Archivo de la etiqueta: Desinformación

Información, desinformación, bibliotecas y usuarios del siglo XXI

Morales Campos, Estela Mercedes. Información, desinformación, bibliotecas y usuarios del siglo XXI. Ciudad de México: IBI, 2021

Texto completo

El acercamiento al tema de la información y la desinformación y su relación con los usuarios obliga a considerar este enfoque en su contexto social; asimismo, obliga a tomar en cuenta tanto al usuario que va a requerir los contenidos informativos de acuerdo con su actividad, escolaridad, horizonte socioeconómico, sistema político, diversidad ideológica, religiosa y étnica, así como la influencia de tales elementos en las plataformas tecnológicas que facilitan y potencian el acceso a estos contenidos en grados de especificidad no pensados en el pasado reciente y su impacto en los usuarios del siglo XXI. Dadas estas circunstancias, el Seminario de Información y Sociedad tomó como tema de estudio y análisis, durante 2019 y 2020, la información y la desinformación, y privilegia en esta obra el enfoque de la Bibliotecología y los Estudios de la Información y su relación con otras áreas disciplinarias.

Programa de comunicación e información 2021

Communication and information programme – UNESCO Biblioteca Digital. (n.d.). Retrieved February 4, 2021

Texto completo

“En un momento de profunda transformación, desigualdad y agitación, la UNESCO ha redoblado sus esfuerzos para garantizar la libertad de expresión, el acceso a la información y el desarrollo digital inclusivo en todo el mundo. Sin embargo, aún queda mucho por hacer. Hacemos un llamamiento a todos los Estados Miembros y socios para que se unan a nosotros y apoyen nuestra acción para garantizar que la comunicación y la información puedan mantenerse como un bien común y una piedra angular de sociedades sanas y democráticas”.

Audrey Azoulay, Directora General de la UNESCO

En el ámbito de la comunicación y la información, la UNESCO defiende y promueve la libertad de expresión, la independencia y el pluralismo de los medios de comunicación, así como la creación de una cultura de la información y el pluralismo de los medios de comunicación, así como la construcción de sociedades del conocimiento integradoras basadas en el acceso universal a la información y el uso innovador de las tecnologías digitales.

Medios de comunicación social: desinformación y moderación de contenidos

Social Media: Misinformation and Content Moderation. Issues for Congress. New Report from the Congressional Research Service, 2021.

Texto completo

Las plataformas de medios sociales difunden información rápidamente a miles de millones de usuarios globales. El Centro de Investigación Pew estima que en 2019, el 72% de los adultos estadounidenses utilizaron al menos un sitio de medios sociales y que la mayoría de los usuarios visitaron el sitio al menos una vez a la semana.

Algunos miembros del Congreso están preocupados por la propagación de la desinformación (es decir, la información incorrecta o inexacta) en las plataformas de medios sociales y están explorando cómo puede ser abordado por las empresas que operan los sitios de medios sociales. A otros diputados les preocupa que las prácticas de moderación de contenidos de los operadores de redes sociales puedan reprimir la expresión. Ambas perspectivas se han centrado en la Sección 230 de la Ley de Comunicaciones de 1934 (47 U.S.C. §230), promulgada como parte de la Ley de Decencia de las Comunicaciones de 1996, que protege ampliamente a los operadores de “servicios informáticos interactivos” de la responsabilidad por publicar, eliminar o restringir el acceso a los contenidos de otros.

Las plataformas de medios sociales permiten a los usuarios crear perfiles individuales, formar redes, producir contenidos mediante la publicación de textos, imágenes o vídeos, e interactuar con los contenidos comentándolos y compartiéndolos con otros. Los operadores de las redes sociales pueden moderar el contenido publicado en sus sitios permitiendo ciertas publicaciones y no otras. Prohíben a los usuarios publicar contenidos que infrinjan la ley de derechos de autor o soliciten actividades ilegales, y algunos mantienen políticas que prohíben contenidos objetables (por ejemplo, ciertos contenidos sexuales o violentos) o contenidos que no contribuyen a la comunidad o al servicio que desean proporcionar. Como empresas privadas, los operadores de redes sociales pueden determinar qué contenidos están permitidos en sus sitios, y las decisiones de moderación de contenidos podrían estar protegidas por la Primera Enmienda. Sin embargo, las prácticas de moderación de contenidos de los operadores han creado el malestar de que estas empresas desempeñan un papel excesivo en la determinación de la expresión permitida en sus sitios, y algunos comentaristas afirman que los operadores están infringiendo los derechos de la Primera Enmienda de los usuarios al censurar la expresión.

