Archivo de la categoría: Redes sociales

El 14% de los estadounidenses han cambiado de opinión sobre un problema debido a algo que vieron en las redes sociales

 

Womans hands holding smartphone

14% of Americans have changed their mind about an issue because of something they saw on social media. Pew Research, 2018

Texto completo

Resultados y metodología

Para la mayoría de los estadounidenses, la exposición a diferentes contenidos e ideas en los medios sociales no les ha hecho cambiar de opinión. Pero una pequeña parte del público – 14% – dice que ha cambiado sus puntos de vista sobre un tema político o social en el último año debido a algo que vio en los medios de comunicación social, según una encuesta del Pew Research Center sobre adultos estadounidenses realizada entre el 29 de mayo y el 11 de junio.

 

Aunque no está claro qué temas cambiaron los puntos de vista de la gente, en el último año una variedad de temas sociales y políticos – desde el movimiento #MeToo a #BlackLivesMatter y #MAGA – han sido discutidos en los medios sociales.

Ciertos grupos, particularmente los hombres jóvenes, son más dados que otros a decir que han modificado sus puntos de vista debido a los medios sociales. Alrededor de tres de cada diez hombres de entre 18 y 29 años (29%) dicen que sus puntos de vista sobre un tema político o social cambiaron el año pasado debido a los medios sociales. Esto es aproximadamente el doble de la proporción que se dice entre todos los estadounidenses y más del doble de la proporción entre hombres y mujeres de 30 años o más (12% y 11%, respectivamente).

También hay diferencias por raza y etnia, según la nueva encuesta. Alrededor de uno de cada cinco estadounidenses negros (19%) e hispanos (22%) dicen que sus puntos de vista cambiaron debido a los medios sociales, en comparación con el 11% de los blancos.

Los medios sociales provocaron que las opiniones cambiaran más entre los demócratas y los independientes simpatizantes con los demócratas (17%) que entre los republicanos y los simpatizantes republicanos (9%). Dentro de estos grupos de partidos, también hay algunas diferencias por género, al menos entre los demócratas. Los hombres que son demócratas o votantes demócratas (21%) son más propensos que sus contrapartes femeninas (14%) a decir que han cambiado de opinión. Sin embargo, la misma proporción de hombres y mujeres de tendencia republicana y republicana dicen lo mismo (9% cada uno).

Entre todos los usuarios de redes sociales, las personas que cambiaron su punto de vista sobre un tema son mucho más inclunafos a cambiar de opinión que aquellos que no dijeron que dichos sitios son importantes cuando se trata de involucrarse en asuntos políticos o sociales importantes para ellos (63% vs. %) o encontrar a otros que comparten sus puntos de vista sobre cuestiones importantes (67% frente a 38%). Poco más de la mitad de quienes cambiaron sus puntos de vista (56%) dicen que las redes sociales son personalmente importantes para proporcionar un lugar para expresar sus opiniones políticas, en comparación con un tercio de los usuarios de redes sociales que no han cambiado su opinión el año pasado (33%).

Mientras que los estadounidenses que no han cambiado sus puntos de vista otorgan menos importancia personal a los medios de comunicación social, las mayorías ven estas plataformas como una ayuda para dar voz a los grupos subrepresentados; destacando temas importantes que de otra manera podrían pasar desapercibidos; o ayudando a mantener a personas poderosas responsables de sus acciones. Aquellos que han cambiado de opinión gracias a los medios de comunicación social son algo más dados a estar de acuerdo en que estas declaraciones describen bien a los medios de comunicación social. Al mismo tiempo, las mayorías en ambos bandos también están de acuerdo en que los medios sociales distraen a la gente de temas que son verdaderamente importantes o hacen que la gente piense que están marcando una diferencia cuando en realidad no lo están haciendo.

 

 

Anuncios

Recomendaciones sobre redes sociales para bibliotecas públicas y universitarias (ALA)

social-media

Social Media Guidelines for Public and Academic Libraries, ALA, 2018

Texto completo

Las bibliotecas participan en los medios sociales por muchas razones, pero principalmente para comunicar información sobre servicios y recursos bibliotecarios, y para comprometerse con sus comunidades. Este documento proporciona un marco de políticas e implementación para las bibliotecas públicas y universitarias que participan en el uso de las redes sociales. La siguiente información se proporciona únicamente como una guía para crear una política de redes sociales y no pretende ser una lista exhaustiva de requisitos o asesoramiento legal.

