Archivo de la categoría: Legislación

¿Y si pudiéramos reconsiderar los derechos de autor?

Giblin, Rebecca, y Kimberlee Weatherall. What If We Could Reimagine Copyright? ANU Press, 2017.

Texto completo

¿Qué pasaría si pudiéramos empezar con una pizarra en blanco y escribir nosotros mismos un nuevo sistema de derechos de autor? ¿Y si pudiéramos diseñar una ley, desde cero, sin las limitaciones de las obligaciones de los tratados existentes, los modelos de negocio y las cuestiones de viabilidad política? ¿Optaríamos por una revisión radical o mantendríamos los fundamentos actuales? ¿Qué partes del sistema desecharíamos? ¿Cuáles mantendríamos?

En resumen, ¿cómo podría ser un sistema de derechos de autor diseñado para promover el interés público en el entorno jurídico y sociológico actual? Partiendo de este experimento mental, los principales pensadores internacionales representados en esta colección reconsideran las cuestiones fundamentales de los derechos de autor: la materia que debe protegerse, el alcance y la duración ideales de esos derechos y la forma de aplicarlos. Abordando los mayores retos que afectan a la ley actual, sus ensayos exploran provocativamente cómo la ley podría asegurar mejor a los creadores los frutos de su trabajo, garantizar mejores resultados para las poblaciones más marginadas del mundo y resolver las obras huérfanas. Y aunque el resultado es una colección de ideas imposibles, también nos dice mucho sobre lo que podría ser el derecho de autor, y a lo que las obligaciones prescriptivas de los tratados nos obligan actualmente a renunciar. El libro muestra que, reimaginado, el derecho de autor podría servir a los creadores y al público en general mucho mejor de lo que lo hace actualmente, y expone nuevas e intrigantes direcciones para una reforma factible.

¿Qué hacer cuando encuentras tu tesis doctoral depositada en un repositorio de acceso abierto a la venta en Amazon?

Guy Lavender, Jane Secker, Chris Morrison What happens when you find your open access PhD thesis for sale on Amazon?. LSE 8 de julio de 2021

Ver completo

El año pasado, varios académicos que iniciaban su carrera descubrieron que sus tesis doctorales, que habían sido depositadas en repositorios institucionales de acceso abierto, estaban siendo vendidas con fines lucrativos a través de las páginas de Amazon Seller. En este artículo, Guy Lavender, con la colaboración de Jane Secker y Chris Morrison, analiza las implicaciones de este episodio en relación con la protección que ofrecen las licencias creative commons para el trabajo académico y la medida en que las tesis publicadas en abierto constituyen una publicación previa para los investigadores que inician su carrera y quieren publicar su trabajo doctoral en forma de libro.

Los investigadores que inician su carrera tienen mucha presión para publicar sus trabajos después de defenderlos con éxito y obtener su doctorado. Una de las primeras cuestiones que tienen que abordar es la necesidad o el requisito de publicar su tesis en acceso abierto. Para muchos es una decisión sencilla, quieren dar a conocer su investigación, y cada vez más las instituciones se lo exigen. La tesis entra en el repositorio de la universidad, o en un repositorio específico de tesis, y el texto completo está disponible para que el mundo lo lea. ¿Seguro que es algo bueno? Sí. Pero, en algunos casos, se plantea la cuestión de si esto constituye una “publicación previa” y restringe su capacidad de conseguir que se publiquen artículos o libros basados en su investigación doctoral. Y, en casos extremos, podría incitar a editores sin escrúpulos a publicar su trabajo comercialmente sin consentimiento.

En noviembre, un estudiante de postgrado informó de que su tesis había sido publicada en una página de vendedor de Amazon sin permiso (Nota: las cuentas de vendedor de Amazon son páginas dentro de la plataforma de Amazon en las que terceras partes pueden utilizar la plataforma de Amazon para vender sus propios productos (https://services.amazon.co.uk/). El vendedor es una entidad independiente de Amazon). El estudiante estaba especialmente preocupado porque en pocos días iba a publicar un libro basado en su tesis con una editorial comercial. Notificaron a Amazon (utilizando el enlace de la página del vendedor) que se había producido una infracción de los derechos de autor, pero Amazon respondió que el autor no era el propietario de los derechos de autor. El estudiante se puso entonces en contacto con su institución como propietaria de los derechos de autor de su tesis. De hecho, al igual que muchas instituciones de educación superior, la política es que el estudiante conserva la propiedad de su tesis.

