Archivo de la etiqueta: Uso

Internet y la pandemia

The Internet and the Pandemic. Pew Reseach Center, 2021

Texto completo

El 90% de los estadounidenses afirma que Internet ha sido esencial o importante para ellos, muchos hicieron videollamadas y el 40% utilizó la tecnología de forma novedosa. Pero mientras la tecnología era un salvavidas para algunos, otros se enfrentaban a dificultades

El coronavirus ha transformado muchos aspectos de la vida de los estadounidenses. Cerró escuelas, empresas y lugares de trabajo y obligó a millones de personas a permanecer en casa durante largos periodos de tiempo. Las autoridades recomendaron limitar el contacto social para tratar de contener la propagación del virus, lo que alteró profundamente la forma en que muchos trabajaban, aprendían, se relacionaban con sus seres queridos, realizaban tareas cotidianas básicas, celebraban y lloraban. Para algunos, la tecnología desempeñó un papel en esta transformación.

Los resultados de una nueva encuesta del Pew Research Center realizada a adultos estadounidenses entre el 12 y el 18 de abril de 2021, revelan hasta qué punto ha cambiado el uso que la gente hace de Internet, sus opiniones sobre lo útil que ha sido la tecnología para ellos y las dificultades a las que algunos se han enfrentado.

La gran mayoría de los adultos (90%) dice que Internet ha sido al menos importante para ellos personalmente durante la pandemia, según la encuesta. El porcentaje de los que dicen que ha sido esencial -el 58%- aumentó ligeramente con respecto al 53% de abril de 2020. También aumentaron los porcentajes que dicen que Internet ha sido esencial en el último año entre los que tienen una licenciatura, los adultos menores de 30 años y los mayores de 65.

Una gran mayoría de estadounidenses (81%) también afirma haber hablado con otras personas mediante videollamadas en algún momento desde el inicio de la pandemia. Y para el 40% de los estadounidenses, las herramientas digitales han adquirido una nueva relevancia: Afirman haber utilizado la tecnología o Internet de formas nuevas o diferentes para ellos. Algunos también buscaron mejoras en su servicio mientras se desarrollaba la pandemia: El 29% de los usuarios de banda ancha hizo algo para mejorar la velocidad, la fiabilidad o la calidad de su conexión a Internet de alta velocidad en casa desde el comienzo del brote.

Aun así, el uso de la tecnología no ha sido una bendición sin paliativos para todos. La “fatiga de Zoom” se especuló ampliamente como un problema en la pandemia, y algunos estadounidenses informan de experiencias relacionadas en la nueva encuesta: El 40% de los que han hablado alguna vez con otros a través de videollamadas desde el comienzo de la pandemia dicen haberse sentido agotados o fatigados a menudo o a veces por el tiempo que les dedican. Además, se produjeron cambios en el tiempo de pantalla para los estadounidenses en general y para los padres de niños pequeños. La encuesta revela que un tercio de todos los adultos dicen que intentaron reducir el tiempo que pasaban con su smartphone o con Internet en algún momento de la pandemia. Además, el 72% de los padres de niños adolescentes dicen que sus hijos están pasando más tiempo delante de las pantallas que antes del brote

Para muchos, las interacciones digitales sólo pueden sustituir a la comunicación en persona. Alrededor de dos tercios de los estadounidenses (68%) afirman que las interacciones que habrían tenido en persona, pero que en su lugar las han tenido en línea o por teléfono, han sido en general útiles, pero no han sustituido al contacto en persona. Otro 15% dice que estas herramientas no han sido de mucha utilidad en sus interacciones. Sin embargo, el 17% afirma que estas interacciones digitales han sido tan buenas como el contacto en persona.

