Archivo de la etiqueta: Bibliotecarios de enlace

¿Qué pueden aprender los asistentes digitales de los bibliotecarios de referencia?

 

https3a2f2fspecials-images.forbesimg.com2fdam2fimageserve2f6404904352f960x0

Kalev Leetaru. Digital Assistants Could Learn A Lot From Reference Librarians
Forbes, Aug 20, 2019, 02:19pm

Ver original

 

Quizás la mayor ironía de la era digital es que mientras Silicon Valley se va presentar a sí mismo como pionero en el futuro de la sociedad moderna, gran parte de su innovación radica en simplemente añadir un florecimiento digital a una versión reducida de algo que ya existía. En ninguna parte es esto más evidente que en el mundo de los asistentes digitales, promovidos para proporcionar a la sociedad estadounidense sus propios asistentes personales de investigación, pero que en realidad palidecen en comparación con la labor de los bibliotecarios de referencia locales que tenemos a sólo una llamada telefónica desde hace más de un siglo.

 

Los bibliotecarios de referencia fueron una vez una parte integral de la vida estadounidense, llamados a hacer de todo, desde responder preguntas básicas hasta encontrar una obra en particular basada en una descripción vaga, recomendar materiales de referencia o realizar investigaciones básicas en nombre de sus usuarios. Por lo general, los usuarios de la biblioteca acudían a su biblioteca local o, a medida que los teléfonos se volvían más accesibles, tomaban el teléfono para llegar al mostrador de referencia, donde profesionales de la información conocedores y altamente capacitados les ayudaban en sus consultas.

Una persona que recordaba vagamente un viejo libro o el artículo de una revista o que buscaba una obra de un amigo de segunda mano a sabía que el bibliotecario de referencia probablemente podría ayudarle a encontrar la obra que estaban buscando. En la era en la que responder a las preguntas triviales significaba consultar grandes cantidades de obras de referencia impresas, los bibliotecarios de referencia se servían de guías profesionales de las colecciones de referencia de la biblioteca, capaces de dirigir a a la persona a la obra que mejor se ajustaba no sólo a su pregunta, sino también a su propio nivel de comprensión del tema en cuestión. Así en el momento actual los bibliotecarios pueden ayudar a los usuarios a comprender la credibilidad de una obra determinada, dirigirlos a puntos de vista alternativos cuando lo deseen e incluso realizar búsquedas especializadas para sus usuarios.

En el mundo académico, los bibliotecarios de referencia ayudan a los investigadores y alumnos  en la revisión de la literatura, en la identificación de materiales relevantes que el investigador ni siquiera sabía que existían e incluso actúa como un asistente de investigación.

Los bibliotecarios de referencia eran frecuentemente reverenciados en la cultura popular, porque guiaban a las personas hacia la información crítica que necesitaban. Incluso un episodio de los Honeymooners, el 29 de enero de 1955, presentaba a uno de los personajes principales llamando al escritorio de referencia de la Biblioteca Pública de Nueva York para obtener una visión general básica del hipnotismo y desacreditar las afirmaciones de que constituía una especie de control mental.

De hecho, se puede decir mucho sobre el papel que los bibliotecarios de referencia podrían desempeñar para ayudar a combatir las falsedades digitales dentro de sus comunidades en el mundo actual de la desinformación, y las “noticias falsas”.

Sorprendentemente, estos asistentes de investigación personalizados están disponibles gratuitamente para los usuarios de sus bibliotecas, ya que son uno de los innumerables recursos que las bibliotecas ofrecen a sus comunidades.

Lo más importante es que los bibliotecarios de referencia nos recuerdan la gran diferencia entre las bibliotecas y el Internet. Mientras que hoy en día las bibliotecas son a menudo descartadas como archivos arcaicos de libros de árboles muertos para alquilar, la realidad es que las bibliotecas nunca fueron sólo libros. Fundamentalmente las bibliotecas eran las personas y servicios que ayudaban a las comunidades a ser iluminadas y entretenidas por los materiales que ofrecían.

