Archivo de la etiqueta: Hábitos de lectura

Cómo usan las bibliotecas los ciudadanos y qué opinan sobre ellas en el Reino Unido e Irlanda

shining

Peachey, Jenny. Shining a light: How people in the UK and Ireland use public libraries and what they think of them. London, Carnegie UK Trust, 2017

Texto completo

Hace cinco años, el Carnegie UK Trust realizó investigaciones sobre el uso de las bibliotecas públicas y las actitudes del público hacia las bibliotecas de Inglaterra, Escocia, Gales, Irlanda del Norte e Irlanda. Esta fue la primera vez que se generaron datos que permitieron la comparación directa entre jurisdicciones.

En 2016 volvieron a realizar la encuesta para examinar si las actitudes hacia las bibliotecas y los niveles de uso habían cambiado desde 2011. Añadieron algunas preguntas nuevas para reflejar parte del debate actual sobre voluntarios y cambios en los servicios.

¿Por qué la gente miente sobre los libros que dice haber leído?

 

Young man cutting nose with scissors, side view, close-up

Talking fiction? Research reveals our reading habits and hang-ups.  Reading Agency, Friday 21 April 2017

Ver Texto

Siempre se sospecha que la gente miente sobre los libros que dicen haber leído, y gracias a una encuesta reciente ya se sabe cómo y por qué. Hasta un 62% de los británicos dicen que en alguna ocasión han mentido sobre una lectura que no han hecho para parecer más inteligentes. En muchos casos las personas utilizan información de la Wikipedia, o el argumento de una película o serie de televisión para justificar que han leído un libro que realmente nunca leyeron.

Una encuesta reciente de la Reading Agency a 2.000 británicos ha revelado que el 62% de los encuestados decían haber leído un libro que no habían leído con el fin de parecer más inteligentes. El 26% de los británicos manifiestan haber leído 1984 de George Orwel, y el 19% Guerra y Paz de Leo Tolstoy. Esta es la lista de los diez primeros libros que la gente dice haber leído son:

  1. 1984 por George Orwell – 26%
  2. Guerra y paz Por Leon Tolstoy – 19%
  3. Grandes esperanzas de Charles Dickens – 18%
  4. El guardián entre el centeno de JD Salinger – 15%
  5. Pasaje a la India por EM Forster – 12%
  6. El Señor de los Anillos de JRR Tolkein – 11%
  7. Matar a un ruiseñor de Harper Lee – 10%
  8. Crimen y Castigo por Fyodor Dostoyevsky – 8%
  9. Orgullo y prejuicio por Jane Austen – 8%
  10. Jane Eyre de Charlotte Brontë – 5%

 

El 42% de los encuestados utilizó la información de Wikipedia, una película o una adaptación de televisión del libro para argumentar que habían leído un libro que no habían leído.

La encuesta sugiere que dos de cada cinco lectores (41%) mienten o han mentido alguna vez cuando se trata de qué, o cuánto han leído. Los hombres son más dados a decir haber leído un libro que no leyeron, ya que uno de cada cinco (19%) admitieron que mienten sobre sus hábitos de lectura con el fin de impresionar en una entrevista de trabajo, en actos familiares o en los perfiles de redes sociales.

El 64% de los jóvenes de 18 a 24 años de edad es el grupo que más miente sobre que la lectura de un libro o sobre el número de libros que dicen leer. Una cuarta parte de los jóvenes de 18 a 24 años (25%) confiesa haber mentido sobre la lectura del Señor de los Anillos de Tolkien, cuando de hecho sólo habían leído la trilogía.

La encuesta también encontró que dos tercios de los encuestados (67%)  quisieran leer más, y un tercio (35%) indicaron que tenían problemas para encontrar un libro que les gustaba, y casi la mitad (48%) dijeron que estaban demasiado ocupados para leer. También ponen de manifiesto que leen más cuando reciben recomendaciones sobre libros de sus amigos y familiares (26%).

Los libros suponen un apoyo importante para las personas, y la mayoría recurre a la lectura en momentos difíciles en sus vidas. Los encuestados dicen que los libros les sirven de apoyo, inspiración y consuelo. Casi dos tercios (59%) dijeron que leían un libro en momentos de estrés, ansiedad o enfermedad. La mitad de los británicos (48%) dicen que recurren a la lectura de un libro para cuando tienen problemas con sus amistades y relaciones personales.

