Archivo de la etiqueta: Discapacitados

Informe Mundial sobre Tecnología Asistencial: concienciar sobre la necesidad de aplicar políticas de inclusión para mejorar la vida de millones de personas.

The Global Report on Assistive Technology. OMS, UNICEF, 2022

Texto completo

Un nuevo informe publicado hoy por la OMS y el UNICEF revela que más de 2500 millones de personas necesitan uno o más productos de asistencia, como sillas de ruedas, audífonos o aplicaciones de apoyo a la comunicación y la cognición. Sin embargo, a casi mil millones de ellas se les niega el acceso, especialmente en los países de ingresos bajos y medios, donde el acceso puede ser tan bajo como el 3% de la necesidad de estos productos que cambian la vida.

El Informe Mundial sobre Tecnología Asistencial presenta por primera vez datos sobre la necesidad mundial de productos de asistencia y el acceso a los mismos, y ofrece una serie de recomendaciones para ampliar la disponibilidad y el acceso, concienciar sobre la necesidad y aplicar políticas de inclusión para mejorar la vida de millones de personas.

El informe señala que es probable que el número de personas que necesitan uno o más productos de asistencia aumente a 3.500 millones en 2050, debido al envejecimiento de la población y al aumento de la prevalencia de enfermedades no transmisibles en todo el mundo. El informe también pone de manifiesto la enorme diferencia de acceso entre los países de ingresos bajos y altos. Un análisis de 35 países revela que el acceso varía del 3% en las naciones más pobres al 90% en los países ricos.

La asequibilidad es un obstáculo importante para el acceso, señala el informe. Alrededor de dos tercios de las personas que disponen de productos de asistencia declararon haber pagado por ellos de su propio bolsillo. Otros dicen depender de la familia y los amigos para cubrir sus necesidades.

Una encuesta realizada en 70 países que figuran en el informe reveló grandes lagunas en la prestación de servicios y en la formación de personal para la tecnología de asistencia, especialmente en los ámbitos de la cognición, la comunicación y el autocuidado. Las encuestas anteriores publicadas por la OMS señalan como principales obstáculos la falta de concienciación y los precios inasequibles, la falta de servicios, la calidad, la gama y la cantidad inadecuadas de los productos, y los problemas de adquisición y de la cadena de suministro.

Programa sobre el uso seguro y responsable de las TIC para adolescentes con discapacidad intelectual

Programa sobre el uso seguro y responsable de las TIC para adolescentes con discapacidad intelectual. Madrid: Fundación Telefónica, 2022

Texto completo

Material complementario

La presente publicación ha sido creada por Voluntarios Telefónica de la mano de la Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual (UAVDI) de la Fundación A LA PAR. Con este material se pretende solventar la brecha digital que existe en los adolescentes con discapacidad intelectual (ACDI) y formarlos para el uso seguro y responsable de tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y así reducir el riesgo de exclusión social.

Las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), y el uso de cualquier entorno o dispositivo digital en general, facilitan la comunicación entre las personas, promueven la socialización, multiplican los cauces de acceso a la información y, por tanto, estimulan el pensamiento crítico. Pero, al mismo tiempo, encierran amenazas contra la privacidad, favorecen el aislamiento físico de los usuarios, pueden fomentar la adicción o dar cobijo a distintas formas de acoso.

Así pues, las TIC son una herramienta excelente, aunque no exenta de riesgos. A todo ello, en el caso de los adolescentes con discapacidad intelectual (ACDI), se suma la desigualdad que sufren a la hora de acceder a ese entorno digital, o su mayor vulnerabilidad ante el abuso y el maltrato. Con estas premisas, los principales objetivos de nuestro Programa son contribuir a cerrar esa brecha digital, y capacitar a este colectivo para un uso seguro, responsable y satisfactorio de las nuevas tecnologías.