Las redes sociales ofrecen una oportunidad para que las bibliotecas se relacionen con los usuarios y hagan contribuciones significativas al conocimiento compartido. Este sólido compromiso cívico conduce a una ciudadanía informada y a una sociedad saludable, al tiempo que demuestra el gran valor de que para los individuos y la sociedad tienen las bibliotecas.

Las bibliotecas no tienen ninguna obligación legal de participar en los medios de comunicación social, ni están obligadas a albergar conversaciones públicas. Una biblioteca podría optar, por ejemplo, por participar únicamente en la comunicación unidireccional, es decir, hacer anuncios y no responder a preguntas o comentarios. Pero una vez que una biblioteca pública o universitaria es financiada con fondos públicos invita a la conversación; por lo tanto, se puede considerar que ha establecido un foro público.

El Comité de Libertad Intelectual de ALA recomienda que las bibliotecas participen en los medios de comunicación social después de revisar detenidamente las directrices que aquí se presentan, y que adopten una política de medios de comunicación social contando con un asesor jurídico que refleje la intención y la capacidad de su institución.

Para evitar que la plataforma de una biblioteca sea secuestrada por contenido no relacionado con la misión de la biblioteca (incluyendo publicidad comercial o simplemente irrelevante), las bibliotecas deben elaborar cuidadosa y estrechamente sus declaraciones públicas de propósito y comportamiento aceptable como vinculadas a la misión de la biblioteca. Así, la biblioteca debe hacer pública su política de redes sociales en su sitio web y vincularla con la política de las redes sociales siempre que sea posible.

Recomendaciones

Siguiendo las mejores prácticas, la política de medios sociales de una biblioteca debe considerar los siguientes temas. Existe una variedad de niveles posibles de participación comunitaria disponibles para las bibliotecas, aunque no todos los puntos que se enumeran a continuación se aplican a todas las bibliotecas, y las omisiones y adiciones se pueden hacer en base a las necesidades individuales de la biblioteca en particular:

  1. La biblioteca publica información relacionada con sus servicios y operaciones para sus usuarios y no busca ni responde a comentarios.
  2. La biblioteca publica información y realiza llamadas ocasionales para obtener respuestas a encuestas o comentarios. La biblioteca se reserva el derecho de cerrar los comentarios a una hora predeterminada y no en respuesta a los comentarios recibidos.
  3. La biblioteca invita a la gente a publicar o comentar ocasionalmente sobre varios temas.
  4. La biblioteca se compromete con su comunidad en asuntos relacionados con los recursos y servicios de la biblioteca.
  5. La biblioteca sirve como un foro para la discusión de muchos temas relacionados con sus colecciones, programas y espacios.

Las declaraciones también pueden referirse al propósito más amplio de la biblioteca y su órgano rector, como “La misión de nuestra biblioteca es promover el valor y la importancia de los servicios, programas, espacios y colecciones de la biblioteca, y de las bibliotecas en general“.

Audiencia

Por otra parte, la biblioteca debe identificar a su público objetivo. Una biblioteca universitaria puede limitar su audiencia a los profesores, estudiantes, personal, administradores y ex-alumnos de la universidad. Aunque también puede ampliar este espectro para incluir a comunidades especializadas fuera de la universidad, como los investigadores e interesados en una disciplina en particular, o incluso al público en general. Las bibliotecas públicas pueden identificar a su público como aquellas personas que residen dentro de su área de servicio oficial.

Responsabilidades

Todo el personal de la biblioteca responsable de las contribuciones a las plataformas de medios sociales de la biblioteca debe ser capacitado para ello, no sólo en las mejores prácticas para las plataformas de medios sociales individuales, sino también en la misión, los valores y las posiciones de la biblioteca y su órgano rector o institución matriz.

Una cuenta en medios sociales es la imagen digital de la biblioteca y debe mantener el mismo nivel de servicio al cliente proporcionado en la biblioteca física. Con el fin de proporcionar una guía para el personal y proteger a la biblioteca cuando interactúa con los usuarios en línea, la biblioteca debe delinear el comportamiento y las responsabilidades apropiadas del personal en su política de medios sociales. Por lo que todo el personal debe aplicar estas directrices de manera coherente.

Los colaboradores del personal encargados de los medios sociales deben utilizar un tono coherente con la estrategia de comunicación y marketing de su organización, ya sea publicando contenido original o comunicándose directamente con un usuario. El contenido de los medios sociales debe ser escrito desde el punto de vista del “nosotros”, que representa a la biblioteca como un todo y no como un miembro individual del personal.