El uso de las bibliotecas universitarias y de investigación sigue aumentando a pesar de que gran parte del contenido está en formato digital

Andrew M. Cox y Melanie Benson-Marshal. Drivers for the Usage of SCONUL Member Libraries. SCONUL, 2021

Texto completo

SCONUL [Society of College, National and University Libraries] publica un nuevo informe sobre “Drivers for the Usage of SCONUL Member Libraries”. El uso de las bibliotecas universitarias y de investigación sigue aumentando a pesar de que gran parte del contenido está disponible en formato digital. El informe utiliza fuentes publicadas y no publicadas para examinar este fenómeno, analizando en particular

  • los cambios en el espacio de las bibliotecas en el contexto más amplio de los cambios en el diseño y uso de los campus
  • los factores interrelacionados que impulsan los cambios en el uso de las bibliotecas académicas
  • lo que nos dicen los estudios publicados sobre las tendencias en el uso del espacio bibliotecario
  • y lo que revelan las fuentes no publicadas de las bibliotecas miembros de SCONUL
  • los factores que pueden determinar el uso de las bibliotecas en el futuro, incluido el impacto de la reciente pandemia.

El informe ha sido elaborado por Andrew M. Cox y Melanie Benson-Marshall, de la Escuela de Información de la Universidad de Sheffield, con el apoyo del Grupo de Estrategia de Tendencias y Futuros de SCONUL, y de instituciones individuales miembros de SCONUL que amablemente proporcionaron datos para el estudio.

El impacto de COVID-19 en el uso de la biblioteca universitaria

Connell, R. S., Wallis, L., & Comeaux, D. (2021). The Impact of COVID-19 on the Use of Academic Library Resources. Information Technology and Libraries40(2). https://doi.org/10.6017/ital.v40i2.12629

La pandemia de COVID-19 ha tenido un gran impacto en la educación superior, incluidas las bibliotecas universitarias. Este documento compara el uso de los recursos bibliotecarios (incluyendo el préstamo interbibliotecario, las visitas al sitio web y las herramientas de descubrimiento, el uso de las bases de datos, las interacciones con los usuarios, etc.) en tres bibliotecas universitarias antes y después de la pandemia. La última parte de los semestres de primavera de 2019 y 2020 son los marcos temporales en los que se centra la atención, aunque se utilizan dos marcos temporales de control de períodos anteriores de esos semestres para determinar cómo diferían los semestres cuando el coronavirus no era un factor. Las instituciones experimentaron patrones de uso similares en muchas métricas.

¿Es fácil de usar el sitio web de tu biblioteca? lecciones de usabilidad para web de bibliotecas en un mundo de servicios remotos

How User-Friendly Is Your Website?
Usability lessons for libraries in a remote world

American Libraries. By Greg Landgraf | March 1, 2021

Ver original

Como la pandemia ha limitado los servicios bibliotecarios presenciales este año, muchas bibliotecas dependen más que nunca de sus sitios web para prestar los servicios que sus comunidades necesitan y esperan. Pero un sitio web sólo es útil si permite a los usuarios encontrar y hacer lo que necesitan. El aumento de la importancia de los sitios web de las bibliotecas durante la era de COVID-19 ha puesto de manifiesto las deficiencias comunes de usabilidad y las oportunidades.

“Tengo la sensación de que mucha gente piensa que la usabilidad está por encima de la utilidad”, dice Christina Manzo, bibliotecaria de experiencia de usuario de la Radford University Carilion de Roanoke (Virginia). “Creo que se han convertido en una misma cosa. Hay una oferta aparentemente interminable de interfaces que compiten por nuestra atención, así que los usuarios están menos dispuestos a soportar un sitio web que no funcione bien.”

Manzo afirma que la pandemia no ha cambiado las necesidades de los usuarios, sino que las ha amplificado. “El agotamiento y la frustración impulsan a la gente hoy en día, porque casi todo -incluso ir al supermercado- requiere más tiempo y energía”, añade. Como resultado, los usuarios pueden ser menos pacientes si se ven obligados, por ejemplo, a refinar las búsquedas varias veces para encontrar la información que buscan.

La pandemia también ha afectado a la forma en que los usuarios buscan la información, dice James Miller, bibliotecario de enlace de descubrimiento y ciencias de la Universidad Hollins de Roanoke (Virginia), que señala que los estudiantes buscan ayudas para la búsqueda en línea con más frecuencia. Las visitas a la página web que contiene los vídeos de la biblioteca se duplicaron el pasado otoño, y el uso del chat en línea y de los libros electrónicos también ha aumentado. Mientras tanto, las descargas de artículos han disminuido, posiblemente porque los investigadores agotados están buscando en otra parte.

