Archivo de la etiqueta: Estudiantes

Fomentar el éxito de los estudiantes a través de la alfabetización informacional

Image de couverture

Carine, E.-D. (2017). [e-Book] Favoriser la réussite des étudiants. Paris, Presses de l’enssib, 2017.

Texto completo

PDF

EpUB

Ante los profundos cambios que afectan a las técnicas de aprendizaje, los métodos de trabajo, los estilos de vida de los jóvenes y la propia oferta documental, este libro abre nuevas vías y muestra con ejemplos concretos cómo las bibliotecas pueden ser socios activos y esenciales para promover el éxito de los estudiantes. La presentación de cursos de formación innovadores, proyectos exitosos y experimentos en curso en Francia y en el extranjero abren nuevas perspectivas para cumplir esta misión en un contexto de asociaciones reforzadas y renovadas con los investigadores docentes.

Los profesionales de la biblioteca encontrarán en este manual algunas áreas de reflexión pero también la presentación de situaciones concretas que les ayudarán a cuestionar su oferta de servicios, su política documental y las estrategias a desarrollar para promover el éxito de los estudiantes.

Cómo los enfoques para enseñar la alfabetización digital hacen que los estudiantes sean susceptibles a los estafadores, pícaros, malos actores y traficantes del odio

Sam Wineburg, Joel Breakstone, Nadav Ziv, and Mark Smith, “Educating for Misunderstanding: How Approaches to Teaching Digital Literacy Make Students Susceptible to Scammers, Rogues, Bad Actors, and Hate Mongers” (Working Paper A-21322, Stanford History Education Group, Stanford University, Stanford, CA, 2020).

Texto completo

Las granjas de trolls rusas siembran desinformación. Las noticias falsas se vuelven locas en las redes sociales. Los bots se hacen pasar por personas reales. Las personas reales asumen identidades falsas. ¿Cómo sabemos lo que es verdad? Lo único seguro en nuestra era digital es nuestra incertidumbre. Esta confusión afecta nuestra capacidad para tomar decisiones sabias y basadas en hechos que dan forma al futuro. ¿Cuál ha sido la respuesta educativa a esta situación? Los enfoques más comunes — “alfabetización mediática”, “alfabetización en noticias”, “alfabetización digital” e incluso ese “pensamiento crítico”, comparten el compromiso de enseñar a las personas cómo distinguir la verdad de la ficción, reconocer los engaños y practicar precaución antes de transmitir contenido dudoso a familiares y amigos ¿Son estos enfoques efectivos para ayudar a los estudiantes universitarios de hoy en día a tomar decisiones meditadas sobre qué creer?

Para abordar esta pregunta, se encuestaron a 263 estudiantes universitarios de segundo, tercer y cuarto año de una gran universidad estatal de la costa este. En una tarea, los estudiantes evaluaron la confiabilidad de una “noticia” que provenía de un sitio web satírico. En una segunda tarea, los estudiantes evaluaron el sitio web de un grupo que afirmaba patrocinar una “investigación no partidista”. De hecho, el sitio fue creado por una firma de relaciones públicas de Washington, DC dirigida por un miembro de un lobby corporativo. Para ambas tareas, los estudiantes tenían una conexión a Internet en vivo y se les indicó que “usaran cualquier recurso en línea” para hacer sus evaluaciones.

Los resultados


Los estudiantes lucharon, pero emplearon estrategias ineficientes que los hicieron vulnerables a fuerzas, satíricas o malévolas, que amenazan la ciudadanía informada.


• Más de dos tercios no identificaron la “noticia” como satírica.
• El noventa y cinco por ciento nunca ubicó a la firma de relaciones públicas detrás del sitio web supuestamente “no partidista”.


