Archivo de la etiqueta: Medios de comunicación

Historia de las Telecomunicaciones

Historia de las Telecomunicaciones. Madrid: Fundación Telefónica, 2021

Texto completo

Esta guía está dirigida a todas las personas interesadas en profundizar y conocer un poco más la exposición Historia de las Telecomunicaciones. Colección Histórico-Tecnológica de Telefónica. En ella hemos planteado diversas cuestiones, seleccionado algunas piezas de la exposición y proponemos actividades para poder realizar antes o después de la visita, por lo que se convierte en una herramienta didáctica tanto para familias, jóvenes, docentes o público general.

La exposición Historia de las Telecomunicaciones. Colección Histórico-Tecnológica de Telefónica recorre la evolución de la comunicación a distancia, poniendo especial interés en la situación de la telefonía en España. Una selección de 50 piezas desde los telégrafos de finales del siglo XIX a los móviles de última generación, distribuidas cronológicamente en siete bloques, sitúa al visitante en el centro mismo de la tecnología, de su historia y de su aplicación a las telecomunicaciones, mostrando el impacto cultural y social que dichos avances llevaron consigo.

Se trata de un viaje en el tiempo que ofrece una visión global del nacimiento de las telecomunicaciones, de sus primeros años de andadura hasta llegar a nuestros días: un mundo en comunicación total, de redes intangibles, cuya naturaleza instantánea y global está modificando nuestra vida.

Las cuatro leyes de los medios de comunicación de Marshall McLuhan

En su libro “La Aldea globa”, Marshall McLuhan utiliza una tétrada para examinar los efectos que tiene en la sociedad la aplicación de cualquier tecnología/medio, dividiendo sus efectos en cuatro categorías y mostrándolos simultáneamente. Planteándose cuatro preguntas ante a las cuales debemos responder ante cualquier tecnología disruptiva:

La tétrada consta de cuatro preguntas.

¿Qué mejora el medio?
¿Qué es lo que el medio hace obsoleto?
¿Qué recupera el medio que había quedado obsoleto anteriormente?
¿En qué se convierte el medio cuando se le lleva al extremo?

Las leyes de la tétrada se plantean simultáneamente, no de forma sucesiva o cronológica. McLuhan se aparta de la teoría de los medios de comunicación de Harold Innis al sugerir que el cambio disruptivo de un medio se “acelera”, o se invierte en una forma opuesta, cuando se lleva a su extremo. Innis establece una doble división de los medios: los que están ligados al tiempo (manuscritos, comunicación oral) y los que están ligados al espacio, esto es, a la diseminación espacial que proporcionan los soportes tecnológicos (desde la imprenta a los medios electrónicos).

Segun Malcuhan en su obra The New Science “Descubrimos que todo lo que el hombre hace y realiza, cada proceso, cada estilo, cada artefacto, cada poema, canción, pintura, truco, artilugio, teoría, tecnología – cada producto del esfuerzo humano – manifestaba las mismas cuatro dimensiones”.

Visualmente, una tétrada puede representarse como cuatro diamantes que forman una X, con el nombre de un medio en el centro. Los dos diamantes de la izquierda de una tétrada son las cualidades de Mejora y Recuperación del medio, ambas cualidades de Figura. Los dos diamantes de la derecha de una tétrada son las cualidades de Obsolescencia y Reversión, ambas cualidades de Tierra.

La tétrada a de los efectos de los medios de comunicación de Marshall McLuhan

Potenciación: Lo que el medio amplifica o intensifica. Por ejemplo, la radio amplifica las noticias y la música a través del sonido.

Obsolescencia: Lo que el medio hace perder protagonismo. La radio reduce el protagonismo de lo impreso y lo visual.

Recuperación: Lo que el medio recupera que antes se había perdido. La radio devuelve la palabra hablada al primer plano.