Internet proporciona un mundo de información al alcance de la mano, pero nadie que guíe a los usuarios a través de su vasto páramo de falsedades. Su caótica masa de hechos y ficción, opiniones e información, evidencia y rumores, sátira y realidad, conocimiento científico y conspiración pseudocientífica, reportajes honestos y falsedades con fines de lucro que se mezclan entre sí sin ninguna forma consistente de diferenciarlos. Los usuarios se ven obligados a valerse por sí mismos en esta tierra salvaje utilizando plataformas digitales construidas especialmente para promover las falsedades virales por encima de los hechos basados en la evidencia.

Las bibliotecas públicas se construyeron precisamente al revés: como centros comunitarios dotados de profesionales de la información local bien informados que estaban allí para ayudar a sus comunidades locales a hacer el mejor uso posible de los recursos disponibles.

Lo que es más importante, la naturaleza local de los bibliotecarios de referencia significaba que entendían las distintas necesidades locales de sus poblaciones y tenían tiempo para conocer a sus clientes individualmente, lo que les permitía personalizar las respuestas que ofrecían.

Por ello, Silicon Valley promociona con gran ironía los asistentes digitales de hoy en día como una oferta a la sociedad de algo que nunca había tenido antes: la capacidad de hacer a alguien una pregunta de referencia básica y obtener una respuesta.

Los asistentes digitales luchan por responder a las preguntas más básicas y regurgitan todo tipo de información incompleta e incorrecta obtenida de la web abierta. Lo más importante es que los asistentes de hoy sólo pueden responder a preguntas que ya tienen una respuesta publicada en algún lugar de la Web. Nuestros altavoces inteligentes y asistentes telefónicos no entienden realmente las preguntas que les hacemos, simplemente realizan lo que equivale a una glorificada búsqueda de similitud para encontrar breves pasajes de texto de la web abierta que se alinea mejor con nuestra pregunta o busca en un pequeño conjunto de bases de datos de referencia enlatadas para consultas comunes predefinidas. Si suficientes personas no han hecho la pregunta que nos interesa y han publicado una respuesta clara y concisa en la Web, nuestro asistente digital no puede responderla por nosotros, incluso si la respuesta en sí está disponible.

Por el contrario, los bibliotecarios de referencia son profesionales de la información capacitados que pueden responder a todo tipo de preguntas, incluso a aquellas que nunca se han planteado antes y que requieren una investigación original para ser respondidas.

Es notable que cuando se habla con muchos ingenieros involucrados en la construcción de los actuales asistentes digitales, tan pocos conozcan los servicios que ofrecen los bibliotecarios de referencia, por no hablar del hecho de que en realidad existe tal cosa como un bibliotecario de referencia, a pesar de que sólo en 2017 han respondido a casi 240 millones de consultas. Aún más notable es la cantidad de personas que parecen visualizar a los bibliotecarios de referencia como meros tecleos de preguntas en los motores de búsqueda y reenvíos en el primer resultado, con asistentes digitales que eliminan al intermediario, en lugar de la increíble gama de servicios y experiencia que realmente proporcionan.

Hay una enorme cantidad de información que Silicon Valley que podría aprender de los bibliotecarios de referencia. Una mejor comprensión del papel que desempeñan los bibliotecarios de referencia en sus comunidades locales y de la naturaleza centrada en la comunidad de su trabajo podría contribuir en gran medida a ayudar a Silicon Valley a comprender la importancia crítica de la comunidad y el usuario en el consumo de información. Las respuestas genéricas obtenidas a partir de las búsquedas de similitud a nivel de frase en la Web podrían mejorarse enormemente si los creadores de asistentes digitales recibieran formación bibliotecaria de referencia para comprender exactamente qué es lo que los usuarios buscan realmente en tales expertos.

Los asistentes digitales de hoy pueden responder a preguntas básicas como “en qué año aterrizamos en la luna” o “cuál era el verdadero nombre de Mark Twain”. Mientras que Silicon Valley promueve fuertemente estas capacidades como innovaciones que cambian la sociedad, para el mundo de las bibliotecas estas preguntas simplistas se conocen como preguntas de “referencia rápida” en las que las respuestas son bien conocidas y están fácilmente disponibles.