A menudo, los estudiantes:
• Se enfocan exclusivamente en el sitio web o en el mensaje, rara vez consultan la web en general.
• Confían en cómo se presenta un sitio en su página Acerca de.
• Aplican estrategias desactualizadas y, en algunos casos, incorrectas (como aceptar o rechazar un sitio porque de su dominio de nivel superior)
• Se atribuyó un peso indebido a señales de credibilidad fácilmente manipulables, como el anuncio sin fines de lucro de una organización, y sus vínculos a fuentes autorizadas

Los estudiantes aprendieron lo que les enseñamos De manera alarmante, el enfoque de los estudiantes fue consistente con las pautas que se pueden encontrar en muchos sitios web de colegios y universidades. A veces, estos materiales son simplemente incorrectos. A veces están incompletos. A veces son tan inconsistentes que ofrecen una guía escasa para navegar por el terreno traicionero de Internet de hoy. Las instituciones educativas deben hacer un mejor trabajo para ayudar a los estudiantes a convertirse en consumidores exigentes de información digital. Nuestra sociedad y sus instituciones democráticas dependen de ello.

¿Por qué una generación que creció en línea no puede detectar la desinformación frente a ellos?

Op-Ed: Why can’t a generation that grew up online spot the misinformation in front of them? Los Angeles Times

Ver noticia

Las elecciones de 2020 han demostrado una vez más lo fácil que es difundir información errónea en línea. Y las universidades de los EE. UU. Están fallando en enseñar a los estudiantes cómo identificarlo. Muchas universidades ofrecen guías a los estudiantes para evaluar la confiabilidad de los sitios web. Pero muchos de ellos basan sus consejos en un informe de 1998 . Eso es nueve años antes del primer iPhone y 18 años antes de que la interferencia rusa provocara una discusión urgente sobre cómo interpretamos la información en línea.

Hay algo profundamente malo en utilizar los consejos en Internet de hace 20 años para enseñar a los estudiantes cómo deben interactuar con el Internet de hoy. Eso exige habilidades del siglo XXI.

En un informe del Stanford History Education Group , vimos lo que sucede cuando los educadores brindan a los estudiantes consejos obsoletos. La mayoría de los 263 estudiantes universitarios que se evaluaron fracasaron al tratar de discernir la realidad de la ficción en línea.

Los estudiantes vieron una publicación de una “noticia” del Seattle Tribune, un sitio satírico cuya cabecera proclamaba con orgullo que “cualquier parecido con la verdad es pura coincidencia”. Dos tercios no lograron identificar la historia como satírica.

En otra tarea, los estudiantes examinaron un sitio que ofrecía investigaciones “no partidistas” que argumentaban en contra de aumentar el salario mínimo. En realidad, el sitio está dirigido por una empresa de relaciones públicas que también representa a la industria de los restaurantes . Nueve de cada 10 estudiantes nunca hicieron esa conexión.

Alfabetización web de verificación de noticias para estudiantes… y otras personas que se preocupan por los hechos.

Caulfield, Mike. Web Literacy for Student Fact-Checkers …and other people who care about facts. Pressbook, 2020

Texto completo

PDF

‘Web Literacy for Student Fact Checkers’ de Caulfield (2017) es una lectura valiosa para estudiantes de secundaria y postsecundaria que utilizan Internet para completar sus estudios. La lectura de capítulos y las actividades sobre verificación de datos se pueden adaptar para cursos de humanidades y desarrollo estructurados en torno a publicaciones periódicas en línea y otras realidades. Dado que ‘Web Literacy …’ es un texto introductorio, no aborda todos los temas sobre alfabetización digital, ciudadanía digital y verificación de datos. Sin embargo, es muy adecuado para cursos de encuestas. 

La brecha digital y COVID-19: Percepciones de los profesores sobre las desigualdades en el acceso a Internet de los estudiantes y la participación en el aprendizaje remoto

The Digital Divide and COVID-19: Teachers’ Perceptions of Inequities in Students’ Internet Access and Participation in Remote Learning. RAND, 2020

Texto completo

Los investigadores de RAND investigan la relación entre los informes de los maestros sobre el acceso a Internet de sus estudiantes y su interacción con los estudiantes y las familias durante el cierre de escuelas relacionadas con la pandemia de la enfermedad del coronavirus 2019 (COVID-19). Estos datos se extrajeron de la Encuesta Estadounidense de Recursos Educativos, que se envió en mayo y junio de 2020 e incluyó preguntas a los maestros sobre su docencia durante el cierre de escuelas como resultado de la pandemia COVID-19.