En una encuesta similar que se hizo para Estados Unidos 20 Books You Pretend to Have Read por BookRiot, el listado de los libros que se decía haber leído, y no se había leído lo encabezaba la obra “Orgullo y Prejuicio” de Jane Austin:

  1. Orgullo y prejuicio de Jane Austen (85 mentions)
  2. Ulysses de James Joyce
  3. Moby-Dick de Herman Melville
  4. Guerra y paz de Leo Tolstoy
  5. La biblia
  6. 1984 de George Orwell
  7. El señor d elso anillos de J.R.R. Tolkien
  8. El gran Gasby de F. Scott Fitzgerald
  9. Anna Karenina de Leo Tolstoy
  10. El guardián entre el centeno de J.D. Salinger

 

 

 

10 nuevas formas de leer. Cómo los libros digitales están cambiando nuestros hábitos lectores

 the-great-e-books-vs-print-debate-2-26192-1430242233-61_dblbig

The new way we read: 10 ways digital books are changing our literary lives

 Claire Martin | The Denver Post

La librería Hermitage en Cherry Creek North, decididamente con su mobiliario de roble y elaborada alfombra persa, no es donde se espera encontrar un fan de los libros electrónicos. Aunque tampoco es difícil encontrar a una persona admirando un manuscrito y a la media hora leyendo su novela favorita en su Kindle.

Topp, el propietario de la tienda, no lee en formato electrónico, pero si su esposa. Ella alaba su capacidad de almacenar cientos de novelas en un dispositivo móvil, delgado que pesa menos de la mayoría de los libros venerables en las estanterías de la librería.

Ciertamente, la publicación digital está cambiando las pautas de consumo de libros – cómo y dónde se adquieren, y cómo y dónde se leen-. Aquí se proporcionan 10 ejemplos, de la forma tradicional y nueva de leer.

1. Club de lectura
LIBROS IMPRESOS: Nos unimos a clubes de lectura.

LIBROS DIGITALES: Se discute de ellos en Blogs. Los lectores extraen sus pasajes favoritos (u odiados) que comentan en los blogs, que son indizados y clasificados con la ayuda de Google y se discute sobre ellos en línea. Puedes leer un pasaje desconcertante o inspirador, y luego al instante ver los comentarios de otros lectores – de hecho, se trata de un club de libros global. Esta opción cambia la lectura de un libro que pasa de ser una actividad individual a una actividad en grupo.

Algunos ejemplos son: bookblog.net, book-blog.com , y Kirkus Review’s, un agregador de blogs sobre libros.
2. Acceso y adquisición

LIBROS IMPRESOS: Los encontramos en bibliotecas y librerías .

LIBROS DIGITALES: Para las personas que poseen ordenadores, e-readers, smartphones, iPads y otras tabletas, se proporciona acceso a los contenidos durante 24 horas los 7 días de la semana, tanto desde bibliotecas como desde librerías para comprar, prestar y descargar material. Sin embargo, las personas que no tienen esos dispositivos están en desventaja respecto a esta capacidad de inmediatez.

3. Interacción
LIBROS IMPRESOS: Permiten escribir notas al margen.

LIBROS DIGITALES: Cualquier aplicación de lectura permite subrayar un texto y elaborar notas virtuales, con la posibilidad de tener notas públicas y visibles en la web como ocurre con Kindle Cloud Reader. En el apartado “Most Popular” encontramos ”Books with the most public notes”, similares a las notas que un estudiante deja en un libro de texto de la biblioteca. Que son accesible de manera individual o colectiva desde cualquier otro dispositivo.

4. Comunicación con el autor
LIBROS IMPRESOS: Podemos escribir al autor, y esperar su respuesta por correo.

LIBROS DIGITALES: Podemos contactar con el autor a través de Facebook para solicitar que nos haga amigo y enviarle un mensaje, o seguirlo en Twitter. Amazon esta experimentando con la función autor @ (@author: Connecting Readers and Writers) que quiere implementar en sus dispositivos, de manera que cualquier lector pueda formular una pregunta al autor mientras estaba leyendo su libro.

5. Autógrafo del autor

LIBROS IMPRESOS: Podemos obtener el autógrafo del autor cuando realiza una presentación de su nueva obra en una librería o en las ferias de promoción del libro.

LIBROS DIGITALES: Autography es un programa de software que permite a los autores firmar su libro electrónico a los usuarios de IPAD. Éste inserta una página en blanco entre el título y el primer capítulo, y posteriormente rubrica la firma. El proceso lleva menos de tres minutos, y los autores pueden enviar por correo sus autografos de forma remota a los lectores.

6. Publicación
LIBROS IMPRESOS: Si quieres publicar un libro necesitas una propuesta, un agente, un editor y un departamento de marketing.