En contraste, a un bibliotecario de referencia se le podrían hacer preguntas como “Necesito información sobre la vida de Mark Twain” o “Necesito fuentes académicas de la crítica de Huckleberry Finn de 1900” o preguntas más complejas que requieran investigación como “¿Cómo influyó la infancia de Mark Twain en su escritura? Haz cualquiera de estas a un asistente de digital de Silicon Valley…

 

 

Roles y puestos de trabajo del nuevo bibliotecario en el entorno de la comunicación académica de la ciencia abierta

research-help

 

 Pontika, N., 2019. Roles and jobs in the open research scholarly communications environment: analysing job descriptions to predict future trendsLIBER Quarterly, 29(1), pp.1–20. DOI: http://doi.org/10.18352/lq.10282

 

Durante las dos últimas décadas, las bibliotecas universitarias han redefinido o creado nuevas responsabilidades para el personal. Esto les permitió adaptarse al desarrollo de la comunicación académica y, en consecuencia, ofrecer servicios eficientes a sus usuarios. Los llamamientos mundiales para que los resultados de la investigación sean abiertamente accesibles han cambiado el enfoque institucional, nacional e internacional y su constante evolución ha exigido la creación de nuevos puestos de investigación en las bibliotecas universitarias y de investigación. Este estudio informa sobre los resultados de un análisis de las descripciones de los puestos de trabajo en los servicios de investigación en el entorno de la ciencia abierta, tal y como se anuncian en las bibliotecas universitarias del Reino Unido.

Para ello,  se recopilaron anuncios de trabajo relacionados con el acceso abierto, los repositorios y la gestión de datos de investigación entre  marzo de 2015 a marzo de 2017. El análisis de los datos mostró que las principales responsabilidades del personal de apoyo a la investigación abierta eran: asegurar y facilitar el cumplimiento de las políticas de acceso abierto de los financiadores, mantener las herramientas que permiten el cumplimiento, crear informes y recopilar estadísticas que miden las tasas de cumplimiento y realizar actividades de enlace continuo con las partes interesadas en la investigación.

Está claro que los servicios sobre gestión de datos abiertos de investigación son un entorno complejo, que requiere una variedad de conjuntos de habilidades generales y específicas, mientras que a menudo un rol puede involucrar más de un área de especialización. Los resultados de este estudio podrían beneficiar a los futuros empleados y a las universidades que desean incorporar las habilidades de ciencia abierta en sus planes de estudio.

 

¿Cómo utilizan los bibliotecarios universitarios las métricas de impacto de la investigación?

zendesk_guide_customer_service_metrics_that_matter

 

How Do Academic Librarians Use Research Impact Metrics? post by Rachel Miles. The Bibliomagican,

Ver original

 

 

Rachel Miles, bibliotecaria de Research Impact del Instituto Politécnico de Virginia y de la Universidad Estatal, resume los resultados de una reciente encuesta nacional, dando una idea de cómo los bibliotecarios universitarios están utilizando las altmetrías en los Estados Unidos.

 

Altmetrícas ¿Qué está pasando?

“Hay un creciente interés en la altmétrica”

“Altmetrics se ha convertido en la más nueva herramienta entre los bibliotecarios universitrio.”

“La comunicación académica se está mejorando con el uso de la altmétrica”.

 

Es posible que hayas escuchado una o más de estas frases en los últimos años, especialmente si está en el campo de la comunicación académica. Sin embargo, tales afirmaciones traen a la mente anuncios del mismo tinte: “¡El gatchet más de moda y popular del mercado!” La mayoría de nosotros somos culpables de entusiasmarnos con la última tendencia, herramienta o gadget. En contraste, muchos de nosotros somos escépticos y críticos de las nuevas herramientas y métricas.

Formo parte de un equipo de investigación que quería comprobar si estas afirmaciones sobre el amor de los bibliotecarios por la altmétrica eran ciertas. Junto con Sarah Sutton (Emporia State University, Kansas, EE.UU.) y Stacy Konkiel (Digital Science, Minnesota, EE.UU.), ayudé a encuestar a bibliotecarios estadounidenses para determinar el conocimiento y uso real de la altmétricas entre los bibliotecarios universitarios de EE.UU.. También se encuestó a los bibliotecarios sobre su conocimiento y uso de otros tipos de indicadores de impacto de la investigación, como el recuento de citas, el Factor de Impacto de la Revista y la evidencia de impacto cualitativo. Este estudio (publicado recientemente en el Journal of Librarianship and Scholarly Communication) fue el primer estudio nacional a gran escala de este tipo.