Debido a la urgencia de la situación y a la ansiedad del estudiante por lo que podría hacer su editor, nuestro equipo también presentó avisos a Amazon. Recibiendo una respuesta que decía que la institución no era propietaria de los derechos, lo que parecía una respuesta automatizada, ya que Amazon había dado al autor la misma respuesta.

Al investigar la página del vendedor de Amazon también se encontró un número significativo de otras tesis de diferentes universidades, todas aparentemente tomadas de repositorios institucionales; y todas disponibles para su compra en clara violación de la licencia no comercial de repositorio creative commons.

Después de solicitar la retirada del contenido por parte de la institución, al cabo de dos semanas, toda referencia a las tesis publicadas habían sido eliminadas. Amazon no notificó que esto había sucedido, ni proporcionó ninguna razón por la que lo habían hecho.

El hecho de que Amazon reconociera la fuerza de la licencia Creative Commons y tomara medidas contra el vendedor fue positivo. También fue positivo ver la voluntad de las sociedades de autores de actuar con el sector de la enseñanza superior para hacer frente a estos desafíos; pero quizás lo más importante es que la publicación del acceso abierto bajo una licencia adecuada demostró ser eficaz. A medida que cambia el panorama de las comunicaciones académicas y de las editoriales, es importante que hagamos valer estos mecanismos para proteger la publicación académica.

Aunque las experiencias descritas aquí son relativamente raras, demuestran que se puede abusar de las licencias abiertas y que los investigadores que inician su carrera pueden ser reacios a utilizarlas sin asesoramiento y orientación en materia de derechos de autor.

Los equipos de apoyo a la investigación de las universidades también ofrecen orientación sobre las ventajas del acceso abierto como forma de denunciar el plagio y otros tipos de mala conducta académica. Y, a pesar de la preocupación de algunos investigadores, muchos editores no consideran que depositar las tesis en línea sea una publicación previa, ya que las tesis suelen necesitar más esfuerzo y un mayor tratamiento antes de ser publicadas como artículos o libros.

En conclusión decir, que además de la acción colectiva de las editoriales y las plataformas en línea, los investigadores necesitan una amplia gama de habilidades para tomar decisiones informadas sobre dónde y cómo compartir su trabajo. Esto implica equilibrar el riesgo de infringir los derechos de autor con los beneficios de compartir su trabajo abiertamente con la comunidad académica.

Privacidad de los niños en línea y Protección de datos de los niños en los países europeos

Children’s Online Privacy and Data Protection in Selected European Countries. European Union, 2021

Texto completo

Este informe examina cómo algunos países de la Unión Europea (UE), a saber, Francia, Dinamarca, Alemania, Grecia, Portugal, Rumanía, España, Suecia, el Reino Unido (RU) y las leyes de la propia Unión Europea (UE), proporcionan derechos de privacidad a los niños en línea.

La UE introdujo el Reglamento General de Protección de Datos (RGPD) en 2016. Como reglamento, el GDPR es directamente aplicable en todos los Estados miembros, pero la mayoría de ellos han introducido legislación para garantizar la coherencia y el cumplimiento del GDPR en sus leyes nacionales. El GDPR también contiene cláusulas que permiten la derogación en ciertas áreas para permitir que los Estados miembros incorporen elementos del GDPR en su legislación nacional “en la medida necesaria para la coherencia y para que sea comprensible.” Aunque el Reino Unido ya no es un Estado miembro de la UE, incorporó toda la legislación de la UE tal como estaba el 31 de diciembre de 2020, en un nuevo cuerpo de derecho interno conocido como “legislación de la UE retenida.”

