Archivo de la etiqueta: Uso justo

Guía ASERL sobre el préstamo digital controlado para las bibliotecas de investigación

 

Future Thinking:  ASERL’s Guide to Controlled Digital Lending for Research Libraries. From the Association of Southeastern Research Libraries (ASERL), 2021

Texto completo

La publicación ofrece una visión de alto nivel de los beneficios y riesgos para las bibliotecas que pueden estar considerando la implementación de un programa de préstamos digitales controlados (CDL).

El préstamo digital controlado como concepto ha estado circulando en la profesión bibliotecaria durante más de una década, aunque pocas bibliotecas implementaron un programa de CDL hace tanto tiempo. Muchos bibliotecarios creen que la CDL es una extensión natural de las doctrinas de Uso Justo que han permitido a las bibliotecas con sede en EE. UU. Compartir libros durante décadas.

“Las bibliotecas quieren poder digitalizar y prestar copias de los libros impresos que poseen, bajo los controles adecuados, para permitir que los usuarios de bibliotecas remotas y con problemas de impresión tengan la capacidad de usar nuestras colecciones”, comentó Jan Lewis, Director de Servicios de Bibliotecas Académicas en East Carolina University y presidente de la junta directiva de ASERL para 2020-2021. “Para que estos programas tengan éxito y se mantengan dentro de los límites de la ley, la parte más importante de CDL es la palabra ‘controlado’”.

A pesar de la oposición de algunos grupos editoriales y de autores, algunas bibliotecas han experimentado recientemente con programas de CDL a pequeña escala, por lo general para audiencias internas remotas en circunstancias muy restringidas. “Future Thinking” proporciona a las bibliotecas de ASERL una descripción general del fundamento legal de la CDL, analiza los diferentes niveles de tolerancia al riesgo que una biblioteca podría querer considerar y destaca algunas opciones de tecnología emergente que una biblioteca podría querer explorar si desea considerar implementar tal programa.

Mitos sobre los préstamos digitales controlados

Video Recording Website

Controlled Digital Lending (CDL) es un método emergente que permite a las bibliotecas prestar libros impresos digitalizados a los usuarios como “se presta un libro impreso”. A través del CDL, las bibliotecas utilizan controles técnicos para garantizar una proporción consistente de “propiedad en préstamo”, lo que significa que la biblioteca hace circular el número exacto de copias de un título específico que posee, independientemente del formato, estableciendo controles para evitar que los usuarios redistribuyan o copien la versión digitalizada. Cuando CDL se adapta adecuadamente para reflejar las condiciones del mercado del libro impreso y los controles se aplican correctamente, CDL está permitido en virtud de la legislación vigente sobre derechos de autor de Estados Unidos. CDL no pretende sustituir a los servicios de licencia electrónica que ofrecen los editores. De hecho, una ventaja significativa de CDL es que aborda el “problema del siglo XX” de los libros más antiguos que aún están protegidos por los derechos de autor, pero que es poco probable que se ofrezcan digitalmente por los servicios comerciales.

El 10 de febrero de 2020 se grabó un seminario web sobre préstamos digitales controlados que destruyen mitos, patrocinado por Internet Archive y Library Futures.

Mito 1: Los préstamos digitales controlados son piratería digital Realidad:  Controled Digital Lending (CDL) utiliza tecnología para replicar el derecho de una biblioteca a prestar obras, en formato digital, a un usuario a la vez.

Mito 2: la CDL perjudica a los autores Realidad: CDL puede ayudar a los autores mejorando la visibilidad, disponibilidad y accesibilidad de sus obras. 

Mito 3: Internet Archive inventó los CDL Realidad: CDL es simplemente una aplicación de uso legítimo y el uso legítimo existe desde que existen los derechos de autor. 

Mito 4: El uso legítimo no permite escanear libros completos Realidad: el uso legítimo permite el uso de la cantidad necesaria para cumplir con su propósito. 

Mito 5: los préstamos digitales perjudican las ventas de los editores Realidad: las bibliotecas digitales y físicas contribuyen a un ecosistema editorial saludable y aumentan las ventas y el compromiso con el trabajo creativo.

Mito 6: La decisión de ReDigi hizo ilegal los CDL Realidad: La decisión ReDigi abre el potencial para usos más tecnológicos, como CDL, para acceso educativo no comercial. 

Mito 7: CDL solo beneficia a las personas que no quieren comprar libros Realidad: CDL ayuda a los usuarios con problemas de acceso limitado a acceder a los libros. 

Mito 8: las bibliotecas “reales” licencian libros electrónicos Realidad: las bibliotecas preservan la información y la preservación requiere propiedad, no acuerdos de licencia. 

