Archivo de la etiqueta: PrePrints

Preprints de bioRxiv, citas y Altmetrics: los documentos depositados en repositorios de preprints aumentan considerablemente su capacidad de cita

 

f7.large_

 

Nicholas Fraser. (2020, March 11). nicholasmfraser/biorxiv: The relationship between bioRxiv preprints, citations and altmetrics (Version 3). Zenodo. http://doi.org/10.5281/zenodo.3706641

Texto completo

 

Una posible motivación para que los científicos depositen su trabajo científico en repositorios de preprints es mejorar su capacidad de citación o impacto social. En este estudio se evalúa la ventaja de cita y la ventaja altmétrica de bioRxiv, un servidor de preimpresión para las ciencias biológicas.

Se recogieron metadatos de todos los preprints depositados en bioRxiv entre noviembre de 2013 y diciembre de 2017, y se compararon con los artículos que posteriormente se publicaron en revistas revisadas por pares. Datos de citas de Scopus yuse utilizaron datos altmétricos de  Altmetric.com  para comparar el comportamiento de citas e intercambio en línea de preprints de bioRxiv, sus artículos de revistas relacionadas y artículos no depositados publicados en las mismas revistas.

Se descubrió que los artículos de revistas depositadas en bioRxiv tenían una cantidad considerablemente mayor de citas y recuentos métricos en comparación con los artículos no depositados. El análisis de regresión revela que esta ventaja no se explica por múltiples variables explicativas relacionadas con los lugares de publicación y autoría de los artículos.

Se requerirá más investigación para establecer si dicho efecto es de naturaleza causal. Los preprints de bioRxiv se citan directamente en artículos de revistas, independientemente de si el documento se publicó posteriormente en una revista. Los preprints de bioRxiv también se comparten ampliamente en Twitter y en blogs, pero las citas siguen siendo relativamente escasas en los principales medios de comunicación y artículos de Wikipedia.

Revistas depredadoras “artículos en riesgo”: el imperativo de recuperar la ciencia perdida

 

2018-06-12_223212

 

Jeanette Hatherill. At-risk Articles’: The Imperative to Recover Lost Science. Insights 33 (1): 33. 2020. http://doi.org/10.1629/uksg.514

Se ha discutido y escrito sobre las editoriales depredadoras desde una multitud de perspectivas y en una variedad de disciplinas, pero se ha dedicado escasa atención a un aspecto particular del tema: De que manera las comunidades de investigación estamos tratando con la investigación que aparece en estas publicaciones. Es problemático que la cuestión no se esté abordando, ya que esta investigación corre el riesgo de perderse. Está en riesgo porque los artículos que aparecen en publicaciones engañosas no están indexados, por lo que son menos visibles, descubribles y citables. Además, su conservación está en entredicho y, por lo tanto, es probable que desaparezcan si el editor cesa sus actividades o no realiza el mantenimiento básico de sus archivos y servidores. Además, es particularmente problemático porque esta ciencia perdida es potencialmente valiosa. En este artículo se sostiene que, en lugar de seguir arriesgándose a perder esta investigación potencialmente importante al ignorar su existencia, las disciplinas de investigación deberían examinar los avances en la revisión abierta por pares y el uso cada vez mayor de servidores de preprints por su potencial para recuperar y reintegrar estos artículos en peligro en el registro académico.

Comparación entre artículos publicados en revistas científicas con sus versiones “preprints”

 

dgd-gohu0aiijlr

 

Klein, M., Broadwell, P., Farb, S.E. et al. Comparing published scientific journal articles to their pre-print versionsInt J Digit Libr 20335–350 (2019). https://doi.org/10.1007/s00799-018-0234-1

Ver en ArXiv

 

Las editoriales académicas afirman que añaden valor a las comunicaciones académicas coordinando las revisiones y contribuyendo y mejorando el texto durante la publicación. Estas contribuciones tienen un costo considerable: Las bibliotecas universitarias de los Estados Unidos pagaron 1.700 millones de dólares por suscripciones a publicaciones seriadas sólo en 2008. Los presupuestos de las bibliotecas, en cambio, son fijos y no pueden seguir el ritmo de la inflación de los precios de las publicaciones en serie. Se analizó la propuesta de valor de los editores realizando un estudio comparativo de los trabajos previos a la publicación (preprints) de dos cuerpos de ciencia, tecnología y medicina distintos y sus contrapartes finales publicados.