El RGPD de la UE regula el tratamiento de datos personales y establece varios principios que deben cumplir quienes tratan datos personales: legalidad, equidad, transparencia; limitación de la finalidad; minimización de los datos; exactitud y actualización de los datos; limitación del almacenamiento; e integridad y confidencialidad. El artículo 6 establece las circunstancias en las que el tratamiento de datos es lícito; la circunstancia más común es que el interesado haya dado su consentimiento.

Francia, Dinamarca, Alemania, Grecia, Portugal, Rumanía, España, Suecia y el Reino Unido han introducido legislación que sirve para aplicar o codificar el RGPD en la legislación nacional. Alemania modificó su Ley Federal de Protección de Datos para incorporar elementos del RGPD a su legislación nacional. Dinamarca introdujo una nueva Ley de Protección de Datos. España promulgó la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales (LPDP), cuyo objetivo es proteger la privacidad e integridad de la persona y cumplir con la Constitución española. El Reino Unido incorporó el GDPR a su legislación nacional a través de la Ley de Protección de Datos de 2018.

Dinamarca, Grecia, Alemania, España y Suecia tienen disposiciones constitucionales que proporcionan protecciones adicionales a la recogida y el tratamiento de datos para proteger el derecho a la intimidad de las personas. La Constitución española establece que el uso de las tecnologías de la información debe garantizar la intimidad personal y familiar de los ciudadanos.

Protección de datos de los niños

El GDPR de la UE establece que se debe proporcionar el consentimiento de un padre o tutor legal para que las empresas puedan procesar datos personales de niños menores de 16 años, y esta edad se utiliza en Alemania y Rumanía. El RGPD permite a los países establecer edades de consentimiento más bajas. Francia y Grecia exigen el consentimiento de un tutor legal para los menores de 15 años; España considera menores a los de 14 años; y Dinamarca, Portugal, Suecia y el Reino Unido fijan esta edad de consentimiento en los 13 años. El RGPD de la UE exige que la información proporcionada a los niños sobre el tratamiento de sus datos personales se presente en términos claros y sencillos que sean fácilmente comprensibles.

En el Reino Unido, el responsable del tratamiento de datos tiene la obligación de verificar que la persona que da el consentimiento para el niño tiene la responsabilidad parental del mismo. Portugal exige que se obtenga el permiso de un tutor legal a través de un medio seguro de autentificación. Alemania y Rumanía exigen a los responsables del tratamiento de datos que realicen esfuerzos razonables para verificar que la persona con autoridad parental ha dado su consentimiento en nombre del niño; sin embargo, ambos países no especifican ni han publicado ninguna orientación sobre cómo debe determinarse la edad de los niños. Una reciente decisión judicial de Alemania ha señalado que una barrera que exija la introducción de un número de pasaporte o de documento de identidad o un número de tarjeta de crédito con un importe mínimo retirado de la cuenta es insuficiente y ha recomendado en su lugar el uso de otras medidas más técnicas, como la información biométrica.

Aparte de exigir el consentimiento de un tutor legal para el tratamiento de los datos de los niños, Francia, Grecia y España no distinguen entre niños y adultos en lo que respecta a los derechos de protección de datos, que se recogen en el RGPD de la UE y que incluyen el derecho al olvido, el derecho de acceso, el derecho de rectificación, el derecho a la limitación del tratamiento, el derecho a la portabilidad y el derecho a oponerse al uso de los datos personales con fines comerciales. España impone a los tutores legales la obligación de velar por que los niños utilicen los dispositivos digitales y la información en línea de manera que “se garantice el adecuado desarrollo de la personalidad [del niño] y se preserve su dignidad y sus derechos fundamentales”.

En España, la Ley de Servicios de la Sociedad de la Información y del Comercio Electrónico establece que las administraciones públicas deben promover códigos de conducta voluntarios que tengan en cuenta la protección de los menores. Todavía no se ha publicado ningún código de este tipo.