Maria Nuccilli, desarrolladora web del Sistema de Bibliotecas de la Universidad Estatal de Wayne, en Detroit, informa del aumento del uso del sitio web en general. En la última semana del semestre de otoño de 2020, las LibGuides de la biblioteca recibieron 6.300 visitas, frente a las 3.900 del mismo periodo del año anterior. “Incluso ahora que la biblioteca está parcialmente abierta, la gente sigue conectándose a Internet más que nunca”, dice Nuccilli, lo que demuestra la importancia de las interfaces eficaces. También señala que la proporción de usuarios que acceden a los sitios web a través de dispositivos móviles ha aumentado, lo que hace que el Diseño web adaptable (Responsive web design) -que permite una fácil visualización en pantallas más pequeñas- sea más importante que nunca.

Accesibilidad y legibilidad

Un factor crítico en el diseño de la experiencia del usuario (UX) para los sitios web es la accesibilidad para las personas con deficiencias visuales y otras discapacidades. Por ejemplo, el contenido en movimiento, intermitente o parpadeante puede suponer un obstáculo para los usuarios con déficit de atención o trastornos de procesamiento visual, mientras que un contraste de color insuficiente entre el texto y el fondo puede hacer que el contenido sea ilegible para los usuarios con baja visión.

Las Pautas de Accesibilidad al Contenido en la Web del World Wide Web Consortium son impresionantemente completas; muchas instituciones las han convertido en directivas fáciles de aplicar y las han incorporado a sus propias pautas de accesibilidad. Para empezar, Jaci Wilkinson, directora de descubrimiento y experiencia de usuario de las bibliotecas de la Universidad de Indiana en Bloomington, sugiere que se haga una demostración de la tecnología de lectura de pantalla para ver de primera mano cómo funciona con el sitio web, o al menos que se revisen los tutoriales de YouTube para tener un conocimiento más concreto de sus posibilidades.

Nuccilli recomienda emplear extensiones del navegador que señalen problemas de accesibilidad, como  Axe o Siteimprove. “Suelen mostrar pequeñas cosas que suponen una gran diferencia”, dice. Otras herramientas, como  Colour Contrast Check, pueden ayudar a evaluar si una combinación de colores es legible para las personas con deficiencias en la visión del color o que lean un sitio en una pantalla en blanco y negro.

Manzo, que ha realizado pruebas de usabilidad en diversos sitios web de bibliotecas, afirma que “muchas entrevistas con usuarios mencionan específicamente el lenguaje” como un reto de UX. Por ejemplo, algunos usuarios encuentran vagos términos como “investigación”, mientras que los no bibliotecarios pueden no estar familiarizados con términos como “préstamo interbibliotecario”.

Wilkinson afirma que escribir específicamente para la web -donde la gente tiende a escanear el texto en lugar de leerlo palabra por palabra- mejora la legibilidad de un sitio. Según un informe de Nielsen Norman Group, los elementos como la información cargada de antemano, las listas con viñetas y los subtítulos claros ayudan a los lectores a encontrar la información que buscan.

“Uno de los principios rectores es ir al encuentro del usuario donde se encuentra, ya sea para saber dónde poner un botón o qué tipo de terminología utilizar”, afirma Nuccilli. “No creo que exista un sitio web de biblioteca perfecto, y no se puede hacer una vez y que se mantenga indefinidamente”. Eso significa que incorporar constantemente los comentarios del personal de la biblioteca y de los usuarios es fundamental para mantener un sitio web utilizable.

Testando soluciones

“Cuando todo se cerró en marzo, nuestras prioridades cambiaron inmediatamente, y necesitábamos entregar la información a los usuarios lo antes posible”, recuerda Nuccilli. En circunstancias normales, cuando se introducen nuevos servicios se realizan breves pruebas de usabilidad en persona cada semana. Sin embargo, durante la pandemia, se basa más en los comentarios de los bibliotecarios y en los datos analíticos de Google y Springshare (la plataforma digital que está detrás de LibGuides y LibAnswers) para evaluar si los nuevos servicios satisfacen las necesidades de los usuarios.