Reversión: Lo que el medio hace cuando se le lleva a sus límites. La radio acústica se convierte en televisión audiovisual

Espacio ABIM, la biblioteca en los medios de comunicación con Silvina Noguera – Planeta Biblioteca 2021/03/24

This image has an empty alt attribute; its file name is silvina.jpg

Espacio ABIM, la biblioteca en los medios de comunicación con Silvina Noguera – Planeta Biblioteca 2021/03/24

ESCUCHAR

Ir a descargar

Espacio ABiM es un programa primero de radio y actualmente de televisión de la Asociación de Bibliotecarios de Misiones que presenta Silvina Noguera, presidenta de ABiM (Asociación de Bibliotecarios de Misiones Bibliotecaria – Documentalista – Diplomada en Cultura Digital, con reconocimiento Internacional como Comunicadora por la ECO Escuela Chilena de Oratoria presentadora del programa de TV #EspacioABiM. Con ella hablamos de cómo y cuando surge espacio ABIM, qué temas y cual es la estructura que aborda el programa, que recepción tiene el programa, la importancia de la biblioteca como un medio de comunicación social, sistemas de promoción que utilizan y como no, también algunas anécdotas.

Enseñar con los medios de comunicación.

3. Schnittstelle Medien – Bildung in: Teaching Media

Kampmann, E., et al. Teaching Media. Bielefeld, Transcript Verlag, 2017.

Texto completo

Hoy en día, los medios de comunicación determinan la vida escolar diaria en clase y en el patio de la escuela. Por otra parte, sin embargo, a menudo existe incertidumbre acerca de cómo se pueden utilizar “adecuadamente” los medios de comunicación, qué son realmente los medios de comunicación y qué es lo que pueden lograr. ¡Este libro te hace apto para una educación mediática competente en la escuela! Los futuros y experimentados profesores reciben una visión histórica de las controversias en torno a las oportunidades y los peligros del uso de los medios de comunicación, una selección de extractos anotados de textos clásicos sobre la reflexión sobre los medios de comunicación y sugerencias concretas para la enseñanza relacionada con los medios de comunicación. La presentación comprensible de los conceptos, desarrollos y hallazgos centrales de la teoría e historia de los medios de comunicación, orientada a las necesidades de las lecciones escolares, hace que este volumen sea de lectura obligatoria para los estudiantes de pedagogía, los profesores en formación y los profesores de diversas disciplinas.

Escuchar la radio es lo más cercano a la lectura

Falsos inventores (III): Guillermo Marconi

“Escuchar la radio es lo más cercano a la lectura. Como el libro, la radio cuenta sugiriendo, ofrece pistas en las que se pone en juego la imaginación. Es el contraste habitual: la radio estimula porque es erótica, la televisión es explícitamente pornográfica.”

Tommaso Labranca

Los personas que que se informan fundamentalmente en redes sociales están menos comprometidos y menos informados

 

pj_2020.07.30_social-media-news_00-01

 

Americans Who Mainly Get Their News on Social Media Are Less Engaged, Less Knowledgeable. New York: Pew Research, 2020

Texto completo

 

Aquellos que confían en las redes sociales para recibir noticias tienen menos probabilidades de obtener los datos correctos sobre el coronavirus y política, y es más probable que tengan en cuenta afirmaciones no probadas.

 

El auge de las redes sociales ha cambiado el panorama de la información de múltiples maneras, incluida la forma en que muchos estadounidenses se informan de los eventos actuales. De hecho, las redes sociales se encuentran ahora entre las fuentes más comunes donde las personas, especialmente los adultos más jóvenes, reciben sus noticias políticas.

Un nuevo análisis de las encuestas realizadas por el Centro de Investigación Pew entre octubre de 2019 y junio de 2020 revela que quienes confían más en las redes sociales para informarse de las noticias políticas se distinguen de otros consumidores de noticias de varias maneras. Por ejemplo, estos adultos estadounidenses tienden a ser menos propensos que otros consumidores de noticias a seguir de cerca las principales noticias, como el brote de coronavirus y las elecciones presidenciales de 2020 . Y, quizás vinculado a eso, este grupo también tiende a ser menos conocedor de estos temas.

Demográficamente, los adultos estadounidenses que dependen más de las redes sociales para recibir noticias tienden a ser más jóvenes, tienen menos probabilidades de ser blancos y tienen niveles de educación más bajos que aquellos que utilizan principalmente otras plataformas.