Cómo combatir la desinformación: estrategias de empoderamiento de la ciudadanía digital

Cómo combatir la desinformación: estrategias de empoderamiento de la ciudadanía digital. Digital Future Society, 2020

Texto completo

La difusión de información falsa o engañosa no es una táctica nueva ni simple. Ha sido una práctica habitual desde tiempos inmemoriales, sobre todo en el ámbito de la política. Sin embargo, a medida que la sociedad se embarca en la cuarta revolución industrial, el fenómeno ha evolucionado considerablemente, y la desinformación en la esfera digital es cada vez más difícil de detectar, clasificar y contrarrestar.

Cuando a finales de 2016 el Oxford Dictionaries incluyó la palabra posverdad,14 se hizo patente que las sociedades de todo el mundo se enfrentaban a un importante cambio de paradigma en el que términos como “hechos alternativos” pasaban a estar oficialmente en el orden del día.15 Este cambio no sólo refleja la transformación de la sociedad, sino también el declive de un ingrediente esencial para la cohesión social: la confianza. Estos cambios alimentan la propagación de la desinformación, es decir, el intercambio deliberado de información falsa o engañosa con la intención de hacer daño. Es un hecho particularmente preocupante, ya que el acceso a la información es una forma de empoderamiento de la ciudadanía, cuya capacidad para participar en cuestiones de interés público, desde el cambio climático hasta la igualdad de género, depende de la cantidad de conocimientos concretos que posea. En ese sentido, las tecnologías, como las redes sociales, desempeñan un papel crucial porque facilitan el acceso a la información y a los procesos de sensibilización al estimular la participación ciudadana. Con el fin de promover el empoderamiento de la ciudadanía en la era de la desinformación, este informe trata de explicar qué es la desinformación, por qué sus efectos son tan perjudiciales y cómo pueden los responsables de formulación de políticas hacer frente a sus consecuencias negativas. Partiendo de la premisa de que se puede y se debe empoderar a la ciudadanía si se mejora la producción, el consumo y la circulación de la información, este informe analiza en profundidad dos cuestiones:

• ¿Qué instrumentos, iniciativas y políticas actuales ayudan a la ciudadanía a formarse un mejor criterio a la hora de consumir información?
• ¿Cómo transmitir mejor a los responsables de formulación de políticas y los
profesionales enfoques sistémicos que les permitan hacer frente a largo plazo a la
desinformación?

Para responder a estas preguntas, la investigación se centra en el análisis de cinco casos de iniciativas puestas en marcha por diversos actores que tratan de hacer frente al problema de la desinformación desde una perspectiva multidimensional. Este informe trata de profundizar en un tema que ha pasado a ser esencial para nuestras democracias.

Digital Future Society es una iniciativa transnacional sin ánimo de lucro que conecta a responsables políticos, organizaciones cívicas, expertos académicos y empresarios para explorar, experimentar y explicar cómo las tecnologías se pueden diseñar, usar y gobernar, a fin de crear las condiciones adecuadas para una sociedad más inclusiva y equitativa. Nuestro objetivo es ayudar a los responsables políticos a identificar, comprender y priorizar los desafíos y las oportunidades fundamentales, ahora y en los próximos diez años, en relación con temas clave que incluyen la innovación pública, la confianza digital y el crecimiento equitativo.

Desiertos de noticias y periódicos fantasmas: ¿sobrevivirán las noticias locales?

New deserts and ghost newspapers: Will local news Survive? by Sala de  Prensa - issuu

News deserts and ghost newspapers: will local news survive? University of North Carolina at Chapel Hill Department of Pediatrics, Sep 15, 2020

Texto completo

Se denomina  “Desierto de noticias” (news deserts) a una comunidad, ya sea rural o urbana, con acceso limitado al tipo de noticias e información creíble y completa que alimenta la democracia a nivel de base. Un desierto de noticias se refiere a una comunidad que ya no es cubierta por los diarios. El término surgió en los Estados Unidos después de que cientos de diarios y semanarios fueran cerrados en los años 2000 y 2010.

