Archivo de la etiqueta: Teléfonos móviles

Brecha de género en el uso de Internet y telefonía móvil en los países en desarrollo

 

 

africacell

 

 ‘Measuring digital development. Facts and figures 2019’ UIT, 2019

Texto completo

 

Los nuevos datos de la UIT revelan una creciente utilización de Internet, pero una brecha digital de género cada vez mayor. Alrededor de 4.100 millones de personas están ahora en línea, pero en los países en desarrollo el uso de Internet por parte de las mujeres va muy por detrás del uso por parte de los hombres

 

Los nuevos datos publicados hoy por la UIT revelan que en la mayoría de los países de todo el mundo las mujeres todavía van a la zaga de los hombres en cuanto a los beneficios del poder transformador de las tecnologías digitales.

Medición del desarrollo digital: Hechos y cifras 2019, la primera publicación de la nueva serie de la UIT Measuring digital development, estima que más de la mitad de la población mundial total de mujeres (52%) todavía no utiliza Internet, en comparación con el 42% de todos los hombres.

En general, la proporción de todas las mujeres que utilizan Internet a nivel mundial es del 48%, frente al 58% de todos los hombres. Más hombres que mujeres usan Internet en todas las regiones del mundo, excepto en Estados Unidos, donde se da una cierta paridad.

Los datos de la UIT muestran que, si bien la brecha digital de género se ha reducido en la Comunidad de Estados Independientes y Europa, está aumentando en África, los Estados Árabes y la región de Asia y el Pacífico. Es más amplia en los países en desarrollo, especialmente en los países menos adelantados.

Los informes de la UIT sobre la medición del desarrollo digital son una herramienta poderosa para comprender mejor las cuestiones de conectividad, incluida la creciente brecha digital de género, en un momento en que más de la mitad de la población mundial utiliza Internet.

Movilidad

Los datos de la UIT muestran que el 97% de la población mundial vive actualmente al alcance de una señal móvil celular y el 93% al alcance de una red 3G (o superior).

En América, la región de Asia y el Pacífico y Europa, más del 95% de la población está cubierta por una red de banda ancha móvil de 3G o superior. En los Estados árabes, la cifra es del 91%; en la Comunidad de Estados Independientes, del 88%; y en África, del 79%.

De los 85 países que proporcionaron datos sobre la propiedad de teléfonos móviles, 61 tienen una proporción mayor de hombres con teléfonos móviles que de mujeres. De los 24 países restantes donde existe paridad de género en la propiedad de teléfonos móviles, o donde más mujeres tienen teléfonos móviles que hombres, Chile tiene la mayor brecha digital de género a favor de las mujeres, con un 12%.

Los datos de la UIT confirman una correlación entre la diferencia de género en la propiedad de teléfonos móviles y la diferencia de género en Internet: en los países en los que la diferencia de género en la propiedad de teléfonos móviles es grande también hay un gran número de mujeres que no utilizan Internet. Dado que los teléfonos móviles son el medio más utilizado para acceder a Internet, abordar la cuestión de la propiedad de los teléfonos móviles por parte de las mujeres podría ayudar a reducir la brecha de género en Internet.

Los datos de la UIT confirman que el uso de Internet sigue aumentando en todo el mundo, con 4.100 millones de personas que lo utilizan actualmente, es decir, el 53,6% de la población mundial.

Sin embargo, se estima que 3.600 millones de personas siguen sin conexión, y la mayoría de las personas sin conexión viven en los países menos adelantados, donde una media de sólo dos de cada diez personas están conectadas a Internet.

El uso de Internet en los países desarrollados se está acercando a los niveles de saturación, con cerca del 87% de las personas en línea. Europa es la región con mayor uso de Internet (82,5%), mientras que África es la región con menor uso (28,2%).

Para finales de 2019, la UIT estima que el 57% de los hogares del mundo tendrán acceso a Internet en casa. Sin embargo, se espera que el número de hogares con una computadora en casa sólo aumente en alrededor de un punto porcentual -hasta el 49,7 por ciento- entre 2018 y 2019. La ralentización del crecimiento de la propiedad de ordenadores domésticos se explica por el hecho de que en muchos países ya no se necesitan ordenadores para acceder a Internet en casa, y la gente simplemente se conecta a través de teléfonos inteligentes.

 

¿A qué edad debe tener un niño un teléfono móvil?

 

screentime-parenting-promo-01

 

Anya Kamenetz. It’s A Smartphone Life: More Than Half Of U.S. Children Now Have One, 2019.

