Archivo de la etiqueta: Estudiantes

¿Cómo analizan los estudiantes la fiabilidad de las noticias?

news-study-released-cover

“How Students Engage with News”

Alison J. Head, John Wihbey, P. Takis Metaxas, Margy MacMillan, and Dan Cohen, “How Students Engage with News: Five Takeaways for Educators, Journalists, and Librarians,” Project Information Literacy Research Institute. (October 16, 2018).

 Texto completo

Resumen ejecutivo (2 páginas )

Informe (53 páginas)

Encuesta (7 páginas)

Respuestas (14 páginas)

Guía del usuario para el conjunto de datos (10 páginas)

Para las nuevas generaciones las noticias son sociales, visuales y rápidas. La cantidad de noticias que reciben son a menudo abrumadoras, y es difícil para los estudiantes saber qué noticias son verdaderas y cuáles son falsas. Aunque la mayoría de ellos piensan que las noticias son importantes para la democracia, no definen las noticias según los estándares tradicionales, ni asignan necesariamente una autoridad basada en la plataforma o los autores de los que provienen las noticias. Los estudiantes saben que necesitan invertir tiempo y pensamiento crítico para reunir, evaluar e interpretar las noticias tal como se presentan en el siglo XXI, y aunque muchos hacen este esfuerzo, otros no lo hacen.

Los estudiantes informaron que mantenerse al día a menudo significa navegar por un complejo campo minado de desinformación e intereses comerciales o ideológicos; más de un tercio (36%) dijo que las “noticias falsas” les habían hecho desconfiar de la credibilidad de cualquier noticia y sólo el 14% se sentía confiado en que podían diferenciar las noticias “falsas” de las “reales”. Más de dos tercios de los encuestados (68%) dijeron que la cantidad de noticias era abrumadora; la mitad estuvo de acuerdo en que era difícil discernir las noticias más importantes (51%).

Ocho de cada diez estudiantes estuvieron de acuerdo en que las noticias son “necesarias en una democracia”, pero la mayoría dijo que las noticias no estaban a la altura de sus estándares de exactitud, independencia y justicia.La mayoría de los encuestados (58%) había compartido o retransmitido noticias en los medios sociales la semana anterior; muchos compartieron noticias políticas (33%) o historias sobre política nacional (29%).Los estándares tradicionales para evaluar las noticias son cada vez más problemáticos para que los estudiantes los aplicaran en un momento en que el ciclo de noticias de 24 horas trata todas las historias como noticias de última hora.

Los hallazgos sugieren que los jóvenes creen que las noticias son valiosas para sus vidas y para la sociedad en general, y muchos ven a los medios sociales como un canal importante para otorgarles voz en el mundo. Sin embargo, el nuevo entorno digital y la realidad política actual han hecho que el éxito a la hora de encontrar noticias fiables sea extremadamente difícil. “Una cosa a tomar en cuenta de este estudio es que siete de cada 10 encuestados dijeron que recibieron noticias de profesores y discusiones en clase durante la semana pasada, haciendo del aula una poderosa herramienta para aprender a interpretar las noticias y navegar por el complicado panorama de los medios de comunicación de hoy en día”.

Recomendaciones

1. Enseñar a los estudiantes habilidades de “conocimiento en acción” desde el principio y a lo largo de su formación. Los educadores y bibliotecarios necesitan enseñar a sus estudiantes a formular sus propias preguntas y ayudarles a desarrollar marcos mentales e intelectuales para probar la credibilidad de la información que llega (y llegará) en diferentes géneros y formatos.

2. Integrar las discusiones de noticias en el aula. Los educadores y bibliotecarios deben incorporar las noticias en las discusiones en el aula, aprovechando su autoridad como guías y modelos para ayudar a preparar a los estudiantes como consumidores efectivos de noticias en sus funciones académicas, laborales, personales y cívicas.

3. Reconsiderar cómo enseñamos a evaluar la información. Los bibliotecarios y educadores necesitan ampliar la forma en que enseñan sobre el pensamiento crítico de la información para incluir fuentes de noticias. Además, deben incorporar estrategias de evaluación basadas en el contenido, no en el formato, para desarrollar la capacidad de los estudiantes en torno a las fiabilidad de las noticias.

4. Devolver el valor del contexto a la cobertura informativa. Las empresas de noticias deben proporcionar enlaces y añadir información contextual valiosa a las noticias, aumentando al mismo tiempo la inversión en “soluciones explicativas”

5. Los periodistas deben seguir adoptando nuevas formas de narración y nuevas estrategias de participación del público. Los periodistas deben escuchar una gama más amplia de voces y ampliar la diversidad de la cobertura, en particular en las historias sobre los jóvenes y las minorías, al tiempo que aumentan la transparencia sobre la forma en que cubren las noticias.