“Antes de la pandemia, había muchas microtransacciones en referencia, sesiones de instrucción y circulación que podían dar lugar a ideas para mejorar la usabilidad”, dice Miller. Los trabajadores de circulación, por ejemplo, podían observar que los estudiantes tenían problemas para iniciar sesión en sus cuentas. “Esas interacciones no pudieron ocurrir este año, así que es más difícil definir los problemas que tienen los usuarios”.

Para contrarrestar esta situación, el bibliotecario de enlace y otros miembros del personal de la biblioteca se reunieron con grupos y clubes de estudiantes a través de Zoom para preguntarles cómo utilizan la biblioteca y si encuentran algún obstáculo. La biblioteca utilizó estos comentarios para priorizar la información en el sitio web. Cuando un estudiante mencionó que era difícil encontrar tesis y disertaciones, por ejemplo, la biblioteca creó una ayuda para encontrarlas.

Utilizar múltiples métodos para las pruebas de usabilidad clásicas con los métodos de guerrilla (en los que se aborda a los usuarios en lugar de reclutarlos) puede ser adecuado en esta situación. Miller ha aplicado y publicado una investigación sobre un enfoque de métodos mixtos para las pruebas de usabilidad, que combina técnicas para evaluar y mejorar la usabilidad (como grupos de discusión, análisis, creación de prototipos y pruebas) en todas las fases del desarrollo de un sitio. Este enfoque puede proporcionar una imagen más completa de las necesidades de los usuarios y mejorar la web ante acontecimientos como la pandemia.

Hacer mejoras

Un primer paso importante: explorar perspectivas más allá de las propias. “Como bibliotecario, conoces tu sistema y sus limitaciones”, dice Manzo. “Un nuevo usuario no tiene la ventaja de esa perspectiva: sólo sabe si el sitio web no le devuelve la información que necesita”.

La creación de un grupo de personajes -descripciones de personas ficticias que representan los principales grupos de usuarios de su sitio- puede ayudar a los bibliotecarios a tener en cuenta múltiples perspectivas. Las personas suelen incluir un nombre, un cargo y responsabilidades, y datos demográficos, así como los objetivos de uso del sitio y el entorno en el que se utiliza. “Ser consciente de qué información es más útil para los distintos grupos puede permitir a los bibliotecarios satisfacer muchas necesidades de los usuarios sin que se produzca un exceso de información”, afirma Manzo.

Los perfiles deben estar respaldados por la investigación de los usuarios y los datos analíticos. Una vez creados, no sólo dan forma a las decisiones sobre la información que satisface la gama más amplia de necesidades, sino que también identifican las lagunas de información.

Los ejercicios de clasificación de fichas también pueden ser una práctica útil para organizar los sitios web, dice Manzo. Los usuarios clasifican las tarjetas físicas con temas o etiquetas de menú en grupos que tengan sentido para ellos. El evaluador puede definir categorías para que los usuarios clasifiquen las tarjetas o dejar que los usuarios propongan las suyas propias. En algunos casos, los usuarios también reciben tarjetas en blanco para que incluyan la información que desean en el sitio web pero que no ven representada.

Nuccilli ha ayudado a poner en marcha varias iniciativas en Wayne State, incluida una nueva iteración del espacio de archivo en línea para la Biblioteca Walter P. Reuther, que alberga los archivos laborales del campus. “Estamos muy agradecidos de haber pasado ya mucho tiempo observando a los usuarios porque nos dio un marco sobre el que construir”, dice Nuccilli. Debido al enfoque especializado de la biblioteca, hacerlo requirió un cuidadoso reclutamiento de los participantes y la coordinación con el personal de referencia de Reuther. “Pero fue valioso”, dice, “pudimos ofrecer una mejor experiencia de investigación”.

Una técnica que siempre le servirá: hacer preguntas continuamente. Como dice Manzo, “lo bueno de la usabilidad es que la curiosidad no cuesta nada”.