Como responsables de la imagen de la biblioteca en línea , los miembros del personal deben mantener su carácter profesional en todo momento y deben abstenerse de expresar sus opiniones personales al publicar en nombre de la biblioteca.

El personal de la biblioteca debe proteger la privacidad y confidencialidad del usuario siempre que sea posible. Las plataformas de medios sociales no deben utilizarse para recopilar información sobre los usuarios de la biblioteca. La información compartida por los usuarios en los medios sociales de la biblioteca no debe ser conservada por la biblioteca ni utilizada para otros fines. Las políticas de medios sociales de la biblioteca también deben referir a los usuarios a las políticas de privacidad de la plataforma de medios sociales e informar claramente a los usuarios cuándo los mensajes estén disponibles públicamente. El personal debe estar formado y ser consciente de las prácticas básicas de ciberseguridad. Para obtener información adicional, los bibliotecarios y el personal de las bibliotecas deben consultar el documento “Preguntas y respuestas sobre ética y medios sociales” del Comité de Ética Profesional.

Reconsideración

Las políticas de los medios sociales deben proporcionar recursos para que los individuos puedan expresar quejas o preocupaciones sobre el contenido publicado en los medios sociales de la biblioteca. De este modo se establece un marco objetivo y uniforme para todos los interesados, protegiendo al mismo tiempo la libertad creativa y las competencias necesarias para lograr la participación de las comunidades bibliotecarias. El procedimiento para manejar las quejas y para reconsiderar el contenido de los medios sociales debe estar claramente enunciado en la declaración de política y ser aplicable a todos. La política debería hacer hincapié en que no se eliminará ningún comentario sin seguir el procedimiento aprobado y en que ningún contenido debería eliminarse bajo la autoridad de un solo funcionario o administrador.

Comportamiento aceptable

Las bibliotecas deben establecer claramente su política de comportamiento en los medios sociales en todas sus plataformas de medios sociales y mostrar esa política de manera prominente en sus sitios web. Al igual que el código de conducta/uso que los usuarios deben cumplir cuando visitan la biblioteca, una política de medios sociales define claramente el comportamiento aceptable e inaceptable, así como las medidas que tomará el personal de la biblioteca en caso de que el usuario no se adhiera a las pautas de la política.

Comportamiento inaceptable que puede resultar en la eliminación de un comentario o el bloqueo temporal de un usuario podría incluir contenidos relacionado con violaciones de derechos de autor, obscenidad, pornografía infantil, comentarios difamatorios o calumniosos, o amenazas inminentes o verdaderas contra la biblioteca, el personal de la biblioteca u otros usuarios. Como una mejor práctica, las políticas deben establecer que este tipo de discurso no es permisible para excluir a la biblioteca de cualquier responsabilidad potencial como facilitador de la discusión pública. Sin embargo, las bibliotecas deben ser conscientes de que la aplicación de tales políticas para prohibir los malos usos puede resultar difícil, ya que el personal de la biblioteca se encontraría en la posición de determinar si un contenido en particular es ofensivo o inadecuado.

Al elaborar sus políticas de medios sociales, las bibliotecas deben ser conscientes de que la eliminación de mensajes que no se ajustan lo estipulado, por ejemplo, sobre la base de que son controvertidos, constituyen una blasfemia o pueden ser ofensivos para otros usuarios, podría exponer a la biblioteca a litigios, ya que los tribunales han encontrado que esas categorías de expresión están protegidas por ley y que términos como “controvertido” y “ofensivo” son subjetivos.

Una biblioteca puede instar a sus usuarios a adherirse a las políticas de uso aceptable establecidas de la plataforma anfitriona y a participar en el discurso civil, pero como entidad gubernamental sujeta a las restricciones de la Primera Enmienda (a diferencia de la entidad privada que puede ser la plataforma anfitriona), la biblioteca tendrá la obligación de regular sus medios sociales de acuerdo con la ley de la Primera Enmienda y no puede restringir la expresión sobre la base de que la entidad privada podría hacerlo. Los tribunales probablemente encontrarían que la biblioteca u otra entidad gubernamental no podría eludir sus obligaciones bajo la Primera Enmienda utilizando una plataforma privada.