Mito 9: Las bibliotecas necesitan permiso de autor y editor para los CDL Realidad: el control del autor y el editor finaliza en el momento en que se compra un libro y luego comienza el uso justo. 

Mito 10: las bibliotecas digitales no son bibliotecas “reales” y no tienen los mismos derechos Realidad: la ley de derechos de autor no distingue entre bibliotecas digitales y físicas.

¿Qué son el uso justo y el trato justo en relación a los derechos de autor?

Fair Use Fundamentals infographic [PDF]

La ley de derechos de autor es un sistema cuidadosamente equilibrado destinado a fomentar la creatividad y el progreso cultural y científico. así como el progreso cultural y científico. La ley alienta a los autores dándoles control limitado sobre ciertos usos de sus obras, y anima a todo el mundo (incluidos los los autores) a utilizar el material cultural y científico existente sin permiso, bajo en determinadas circunstancias, para llevar a cabo una gran variedad de actividades vitales. Muchas partes de la ley favorecen la libertad de uso de la cultura, pero, con mucho, el más flexible, poderoso y universal del usuario es el uso justo.

El uso justo (en Estados Unidos) y el trato justo (en Canadá y otras jurisdicciones) son limitaciones y excepciones esenciales a los derechos de autor, que permiten el uso de materiales protegidos por derechos de autor sin permiso del titular de los mismos en determinadas circunstancias. El uso justo y el trato justo son doctrinas flexibles que permiten que los derechos de autor se adapten a las nuevas tecnologías. Estas doctrinas facilitan el equilibrio en la ley de derechos de autor, promoviendo un mayor progreso y dando cabida a la libertad de expresión.

Fundamentos del uso justo

  • Algunas personas piensan que el uso justo es una excepción menor o un recorte marginal de la protección expansiva de los autores, pero el uso justo es un derecho fundamental.
  • Al igual que la propia Primera Enmienda, el uso justo es amplio, flexible y responde a los cambios. Por eso el uso justo apoya el propósito constitucional de los derechos de autor: “promover el progreso de la ciencia y las artes útiles”.
  • El uso justo permite nuevos avances tecnlógicos, incluidos nuevos productos como los DVR y los motores de búsqueda.
  • Sin el uso justo, no existiría la parodia, la crítica y el comentario, los mash-ups (remezclas) y los homenajes o parodias.
  • La ley de derechos de autor establece cuatro factores que los tribunales deben considerar para determinar si un uso es justo: 1. El propósito y el carácter del uso, 2. La naturaleza de la obra protegida por derechos de autor. 3. La parte utilizada en relación con la obra protegida por derechos de autor en su conjunto. 4. El efecto del uso en el mercado potencial
  • Los expertos estiman que las industrias que dependen del uso justo aportaron 2,4 billones de dólares a la economía estadounidense en 2008-2009, es decir, aproximadamente el 17% del PIB de Estados Unidos.

Durante la crisis del COVID-19, cuando la enseñanza y el aprendizaje están siendo mayoritariamente en línea, muchas instituciones están publicando orientaciones sobre el uso justo. Es fundamental tener en cuenta que los fines educativos del uso justo se ven favorecidos incluso en circunstancias que no son de emergencia, y que el Congreso ha identificado explícitamente la enseñanza, la investigación y la erudición como ejemplos de uso justo en la ley de derechos de autor de EE.UU. Aunque los estudiantes, profesores, bibliotecarios, periodistas y todos los usuarios de material protegido por derechos de autor emplean a diario el uso justo y el trato justo, la Semana del Uso Justo y el Trato Justo es un momento para promover y debatir las oportunidades que se presentan, celebrar las historias de éxito y explicar las doctrinas.

El factor más importante es la finalidad: ¿es el uso transformador? Es mucho más probable que los tribunales respalden un uso justo si es transformador, es decir, si añade algo nuevo, con un carácter, una expresión, un significado diferente, o una función. A continuación se presentan algunos ejemplos de usos que los tribunales han considerado específicamente, y en todos ellos se ha confirmado el uso legítimo:

  • La creación de bases de datos para facilitar la búsqueda de información
  • Citar y reutilizar para informar de las noticias
  • Hacer que los libros sean accesibles a los ciegos y a las personas con problemas de lectura (Braille)
  • Copiar un programa de ordenador para hacer nuevos programas que funcionen con él.
  • Hacer parodias
  • Utilizar el arte antiguo para hacer un arte nuevo
  • El uso de grabadores en casa para grabar u programa de radio o televisión y verla después
  • Documentar la historia en un mundo rico en logotipos y artefactos culturales

