Archivo de la etiqueta: Desinformación

Actas del 17º Colóquio Habermas y 8º Colóquio de Filosofia da Informação

Anais do 17º Colóquio Habermas e 8º Colóquio de Filosofia da
Informação / 17º Colóquio Habermas e 8º Colóquio de Filosofia da
Informação, 14-16 de setembro 2021
, Rio de Janeiro, Brasil; organizado
por Clóvis Ricardo Montenegro de Lima et al. Rio de Janeiro: Salute, 2021

Texto completo

XVII Coloquio Habermas y el VIII Coloquio de Filosofía de la Información, celebrado entre el 14 y el 16 de septiembre de 2021: «Patologías de la razón y derechos sociales durante la pandemia». Aunque, como suele ocurrir todos los años, los actos acogen diversas aportaciones de la obra de Habermas y de otros destacados pensadores críticos (en particular, este año, aportaciones sobre la teoría de la justicia de John Rawls, dado el aniversario de su principal obra), queremos que el espacio de discusión de los actos sirva para una reflexión cualificada y colectiva sobre las causas y consecuencias económicas, sociales y medioambientales de la pandemia. Es necesario investigar y discutir las responsabilidades (y los medios de vida) de los Estados, los mercados y los ciudadanos para controlar la propagación de la enfermedad y reducir sus daños.

Hay que discutir y evaluar profundamente los obstáculos que los imperativos del dinero y del poder, especialmente en la forma actual del capitalismo neoliberal, representan para la protección de la vida y el trabajo y la preservación de la dignidad en el contexto excepcional de la pandemia. Cabe destacar el papel de la esfera pública y de los filósofos y científicos como intelectuales públicos en la lucha contra la desinformación y la negación y en la orientación sobre las formas de enfrentar colectiva y solidariamente los desafíos locales y globales de la tragedia sanitaria. También les corresponde debatir el papel que pueden y deben desempeñar los derechos sociales y las políticas, especialmente las dirigidas a los grupos sociales más vulnerables, para paliar o superar los efectos de las patologías sociales que surgen o se agravan con la pandemia.

El futuro de los espacios digitales y su papel en la democracia.

Andreson, Jana ; Lee, Raine. The Future of Digital Spaces and Their Role in Democracy. Pew Research nov. 2021

Texto completo

Muchos expertos afirman que los espacios públicos en línea mejorarán significativamente en 2035 si los reformistas, las grandes empresas tecnológicas, los gobiernos y los activistas abordan los problemas creados por la desinformación y el discurso tóxico. Otros esperan que continúen los problemas, ya que las herramientas y los foros digitales se utilizan para explotar las debilidades de las personas, avivar su rabia y separarlas.

Los que se preocupan por el futuro de la democracia centran gran parte de su ansiedad en la forma en que las cosas que ocurren en los espacios públicos en línea están dañando la deliberación y el tejido de la sociedad. Sin duda, miles de millones de usuarios aprecian lo que Internet hace por ellos. Pero el clima en algunos segmentos de las redes sociales y otros espacios en línea ha sido calificado como un «basurero» de veneno, desinformación, teorías conspirativas e incitaciones a la violencia.

Las plataformas de las redes sociales están siendo criticadas por su papel en todo esto. Tras el atentado del 6 de enero de 2021 en el Capitolio de Estados Unidos, un panel del Congreso solicitó que Facebook, Google, Twitter, Parler, 4chan, Twitch y TikTok publicaran todos los registros relacionados con la desinformación en torno a las elecciones de 2020, incluidos los esfuerzos por influir o anular los resultados de las elecciones presidenciales. En septiembre de 2021, una serie de cinco partes en The Wall Street Journal expuso detalles que parecen demostrar que Facebook ha permitido la difusión de información errónea, desinformación y toxicidad que ha dado lugar a la violencia étnica y el daño a las adolescentes y ha socavado los esfuerzos de vacunación COVID-19. Y la fuente de The Journal, la denunciante de Facebook Frances Haugen, siguió diciendo al Senado de Estados Unidos que había hecho público su explosivo material «porque creo que los productos de Facebook perjudican a los niños, avivan la división y debilitan nuestra democracia».

La preocupación por el aumento del tono agrio y las interacciones dañinas y manipuladoras en algunos espacios en línea, así como la inquietud por el papel de las empresas tecnológicas en todo esto, han generado esfuerzos por parte de los activistas tecnológicos para tratar de rediseñar los espacios en línea de manera que faciliten el debate, mejoren el civismo y proporcionen seguridad personal.