Cuestiones legales en bibliotecas y archivos

Ruth Dukelow and Michael Robak. Legal Issues in Libraries and Archives.Merlot, 2021

Texto completo

Este libro de texto aborda cuestiones legales relevantes para bibliotecarios, archiveros y tecnólogos de la información. Los temas tratados incluyen los derechos de autor y la propiedad intelectual, los contratos y las licencias, la FOIA, las leyes de reuniones abiertas, las fianzas y las multas, y la legislación federal sobre bibliotecas.

Carta de Derechos de la Biblioteca

Library Bill of Rights

American Library Association

Adoptado el 19 de junio de 1939 por el Consejo de la ALA; modificado el 14 de octubre de 1944; el 18 de junio de 1948; el 2 de febrero de 1961; el 27 de junio de 1967; el 23 de enero de 1980; el 29 de enero de 2019.

La American Library Association afirma que todas las bibliotecas son foros de información e ideas, y que las siguientes políticas básicas deben guiar sus servicios.

I. Los libros y otros recursos de la biblioteca deben proporcionarse para el interés, la información y la ilustración de todas las personas de la comunidad a la que sirve la biblioteca. Los materiales no deben ser excluidos por el origen, los antecedentes o los puntos de vista de quienes contribuyen a su creación.

II. Las bibliotecas deben proporcionar materiales e información que presenten todos los puntos de vista sobre cuestiones actuales e históricas. Los materiales no deben ser prohibidos o eliminados por motivos de desaprobación partidista o doctrinal.

III. Las bibliotecas deben desafiar la censura en el cumplimiento de su responsabilidad de proporcionar información y esclarecimiento.

IV. Las bibliotecas deben cooperar con todas las personas y grupos preocupados por resistirse a la limitación de la libertad de expresión y el libre acceso a las ideas.

V. El derecho de una persona a utilizar una biblioteca no debe ser negado o restringido debido a su origen, edad, antecedentes u opiniones.

VI. Las bibliotecas que pongan a disposición del público al que sirven espacios de exposición y salas de reunión deben poner a disposición dichas instalaciones de forma equitativa, independientemente de las creencias o afiliaciones de los individuos o grupos que soliciten su uso.

VII. Todas las personas, independientemente de su origen, edad, antecedentes u opiniones, tienen derecho a la privacidad y confidencialidad en el uso de la biblioteca. Las bibliotecas deben defender, educar y proteger la privacidad de las personas, salvaguardando todos los datos de uso de la biblioteca, incluida la información de identificación personal.

Aunque los artículos de la Carta de Derechos de las Bibliotecas son declaraciones inequívocas de los principios básicos que deben regir el servicio de todas las bibliotecas, surgen preguntas sobre la aplicación de estos principios a prácticas bibliotecarias específicas. Véanse los documentos designados por el Comité de Libertad Intelectual como Interpretaciones de la Carta de Derechos de las Bibliotecas.

Lo que no es plagio académico: Excepciones desde la perspectiva jurídica

Arias Odón, F. (2020). Lo que no es plagio académico: excepciones desde la perspectiva jurídicaRevista Pedagogía Universitaria y Didáctica del Derecho, 7(2), 185-204. doi:10.5354/0719-5885.2020.57657

Texto completo

Este artículo se propone analizar lo que no es plagio académico mediante el examen de objetos no protegidos por el derecho de autor: ideas, hechos y conocimiento del dominio público, como excepciones previstas en la legislación sobre propiedad intelectual. Si bien es cierto que la apropiación ilícita de una obra es una conducta censurable, no es menos cierto que existen limitaciones en el derecho de autor y, por consiguiente, que hay excepciones que deben ser consideradas en el contexto de la academia. En este sentido, con apoyo en la doctrina del derecho y la jurisprudencia, se exponen los casos de uso lícito de elementos para el trabajo académico, como la utilización de ideas, la referencia a hechos públicos y, en general, el empleo de conocimientos del dominio público. Además, se precisan los requisitos del derecho de cita, así como casos concretos en los que no es obligatorio citar a un autor en particular. Por último, se explica lo que no es plagio académico y se propone una redefinición del concepto.

¿Qué son el uso justo y el trato justo en relación a los derechos de autor?

