Archivo de la etiqueta: Accesibilidad

¿Es fácil de usar el sitio web de tu biblioteca? lecciones de usabilidad para web de bibliotecas en un mundo de servicios remotos

How User-Friendly Is Your Website?
Usability lessons for libraries in a remote world

American Libraries. By Greg Landgraf | March 1, 2021

Ver original

Como la pandemia ha limitado los servicios bibliotecarios presenciales este año, muchas bibliotecas dependen más que nunca de sus sitios web para prestar los servicios que sus comunidades necesitan y esperan. Pero un sitio web sólo es útil si permite a los usuarios encontrar y hacer lo que necesitan. El aumento de la importancia de los sitios web de las bibliotecas durante la era de COVID-19 ha puesto de manifiesto las deficiencias comunes de usabilidad y las oportunidades.

“Tengo la sensación de que mucha gente piensa que la usabilidad está por encima de la utilidad”, dice Christina Manzo, bibliotecaria de experiencia de usuario de la Radford University Carilion de Roanoke (Virginia). “Creo que se han convertido en una misma cosa. Hay una oferta aparentemente interminable de interfaces que compiten por nuestra atención, así que los usuarios están menos dispuestos a soportar un sitio web que no funcione bien.”

Manzo afirma que la pandemia no ha cambiado las necesidades de los usuarios, sino que las ha amplificado. “El agotamiento y la frustración impulsan a la gente hoy en día, porque casi todo -incluso ir al supermercado- requiere más tiempo y energía”, añade. Como resultado, los usuarios pueden ser menos pacientes si se ven obligados, por ejemplo, a refinar las búsquedas varias veces para encontrar la información que buscan.

La pandemia también ha afectado a la forma en que los usuarios buscan la información, dice James Miller, bibliotecario de enlace de descubrimiento y ciencias de la Universidad Hollins de Roanoke (Virginia), que señala que los estudiantes buscan ayudas para la búsqueda en línea con más frecuencia. Las visitas a la página web que contiene los vídeos de la biblioteca se duplicaron el pasado otoño, y el uso del chat en línea y de los libros electrónicos también ha aumentado. Mientras tanto, las descargas de artículos han disminuido, posiblemente porque los investigadores agotados están buscando en otra parte.

Maria Nuccilli, desarrolladora web del Sistema de Bibliotecas de la Universidad Estatal de Wayne, en Detroit, informa del aumento del uso del sitio web en general. En la última semana del semestre de otoño de 2020, las LibGuides de la biblioteca recibieron 6.300 visitas, frente a las 3.900 del mismo periodo del año anterior. “Incluso ahora que la biblioteca está parcialmente abierta, la gente sigue conectándose a Internet más que nunca”, dice Nuccilli, lo que demuestra la importancia de las interfaces eficaces. También señala que la proporción de usuarios que acceden a los sitios web a través de dispositivos móviles ha aumentado, lo que hace que el Diseño web adaptable (Responsive web design) -que permite una fácil visualización en pantallas más pequeñas- sea más importante que nunca.

Accesibilidad y legibilidad

Un factor crítico en el diseño de la experiencia del usuario (UX) para los sitios web es la accesibilidad para las personas con deficiencias visuales y otras discapacidades. Por ejemplo, el contenido en movimiento, intermitente o parpadeante puede suponer un obstáculo para los usuarios con déficit de atención o trastornos de procesamiento visual, mientras que un contraste de color insuficiente entre el texto y el fondo puede hacer que el contenido sea ilegible para los usuarios con baja visión.

Las Pautas de Accesibilidad al Contenido en la Web del World Wide Web Consortium son impresionantemente completas; muchas instituciones las han convertido en directivas fáciles de aplicar y las han incorporado a sus propias pautas de accesibilidad. Para empezar, Jaci Wilkinson, directora de descubrimiento y experiencia de usuario de las bibliotecas de la Universidad de Indiana en Bloomington, sugiere que se haga una demostración de la tecnología de lectura de pantalla para ver de primera mano cómo funciona con el sitio web, o al menos que se revisen los tutoriales de YouTube para tener un conocimiento más concreto de sus posibilidades.

Nuccilli recomienda emplear extensiones del navegador que señalen problemas de accesibilidad, como  Axe o Siteimprove. “Suelen mostrar pequeñas cosas que suponen una gran diferencia”, dice. Otras herramientas, como  Colour Contrast Check, pueden ayudar a evaluar si una combinación de colores es legible para las personas con deficiencias en la visión del color o que lean un sitio en una pantalla en blanco y negro.