Algunos de los resultados más interesantes de este estudio incluyen:

  • Los bibliotecarios universitarios que trabajan en tareas de apoyo a la  comunicación académica son más propensos a utilizar indicadores de impacto de la investigación, que otros bibliotecarios universitarios.
  • Existe un creciente interés entre los bibliotecarios universitarios de Estados Unidos por utilizar la altmétrica como indicador en los expedientes de promoción y acreditación académica en las instituciones que ofrecen apoyo a las tareas de investigación.
  • Los requisitos de acreditación y promoción del profesorado tienden a influir en la probabilidad de que los bibliotecarios utilicen el JIF y en el recuento de citas durante las consultas.

 

How do academic librarians use research impact metrics fig 1

 

Obviamente, los bibliotecarios que trabajan en las tareas de apoyo a la comunicación académica son más “expertos” en métricas que sus colegas. No es de extrañar por lo tanto que los bibliotecarios universitarios con tareas regulares de apoyo a la comunicación académica (tareas realizadas al menos una vez al mes) estuvieran más familiarizados con los indicadores de impacto de la investigación y, en general, los utilizaran con mayor frecuencia. La Tabla 1 refleja esta tendencia: un porcentaje mucho mayor de bibliotecarios con tareas de comunicación académica regulares respondieron “5 – Soy un experto” cuando se les pidió que clasificaran sus conocimientos sobre JIFs, conteos de citas, estadísticas de uso y altmetricas.

 

 

How do academic librarians use research impact metrics fig 2

Figura 1. Comparación entre el uso de los indicadores de impacto de la investigación por parte de los bibliotecarios en los expedientes de acreditación y promoción en el pasado  y el uso futuro previsto .

 

Los profesores quieren aprender sobre las métricas para fines de evaluación acumulativa, no formativa.

Aunque la investigación no evaluó directamente el uso de las métricas entre los académicos, sí se preguntó a los bibliotecarios universitarios sobre la probabilidad de abordar los indicadores de impacto de la investigación durante las consultas con la el profesorado. De acuerdo con las pruebas estadísticas, es mucho más probable que el JIF, los recuentos de citas, el índice h y, hasta cierto punto, las medidas cualitativas se aborden durante las consultas con el profesorado sobre cuestiones relacionadas con la permanencia en el cargo, la promoción y las subvenciones que durante las consultas sobre cuestiones relacionadas con la publicación. ¿Qué dice esto sobre el uso que hacen los profesores de los indicadores de impacto de la investigación?

 

How do academic librarians use research impact metrics fig 3

Figura 2. Diferencias entre la frecuencia con que se abordan los indicadores de impacto de la investigación durante las consultas individuales con el profesorado en relación con las cuestiones de publicación y la permanencia en el cargo, la promoción y las becas.

 

En primer lugar, no sabemos con certeza por qué se abordaron estos indicadores en particular durante las consultas; los miembros del profesorado podrían haber preguntado inicialmente sobre ellos, o los bibliotecarios podrían haberlos mencionado. Sólo sabemos que los indicadores fueron abordados por los bibliotecarios durante las consultas con el profesorado. Como mínimo, se puede concluir diciendo que la evaluación del impacto de la investigación puede ser más importante para lograr la permanencia en el cargo, la promoción y/o las subvenciones que para determinar la mejor manera de publicar y difundir la investigación.

Otros resultados significativos son aquellos que informan sobre las razones por las cuales los bibliotecarios usan el JIF y sus diferentes niveles de familiaridad con ciertos indicadores de impacto de la investigación. Además, se hace hincapié en la influencia de la acreditación y la promoción en función del compromiso de los investigadores con las mediciones del impacto de la investigación, y además sería necesario investigar más sobre la influencia de las prácticas actuales de evaluación de la investigación y los incentivos de carrera en los procesos académicos y científicos. Finalmente, y de manera importante, se hace una llamada a la comunidad bibliotecaria universitaria para que tome medidas en este importante y emergente campo para ayudar a influenciar y cambiar las prácticas actuales y promover un enfoque más saludable y responsable de la evaluación de la investigación.

