Archivo de la categoría: Legislación

El archivo de internet: Depósito legal de las publicaciones electrónicas

 

el-archivo-de-internet

Arco Blanco, Ana del ; Rojas Sosa, Luna. El archivo de internet: Depósito legal de las publicaciones electrónicas tras el Real Decreto 635/2015, de 10 de junio. Comares, 2016. ISBN 978-84-9045-424-4

Texto completo

 

El Real Decreto 635/2015, de 10 de junio, establece el procedimiento de gestión del depósito legal de sitios webs y de las publicaciones que los componen. Los editores y productores están sujetos a la obligación de depósito que tiene por objeto conservar estos contenidos y facilitar el acceso a los mismos con fines de investigación. El procedimiento de gestión y la obligación de depósito se simplifica, considerablemente, para los editores de publicaciones “en línea” de sitios webs con contenido en acceso restringido y, prácticamente, desaparece para los editores de sitios webs en abierto.

 

 

 

Derechos de autor y gigantes tecnológicos. ¿Cuáles son las expectativas en Europa?

 

2018-06-20t113411z_1_lynxmpee5j0zz_rtroptp_3_google-logo_original

 

“Copyrights & Tech giants. What are the expectations in Europe?”  Harris Interactive, 2019

Texto completo

Todo sobre  en UA

 

 La encuesta indica que una gran mayoría de europeos desearía que la UE creara salvaguardias para que las empresas tecnológicas dominantes no tengan que decidir cómo se distribuye la riqueza cultural de Europa. Demuestra que a los europeos les importa que los creadores reciban una remuneración justa y les preocupa que las instituciones de la UE no estén haciendo lo suficiente para frenar el poder de los gigantes tecnológicos estadounidenses.

 

Una encuesta de Harris Interactive, dos meses antes de las elecciones Europeas, muestra que los ciudadanos europeos quieren una mayor regulación de las prácticas de los gigantes tecnológicos como Google y Facebook. Aunque los europeos desconfían de los gigantes de la tecnología estadounidense, su influencia se está dejando sentir claramente mientras el Parlamento se prepara para votar la versión final de la Directiva sobre derechos de autor.

La encuesta se llevó a cabo en febrero de 2019, entre una muestra de 6.600 personas representativas de la población de 18 años y más en Francia, Alemania, Polonia, España, Italia, República Checa, Grecia y Rumanía.

Las cuestiones más destacadas de esta encuesta son:

 

1. Los europeos quieren que las instituciones de la UE se refuercen frente a las grandes empresas de Internet.

El 64% de los europeos encuestados cree que en los últimos 5 años la Unión Europea no ha hecho lo suficiente para regular el poder de los gigantes tecnológicos de Estados Unidos. El debate sobre los gigantes de la tecnología se está intensificando en torno a cuestiones como el impuesto sobre la renta previsto en Francia, las “noticias falsas” y el dominio del mercado, y la directiva sobre derechos de autor que regula la distribución de contenidos en las grandes plataformas forma parte de ello.

2. A los europeos les gustaría que los artistas y creadores obtuvieran mejores condiciones para la distribución por Internet.

El 80% de los europeos están a favor de que la Unión Europea aplique normas para garantizar la remuneración de los artistas y creadores de contenidos por la distribución de sus contenidos en las plataformas de Internet. Esto subraya el sentimiento de que las grandes plataformas han capturado demasiado valor. Es justo que este valor se comparta entre las partes interesadas, especialmente cuando se trata de los millones de creadores europeos cuyo trabajo se distribuye en línea, generando beneficios para las grandes plataformas de Internet.

3. Los europeos están convencidos de que los gigantes tecnológicos de Estados Unidos no están jugando limpio.

El 74 % de los europeos piensa que cuando los gigantes de la tecnología se pronuncian sobre un tema, lo hacen para proteger sus propios intereses económicos y no el interés público. A pesar de su masiva infraestructura de comunicaciones y de los millones que gastan defendiendo su reputación, la opinión pública europea no considera que los gigantes de la tecnología sean neutrales y altruistas.