Este informe es el cuarto sobre el estado de las noticias locales producido por la Escuela Hussman de Periodismo y Medios de Comunicación de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill. Mide lo que se ha perdido, a la vez que evalúa lo que debe hacerse si queremos alimentar y revivir un vibrante paisaje informativo en la tercera década del siglo XXI.

La primera sección de este informe, “El paisaje de las noticias en 2020: Transformado y disminuido”, examina la pérdida de noticias locales, desde finales de 2004 -cuando la publicidad, la circulación y el empleo en los periódicos estaban en sus niveles máximos o cerca de ellos- hasta finales de 2019, proporcionando una instantánea del panorama informativo antes de que el coronavirus se hiciera con el control de la economía. Evalúa no sólo el estado actual de los periódicos locales, sino también el de los sitios digitales locales, las organizaciones de noticias étnicas y los medios de difusión pública. La segunda sección, “El paisaje informativo del futuro: Transformado… y renovado…” establece la necesidad de reimaginar soluciones periodísticas, empresariales, tecnológicas y políticas.

La sobrecarga de información ayuda a difundir noticias falsas, y las redes sociales lo saben

Information Overload Helps Fake News Spread, and Social Media Knows It: Understanding how algorithm manipulators exploit our cognitive vulnerabilities empowers us to fight back
By: Filippo Menczer, Thomas Hills
Scientific American December 1, 2020|

Ver noticia

Una de las primeras consecuencias de la llamada economía de la atención es la pérdida de información de alta calidad. El equipo de OSoMe demostró este resultado con un conjunto de simulaciones simples.

Crear, producir y difundir “memes” a través de blogs, videos, tweets y otras unidades de información es barato y fácil de producir, hasta un punto tal, que el mercado de la información está inundado de estos productos. Ante la imposibilidad de procesar todo esta información dejamos que nuestros sesgos cognitivos decidan a qué debemos prestar atención. Estos atajos mentales influyen en la información que buscamos, comprendemos, recordamos y repetimos de manera perjudicial.

La necesidad de comprender estas vulnerabilidades cognitivas y cómo los algoritmos las usan o manipulan se ha vuelto una urgencia. En la Universidad de Warwick en Inglaterra y en el Observatorio de Redes Sociales de Bloomington de la Universidad de Indiana los equipos están utilizando experimentos cognitivos, simulaciones, minería de datos e inteligencia artificial para comprender las vulnerabilidades cognitivas de los usuarios de las redes sociales. Los conocimientos de los estudios psicológicos sobre la evolución de la información realizados en Warwick analizan los modelos informáticos desarrollados en Indiana y viceversa. También se están desarrollando ayudas analíticas y de aprendizaje automático para combatir la manipulación de las redes sociales. Algunas de estas herramientas ya están siendo utilizadas por periodistas, organizaciones de la sociedad civil e individuos para detectar agentes que implican noticias falsas.

Para empeorar las cosas, los motores de búsqueda y las plataformas de redes sociales brindan recomendaciones personalizadas basadas en la gran cantidad de datos que tienen sobre las preferencias pasadas de los usuarios. Ellos dan prioridad a la información en nuestros feeds con la que es más probable que estemos de acuerdo, sin importar cuán marginal sea, y nos protegen de la información que podría hacernos cambiar de opinión. Esto nos convierte en objetivos fáciles de la polarización.

Las redes sociales siguen una dinámica similar. Confundimos popularidad con calidad y terminamos copiando el comportamiento que observamos. Cuando estamos expuestos repetidamente a una idea, generalmente de muchas fuentes, es más probable adoptarla y compartirla. Este sesgo social se amplifica aún más por lo que los psicólogos llaman el efecto de “mera exposición”: cuando las personas se exponen repetidamente a los mismos estímulos, como ciertas caras, les gustan más esos estímulos que los que han encontrado con menos frecuencia.