Manzo, que ha realizado pruebas de usabilidad en diversos sitios web de bibliotecas, afirma que “muchas entrevistas con usuarios mencionan específicamente el lenguaje” como un reto de UX. Por ejemplo, algunos usuarios encuentran vagos términos como “investigación”, mientras que los no bibliotecarios pueden no estar familiarizados con términos como “préstamo interbibliotecario”.

Wilkinson afirma que escribir específicamente para la web -donde la gente tiende a escanear el texto en lugar de leerlo palabra por palabra- mejora la legibilidad de un sitio. Según un informe de Nielsen Norman Group, los elementos como la información cargada de antemano, las listas con viñetas y los subtítulos claros ayudan a los lectores a encontrar la información que buscan.

“Uno de los principios rectores es ir al encuentro del usuario donde se encuentra, ya sea para saber dónde poner un botón o qué tipo de terminología utilizar”, afirma Nuccilli. “No creo que exista un sitio web de biblioteca perfecto, y no se puede hacer una vez y que se mantenga indefinidamente”. Eso significa que incorporar constantemente los comentarios del personal de la biblioteca y de los usuarios es fundamental para mantener un sitio web utilizable.

Testando soluciones

“Cuando todo se cerró en marzo, nuestras prioridades cambiaron inmediatamente, y necesitábamos entregar la información a los usuarios lo antes posible”, recuerda Nuccilli. En circunstancias normales, cuando se introducen nuevos servicios se realizan breves pruebas de usabilidad en persona cada semana. Sin embargo, durante la pandemia, se basa más en los comentarios de los bibliotecarios y en los datos analíticos de Google y Springshare (la plataforma digital que está detrás de LibGuides y LibAnswers) para evaluar si los nuevos servicios satisfacen las necesidades de los usuarios.

“Antes de la pandemia, había muchas microtransacciones en referencia, sesiones de instrucción y circulación que podían dar lugar a ideas para mejorar la usabilidad”, dice Miller. Los trabajadores de circulación, por ejemplo, podían observar que los estudiantes tenían problemas para iniciar sesión en sus cuentas. “Esas interacciones no pudieron ocurrir este año, así que es más difícil definir los problemas que tienen los usuarios”.

Para contrarrestar esta situación, el bibliotecario de enlace y otros miembros del personal de la biblioteca se reunieron con grupos y clubes de estudiantes a través de Zoom para preguntarles cómo utilizan la biblioteca y si encuentran algún obstáculo. La biblioteca utilizó estos comentarios para priorizar la información en el sitio web. Cuando un estudiante mencionó que era difícil encontrar tesis y disertaciones, por ejemplo, la biblioteca creó una ayuda para encontrarlas.

Utilizar múltiples métodos para las pruebas de usabilidad clásicas con los métodos de guerrilla (en los que se aborda a los usuarios en lugar de reclutarlos) puede ser adecuado en esta situación. Miller ha aplicado y publicado una investigación sobre un enfoque de métodos mixtos para las pruebas de usabilidad, que combina técnicas para evaluar y mejorar la usabilidad (como grupos de discusión, análisis, creación de prototipos y pruebas) en todas las fases del desarrollo de un sitio. Este enfoque puede proporcionar una imagen más completa de las necesidades de los usuarios y mejorar la web ante acontecimientos como la pandemia.

Hacer mejoras

Un primer paso importante: explorar perspectivas más allá de las propias. “Como bibliotecario, conoces tu sistema y sus limitaciones”, dice Manzo. “Un nuevo usuario no tiene la ventaja de esa perspectiva: sólo sabe si el sitio web no le devuelve la información que necesita”.

La creación de un grupo de personajes -descripciones de personas ficticias que representan los principales grupos de usuarios de su sitio- puede ayudar a los bibliotecarios a tener en cuenta múltiples perspectivas. Las personas suelen incluir un nombre, un cargo y responsabilidades, y datos demográficos, así como los objetivos de uso del sitio y el entorno en el que se utiliza. “Ser consciente de qué información es más útil para los distintos grupos puede permitir a los bibliotecarios satisfacer muchas necesidades de los usuarios sin que se produzca un exceso de información”, afirma Manzo.

Los perfiles deben estar respaldados por la investigación de los usuarios y los datos analíticos. Una vez creados, no sólo dan forma a las decisiones sobre la información que satisface la gama más amplia de necesidades, sino que también identifican las lagunas de información.