Consecuencias

Las bibliotecas deben indicar claramente las consecuencias de los contenidos que no se ajustan a la política de medios sociales de la biblioteca, que debe redactarse en consulta con un asesor jurídico. Las mejores prácticas incluyen el desarrollo de un procedimiento mediante el cual las bibliotecas notifiquen a los usuarios de por qué están siendo bloqueados, proporcionen un proceso de apelación dentro de la biblioteca para que el usuario impugne la remoción y determinen un período de tiempo aceptable para que el usuario proceda a través de un procedimiento de restablecimiento.

El contenido de los medios sociales de una biblioteca pública o de una biblioteca académica financiada con fondos públicos puede estar sujeto a una solicitud de registros abiertos o de la Ley de Libertad de Información. Todos los mensajes de los usuarios que se eliminen por cualquier motivo deben conservarse de forma segura de acuerdo al calendario de retención establecido por su organización. La política sobre el tiempo que una biblioteca retiene estos comentarios en los medios sociales debe estar claramente establecida en su política de medios sociales y debe ser revisada por un asesor legal.

Los administradores de las bibliotecas deben comunicar claramente sus políticas de medios sociales y sus obligaciones legales a sus proveedores.

Descargo de responsabilidad

Las bibliotecas deben declarar que los comentarios expresados en cualquier plataforma de medios sociales no reflejan los puntos de vista o posiciones de la biblioteca, sus funcionarios o sus empleados. Los usuarios de medios sociales deben ejercer su propio juicio sobre la calidad y exactitud de cualquier información presentada a través de los medios sociales.

Privacidad

El personal de la biblioteca debe hacer un esfuerzo de buena fe para entender las prácticas de privacidad de las plataformas de medios sociales que utilizan y las implicaciones para la privacidad de los usuarios. Si la biblioteca no puede garantizar la privacidad, debe indicarlo explícitamente en su política, por ejemplo: “La biblioteca puede ocasionalmente referirse a comentarios públicos hechos en medios sociales. Sin embargo, no recopilará, venderá ni transferirá a sabiendas a terceros ninguna información personal identificable relacionada con el compromiso de los medios sociales con la biblioteca. Por favor, tenga en cuenta que la plataforma tiene sus propias políticas de privacidad, que se pueden encontrar aquí [enlace] y deben ser revisadas cuidadosamente”. Las bibliotecas pueden aprovechar las herramientas que ofrecen las aplicaciones de medios sociales para administrar contenido obsoleto o publicaciones que no cumplen con la política de medios sociales de la biblioteca.

Algunos estados o instituciones pueden tener políticas de retención de registros que requieren la protección y el mantenimiento de algunos datos. Estos deben ser revisados con un asesor legal.

Conclusión

El Comité de Libertad Intelectual recomienda que las bibliotecas participen en los medios de comunicación social después de revisar detenidamente las directrices que aquí se presentan, y que adopten una política de medios de comunicación social en consulta con un asesor jurídico que refleje la intención y la capacidad de su institución.

 

 

 

 

 

A pesar de las consecuencias negativas que acechan la vida digital los expertos consideran que su impacto general es positivo

pi_18-06-22_digitallife_featured

Anderso, Janna ; Rainie, Lee “Stories From Experts About the Impact of Digital Life“. Washington: Pew Research, 2018

Texto completo

Si bien muchos expertos y estudiosos de la tecnología están preocupados por las consecuencias sociales, políticas y económicas de la difusión de las actividades digitales, también tienden a señalar que su propia experiencia de la vida digital ha sido positiva.

 

A lo largo de los años de sondeos realizados por el Pew Research Center y  Elon University’s Imagining the Internet Center, han sido muchos los expertos que han  manifestado su preocupación por la forma en que las actividades en línea de la gente pueden socavar la verdad, fomentar la desconfianza, poner en peligro el bienestar de las personas, afectar la salud física y emocional, permitir que los trolls debiliten la democracia y la comunidad, y que a medida que los algoritmos se incrustan en más actividades, afecten a la privacidad, hagan que las instituciones sean menos seguras, abran divisiones sociales más grandes a medida que las brechas digitales se ensanchan, y eliminen un número incalculable de empleos.

A principios de 2018, un sondeo de expertos en tecnología, académicos y especialistas en salud sobre el futuro de la vida digital y el bienestar. También se pidió que compartieran anécdotas sobre sus propias experiencias personales con la vida digital. En el presente informe se comparten esas observaciones.