En general, este grupo tiende a prestar menos atención a las noticias que aquellos que confían en la mayoría de las otras fuentes de información alternativas. A principios de junio de este año, solo el 8% de los adultos de EE. UU. Que reciben la mayoría de sus noticias políticas de las redes sociales dicen que siguen las noticias sobre las elecciones de 2020 “muy de cerca”, en comparación con aproximadamente cuatro veces más entre los que recurren más a TV por cable (37%) e impresos (33%).

 

 

Encuesta Deloitte sobre consumo de medios digitales post COVID-19

 

cq5dam.web_.1440.660

 

Digital media trends survey, 14th edition COVID-19 accelerates subscriptions and cancellations as consumers search for value, 2020

Ver completo

Antes y después del COVID-19, los consumidores cargaron suscripciones de medios pagos y servicios gratuitos de muestra. A medida que crecen los costos, la competencia y la competencia de las suscripciones, sus opciones hoy podrían dar forma a la industria para la próxima década

Los consumidores estaban añadiendo, muestreo, y la cancelación del servicio en busca del mejor valor por su tiempo y dinero. Se suscribieron a un promedio de 12 servicios de medios y entretenimiento, a la vez que buscaron más entretenimiento gratuito y subsidiado, como la transmisión de video con publicidad. Con tantas opciones de entretenimiento, la competencia para atraer y retener clientes.

El consumo de medios ahora es más fluido y las 24 horas.. Lo que encontramos es que la historia de COVID-19 no es tanto “antes y después” como “antes y más rápido “.

Al mismo tiempo, es más difícil mantener a los clientes, más están cancelando los servicios. Las ofertas introductorias de tarifas gratuitas o reducidas, junto con contenido original atractivo, están atrayendo a suscriptores. Pero es probable que cancelen un servicio si el contenido se agota y no pueden justificar el precio total. El surgimiento de alternativas gratuitas, respaldadas por publicidad, hace que sea aún más crítico que los servicios de suscripción brinden valor, especialmente porque se enfrentan a la creciente competencia de los servicios de video en vivo y los videojuegos.

La situación es particularmente grave para las salas de cine, los deportes y los eventos en vivo que tuvieron cierres durante la crisis. Tienen el desafío de mantener el compromiso y la confianza, y competir con el costo, la comodidad. Es probable que las presiones aumenten cuando los consumidores tienen menos dinero para gastar: el 39% de los encuestados de COVID-19 informaron una disminución en los ingresos de sus hogares desde que comenzó la pandemia.

La desconfianza en los medios y la preocupación social por la proliferación de bulos.

 

prensa-espanola

 

Digital News Report 2020. Pamplona: Universidad de Navarra, 2020

Texto completo

 

Se debilita la confianza en los medios, resisten las marcas periodísticas y emerge el periodismo local.

 

Digital News Report 2020 global muestra un incremento tanto de la desconfianza en los medios como de la preocupación social por la proliferación de bulos. España no es una excepción y sólo un 36% de los internautas españoles declara confiar habitualmente en las noticias. Se trata del nivel más bajo de credibilidad informativa desde 2015 (34%) y siete puntos menos que el año pasado. Ni siquiera la confianza en los propios medios que los encuestados consumen –habitualmente más elevada- se salva de este declive y apenas un 42% confía en ellos, 6 puntos menos que en 2019. También los medios sociales o los buscadores de noticias pierden credibilidad entre los usuarios españoles: sólo un 23% y un 32% se fían de ellos, respectivamente.

Desde 2017, la confianza en las noticias ha caído 15 puntos, pasando del 51% al 36% en el 2020. Prácticamente, el porcentaje de los que declaran fiarse habitualmente de las noticias es similar al de los escépticos con la información publicada en España.

Al igual que en ediciones previas del informe, existe una gran desconfianza informativa entre los más jóvenes. Los datos muestran una brecha generacional entre los menores y los mayores de 35 años. Sólo un tercio de los primeros se fía de los medios de información frente al 44% de los segundos o un 41% de los mayores de 55 años. Como puede verse en el siguiente gráfico, a mayor edad, mayor es la confianza en las noticias (y viceversa).

Además de la edad, la autoubicación política influye también el grado de confianza en las noticias. Aquellos que se sitúan en los extremos ideológicos (derecho o izquierdo) apenas confían habitualmente en los medios (véase siguiente gráfica), frente a una mayor confianza en las posiciones políticas más moderadas.