6. Necesidad de presionar a las compañías de medios sociales para que hagan mucho más para empoderar a los jóvenes consumidores de noticias. Las compañías de medios sociales deben comportarse responsablemente al servir a los jóvenes consumidores de noticias, asegurándose de que los algoritmos den mayor peso a las noticias verificadas, ofrezcan resúmenes de noticias basados en fuentes confiables y proporcionen indicadores claros de los medios manipulados.

El estudio incluye comentarios de los principales expertos de todo el país, así como amplias recomendaciones para los profesionales de la educación y la industria de la información.

Encuesta sobre la experiencia del uso de libros electrónicos entre estudiantes universitarios

ebplus-rep-image-1031171230c

Academic Student Ebook Experience Survey 2018.  Washington, D.C.: Library Journal, 2018

Texto completo

 

El objetivo de la encuesta sobre la experiencia del uso de libros electrónicos entre estudiantes universitarios era obtener información sobre la experiencia de uso del libro electrónico desde la perspectiva de los usuarios finales. El informe se basa en datos aportados por 306 estudiantes universitarios de Estados Unidos, incluyendo alumnos de pregrado y postgrado. Para ello se identificaron las áreas de estudio que más utilizan libros electrónicos y las circunstancias o características que más influyen en la vida de un estudiante, como la decisión de escoger un libro electrónico en lugar de un libro impreso para llevar a cabo las tareas académicas. Los principales campos de estudio de los encuestados que contestaron a esta investigación fuero Ciencias Sociales (39%), Medicina y Salud (23%), Ciencias naturales (22%) y Literatura Inglesa (21%).

El hallazgo más sorprendente de esta encuesta fue que los estudiantes se sienten relativamente frustrados por las diversas restricciones que imponen las plataformas para imprimir, guardar y descargar libros electrónicos. Sólo el 3% de los estudiantes encuestados afirman que muy a menudo se sienten molestos por las restricciones que imponen las plataformas en los libros electrónicos, mientras que el 19% lo están a menudo, y un tercio (34%) dice que sólo a veces se topa con diversas restricciones, si bien el 38% dice rara vez o nunca.

Pero, entonces, ¿qué importancia tiene para los estudiantes que los libros electrónicos no tengan este tipo de restricciones? el 28% de los encuestados dijeron que es importante que los libros electrónicos de la biblioteca les permitan imprimir, descargar y compartir contenido sin restricciones, mientras que sólo para el 18% dijo que era muy importante. Para el 33%, es algo importante, y no es importante para el 21%.

Los estudiantes generalmente piensan que los libros electrónicos deberían estar libres de restricciones, y aunque prefieren que los ebooks estén libres de restricciones, los siguen usando igual. Sólo el 37% defiende su uso libre de restricciones.  A pesar de todo, los estudiantes dijeron que generalmente necesitan imprimir, guardar o compartir  el contenido del libro electrónico, y más de una cuarta parte no sabía que existen restricciones en los libros electrónicos.

Los estudiantes tienen diferentes requisitos académicos, e incluso personales, y prefieren diferentes medios para diferentes propósitos. Para la investigación o las tareas de clase, ellos tienden a preferir los libros electrónicos en mayor medida que los libros impresos, mientras que para la lectura de una obra clásica para un curso de literatura inglesa, la gran mayoría prefieren los libros impresos. Tres cuartas partes (74%) dicen preferir los libros impresos para la lectura de placer.

Los estudiantes encuentran que los libros impresos son más fáciles de leer que los libros electrónicos, aunque los libros electrónicos son generalmente más fáciles de obtener. Aún así, utilizan la versión electrónica si la versión impresa no está disponible. Por lo general, no utilizan el acceso a los libros electrónicos como excusa para evitar ir a la biblioteca, y por lo general dicen que es más fácil de encontrar una información en un libro electrónico que en uno impreso.

En cuanto a que consideran que es importante que un ebook, lo primero es que tengan las hojas paginadas para usar en las citas, seguido de la capacidad de redimensionar el texto para que se ajuste a la pantalla de cualquier dispositivo que se esté usando para leerlo, y la legibilidad necesaria para leer cómodamente en dispositivos móviles.