Las respuestas de los maestros a una pregunta abierta sobre los mayores desafíos educativos durante el cierre de escuelas relacionadas con la pandemia sugieren que su capacidad para comunicarse con los estudiantes y sus familias a menudo se vio limitada por la falta de Internet o tecnologías apropiadas en el hogar de los estudiantes (por ejemplo, dispositivos) .

Solo el 30 por ciento de los maestros en las escuelas de alta pobreza informaron que todos o casi todos sus estudiantes tenían acceso a Internet en el hogar, en comparación con el 83 por ciento de los maestros en las escuelas de baja pobreza.

El porcentaje de maestros que informaron que todos o casi todos sus estudiantes tenían acceso a Internet en el hogar varió mucho según el estado. Los datos sugieren que la pobreza es un gran predictor del acceso a Internet en el hogar y también que, según los informes de los maestros, los estudiantes en hogares de alta pobreza tenían muchas menos probabilidades de tener acceso a Internet en algunos estados en comparación con otros.

Alfabetización informacional en la era de los algoritmos: experiencias de los estudiantes con noticias e información, y la necesidad de cambio

2020-01-14_12-51-34

Alison Head, Barbara Fister y Margy MacMillan. Information literacy in the age of algorithms: Student experiences with news and information, and the need for change. Knight Foundation, Harvard Graduate School of Education, ER&L. 2020

Texto completo

Este estudio de investigación de un año de duración, examina cómo los estudiantes universitarios de EE. UU. navegan por un panorama de información cambiado y desafiado en la era de los algoritmos: sus experiencias, preocupaciones y escepticismo generalizado donde los anuncios dirigidos son la norma, y ​​la cobertura objetiva de noticias es difícil de distinguir de la opinión.

Se proporcionan recomendaciones para avanzar, así como breves reflexiones de un pequeño grupo de pensadores prominentes en educación, bibliotecas, informática y estudios de medios convocados para discutir las implicaciones de los hallazgos de este estudio.

La Universidad de Rice instala pequeñas bibliotecas libres en su campus para fomentar la lectura

 

img_5083

 

En este blog hemos hablado ya del fenómeno de las en diversas ocasiones. En casi todos los sitios estás pequeñas instalaciones tenían como motivo la lectura entre vecinos, pero la Universidad de Rice ha demostrado que también tienen un importante papel que jugar en el ámbito académico.

Las pequeñas bibliotecas, se asemejan a una casa de pájaros para libros, a veces también se les denomina casas de hadas, que se intalan en vecindarios residenciales, que tienen como finalidad compartir libros y lecturas, para ello usan  cajas de materiales reciclados como punto de intercambios: toman prestada una novela o dos y dejan una biografía o una colección de cuentos para el próximo lector que acuda. Los libros infantiles también son títulos populares para llevar y dejar.

Gracias a un esfuerzo conjunto entre los miembros de la Facultad del Centro para la Excelencia Docente (CTE), la BBibliotecade Fondren, y la Facultad de Ingeniería y Planificación (FE&P), Rice instaló su tres primeros puntos de intercambio de libros a través de pequeñas bibliotecas.

Muchos estudiantes han admitido que rara vez leen libros por diversión después de ingresar en la universidad. Según una encuesta, la mayoría de los estudiantes no habían leído una sola novela desde que ingresaron en la universidad. Por lo que parece evidente realizar acciones como esta que animen a la y fomenten la lectura.

Apenas unas semanas después de su instalación, las cajas ya estaban repletas de títulos populares y divertidos, incluyendo todo, desde obras de Dean Koontz y John Saul hasta “The Hitchhiker’s Guide to the Galaxy”, “American Psycho”, un compendio de Harlan Ellison. historias y un conjunto casi completo de títulos de George RR Martin “Una canción de hielo y fuego”.

Los miembros del personal de la Biblioteca Fondren están ansiosos por trabajar con los estudiantes de CTE para promover la lectura en el campus, y están entusiasmados de ver las pequeñas bibliotecas gratuitas en el campus.