Algunos consejos:

  • Dar prioridad a sus objetivos. “Planifica cómo conseguirás el máximo impacto con la aplicación más inteligente del esfuerzo”, dice Wilkinson.
  • Evalúa las preguntas del chat, las vistas de las preguntas frecuentes y las búsquedas en busca de tendencias. Miller dice que esto revelará las necesidades de información de los usuarios que deberían recibir más importancia en el sitio web.
  • Comunícate regularmente con el personal de la biblioteca que trabaja directamente con los usuarios. “Muchas ideas provienen de los colegas y de los problemas que surgen cuando la gente trabaja en el mostrador de referencia”, dice Wilkinson.
  • Facilita a los usuarios la obtención de ayuda. “Cuando trabajaba en una pequeña biblioteca, todas nuestras páginas de error tenían mi dirección de correo electrónico”, dice Manzo. Aunque eso no sea apropiado para todas las bibliotecas, un foro o un buzón de quejas bien visible puede ser una alternativa eficaz.
  • Aplicar la tecnología de forma creativa. “Hicimos una sala de estudio virtual con dos bibliotecarios y nuestros estudiantes a través de Zoom”, dice Miller. El profesorado también rotó a lo largo del día para responder a las preguntas.
  • Utilizar los recursos de forma novedosa. Wayne State utiliza LibAnswers para sus preguntas frecuentes, y los bibliotecarios a menudo hacen referencia a ella cuando ayudan a los estudiantes. “Nos dimos cuenta de que, en lugar de poner la información de COVID en nuestra página web de forma estática, podíamos utilizar nuestra cuenta de LibAnswers para las preguntas frecuentes de COVID, y hacerlas visibles cuando las necesitáramos y ocultarlas cuando no las necesitáramos”, dice Nuccilli.

Guía para padres y educadores sobre el uso seguro de Internet, móviles y videojuegos

Labrador F, Requesens A, Helguera M. Guía para padres y Educadores sobre el uso seguro internet, móviles y videojuegos. 2015;39:72.

Texto completo

El propósito de esta guía es dotar a los adultos de unos conocimientos básicos que les ayuden a educar y acompañar a los menores en la utilización de las Nuevas Tecnologías con responsabilidad, aprendiendo a hacer un uso saludable de las mismas.

A lo largo de esta guía se han expuesto pautas claras y concisas, de carácter eminentemente práctico, que pueden ser llevadas a cabo sin demora para la tranquilidad de los padres y la seguridad de los hijos y las hijas.

A modo de resumen se puede recoger en este decálogo práctico para padres:

1. Navega en Internet con tus hijos, oriéntales sobre las páginas más fiables, y enséñales a navegar con un objetivo claro marcado de antemano. Transmíteles que nunca deben proporcionar datos personales en la red.

2. Selecciona los videojuegos a los quejuegan tus hijos según las normas PEGI (edad y contenidos). No olvides supervisar también los juegos que se intercambian entre los amigos. Y juega con ellos en alguna ocasión.

3. Establece normas claras para regular el uso de Internet, videojuegos y el móvil. Debe estar muy claro cuándo, cuánto y dónde los utilizan.

4. Enseña a tus hijos que el móvil es para llamadas cortas y urgentes. Hazles responsables de su consumo, que siempre debe ser limitado y estar controlado por ti.

5. Haz uso de los programas de control parental tanto en el ordenador como en las videoconsolas, para evitar que tus hijos se encuentren contenidos inadecuados para su edad.

6. Mantente al corriente de los avances de las Nuevas Tecnologías, para que la llamada brecha digital no suponga un obstáculo en tu labor de proteger a tus hijos.

7. Dialoga con tus hijos, favorece la comunicación positiva y la escucha activa.

8. Edúcales en la gestión inteligente del ocio y del tiempo libre.

9. Esfuérzate para que tus hijos encuentren en ti la confianza y el apoyo para contarte cualquier problema.

10. No olvides ser consecuente y dar ejemplo en tu interacción con las Nuevas Tecnologías y transmite siempre a tus hijos tu amor incondicional.