El resto de este informe se basa en la elaboración de estas ideas por parte de los encuestados que compartieron anécdotas y observaciones. Se divide en tres capítulos: 1) anécdotas y comentarios sobre los aspectos positivos de la vida digital; 2) anécdotas y comentarios sobre aspectos potencialmente dañinos de esa vida; y 3) respuestas en las que las declaraciones o anécdotas de las personas se dividieron equitativamente tanto con los pros como con los contras de la vida digital.

 

 

 

 

 

20 revisas eliminadas de JCR por altos niveles de autocitación y por concentración de citas entre revistas

Police officer writing ticket

Impact Factor Denied to 20 Journals For Self-Citation, Stacking. The Scholarly Kitchen by Phil Davies, jun 27, 2018.

Ver

 

Desde el punto de vista de la economía, la autocitación es el método más fácil para aumentar las citas. Todo autor lo sabe y cita sus propios artículos, por muy periféricos que sean sus relaciones con el tema en cuestión. Los editores lo saben también, y algunos han sido atrapados obligando a los autores a citar artículos publicados anteriormente en la revista. Este comportamiento tiene un precio a pagar, especialmente cuando se hace en exceso. Journal Citation Reports (JCR), rutinariamente coloca a las revistas en “tiempo de espera” cuando sus tasas de autocitación son excesivamente altas.

Este año, Clarivate Analytics, los editores del Journal Citation Reports (JCR), suprimieron 20 revistas,14 por los altos niveles de autocitación y seis para el apilamiento de citas, un patrón conocido informalmente como un ” cártel de citas“. Además, apercibió a cinco revistas a las que calificó como Editorial Expression Concern después de conocer las anomalías de citas después de la finalización del informe de 2018. La supresión del JCR dura un año.

Los títulos se suprimen cuando la autocitación o el alto agrupamiento de citas distorsionan el Factor de Impacto de la Revista (JIF, por sus siglas en inglés) y el rango de una revista de tal manera que no refleja de manera justa el valor de las citas de la revista en la literatura profesional. Esto puede ocurrir a través de la autocitación, particularmente cuando hay una concentración de citas de artículos publicados en los dos años anteriores, o cuando hay un alto nivel de citas dirigidas por el JIF entre dos o más revistas. El primer cártel de citas se identificó en 2012, con la participación de cuatro revistas biomédicas. Se han identificado otros cárteles en ciencias del suelo, bioinformática y negocios. El JCR publica anualmente listas de títulos suprimidos con datos y descripciones clave.

El JCR tiene un documento público que explica las pautas que utiliza para evaluar las revistas para la supresión. Los títulos previamente suprimidos fueron aquello con niveles de umbral extremadamente altos, tan altos, que una revista incrementó su Factor de Impacto en casi 5 veces y se posicionó en el primer lugar entre su categoría temática.

 

 

 

¿Qué importancia tiene twitter en la medición del impacto de una investigación? comprensión de lo que los tweets pueden y no pueden medir en el contexto de la evaluación de la investigación

 

twitschervogel01_derived_from_twitter-t-svg_

Haustein, S. “Scholarly Twitter metrics.” arXiv:1806.02201 [cs] vol., n. (2018). URL: http://arxiv.org/abs/1806.02201

 

 

Twitter ha sido posiblemente el más popular entre las fuentes de datos que forman la base de la llamada altmetría. Los tweets a los documentos académicos han sido anunciados como indicadores tempranos de citas así como medidas de impacto social. Este capítulo proporciona una visión general de la actividad de Twitter como base para las métricas académicas desde un punto de vista crítico y describe igualmente el potencial y las limitaciones de las métricas de Twitter. Al revisar la literatura sobre Twitter en la comunicación académica y analizar 24 millones de tweets que enlazan con documentos académicos, su objetivo es proporcionar una comprensión básica de lo que los tweets pueden y no pueden medir en el contexto de la evaluación de la investigación. Más allá del limitado poder explicativo de las bajas correlaciones entre los tweets y las citas, este capítulo considera qué tipos de documentos académicos son populares en Twitter, y cómo, cuándo y por quién se difunden, con el fin de comprender lo que miden los tweets en los documentos académicos. Aunque este capítulo no es capaz de resolver los problemas asociados con la creación de métricas significativas a partir de los medios de comunicación social, pone de relieve cuestiones particulares y tiene como objetivo proporcionar la base para las métricas avanzadas eruditas de Twitter.