Lisa Balabanlilar, profesora asociada de historia y actual presidenta de la Facultad Fellows, una de las impulsoras del proyecto dijo “Siempre me ha fascinado este movimiento internacional de pequeñas bibliotecas libres”, dijo. “Y por eso pensé, tenemos que poner la lectura popular, la lectura divertida frente a ellos y hacer que forme parte de su propia cultura”

Interiores, afecto y uso: ¿Cómo la biblioteca universitaria apoya el aprendizaje conjunto de los estudiantes?

 

lille_bu_learning_center_academic_library_fr_005

 

DeFrain, Erica. Interiors, Affect, and Use: How Does an Academic Library’s Learning Commons Support Students’ Needs?”. Evidence Based Library and Information (EBLIP)
Vol. 15 No. 2 (2020)
DOI: 10.18438/eblip29677

Texto completo

 

Objetivo: este estudio buscó identificar las necesidades de aprendizaje, los niveles de satisfacción y las preferencias de los estudiantes que usan los recursos comunes de aprendizaje de una biblioteca universitaria. Un enfoque particular fue comprender si el entorno socio-colaborativo facilitado por los bienes comunes de aprendizaje estaba alineado con los objetivos institucionales de apoyar el estudio intensivo y el trabajo académico.

Métodos  : se utilizó un diseño de estudio explicativo secuencial de métodos mixtos, en el que los hallazgos cuantitativos se complementaron con hallazgos cualitativos. Los datos para el estudio se obtuvieron de 59 horas de observaciones que documentan comportamientos de 9.249 individuos, así como respuestas de encuestas de 302 estudiantes. Se organizaron tres grupos focales semiestructurados con 10 estudiantes para discutir y aclarar los resultados.

Resultados: el mapeo de comportamiento y los datos de la encuesta mostraron que los estudiantes estaban en gran medida satisfechos con los recursos comunes de aprendizaje y que se consideraba un entorno de apoyo para que completaran sus tareas. Se observó una falta de coherencia entre el uso previsto y el uso real de los bienes comunes de aprendizaje; Aunque el 75% de los espacios fueron designados para colaboración, el 50% de los encuestados identificaron el trabajo independiente como su tarea principal y el 76% de las personas fueron observadas trabajando de manera independiente. En las discusiones de grupos focales, los estudiantes elogiaron el espacio por su ambiente vibrante y la facilitación de las conexiones sociales, pero reconocieron que un estudio más serio requería retirarse a espacios más tranquilos que se encuentran en otras partes de la biblioteca.

Conclusión: El aprendizaje conjunto es un espacio importante y deseable para los estudiantes, que proporciona un entorno seguro y orientado a la comunidad que se encuentra en el centro del campus. Si bien los estudiantes consideraron que la atmósfera era propicia para fomentar las relaciones sociales y crear un sentido general de pertenencia, se debe tener cuidado para mantener un equilibrio adecuado entre espacios tranquilos y de colaboración. Los métodos utilizados en este estudio subrayan la importancia de recopilar datos de múltiples fuentes, ofreciendo orientación a otras bibliotecas que buscan crear, reinventar y evaluar sus espacios de aprendizaje.

Fascinación y confusión: el uso de un lenguaje accesible en la alfabetización informacional de los estudiantes

 

img_2504-adj

 

Valerie A Lynn, Bonnie Imler. Librarian Fascination and Student Confusion with “RE” words: Research, Reference, Resources, and Reserves. Pennsylvania Libraries: Research and Practice Vol. 8, Núm. 1 (2020) 

Texto completo

La confusión de los estudiantes con respecto al uso de la jerga utilizada por los bibliotecarios en los sitios web, durante las sesiones de instrucción y en la misma conversación no es nuevo; sin embargo, cuatro términos de uso común recientemente han perdido contexto tanto dentro como fuera de la configuración de la biblioteca. Coincidentemente, las cuatro palabras comienzan con “RE”: investigación (research), referencia, recursos y reservas. Al preguntar a un grupo de estudiantes qué creen que significan estas palabras “RE”, se obruvo una indicación más clara de sus percepciones y necesidades de información específicas. Encontrar una base lingüística común por parte de la biblioteca reduciría las barreras y promovería una mejor la comprensión y satisfacción de los estudiantes.