LIBROS DIGITALES: Existen diferentes formulas de autopublicación en línea para autores noveles que pueden tener bastante éxito. Amanda Hocking, JA Konrath y Karen McQuestion son autores famosos tras haber publicado sus libros con el sistema Kindle Direct Publishing (KDP) de Amazon, que es un servicio gratuito de autopublicación que ofrece a las personas y editoriales publicar sus libros y venderlos a través de Kindle Store.

7. Donación y perdida
LIBROS IMPRESOS: Podemos donarlos o venderlos en una librería de segunda mano

LIBROS DIGITALES: Los “Libros usados digitales” no existen. Los libros comprados permanecerán indefinidamente en el dispositivo del usuario. Aparte, Amazon Kindle los almacena automáticamente en sus servidores. Si un cliente pierde su lector Kindle, o quiere actualizar sus libros, puede descargarlos de nuevo. La aplicación Kindle también se puede utilizar para otros dispositivos como IPAD, iPhone, Android, Windows Phone, además de Mac y PC.

8. Préstamo
LIBRO IMPRESO: Podemos prestárselo a un amigo o a varios.

LIBROS DIGITALES: Hasta hace poco si querías prestar el libro a un amigo, únicamente podrías hacerlo prestando el e-reader. Desde hace no mucho Lendle de Amazon permite a los usuarios compartir ciertos (no todos, ya que depende del editor) títulos Kindle durante 14 días, con un sistema similar al préstamos de libros electrónicos en las bibliotecas. Existen dos particularidades: por un lado no permite que el prestatario lea el libro durante ese período, ni tampoco que prorrogue el préstamo o lo devuelva antes de tiempo.

9. Buscar en el libro
LIBRO IMPRESO: Para buscar una palabra cuya definición desconocemos en un libro tendríamos que acudir a un diccionario.

LIBROS DIGITALES: Para encontrar el significado de una palabra simplemente podemos hacer click sobre ella y nos aparecerá la definición y traducción hasta en ocho diccionarios distintos.

10. Libros descatalogados

LIBRO IMPRESO: Podemos encontrar libros descatalogados acudiendo a librerías de viejo.

LIBROS DIGITALES: No hay equivalente hasta el momento. Bob Topp, propietario de Hermitage, asegura que un pequeño porcentaje de sus clientes se han hecho fans de un autor tras conocerlo a través de su edición digital.

También dice que se trata de un nuevo tipo de clientes que están descubriendo un nuevo mundo, el de los libros más antiguos, una dimensión que no conocían. “Vienen a nuestra tienda a buscar el libro que previamente han leído en su e-book, por ejemplo durante un viaje en avión, pero ahora quieren tenerlo en sus manos”.
Fuente: http://www.denverpost.com/lifestyles/ci_17875752

España, segundo país entre 17 analizados, donde se leen libros de forma diaria o casi todos los días

33604990001_828d38054e_o_d

Estudio Global GfK: Frecuencia en la lectura de libros. Madrid: GfK, 2017

23.03.2017

Descargar

Infografía resultados globales

Nota de prensa en pdf

GfK realizó este estudio entre más de 22.000 personas, mayores de 15 años, en 17 países, durante el verano de 2016, mediante entrevistas online. Los datos han sido ponderados para reflejar la composición demográfica de la población mayor de 15 años. Los países entrevistados fueron: Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, Italia, Japón, México, Países Bajos, Rusia, Corea del Sur, España, Reino Unido y Estados Unidos. Un 32% de los lectores españoles declara leer todos o casi todos los días, una cifra similar a la de Reino Unido e inferior que la de China (36%). En el caso de los que declaran leer al menos una vez a la semana, el porcentaje en España asciende al 57%, detrás de China (70%) y de Rusia (59%).

Resultados clave

  • En nuestro país, un 32% de los entrevistados declara leer todos o casi todos los días, una cifra igual a la de Reino Unido y levemente menor que en China (36%). Si se suman aquellos que declaran leer al menos una vez a la semana, en España el porcentaje asciende al 57%.
  • Mujeres y personas mayores de 60 años, los que más leen con frecuencia
  • Casi un tercio en España dice no leer nunca o con poca frecuencia.
  • Los resultados globales muestran porcentajes similares, poco menos de  un tercio de la población lee de forma diaria o casi todos los días. Por el contrario, los Países Bajos y Corea del Sur tienen los niveles más bajos: en ambos, el 16% revela no leer libros nunca.
  • Si se analizan los datos por género, las mujeres tanto en España como en el resto de países dicen leer con más frecuencia que los hombres. De igual forma, los que tienen mayores ingresos también declaran leer con mayor regularidad.