Una selección de estas iniciativas se describen en un artículo publicado en la primavera de 2021 en The Atlantic Monthly por Anne Applebaum y Peter Pomerantsev. Entre las soluciones sugeridas que se documentan en el artículo:

  • La creación de una versión en Internet de los medios de comunicación públicos en la línea de PBS y NPR;
  • Un “Middleware” que permita a las personas establecer un algoritmo que les proporcione el tipo de experiencia de Internet que desean, quizás sin los efectos secundarios distópicos;
  • Sistemas de votación en línea que favorezcan los contenidos que puedan empujar a los partidarios hacia el consenso, en lugar de polarizarlos;
  • Una «declaración de derechos» en Internet que permita una «identidad autosuficiente» que permita a las personas permanecer en el anonimato en línea, pero que elimine a los bots; y
  • Sistemas de «comunicación constructiva» establecidos para reducir la ira y salvar las diferencias.

A la luz de las conversaciones actuales sobre la necesidad de repensar y rediseñar los espacios públicos en línea, el Pew Research Center y el Imagining the Internet Center de la Universidad de Elon preguntaron a los expertos cómo esperan que evolucione la esfera pública digital para 2035. Unos 862 innovadores tecnológicos, desarrolladores, líderes empresariales y políticos, investigadores y activistas respondieron a esta pregunta concreta:

De cara a 2035, ¿cambiarán los espacios digitales y el uso que la gente hace de ellos de forma que sirvan significativamente al bien público?

Alfabetización y pedagogía en la era de la desinformación

Literacy and Pedagogy in an Age of Misinformation and Disinformation. Edited by Tara Lockhart, Brenda Glascott, Chris Warnick, Juli Parrish, and Justin Lewis. Parlor Press, 2021

Texto completo

Este libro es el producto de seis años de lucha sobre cómo los educadores de alfabetización y los activistas pueden entender y enfrentar -con sus estudiantes y sus comunidades- la desinformación. Impulsados por los acontecimientos y el panorama informativo que precedieron, rodearon y siguieron a las elecciones presidenciales de 2016 en Estados Unidos, junto con otros cambios culturales y tecnológicos de mayor envergadura.

Corregir públicamente la información errónea en Twitter aumenta el intercambio posterior de contenido tóxico, partidista y de baja calidad

Mohsen Mosleh. Perverse Downstream Consequences of Debunking: Being Corrected by Another User for Posting False Political News Increases Subsequent Sharing of Low Quality, Partisan, and Toxic Content in a Twitter Field Experiment. CHI ’21: Proceedings of the 2021 CHI Conference on Human Factors in Computing SystemsMayo 2021Artículo nº: 182Páginas 1-13https://doi.org/10.1145/3411764.3445642

Texto completo

Corregir públicamente la información errónea en Twitter no es lo que se debe hacer. Esta es la conclusión de los investigadores del MIT que intentaron corregir cortésmente las publicaciones flagrantemente falsas en las redes sociales.

“Lo que encontramos no fue alentador”, dice el coautor Moshen Mosleh, un investigador afiliado de la Sloan School of Management del MIT, cuyo estudio apareció esta semana en Nature. Las correcciones educadas a los tweets inexactos en los hechos desencadenaron una avalancha de información errónea y lenguaje tóxico. «Retwittearon noticias que tenían una calidad significativamente más baja y un sesgo partidista más alto, y sus retweets contenían un lenguaje más tóxico».

La corrección puede hacer que los usuarios estén más atentos a la precisión, mejorando así su posterior intercambio. Alternativamente, es posible que las correcciones no mejoren el intercambio posterior, o incluso sean contraproducentes, al hacer que los usuarios se sientan a la defensiva o al desviar su atención de la precisión (por ejemplo, hacia varios factores sociales). En el estudio se identificaron 2.000 usuarios que compartieron noticias políticas falsas en Twitter y respondieron a sus tweets falsos con enlaces a sitios web de verificación de hechos. Se encontraron evidencias causales de que la corrección disminuye la calidad y aumenta la inclinación partidista y la toxicidad del lenguaje de los retweets posteriores de los usuarios (pero no tiene un efecto significativo en los tweets primarios).