Ver completo

 

 

Aproximadamente 1 de cada 5 niños tiene un teléfono a la edad de 8 años. Y más de la mitad de los niños en los Estados Unidos – 53% – tienen un teléfono inteligente a la edad de 11. el visionado de vídeos supera a todas las demás actividades de los medios de comunicación en pantalla, con un promedio de 2 horas, 52 minutos por día los adolescentes y 2 horas y media los preadolescentes.

 

Estas estadísticas provienen de una nueva encuesta representativa a nivel nacional sobre el uso de los medios de comunicación entre niños de 8 a 18 años de edad, realizada por Common Sense Media, que ha estado haciendo un seguimiento de esta situación desde 2003.

En las conclusiones del nuevo informe. Pidió a los niños que informaran con qué frecuencia hacían una actividad, cuánto les gustaba y cuánto tiempo pasaban haciéndola “ayer”. ¿Los totales? Más de 7 horas al día los adolescentes, y casi 5 horas al día los “preadolescentes” de 8 a 12 años.

La encuesta no tomó en cuenta completamente la multitarea, que es un hábito bastante común. Por lo tanto, una hora dedicada a jugar a un videojuego mientras envías mensajes de texto con tus amigos podría contarse en la encuesta como dos horas de uso de los medios de comunicación. Sin embargo, Vicky Rideout, autora principal del informe, señala que el uso de la pantalla también suele ocurrir durante los desplazamientos, las comidas, las tareas domésticas, la socialización u otras actividades no relacionadas con la pantalla.

A continuación se presentan otros aspectos destacados del informe:

  • Como ha sucedido durante décadas, el visionado de vídeos supera a todas las demás actividades de los medios de comunicación en pantalla, con un promedio de 2 horas, 52 minutos por día los adolescentes y 2 horas y media los preadolescentes.
  • La visualización de videos en línea se ha duplicado – y la mayoría de los niños dicen que es la actividad en línea que más disfrutan. Hay una disminución correspondiente en la cantidad de tiempo que ven la televisión, ya sea transmitida o transferida desde una plataforma digital.
  • Aproximadamente 1 de cada 5 niños tiene un teléfono a la edad de 8 años. Podría haber un resquicio de esperanza para que los niños consigan que sus primeros teléfonos estén más cerca de la escuela primaria que de la secundaria. Estudiosos como Jordan Shapiro y Stacey Steinberg han argumentado que los padres necesitan modelar el uso saludable de los medios sociales con los niños más pequeños, y dejarlos participar. Y la experta en paternidad Ana Homayoun dice que los padres pueden ayudar a establecer hábitos más saludables con el primer teléfono cuando los niños son más pequeños – revisando el teléfono periódicamente, iniciándoles en las redes sociales y proporcionado el teléfono sólo en tiempos limitados.
  • Los jóvenes de familias que ganan 35,000$ o menos al año pasan mucho más tiempo con los medios de pantalla – casi dos horas más al día en comparación con las familias que ganan más de 100,000$. Vicky Rideout señala que la brecha ha sido bastante persistente a lo largo del tiempo. “Los medios de entretenimiento son una alternativa asequible a los programas extraescolares o a las clases privadas de piano”, dice. Y puede haber oportunidades para el “aprendizaje informal”, con la orientación adecuada.
  • Hay grandes diferencias de género, especialmente en los videojuegos. Casi tres cuartas partes de los niños dicen que les gusta jugar videojuegos “mucho”, mientras que menos de una de cada cuatro niñas dice lo mismo. Los videojuegos son la actividad en línea más asociada con el uso excesivo o la adicción problemática.
  • La actividad favorita de las niñas basada en los medios de comunicación es escuchar música.
  • Y las niñas también dicen que les gustan los medios sociales mucho más que los niños. Siete de cada 10 adolescentes usan los medios sociales todos los días. En comparación con otras actividades en línea, el uso de los medios sociales está más asociado con la ansiedad, la depresión, el acoso cibernético y los problemas de autoimagen.
  • Los adolescentes afroamericanos e hispanos tienen patrones distintivos de uso. Cada grupo reporta pasar más de dos horas al día en los medios sociales, mientras que para los adolescentes blancos es aproximadamente una hora y media. También informan que disfrutan más de los medios sociales que los adolescentes blancos. Otra investigación ha sugerido que las personas de color tienen más probabilidades de valorar los medios sociales como un medio para involucrarse en la política, que los jóvenes de color siguen a más celebridades y figuras públicas que los adolescentes blancos, y que los medios sociales son a veces un camino hacia la participación política y el compromiso cívico.
  • Las pantallas son una parte importante para el trabajo escolar. Casi 6 de cada 10 adolescentes hacen la tarea en un ordenador todos los días. Esto puede ser un problema dada la tentación de hacer varias tareas a la vez. También es una cuestión de equidad. Aunque los adolescentes de bajos ingresos pasan más tiempo consumiendo medios de entretenimiento, es menos probable que tengan acceso a ordenadores portátiles, y en su lugar pasan más tiempo haciendo la tarea en los teléfonos móviles.
  • Los adolescentes informan que pasan sólo el 3 por ciento de su tiempo frente a la pantalla en actividades creativas como escribir, hacer arte o música, fuera de los deberes o los proyectos escolares. Pero algunos investigadores, como Emily Weinstein en Harvard y Mimi Ito en la Universidad de California, Irvine, señalan que las plataformas de medios sociales como TikTok, Snapchat o Instagram pueden ser plataformas para la expresión creativa en formas que no son necesariamente capturadas por una encuesta como ésta.