 

Madrid, 23 de marzo de 2017. El 32% de los consultados en España lee de manera diaria o la mayoría de los días algún libro. Una cifra que asciende hasta el 57% si se suman aquellos que han declarado leer al menos una vez a la semana. Por otra parte, un 27% dice no leer nunca o con poca frecuencia. Estos son los principales hallazgos del Estudio Global GfK: Frecuencia en la lectura de libros que ha analizado la regularidad con la que se realiza esta actividad en 17 países de todo el mundo.

Con estos porcentajes, España se sitúa en las primeras posiciones de entre todos los países estudiados. Ocupa el segundo lugar, tras China (36%), si se tienen en cuenta los porcentajes de lectura diaria, y el tercero si se incluyen en el cálculo a los que dicen leer al menos una vez a la semana. China (70%) y Rusia (59%) son los únicos dos países con porcentajes superiores en esta clasificación.

Para llevar a cabo este estudio, GfK realizó entrevistas online a más de 22.000 personas, mayores de 15 años, durante el verano de 2016 en: Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, Italia, Japón, México, Países Bajos, Rusia, Corea del Sur, España, Reino Unido y Estados Unidos. Los entrevistados tenían que señalar con qué frecuencia leen libros: “cada día o la mayoría de los días”, “al menos una vez a la semana”, “al menos una vez al mes”, “con poca frecuencia” o “nunca”.

Este estudio ha analizado los datos por género, grupos de edad y nivel de ingresos.

Si tomamos los datos por género en España, las mujeres destacan como ávidas lectoras: el 40% de ellas declara leer libros todos los días o casi todos, mientras que sólo lo hace un 25% de ellos. Es más, únicamente un 4% de las mujeres dice no leer nunca frente al 8% de los hombres. De hecho, entre los países analizados, España es junto con Países Bajos donde la brecha entre ambos géneros es mayor.

Por grupos de edad, los mayores niveles de lectura diaria se dan entre aquellos con más de 60 años con un 40%. Por el contrario, los más jóvenes (entre 15 y 19 años) muestran los porcentajes más bajos: un 21% indica que lee de manera diaria o casi todos los días algún libro. De hecho, es el grupo con el porcentaje más alto de aquellos que confiesan que no leen nunca (9%).

En cuanto a los niveles de ingresos, los que tienen mayor renta son los que dicen leer con mayor frecuencia: un 44% señala que lee de manera diaria o casi todos los días, frente al 28% con menor salario. Sin embargo, las diferencias no son tantas entre aquellos que indican leer al menos una vez a la semana. En este sentido los porcentajes son muy similares, incluso levemente superiores entre aquellos con ingresos más bajos, ya que un 25% de ellos reporta disfrutar de los libros al menos una vez a la semana, en comparación con el 22% de las rentas más altas.

¿Cómo consumimos noticias en la actualidad? Nuevas actitudes y prácticas del consumidor en la era digital

 

pj_2016-07-07_modern-news-consumer_0-01

Gottfried, J., M. Barthel, et al. (2016). [e-Book]  Modern News Consumer: News attitudes and practices in the digital era. NY, Pew Research, 2016

Texto completo

Cuestionario

Una nueva encuesta realizada en dos partes por Pew Research Center a principios de 2016 en asociación con la Fundación John S. y James L. Knight, revela que el público que consuma noticias se muestra prudente, ya que demanda noticias más complejas y exigentes y tiene en cuenta el valor de la fuente que proporciona la información.. 

Ola tras ola de innovación digital ha introducido un nuevo conjunto de factores que influyen en los hábitos de consumo de noticias por parte del público. Las redes sociales, aplicaciones de mensajería de correo electrónico y los propios textos proporcionan un flujo constante de noticias a través de personas que tenemos cerca o de desconocidos con quienes compartimos redes sociales. Las noticias ahora nos llegan como enlaces o acciones, poniéndose menos énfasis en el editor. Y, los niveles de hiper inmediatez y movilidad pueden crear la expectativa de que la noticia nos llegará sin necesidad de buscarla. ¿Cómo están influyendo estas cuestiones en las prácticas de consumo y las actitudes hacia las noticias? ¿Cuál son los rasgos que definen al consumidor de noticias en la actualidad?

La fiabilidad de la noticia sigue siendo una parte importante de la vida pública. Más de siete de cada diez adultos estadounidenses siguen las noticias nacionales y locales algo o muy de cerca – El 65% siguen las noticias internacionales con  regularidad- . El 81% de los estadounidenses siguen las noticias a través de sitios web, aplicaciones o sitios de redes sociales. Una de las características principales es que el consumo de noticias digitales es cada vez más móvil. Entre los que reciben las noticias tanto en ordenadores de sobremesa y dispositivos móviles, más de la mitad prefieren informarse a través del móvil.