Información, desinformación, bibliotecas y usuarios del siglo XXI

Morales Campos, Estela Mercedes. Información, desinformación, bibliotecas y usuarios del siglo XXI. Ciudad de México: IBI, 2021

Texto completo

El acercamiento al tema de la información y la desinformación y su relación con los usuarios obliga a considerar este enfoque en su contexto social; asimismo, obliga a tomar en cuenta tanto al usuario que va a requerir los contenidos informativos de acuerdo con su actividad, escolaridad, horizonte socioeconómico, sistema político, diversidad ideológica, religiosa y étnica, así como la influencia de tales elementos en las plataformas tecnológicas que facilitan y potencian el acceso a estos contenidos en grados de especificidad no pensados en el pasado reciente y su impacto en los usuarios del siglo XXI. Dadas estas circunstancias, el Seminario de Información y Sociedad tomó como tema de estudio y análisis, durante 2019 y 2020, la información y la desinformación, y privilegia en esta obra el enfoque de la Bibliotecología y los Estudios de la Información y su relación con otras áreas disciplinarias.

Programa de comunicación e información 2021

Communication and information programme – UNESCO Biblioteca Digital. (n.d.). Retrieved February 4, 2021

Texto completo

«En un momento de profunda transformación, desigualdad y agitación, la UNESCO ha redoblado sus esfuerzos para garantizar la libertad de expresión, el acceso a la información y el desarrollo digital inclusivo en todo el mundo. Sin embargo, aún queda mucho por hacer. Hacemos un llamamiento a todos los Estados Miembros y socios para que se unan a nosotros y apoyen nuestra acción para garantizar que la comunicación y la información puedan mantenerse como un bien común y una piedra angular de sociedades sanas y democráticas».

Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO

En el ámbito de la comunicación y la información, la UNESCO defiende y promueve la libertad de expresión, la independencia y el pluralismo de los medios de comunicación, así como la creación de una cultura de la información y el pluralismo de los medios de comunicación, así como la construcción de sociedades del conocimiento integradoras basadas en el acceso universal a la información y el uso innovador de las tecnologías digitales.

Medios de comunicación social: desinformación y moderación de contenidos

Social Media: Misinformation and Content Moderation. Issues for Congress. New Report from the Congressional Research Service, 2021.

Texto completo

Las plataformas de medios sociales difunden información rápidamente a miles de millones de usuarios globales. El Centro de Investigación Pew estima que en 2019, el 72% de los adultos estadounidenses utilizaron al menos un sitio de medios sociales y que la mayoría de los usuarios visitaron el sitio al menos una vez a la semana.

Algunos miembros del Congreso están preocupados por la propagación de la desinformación (es decir, la información incorrecta o inexacta) en las plataformas de medios sociales y están explorando cómo puede ser abordado por las empresas que operan los sitios de medios sociales. A otros diputados les preocupa que las prácticas de moderación de contenidos de los operadores de redes sociales puedan reprimir la expresión. Ambas perspectivas se han centrado en la Sección 230 de la Ley de Comunicaciones de 1934 (47 U.S.C. §230), promulgada como parte de la Ley de Decencia de las Comunicaciones de 1996, que protege ampliamente a los operadores de «servicios informáticos interactivos» de la responsabilidad por publicar, eliminar o restringir el acceso a los contenidos de otros.

Las plataformas de medios sociales permiten a los usuarios crear perfiles individuales, formar redes, producir contenidos mediante la publicación de textos, imágenes o vídeos, e interactuar con los contenidos comentándolos y compartiéndolos con otros. Los operadores de las redes sociales pueden moderar el contenido publicado en sus sitios permitiendo ciertas publicaciones y no otras. Prohíben a los usuarios publicar contenidos que infrinjan la ley de derechos de autor o soliciten actividades ilegales, y algunos mantienen políticas que prohíben contenidos objetables (por ejemplo, ciertos contenidos sexuales o violentos) o contenidos que no contribuyen a la comunidad o al servicio que desean proporcionar. Como empresas privadas, los operadores de redes sociales pueden determinar qué contenidos están permitidos en sus sitios, y las decisiones de moderación de contenidos podrían estar protegidas por la Primera Enmienda. Sin embargo, las prácticas de moderación de contenidos de los operadores han creado el malestar de que estas empresas desempeñan un papel excesivo en la determinación de la expresión permitida en sus sitios, y algunos comentaristas afirman que los operadores están infringiendo los derechos de la Primera Enmienda de los usuarios al censurar la expresión.

Cómo combatir la desinformación: estrategias de empoderamiento de la ciudadanía digital

Cómo combatir la desinformación: estrategias de empoderamiento de la ciudadanía digital. Digital Future Society, 2020

Texto completo

La difusión de información falsa o engañosa no es una táctica nueva ni simple. Ha sido una práctica habitual desde tiempos inmemoriales, sobre todo en el ámbito de la política. Sin embargo, a medida que la sociedad se embarca en la cuarta revolución industrial, el fenómeno ha evolucionado considerablemente, y la desinformación en la esfera digital es cada vez más difícil de detectar, clasificar y contrarrestar.