Esta comparación tenía dos supuestos de trabajo: 1) Si el argumento de los editores es válido, el texto de un preprint debería variar de manera mensurable con respecto a su correspondiente versión final publicada, y 2) aplicando medidas estándar de similitud, deberíamos ser capaces de detectar y cuantificar esas diferencias. El análisis reveló que el contenido del texto de los artículos científicos generalmente cambiaba muy poco de su versión previa a la versión final publicada.

Estas conclusiones aportan indicadores empíricos a los debates sobre el valor añadido de las editoriales comerciales y, por lo tanto, deberían influir en las decisiones económicas de las bibliotecas en relación al acceso a las publicaciones académicas.

 

Cómo COVID-19 está cambiando a cultura de la investigación

 

 

digital-science-report-covid-19-embargoed-noon-4-juneP

 

How COVID-19 Is Changing Research Culture”. Digital Science, 2020

Texto completo

 

El informe “How COVID-19 Is Changing Research Culture” La cultura de la investigación analiza las tendencias de publicación, los puntos focales regionales de investigación, los patrones de colaboración y los principales productores institucionales de investigación en COVID-19.

Los hallazgos clave del informe incluyen:

A partir del 1 de junio de 2020 , se han publicado más de 42.700 artículos académicos sobre COVID-19, 3.100 ensayos clínicos, 420 conjuntos de datos, 270 patentes, 750 documentos de política y 150 subvenciones.

Las preprints se han establecido rápidamente como un producto de investigación convencional y una parte clave de los esfuerzos de investigación sobre COVID-19. Comenzaron en niveles relativamente bajos a principios de enero de 2020 y representaban alrededor de una cuarta parte de la producción de investigación a principios de mayo de 2020.

Hasta la fecha, más de 8.300 organizaciones han participado en el apoyo a la investigación sobre COVID-19, con más de 71.800 investigadores individuales identificados que trabajan en la investigación sobre COVID-19.

La mayor intensidad de investigación sobre COVID-19 comenzó en China y gradualmente migró hacia el oeste, reflejando el movimiento del virus en sí.

Si bien EE. UU. y la UE han publicado más que China en revistas como The Lancet, New England Journal of Medicine y JAMA, China continúa beneficiándose de una ventaja temprana y continúa disfrutando de la gran cantidad de citas. Si bien la investigación en el campo claramente se está moviendo rápidamente, actualmente permanece anclada a las primeras publicaciones de China.

Un mapa de densidad de la producción mundial sobre COVID-19 muestra que hay tres o cuatro centros principales de investigación: un área extendida en China compuesta por varias ciudades: Wuhan, donde se dice que empezo la infección por el virus, Beijing y Shanghai; Europa, específicamente Italia y el Reino Unido, dos de los países más afectados; el corredor de investigación de la costa este de los Estados Unidos, incluidos Boston y Nueva York; y finalmente, un enfoque más ligero de las instituciones californianas en la costa oeste.

La principal institución productora de investigación de COVID-19 (desde principios de 2020) se encuentra en China, la Universidad de Ciencia y Tecnología de Huazhong, seguida por la Universidad de Harvard y la Universidad de Oxford.

Los principales productores de atención médica de la investigación COVID-19 (desde principios de 2020) son el Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan, luego el Hospital Renmin de la Universidad de Wuhan y el Hospital General de Massachusetts.

Si bien la proporción de trabajo de coautoría internacional es constante, la gran mayoría de la investigación sobre COVID hasta la fecha se ha realizado de manera inusual dentro de los países.

Al momento de escribir este artículo, se han otorgado 156 subvenciones por un total de al menos 20.8 millones de dólares a investigadores sobre temas relacionados  con COVID en instituciones públicas.

Gran parte de la actividad de inicio de ensayos clínicos en enero y febrero está patrocinada por China y luego comienza a disminuir en marzo, abril y mayo. Vemos una ola similar para Europa y EE. UU., Pero retrocedió dos meses, a partir de marzo.