En este entorno digital de noticias, el papel de los amigos y familiares se amplifica, pero los estadounidenses todavía revelan fuertes lazos con las agencias y empresas de noticias. Los datos también refuerzan cómo, a pesar de los cambios dramáticos presenciados durante la última década, el consumo de noticias en la era digital aún esta en una etapa inicial.

Estos hallazgos provienen de un estudio de dos partes, que pidió a los adultos de Estados Unidos responder a una amplia gama de preguntas sobre sus hábitos de comunicación y actitudes en torno al consumo de noticias, y luego en el transcurso de una semana posterior se les preguntó en tiempo real sobre las noticias que habían llegado en las últimas dos horas. La primera encuesta se realizó de enero 12-Feb. 8, 2016, entre 4.654 adultos estadounidenses mayores de 18 años. El segundo estudio consistió en 14 encuestas cortas, en línea entre el 24 de febrero y el 1 de marzo de 2016.

¿Cuál será mi próxima lectura?: cambio en los hábitos de localización de nuevas lecturas

 

book-bright-christmas-coffee-favim-com-3802352

 

Gómez Díaz, Raquel ; Cordón García, José Antonio ; Alonso Arévalo, Julio  “¿Cuál será mi próxima lectura?: cambio en los hábitos de localización de nuevas lecturas” Vega Journal, 2014 04 – Anno X Numero 1 (2014)

Texto completo

En los últimos años se ha producido una modificación en los criterios utilizados por los usuarios para buscar sus lecturas. Este hecho provoca que las herramientas útiles en otros momentos para la localización de los libros ya no lo sean tanto y los usuarios tengan que buscar sus siguientes lecturas de otra manera. Como no podía ser de otra manera, Internet se ha convertido también en el caso de las lecturas, en una fuente de descubrimiento. Gracias a los distintos lugares donde los usuarios vuelcan sus opiniones sobre los libros, como son los blog, las redes sociales de distinto tipo, y las nuevas herramientas de descubrimiento que combinan información la proporcionada por el contenido de los propios libros, la de los perfiles de los usuarios y en algunos casos los metadatos contenidos en los libros, cualquier lector podrá encontrar nuevas lecturas gracias a la información con un mayor nivel de detalle que el que proporcionaban hasta ahora las herramientas tradicionales. En definitiva estas herramientas lo que tratan es de completar el abanico de posibilidades que los usuarios tienen para encontrar un libro, favoreciendo de este modo la descubribilidad o la capacidad de que los libros sean encontrados.

Lectura en Rusia

Vassena, R. and D. Rebecchini (2014). [e-Book]  Reading in Russia, Ledizioni.

Texto completo

Lector, ¿dónde estás? “, Se preguntó, a mediados de la década de 1880, Mikhail Saltykov-Shchedrin, uno de los escritores rusos que pusieron la mayor atención a los lectores de su tiempo. En los últimos dos siglos, diversas disciplinas – desde las ciencias sociales a la psicología, la crítica literaria, la semiótica, la historiografía y la bibliografía.

¿Qué opinan los jóvenes sobre las bibliotecas?

 

[]

Zickuhr, K. and L. Rainie . Younger Americans and Public Libraries: How those under 30 engage with libraries and think about libraries’ role in their lives and communities [e-Book] NY: Pew Research, 2014.

Texto completo

Mientras que los informes anteriores de Pew Research se han centrado en los hábitos de lectura, lectura digital y uso de la biblioteca de los jóvenes estadounidenses, este informe analiza sus actitudes hacia las bibliotecas públicas en mayor detalle, así como el grado en que se valoran las bibliotecas y la importancia que tienen en sus comunidades. Para entender mejor el contexto del compromiso de los estadounidenses más jóvenes con las bibliotecas, este informe también analiza sus actitudes acerca de la tecnología y el papel de las bibliotecas en la era digital. Es importante tener en cuenta que la edad no es el único factor en el compromiso de los estadounidenses con las bibliotecas públicas, ni el más importante; ya que las  las relaciones de los estadounidenses con las bibliotecas públicas son parte de su contexto social para obtener una información más amplia y fiable, en el que aquellas personas que tienen mayores recursos económicos, sociales, tecnológicos y culturales son también más dados a usar las bibliotecas y valorarlas como una parte muy importante en sus vidas. La relación más profundas con las bibliotecas públicas la asocian a menudo con momentos clave de la vida, tales como tener un hijo, buscar un trabajo, formarse, y cuando pasan por una situación en la que la investigación y los datos pueden ayudarles a tomar una decisión importante en su vida. Como resultado, el panorama de la participación de los estadounidenses más jóvenes en las bibliotecas públicas es complejo, y a veces contradictorio, al examinar sus hábitos y actitudes en diferentes etapas de la vida.