Los destinatarios del Programa han sido los ACDI de entre 12 –la edad en que empiezan a tener acceso a las TIC– y 21 años, sus familiares y los profesionales de los centros de educación especial: orientadores, tutores, profesores y educadores. La metodología se ha inspirado en el modelo de Aprendizaje Colaborativo, en el que el trabajo de cada alumno es imprescindible para el éxito de todo el grupo, y a medida que cada persona mejora su aprendizaje, contribuye a que avance el del resto.

Igualdad de acceso: el diseño universal de las bibliotecas

Equal Access: Universal Design of Libraries

By Sheryl Burgstahler, Ph.D.

Texto completo

Una lista de control para que las bibliotecas sean acogedoras, accesibles y utilizables

Las bibliotecas desempeñan un papel importante a la hora de garantizar que todo el mundo tenga acceso a la información en formato impreso y electrónico. Para que estos recursos sean accesibles y útiles para todos, se pueden emplear los principios del diseño universal (DUP).

Según estas leyes, ninguna persona discapacitada que reúna los requisitos necesarios será excluida de la participación en un programa o actividad de una entidad pública, ni se le negarán las ventajas de los mismos, ni será objeto de discriminación, únicamente por razón de su discapacidad. «Persona con discapacidad» significa «cualquier persona que tenga un impedimento físico o mental que limite sustancialmente una o más de las actividades principales de la vida, incluyendo caminar, ver, oír, hablar, respirar, aprender y trabajar, que tenga un registro de dicho impedimento o que se considere que tiene dicho impedimento».

El Universal design (UD) significa que en lugar de diseñar las instalaciones y servicios para el usuario medio, los diseña para personas con una amplia gama de capacidades, discapacidades y otras características, como la edad, la capacidad de lectura, el estilo de aprendizaje, el idioma, la cultura y otras. Es necesario tener en cuenta que los estudiantes y otros visitantes pueden tener dificultades de aprendizaje o problemas visuales, de habla, de audición y de movilidad. Hacer que la biblioteca sea accesible para ellos la hará más utilizable para todos y minimizará la necesidad de adaptaciones especiales para los que utilizan sus servicios y también para los futuros empleados. Asegúrese de que todos se sientan bienvenidos y puedan

  • Llegar a las instalaciones de la biblioteca y maniobrar dentro de ellas,
  • Comunicarse eficazmente con el personal de apoyo,
  • Acceder a materiales impresos y recursos electrónicos,
  • Participar plenamente en eventos y otras actividades.

Formar al personal para que apoye a las personas con discapacidad, responda a las solicitudes específicas de adaptaciones de manera oportuna y sepa a quién puede dirigirse si tiene preguntas relacionadas con la discapacidad.

Normas ADA para el Diseño Accesible.

ADA Standards for Accessible Design. Department of Justice, September 15, 2010

ADA Standards for Accessible Design

Guidance on the 2010 ADA Standards for Accessible Desing

La normativa revisada del Departamento de Justicia para los Títulos II y III de la Ley de Estadounidenses con Discapacidades de 1990 (ADA) se publicó en el Registro Federal el 15 de septiembre de 2010. Estos reglamentos adoptaron normas de accesibilidad revisadas y aplicables, denominadas Normas ADA de 2010 para el Diseño Accesible, «Normas de 2010». El 15 de marzo de 2012, se exigió el cumplimiento de las Normas de 2010 para las nuevas construcciones y las reformas en el marco de los Títulos II y III. El 15 de marzo de 2012 también es la fecha de cumplimiento para utilizar las Normas de 2010 para la accesibilidad del programa y la eliminación de barreras.

El derecho a leer de los estudiantes con discapacidades de lectura

Right to Read: public inquiry into human rights issues affecting students with reading disabilities. Ontario Human Rights Commission, 2022

Ver

A muchos estudiantes se les niega el «derecho a leer». La Comisión de Derechos Humanos de Ontario hace 157 llamamientos a la acción y publica su informe de investigación sobre el derecho a la lectura en relación con las cuestiones de derechos humanos que afectan a los estudiantes con discapacidades de lectura, como la dislexia.