 

Abrir (y privatizar) la ciencia en tiempos de la COVID-19

 

file-20200519-152302-y90mnj

 

Antonio Lafuente, Elea Giménez Toledo, Centro de Ciencias Humanas y Sociales (CCHS – CSIC). Abrir (y privatizar) la ciencia en tiempos de la COVID-19. The Conversation, 19 mayo 2020 22:16 CEST

Ver completo 

Como en todas las situaciones extremas, la pandemia de COVID-19 está provocando cambios rápidos y, probablemente, perdurables. Asistimos a la conformación acelerada de un nuevo ecosistema de la ciencia donde se disuelven las fronteras nacionales, se aceleran los procesos de revisión por expertos, se comparten datos, se innova en los modelos de comunicación científica y se hace accesible el enorme caudal de conocimientos producido por la comunidad científica internacional en pocas semanas. La urgencia por hacer públicos resultados de investigación y la demanda intensiva de información ha multiplicado las prepublicaciones

Con la pandemia, los servidores de preprints se ven desbordados de papers y buscan nuevos métodos de revisión rápida

 

d41586-020-01394-6_17947632

 

How swamped preprint servers are blocking bad coronavirus research. Nature. 7 may 2020

Ver completo

 

Las normas de publicación están cambiando rápidamente para la ciencia relacionada con la pandemia de coronavirus, ya que los científicos de todo el mundo realizan investigaciones a velocidades vertiginosas para abordar la crisis. Como consecuencia los servidores de preprints, donde los científicos publican manuscritos antes de la revisión por pares, se han visto desbordados de estudios. Los dos más populares para la investigación de coronavirus, bioRxiv y medRxiv, han publicado cerca de 3.000 estudios sobre el tema.

Los méritos de los servidores son claros: los resultados pueden difundirse rápidamente, potencialmente informando políticas y acelerando la investigación que podría conducir al desarrollo de vacunas y tratamientos. Pero su popularidad destaca el escrutinio que reciben estos estudios. Sin una revisión por pares, es difícil verificar la calidad de los trabajos, y compartir una ciencia deficiente podría ser perjudicial, especialmente cuando la investigación puede tener efectos inmediatos en la práctica médica.

Eso está llevando a que plataformas que incluyen bioRxiv y medRxiv, amejorar sus procedimientos habituales de detección. Hace poco tiempo también un grupo de editores y organizaciones académicas de comunicación, que inicialmente incluyen a eLife, Hindawi, PeerJ, PLOS, Royal Society, F1000 Research, FAIRsharing, Outbreak Science y PREreview, está trabajando en iniciativas y estándares para acelerar el proceso de revisión y garantizar que el rigor y la reproducibilidad deben seguir siendo primordiales. El grupo emitió una  “Carta de intención abierta”  lanzando una iniciativa para garantizar una revisión rápida, eficiente y responsable del contenido sobre COVID-19.

Para abordar la necesidad de una revisión rápida, los editores han solicitado a personas con experiencia relevante que se unan a una lista de revisores rápidos. Los miembros de la iniciativa incluyen Outbreak Science Rapid PREreview, una plataforma donde los investigadores pueden solicitar o proporcionar revisiones rápidas de preprints relacionadas con brotes.

La iniciativa está pidiendo revisores voluntarios con experiencia adecuada relevante sobre COVID-19, de todas las etapas y disciplinas profesionales, para agregar sus nombres a una “lista rápida de revisores“. Al hacerlo, estos revisores se comprometerán a tiempos de revisión rápidos y a un acuerdo inicial de que sus revisiones e identidad se pueden compartir entre los editores y revistas participantes si las presentaciones se redirigen por cualquier motivo.

Además, el grupo está pidiendo a todos los posibles revisores, ya sea que se suscriban a la lista de revisores rápidos o no, que ayuden a identificar y resaltar preprints relevantes y cruciales sobre COVID-19 lo antes posible, para optimizar el tiempo limitado de los revisores expertos.

Los investigadores usan ‘preprints’ para compartir rápidamente los resultados del coronavirus. Pero eso puede ser contraproducente

 

file-20200506-49565-odnwys

 

Researchers use ‘pre-prints’ to share coronavirus results quickly. But that can backfire. Conversación, 7 mayo 2020 05:02 CEST Danny Kingsley, Australian National University

Ver original

 

A medida que el mundo empieza a comprender las características del COVID-19, varios estudios parecen ofrecer una cura o un nuevo factor de riesgo para la enfermedad, solo para ser refutados poco tiempo después.

Una noticia sensacionalista afirmaba que las personas con sangre tipo A tenían más probabilidades de contraer el coronavirus. La historia fue pronto desacreditada.

Un factor común en estas historias es que la investigación original se publicó como una “preprint”. Pero, ¿qué es un preprint y cómo deberíamos usarlo?

Los preprints son versiones de trabajos de investigación disponibles antes de su publicación formal. El término lleva utilizándose dese hace décadas. En los días previos a internet, los físicos intercambian por correo postal versiones fotocopiadas de los borradores para comentar con sus colegas.