Código de Buenas Prácticas en el Uso Justo de las Artes Visuales

screen20shot202015-10-1220at208-57-5220am

Code of Best Practices in Fair Use for the Visual Arts. College Arts Association, 2015

Texto completo

 

Si utilizas materiales con derechos de autor en las Artes Visuales en la enseñanza y/o investigación, el Código de Mejores Prácticas puede ayudarte a ejercer el uso justo en la mayor medida posible. El Código está “basado en un consenso de profesionales de las artes visuales que utilizan imágenes, textos y otros materiales protegidos por derechos de autor en su trabajo creativo y académico y que, a través de grupos de discusión, identificaron las mejores prácticas para utilizar dichos materiales. Entre ellos figuraron historiadores del arte y la arquitectura, artistas, diseñadores, conservadores, directores de museos, educadores, funcionarios encargados de los derechos de autor y la reproducción, y editores de editoriales y revistas académicas”.

 

El uso legítimo en las artes visuales: lecciones para los planes de alfabetización en bibliotecas

2018-06-15_08-47-59

Alexander Watkins, Bridget Madden, Alexandra Provo, Danielle Reay y Anna Simon. Fair Use in the Visual Arts: Lesson Plans forLibrarians. The Art Libraries Society of North America (ARLIS/NA) , 2018

Texto completo

Los autores guían a los profesionales de la información artística en la creación de experiencias de aprendizaje que capacitan a los estudiantes para comprender los derechos de autor y aprovechar el uso justo en su arte, diseño y prácticas académicas.

El Código de Buenas Prácticas en el Uso Justo de las Artes Visuales de ARLIS/NA en 2015, es un documento clave que tiene el potencial de transformar el uso de las imágenes en las artes visuales. La educación será una parte esencial de la integración del Código en las artes visuales, y los profesionales de la información artística están bien posicionados para enseñar el uso justo y el código ético.

Este libro fue creado para promover la misión de ARLIS/NA de apoyar el papel evolutivo de los profesionales de la información artística, que incluye cada vez más derechos de autor y  formacióm sobre el uso justo. Los planes de lecciones de este libro ayudarán a lla formación en torno a los derechos de autor a través de actividades y tareas atractivas. Los planes de clases también pretenden inspirar a los profesores con experiencia en la enseñanza del uso justo a través de ideas creativas y nuevas formas de integrar la enseñanza de los derechos de autor en las clases de arte, los proyectos de humanidades digitales y la educación en diseño.

 

Cómo el uso justo promueve la creación de nuevos conocimientos

dwuyax1waaavrqq

How Fair Use Promotes Creation of New Knowledge (infografía)

Ver en PDF

El uso justo es un derecho esencial en virtud de la ley de derechos de autor, promueve el progreso de la ciencia y las artes. En los casos en que la ley de derechos de autor pudiera actuar de otro modo para impedir que las personas accedan al conocimiento, el uso justo permite a todos utilizar el material cultural y científico existente sin permiso, bajo ciertas circunstancias. Por ello. la Association of Research Libraries (ARL) junto a Fair Use/Fair Dealing Week 2018 han publicando una infografía que ilustra cómo el “uso justo” favorece la innovación, la creatividad y la investigación, permitiendo en última instancia que se creen y compartan nuevos conocimientos.

Los reportajes de noticias pueden realizarse con mayor precisión.

El uso justo permite a los reporteros mostrar el contenido creado previamente para proporcionar un contexto apropiado en torno a los eventos actuales, dando a la audiencia una mejor comprensión de los eventos que se están desarrollando.

La información se puede indexar y buscar, lo que agiliza el descubrimiento.

El uso justo permite la copia y/o uso de obras protegidas por derechos de autor en bases de datos con capacidad de búsqueda, lo cual facilita su descubrimiento.

Se pueden desarrollar productos innovadores que dependan de conocimientos preexistentes y estas tecnologías pueden impulsar nuevas ideas.

La creación de bases de datos con capacidad de búsqueda es un uso justo y transformador en el que la obra protegida por derechos de autor se utiliza para un propósito diferente a su intención original. Los motores de búsqueda en Internet, el software de detección del plagio y otras bases de datos han permitido la extracción de textos y datos para facilitar la investigación científica y la creación de nuevos conocimientos.

El arte nuevo puede ser creado y disfrutado.