El estudiante como creador de contenidos y la labor de alfabetización de la biblioteca

 

20170522library

 

 

Desde hace algunos años en casi todos los informes sobre tendencias en el ámbito de la educación superior (Horizon 2020, EDUCASE, ACRL… ) se pone de relieve la consideración del estudiante como creador de contenidos; contrariamente a la enseñanza tradicional que consideraba al estudiante cono un mero receptor pasivo de información. Las nuevas pedagogías así lo tienen en cuenta cuando hablan sobre aprendizaje experiencial. El objetivo de las nuevas formas de enseñanza es aprender investigando. En este sentido el papel que puede desarrollar la biblioteca es crucial en lo relativo a las competencias transversales necesarias para lograr este objetivo.

El estudiante como creador reafirma el significado y el propósito de la educación superior al volver a conectar las actividades centrales de las universidades, es decir, la investigación y la enseñanza, de una manera que consolide y justifique los valores de la vida académica.. El estudiante como creador enfatiza el papel del estudiante como colaborador en la producción de conocimiento. La capacidad del estudiante como generador de contenidos se basa en los atributos humanos de la creatividad y el deseo, para que los estudiantes puedan reconocerse en un mundo de su propio diseño.

La enseñanza comprometida con la investigación implica más investigación y actividades similares a la investigación en el núcleo del plan de estudios de pregrado. El estudiante como productor hará de la enseñanza comprometida con la investigación una prioridad institucional en todas las facultades y áreas temáticas. De esta forma, los estudiantes se convierten en parte del proyecto académico de la universidad y colaboran con académicos en la producción de conocimiento y significado. La enseñanza dedicada a la investigación se basa en la historia intelectual y la tradición de la universidad moderna.

Serían estos conceptos centrales los que se intenta que los estudiantes entiendan y lleven a la práctica, lo que les animarán a pensar y actuar como profesionales ellos mismos.

La tarea de alfabetización tal cono lo establece el Marco para la Alfabetización en la Enseñanza Superior de ACRL implica cuatro competencias transversales básicas: destrezas sobre el uso de información, escritura científica y discurso oral.

El nuevo modelo se orientará a proporcionar un enfoque holístico de la alfabetización en información para la comunidad de la educación superior, es decir concebir los sistemas de alfabetización y sus propiedades como un conjunto, y no a través de las partes que lo componen, consideradas éstas como manera aislada. Desde esta premisa se intenta abordar el entorno de la información globalizada, para reconocer a los estudiantes como los consumidores, creadores y evaluadores de contenido, donde se tenga en cuenta la necesidad de posicionar la alfabetización como un conjunto de conceptos y prácticas integrales de aprendizaje, y conceptualizar de manera adecuada la comprensión del proceso de creación de conocimiento, como un esfuerzo de colaboración. Haciendo hincapié en las dimensiones meta cognitivas y en la disposición del aprendizaje a lo largo de todas las fases de la realización de las investigaciones, con el objetivo de considerar el aprendizaje de la información como un esfuerzo acumulativo, recursivo y de desarrollo. Y respecto a aquello que concierne a nuestro tema de interés, el relativo a la comunicación científica, el nuevo modelo reconoce la necesidad de hacer frente a la comunicación académica, publicación, o el conocimiento de las fuentes de datos y poner énfasis en la necesidad de habilidades de curación de datos.

Una cuestión más que es necesario tener en cuenta, aun pareciendo evidente es que las habilidades relacionadas con la información, entendimientos y propensiones no se aprenden de una vez por todas, sino que se perfeccionan, renuevan y aprenden a lo largo de la vida la persona. Se trata de un proceso de aprendizaje continuo.

La biblioteca en este contexto, y por ende los bibliotecarios jugamos un papel determinante a la hora de formar a nuestros estudiantes e investigadores en competencias orientadas a conocer, utilizar y valorar los mecanismos de creacion y comunicación científica. En algunas universidades europeas y americanas estas competencias ya forman parte del currículo de cualquier investigador. Además la extensión de estas prácticas tiene una importante incidencia en cómo se valora la biblioteca y al bibliotecario, ya que el investigador percibe al profesional más como un aliado, que como un simple suministrador de materiales para su investigación.