Durante la sesión plenaria del 25 al 28 de marzo del Parlamento Europeo se celebrará una votación sobre el texto final de la Directiva Europea de Derechos de Autor. La mayoría de las partes interesadas informadas afirman que la Directiva sobre derechos de autor ha mejorado a lo largo de los casi tres años del proceso legislativo; incluso Google lo ha admitido. Este texto trata de reequilibrar las relaciones económicas entre plataformas poderosas como YouTube, Facebook o Google News y los artistas, editores de prensa y otros creadores cuyo contenido hace que esas plataformas tengan éxito.

Pero el debate público en torno a la Directiva sobre derechos de autor se ha vuelto intimidante a medida que el usuario medio de Internet le preocupa cada vez más cuando se utilizan términos engañosos como “filtros de carga”, “impuestos sobre los enlaces” y “máquinas de censura”, términos que los opositores a la Directiva han hecho populares y que han sido amplificados por los gigantes de la tecnología de Estados Unidos, que quieren preservar su statu quo.

 

Nueva Ley de propiedad Intelectual (Ley 2/2019, de 1 de marzo)

191283-600-338

Ley 2/2019, de 1 de marzo, por la que se modifica el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual, aprobado por el Real Decreto Legislativo 1/1996, de 12 de abril, y por el que se incorporan al ordenamiento jurídico español la Directiva 2014/26/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 26 de febrero de 2014, y la Directiva (UE) 2017/1564 del Parlamento Europeo y del Consejo, de 13 de septiembre de 2017.

Ver

 

NOVEDADES

El título IV del libro tercero, sobre «gestión colectiva de los derechos reconocidos en la ley», pasa a estar dividido en siete capítulos.

  • El capítulo I regula los requisitos exigidos para gestionar colectivamente derechos de propiedad intelectual. Se produce la inclusión de normas específicas aplicables a aquellas entidades de gestión de otros Estados que operen en España; a las entidades dependientes de una entidad de gestión; y a los operadores de gestión independientes.
  • El capítulo II regula la situación jurídica del titular de derechos de propiedad intelectual en su relación con la entidad de gestión y, fundamentalmente, el instrumento jurídico que la articula: el contrato de gestión. Mediante este contrato, el titular de derechos, sin ceder la propiedad de los mismos, encomienda su gestión a una entidad de gestión. Como novedad, se incluye en el texto refundido el derecho del titular a revocar su contrato total o parcialmente siempre que realice un preaviso razonable no superior a seis meses que se regulará en los estatutos de cada entidad de gestión.
  • El capítulo III se centra en la regulación de ciertos aspectos orgánicos y de funcionamiento interno de las entidades de gestión. En este capítulo destaca la introducción de un órgano que tendrá como función controlar internamente la gestión llevada a cabo por los órganos de gobierno y representación de la entidad. Este órgano de control interno estará compuesto por miembros de la entidad y, en ciertos supuestos previstos legalmente, por personas independientes ajenas a la misma. Para garantizar su independencia funcional, ninguna de las personas que lo compongan podrá guardar relación alguna con las personas integrantes de los órganos de gobierno y representación de la entidad.
  • El capítulo IV regula las autorizaciones no exclusivas para el uso del repertorio de las entidades de gestión (conocidas en la práctica comercial como licencias) y sus tarifas generales. Las novedades introducidas por la presente ley en este capítulo son escasas, sin perjuicio de las licencias multiterritoriales que se regulan por primera vez en el ordenamiento jurídico español. Estas licencias facilitarán a los proveedores de servicios de música en línea la obtención del permiso necesario, mediante una única autorización trasfronteriza, para utilizar los derechos sobre obras o repertorios musicales en el territorio de varios Estados miembros e, incluso, de toda la Unión Europea.
  • El capítulo V regula la gestión de los derechos recaudados que abarca la recaudación, reparto y pago de los importes generados por la concesión de licencias a los usuarios de derechos de propiedad intelectual. En el régimen jurídico general la principal novedad es la inclusión de un plazo máximo de nueve meses para repartir y pagar a los titulares los derechos recaudados en el año anterior y la obligación de que las entidades de gestión lleven una contabilidad analítica que les permita adecuar el importe de sus descuentos de gestión a los costes reales en los que haya incurrido.
  • El capítulo VI agrupa las distintas obligaciones de información, transparencia y contabilidad a las que están sujetas las entidades de gestión. Casi todas las obligaciones previstas en la directiva en esta materia ya están incluidas en el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual. La principal novedad es la obligación de elaborar un informe anual de transparencia, elaborado en paralelo a las cuentas anuales, y que proveerá, con un elevado nivel de detalle, información financiera y sobre gestión económica.
  • El capítulo VII recoge el régimen sancionador regulado hasta ahora en el título VI del libro tercero. Las únicas modificaciones que se introducen tienen como objeto aclarar el reparto competencial cuando la potestad sancionadora corresponde al Ministerio de Cultura y Deporte, la especificación de los plazos máximos para resolver los procedimientos administrativos sancionadores por la comisión de infracciones muy graves y graves y el mecanismo de intercambio de información entre autoridades europeas respecto de las infracciones cometidas por entidades de gestión que tengan establecimiento en otro Estado miembro de la Unión Europea pero presten servicios en España.

