Archivo de la etiqueta: Familias

Las prácticas letradas en el hogar en tiempo de #QuedateEnCasa

«Las prácticas letradas en el hogar en tiempo de #QuedateEnCasa: Una indagación a partir de entrevistas a las familias». Montevideo: ANEP, 2021.

Texto completo

Estudio realizado por el Programa de Lectura y Escritura en Español de la Administración Nacional de Educación Pública de Uruguay (ANEP), consiste en una indagación a 25 familias de todos los departamentos del país sobre las prácticas culturales que se implementaban en el hogar durante la exhortación a quedarse en casa. De manera particular, el objetivo era identificar si las prácticas letradas -impulsadas por la escuela y por programas como el de la ANEP- se sostenían en el hogar y, si era así, qué particularidades asumía la lectura y la escritura en el entorno familiar y cuáles eran las condiciones que las hacían posible.

Modelo para generar espacios para el empoderamiento de adolescentes gestantes y madres en la biblioteca

Modelo para generar espacios para el empoderamiento de adolescentes gestantes y madres en la biblioteca. INELI Iberoamérica, 2018

Texto completo

Es un conjunto de ideas, pautas e instrucciones que debe servir a cualquier profesional que trabaje en una biblioteca para ser capaz de diseñar y ejecutar proyectos innovadores, que potencien su capacidad y el impacto social de la biblioteca en su comunidad. Este modelo ofrece indicaciones, paso a paso, para la generación de un conjunto de nuevos servicios de la biblioteca, que orienten y acompañen a adolescentes gestantes y sus parejas en su camino a la maternidad y paternidad, entregándoles orientación social, médica, psicológica y jurídica.

Leer para crecer: modelo para proyectos bibliotecarios con familias

Leer para crecer: modelo para proyectos bibliotecarios con familias.  INELI Iberoamérica, 2018

Texto completo

Es un conjunto de ideas, pautas e instrucciones que debe servir a cualquier profesional que trabaje en una biblioteca para ser capaz de diseñar y ejecutar proyectos sociales innovadores, que potencien su capacidad y el impacto de la biblioteca en su comunidad.

El modelo se entiende como una guía de referencia que desde un enfoque innovador y práctico sirva para conducir el diseño de proyectos capaces de impulsar la revalorización, transformación y construcción de sentidos, idearios y prácticas lectoras en familia. Plantea para ello una nueva concepción de la labor de mediación que debe
realizar la biblioteca, estableciendo pautas de trabajo colaborativo con otros agentes sociales, educativos y políticos del entorno relacionados con la familia para poner en marcha iniciativas que se conviertan en auténticos iniciativas de intervención social capaces de alimentar la producción cultural favorecer el desarrollo de los colectivos humanos.

¿De qué manera mantienen los bibliotecarios la conexión con los niños durante la pandemia?

How librarians keep kids learning during the pandemic | American Libraries Magazine. The Essentials, 2020

Ver noticia

La Biblioteca Pública de Oakland está abierta para ser recogida y devolución de préstamos en la acera, pero sus puertas permanecen cerradas. Pero, ¿qué pasa con las familias y los niños que dependen de las bibliotecas para algo más que para los libros? En esta entrega de The Essentials, podemos ver a una bibliotecaria infantil que trabaja para preservar lo que hace a la biblioteca tan especial.

Laura es la Bibliotecaria Supervisora de Servicios para Niños de la Biblioteca Pública de Oakland. Una de sus partes favoritas de ser bibliotecaria es interactuar con niños pequeños durante los populares eventos de la biblioteca.

En otro mundo, antes del confinamiento, los Storytimes se hacían de manera presencial. Los niños y sus familias se sentaban en un círculo alrededor del bibliotecario, quien los guiaba con canciones, rimas, movimientos de manos y, por supuesto, historias. Todo esto ayuda a desarrollar las habilidades de alfabetización.