Fair Use Fundamentals infographic [PDF]

La ley de derechos de autor es un sistema cuidadosamente equilibrado destinado a fomentar la creatividad y el progreso cultural y científico. así como el progreso cultural y científico. La ley alienta a los autores dándoles control limitado sobre ciertos usos de sus obras, y anima a todo el mundo (incluidos los los autores) a utilizar el material cultural y científico existente sin permiso, bajo en determinadas circunstancias, para llevar a cabo una gran variedad de actividades vitales. Muchas partes de la ley favorecen la libertad de uso de la cultura, pero, con mucho, el más flexible, poderoso y universal del usuario es el uso justo.

El uso justo (en Estados Unidos) y el trato justo (en Canadá y otras jurisdicciones) son limitaciones y excepciones esenciales a los derechos de autor, que permiten el uso de materiales protegidos por derechos de autor sin permiso del titular de los mismos en determinadas circunstancias. El uso justo y el trato justo son doctrinas flexibles que permiten que los derechos de autor se adapten a las nuevas tecnologías. Estas doctrinas facilitan el equilibrio en la ley de derechos de autor, promoviendo un mayor progreso y dando cabida a la libertad de expresión.

Fundamentos del uso justo

  • Algunas personas piensan que el uso justo es una excepción menor o un recorte marginal de la protección expansiva de los autores, pero el uso justo es un derecho fundamental.
  • Al igual que la propia Primera Enmienda, el uso justo es amplio, flexible y responde a los cambios. Por eso el uso justo apoya el propósito constitucional de los derechos de autor: “promover el progreso de la ciencia y las artes útiles”.
  • El uso justo permite nuevos avances tecnlógicos, incluidos nuevos productos como los DVR y los motores de búsqueda.
  • Sin el uso justo, no existiría la parodia, la crítica y el comentario, los mash-ups (remezclas) y los homenajes o parodias.
  • La ley de derechos de autor establece cuatro factores que los tribunales deben considerar para determinar si un uso es justo: 1. El propósito y el carácter del uso, 2. La naturaleza de la obra protegida por derechos de autor. 3. La parte utilizada en relación con la obra protegida por derechos de autor en su conjunto. 4. El efecto del uso en el mercado potencial
  • Los expertos estiman que las industrias que dependen del uso justo aportaron 2,4 billones de dólares a la economía estadounidense en 2008-2009, es decir, aproximadamente el 17% del PIB de Estados Unidos.

Durante la crisis del COVID-19, cuando la enseñanza y el aprendizaje están siendo mayoritariamente en línea, muchas instituciones están publicando orientaciones sobre el uso justo. Es fundamental tener en cuenta que los fines educativos del uso justo se ven favorecidos incluso en circunstancias que no son de emergencia, y que el Congreso ha identificado explícitamente la enseñanza, la investigación y la erudición como ejemplos de uso justo en la ley de derechos de autor de EE.UU. Aunque los estudiantes, profesores, bibliotecarios, periodistas y todos los usuarios de material protegido por derechos de autor emplean a diario el uso justo y el trato justo, la Semana del Uso Justo y el Trato Justo es un momento para promover y debatir las oportunidades que se presentan, celebrar las historias de éxito y explicar las doctrinas.

El factor más importante es la finalidad: ¿es el uso transformador? Es mucho más probable que los tribunales respalden un uso justo si es transformador, es decir, si añade algo nuevo, con un carácter, una expresión, un significado diferente, o una función. A continuación se presentan algunos ejemplos de usos que los tribunales han considerado específicamente, y en todos ellos se ha confirmado el uso legítimo:

  • La creación de bases de datos para facilitar la búsqueda de información
  • Citar y reutilizar para informar de las noticias
  • Hacer que los libros sean accesibles a los ciegos y a las personas con problemas de lectura (Braille)
  • Copiar un programa de ordenador para hacer nuevos programas que funcionen con él.
  • Hacer parodias
  • Utilizar el arte antiguo para hacer un arte nuevo
  • El uso de grabadores en casa para grabar u programa de radio o televisión y verla después
  • Documentar la historia en un mundo rico en logotipos y artefactos culturales