Ontario Human Rights Commission puso en marcha su investigación pública sobre el derecho a la lectura en octubre de 2019, preocupados por el hecho de que el sistema de educación pública de Ontario no estaba satisfaciendo las necesidades de los estudiantes con discapacidades de lectura. Uno de los objetivos de la investigación era averiguar si estos estudiantes tenían un acceso significativo a la educación, como lo exige el Código de Derechos Humanos de Ontario. El informe exhaustivo sobre el Derecho a Leer incluirá conclusiones y recomendaciones detalladas para el Ministerio de Educación, los consejos escolares y las facultades de educación sobre el plan de estudios y la instrucción, la detección temprana, las intervenciones en materia de lectura, las adaptaciones, las evaluaciones profesionales y las cuestiones sistémicas.

El informe formuló 157 recomendaciones para el sector educativo, entre las que destacan la necesidad de revisar el plan de estudios de lengua del jardín de infancia y de los grados 1 a 8, la introducción de la alfabetización estructurada -un estilo de enseñanza respaldado por la investigación científica- y la introducción de una guía más clara sobre las expectativas de lectura». En general, concluye la comisión, el sistema educativo de la provincia «no está cumpliendo con su obligación de satisfacer el derecho a la lectura de los estudiantes».

Algunas estadísticas clave relacionadas con la discapacidad lectora:

  • Las discapacidades de lectura afectan aproximadamente al 10% de la población.
  • Los resultados de 2018 – 2019 de la Oficina de Calidad Educativa y Rendición de Cuentas (EQAO) indican que el 26% de los estudiantes de tercer grado de Ontario y el 53% de los estudiantes de tercer grado con necesidades educativas especiales no cumplieron con el estándar provincial (nivel 3 o 4) de lectura
  • Sólo el 50% de los alumnos con necesidades educativas especiales aprobaron el examen de alfabetización del 10º grado de la escuela secundaria de Ontario, que mide si los alumnos cumplen el nivel mínimo de alfabetización en todas las asignaturas hasta el final del 9º grado. Superar con éxito la prueba de alfabetización es uno de los requisitos para obtener el Diploma de la Escuela Secundaria de Ontario. La EQAO afirma que «la persistente discrepancia en el rendimiento entre los alumnos con necesidades educativas especiales y los que no las tienen requiere atención»
  • Sin una instrucción adecuada, más del 74% de los niños que entran en el primer grado y que corren el riesgo de fracasar en la lectura seguirán teniendo problemas de lectura en la edad adulta.
  • Se calcula que el 40% de las personas con problemas de aprendizaje padecen ansiedad, depresión y baja autoestima.
  • En un estudio, el 52% de los jóvenes sin hogar de Toronto tenían problemas de lectura.
  • El 65% de las personas que se encuentran en centros penitenciarios canadienses tienen un nivel de alfabetización inferior al de primaria.
  • Los canadienses con problemas de aprendizaje tienen un 46% más de probabilidades de haber intentado suicidarse.

10 curiosidades sobre las bibliotecas para personas con discapacidad visual e impresa

10 curios10 tidbits about libraries for visually impaired and print disabled people

Texto completo

La lectura abarca una gran variedad de formas de relacionarse con los relatos y las ideas. Y en todo el mundo hay una serie de bibliotecas especializadas que se centran en lectores con necesidades físicas o cognitivas particulares. Estas bibliotecas ofrecen un impresionante abanico de prestaciones. He aquí diez cosas que quizá no sepas sobre las bibliotecas diseñadas teniendo en cuenta las discapacidades visuales.

1) Hay más personas que pueden acceder a ellas de lo que se piensa. Puede que estas bibliotecas especializadas lleven la palabra «ciego» en su nombre, pero a menudo prestan servicios a un grupo de personas más amplio: las que padecen afecciones que limitan la visión, como la degeneración macular; las que tienen afecciones asociadas a discapacidades de impresión, como la dislexia; y las que padecen otras afecciones que dificultan la lectura de un libro impreso convencional, como la artritis o el lupus. Tanto las personas mayores como los niños pueden beneficiarse, por ejemplo, de los libros en letra grande.