A la pérdida de confianza en las noticias en general le ha acompañado la caída en la credibilidad que los usuarios españoles tienen en los denominados medios sociales como Twitter, Facebook, y en los buscadores de noticias como Google: sólo un 23% de los encuestados españoles confía en los medios sociales y un 32% lo hace en los buscadores.

Algunos datos clave:

  • El 36% de los usuarios españoles se fía habitualmente de las noticias, el nivel más bajo desde 2015. También decae la confianza en la información distribuida por redes sociales (23%) o buscadores (32%).
  • A pesar de ser su canal favorito para informarse, sólo un 24% de los más jóvenes confía en las redes sociales, 13 puntos menos que en 2019.
  • Las principales marcas periodísticas españolas siguen gozando de una notable confianza por parte de los internautas.
  • Los diarios locales y regionales son los medios más creíbles para la mayoría de los encuestados.

La respuesta y el papel de la industria de medios, entretenimiento y cultura en una sociedad en crisis

 

gcrfbdi-xvjauewveygyckjkl5c7fexbso7v3qxxc2a

 

The Media, Entertainment And Culture Industry’s Response And Role In A Society In Crisis. World Economic Forum  Accenture, 2020

Texto completo

 

COVID-19 continúa desarrollándose con una profunda conmoción en toda la industria de los medios. A una velocidad extraordinaria, ha interrumpido la oferta y la demanda, la fuerza laboral y las operaciones comerciales, la monetización, el ecosistema de la industria y la salud emocional y física de la comunidad de la industria. Las primeras prioridades han sido adaptarse para garantizar la continuidad del negocio y apoyar a la sociedad, los trabajadores y los clientes.

La Plataforma del Foro para dar forma al futuro de los medios, el entretenimiento y la cultura, ha convocado a ejecutivos de nivel C del ecosistema de los medios para identificar las principales respuestas a la crisis a corto plazo y ayudar a reconstruir mejor a mediano y largo plazo. En el primero de una serie de documentos sobre lo que significará COVID-19 para la industria de los medios y el entretenimiento, este informe, en colaboración con Accenture, explora el papel de la industria en una sociedad en crisis y cómo los esfuerzos de las compañías pueden avanzar en la recuperación para la resistencia a largo plazo.

 

Noticias falsas, prensa y libertad de información en la era Trump

 

existentialmedia

 

“Los medios de comunicación ahora tienden a informar sobre la política como si fuera un deporte. Es A o B, un ganador o un perdedor, un juego de suma cero. Este es el juego del partidismo. Tal vez, también, es la historia fácil de contar, que requiere poco en el camino del análisis o la consecuencia. Podría decirse que los medios de comunicación han cambiado a otra cosa nueva: ahora cubren la política como los ·reality shows”. Se trata del espectáculo, la indignación, el drama. Incluso los propios periodistas se preguntan si han ido demasiado lejos. Una cosa es que un presidente se queje de la injusticia de los medios y niegue sus citas con “strippers”, o reclame una grandeza sin igual. Es otra cosa totalmente distinta es restarle importancia a la gravedad de una emergencia de salud pública”.

Jamie LaRue ,  director de la biblioteca pública de Colorado, ex director de la Fundación Freedom to Read y de la Oficina de Libertad Intelectual de la ALA, y consultor y conferencista.

 

LaRue, James. News We Can Lose? The Office for Intellectual Freedom of the American Library Association

May 12, 2020

Ver original

 

Una de las muchas ironías de la presidencia de Trump es que debe su victoria electoral, así como su continuo dominio en las noticias, precisamente a la gente a la que ataca: los medios de comunicación. En 2016, según varios informes, gastó mucho menos que los anteriores candidatos presidenciales republicanos en publicidad en las redes. Sin embargo, se estima que obtuvo unos 5.000 millones de dólares en “ingresos por trabajo” – por las menciones de los medios de comunicación que no pagó. “Recibió 5.600 millones de dólares durante toda su campaña, más que Hillary Clinton, Bernie Sanders, Ted Cruz, Paul Ryan y Marco Rubio juntos”, según información de TheStreet..