Los derechos humanos en la era de las plataformas de redes sociales

Human Rights in the Age of Platformsnull, [e-Book] The MIT Press, 2019

Texto completo

Hoy en día, empresas como Apple, Facebook, Google, Microsoft y Twitter desempeñan un papel cada vez más importante en la forma en que los usuarios se forman y expresan sus opiniones, encuentran información, debaten, discrepan, se movilizan y mantienen su privacidad. ¿Cuáles son las implicaciones en materia de derechos humanos de un dominio en línea gestionado por plataformas de propiedad privada? Según los Principios Rectores de las Empresas y los Derechos Humanos, adoptados por el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas en 2011, las empresas tienen la responsabilidad de respetar los derechos humanos y de actuar con la debida diligencia en materia de derechos humanos. Pero este objetivo depende de la voluntad de los Estados de codificar dichas normas en reglamentos comerciales y de que las empresas las cumplan. En este volumen, los colaboradores de todos los estudios de derecho e Internet y de los medios de comunicación examinan el estado de los derechos humanos en la sociedad de plataforma actual.

Los bienes comunes intelectuales y la ley

Broumas, A. (2020). [e-Book] Intellectual Commons and the Law, University of Westminster Press, 2020

Texto completo

Los bienes comunes intelectuales son los otros grandes mercados habilitados para la propiedad intelectual. Constituyen esferas no comerciales de producción, distribución y consumo intelectual, que se reproducen fuera de la circulación de productos intangibles y dinero.

Este libro no sólo revela la lógica engañosa de la ley de propiedad intelectual en nuestro tiempo, sino que revela las ricas posibilidades de cambio constructivo que el patrimonio común legalmente protegido puede traer. Altamente recomendado!’ Se trata de un argumento reflexivo y convincente para hacer esto posible a través de las obras de la ley y el rediseño del dominio público como un espacio común, que argumenta que filosóficamente, moralmente, políticamente y económicamente necesitamos urgentemente un nuevo régimen legal que reconozca los bienes comunes intelectuales, la producción por pares y el compartir como las prácticas primarias de producción, distribución y consumo intelectual. Un patrimonio intelectual protegido legalmente conducirá a una mayor innovación y creatividad científica y cultural y conducirá a una segunda Ilustración que se necesita con urgencia. Este libro debería ser leído por abogados, teóricos críticos, economistas y los numerosos profesionales de la ciencia, la cultura y la academia.

El libro ofrece un análisis general de la importancia moral de los bienes comunes intelectuales y esboza los modos apropiados para su regulación. Su tesis principal es que nuestros sistemas legales necesitan un cuerpo de leyes independiente para la protección y promoción de los bienes comunes intelectuales, en paralelo a la ley de propiedad intelectual. En este contexto, el autor del libro propone la reconstrucción de la doctrina del dominio público y las excepciones y limitaciones de los derechos exclusivos de propiedad intelectual en una ley de bienes comunes intelectuales, que sustentará una vibrante zona no comercial de creatividad e innovación en la producción, distribución y consumo intelectual, junto con los mercados de productos básicos permitidos por la ley de propiedad intelectual.

S.I.Lex: blog sobre la defensa de los derechos digitales de los usuarios

Mélanie, L.-T. and C. Sarah [e-Book] S.I.Lex, le blog revisité : Parcours de lectures dans le carnet d’un juriste et bibliothécaire, Presses de l’enssib 2018.

Texto completo

PDF

ePub

Con más de 600 entradas densas y bien documentadas, este blog merecía tener a los navegantes dispuestos a compartir sus experiencias de lectura durante los últimos 10 años, para hacer visibles los fragmentos de pensamiento invertidos y comprometidos en la defensa de los derechos digitales de los usuarios. Quince conocedores del blog presentan “su” LexIS a través de una selección de artículos editoriales: una forma de hacer circular los análisis de Lionel Maurel de una manera diferente, particularmente en el campo de las bibliotecas digitales, los modelos económicos y los bienes comunes.