En en el momento actual que se cerraron edificios muchos bibliotecarios han sido reasignados para trabajar en servicios de apoyo «Así que gran parte del personal de nuestra biblioteca ha estado trabajando actualmente en sitios de distribución de comidas y de productos», explica Laura. «Cuando nuestras puertas se cerraron, el trabajo tuvo que hacerse en otro lugar».

Sin embargo, todavía hay trabajo por hacer en la biblioteca. Laura y el resto del personal esencial que se ha quedado están tratando de mantener algunos de los servicios básicos de la biblioteca. Uno de los trabajos clave de un bibliotecario es responder a las preguntas de referencia. Además en esta nueva situación los servicios de información y referencia se han vuelto más urgentes. «Creo que los niños están realmente confundidos. No entienden realmente lo que es una pandemia, o por qué tienes que usar una máscara afuera». «¿Qué está pasando ahí fuera? ¿Qué es Black Lives Matter, o qué son los disturbios de Stonewall?

Para ayudar a responder estas preguntas, Laura y su equipo hacen recomendaciones de libros y a menudo traen expertos. En junio tuvieron una invitada drag queen como anfitriona de una hora de historias para hablar sobre el orgullo LGBTQ.

También hacen videos que enseñan a los niños sobre los hábitos básicos que nos mantienen sanos. Uno de los primeros videos que la Biblioteca Pública de Oakland publicó en su página de youtube una vez que comenzó el confinamiento fue el de un bibliotecario cantando a la cámara para enseñar a los niños la forma correcta de lavarse las manos. La canción convierte todos los movimientos de lavado en divertidos movimientos de manos. Desde entonces, se han publicado más de cien nuevos videos, y cada semana se suben más. Es realmente importante para Laura que la biblioteca se sienta como un lugar seguro para aprender y explorar.

«Crecí en las Bibliotecas Públicas de Oakland», dice. «Es realmente donde está mi corazón. Especialmente cuando creces en una familia de inmigrantes donde tus padres no sabían hablar en inglés, ¿verdad? Cuando ese es el idioma que se hablaba principalmente fuera de casa. Así que cuando vengo a la biblioteca, no sólo puedo conectarme con otros niños asiáticos que hablan mi lengua materna, sino también con otras personas que hablan inglés y que pueden ayudarme a entender este mundo en el que estoy creciendo. Donde, sí, mi vida hogareña es china, pero externamente, mi vida también es en inglés». Para Laura, disponer de cuentos bilingües le ayudó a crecer y a comprometerse con el mundo. La Biblioteca Pública de Oakland fue también su primer trabajo. Y, cuando se preguntaba qué hacer con su carrera, fue un bibliotecario quien la ayudó a descubrir el camino. «Algunos de los bibliotecarios que trabajan en OPL básicamente me vieron crecer y ahora trabajo con ellos. Recuerdo que trabajé con un bibliotecario adolescente cuando estaba en la escuela secundaria, que siempre parecía entender todas las dificultades que uno tendría en la adolescencia. Y añade «Creo que eso me ayudó a ganar respeto por el bibliotecario y por lo que tenía que hacer. Porque no se trata sólo de dar recomendaciones de lectura, sino de toda esta interacción social. Construyes una gran relación con los adolescentes y los niños con los que trabajas.»

Desde marzo, cuando todas las sucursales físicas tuvieron que cerrar, Laura y su equipo se apresuraron para adaptar los recursos y servicios a la nueva situación. Las narraciones en video son solo una parte. También han estado proporcionando puntos de acceso a Internet a las familias que lo necesitaban. Y el Programa de Lectura de Verano, que normalmente se planifica con casi un año de anticipación, tuvo que ser reajustado en sólo unas semanas.

Una idea reciente se llama «Clases de arte en una bolsa». Está reemplazando una serie de clases de arte que se suponía que la biblioteca debía dar presencialmente. «Cada bolsa contiene material de arte que permitirá a los niños y a las familias crear varios proyectos de arte», explica Laura.