Los ejercicios de clasificación de fichas también pueden ser una práctica útil para organizar los sitios web, dice Manzo. Los usuarios clasifican las tarjetas físicas con temas o etiquetas de menú en grupos que tengan sentido para ellos. El evaluador puede definir categorías para que los usuarios clasifiquen las tarjetas o dejar que los usuarios propongan las suyas propias. En algunos casos, los usuarios también reciben tarjetas en blanco para que incluyan la información que desean en el sitio web pero que no ven representada.

Nuccilli ha ayudado a poner en marcha varias iniciativas en Wayne State, incluida una nueva iteración del espacio de archivo en línea para la Biblioteca Walter P. Reuther, que alberga los archivos laborales del campus. “Estamos muy agradecidos de haber pasado ya mucho tiempo observando a los usuarios porque nos dio un marco sobre el que construir”, dice Nuccilli. Debido al enfoque especializado de la biblioteca, hacerlo requirió un cuidadoso reclutamiento de los participantes y la coordinación con el personal de referencia de Reuther. “Pero fue valioso”, dice, “pudimos ofrecer una mejor experiencia de investigación”.

Una técnica que siempre le servirá: hacer preguntas continuamente. Como dice Manzo, “lo bueno de la usabilidad es que la curiosidad no cuesta nada”.

Algunos consejos:

  • Dar prioridad a sus objetivos. “Planifica cómo conseguirás el máximo impacto con la aplicación más inteligente del esfuerzo”, dice Wilkinson.
  • Evalúa las preguntas del chat, las vistas de las preguntas frecuentes y las búsquedas en busca de tendencias. Miller dice que esto revelará las necesidades de información de los usuarios que deberían recibir más importancia en el sitio web.
  • Comunícate regularmente con el personal de la biblioteca que trabaja directamente con los usuarios. “Muchas ideas provienen de los colegas y de los problemas que surgen cuando la gente trabaja en el mostrador de referencia”, dice Wilkinson.
  • Facilita a los usuarios la obtención de ayuda. “Cuando trabajaba en una pequeña biblioteca, todas nuestras páginas de error tenían mi dirección de correo electrónico”, dice Manzo. Aunque eso no sea apropiado para todas las bibliotecas, un foro o un buzón de quejas bien visible puede ser una alternativa eficaz.
  • Aplicar la tecnología de forma creativa. “Hicimos una sala de estudio virtual con dos bibliotecarios y nuestros estudiantes a través de Zoom”, dice Miller. El profesorado también rotó a lo largo del día para responder a las preguntas.
  • Utilizar los recursos de forma novedosa. Wayne State utiliza LibAnswers para sus preguntas frecuentes, y los bibliotecarios a menudo hacen referencia a ella cuando ayudan a los estudiantes. “Nos dimos cuenta de que, en lugar de poner la información de COVID en nuestra página web de forma estática, podíamos utilizar nuestra cuenta de LibAnswers para las preguntas frecuentes de COVID, y hacerlas visibles cuando las necesitáramos y ocultarlas cuando no las necesitáramos”, dice Nuccilli.

Herramienta para comprobar el grado de disponibilidad, accesibilidad y usabilidad de libros electrónicos y audiolibros para bibliotecas

WhoCanGetYourBook.com

Fight for the Future ha creado una nueva herramienta para resaltar las desigualdades en la revolución de la publicación digital. Las bibliotecas públicas, las escuelas públicas, los libreros independientes, así como los lectores discapacitados, rurales y de bajos ingresos están siendo eliminados del futuro digital de Estados Unidos. 

La revolución del libro digital no es el modelo de accesibilidad que se anuncióenun principio. La nueva herramienta de Fight for the Future destaca cómo la distribución depredadora de libros digitales está aumentando la desigualdad digital al mismo tiempo que daña instituciones centrales como bibliotecas públicas, escuelas públicas y libreros independientes.

Los libros contienen la gran riqueza del conocimiento humano. Si bien las bibliotecas públicas trabajan para hacer que ese conocimiento sea accesible para todos, independientemente de su discapacidad, alfabetización o nivel de ingresos, las brechas en el acceso se están ampliando. Muchos libros en los formatos más accesibles no están disponibles para las bibliotecas públicas, las escuelas públicas y las librerías independientes, o solo están disponibles a un costo prohibitivo.

Este sitio web está pensado como un proyecto de pensamiento sobre quién debe ser considerado cuando hablamos de acceso y disponibilidad.