 

 

Estudio Anual de Vídeo Online 2018

estudio-vdeo-online-iab-spain-elogia-junio-2018-1-638

 

Estudio Anual de Vídeo Online 2018. IAB Spain, 2018

Texto completo

El 95% de los internautas de 16 a 65 años visualizan Vídeo Online, lo que representa más de 24 millones de usuarios en España. Los contenidos más vistos a través de Internet son música (videoclips/conciertos), seguidos de las series y cine online. En promedio se ven seis tipos de contenido. Mientras los más jóvenes destacan en el visionado de música, series, cine y videojuegos, entre los más adultos despuntan los documentales y las noticias. Por sexo, entre los hombres predomina el consumo deportes, ciencia y contenido adulto, y entre las mujeres cocina y belleza.

 IAB Spain, la Asociación de la publicidad, el marketing y la comunicación digital en España, presentó ayer 13 de junio el Estudio Anual de Vídeo Online 2018, patrocinado por la agencia asociada PHD y realizado en colaboración con Elogia. El presente estudio parte del objetivo principal de conocer el estado del mercado de Video Online en España, y de demostrar las posibilidades que éste ofrece en la industria digital.  El Estudio se ha presentado dentro de la Jornada de Vídeo Digital: “Prime Time Anytime, nuevas oportunidades para las marcas a través del vídeo online” organizada por IAB Spain y patrocinada por Facebook.

Aspectos más destacados:

  • Se dedican casi 20 horas a la semana a ver contenido audiovisual.
  • Los contenidos más consumidos son las series, la música y los videojuegos.
  • Se conocen siete plataformas de vídeo online y se usan tres de media.
  • La publicidad en Vídeo Online tiene un recuerdo del 69%.

 

 

Estudio Anual de Redes Sociales 2018

 

redes-sociales-en-espac3b1a-2018

Estudio Anual de Redes Sociales 2018. IAB Spain y Elogia, 2018

Texto completo

Instagram (51%) y Telegram (46%) destacan por ser las que más han aumentado la frecuencia de visita. Tumblr (30%), seguido de SnapChat (31%), destacan por la baja. WhatsApp (37%) y Youtube (35%) son las que más mantienen su frecuencia de visita. Twitter se posiciona como la Red que menos crecimiento de visita ha experimentado. En comparación con 2017, el móvil se consolida como el principal dispositivo de conexión a las Redes Sociales (95%), seguido del ordenador (91%) 

 

IAB Spain, la Asociación de la publicidad, el marketing y la comunicación digital en España, ha presentado hoy el Estudio Anual de Redes Sociales 2018, patrocinado por la empresa asociada Adglow una de las multinacionales españolas más importantes de tecnología y servicios publicitarios en el mundo y realizado en colaboración con Elogia. El estudio ofrece un análisis detallado del comportamiento de los internautas en Redes Sociales.

Penetración de RRSS

El 85% de los internautas de 16-65 años utilizan Redes Sociales, lo que representa más del 25,5 millones de usuarios en nuestro país. Los datos de penetración se mantienen estables, lo que significa una madurez del mercado. Se mantiene el perfil de los que se resisten a registrarse a una Red Social: hombres y seniors (+45 años). La principal barrera para registrarse recae en la preocupación de la privacidad.

Uso de RRSS

Se usan  4 Redes de media por usuario de manera declarativa en el último mes, aunque se conocen más de 9 de forma sugerida.

En cuanto a nivel de usuarios, Facebook sigue siendo la principal Red Social (87%), aunque disminuye ligeramente respecto al año anterior, seguida de WhatsApp (87%) y YouTube (69%). Instagram es la Red Social que más usuarios ha ganado (de 45% a 49% en penetración), posicionándose como la cuarta Red Social en términos de usuarios pero también como tercera Red preferida (12%) y tercera Red valorada (7,8).

WhatsApp se posiciona como la Red mejor valorada (8,4) entre sus usuarios, seguida de Youtube (8,1), Instagram y Spotify ambos con 7,8. Mejora la valoración de Snapchat y disminuye la de Facebook y Spotify.

Aunque existan diferencias por sexo y edad, Facebook y WhatsApp son las Redes transversales independientemente del sexo y la edad.

 

Frecuencia de uso

58 minutos diarios es el promedio de tiempo al día que se dedica a una Red Social. En cuanto a las horas diarias, WhatsApp (1:33) y Spotify (1:27) lideran en frecuencia, seguida de Youtube (1:10). Las mujeres y los más jóvenes (de 16 a 30 años) son los que más tiempo dedican a las Redes Sociales.