Cada vez más personas cambian su teléfono de IOs a un Android

smartphones-2182838_640-298x300

Si bien más de una cuarta parte de los propietarios de iPhone X se cambiaron a Android, solo el 7.7% de los usuarios de Galaxy S9 continuaron con iOS.

Según un informe de BankMyCell, cada vez menos propietarios de iPhone están cambiando su viejo teléfono por un nuevo teléfono Apple . La compañía que le  permite vender su teléfono usado  y actualizarse a uno nuevo, recopiló datos de más de 38,000 personas que cambiaron sus teléfonos desde octubre hasta junio para rastrear la lealtad de la marca.

El estudio encontró que el 18.1% de los propietarios de iPhone estaban cambiando su teléfono por un dispositivo Samsung en junio, el nivel más alto en el estudio.

La  lealtad de Samsung fue mayor. Solo el 7.7% de los  usuarios de  Galaxy S9 se cambiaron a un iPhone y el 92.3% permaneció en el sistema operativo Android. En comparación, el 26% de las personas que cambiaron su iPhone X por otra marca. 

Kantar informó que durante el trimestre que finalizó en junio de 2019, los dispositivos basados ​​en iOS representaron el 36% de las ventas de teléfonos en los EE. UU., Un 2,4% menos que en el mismo trimestre del año pasado. Las ventas de teléfonos Android aumentaron 2.5% a 61% de todas las ventas.

 

En las economías emergentes, los usuarios de teléfonos inteligentes y redes sociales tienen redes sociales más amplias

 

pg_19.06.24_global-mobile-3_featured-image

 

Una encuesta del Centro de Investigación Pew de adultos en 11 naciones en cuatro regiones globales revela que, en muchos aspectos clave, los usuarios de teléfonos inteligentes, y especialmente aquellos que usan las redes sociales, están más expuestos a personas que tienen diferentes antecedentes y están más conectados con amigos que no tienen. Las personas con teléfonos inteligentes también tienen más probabilidades de haber accedido a nueva información sobre salud y servicios gubernamentales.

En todos los países encuestados, aquellos que usan teléfonos inteligentes son más propensos que aquellos que usan teléfonos menos sofisticados o que no tienen ningún teléfono a interactuar regularmente con personas de diferentes grupos religiosos. Por ejemplo, el 57% de los usuarios mexicanos de teléfonos inteligentes informan que interactúan frecuente u ocasionalmente con personas de otras religiones, en comparación con el 38% de los que tienen menos conectividad móvil.

En la mayoría de las 11 economías emergentes, las personas con teléfonos inteligentes también tienden a interactuar regularmente con personas de diferentes partidos políticos, niveles de ingresos y antecedentes raciales o étnicos.Tomando a México como ejemplo una vez más, más de la mitad de los usuarios de teléfonos inteligentes mexicanos (54%) interactúan regularmente con personas que apoyan diferentes partidos políticos que ellos, en comparación con el 30% de los que no tienen teléfonos inteligentes. También son 24 puntos porcentuales más propensos a interactuar con personas de diferentes niveles de ingresos y 17 puntos más propensos a interactuar con personas de diferentes grupos raciales o étnicos.

En estas 11 economías emergentes, el uso de teléfonos inteligentes y redes sociales está fuertemente entrelazado: una mediana del 91% de los usuarios de teléfonos inteligentes en estos países también usan redes sociales o aplicaciones de mensajería, mientras que una mediana del 81% de los usuarios de redes sociales dice que posee o comparte un teléfono inteligente Y, al igual que con los usuarios de teléfonos inteligentes, los usuarios de las redes sociales y las aplicaciones de mensajería se distinguen de los no usuarios en la regularidad de sus interacciones con personas que son diferentes a ellos. Por ejemplo, el 52% de los usuarios de redes sociales mexicanos interactúan regularmente con personas de un nivel de ingresos diferente en comparación con el 28% de los no usuarios.