Una vez que apareció Internet, fue claramente más eficiente depositar estos documentos en una ubicación central. En 1991 nació el primer servidor de preimpresión electrónico, ahora llamado arXiv

Esto significaba que cualquier persona con acceso a Internet puede leer y comentar el trabajo. Ese servidor de preprints ahora tiene casi 1,7 millones de documentos.

En los últimos años ha habido una especie de explosión de servidores de preprints. Uno de los más grandes después de arXiv es su contraparte biológica, bioRxiv , que se lanzó en 2013 . Aún más reciente es medRxiv , lanzado el año pasado.

No es sorprendente que el número de preprints publicadas en estos servidores también haya crecido exponencialmente. Y los preprints relacionadas específicamente con COVID-19 han aumentado aún más los números.

¿Entonces, cuál es el problema? ¿No es bueno que toda esta investigación esté disponible? Pues sí y no.

Los investigadores necesitan compartir su trabajo de coronavirus rápidamente

En un entorno que cambia rápidamente, como una pandemia, es importante que los investigadores sepan qué tipo de investigaciones se están llevando a cabo y quién lo está haciendo. Los preprints les permiten descubrirlo rápidamente.

Los investigadores, que son el público destinatario de estas preprints, entienden que puede haber una gran diferencia entre un preprint y la versión final publicada.

El público, incluidos los periodistas, también puede acceder a estos documentos, ya que están disponibles de forma abierta.

Eso es muy diferente a la gran mayoría de las publicaciones académicas, que están disponibles detrás de barreras de pago, sólo accesibles mediante suscripción.

Esta situación, con medios que comunicación que a menudo publican artículos basados ​​en información no revisada, se ha vuelto problemática.

Los propios servidores de preprints ya señalan que los artículos no han sido revisados ​​por pares y no deben “informarse en los medios de comunicación como información acreditada”.

El largo camino de la publicación 

Estos documentos a veces se depositan en repositorios como  preprints. Y posteriormente, el documento se envía a una revista para su consideración y los editores de la revista lo envían a expertos en el campo que analizan y evalúan el trabajo, un proceso llamado revisión por pares.

Los revisores envían sus comentarios, donde solicitan a los autores que agreguen o cambien información adicional al documento, o que a veces realicen experimentos adicionales. Los investigadores acatan estos comentarios y vuelven a enviar el documento con las modificaciones oportunas antes de que se publique.

Esto puede llevar mucho tiempo, desde meses hasta, a veces, años antes de que el artículo se publique realmente. En medio de una pandemia, eso es un problema.

La industria editorial académica está tratando de mejorar el flujo de información, acceso rápidamente a las últimas investigaciones y acelerando el proceso de revisión.

Lo que hay que recordar respecto a las preimpresiones es que no han sido revisadas por expertos. Si bien muchas publicaciones no cambian mucho después de la revisión por pares, algunos artículos requieren enmiendas considerables o incluso son rechazados.

Todo esto no significa que lo que lees en un preprint sea basura. En realidad, son una parte importante del proceso de publicación.

De hecho, la prestigiosa revista Nature ahora alienta a los investigadores a depositar su artículo como un preprint. Otras revistas tienen políticas similares.

Entonces, ¿qué puede hacer el público?

Cuando busques información, utiliza investigación publicada: el formato y los logotipos de editor ofrecen algunas pistas. Pero si deseas saber si un preprint tiene información confiable, intenta encontrar otro artículo que haga afirmaciones similares. El sistema funciona, siempre que sepa lo que está mirando.

Springer Nature retira más de 33 artículos por plagio, falsas revisiones y robo de preprints

 

C6A0C427-2FC2-4E71-9855-64F5C7A925EE

 

Según Información proporcionada por Retraction Wacth, una revista de Springer Nature ha retirado 33 artículos, 29 de un número especial y cuatro de otro, para obtener una lista exhaustiva de los pecados de publicación, desde falsas revisiones por pares hasta plagio y robo de manuscritos no publicados.

Y una revista de Elsevier ha retirado diez documentos recientemente por duplicación, de diez de los artículos de la revista Springer Nature.

Springer Nature, Multimedia Tools and Applications (MTAP) hizo el siguiente anuncio:

“El Editor en Jefe ha retractado este artículo que fue publicado como parte del número especial “Data Security in Multimedia Modeling” porque su contenido ha sido duplicado de un manuscrito inédito presentado por un grupo diferente de autores. Además, hay pruebas que sugieren una manipulación de la autoría y un intento de subvertir el proceso de revisión por pares. El autor Luming Zhang declaró en nombre de todos los coautores que están de acuerdo con esta retractación.”