WhoCanGetYourBook.com ofrece calificaciones con letras en accesibilidad y disponibilidad de libros, dejando al descubierto costos prohibitivos de licencia, ofertas exclusivas como Audible Originals de Amazon y preocupaciones de usabilidad que mantienen los libros populares fuera del alcance de los lectores más vulnerables de nuestra nación.

A la pregunta “¿Quién puede conseguir este libro?”  La herramienta ofrece a los autores y editores una calificación de letra, otorgando un punto por cada decisión equitativa sobre cómo se publica un libro. 

LEGO Braille Bricks ayuda a los niños ciegos a aprender a leer

Lego Braille Bricks

LEGO acaba de lanzar un nuevo juguete para aumentar la alfabetización de los niños ciegos y deficientes visuales: LEGO Braille Bricks. Más que un simple juego de construcción, cada uno de estos coloridos bloques se amolda a una letra, número o signo de puntuación del sistema de escritura braille.

Los LEGO y el braille son, en muchos sentidos, una combinación perfecta. Un bloque básico de LEGO es un rectángulo con seis puntos en relieve en un patrón de 3 x 2. Una letra braille está formada por una disposición de hasta seis puntos en relieve en un patrón de 3 x 2.

Cada ladrillo del juego de herramientas LEGO® Braille mantiene su forma icónica, pero a diferencia de un ladrillo LEGO® normal, los tacos están dispuestos para corresponder a los números y letras del alfabeto Braille. Cada ladrillo muestra la versión impresa del símbolo o la letra, lo que permite a los niños videntes y ciegos jugar y aprender juntos en igualdad de condiciones. Esta ingeniosa combinación de características abre todo un nuevo mundo de aprendizaje lúdico que enseña a los niños el braille en un entorno agradable y táctil. Esta herramienta educativa, sencilla pero muy práctica, enseñará una serie de habilidades necesarias para prosperar.

Los Ladrillos Braille, que estuvieron dos años en fase de pruebas, fueron ideados por la propia comunidad de ciegos. La Asociación Danesa de Ciegos propuso la idea a la Fundación LEGO (el brazo benéfico del Grupo LEGO) en 2011, y la Fundación Dorina Nowill para Ciegos de Brasil hizo su propio prototipo en 2017.

La alfabetización en braille ha disminuido a medida que se han ido generalizando tecnologías como los audiolibros y los lectores de pantalla, que recitan el texto que aparece en la pantalla de un ordenador o un smartphone. Sin embargo, sus defensores afirman que estos métodos de lectura auditiva deberían complementar el braille, no sustituirlo. “Para los ciegos, el braille es la alfabetización”, dice Sean Randall, profesor de informática del New College Worcester, una escuela para ciegos en el Reino Unido. El propio Randall es ciego. “La única otra opción real para alguien que no tiene vista es escuchar, y al escuchar se pierde mucha ortografía, gramática y puntuación”.

Las investigaciones sugieren que el juego guiado es una herramienta de enseñanza eficaz para los alumnos de primaria porque la mayoría de los niños aprenden mejor cuando participan activamente, interactúan con otros y ven el significado de lo que están haciendo. LEGO Braille Bricks pueden utilizarse para la enseñanza basada en el juego de la fonética, la ortografía y las matemáticas. Para los niños más pequeños que aún no están preparados para leer, los bloques fomentan el desarrollo de la coordinación motora y las habilidades táctiles.

Directrices de Accesibilidad del W3C (WCAG) 3.0. para hacer más accesibles los contenidos web a los usuarios con discapacidad

W3C Accessibility Guidelines (WCAG) 3.0. (2021)

Ver

Las Directrices de Accesibilidad del W3C (WCAG) 3.0 ofrecen una amplia gama de recomendaciones para hacer más accesibles los contenidos web a los usuarios con discapacidad. Si se siguen estas directrices, se atenderán muchas de las necesidades de los usuarios con ceguera, baja visión y otras deficiencias visuales; sordera y pérdida de audición; movimiento y destreza limitados; discapacidades del habla; trastornos sensoriales; discapacidades cognitivas y de aprendizaje; y combinaciones de ellas. Estas directrices abordan la accesibilidad de los contenidos web en ordenadores de sobremesa, portátiles, tabletas, dispositivos móviles, dispositivos portátiles y otros dispositivos de la web de las cosas. Abordan varios tipos de contenidos web, como los estáticos, los interactivos, los visuales y los auditivos, y la realidad virtual y aumentada. Las directrices también abordan las herramientas web relacionadas, como los agentes de usuario (navegadores y tecnologías de asistencia), los sistemas de gestión de contenidos, las herramientas de autoría y las herramientas de prueba.