Este informe recoge las conclusiones centrales de tres grandes encuestas nacionales realizadas a estadounidenses mayores de 16 años. Muchos de los hallazgos provienen de una encuesta realizada a 6.224 estadounidenses mayores de 16 años en el otoño de 2013. La información completa del método y detalles de la encuesta se puede encontrar aquí.

Los estadounidenses más jóvenes, aquellos que tienen una edad entre 16 y 29 años, se sienten especialmente fascinados por los investigadores y las organizaciones debido a su relación con las tecnologías más avanzada, su diversidad racial y étnica, y sus relaciones menos fuertes con instituciones como los partidos políticos y la religión.

Este informe reúne varios años de investigación sobre el papel de las bibliotecas en las vidas de los estadounidenses y sus comunidades con un enfoque especial en los nativos digitales (Millennials), un grupo de actores clave para el futuro de las comunidades, las bibliotecas, los editores de libros y los responsables de los medios de comunicación de todo tipo, como en torno a la cultura en general.

En realidad, hay tres “generaciones” diferentes entre los estadounidenses más jóvenes con distintos hábitos de lectura de libros, con distintos patrones de uso de la biblioteca, y diferentes opiniones a acerca de las mismas. Una “generación” está compuesto por estudiantes de secundaria (edades 16-17); otra por jóvenes en edad universitaria (18-24), aunque muchos no van a la universidad; y una tercera generación es la correspondiente a  edades entre 25 y 29 años.

Las siguientes son algunas de las ideas a destacar de esta investigación:

Los nativos digitales (Millennials) están muy familiarizados con la tecnología, pero opinan en mayor medida que los adultos que la información importante no se encuentra disponible en Internet. El 98% de los menores de 30 el usa Internet, y el 90% de los usuarios de Internet dicen que usan sitios de redes sociales. Más de tres cuartos (77%) de los estadounidenses más jóvenes tienen un teléfono inteligente, y muchos de ellos también tienen una tableta (38%) o un e-reader (24%). A pesar de su relación con la tecnología, el 62% de los estadounidenses menores de 30 años están de acuerdo en que hay “una gran cantidad de información útil e importante que no está disponible en Internet, en comparación con la opinion del 53% de los estadounidenses mayores. Al mismo tiempo, el 79% de los Millennials creen que las personas que no tienen acceso a internet están en desventaja real.

La opinión de los nativos digitales es bastante similares a sus mayores respecto a la cantidad libros que leen al año, pero los adultos más jóvenes son quienes más leen. El 43% lee en un libro en cualquier formato a diario, una tasa similar a los adultos. En general, el 88% de los estadounidenses menores de 30 años leyó un libro en el último año, en comparación con el 79% de los mayores de 30 años o más. Los adultos más jóvenes superan a las personas de más de treinta y cuarenta años en cuanto a la lectura electrónica, con el 37% de los adultos de 18 a 29 que han leído un libro electrónico en el último año.

Las actividades de la comunidad y de uso de los medios de comunicación en general de los adultos más jóvenes es diferente a la delos adultos más mayores. Los menores de 30 años asisten más frecuentemente a eventos deportivos o conciertos que los adultos. También son más dados a escuchar música, radio o un podcast en algún formato a diario o casi a diario, y relacionarse con amigos o familiares. Los adultos, a su vez, son más dados a visitar un museos o galerías, ver la televisión o películas, o leer las noticias a diario.

Como grupo, los “Millennials” son más dados que los adultos a utilizar la biblioteca y a visitar o utilizar los sitios webs de las bibliotecas. Entre las edades de 16 a 29 años, El 50% de ellos visitó una biblioteca o bibliobús en el último año, según  una encuesta de septiembre de 2013. Y el 47% de los de 30 años o más lo había hecho. El 36% de los estadounidenses más jóvenes utilizó un sitio web de la biblioteca en ese periodo de tiempo, en comparación con el 28% de los de 30 años o más. A pesar de su relativamente alto uso de las bibliotecas, los estadounidenses más jóvenes se encuentran entre los menos dados a decir que las bibliotecas son importantes en su vida. Alrededor del 19% de los menores de 30 años dicen que el cierre de su biblioteca tendría un gran impacto en ellos y su familia, en comparación con el 32% de los adultos de más edad, y el 51% de los estadounidenses más jóvenes que dicen que tendría un gran impacto en su comunidad, en comparación con 67 % de aquellos de 30 años o más.