Cuando a finales de 2016 el Oxford Dictionaries incluyó la palabra posverdad,14 se hizo patente que las sociedades de todo el mundo se enfrentaban a un importante cambio de paradigma en el que términos como «hechos alternativos” pasaban a estar oficialmente en el orden del día.15 Este cambio no sólo refleja la transformación de la sociedad, sino también el declive de un ingrediente esencial para la cohesión social: la confianza. Estos cambios alimentan la propagación de la desinformación, es decir, el intercambio deliberado de información falsa o engañosa con la intención de hacer daño. Es un hecho particularmente preocupante, ya que el acceso a la información es una forma de empoderamiento de la ciudadanía, cuya capacidad para participar en cuestiones de interés público, desde el cambio climático hasta la igualdad de género, depende de la cantidad de conocimientos concretos que posea. En ese sentido, las tecnologías, como las redes sociales, desempeñan un papel crucial porque facilitan el acceso a la información y a los procesos de sensibilización al estimular la participación ciudadana. Con el fin de promover el empoderamiento de la ciudadanía en la era de la desinformación, este informe trata de explicar qué es la desinformación, por qué sus efectos son tan perjudiciales y cómo pueden los responsables de formulación de políticas hacer frente a sus consecuencias negativas. Partiendo de la premisa de que se puede y se debe empoderar a la ciudadanía si se mejora la producción, el consumo y la circulación de la información, este informe analiza en profundidad dos cuestiones:

• ¿Qué instrumentos, iniciativas y políticas actuales ayudan a la ciudadanía a formarse un mejor criterio a la hora de consumir información?
• ¿Cómo transmitir mejor a los responsables de formulación de políticas y los
profesionales enfoques sistémicos que les permitan hacer frente a largo plazo a la
desinformación?

Para responder a estas preguntas, la investigación se centra en el análisis de cinco casos de iniciativas puestas en marcha por diversos actores que tratan de hacer frente al problema de la desinformación desde una perspectiva multidimensional. Este informe trata de profundizar en un tema que ha pasado a ser esencial para nuestras democracias.

Digital Future Society es una iniciativa transnacional sin ánimo de lucro que conecta a responsables políticos, organizaciones cívicas, expertos académicos y empresarios para explorar, experimentar y explicar cómo las tecnologías se pueden diseñar, usar y gobernar, a fin de crear las condiciones adecuadas para una sociedad más inclusiva y equitativa. Nuestro objetivo es ayudar a los responsables políticos a identificar, comprender y priorizar los desafíos y las oportunidades fundamentales, ahora y en los próximos diez años, en relación con temas clave que incluyen la innovación pública, la confianza digital y el crecimiento equitativo.

Desiertos de noticias y periódicos fantasmas: ¿sobrevivirán las noticias locales?

New deserts and ghost newspapers: Will local news Survive? by Sala de  Prensa - issuu

News deserts and ghost newspapers: will local news survive? University of North Carolina at Chapel Hill Department of Pediatrics, Sep 15, 2020

Texto completo

Se denomina  «Desierto de noticias» (news deserts) a una comunidad, ya sea rural o urbana, con acceso limitado al tipo de noticias e información creíble y completa que alimenta la democracia a nivel de base. Un desierto de noticias se refiere a una comunidad que ya no es cubierta por los diarios. El término surgió en los Estados Unidos después de que cientos de diarios y semanarios fueran cerrados en los años 2000 y 2010.

Este informe es el cuarto sobre el estado de las noticias locales producido por la Escuela Hussman de Periodismo y Medios de Comunicación de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Mide lo que se ha perdido, a la vez que evalúa lo que debe hacerse si queremos alimentar y revivir un vibrante paisaje informativo en la tercera década del siglo XXI.

La primera sección de este informe, «El paisaje de las noticias en 2020: Transformado y disminuido», examina la pérdida de noticias locales, desde finales de 2004 -cuando la publicidad, la circulación y el empleo en los periódicos estaban en sus niveles máximos o cerca de ellos- hasta finales de 2019, proporcionando una instantánea del panorama informativo antes de que el coronavirus se hiciera con el control de la economía. Evalúa no sólo el estado actual de los periódicos locales, sino también el de los sitios digitales locales, las organizaciones de noticias étnicas y los medios de difusión pública. La segunda sección, «El paisaje informativo del futuro: Transformado… y renovado…» establece la necesidad de reimaginar soluciones periodísticas, empresariales, tecnológicas y políticas.

