a principios de la década de 1990.

Aunque de manera no tan drástica, el consumo de televisión y cine también disminuyó. En la década de 1990, el 22 por ciento de los alumnos de octavo grado informaron que veían cinco o más horas de televisión al día, frente al 13 por ciento que lo hace en 2016. La caída en los adolescentes que van al cine o al teatro tuvo su colapso muy recientemente, el vídeo y el DVD no repercutieron tan negativamente como si lo está haciendo el vídeo en streaming

La rápida adopción de los medios digitales desde la década de 2000 ha desplazado el consumo de los medios analógicos. A nivel general, las tendencias fueron bastante uniformes en cuanto a género, raza/etnia y estatus socioeconómico.

 

 

Para los autores, los adolescentes de hoy en día están enseñados a leer textos cortos de pocas páginas, mientras que pasan la mayor parte de su tiempo cambiando entre una actividad digital y otra en cuestión de segundos. Por lo que su capacidad de concentración ha disminuido alarmantemente. En un momento en que ser capaz de leer textos largos es crucial para entender temas complejos y desarrollar habilidades de pensamiento crítico.

 

 

 

El valor intrínseco de las bibliotecas como espacios públicos físico-digitales, comunicando la nueva normalidad

library-dig

 

The intrinsic value of libraries as public spaces: physical-digital, communicating the new normal. Changing landscapeTM report, Sidney: University of Technology Sydney (UTS) Civica, 2018

Texto completo

Ver informe 2017

Las expectativas de los usuarios de las bibliotecas se están cumpliendo en gran medida cuando visitan el espacio físico de la biblioteca, pero no siempre es así cuando interactúan en el espacio de la biblioteca en línea. Este informe ofrece información de los propios usuarios de la biblioteca que puede ayudar a cerrar la brecha entre la entrega de servicios físicos y en línea. 

 

Casi el 90 por ciento de los usuarios de bibliotecas de Australia piensa que los servicios de bibliotecas en línea son importantes, pero sólo el 61 por ciento está satisfecho con la experiencia en línea que reciben de las bibliotecas. Eso se compara con el 85 por ciento de los usuarios que están satisfechos con la experiencia física de una biblioteca.

El hallazgo aparece en un nuevo informe de la Universidad de Tecnología de Sídney (UTS). Aproximadamente 600 usuarios de bibliotecas en Australia, Nueva Zelanda, Singapur y el Reino Unido fueron encuestados para este informe. Los encuestados indicaron que la usabilidad (86 por ciento), la disponibilidad gratuita (75 por ciento) y la compatibilidad de dispositivos (63 por ciento) eran las características más valoradas del sitio web de una biblioteca.

Muchos sugirieron también que las bibliotecas deben ofrecer una experiencia en línea más fácil de usar, comparable a los servicios comerciales, y que se mantenga al día con los cambios tecnológicos.

El informe “El valor intrínseco de las bibliotecas como espacios públicos – Físico-digitales, comunicando la nueva normalidad“. Fue desarrollado por el Instituto de Políticas Públicas y Gobernabilidad de la UTS y encargado por la empresa de software Civica. Es el último de una serie de informes, y es la segunda edición de una serie de informes de la biblioteca que comenzó en 2016. Se centra en el estado de la prestación de servicios bibliotecarios a la vez que explora las experiencias de los usuarios con las bibliotecas y sus percepciones de los espacios físicos y digitales.

Según Sophi Bruce, investigador principal de este proyecto en la UTS, la investigación reafirma firmemente que los usuarios de las bibliotecas valoran los espacios físicos y en línea y que hay muchas oportunidades en el entorno en línea. “Hay muchos factores que causan esto. Entre ellos se incluyen las dificultades para navegar por las plataformas de los sitios web de las bibliotecas, la imposibilidad de acceder al contenido desde diferentes dispositivos y la capacidad de algunos miembros del personal de las bibliotecas para comprender adecuadamente la tecnología y promoverla entre sus miembros.