Generalmente los estudiantes usan los ordenadores portátiles para acceder a la información, y con menos frecuencia usan ordenadores de escritorio, cuyo uso se está desplazando en favor de dispositivos portátiles. Casi la mitad utilizan a menudo los teléfonos móviles para leer (48%). Sin embargo, las tabletas aún no se están utilizando muy frecuentemente para la lectura de contenidos académicos entre los estudiantes.

Más de la mitad (57%) de los estudiantes usan las bases de datos de la biblioteca siempre o a menudo para sus tareas de clase, en comparación con el 47% que utiliza Google Scholar, el 44% que utiliza revistas electrónicas, y el 37% usa libros impresos. Un tercio de los encuestados (33%) afirma que utilizar siempre o a menudo los libros electrónicos para la investigación, lo que equilibra el porcentaje que dice que los estudiantes raramente o nunca usan ebooks (también el 33%). Aunque el 83% utiliza Google, no es incompatible con el uso de los otros tipos de recursos de información, ya que a veces es simplemente su manera de encontrar esos otros materiales.

Los estudiantes dicen que están usando más libros electrónicos que antes para las tareas académicas: El 52% de los encuestados dijeron que han usado más libros electrónicos durante el último año, el 35% dijo que han usado casi la misma cantidad, y sólo el 13% dijo que han usado menos ebooks.

Los archivos en PDFs son el formato de libro electrónico más utilizado. Nueve de cada diez estudiantes utilizaron archivos en  PDF, comparado con el 19% que usaron libros eb formato ePub (el formato usado para los iBooks de Apple) y el 16% que usa MOBI (el formato usado para los ebooks de Amazon Kindle). Sólo la mitad de los estudiantes dicen que han utilizado HTML, lo que sugiere que no cuentan las páginas web o los libros leídos en línea, como por ejemplo a través de la Búsqueda de libros de Google o del proyecto Gutenberg.org. La preferencia abrumadora por el formato PDF tiene que ver con su capacidad para abrir en una variedad de dispositivos, así como por su facilidad de navegación, búsqueda y marcado.

Tres cuartas partes (74%) de los estudiantes usan un lápiz y papel para tomar notas mientras usan un ebook, mientras que el 51% toma notas en un documento de procesamiento de texto, y el 25% toma notas en un documento impreso de las páginas del libro electrónico.

Amazon.com, con un 80% de las respuestas, encabeza la lista de fuentes donde los estudiantes dicen que obtienen ebooks (no incluidos los libros de texto electrónicos). Los libros electrónicos de Google Books, Apple iBooks, JSTOR y EBSCO  han sido utilizados sólo por el 20% de los encuestados. Sin embargo, sólo el 22% dijo que Amazon.com es su fuente preferida para los libros electrónicos, las razones están en los precios y la selección. JSTOR también fue citado con frecuencia como una de las fuentes preferidas, porque además ofrece revistas y estudios académicos.

 

 

Uso y el conocimiento de los gestores de referencias bibliográficas entre los estudiantes

 

using-reference-management-tools-endnote-and-zotero-4-638

Pathak, Ajatshatru; Johnson, Sarah. “Use and Awareness of Reference Management Software Among Community College Students“. Journal of New Librarianship

Texto completo

Este estudio de investigación investiga el uso y el conocimiento del software de gestión de referencia (RMS) entre los estudiantes de los “community colleges”. Una encuesta en persona se llevó a cabo en abril y mayo de 2017 en dos colegios comunitarios públicos urbanos de tamaño mediano en la ciudad de Nueva York. Los investigadores reclutaron 124 participantes para esta encuesta. El instrumento de la encuesta de 13 ítems fue diseñado para determinar el conocimiento y uso de los gestores de referencias bibliográficas (RMS) por parte de los participantes. Los resultados muestran un bajo nivel de conocimiento y uso de estas herramientas entre los estudiantes universitarios de la comunidad, independientemente de su edad, sexo, raza, etnia, campo de estudio, nivel de clase de pregrado, dominio del inglés o nivel académico. El artículo discute áreas para más investigación y sugiere estrategias para aumentar el uso y la conciencia del valor de los RMS entre los estudiantes de los colegios comunitarios.

Encuesta de perspectivas de la experiencia digital de los estudiantes 2018 en la educación superior del Reino Unido

 

2018-09-11_13-13-31

“Digital Experience Insights Survey 2018: Findings From Students in UK Further and Higher Education”. London : JISC, 2018

Texto completo

Con más de 37.000 participantes procedentes de 83 organizaciones de educación superior y superior, es la mayor muestra de datos sobre la experiencia digital de los estudiantes de este tipo.