En declarativo, Instagram (51%) y Telegram (46%) destacan por ser las que más han aumentado la frecuencia de visita. Tumblr (30%), seguido de SnapChat (31%), destacan por la baja. WhatsApp (37%) y Youtube (35%) son las que más mantienen su frecuencia de visita. Twitter se posiciona como la Red que menos crecimiento de visita ha experimentado.

El uso principal de las Redes Sociales  continúa siendo “social” (chatear/enviar mensajes, ver qué hacen tus contactos). Ver Videos / Música se mantiene como una actividad destacada debido a la fuerza de YouTube y Spotify.

 

Acceso

En comparación con 2017, el móvil se consolida como el principal dispositivo de conexión a las Redes Sociales (95%), seguido del ordenador (91%) y que fue el dispositivo más utilizado en 2017.

 

Mientras el móvil lidera las conexiones de WhatsApp (88%), Instagram (45%) y Twitter (36%); el ordenador lo hace en Facebook (74%) y LinkedIn (20%). Youtube se visita tanto en ordenador como en Tablet.

 

Prime time

Tanto en el ordenador, como en la tablet, el uso de Redes Sociales se intensifica a partir de las 16:00, en ordenador especialmente a partir de las 20:30. En móvil la conexión empieza pronto, a las 8:30, y va creciendo a lo largo del día, siendo la franja de 20:30 a 00:30 en la que más se utiliza.

Relación con las marcas

El 8 de cada 10 declara seguir alguna marca en Redes Sociales, y el 39% de ellos declara hacerlo con intensidad. Los sectores más seguidos son los que pueden aportar información y contenido más relevante o actualizado: entretenimiento / cultura / medios (44%) o viajes / transporte (38%). Para el 27% de los encuestados las marcas que tienen perfiles sociales inspiran más confianza, sobre todo a los menores de 45 años.

1 de cada 3 usuarios declara no tener problema en compartir información para que le ofrezcan información personalizada y un tercio de la muestra no presenta problemas a ser contactados a través de las Redes Sociales.

Publicidad en Redes Sociales

Un 32% acepta positivamente que la publicidad que se le muestre sea acorde a sus intereses, y aumenta respecto el 2017. Los que demuestran mayor aceptación son las mujeres y los menores de 46 años. Un 48% declara que la publicidad que ha visto se ajustaba a su perfil, especialmente las mujeres y los más jóvenes.

Redes Sociales y el eCommerce

Se extiende el uso de Redes Sociales para buscar información de productos antes de realizar la compra: un 57% declara hacerlo (+4pp vs 2017). El canal para hacerlo es principalmente Facebook e Instagram que gana peso respecto al año 2017. El 38% realiza comentarios, opina, expone sus problemas o dudas sobre sus compras por internet en alguna Red Social.

Para 1 de cada 4 usuarios, las Redes Sociales son un canal más donde comprar los productos. El 51% considera que le influyen a la hora de comprar un producto/servicio, especialmente las mujeres y los menores a 46 años.

Tendencias: Influencers

El 72% de los usuarios siguen a influencers especialmente las mujeres (77%) y los más jóvenes (16-35: 85%). Facebook (42%) e Instagram (35%) son las Redes donde se siguen más a los influencers, seguido de Youtube (28%) y Twitter (20%).

Generación Z

La Generación Z (16-23 años) usa un mayor número de Redes Sociales a la vez (6), está más presente en Instagram, Snapchat, Tumblr, 21Buttons, Twitch y Musicall y la que más más tiempo (1h 24min) las utiliza.

Para esta generación las Redes preferidas son Instagram, WhatsApp (24% respectivamente) y Youtube (19%).

El 73% suele buscar información en alguna Red Social antes de realizar sus compras por internet. Casi la totalidad de la Generación Z (92%) sigue a algún influencer, especialmente en Instagram (63%) y Youtube (43%).

Profesionales del sector

Los profesionales hacen uso de las Redes Sociales principalmente para vender, seguido de la generación de branding y servicios de atención al cliente.

Facebook (78%), Twitter (63%) e Instagram (61%) son las Redes Sociales que más utilizan sus organizaciones a nivel comercial. El 46% de los profesionales han contratado los servicios de influencers, principalmente en Instagram y el 87% está “muy o bastante satisfecho” con las acciones con ellos.