Estudio anual de redes sociales en España 2020

 

portada-iab-rrss

Estudio Anual de Redes Sociales 2020. Madrid: IAB Spain y Elogia, 2020

Texto completo

 

Penetración de las redes sociales

El 87% de los internautas de 16 a 65 años utiliza Redes Sociales, lo que representa casi 26 millones de usuarios en España; unos datos que reflejan un ligero incremento con relación al pasado año, probablemente generado por el reciente confinamiento. El perfil del internauta que utiliza las Redes Sociales es muy similar en ambos sexos (hombres 49% vs mujeres 51%) y con una edad promedio de 40 años.

Uso, preferencia y valoración 

En cuanto al uso de las redes sociales, se utiliza una medida de 4,5 redes por usuario de manera declarativa, prácticamente 1 más que en 2019 (3,7) y conocen más de 8,1 de forma sugerida. Lidera el ranking de uso WhatsApp (85%), seguida de Facebook (81%), YouTube (70%) e Instagram (59%).

TikTok es la red con mayor incremento de usuarios, pasando de 3% a 16% en un año.

Los más jóvenes (16-24 años) son los usuarios que utilizan mayor número de redes (5,4) a la vez y a medida que aumenta la edad, baja el número de redes usadas.

Respecto a la preferencia de uso, WhatsApp sigue siendo la red favorita desde 2017, seguida de Facebook. Por su parte, Instagram se sitúa en tercera posición, por delante de YouTube, especialmente utilizado entre las mujeres y el target más joven (16-24 años). El quinto lugar sigue ocupado por Twitter, que destaca entre los hombres.

Si hablamos de valoración, WhatsApp y YouTube se posicionan como las Redes mejor valoradas entre sus usuarios (8,4), seguidas de Spotify (8,2).

 

Frecuencia de uso

En relación con la frecuencia de uso, WhatsApp es la Red que registra una mayor frecuencia en declarativo (96% de los usuarios dice utilizarla a diario), seguida de Instagram (81%) que se instala en la segunda posición y Facebook (78%) ocupa el Top 3.

Peoople y TikTok destacan por ser las redes que más han aumentado su frecuencia de visita.

El estudio también indica el tiempo de uso de las Redes Sociales, WhatsApp (1h43’), Twitch (1h40’), Youtube (1h39’), Spotify (1h38’)y HouseParty (1h34’) son las redes donde pasamos más tiempo. Facebook pierde cuota de minutos, con relación a años anteriores.

Para el conjunto de todas las Redes Sociales analizadas, los usuarios dedican un promedio de 1h19 minutos diarios, siendo los hombres menores de 40 años quienes hacen un uso más intensivo.

Actividades y acceso a RRSS

Los usos principales de las Redes Sociales son entretener (81%), interactuar (77%) e informarse (66%), de forma transversal.

Las cuentas que más siguen los usuarios son las de su entorno más cercano (96%), seguida de influencers (56%, con muchas variaciones por target). En cuanto al contenido, el 65% de los usuarios prefiere un contenido duradero vs. el efímero.

El móvil es el principal dispositivo de acceso (97%) y este año consolida su liderazgo aumentando 2pp con respecto al año pasado.

El ordenador también se utiliza de forma generalizada (93%), mientras que la Tablet gana peso y sube hasta un 58%. Sobre la relación dispositivo/Red Social, el estudio indica que el móvil lidera las conexiones de WhatsApp, Facebook, Instagram y YouTube, mientras que el ordenador lo hace en Facebook, YouTube y Twitter. La SmartTv y el SmartWatch empiezan a ser dispositivos a tener en cuenta a la hora de conectarse a una Red Social

El uso de Internet alcanzó sus máximos durante la cuarentena del COVID-19

 

eyeball.5e8d2abb574cd

 

El consumo de banda ancha está mostrando indicios de llegar a una meseta en los países que han sido “puestos en cuarentena” contra la pandemia de coronavirus, según los datos más recientes analizados por OpenVault, uno de los principales proveedores de soluciones tecnológicas y análisis de la industria para los operadores de banda ancha. El rápido crecimiento se mantiene estable; el uso de las horas de trabajo en la fase inicial aumentó un 82,5% en marzo.