Cada pauta de esta norma proporciona información sobre las prácticas de accesibilidad que abordan las necesidades documentadas de los usuarios con discapacidad. Las pautas se apoyan en múltiples resultados para determinar si se ha satisfecho la necesidad. Las pautas también se apoyan en métodos específicos de la tecnología para satisfacer cada resultado.

Se espera que esta especificación se actualice con regularidad para seguir el ritmo de los cambios tecnológicos, actualizando y añadiendo métodos, resultados y directrices para abordar nuevas necesidades a medida que las tecnologías evolucionan. Para las entidades que declaran formalmente su conformidad con estas pautas, existen varios niveles de conformidad para abordar la diversa naturaleza del contenido digital y el tipo de pruebas que se realizan.

Las Directrices de Accesibilidad 3.0 del W3C son las sucesoras de las Directrices de Accesibilidad al Contenido en la Web 2.2 [WCAG22] y de las versiones anteriores, pero no dejan de lado estas versiones. Las WCAG 3.0 incorporarán contenido de las Directrices de Accesibilidad para Agentes de Usuario 2.0 [UAAG20] y de las Directrices de Accesibilidad para Herramientas de Autor 2.0 [ATAG20] y las ampliarán parcialmente. Aunque hay mucho solapamiento entre las WCAG 2.X y las WCAG 3.0, estas últimas incluyen pruebas adicionales y mecanismos de puntuación diferentes. Como resultado, las WCAG 3.0 no son compatibles con las WCAG 2.X. Las WCAG 3.0 no sustituyen a las WCAG 2.2 y a las versiones anteriores, sino que son un conjunto alternativo de directrices. Una vez que estas directrices se conviertan en una Recomendación del W3C, éste aconsejará a los desarrolladores, creadores de contenidos y responsables políticos que utilicen las WCAG 3.0 para maximizar la aplicabilidad futura de los esfuerzos de accesibilidad. No obstante, los contenidos que se ajusten a versiones anteriores de las WCAG seguirán ajustándose a esas versiones.

Accesibilidad y publicación

Rosen, Stephanie. Accessibility & Publishing. E-book, Ann Arbor, MI: Against the Grain (Media), LLC, 2018, https://doi.org/10.3998/mpub.10212548. Accessed 21 Jan 2021.

Texto completo

La accesibilidad se refiere al acceso equitativo a los recursos para todas las personas, independientemente de su capacidad física. La publicación académica es sobre la calidad y el impacto – calidad del contenido y el impacto de la investigación.

Accessibility & Publishing aborda las intersecciones entre la publicación académica y el acceso equitativo para los usuarios. Este informe explora cómo las prácticas que promueven la accesibilidad en la publicación también pueden hacer avanzar – y potencialmente transformar – la publicación misma.

En el informe se analiza la diversidad de actividades que se realizan actualmente para que las publicaciones sean accesibles a los lectores con discapacidades, desde la conversión retroactiva de la impresión en braille y sonido grabado, hasta la incorporación más radical de las normas de accesibilidad directamente en las plataformas de publicación digital. A medida que la comunicación académica se transforma por el paso a la publicación digital, la incorporación de prácticas accesibles directamente en el flujo de la publicación tiene el potencial de convertirse en la norma de la industria.

Accessibility & Publishing ofrece una orientación esencial a un paisaje complejo para cualquier persona interesada en el ecosistema de la publicación académica.

Directrices de Accesibilidad para el Contenido Web: ¿Cumple tu sitio web con las normas WCAG?

WCAG Directrices de Accesibilidad del Contenido Web (Web Content Accessibility Guidelines)

Ver directrices

Las WCAG han sido desarrolladas por la W3C y recogen las mejores prácticas de accesibilidad digital. Además, las WCAG son un estándar aceptado mundialmente.. Utiliza el Comprobador de Accesibilidad de Siteimprove para saber si tu sitio web cumple con las directrices WCAG, con un solo clic.

Patrimonio documental digital accesible: Directrices para la preparación del patrimonio documental en formatos accesibles para las personas con discapacidades

Accessible Digital Documentary Heritage: Guidelines for the Preparation of Documentary Heritage in Accessible Formats for Persons with Disabilities. Paris: ONU, 2020

Texto completo

La publicación, Patrimonio Documental Accesible , ofrece un conjunto de pautas para las partes involucradas en la digitalización de documentos patrimoniales, incluidos bibliotecarios, archiveros, trabajadores de museos, curadores y otras partes interesadas, en la planificación cuidadosa de plataformas y contenidos digitales con miras a incorporar aspectos relativos a la discapacidad y la accesibilidad.