Las revistas de Springer Nature han retractado casi 300 artículos para una falsa revisión por pares.

Aquí hay algunos “aspectos destacados” de las 33 retractaciones, que ocurrieron entre mayo de 2019 y la actualidad, que se reunieron en la edición de abril de 2020:

  • 29 se asociaron con una falsa revisión por pares
  • 24 se asociaron con cuestiones de autoría (es decir, manipulación de la autoría)
  • 19 implicó plagio y/o duplicación
  • 12 artículos fueron plagiados de manuscritos no publicados
  • Todos los artículos fueron escritos por investigadores de China, uno de ellos en colaboración con autores de Japón.
  • Un autor – Caiyou Zhang – tiene cinco retractaciones
  • Cinco autores – Chao Xiong, Hongwei Du, Xia Han, Yuan Li, y Zepeng Wang – tienen cuatro retractaciones
  • Cinco autores – Bo Dai, Feng You He, Hu Zhen-tao, Tengfei Wu, y Yiyang Yao – tienen tres retractaciones

Los documentos originales aparecieron entre enero de 2017 y febrero de 2018 y en ellos intervienen un total de 72 autores, dos de los cuales fueron editores de uno de los números especiales, “Multi-source Weak Data Management under Big Data”: Yiyang Yao, de la Subdivisión de Información y Telecomunicaciones de la Compañía de Energía Eléctrica del Estado de Zhejiang, China, y Luming Zhang; de la Universidad Tecnológica de Hefei, China.

Tumor Biology, otra revista fundada por Springer, previamente retiró 107 artículos publicados entre 2012 y 2016 debido a fraude de revisión por pares. Los artículos marcados fueron escritos por 524 investigadores de 125 instituciones en China, Japón, Estados Unidos y Canadá.

SciELO lanza el servidor SciELO Preprints con el objetivo de acelerar los procesos de comunicación científica

 

screen-shot-2020-04-07-at-8.36.14-am

http://preprints.scielo.org

 

SciELO Preprints está listo para recibir el envío de manuscritos con prioridad dada al contenido relacionado con COVID-19.

 

SciELO lanza el servidor SciELO Preprints con el objetivo de acelerar la disponibilidad de artículos de investigación y otras comunicaciones científicas antes, o en paralelo con, su evaluación y validación por revistas científicas a través del proceso de revisión por pares. Aunque está abierto a todas las áreas temáticas, SciELO Preprints se centrará en atender de inmediato las comunicaciones relacionadas con COVID-19.

SciELO Preprints utiliza Open Preprint Systems (OPS), un servidor de preprints de código abierto desarrollado por Public Knowledge Project (PKP) que se fundó hace más de 20 años y que es mundialmente conocido por la creación y desarrollo de Open Journal Systems (OJS). ) OPS comparte la estructura de OJS y fue creado y desarrollado en colaboración con el Programa SciELO.

 

La publicación de un preprint se asocia con más atención y citas que el artículo revisado por pares

 

preprint_post_thumbnail.8f3fc23e

 

Fu, Darwin Y ; Hughey, Jacob J. “Meta-Research: Releasing a preprint is associated with more attention and citations for the peer-reviewed article” eLife 2019;8:e52646 DOI: 10.7554/eLife.52646

Texto completo

 

Los preprints en biología son cada vez más populares, pero sólo una pequeña fracción de los artículos publicados en revistas revisadas por pares se han publicado anteriormente como preprints. Para examinar si el depósito de un preprint en bioRxiv estaba asociada con la atención y las citas recibidas por el correspondiente artículo revisado por pares, para ello se reunió un conjunto de datos de 74.239 artículos, 5.405 de los cuales tenían un preprint, publicados en 39 revistas. Mediante el uso de la regresión logarítmica lineal y el metaanálisis de efectos aleatorios, se descubrió que los artículos con un preprint tenían, en promedio, un 49% más de puntuación de atención Altmetric y un 36% más de citas que los artículos sin preprint. Estas asociaciones eran independientes de varias otras variables a nivel de artículo y autor (como el subcampo científico y el número de autores), y no estaban relacionadas con variables a nivel de revista como el modelo de acceso y el factor de impacto. Este estudio de observación puede ayudar a los investigadores y a los editores a tomar decisiones informadas sobre la forma de incorporar los preimpresos en su trabajo.