 

Tras tres semanas de crecimiento porcentual de dos dígitos, el uso total de datos de bajada en los países con políticas de confinamiento en el hogar disminuyó un 5,80% durante la semana del 30 de marzo al 3 de abril en comparación con la semana anterior. Si bien el uso total de datos ascendentes siguió creciendo durante el período comprendido entre el 30 de marzo y el 3 de abril, el aumento con respecto a la semana anterior fue sólo del 2,3%. El crecimiento general del uso de datos en los países en cuarentena es del 33,1%, cuando se mide con los puntos de referencia de uso de OpenVault de enero de 2020.

Entre otras tendencias de uso diario:

  • El promedio de consumo diario de bajada durante el horario de 9 a 17 horas de la última semana fue de 6,35 GB, un 42,46% más que el nivel de enero de 4,46 GB.
  • El promedio de consumo diario en el horario comercial ascendente aumentó un 82,5% entre enero y el 3 de abril, pasando de 0,215 GB a 0,392 GB.
  • Si bien el mayor crecimiento del uso de datos se ha producido durante las horas hábiles de 9 a 5, los operadores han seguido experimentando un crecimiento significativo durante las horas punta de 18 a 12 horas: El consumo en las horas punta de bajada ha aumentado un 21,15% desde enero, mientras que el uso de  subida ha aumentado un 35,95%.
  • En general, el uso diario aumentó de 12,19 GB en enero a 16,22 GB hasta el 3 de abril, lo que indica una nueva tasa de ejecución mensual de más de 480 GB por abonado durante la crisis actual.
  • A diferencia de los mercados en cuarentena, las zonas que aún no han experimentado políticas de confinamiento han mostrado un crecimiento significativamente menor y pueden aún experimentar aumentos adicionales, según OpenVault.
  • Utilizando el mismo marco temporal de enero a 3 de abril, los datos de OpenVault muestran que el consumo medio diario de datos en los mercados menos afectados ha aumentado un 38,2% durante las horas de 9 a 5 días laborables, mientras que el uso en las horas punta ha aumentado sólo un 8,0% al día desde enero.
  • OpenVault ofrecerá un análisis más profundo del impacto de COVID-19 en las tendencias de banda ancha en el informe de la Industria de Banda Ancha de OpenVault (OVBI) del primer trimestre de 2020 a finales de este mes.

“Es demasiado pronto para decir que la industria ha asimilado la tormenta del uso adicional, pero los datos apuntan a que la mayor oleada de crecimiento ya ha quedado atrás”, dijo Mark Trudeau, CEO y fundador de OpenVault. “Los operadores tendrán que estar atentos a cualquier aumento incremental, especialmente durante las horas punta y en la fase inicial, así como al impacto de las nuevas cuarentenas en los países que aún no están en cuarentena, pero sus redes parecen estar bien preparadas para manejar este aumento del consumo de datos”.

Libro Blanco sobre el uso de los libros electrónicos de acceso abierto

 

2019-05-06_07-53-19-1

O’Leary, Brian ; Hawkins, Kevin.White Paper on Open Access Ebook Usage. New York: Book Industry Study Group (BSIG), 2019

Texto completo

 

Book Industry Study Group (BSIG) ha publicado un libro blanco sobre “Exploración del uso de libros electrónicos de acceso abierto”. El documento, escrito por Brian O’Leary (BISG) y Kevin Hawkins (University of North Texas), es el producto de un proyecto financiado por la Fundación Andrew W. Mellon, “Understanding Open Access Ebook Usage: Hacia un marco común”.

 

El libro blanco resume las prácticas actuales en el seguimiento del uso de las monografías de acceso abierto (OA), cuyas partes interesadas incluyen autores, editores, financiadores, proveedores, bibliotecas y lectores. Para satisfacer las necesidades de este amplio conjunto de partes interesadas, el documento recomienda establecer una “confianza en los datos” para ayudar a gestionar y comprender el uso de los libros electrónicos en el caso de la agricultura biológica.

En el documento también se recomienda seguir trabajando en este sentido:

  1. Definir el gobierno y la arquitectura de la confianza de datos
  2. Crear un servicio piloto que implemente una gestión y una arquitectura definidas
  3. Utilizar tecnologías de código abierto relevantes que soporten el seguimiento del uso en abierto.
  4. Desarrollar personajes y casos de uso que demuestren quién se beneficia de los datos de uso.
  5. Fomentar el compromiso en múltiples mercados
  6. Documentar mejor la cadena de suministro para las monografías.