El uso justo facilita el uso de clips y artefactos culturales e históricamente significativos en diversas formas de entretenimiento. El arte de apropiación, como las pinturas de Andy Warhol sobre latas de sopa Campbell se apoya ampliamente en obras preexistentes. Las obras protegidas por derechos de autor también pueden utilizarse en películas, programas de televisión y musicales, como en Jersey Boys, donde un clip de las Cuatro Estaciones que se presenta en el Ed Sullivan Show ilustra un momento importante en la carrera de la banda

Los usuarios pueden generar nuevos contenidos basados en trabajos existentes.

El uso justo permite el uso de personajes, canciones y clips audiovisuales existentes en la creación de nuevos contenidos generados por el usuario, incluyendo ficción fan, parodias, remezclas de canciones y videos mash-up. El contenido generado por el usuario es a veces tan popular que se vuelve viral en Internet, como la mashup de Justin Timberlake “Can’ t Stop the Feeling” con clips de baile de 60 películas.

Pueden crearse películas documentales para informar al público a través de medios audiovisuales sobre acontecimientos históricos y culturales significativos.

Los directores de documentales confían en el uso justo para emplear material protegido por derechos de autor: como un objeto de crítica social o política; para ilustrar puntos de discusión; en el proceso de filmar algo más; o en secuencias históricas. Por ejemplo, Our Nixon usa filmaciones de películas caseras filmadas por los principales ayudantes de la Casa Blanca en 1969-1973 para crear un retrato íntimo de la presidencia de Nixon.

Los sitios web documentales pueden proporcionar pasarelas digitales a la historia.

Los sitios web pueden proporcionar acceso a documentos, fotografías, materiales audiovisuales y efímeras para contextualizar eventos, como la lucha popular por los derechos de voto en el Movimiento de Derechos Civiles de los Estados Unidos o la Feria Mundial de Nueva York de 1939-1940.

Se pueden crear nuevas formas de compartir información.

El uso razonable fomenta los usos transformadores y apoya nuevas formas de compartir información y permitir el estudio u otras interacciones, incluso a través de medios audiovisuales, visualizaciones de datos o renderizaciones tridimensionales.

Los programas de ordenador pueden ser rediseñados con lógica inversa para soportar nuevas creaciones compatibles.

El software interoperable es esencial para la proliferación de la tecnología y los diferentes sistemas operativos. El uso leal facilita el uso de la ingeniería inversa para la interoperabilidad

Un comentario significativo puede facilitar las contribuciones a una nueva investigación

Los usuarios pueden confiar en el material con copyright existente para la creación de nuevas investigaciones. Las citas facilitan la enseñanza, la crítica significativa y el comentario.

 

 

 

 

 

 

 

Código de buenas prácticas en el uso justo para bibliotecas universitarias y de investigación

libraryfairuse

 Code of Best Practices in Fair Use for Academic and Research Libraries Washington Association of Research Libraries (ARL), 2012.

Texto completo

 

La Association of Research Libraries (ARL) presenta el Code of Best Practices in Fair Use for Academic and Research Libraries (PDF), una declaración clara y fácil de usar de enfoques justos y razonables para el uso justo desarrollados por y para bibliotecarios que apoyan la investigación académica y la educación superior. El Código fue desarrollado en asociación con el Center for Social Media y el Washington College of Law de la American University.

El Código se ocupa de cuestiones tan comunes en la enseñanza superior como las siguientes:

  • ¿Cuándo y cuánto material con derechos de autor puede ser digitalizado para uso del estudiante?
  • ¿Y el vídeo debe ser tratado de la misma manera que el formato impreso?
    ¿Cómo se pueden poner a disposición en línea las colecciones especiales en las bibliotecas?
  • ¿Pueden las bibliotecas archivar sitios web para el uso de estudiantes y académicos?

El Código identifica la pertinencia del uso leal en ocho situaciones recurrentes para los bibliotecarios:

  • Apoyar la enseñanza y el aprendizaje con acceso a materiales bibliotecarios mediante tecnologías digitales.
  • Utilizar las selecciones de los materiales de la colección para dar a conocer las actividades de una biblioteca, o para crear exposiciones físicas y virtuales.
  • Digitalización para conservar elementos en riesgo
  • Creación de colecciones digitales de materiales de archivo y colecciones especiales
  • Reproducir material para uso de estudiantes, profesores, personal docente y otros usuarios con discapacidades.
  • Mantener la integridad de las obras depositadas en depósitos institucionales
    Creación de bases de datos para facilitar la investigación no consuntiva (incluida la búsqueda)
  • Recolectar material publicado en la web y ponerlo a disposición del público

En el Código, los bibliotecarios afirman que el uso leal está disponible en cada uno de estos contextos, proporcionando una orientación útil sobre el alcance de las mejores prácticas en cada uno de ellos.