Tales sesgos se traducen en un impulso irresistible de prestar atención a la información que se está volviendo viral. De hecho, los programadores que diseñan los algoritmos para clasificar los memes en las redes sociales asumen que la “sabiduría de las multitudes” identificará rápidamente los elementos de alta calidad; utilizan la popularidad como un sustituto de la calidad. 

La mayoría de nosotros no creemos seguir a la manada. Pero nuestro sesgo de confirmación nos lleva a seguir a otros que son como nosotros, una dinámica que a veces se conoce como homofilia, una tendencia de las personas de ideas afines a conectarse entre sí. Las redes sociales amplifican la homofilia al permitir a los usuarios alterar sus estructuras de redes sociales mediante el seguimiento, la eliminación de amigos, etc. El resultado es que las personas se segregan en comunidades grandes, densas y cada vez más mal informadas, comúnmente descritas como cámaras de eco.

De hecho, las cámaras de eco político en Twitter son tan extremas que las inclinaciones políticas de los usuarios individuales se pueden predecir con gran precisión : tienes las mismas opiniones que la mayoría de tus conexiones. 

La calidad de la información se ve aún más afectada por los robots sociales, que pueden explotar todas nuestras lagunas cognitivas. Los bots son fáciles de crear. Las plataformas de redes sociales proporcionan las llamadas interfaces de programación de aplicaciones que hacen que sea bastante trivial para un solo actor configurar y controlar miles de bots. Pero amplificar un mensaje, incluso con solo unos pocos votos a favor de los bots en plataformas de redes sociales como Reddit, puede tener un gran impacto en la popularidad posterior de una publicación.

Comprender nuestros sesgos cognitivos y cómo los algoritmos y bots los explotan nos permite protegernos mejor contra la manipulación. 

Entorno a la recuperación de la información en Internet. Plagio y Noticias Falsas

Entorno a la recuperación de la información en Internet. Plagio y Noticias Falsas

Julio Alonso Arévalo. Cajamarca (Perú). 7 nov. 2020

Conferencia – Julio Alonso Arévalo. La alfabetización digital es el conjunto de competencias necesarias para la plena participación en la sociedad del conocimiento. Incluye conocimientos, habilidades y comportamientos para propósitos de comunicación, creación y colaboración. La mayoría de los jóvenes han estado expuestos a más tecnología que las generaciones anteriores. Sin embargo eso no lesa de expertos en recuperación de la información. En la conferencia hacemos una serie de recomendaciones en torno a cómo recuperar información fiable en el entorno digital, hablamos de noticias falsas y de cómo detectar el plagio y también como evitarlo utilizando herramientas de gestión de referencias.

Cómo los enfoques para enseñar la alfabetización digital hacen que los estudiantes sean susceptibles a los estafadores, pícaros, malos actores y traficantes del odio

Sam Wineburg, Joel Breakstone, Nadav Ziv, and Mark Smith, “Educating for Misunderstanding: How Approaches to Teaching Digital Literacy Make Students Susceptible to Scammers, Rogues, Bad Actors, and Hate Mongers” (Working Paper A-21322, Stanford History Education Group, Stanford University, Stanford, CA, 2020).

Texto completo

Las granjas de trolls rusas siembran desinformación. Las noticias falsas se vuelven locas en las redes sociales. Los bots se hacen pasar por personas reales. Las personas reales asumen identidades falsas. ¿Cómo sabemos lo que es verdad? Lo único seguro en nuestra era digital es nuestra incertidumbre. Esta confusión afecta nuestra capacidad para tomar decisiones sabias y basadas en hechos que dan forma al futuro. ¿Cuál ha sido la respuesta educativa a esta situación? Los enfoques más comunes — “alfabetización mediática”, “alfabetización en noticias”, “alfabetización digital” e incluso ese “pensamiento crítico”, comparten el compromiso de enseñar a las personas cómo distinguir la verdad de la ficción, reconocer los engaños y practicar precaución antes de transmitir contenido dudoso a familiares y amigos ¿Son estos enfoques efectivos para ayudar a los estudiantes universitarios de hoy en día a tomar decisiones meditadas sobre qué creer?