2) Estas bibliotecas pueden ofrecer libros que no están disponibles en ningún otro lugar. Elizabeth Burns es la responsable de los servicios de lectura del Talking Book & Braille Center (TBBC) de Nueva Jersey (EE.UU.), que cuenta con más de 13.000 usuarios registrados. Burns señala que su oferta de servicios «abarca a más gente de la que se piensa. Y tenemos libros que no se pueden conseguir, sinceramente, ni por amor ni por dinero, a no ser que seas miembro de nuestra biblioteca». Esto se debe, en parte, a que muchas de estas bibliotecas especializadas no compiten explícitamente con las editoriales comerciales (ni con las bibliotecas públicas convencionales) y no tienen que seguir los dictados comerciales. Algunas tienen acuerdos especiales de derechos de autor que les permiten producir o distribuir versiones accesibles de libros, sólo para personas con discapacidades de impresión o visuales. La Biblioteca Lituana para Ciegos (LLB), con sede en Vilnius, es la mayor editorial de libros en formato especial de Lituania, con una producción de 400 libros al año.

3) Las colecciones pueden incluir libros con imágenes. Burns, del TBBC, explica: «Tenemos libros con imágenes en lo que se llama braille impreso, donde está el libro con imágenes y el braille; ambas están en el mismo libro. Esto ayuda a que un padre vidente lea el braille a su hijo; puede leer el libro ilustrado mientras el niño lo sigue en braille. O también lo que ocurre con frecuencia es la otra parte, en la que es el abuelo lector de Braille el que quiere leer libros a su nieto vidente». También puede haber versiones táctiles de los libros. Las novelas gráficas y los cómics aún no están bien representados, reconoce Burns.

4) Algunas bibliotecas tienen colecciones de partituras accesibles. En Zúrich (Suiza), la Schweizerische Bibliothek für Blinde, Seh- und Lesebehinderte crea sus propias partituras en braille, además de suministrar partituras producidas por otros. En Ciudad Ho Chi Minh (Vietnam), el Centro de Formación Profesional y Tecnología Asistencial para Invidentes de Sao Mai mantiene una biblioteca musical accesible, utilizando su propio software para traducir las partituras al braille.

5) Algunas categorías más especializadas y nostálgicas pueden estar bien representadas. Dado que las personas mayores constituyen un grupo demográfico tan importante para los servicios bibliotecarios que se adaptan a las discapacidades visuales, existe una gran demanda de géneros populares en la juventud de los mayores. En el Reino Unido, por ejemplo, la Biblioteca Nacional Accesible tiene una categoría de libros «mar y aire».

6) Estas bibliotecas pueden acoger programas especiales, como formación en robótica para adolescentes y escucha de cuentos táctiles para niños. La LLB de Lituania ha estado a la vanguardia de este tipo de programas especiales.

7) Los usuarios pueden pedir prestados o aprender sobre dispositivos accesibles. En Nueva Jersey, el Programa de Acceso Igualitario a las Bibliotecas (LEAP) ofrece formación gratuita a las personas mayores sobre las funciones de ampliación de texto y conversión de texto a voz de los teléfonos inteligentes y los ordenadores. En todo Estados Unidos, el Servicio Nacional de Bibliotecas proporciona gratuitamente reproductores digitales de libros parlantes.

8) Los materiales no se limitan a los libros. Los usuarios pueden obtener ayuda para inscribirse en un servicio de lectura de noticias, por ejemplo.

9) Estas bibliotecas pueden depender de voluntarios, por ejemplo, para la búsqueda, transcripción y grabación de audiolibros, a veces en estudios de grabación personalizados. El grupo sin ánimo de lucro Volunteers of Vacaville dirige el proyecto The Blind Project, en el que personas encarceladas aprenden y prestan servicios de braille. El asesino en serie Edmund Kemper fue uno de los que grabó varios audiolibros como parte del proyecto. Aunque The Blind Project abastece principalmente a las escuelas y no a las bibliotecas, demuestra lo importantes que pueden ser los voluntarios para los programas de alfabetización de discapacitados visuales que carecen de fondos (aunque, por supuesto, la responsabilidad principal de proporcionar recursos debería recaer en el gobierno).