 

El trabajo del bibliotecario de enlace: conexiones, conversaciones y visibilidad

 

hunt-600x498

 

Anna Marie Johnson “Connections, Conversations, and Visibility: How the Work of Academic Reference and Liaison Librarians is Evolving”. Reference & User Services Quarterly Vol 58, No 2 (2018)
DOI: 10.5860/rusq.58.2.6929

Texto completo

 

El trabajo de los bibliotecarios de referencia, de los bibliotecarios temáticos y de losde bibliotecarios de enlace está evolucionando rápidamente, en algunos casos. Este artículo ofrece una visión general de las nuevas funciones en las que estos bibliotecarios están involucrados, basada en una revisión exhaustiva de la literatura en estas áreas durante los últimos diez años. Si bien algunas de estas funciones han sido ampliamente recogidas en ensayos bibliográficos propios (gestión de datos, cambios en la enseñanza de conocimientos básicos sobre la información), este artículo intenta ofrecer una visión más amplia de la situación, además de destacar ejemplos prácticos de las maneras en que los bibliotecarios están tratando de forjar nuevas y diferentes conexiones con el profesorado y los estudiantes, facilitar conversaciones entre ellos y mantenerse visibles y relevantes en sus campus.

Cómo las bibliotecas universitarias garantizan la confianza en el proceso de investigación del siglo XXI

color-3207345_1280-1080x675

 

Laura Rothfritz ; Dorothea Strecker “How libraries secure trust in the research process of the 21st century” Elephant in the lab: Bold ideas and critical thoughts on science.

Ver original

 

El papel de las bibliotecas en el siglo XXI está cambiando. Una indicación es la aparición de nuevos servicios y perfiles de trabajo: las bibliotecas ofrecen servicios de apoyo a los investigadores durante todo el proceso de creación, publicación, difusión y descubrimiento de sus investigaciones. En países como Estados Unidos y el Reino Unido, las bibliotecas universitarias crean puestos especiales, llamados acertadamente “bibliotecarios de enlace” o de gestión de la comunicación académica. El perfil del puesto requiere competencias básicas en la gestión de publicaciones, políticas y mandatos de los financiadores, gestión de los derechos de publicación y la medición del impacto académico. Este conjunto de requisitos difiere considerablemente del trabajo de biblioteca tradicional  : hoy en día, los bibliotecarios se involucran en todo el proceso de investigación y en las condiciones del entorno de la publicación académica. En nuestra opinión, el papel de las bibliotecas en el proceso de investigación del siglo XXI es principalmente generar confianza en el proceso de investigación.

A continuación se exponen tres ejemplos de compromiso de la biblioteca con la confianza: alfabetización en comunicación académica, calidad de la información y seguridad jurídica.

ALFABETIZACIÓN EN COMUNICACIÓN ACADÉMICA

Si bien la cantidad de investigaciones publicadas se duplica cada nueve años (Van Noorden, 2014), la necesidad de comunicación científica y transferencia de conocimientos al público en general también está ganando atención (Wissenschaftsrat, 2016). Parte de esto es un proceso llamado comunicación académica, que se refiere a la creación, evaluación, difusión y preservación de publicaciones académicas (Association of College & Research Libraries, 2003).

Los bibliotecarios de enlace ayudan a los investigadores a encontrar una revista adecuada en la que publicar sus hallazgos y maximizar el impacto de sus publicaciones. De hecho, tener amplios conocimientos de los sistemas de comunicación académica hace que los bibliotecarios sean el aliado perfecto para los investigadores a la hora de publicar sus resultados. Además, los bibliotecarios tienen una larga tradición de apoyo a la alfabetización informativa, por lo que están acostumbrados a compartir conocimientos sobre cómo encontrar, evaluar y utilizar los recursos de información.

Lo mismo es aplicable cada vez más al apoyo a los investigadores para que fortalezcan su capacidad de comunicación académica: su capacidad para encontrar, evaluar y difundir sus investigaciones entre la comunidad, así como para comprender las diferentes formas en que se mide el impacto de la producción académica. Un estudio de anuncios de trabajo para puestos de biblioteca relacionados con la comunicación académica encontró que “instruction” era el término más utilizado en las descripciones de trabajo (Finlay et al., 2015).

La comunicación académica no es un campo fácil para los investigadores, especialmente en lo que se refiere a las editoriales y revistas. Aunque la mayoría de los bibliotecarios en general están trabajando para para mejorar el acceso a las publicaciones, también trabajan con los investigadores para protegerlos de ser presa de los llamados editores depredadores. Estos editores se aprovechan de la máxima “publica o perece” que prevalece en la ciencia y de la necesidad de que los académicos tengan que publicar para obtener financiación, reconocimiento y obtener evidencias científicas de cara a los procesos de acreditación académica.