Al igual que en la población general, la mayoría de los estadounidenses más jóvenes saben cual es su biblioteca local, pero muchos dicen que no están familiarizados con los servicios que puede ofrecerles: el 36% de los nativos digitales dice que saben poco o nada acerca de los servicios de su biblioteca local, en comparación con el 29% de los de 30 años o más. Al mismo tiempo, la mayoría de los estadounidenses más jóvenes dicen que tienen facilidad de utilizar internet en los locales de la biblioteca, y la gran mayoría describiría las bibliotecas como lugares cálidos y acogedores, aunque los usuarios más jóvenes son menos propensos a calificar positivamente las condiciones físicas de las bibliotecas.

Más detalles y los métodos de los otros dos estudios se pueden encontrar en:

http://libraries.pewinternet.org/2013/01/22/methodology-8/

http://libraries.pewinternet.org/2012/04/04/methodology-2/

Informe sobre Comportamiento móvil 2014

[]

Mobile Behavior Report : Combining mobile device tracking and consumer survey data to build a powerful mobile strategy [e-Book]. SalesForce, 2014.

Texto completo

 

La movilidad y la conectividad digital crecen cada día más. Sabemos que los consumidores mantienen sus dispositivos móviles cerca, lo comprueban con frecuencia, y en ocasiones utilizan múltiples dispositivos a la vez ( Teléfonos inteligentes, acceso a internet, dependencias, usos y problemas: Pew Mobil 2013). Pero, ¿qué es lo que realmente hacen y como lo hacen cuando descargan, exploran, examinan, y evitan contenidos con sus dispositivos móviles? Las respuestas a la encuesta son una cosa, pero el seguimiento de datos basados en consumo real de cada acción, ayuda aún más a desmitificar el comportamiento del consumidor móvil. Y seguro que nos vemos reflejados en muchas de las conductas que se exponen en el informe.

[]

Al igual que los efectos sociales y personales, el smartphone sigue revolucionando las actividades diarias de las personas. A través del análisis del seguimiento de datos y las propias respuestas a la encuesta de los consumidores sobre uso del smartphone y la tableta, se extraen algunas conclusiones principales sobre el estado de comportamiento móvil:

El 85% de las personas que dicen que los dispositivos móviles son una parte central de la vida cotidiana.

– Los consumidores invierten 3,3 horas cada día en sus teléfonos inteligentes. Y 3.1 horas en el uso de sus tabletas.

– Los vendedores a menudo piensan de móvil como toda una categoría de tecnología no-computadora: smartphones, tabletas, e-readers. En contraste, los consumidores tienden a considerar el móvil como un dispositivo único: sus teléfonos inteligentes.

El 32% dijeron que asocian móvil con la facilidad de uso en cualquier momento o lugar, lo que demuestra que los consumidores sienten un fuerte vínculo entre ese dispositivo y la libertad que conlleva estar conectado.

– La movilidad es indispensable en la era digital, y nuestros dispositivos móviles nos sirven para conectamos con todo y con todos, ya que nos proporcionan acceso a nuestra vida social y laboral.

– El 73% de los propietarios de teléfonos inteligentes encuestados también es dueño de una tableta. El tiempo empleado en los dispositivos aumenta cuando se tienen ambos dispositivos en propiedad

– El 65% de los propietarios de tabletas dicen que usan su tableta mientras ven la televisión al menos una vez al día

Sólo el 14% de los consumidores asocian las tabletas y e-readers con la palabra móvil, que es uno de varios indicadores de que la tableta no es realmente un dispositivo móvil. En cambio, es un dispositivo de gran uso en el hogar que utilizan varias personas en la familia. De los propietarios de tabletas, el 65% dice que usa su tableta mientras ve la televisión, mientras que el 41% utiliza su tableta y teléfono inteligente al mismo tiempo. Ya que ambos dispositivos tienen funciones que se integran.

– Entre los usos que hacen destaca la consulta del correo electrónico (69%) y la búsqueda de información en línea (70%) son las actividades más populares para llevar a cabo en tabletas, al menos, una vez al día; para los teléfonos inteligentes las actividades prioritarias son correo electrónico (91%) y la mensajería de texto (90%). Las tabletas se utilizan con más frecuencia que los teléfonos inteligentes para actividades pasivas como ver vídeos, películas o para leer (40% ve vídeos en una tableta, frente al 30% que lo hace en un teléfono inteligente) y la lectura (El 57% lee en una tableta, mientras que solo el 43% lo hace en un teléfono inteligente).