Entonces, ¿cómo sucedió eso? Una explicación es que los medios de comunicación tienden a informar sobre la política como si fuera un deporte. Es A o B, un ganador o un perdedor, un juego de suma cero. Este es el juego del partidismo. Tal vez, también, es la historia fácil de contar, que requiere poco en el camino de análisis o consecuencia aparente.

Podría decirse que los medios de comunicación han cambiado a algo nuevo: ahora cubren la política como los reality shows. Ya ni siquiera se trata de ganadores y perdedores. Se trata del espectáculo, la indignación, el drama. En 2016, mientras que la cobertura de noticias de Trump tendía a ser más negativa que la de Clinton, “los diversos escándalos de correos electrónicos relacionados con Clinton fueron más comentados que todos los escándalos de Trump juntos”. Sin embargo, Trump obtuvo muchas más menciones sobre todo, y “menciones” es igual a compartir el pensamiento. Trump continúa captando nuestra atención. Sólo en el primer mes de su presidencia, enero de 2017, sus ingresos fueron “un estimado de 817 millones de dólares”.

Y ahora, hoy, mientras la nación se enfrenta a más de 1,1 millones de casos confirmados de COVID-19 y a más de 68.000 muertes, Trump sigue desplazando a las reuniones informativas diarias de la Casa Blanca sobre la pandemia. De hecho, Trump se jactó de los “ratings”, en los que llegó a unos 12 millones de espectadores.

Sin embargo, incluso los propios periodistas se preguntan si han ido demasiado lejos. Una cosa es que un presidente critique la injusticia de los medios, niegue sus citas con “strippers” o reclame una grandeza sin igual. Es algo completamente diferente a minimizar la gravedad de una emergencia de salud pública, o instar al uso de medicamentos no probados y potencialmente mortales, o sugerir que los desinfectantes pueden tomarse internamente. Tal presidente se convierte en una amenaza pública activa.

Más de 100.000 personas, así como varios destacados expertos de los medios de comunicación, e incluso el Wall Street Journal, han pedido que simplemente se deje de llevar a los “prescriptores” presidenciales (conferencias de prensa). Por un lado, lo que el presidente dice es, o podría ser, una noticia. Por otro lado, eso puede no ser excusa para proporcionar una plataforma gratuita que es a la vez un mitin de campaña no remunerado, y se convierte en una fuente de preocupante desinformación pública.

Los medios conservadores, por supuesto, ven las cosas de manera diferente. Para Sean Hannity, los liberales de los medios temían que Trump pareciera “demasiado presidencial”.

Así que consideremos el asunto claramente: si los medios de comunicación nacionales dejan de cubrir las supuestas sesiones informativas sobre el coronavirus de Trump, si sólo presentan a los expertos médicos y resumen las declaraciones de Trump en lugar de transmitirlas en vivo, ¿eso es censura?

La respuesta, por supuesto, es no. Primero, la Primera Enmienda no puede dictar lo que las entidades privadas deben decir o cubrir. Los periódicos y las estaciones de televisión también tienen derecho a hablar libremente. Y aunque al presidente le duela no ser el centro de atención de un anuncio de televisión, eso no crea una obligación por parte de nadie más.

Además, el hecho de que se le niegue esa única salida apenas silencia a Donald Trump. De hecho, es difícil saber dónde se podría ir para evitar escuchar sobre él.

¿Tienen los medios de comunicación al menos la responsabilidad de proporcionar “la otra cara” de un argumento, si Trump habla, bajo una doctrina de “tiempo igual”? De nuevo, la respuesta es no. Si los medios de comunicación aceptan publicidad política de un partido, tienen que proporcionarla a los oponentes al mismo tiempo. Pero, de nuevo, el gobierno no puede obligar a un medio de comunicación a cubrir una historia particular, o a cubrirla de una manera particular, o con un determinado elenco de personajes.

En cierto modo, todo esto plantea muchas preguntas sobre cuál es realmente el propósito de la prensa, como el propósito de la biblioteca. ¿Una ciudadanía informada? ¿Ganancia? ¿El bien público? ¿El entretenimiento? ¿Ser la herramienta de aquellos con intereses poderosos? ¿Para sostener el espejo del narcisista?