Asimismo, se introduce un nuevo tipo infractor muy grave que sanciona la prestación de servicios de gestión colectiva de derechos de propiedad intelectual sin haber obtenido la autorización del Ministerio de Cultura y Deporte cuando esta sea necesaria; así como varios tipos infractores graves por el incumplimiento de las nuevas obligaciones que introduce esta ley respecto de las entidades de gestión y los operadores de gestión independientes.

Se modifica el contenido del título V que regula la Comisión de Propiedad Intelectual sobre la base de los artículos del texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual que regulaban este órgano.

Las modificaciones introducidas alteran la numeración del título sobre protección de las medidas tecnológicas y de la información para la gestión de derechos, que ahora será el título VI del libro tercero, y de los artículos que conforman el libro cuarto. También, se han actualizado a la nueva numeración de los artículos que conforman el título IV del libro tercero las distintas referencias que se hacen a los mismos a lo largo de todo el texto refundido de la Ley de Propiedad Intelectual.

La presente ley también modifica el plazo previsto en el artículo 20.4 en materia de reclamación de derechos por retransmisión por cable para igualarlo con el plazo de cinco años previsto en el artículo 177 para la reclamación de derechos de propiedad intelectual en general; e introduce el plazo para ejercer la acción de reembolso de la compensación equitativa por copia privada regulada en el artículo 25.8.

Tomado de IBERLEY.ES

Fraude y plagio en la Universidad: la urgencia de una cultura de integridad en la Educación Superior

 

13728_fraude_plagio_capa

 

Almeida, F., A. Seixas, et al. (2016). [e-Book] Fraude e plágio na Universidade: a urgência de uma cultura de integridade no Ensino Superior. Coimbra, Imprensa da Universidade de Coimbra, 2016

 

Texto completo

Este trabajo se une a otro ( también editado por la IUC) para que ambos sean dos caras de la misma moneda. Con un alcance distinto, ambos son el resultado de un mismo proyecto de investigación centrado en el tema del fraude académico y se complementan entre sí. En este trabajo hemos recogido algunos de los textos que sustentan las intervenciones realizadas por sus autores en el coloquio final del proyecto, que tuvo lugar en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Coimbra los días 8 y 9 de mayo de 2014. Son autores cuyas reflexiones fueron muy importantes para el diseño y desarrollo del proyecto. Algunos de ellos asumieron el papel de consultores externos y su contribución va mucho más allá de las reflexiones que aquí escriben. Se trata de un trabajo eminentemente teórico, a diferencia del otro (que sistematiza los resultados empíricos, alcanzados en el ámbito del proyecto, sobre el fraude académico cometido por estudiantes en Portugal). El fraude académico y sus variantes y dimensiones; sus causas y consecuencias; los obstáculos y soluciones inherentes a su confrontación; los actores involucrados y los contextos de su ocurrencia son, entre otros, objeto de conceptualización, escrutinio y discusión. Esta discusión se expresa también en la publicación, en tono coloquial, de los debates que tuvieron lugar entre los participantes durante los dos días del coloquio.

 

El futuro de la edición académica y la comunicación académica

dyvyoylw0aaolxf

 

Future of scholarly publishing and scholarly communication: Report of the Expert Group to the European Commission. Brussels: European Commission, 2019

Texto completo

El informe propone una visión para el futuro de la comunicación académica; examina el sistema actual -con sus fortalezas y debilidades- y sus principales actores. Examina las funciones de los investigadores, las instituciones de investigación, los financiadores y los encargados de formular políticas, los editores y otros proveedores de servicios, así como los ciudadanos, y presenta recomendaciones dirigidas a cada uno de ellos.