El teléfono móvil se consolida como la principal manera de conectarse a Internet

Woman laying with feet up texting cell phone

«Mobile Technology and Home Broadband 2019». Washington D.C.:  Pew Research Center, 2019

Texto completo

El 37% de los estadounidenses ahora se conectan en línea principalmente a través de un teléfono inteligente, y estos dispositivos se citan cada vez más como una razón para no tener una conexión a Internet de alta velocidad en casa. Estas tendencias son parte de un cambio más amplio hacia la tecnología móvil que ha cambiado la forma en que la gente hace todo, desde obtener noticias hasta solicitar empleo.

 

Estos son algunos de los hallazgos clave de la encuesta telefónica del Pew Research Center a 1,502 adultos estadounidenses realizada del 8 de enero al 7 de febrero de 2019.

Debido a que la proporción de estadounidenses que dicen tener un teléfono inteligente ha aumentado drásticamente en la última década -del 35% en 2011 al 81% en 2019-, una nueva encuesta del Pew Research Center revela que la forma en que muchas personas eligen conectarse en línea es marcadamente diferente a la de años anteriores.

Hoy en día, el 37% de los adultos estadounidenses dicen que utilizan principalmente un teléfono inteligente cuando acceden a Internet. Esta proporción casi se ha duplicado desde 2013, cuando el Centro formuló por última vez esta pregunta. En ese momento, el 19% de los estadounidenses nombraron su teléfono inteligente como su principal dispositivo para conectarse a Internet

Los más jóvenes son especialmente inclinados a utilizar sus teléfonos cuando se conectan a Internet. El 58% de los jóvenes de 18 a 29 años dicen que en su mayoría se conectan a Internet a través de un teléfono inteligente, frente al 41% en 2013. Sin embargo, este crecimiento es evidente en todos los grupos de edad. Por ejemplo, la proporción de adultos de entre 30 y 49 años que dicen que utilizan principalmente un teléfono inteligente para conectarse en línea casi se ha duplicado, del 24% en 2013 al 47% en la actualidad.

De hecho, los dispositivos móviles no sólo se utilizan más a menudo para conectarse a Internet, sino que algunos estadounidenses están renunciando por completo a la banda ancha tradicional en casa en favor de su teléfono inteligente. La mayoría de los adultos dicen que se suscriben a la banda ancha en casa, pero alrededor de uno de cada cuatro (27%) no lo hacen. Y cada vez son más las personas que no se adhieren a estos servicios que citan su teléfono móvil como una razón para no suscribirse a ellos.

Entre los usuarios que no utilizan banda ancha, el 45% dice que no tienen banda ancha en casa porque su teléfono inteligente les permite hacer todo lo que necesitan hacer en línea, en comparación con el 27% en 2015. Al mismo tiempo, la proporción de usuarios que no disponen de banda ancha que afirman que su smartphone es la razón más importante para no tener una conexión a Internet de alta velocidad en el lugar donde viven, que casi se ha duplicado en el mismo período de tiempo (del 12% al 23%). Y aunque la asequibilidad sigue siendo una barrera comúnmente citada, la proporción de usuarios que no adoptan la banda ancha que dicen que el costo de una suscripción mensual es la razón más importante para no tener estos servicios ha caído del 33% en 2015 al 21% en la actualidad. Además, el 80% de estos usuarios que no tienen banda ancha dicen que no están interesados en obtener conexiones de alta velocidad en casa.

Estos patrones subrayan la dependencia que una minoría de estadounidenses tiene de su teléfono inteligente para el acceso a Internet. Alrededor del 17% de los adultos estadounidenses son “usuarios de Internet sólo por teléfono inteligente”, lo que significa que informan tener un teléfono inteligente pero no tienen una conexión a Internet de alta velocidad tradicional en el lugar donde viven. Esta proporción se ha duplicado aproximadamente desde 2013, cuando el 8% de los adultos entraron en esta categoría.

 

 

Uso problemático del móvil, fobia a sentirse excluido y comunicación familiar de los adolescentes

texting-on-phone

Santana-Vega, Lidia-E. and Gómez-Muñoz, Ana-María and Feliciano-García, Luis Adolescents problematic mobile phone use, Fear of Missing Out and family communication / Uso problemático del móvil, fobia a sentirse excluido y comunicación familiar de los adolescentes. Comunicar, 2019, vol. 27, n. 59, pp. 39-47.