La publicación se basa en elementos clave de la Convención de las Naciones Unidas sobre los derechos de las personas con discapacidad de 2006 y de la Recomendación de la UNESCO de 2015 sobre la preservación y el acceso al patrimonio documental, incluso en formato digital. Se trata de promover y facilitar el máximo acceso inclusivo y uso del patrimonio documental. El medio para lograrlo es empoderar a las instituciones de la memoria para que brinden servicios de acceso equitativo de persona a persona a los documentos originales.

La publicación se ha estructurado de manera que sea fácil para diferentes tipos de partes interesadas navegar y evaluar varios aspectos con los que deben comprometerse. A tal efecto, la publicación propone dos tipos de directrices: a) directrices básicas, destinadas a las partes interesadas que implican plataformas de patrimonio cultural documental; y b) pautas avanzadas, preparadas para los creadores de contenido de estas plataformas.

El Tratado de Marrakech ¿qué es? Para qué sirve?

El Tratado de Marrakech ¿qué es? Para qué sirve?. Madrid: Fesabid, 2020

Tratado de Marrakech

Infografía

El Tratado de Marrakech (2013) tiene un mismo objetivo y beneficio: mejorar el acceso a los libros, las revistas y otros materiales impresos para esa parte de la población mundial formada por las personas con discapacidades.

El Tratado establece que los países adheridos deben permitir la reproducción y la difusión de ejemplares en formato accesible, como excepción o limitación a sus leyes de propiedad intelectual. Las bibliotecas se benefician de esta excepción. Delimita con claridad quién podrá gozar de las limitaciones y las excepciones establecidas en el Tratado, las obras que serán accesible, y los formatos a los que se podrán adaptar dichas obras.

La lista de países adheridos al tratado se encuentra disponible en el web de la OMPI. En 2018 España ratificó el tratado junto al resto de países de la UE. El contenido del Tratado ya está incorporado en la Ley de Propiedad Intelectual. En esta excepción no está prevista remuneración a los titulares de derechos de explotación de estas obras

Inclusión digital con Diana Rodríguez Palchevich. Planeta Biblioteca 2020/07/01.

 

f77c26d36417ba011fc0fe02b7f2634a

 

Planeta Biblioteca 2020/07/01. Inclusión digital con Diana Rodriguez

ESCUCHAR

Ir a descargar

 

En el programa de hoy entrevistamos a la bibliotecaria argentina Diana Rodríguez Palchevich, master en la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona y especialista en inclusión digital en torno a este mismo tema, y otros temas relacionados como la accesibilidad, usabilidad y tecnologías participativas.

Diana Rodríguez gestiona el blog y plataforma de formación “Información y tecnologías” y autora del libro: “Recursos digitales inclusivos y amigables. Guía de buenas prácticas”, 2019 que puedes descargar a texto completo Texto completo , en PDF  y/o ePub. El libro  se propone orientar a los bibliotecarios, bibliotecarias y docentes en el qué hacer para lograr un material digital inclusivo, amigable y a la vez factible de aplicar en cualquier proyecto de educación o servicio de información mediado por las tecnologías digitales, tanto presencial como a distancia.

Accesibilidad, tecnología y bibliotecología

51ryysemvel._sr6002c315_piwhitestrip2cbottomleft2c02c35_sclzzzzzzz_

Lang, Heather Moorefield , Editor. “Accessibility, Technology, and Librarianship,” Library Technology Reports (vol. 54, no. 4),

Texto completo

 

En este número de Library Technology Reports (vol. 54, nº 4), “Accessibility, Technology, and Librarianship”, editado por Heather Moorefield-Lang, se analiza la amplia definición de accesibilidad para los usuarios de las bibliotecas, tanto presencial como en línea, dentro del ámbito de la enseñanza. Este tema se discute con cierta profundidad en las escuelas de biblioteconomía, así como en el desarrollo del profesorado y el diseño de la enseñanza. Este informe animará a los lectores a pensar de manera más crítica sobre las tecnologías que el profesorado y el personal utilizan para abordar las necesidades de todos los usuarios a los que se presta servicio. Este informe también ayudará a identificar y utilizar nuevos métodos para atender las necesidades de todos los usuarios a través de una amplia gama de modalidades (subtitulado, transcripción, lenguaje de señas, video, texto a voz, imagen a texto, etc.).