También están trabajando con donaciones de libros «Estamos trabajando en la distribución de libros gratuitos», dice. «Y estamos contactando a nuestros socios comunitarios y a cualquiera que pueda estar involucrado con las familias en persona de alguna manera». Si podemos poner un libro en manos de un niño para que tenga la oportunidad de leer y explorar… creo que hemos hecho nuestro trabajo». «Y es como un recordatorio de que los niños todavía recuerdan que seguimos aquí y es reconfortante saber que están tan emocionados de poder seguir leyendo durante todo el verano y de venir a recoger un libro»

Incluso puedes contactar con un bibliotecario para obtener recomendaciones de lectura personalizadas. Laura dice que están intentando en la medida de lo posible recrear la atmósfera de la biblioteca.

Ahora que la escuela ha comenzado, Laura ha cambiado su enfoque para apoyar a los profesores que tienen la monumental tarea de adaptar un semestre entero a un modelo de aprendizaje a distancia. En el pasado, los bibliotecarios hacían muchas visitas a la biblioteca y a las clases. Este año están haciendo todo lo posible para que los libros lleguen a las manos de los niños… o a sus teléfonos. Esto incluye visitas a clases virtuales en Zoom, tutorías gratuitas en línea, clubes de libros después de la escuela, programas de artes y manualidades, e incluso programación STEM (ciencia, tecnología, educación y matemáticas).

Pero, a pesar de todos estos esfuerzos, la idea de la biblioteca como un refugio, que es tan importante, no puede ser totalmente replicada en línea porque el espacio en una bibliotecas es muy importante. «Lo siento mucho por los niños que ahora no tienen adónde ir». Así que para los niños que realmente confían en la biblioteca como un espacio seguro o que la biblioteca se ha convertido en un lugar para ir con sus amigos… seguimos manteniendo los ojos y los oídos abiertos a las oportunidades de llegar a nuestros niños, familias y adolescentes, haciéndoles saber que seguimos aquí». Todo lo que podamos hacer lo haremos, y esperamos el día en que podamos reabrir nuestros edificios y darles la bienvenida de nuevo».

Familias del aprendizaje: enfoques intergeneracionales para la enseñanza y el aprendizaje de la alfabetización

 

ba78212a3fd97f510e8560586f3975e4

 

Hanemann, Ulrike [editor]. Familias del aprendizaje: enfoques intergeneracionales para la enseñanza y el aprendizaje de la alfabetización. PAris: Unesco, 2020

Texto completo

 

Durante décadas, la UNESCO ha promovido la alfabetización familiar como un enfoque holístico para el aprendizaje intergeneracional a lo largo de toda la vida. No solo crea un entorno de apoyo para el desarrollo de la alfabetización durante la primera infancia, sino que también proporciona un punto de entrada para que muchos adultos vuelvan a ser partícipes del aprendiza-je. Ha demostrado su eficacia para romper el ciclo inter-generacional de bajo nivel de educación y habilidades de alfabetización, así como para desarrollar una cultura de aprendizaje en familias y comunidades desfavorecidas. Por lo tanto, el Instituto de la UNESCO para el Aprendizaje a lo Largo de Toda la Vida (UIL) ha promovido los enfoques de alfabetización familiar y aprendizaje familiar a nivel mundial. Las familias, las comunidades, las ciudades y las sociedades del aprendizaje, permiten espacios y entornos donde las personas viven y aprenden juntas, logrando así la visión del aprendizaje a lo largo de toda la vida.