10) La pandemia de COVID-19 ha demostrado aún más la utilidad de los formatos digitales. Burns, de la TBBC de Nueva Jersey, informa de que durante la pandemia ha aumentado el número de usuarios dispuestos a descargar audiolibros, y muchos ancianos han solicitado la ayuda de familiares más jóvenes para experimentar con los formatos digitales. La divulgación en persona ha sido un reto, pero los bibliotecarios del TBBC están acostumbrados desde hace tiempo a prestar servicios por teléfono, correo electrónico y postal.

La Oficina de Derechos de Autor de EE.UU. permite el acceso a los libros electrónicos a las personas con discapacidad, pero las licencias pueden seguir restringiendo el acceso

US Copyright Office Allows Access to E-books for People with Disabilities, but Licenses May Still Restrict Access
ARL by Katherine Klosek | January 18, 2022

Texto completo

Las bibliotecas de investigación se han comprometido a hacer que los recursos de información sean lo más ampliamente accesibles posible, independientemente de las capacidades o discapacidades de los usuarios, pero la legislación sobre derechos de autor ha desempeñado un papel en la prohibición del intercambio internacional de libros y otros materiales accesibles.

Según la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI), menos del 10% de las publicaciones están disponibles en formatos accesibles, a pesar de que más de 250 millones de personas tienen discapacidades visuales. La mayoría de los libros publicados en el extranjero en idiomas distintos del inglés no están disponibles en los Estados Unidos en formatos accesibles. Las restricciones de los derechos de autor han agravado ese problema de acceso mediante la prohibición de crear y distribuir obras accesibles, lo que crea barreras adicionales para que las personas con discapacidades puedan participar plenamente en las clases o en la investigación académica, o simplemente leer por ocio.

A pesar de la promesa global del Tratado de Marrakech y de la legislación de aplicación en EE.UU., las personas ciegas no siempre pueden acceder a las obras literarias electrónicas que desean o necesitan. La mayoría de los editores utilizan medidas tecnológicas de protección (TPM), o bloqueos digitales, para impedir que los usuarios accedan al contenido sin utilizar los lectores electrónicos designados por el editor. En ésta y otras normas anteriores, el registro de derechos de autor de EE.UU. ha señalado el importante papel que desempeñan los libros electrónicos en la mejora de la accesibilidad para las personas ciegas, con discapacidad visual o con problemas de impresión, al tiempo que ha reconocido que las medidas tecnológicas de protección interfieren con el uso de las tecnologías de asistencia. Los firmantes del Tratado de Marrakech están obligados explícitamente a garantizar que la protección legal de las TPM «no impida a las personas beneficiarias disfrutar de las limitaciones y excepciones previstas en el presente Tratado».

Desde 2020, un grupo de trabajo compuesto por miembros de la Asociación de Bibliotecas de Investigación (ARL) y de la Asociación Canadiense de Bibliotecas de Investigación (CARL) ha trabajado para aplicar el Tratado de Marrakech, creando un proyecto piloto para que los usuarios puedan solicitar y tomar prestados libros dentro de los Estados Unidos y Canadá, y a través de las fronteras. El proyecto piloto también informará sobre la forma en que las bibliotecas miembros de EE.UU. y Canadá -que poseen colectivamente millones de libros impresos y electrónicos- aplicarán el tratado. En Canadá, el grupo de trabajo está trabajando con las entidades autorizadas para entender cómo se aplicará la legislación y qué se requiere para el préstamo internacional. En EE.UU., la ARL tratará de garantizar que las licencias de contenidos electrónicos no renuncien a derechos como el uso justo, y no exijan al usuario que solicite permiso a un titular de derechos para usos que sean justos.

Las personas ciegas ganaron el derecho a romper el DRM de los libros electrónicos.