Entre las principales conclusiones figura la importancia de la tecnología digital para apoyar la transición de los estudiantes a las diferentes etapas de la educación, así como al trabajo. La necesidad de que las universidades y los centros de enseñanza superior ofrezcan más apoyo en torno al bienestar digital, la seguridad en línea y la privacidad de los datos también es importante. Asegurar la salud mental y el bienestar de los estudiantes es una de mis prioridades. Este informe deja en claro la necesidad de que las universidades y los colegios universitarios tomen medidas para asegurar que la tecnología continúe siendo empleada en el mejor interés de los estudiantes, sin exponerlos a mayores riesgos.

Lo más importante es que los estudiantes continúan expresando su preocupación de que sus cursos no los preparan completamente para un puesto de trabajo digital. Esta cuestión debe abordarse con urgencia si se quiere que las universidades y los centros de enseñanza superior beneficien a los estudiantes, a los empleadores y al país en su conjunto.

 

Cómo enseñar a los estudiantes a evaluar la calidad de la información en línea

alfin-2

 

Leigh Ann Whittle “How to Teach Students to Evaluate the Quality of Online Information”  Edudemic, 2015

Texto completo

El volumen de información disponible en Internet es asombroso y cada vez se va incrementando más. La empresa de inteligencia de negocios DOMO estima que cada minuto se crean 571 nuevos sitios web. Con esa cantidad de información, puede ser difícil para los estudiantes distinguir un sitio con información confiable o no. Por ello dotar a los estudiantes de competencias sobre la calidad y fiabilidad de las fuentes de información les será de gran utilidad en su vida académica y profesional.

 

 

Los estudiantes de hoy no conocen un mundo sin Internet, pero eso no significa que sepan cómo pensar críticamente sobre lo que ven en línea. Julie Coiro, profesora asociada de educación de la Universidad de Rhode Island, escribió en una entrada del blog de Edutopia que los estudiantes de secundaria tienden a centrarse más en la relevancia que en la credibilidad. El tipo de autor y de publicación son de importancia limitada para los estudiantes, y si examinan estos elementos, no pueden explicar por qué eligieron ciertos sitios web. Coiro también observó problemas similares entre los estudiantes de secundaria y universitarios.

Coiro sugiere estrategias para ayudar a los estudiantes a evaluar efectivamente lo que ven en Internet, practicar la refutación de lo que hay en Internet y verificar la información. En otras palabras, convertirse en consumidores críticos de material en línea significa más que simplemente ver un sitio web. Requiere conocer cómo se puede calificar un contenido como de calidad y cómo juzgar lo que es buen material y lo que no lo es.

 

Identificar el buen contenido

Hay algunos controles necesarios para asegurar que el contenido en línea sea realmente creíble. Para ser considerado como tal, el contenido debe ser relevante para la cuestión que se estudia o investiga, estar actualizado con información que pueda ser verificada a través de otras fuentes, y respaldado por un autor o editor confiable, especialmente aquellos con más autoridad en la disciplina. También es importante detectar cualquier sesgo personal o comercial que se pueda derivar del contenido.

La mayoría de nosotros rehuimos de Wikipedia como recurso, pero la enciclopedia en línea establece sus propios estándares para un contenido confiable. Irónicamente, Wikipedia también desalienta al uso de las páginas de Wikipedia en sus normas de fiabilidad. Entre las fuentes que Wikipedia considera más dignas de crédito se encuentran las revistas científicas, los diarios académicos, los periódicos convencionales y los blogs de noticias escritos por los propios periodistas. Wikipedia sugiere además evitar el trabajo auto-publicado si no hay manera de verificar que el autor es un experto en el campo.

 

Aprender a utilizar los sitios web de manera eficaz

Es posible que los estudiantes no entiendan las diferencias de calidad entre los sitios web. Demostrar a los estudiantes cómo son los diferentes sitios web, y su propósito, les ayuda a ver cómo deben usar cada tipo de sitio. Los sitios web incluyen sitios personales, de interés especial, profesionales, de noticias y comerciales. Determinar las diferencias entre ellos también es una buena lección para identificar cualquier sesgo.

Los nombres de dominio son también un indicio de la credibilidad de un sitio web. Los sitios en los dominios .edu, .gov y .org se consideran confiables, pero aquellos con dominios .com y .net requieren un escrutinio más detallado. El examen de todos los elementos de la dirección web puede ayudar a los estudiantes a determinar la fiabilidad de una fuente. La Universidad George Mason ofrece el ejemplo del sitio web “http://www.gmu.edu/facstaff/policy/administrative/60.html”, en el que cada parte de la dirección web ofrece una pista sobre el origen de la información del sitio.