Este modelo perjudicial aprovecha el pago de los gastos de procesamiento de artículos (APC) por parte del investigador por la publicación de su manuscrito Open Access. Las revistas depredadoras se presentan como revistas legales para el investigador, al tiempo que no ofrecen ninguna de las garantías de calidad que las revistas legítimas de acceso abierto ofrecen a cambio de los cargos de APC, como la revisión por pares, la capacidad de descubrimiento y el acceso a largo plazo. Puede resultar confuso para los investigadores distinguir la calidad y la reputación del modelo de negocio de las revistas: ya que los APC más altos no garantizan estándares de calidad más altos.

Los investigadores pueden consultar con los bibliotecarios antes de enviar un manuscrito a una revista, ya que los bibliotecarios tienen la capacidad de analizar la confiabilidad de las revistas. De hecho, la primera lista de editores depredadores en llevar un registro de revistas no autorizadas fue iniciada en 2008 por un bibliotecario de la Universidad de Colorado Denver-Jeffrey Beall. Rodeado de mucha controversia, Beall finalmente retiró la lista en enero de 2017, pero ha sido reencarnado por un grupo anónimo con un proyecto llamado “Stop predatory publishing” que se ejecuta en GitHub. Otras iniciativas para hacer frente a los bibliotecarios de publicaciones depredadoras y a los especialistas en información son el Directory of Open Access Journals (DOAJ), que indexa revistas de acceso abierto de alta calidad, y la campaña “Think, check, submit” (Piensa, comprueba, envía), que ayuda a los investigadores a identificar revistas de confianza.

CALIDAD INFORMATIVA

Las bibliotecas están equipadas para evaluar las fuentes de información, lo que sigue siendo el caso de los recursos de información digitales. Los bibliotecarios están capacitados para identificar e interpretar los metadatos, que describen la fuente de información. Pueden ayudar a los investigadores a averiguar si la información es realmente lo que parece ser (autenticidad), si ha sido alterada de alguna manera (integridad) y si ha sido proporcionada por una fuente confiable (procedencia).

En los últimos años, las bibliotecas han ampliado sus responsabilidades para incluir la . La calidad de los conjuntos de datos y su descripción (metadatos) son esenciales para su posible reutilización. La calidad de los metadatos está garantizada por la implementación de estándares, como el esquema de metadatos de DataCite. Al ofrecer la descripción y las diferentes versiones, cuyo esquema permite que otros entiendan y evalúen los conjuntos de datos.

Antes de la publicación de los resultados de la investigación, incluidos los datos de la investigación, varios financiadores exigen a los investigadores que redacten planes de gestión de datos (Data Management Plans o DMPs) que documenten la creación de conjuntos de datos, así como las estrategias para compartir y preservar (Harting y Soßna, 2016). Las bibliotecas han desarrollado una serie de herramientas para facilitar la redacción de estos planes.

La información fidedigna está en el centro de todo descubrimiento científico. Sin embargo, la ciencia está experimentando una crisis de replicación: la incapacidad de reproducir los resultados de la investigación. Según una encuesta publicada en Nature, la gran mayoría de los encuestados no lograron reproducir un experimento (Baker, 2016). Aunque la replicabilidad no es un indicador universal de la buena ciencia, como señala la mayor organización alemana de financiación de la investigación, la crisis de la replicación suscita debates sobre la confianza en los resultados de la investigación (Deutsche Forschungsgemeinschaft, 2017).

Las bibliotecas son socios importantes en el apoyo a estos debates productivos. Ofrecen servicios destinados a hacer que los datos de la investigación estén disponibles abiertamente y tienen el potencial de actuar como “centros de calidad de datos” (Giarlo, 2013). Al publicar los datos subyacentes y vincularlos a la publicación del texto, los resultados son más transparentes (Sayre y Riegelman, 2018). Los investigadores pueden fomentar la confianza en los resultados de la investigación aprovechando estos servicios y trabajando con los bibliotecarios durante el proceso de investigación y publicación.