Texto completo

Español

Inglés

 

Este estudio analiza el uso problemático del móvil, el fenómeno de «Fear of missing out» (FoMO: temor de perderse experiencias) y la comunicación entre padres e hijos/as en el alumnado que cursa educación secundaria en centros públicos y concertados de las Comunidades Autónomas de Canarias, Baleares y Valencia. En la investigación participaron 569 alumnos y alumnas con edades comprendidas entre 12 y 19 años. Los instrumentos utilizados fueron el Cuestionario de experiencias relacionadas con el móvil (CERM), la adaptación española del Cuestionario «Fear of Missing Out» (FoMO-E) y la dimensión de comunicación con padres y madres del «Inventario de apego con padres y rares». Los resultados muestran que: 1) A mayor uso problemático del móvil mayor nivel de FoMO; 2) El alumnado que usa con frecuencia el móvil y se comunica más con sus amigos tiene una puntuación media más alta en el «Cuestionario de experiencias relacionadas con el móvil» y en el «Cuestionario FoMO-E»; 3) El alumnado que usa menos horas el móvil tiene una mayor comunicación parento-filial. En el artículo se discute la relevancia del estudio del FoMO y de la comunicación parento-filial como factores que inciden en el uso problemático del móvil en los jóvenes. Las familias, el profesorado y los equipos de orientación en los centros han de crear un espacio de aprendizaje común para fomentar el uso responsable del móvil.

La propiedad de los teléfonos inteligentes está creciendo rápidamente en todo el mundo, pero no de forma equitativa

pg_19.01.28_smartphone_featured-image

Smartphone Ownership Is Growing Rapidly Around the World, but Not Always Equally. Washington D. C.: Pew Research Centre, 2019

Texto completo

 

La tecnología móvil se ha extendido rápidamente por todo el mundo. Hoy en día, se estima que más de 5.000 millones de personas tienen dispositivos móviles, y más de la mitad de estas conexiones son teléfonos inteligentes. Pero el crecimiento de la tecnología móvil hasta la fecha no ha sido igual, ni entre las naciones ni dentro de ellas. Las personas de las economías avanzadas tienen más probabilidades de tener teléfonos móviles, en particular teléfonos inteligentes, y tienen más probabilidades de utilizar Internet y los medios sociales que las personas de las economías emergentes. Por ejemplo, una mediana del 76% en 18 economías avanzadas encuestadas tiene teléfonos inteligentes, en comparación con una mediana de sólo el 45% en las economías emergentes.

La propiedad de los teléfonos inteligentes puede variar mucho de un país a otro, incluso entre las economías avanzadas. Mientras que alrededor de nueve de cada diez surcoreanos, israelíes y holandeses poseen teléfonos inteligentes, las tasas de propiedad están más cerca de seis de cada diez en otros países desarrollados como Polonia, Rusia y Grecia. También en las economías emergentes, las tasas de propiedad de teléfonos inteligentes varían sustancialmente, desde los máximos del 60% en Sudáfrica y Brasil hasta sólo cuatro de cada diez en Indonesia, Kenia y Nigeria. Entre los países encuestados, la propiedad es más baja en la India, donde sólo el 24% dice tener un teléfono inteligente.

Ya sea en las economías avanzadas o emergentes, es más probable que los jóvenes, los que tienen un mayor nivel de educación y los que tienen mayores ingresos estén conectados digitalmente. Los jóvenes de todos los países encuestados tienen muchas más probabilidades de tener teléfonos inteligentes, acceder a Internet y utilizar los medios de comunicación social. En todas las economías avanzadas encuestadas, la gran mayoría de los menores de 35 años poseen un teléfono inteligente. En contraste, la propiedad de teléfonos inteligentes entre la población de la tercera edad de las economías avanzadas varía ampliamente, y va desde una cuarta parte de los rusos mayores de 50 años hasta unos nueve de cada diez surcoreanos mayores.

Sin embargo, en la mayoría de las economías emergentes, los modelos de propiedad de teléfonos inteligentes son muy diferentes. En estos países, las tasas de propiedad en todos los grupos de edad tienden a ser inferiores a las de las economías avanzadas. Por ejemplo, mientras que la mayoría de los adultos de 50 años o más poseen teléfonos inteligentes en muchas economías avanzadas, en ninguna de las economías emergentes encuestadas las tasas de propiedad de teléfonos inteligentes entre este grupo de edad superan el 35%.