Reflexionando sobre los hallazgos y recomendaciones contenidas en el libro blanco, Charles Watkinson (Universidad de Michigan) señaló: “El panorama de las monografías de acceso abierto se caracteriza por una serie de características que hacen que un enfoque comunitario para la gestión de datos sea factible y necesario. Las partes interesadas se enfrentan a retos a la hora de identificar y agregar información de uso relevante. Si se diseña e implementa correctamente, un plan de datos puede abordar esos desafíos para la comunidad en su conjunto”.

 

Uso y el conocimiento de los gestores de referencias bibliográficas entre los estudiantes

 

using-reference-management-tools-endnote-and-zotero-4-638

Pathak, Ajatshatru; Johnson, Sarah. “Use and Awareness of Reference Management Software Among Community College Students“. Journal of New Librarianship

Texto completo

Este estudio de investigación investiga el uso y el conocimiento del software de gestión de referencia (RMS) entre los estudiantes de los “community colleges”. Una encuesta en persona se llevó a cabo en abril y mayo de 2017 en dos colegios comunitarios públicos urbanos de tamaño mediano en la ciudad de Nueva York. Los investigadores reclutaron 124 participantes para esta encuesta. El instrumento de la encuesta de 13 ítems fue diseñado para determinar el conocimiento y uso de los gestores de referencias bibliográficas (RMS) por parte de los participantes. Los resultados muestran un bajo nivel de conocimiento y uso de estas herramientas entre los estudiantes universitarios de la comunidad, independientemente de su edad, sexo, raza, etnia, campo de estudio, nivel de clase de pregrado, dominio del inglés o nivel académico. El artículo discute áreas para más investigación y sugiere estrategias para aumentar el uso y la conciencia del valor de los RMS entre los estudiantes de los colegios comunitarios.

Uso de los libros electrónicos de Acceso Abierto

widener3

Watkinson, Charles; Hawkins, Kevin; Montgomery, Lucy; O’Leary, Brian;
Neylon, Cameron; Skinner, Katherine. “Understanding OA Ebook Usage: Toward a Common Framework” University of Michigan, 2018

Texto completo

Book Industry Study Group (BISG) colaborará con KU Research e investigadores de las universidades de Michigan y el norte de Texas para investigar en torno al mejor uso de los libros electrónicos de acceso abierto (OA). Con el apoyo de la Fundación Andrew W. Mellon, el proyecto de un año de duración se llevará a cabo desde el 1 de junio de 2018 hasta el 31 de mayo de 2019.

A menudo se dice que una publicación de la OA se descargará, utilizará y citará con más frecuencia que un título comparable de acceso restringido. Los editores necesitan demostrar tal impacto para recibir apoyo para sus programas de acceso abierto, los financiadores buscan datos de uso para demostrar el retorno de sus inversiones, y los autores están ansiosos por mostrar evidencia de alcance e influencia adicionales para su trabajo. Sin embargo, debido a las diferencias en la cadena de suministro, la información sobre el impacto de los libros electrónicos académicos, especialmente los libros OA, es mucho más difícil de recopilar, analizar y comunicar que la información procedente del uso de revistas electrónicas.

Este proyecto financiado intenta identificar los desafíos en la comprensión del uso de los libros electrónicos en agricultura biológica, sugiriendo algunas oportunidades para crear un marco para la acción futura a través de consultas comunitarias. Para ello se  identificará y agregará información relevante de diferentes plataformas, se analizará lo que se ha recopilado de manera que se respete la privacidad del usuario y se comunicará la información relevante sobre el uso a las partes interesadas. Además de analizar las métricas de uso, los investigadores explorarán indicadores de compromiso como la altermétrias. Un objetivo importante es conectar las líneas de investigación que actualmente se llevan a cabo por separado en Estados Unidos y Europa, tanto por parte de entidades con o sin ánimo de lucro. Tras la conclusión de este proyecto de investigación, BISG publicará un libro blanco de resultados y propondrá una vía para la acción futura.