Para abordar esta pregunta, se encuestaron a 263 estudiantes universitarios de segundo, tercer y cuarto año de una gran universidad estatal de la costa este. En una tarea, los estudiantes evaluaron la confiabilidad de una “noticia” que provenía de un sitio web satírico. En una segunda tarea, los estudiantes evaluaron el sitio web de un grupo que afirmaba patrocinar una “investigación no partidista”. De hecho, el sitio fue creado por una firma de relaciones públicas de Washington, DC dirigida por un miembro de un lobby corporativo. Para ambas tareas, los estudiantes tenían una conexión a Internet en vivo y se les indicó que “usaran cualquier recurso en línea” para hacer sus evaluaciones.

Los resultados


Los estudiantes lucharon, pero emplearon estrategias ineficientes que los hicieron vulnerables a fuerzas, satíricas o malévolas, que amenazan la ciudadanía informada.


• Más de dos tercios no identificaron la “noticia” como satírica.
• El noventa y cinco por ciento nunca ubicó a la firma de relaciones públicas detrás del sitio web supuestamente “no partidista”.


A menudo, los estudiantes:
• Se enfocan exclusivamente en el sitio web o en el mensaje, rara vez consultan la web en general.
• Confían en cómo se presenta un sitio en su página Acerca de.
• Aplican estrategias desactualizadas y, en algunos casos, incorrectas (como aceptar o rechazar un sitio porque de su dominio de nivel superior)
• Se atribuyó un peso indebido a señales de credibilidad fácilmente manipulables, como el anuncio sin fines de lucro de una organización, y sus vínculos a fuentes autorizadas

Los estudiantes aprendieron lo que les enseñamos De manera alarmante, el enfoque de los estudiantes fue consistente con las pautas que se pueden encontrar en muchos sitios web de colegios y universidades. A veces, estos materiales son simplemente incorrectos. A veces están incompletos. A veces son tan inconsistentes que ofrecen una guía escasa para navegar por el terreno traicionero de Internet de hoy. Las instituciones educativas deben hacer un mejor trabajo para ayudar a los estudiantes a convertirse en consumidores exigentes de información digital. Nuestra sociedad y sus instituciones democráticas dependen de ello.

Desinformación: la UE evalúa el Código de buenas prácticas y publica informes de la plataforma sobre desinformación relacionada con el coronavirus

Ce que la désinformation sur la COVID-19 révèle sur nous | Coronavirus |  Radio-Canada.ca

Desinformación: la UE evalúa el Código de buenas prácticas y publica informes de la plataforma sobre desinformación relacionada con el coronavirus. Unión Europea, 2020

Texto completo

La Comisión presenta hoy la evaluación de la aplicación y eficacia del Código de buenas prácticas en materia de desinformación. Según la evaluación el Código ha demostrado ser un instrumento muy valioso, el primero de su tipo en todo el mundo, y ha brindado un marco para un diálogo estructurado entre las partes interesadas pertinentes a fin de garantizar una mayor transparencia de las políticas de las plataformas contra la desinformación en la UE. Al mismo tiempo, pone de relieve algunas deficiencias debidas principalmente a la naturaleza autorreguladora del Código.

Alfabetización informacional y el rol del bibliotecario transformativo para enfrentar la desinformación en tiempos de crisis

La infodemia contaminó al Mobile, por Antoni Gutiérrez-Rubí

Avilés-Cañón, P. y Civilo-Becerra, M. (2020). Alfabetización informacional y el rol del bibliotecario transformativo para enfrentar la desinformación en tiempos de crisis. Serie Bibliotecología y Gestión de Información, 112.

Texto completo

En este artículo se analizan los fenómenos de infodemia y desinformación en el contexto de la actual crisis sanitaria. Además, se visibilizan los riesgos de la posverdad y las noticias falsas en el área de la salud y la pérdida de valor que ha sufrido la ciencia dentro de la sociedad debido a las mismas. Se posiciona a los bibliotecarios como profesionales indispensables para contrarrestar los peligros de la desinformación en la sociedad actual y a los programas de alfabetización informacional como herramientas perfectas en la enseñanza y desarrollo del pensamiento crítico. A su vez, se rescata la importancia del trabajo interdisciplinario para lograr con éxito los objetivos planteados.