Blind People Won the Right to Break Ebook DRM. In 3 Years, They’ll Have to Do It Again”. WIRED, 2021

Texto completo

Los defensores de los invidentes libran una batalla interminable para acceder a los libros electrónicos que los videntes dan por sentado, trabajando contra la ley de derechos de autor que otorga importantes protecciones a los poderes corporativos y a las editoriales que no atienden sus necesidades. Durante el último año, han vuelto a someterse a un largo proceso de petición para conseguir una exención crítica de la Ley de 1998 Digital Millennium Copyright Act para que proporcione cobertura legal a las personas que crean versiones accesibles de los libros electrónicos.

El artículo 1201 de la DMCA contiene un proceso trienal mediante el cual la Library of Congress estudia las excepciones a las normas que pretenden proteger a los titulares de derechos de autor. Desde 2002, los grupos que defienden a las personas invidentes han elaborado extensos documentos para solicitar excepciones que permitan eludir las protecciones de los libros electrónicos en aras de la accesibilidad. Cada tres años, deben repetir el proceso, como Sísifo subiendo la piedra a la colina.

El miércoles, la Oficina de Derechos de Autor de EE.UU. publicó un informe en el que recomienda al Bibliotecario del Congreso que vuelva a conceder la exención de tres años; lo hará en una norma definitiva que entrará en vigor el jueves. La victoria se ve algo empañada por la lucha que representa. Aunque la exención protege a las personas que eluden las protecciones digitales de los derechos de autor en aras de la accesibilidad -utilizando programas de terceros para extraer el texto y guardarlo en un formato de archivo diferente, por ejemplo-, el hecho de que sea necesaria resulta para muchos una injusticia fundamental.

Cómo brindar un mejor servicio a los usuarios discapacitados mediante el uso de tecnologías de asistencia en bibliotecas universitarias

Potnis, Devendra, y Kevin Mallary. Analyzing Service Divide in Academic Libraries for Better Serving Disabled Patrons Using Assistive Technologies | Potnis | College & Research Libraries. septiembre de 2021. https://doi.org/10.5860/crl.82.6.879.

Las bibliotecas universitarias invierten miles de dólares en tecnologías de apoyo (TA) para mejorar la prestación de servicios de información a los usuarios discapacitados. Sin embargo, es posible que la oferta de TA no se traduzca en el uso de las mismas por parte de los usuarios que las necesitan, lo que provoca una brecha en el servicio. El análisis de las respuestas cualitativas, que incluyen más de 1.400 citas, obtenidas de los administradores y bibliotecarios de las bibliotecas de 186 universidades públicas de los Estados Unidos, revela que las bibliotecas universitarias se enfrentan a 51 desafíos relacionados con los conocimientos y las habilidades de los bibliotecarios, los problemas de hardware y software, los factores institucionales, las finanzas y los actores externos, cuando sirven a los clientes discapacitados con TA. Por último, los investigadores proponen 15 soluciones para salvar esta brecha de servicio.

Manual de alfabetización mediática para ciudadanos con discapacidad intelectual

Alfabetización mediática accesible y adaptación de texto a lectura fácil: Manual. EasyNews, 2021

Texto completo

Descarga en Lectura Fácil

El proyecto EasyNews, cofinanciado por la Comisión Europea a través del programa Erasmus+, ha elaborado un manual de alfabetización mediática adaptado a los ciudadanos con discapacidad intelectual.

Los coordinadores de la iniciativa consideran que este colectivo «carece de interés y motivación para informarse de los acontecimientos locales, nacionales e internacionales» debido a la «difícil accesibilidad cognitiva de la prensa escrita y audiovisual».

En este contexto aparece el manual Alfabetización mediática accesible y adaptación de texto a lectura fácil, que consta de dos secciones principales. El primero pretende dotar a estos ciudadanos de las herramientas necesarias para protegerse y ser capaces de identificar fuentes de información viables en las plataformas tecnológicas. El segundo busca que la información sea accesible para todos, utilizando el método de Lectura Fácil, caracterizado por el uso de frases cortas, lenguaje sencillo e imágenes descriptivas.

La guía está disponible en el sitio web del proyecto EasyNews y puede descargarse en español, inglés, italiano, alemán, sueco y griego.