La sobrecarga de información ayuda a difundir noticias falsas, y las redes sociales lo saben

Information Overload Helps Fake News Spread, and Social Media Knows It: Understanding how algorithm manipulators exploit our cognitive vulnerabilities empowers us to fight back
By: Filippo Menczer, Thomas Hills
Scientific American December 1, 2020|

Ver noticia

Una de las primeras consecuencias de la llamada economía de la atención es la pérdida de información de alta calidad. El equipo de OSoMe demostró este resultado con un conjunto de simulaciones simples.

Crear, producir y difundir «memes» a través de blogs, videos, tweets y otras unidades de información es barato y fácil de producir, hasta un punto tal, que el mercado de la información está inundado de estos productos. Ante la imposibilidad de procesar todo esta información dejamos que nuestros sesgos cognitivos decidan a qué debemos prestar atención. Estos atajos mentales influyen en la información que buscamos, comprendemos, recordamos y repetimos de manera perjudicial.

La necesidad de comprender estas vulnerabilidades cognitivas y cómo los algoritmos las usan o manipulan se ha vuelto una urgencia. En la Universidad de Warwick en Inglaterra y en el Observatorio de Redes Sociales de Bloomington de la Universidad de Indiana los equipos están utilizando experimentos cognitivos, simulaciones, minería de datos e inteligencia artificial para comprender las vulnerabilidades cognitivas de los usuarios de las redes sociales. Los conocimientos de los estudios psicológicos sobre la evolución de la información realizados en Warwick analizan los modelos informáticos desarrollados en Indiana y viceversa. También se están desarrollando ayudas analíticas y de aprendizaje automático para combatir la manipulación de las redes sociales. Algunas de estas herramientas ya están siendo utilizadas por periodistas, organizaciones de la sociedad civil e individuos para detectar agentes que implican noticias falsas.

Para empeorar las cosas, los motores de búsqueda y las plataformas de redes sociales brindan recomendaciones personalizadas basadas en la gran cantidad de datos que tienen sobre las preferencias pasadas de los usuarios. Ellos dan prioridad a la información en nuestros feeds con la que es más probable que estemos de acuerdo, sin importar cuán marginal sea, y nos protegen de la información que podría hacernos cambiar de opinión. Esto nos convierte en objetivos fáciles de la polarización.

Las redes sociales siguen una dinámica similar. Confundimos popularidad con calidad y terminamos copiando el comportamiento que observamos. Cuando estamos expuestos repetidamente a una idea, generalmente de muchas fuentes, es más probable adoptarla y compartirla. Este sesgo social se amplifica aún más por lo que los psicólogos llaman el efecto de «mera exposición»: cuando las personas se exponen repetidamente a los mismos estímulos, como ciertas caras, les gustan más esos estímulos que los que han encontrado con menos frecuencia.

Tales sesgos se traducen en un impulso irresistible de prestar atención a la información que se está volviendo viral. De hecho, los programadores que diseñan los algoritmos para clasificar los memes en las redes sociales asumen que la “sabiduría de las multitudes” identificará rápidamente los elementos de alta calidad; utilizan la popularidad como un sustituto de la calidad. 

La mayoría de nosotros no creemos seguir a la manada. Pero nuestro sesgo de confirmación nos lleva a seguir a otros que son como nosotros, una dinámica que a veces se conoce como homofilia, una tendencia de las personas de ideas afines a conectarse entre sí. Las redes sociales amplifican la homofilia al permitir a los usuarios alterar sus estructuras de redes sociales mediante el seguimiento, la eliminación de amigos, etc. El resultado es que las personas se segregan en comunidades grandes, densas y cada vez más mal informadas, comúnmente descritas como cámaras de eco.

De hecho, las cámaras de eco político en Twitter son tan extremas que las inclinaciones políticas de los usuarios individuales se pueden predecir con gran precisión : tienes las mismas opiniones que la mayoría de tus conexiones. 

La calidad de la información se ve aún más afectada por los robots sociales, que pueden explotar todas nuestras lagunas cognitivas. Los bots son fáciles de crear. Las plataformas de redes sociales proporcionan las llamadas interfaces de programación de aplicaciones que hacen que sea bastante trivial para un solo actor configurar y controlar miles de bots. Pero amplificar un mensaje, incluso con solo unos pocos votos a favor de los bots en plataformas de redes sociales como Reddit, puede tener un gran impacto en la popularidad posterior de una publicación.

Comprender nuestros sesgos cognitivos y cómo los algoritmos y bots los explotan nos permite protegernos mejor contra la manipulación.