Enseñar a los estudiantes buscar la “buena información” puede ayudarles a determinar el buen contenido en línea. Especialmente deben conocer los motores de búsqueda académicos, como Elsevier, Ebsco y otros, que contienen información revisada por expertos. Incluso las búsquedas en Google pueden ser más adecuadas cuando se utiliza la opción “Búsqueda Avanzada”. Google también ofrece una Búsqueda de libros y una Búsqueda de artículos de investigación en Google Académico. En las bases de datos los estudiantes deben saber también utilizar eficazmente los operadores de búsqueda booleanos (AND, OR, NOT… “) para poder acotar un tema en particular.

 

Juzgar el contenido de manera efectiva

Los estudiantes deben considerar el propósito del proyecto y qué fuentes son valiosas en ese campo. Por ejemplo, sitios web como el OWL de Purdue o la Modern Language Association MLA pueden ser más valiosos para un artículo en inglés que un sitio web más comercial. Un buen contenido se atribuye típicamente a un autor en particular, excepto cuando organizaciones confiables como universidades, gobiernos, o medios de comunicación y organizaciones no gubernamentales han publicado el material.

Es importante enseñar a los estudiantes cómo es el proceso de publicación contrastando los estándares de publicación de libros, revistas y periódicos con los de los sitios web, muchos de los cuales no siguen los mismos estándares rigurosos que sus contrapartes impresas. La discusión puede entonces girar hacia las recomendaciones que los estudiantes deben usar para evaluar el contenido.

La verificación cruzada de la información es una buena manera para que los estudiantes vean cuán confiable es el contenido en línea, y los anima a explorar otros contenidos y a evaluarlos en cuanto a su credibilidad. Si los estudiantes son capaces de encontrar la misma información en otro lugar, es probable que puedan probar que el contenido es preciso y fiable.

 

Creación de lecciones de contenido web

Hacer un proyecto de investigación en clase a partir de un ejercicio de credibilidad de un sitio web no sólo enseña a los estudiantes a determinar si la información en línea es de calidad, sino que también los involucra en un tema en particular. Esta es una excelente manera de introducir un concepto y a la vez enseñar habilidades de navegación en la web. Al hacerlo, los estudiantes aprenden a evaluar la información que encuentran al mismo tiempo que aprenden un poco de historia.

 

Comprender por qué es importante

Los estudiantes necesitarán evaluar el material en línea para acreditar su credibilidad. Gran parte de la búsqueda de este material se llevará a cabo en línea, lo que significa que tendrán que entender cuales son las evidencias que califican a un sitio web como confiable. Al mismo tiempo que desafía a los estudiantes a pensar críticamente sobre su tema y a determinar qué puntos son relevantes para su trabajo o investigación. Ser capaz de construir un argumento efectivo y relevante no sólo ayuda a los estudiantes en el trabajo académico futuro, sino que también les ayuda a ser más persuasivos y a comunicarse más claramente en otras áreas de sus vidas. Ya que poder identificar y seleccionar información confiable es útil para para su propia credibilidad personal y profesional.

 

 

Tecnología y estudiantes del mañana

7b5dbe16b1-d33a-466a-ad69-a0782e1fffbb7d_technologyandstudentsoftomorrow_digitalassets_v2_cover_whitebg

Technology and Tomorrow’s Students. Washington, D.C: The Chronicle, 2018

 

Texto completo

 

La tecnología está permitiendo que las universidades tengan mayores conocimientos para comprender los factores que contribuyen a la retención y el éxito de los estudiantes, al tiempo que ayudan a las instituciones a intervenir para ayudar a los estudiantes a alcanzar sus metas académicas. El documento también analiza cómo podrían evolucionar estas herramientas y cuáles son las implicaciones para el futuro

I Encuentro de jóvenes profesionales de la información: memorias

29317773858_40d654de46_d

  I Encuentro de jóvenes profesionales de la información: memorias.  [e-Book] La Habana, Editorial Universitaria, 2017

Texto completo

 

El libro que se presenta constituye una compilación de trabajos presentados en el encuentro, que recogen experiencias y resultados de investigaciones desarrolladas por jóvenes profesionales y estudiantes de diferentes especialidades, y que abarcan temas tales como la archivística, gestión documental y de información, servicios de información, informetría, vigilancia tecnológica entre otros