El informe sitúa a los investigadores y sus necesidades en el centro de la comunicación académica del futuro, y considera que el conocimiento y la comprensión creados por los investigadores son bienes públicos. Los desarrollos actuales, posibilitados principalmente por la tecnología, han dado lugar a una ampliación de los tipos de actores involucrados en la comunicación académica y, en algunos casos, a la desagregación de los roles tradicionales en el sistema.

El informe considera que la evaluación de la investigación es una piedra angular de la comunicación académica que afecta a todos los agentes implicados. Los investigadores, las comunidades y todas las organizaciones, en particular los financiadores, tienen la posibilidad de mejorar el actual sistema de comunicación académica y publicación: deberían empezar por introducir cambios en el sistema de evaluación de la investigación. La colaboración entre los agentes es esencial para un cambio positivo y para permitir la innovación en la comunicación académica y el sistema editorial en el futuro.

Pautas de privacidad de la biblioteca para los proveedores de libros electrónicos y préstamos de libros electrónicos

privacy

Library Privacy Guidelines for Suppliers of Digital Books and Electronic Book Lending. Chicago: ALA, IFC Privacy Subcommittee, 2015

Texto completo

 

El documento, que describe las mejores prácticas a seguir por los proveedores para proteger la privacidad de los usuarios de la biblioteca, tiene la intención de alentar a los proveedores y trabajar juntos para desarrollar políticas y procedimientos efectivos de protección de la privacidad para los préstamos de libros electrónicos y la entrega de contenido digital a los usuarios de bibliotecas. El documento fue desarrollado por el Subcomité de Privacidad de la IFC, con aportes de otros comités de ALA, grupos de interés y mesas redondas con un interés en la privacidad.

Análisis económico de la revolución digital 2018.

 

captura-9-228x300

Análisis económico de la revolución digital 2018″. Papeles de Economía Española 157 Madrid: Funcas, 2018

Texto completo

 

INTERNET, y las tecnologías que han surgido a su alrededor, han propiciado una revolución digital que está modificando progresivamente la vida cotidiana de las personas, así como la economía en su conjunto. En 2006, de las diez mayores empresas del mundo por capitalización bursátil, ocho pertenecían al sector de energía y financiero.

En 2016, es decir, solo diez años después, cinco de las diez mayores empresas (incluyendo las tres primeras, Apple, Alphabet y Microsoft) correspondían al sector de tecnologías de la información, y tan solo quedaba una compañía del sector de energía y financiero en el ranking de las diez primeras (1). Este cambio refleja a las claras el impacto de las innovaciones asociadas a las nuevas plataformas, el aprendizaje automático (machine learning) o la economía colaborativa en numerosos mercados. El monográfico que aquí presentamos pretende ofrecer una visión de esta revolución digital desde una óptica económica.

El propósito de este número no es describir los fenómenos que han surgido al calor de esta revolución, sino volver la mirada sobre los retos y efectos disruptivos que probablemente ocasionará la economía digital. En este sentido, se identifican tres tipos de retos. Primero, el auge de las nuevas empresas superstar, como Amazon, Alphabet (Google), Microsoft o Facebook, ha suscitado recelos entre los reguladores y autoridades de la competencia de todo el mundo. Dado que los mercados en los que operan estas nuevas empresas se caracterizan por ser winner-take-all —es decir, donde el ganador se
queda con todo el mercado—, la tendencia natural de los agentes, en ausencia de regulación, es a crear nuevos monopolios. Por otro lado, estos semimonopolios (p. ej., Google controla cerca del 90 por 100 del mercado de búsquedas en Europa) son muy distintos de los mastodontes de los siglos XIX y XX, como Standard Oil, IBM, Ford o General Motors: poseen pocos activos físicos en comparación con su nivel de capitalización, no están protegidos por las típicas barreras de entrada, como economías de escala, y algunos de los recién llegados, como Spotify o Uber, cuentan con una amplia base de clientes pero, aun así, incurren en grandes pérdidas. Además, muchos de los servicios digitales son gratuitos para los consumidores o, mejor dicho, aparentan ser gratuitos, puesto que se usan para recopilar datos sobre sus hábitos y preferencias.