[]

– Entre los contenidos más populares que consultan en sus dispositivos están Facebook, Twitter y Amazon. Los consumidores utilizan su tableta más a menudo que sus teléfonos inteligentes para acceder a todos ellos excepto a Yahoo, Pinterest, e información sobre el clima que lo consultan preferentemente en su smartphone.

[]

–  Los consumidores utilizan sus dispositivos móviles para la conectividad y el acceso al contenido.La gente está buscando mejoras en la forma en la que consumen y en tener buenas experiencias de acceso a contenido móvil, (91%) y consideran que muchas de las aplicaciones aún no reunen estos requisitos mínimos.

– El fácil acceso a los contenidos a través de dispositivos y plataformas es cada vez más un aspecto crítico para los consumidores: Más de nueve de cada diez consumidores dicen que el acceso al contenido es muy importante (91%). Al igual que manifiesta que tener una experiencia similar a través de todos los dispositivos es algo o muy importante ( 83%) .

Niños y padres: informe sobre uso y aptitudes ante los medios de información

 

[]

Ofcom  [e-Book]  Children and Parents: Media Use and Attitudes Report, Ofcom. T, 2014

Texto completo

 

El informe se basa en una encuesta llevada a cabo entre 2.014 niños y padres con el objetivo de de proporcionar evidencias sobre el uso de los medios de comunicación, las actitudes y la comprensión entre los niños y jóvenes de edades entre 5 y 15 años, así como información sobre el acceso a los medios y el uso que hacen de ellos los niños de entre 3 a 4 años de edad.

[]

El informe incluye las conclusiones relativas al control y opiniones de los padres sobre el uso de los medios de comunicación que utilizan sus hijos, y las formas en que los padres aconsejan a sus hijos – o no – controlar o limitar el uso de diferentes tipos de medios de comunicación.

[]

El informe es una referencia clave para la industria de contenidos, grupos de interés y consumidores. El estudio se compromete con los intereses de los consumidores y de los ciudadanos en los mercados que regula la Ley de Comunicaciones de 2003, que otorga la responsabilidad aOfcom para promover y llevar a cabo la investigación sobre la alfabetización mediática de niños y adolescentes. Este informe contribuye al cumplimiento de este deber de Ofcom, que tiene tres propósitos estratégicos: promover oportunidades de participar; proteger a los consumidores; y contribuir a poner en práctica las políticas públicas sobre el tema.

[]

El informe incluye los resultados de los siguientes estudios de investigación y análisis:

• Análisis de los hábitos televisivos de los niños de la televisión del Reino Unido.

• Los datos de la agencia comScore de más de 50 entidades web visitadas por los niños de edades 6-14 años.

• Informe cualitativo recientemente publicado sobre el comportamiento en línea de los niños y jóvenes de edades entre 8 y 17 años.

El informe de este año muestra que:

• Ha habido un aumento significativo en el acceso, propiedad y uso de tablets entre los niños de todas las edades. Por el contrario, la incidencia de televisores y consolas de juegos en el dormitorio está disminuyendo, mientras que la propiedad de teléfonos inteligentes sigue siendo estable.

• Casi el doble de niños de entre 5 y 15 años de edad acceden a información y productos en línea a través de una tableta que los que lo hacían en 2013. Al mismo tiempo, el número de los usan un dispositivo que no sea un PC, portátil o un netbook para acceder a información en línea ha aumentado, y el acceso a Internet en el hogar a través de un PC, portátil o netbook ha disminuido.

• Los adolescentes entre los 12 y 15 años son dos veces más dados a decir que echarían más de menos su teléfono móvil que la televisión, y también manifiestan que pasan más tiempo en línea que viendo la televisión, y que prefieren socializarse en línea en lugar de ver la televisión. Por el contrario, los niños más pequeños prefieren la televisión a cualquier otro dispositivo, y pasan más tiempo viendo la televisión que haciendo cualquier otra actividad en los medios sociales.

• Las diferencias de género son evidentes desde una edad temprana. Las diferencias incluyen una preferencia por los juegos entre los niños y por la comunicación en línea entre las niñas. Los padres también tratan a los niños y las niñas de manera diferente, el seguimiento por parte de los padres de la actividad de las niñas en línea es más cercano que sobre los chicos.

• Los niños de más edad hacen más juicios sobre la veracidad de los contenidos en línea, incluyendo la fiabilidad de los resultados de los motores de búsqueda y como se comporta la gente en línea.