 

SEGURIDAD JURÍDICA

La incertidumbre en cuanto a los aspectos legales es una barrera importante para la Ciencia Abierta. Las bibliotecas tienen una larga tradición en la mediación de los intereses de los investigadores y el derecho. Con el surgimiento de nuevas prácticas de investigación, las bibliotecas intentan incluir las necesidades actuales en este proceso.

En los últimos años, las cuestiones jurídicas se han puesto especialmente de manifiesto en el contexto de los datos de la investigación. A medida que los financiadores y las universidades abogan cada vez más por la publicación de datos de investigación, surgieron preocupaciones legales como la propiedad de los datos y la protección de la privacidad. Las bibliotecas alemanas son conscientes de estos problemas y están trabajando en material informativo y servicios de apoyo para los investigadores.

Otra fuente de incertidumbre es la llamada “ruta verde” de acceso abierto. Que serefiere a la práctica de subir a un repositorio una versión de un trabajo que fue publicado en una revista de pago y, por lo tanto, hacerla abiertamente disponible. Las políticas de las revistas con respecto al Acceso Abierto pueden ser confusas. Los investigadores que estén considerando subir su producción académica a los repositorios de Acceso Abierto pueden verse desanimados por esta área gris legal. A fin de aclarar la situación jurídica del acceso abierto en la ruta verde, el Bundestag alemán promulgó un derecho de publicación secundario para los titulares de derechos de autor en determinadas condiciones (Bruch y Pflüger, 2014). Las bibliotecas apoyan el acceso abierto ecológico proporcionando a los investigadores la información necesaria sobre las políticas de revistas (SHERPA/RoMEO), los repositorios de acceso abierto (OpenDOAR) y los derechos de publicación secundaria.

Los bibliotecarios dominan el uso de licencias de contenido abierto, como Creative Commons. Las licencias de contenido abierto permiten al propietario de los derechos de autor dar permiso a otros para compartir y utilizar una obra, a la vez que establecen claramente las condiciones para su (re)utilización. Por lo tanto, las licencias de contenido abierto son una herramienta esencial para que la investigación sea más inclusiva y transparente. Las bibliotecas pueden ayudar a los investigadores a elegir las licencias adecuadas para sus trabajos.

Otra área con implicaciones legales es el acceso a la información. En este momento, el acceso a los resultados de la investigación está sujeto a grandes transformaciones. Debido al aumento de los costos de suscripción a revistas, las bibliotecas están pasando de un modelo basado en suscripciones a otro basado en el acceso abierto. Al mismo tiempo, Sci-Hub, la mayor de las llamadas “bibliotecas en la sombra“, ofrece acceso a aproximadamente el 70% de toda la literatura académica con un DOI (Himmelstein et al., 2018).

Con el fin de proporcionar una base legal aceptable para el acceso a los resultados de la investigación, Project DEAL negocia acuerdos de licencia a nivel nacional con grandes editores. Casi 200 bibliotecas apoyan las negociaciones con Elsevier, uno de los mayores editores, cancelando las suscripciones. Las bibliotecas también promueven infraestructuras abiertas para el acceso abierto, como los sistemas de revistas abiertas. Al poner en común recursos financieros e iniciativas de financiación como la Open Library of Humanities, las bibliotecas apoyan la transición de las revistas existentes a un modelo de publicación de acceso abierto sin cargos de procesamiento de artículos en las humanidades.

 

CONCLUSIÓN

La digitalización del proceso de investigación y su difusión ha tenido efectos positivos, por ejemplo, en la mayor disponibilidad de los resultados de la investigación y en los nuevos enfoques para medir su impacto. Pero también ha provocado una serie de problemas a los que se enfrentan los investigadores. Debido a la gran cantidad de recursos de información disponibles a través de las nuevas formas de publicaciones académicas, puede ser difícil para los investigadores evaluar la calidad de las fuentes de información. También puede ser un desafío identificar revistas de alta calidad y conocer las implicaciones legales que ello conlleva. La confianza en los resultados de la investigación, las partes interesadas, las infraestructuras y los servicios son un requisito previo para la calidad de la investigación en general.

Aunque la confianza es difícil de medir, esta puede verse mejorada a través de relaciones de trabajo continuas. La confianza depende de las experiencias que se han adquirido a lo largo de estas asociaciones. Cuantos más investigadores y bibliotecarios trabajen juntos, mejor será la comprensión de las perspectivas de cada uno sobre las prácticas de investigación y la comunicación de los resultados de la investigación.