Los cambios en las actitudes de los usuarios, los avances tecnológicos y los recursos limitados están forzando a las bibliotecas a invertir en servicios digitales. Pero el informe reveló que estos mismos factores también están actuando como barreras para el cambio, ya que las bibliotecas tienen dificultades para navegar a través de ellos.

“Los usuarios que saben leer y escribir digitalmente esperan que las bibliotecas se adapten a las interfaces de las plataformas comerciales; sin embargo, algunos miembros del personal de las bibliotecas han informado que carecen de confianza cuando se trata del cambio digital”, dijo Sophi  Bruce.

“La falta de una sólida infraestructura de Internet en Australia dificulta la prestación de servicios en línea eficaces. Las bibliotecas tienen la responsabilidad de buscar soluciones innovadoras. “La colaboración es clave para mejorar los servicios de la biblioteca”.

Los bibliotecarios encuestados como parte de la investigación han indicado que los acuerdos de consorcios y las asociaciones con proveedores podrían ayudarles a seguir siendo pertinentes en un espacio digital en rápida evolución. Según Richard Fiddis, Director General de Civica International, las asociaciones con proveedores de tecnología son la clave para seguir siendo relevantes en este mundo digital, al tiempo que ofrecen servicios innovadores y de alto nivel.

“Un ejemplo de esto es la asociación que tenemos con el Great Southern Consortium en Australia Occidental, donde nueve consejos han colaborado para utilizar Spydus, el sistema integrado de gestión de bibliotecas de Civica que proporciona una experiencia de usuario mejorada tanto para los clientes como para el personal de las bibliotecas”, dijo.

El Instituto de Políticas Públicas y Gobernabilidad (IPPG) de la UTS está integrado por un grupo de investigadores y profesionales en las áreas de administración pública y políticas, investigación social, participación de las partes interesadas y liderazgo. IPPG lleva a cabo investigación aplicada social y conductual y académica, asesoramiento sobre políticas, educación de postgrado y formación para el desarrollo profesional.

Uso de los libros electrónicos de Acceso Abierto

widener3

Watkinson, Charles; Hawkins, Kevin; Montgomery, Lucy; O’Leary, Brian;
Neylon, Cameron; Skinner, Katherine. “Understanding OA Ebook Usage: Toward a Common Framework” University of Michigan, 2018

Texto completo

Book Industry Study Group (BISG) colaborará con KU Research e investigadores de las universidades de Michigan y el norte de Texas para investigar en torno al mejor uso de los libros electrónicos de acceso abierto (OA). Con el apoyo de la Fundación Andrew W. Mellon, el proyecto de un año de duración se llevará a cabo desde el 1 de junio de 2018 hasta el 31 de mayo de 2019.

A menudo se dice que una publicación de la OA se descargará, utilizará y citará con más frecuencia que un título comparable de acceso restringido. Los editores necesitan demostrar tal impacto para recibir apoyo para sus programas de acceso abierto, los financiadores buscan datos de uso para demostrar el retorno de sus inversiones, y los autores están ansiosos por mostrar evidencia de alcance e influencia adicionales para su trabajo. Sin embargo, debido a las diferencias en la cadena de suministro, la información sobre el impacto de los libros electrónicos académicos, especialmente los libros OA, es mucho más difícil de recopilar, analizar y comunicar que la información procedente del uso de revistas electrónicas.

Este proyecto financiado intenta identificar los desafíos en la comprensión del uso de los libros electrónicos en agricultura biológica, sugiriendo algunas oportunidades para crear un marco para la acción futura a través de consultas comunitarias. Para ello se  identificará y agregará información relevante de diferentes plataformas, se analizará lo que se ha recopilado de manera que se respete la privacidad del usuario y se comunicará la información relevante sobre el uso a las partes interesadas. Además de analizar las métricas de uso, los investigadores explorarán indicadores de compromiso como la altermétrias. Un objetivo importante es conectar las líneas de investigación que actualmente se llevan a cabo por separado en Estados Unidos y Europa, tanto por parte de entidades con o sin ánimo de lucro. Tras la conclusión de este proyecto de investigación, BISG publicará un libro blanco de resultados y propondrá una vía para la acción futura.