Los bibliotecarios pueden proporcionar una buena dosis de fiabilidad en diferentes áreas. Los investigadores y bibliotecarios pueden trabajar juntos para mejorar sus habilidades, y consecuentemente para mejorar la calidad de los resultados de la investigación.

Aunque estas colaboraciones pueden ser beneficiosas, todavía depende de ambas partes convertirse en socios colaborativos (StakeHolders). Recomendamos a los investigadores que trabajen en estrecha colaboración con los bibliotecarios, ya que pueden ofrecer una valiosa ayuda en todo el proceso de investigación. En consecuencia, los bibliotecarios también deberían desempeñar un papel más activo en la detección de las necesidades de los investigadores, ya que éstas pueden cambiar debido a las nuevas prácticas de investigación. Los bibliotecarios necesitan comunicar sus habilidades a los investigadores, ya que es posible que no las conozcan. Proponemos colaboraciones estrechas con miembros del profesorado que pueden actuar como multiplicadores entre sus colegas.

Si los investigadores y los bibliotecarios trabajan juntos, pueden confiar en el proceso de investigación del siglo XXI.

 

 

 

El papel de los bibliotecarios de enlace en la Gestión de Datos de Investigación

liaison_prof

Sapp, M. and A. Goben “Engaging Liaison Librarians: Identifying Impact of a Research Data Management Educational Intervention.” IFLA WLIC 2018 vol., n. (2018).

Texto completo

El apoyo a la gestión de datos de investigación (RDM) se ha desarrollado en las bibliotecas universitarias de EE.UU. durante casi una década, siguiendo los requisitos de la National Science Foundation 2011 para los planes de intercambio de datos. La mayoría de estos servicios han sido prestados por bibliotecarios de enlace, que se enfrentan a problemas de readaptación profesional y a la necesidad de una formación continua en actividades de investigación de datos y conocimientos especializados en la materia. Aunque existen recursos educativos introductorios, se han realizado pocas investigaciones sobre cómo se relacionan los bibliotecarios de enlace con este material; cómo evoluciona su trabajo de gestión de datos de investigación con el tiempo; la eficacia de una intervención educativa determinada; o sus necesidades o deseos educativos adicionales. El plan de la Association of College and Research Libraries, ACRL para la gestión de datos de investigación fue desarrollado por investigadores. Sin embargo, su eficacia está en el suministro de material educativo relevante para los bibliotecarios de enlace que participan en actividades de gestión de datos de investigación no ha sido probada.

Para abordar este problema, los investigadores desarrollaron una serie de encuestas en línea y reclutaron asistentes al Research Data Management Road Show. Se les pidió a los asistentes, antes de asistir, que respondieran a una breve encuesta para evaluar el conocimiento, el comportamiento y las actitudes actuales. Después de su participación en el Road Show, se invita a los asistentes a responder a las encuestas entre el primer y sexto mes para identificar los cambios en el conocimiento, comportamiento y actitudes con respecto a la gestión de los datos de la investigación y el impacto percibido del evento. Los datos del primer año evalúan los resultados de ocho exposiciones itinerantes, siete celebradas en los EE.UU. y una en un lugar internacional, lo que permite comprender las necesidades educativas identificadas de los bibliotecarios de enlace en materia de RDM.

Más allá de santos, espías y vendedores: nuevas analogías para los programas de enlace en bibliotecas

university-librarian

Barr, Peter ;  Tucker, Anthea. “Beyond saints, spies and salespeople: new analogies for library liaison programmes“. the Library with the Lead Pipe, 2018

Texto completo

Las bibliotecas universitarias del Reino Unido están poniendo cada vez un mayor énfasis en el compromiso y la creación de relaciones con los académicos. Los intentos de articular este compromiso se basan en las analogías propias del lenguaje del mundo comercial. Sin embargo el uso lenguaje procedente del ámbito comercial a veces produce cierto rechazo, tanto entre profesores como entre bibliotecarios, por lo que sería conveniente establecer una aprximación diferente para describir el trabajo del bibliotecario de enlace. Por lo tanto, las bibliotecas requieren un vocabulario más complejo que el de las empresas para definir y articular su trabajo en los programas de enlace.