 

 

Leer en familia: algunos consejos para compartir y estimular la lectura en familia

 

little-girl-father-enjoying-reading-260nw-456463723

Leer en familia: algunos consejos para compartir y estimular la lectura en familia. Buenos Aires: Gobierno de Argentina, 2020

Algunos consejos para compartir y estimular la lectura en familia:

  • Armá una rutina de lectura: todas las noches, antes de que se duerman, leéles un cuento a los más chicos de la casa.
  • No les impongas la lectura como una obligación. Dejá siempre libros a mano, que los agarren y los miren. Si los rompen o los dibujan, ¡no los retes! pero enseñáles que los cuiden.
  • Dejálos que elijan qué libro quieren leer. No es imprescindible que la lectura nos deje enseñanzas, solo que nos divierta.
  • Aunque no sepan leer, los chicos disfrutan mirando las ilustraciones y las letras. Sentálos a upa y leéles en voz alta. Permitíles agarrarlos y que ellos mismos pasen las páginas.
  • Los bebés pueden usar los libros como juguetes, dejálos que los toquen, que se los lleven a la boca.
  • Los libros tienen que estar siempre a su alcance, nunca en estantes altos o en lugares donde no puedan verlos. Mezclálos con sus juguetes.
  • Charlá sobre lo que leíste mientras cenan, comentálo con el resto de la familia como hacemos habitualmente con las novelas, las películas, los partidos de fútbol o los chimentos.
  • Al salir de tu casa, acostumbráte a llevar un libro o una revista en la cartera o la mochila. Leé en el tren, en el colectivo, en el subte, en la sala de espera, en la plaza, durante el almuerzo. Leer es una gran compañía.
  • Que los libros circulen, prestálos, recomendálos, pedí prestados otros. En Internet hay muchos sitios para descargar libros y leerlos en tu computadora o celular.
  • Animáte a visitar la biblioteca o librería de tu barrio y llevá a los chicos de la familia para que conozcan estos espacios.
  • Tené en cuenta que leer te prepara mejor para usar las nuevas tecnologías, además de que ayuda al desarrollo intelectual porque estimula zonas del cerebro que solo ejercitamos haciendo cosas tan difíciles como tocar el violín.

Casas lectoras

casas_lectoras_200

Mata, Juan. Casas lectoras.  Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2015

Texto completo

 

El Proyecto Casas Lectoras es una experiencia promovida por la Fundación Sánchez Ruipérez, que se desarrollará en Madrid a lo largo de 2015 y 2016, en virtud de un convenio suscrito con el Ayuntamiento de esta ciudad para actuaciones en el campo de la lectura y las bibliotecas.

Cuando se habla de familias lectoras se tiende a pensar en un modelo idealizado y uniforme de familia, lo cual es tan impreciso como ilusorio. Los hogares son tan heterogéneos como la idiosincrasia de las personas que los constituyen y las circunstancias económicas o culturales en las que viven. A menudo muchos discursos y programas sobre la lectura tienden a ignorar las condiciones reales en las que crecen tantos y tantos niños. No basta con defender la participación de las familias en el estímulo de la lectura. Es necesario tener en cuenta la diversidad de familias y hogares, sus distintas experiencias y aspiraciones, pues eso evitaría incurrir en vaguedades o torpezas y ayudaría a saber qué se debe proponer y qué se puede esperar. No obstante, al referirnos a familias o casas lectoras estamos pensando en hogares donde hay niños o jóvenes en edad escolar, pues son ellos, aun cuando no se diga de modo explícito, los principales destinatarios de todas las actividades que tratan de alentar el deseo de leer. Hablamos de casas lectoras con la confianza de iniciar un proceso de acercamiento temprano y afectivo a los libros. Y sabemos que, como ocurre con cualquier afición o vocación, es más probable que prenda ese deseo si se crece entre libros que si se hace en un entorno carente de referencias o prácticas lectoras.

 

 

Proyectos bibliotecarios en apoyo del aprendizaje en Ciencia y Tecnología (STEM)

 

maxresdefault

Lopez, M. E., Jacobson, L., Caspe, M., & Hanebutt, R. Public Libraries Engage Families in
STEM.
 Global Family Research Project, 2019

Texto completo

Este resumen examina cómo las bibliotecas públicas están apoyando el aprendizaje STEM que reúne a niños y familias. En este recurso, se examinan  y proporcionan ejemplos de las maneras en que las bibliotecas públicas se han convertido en socios invaluables para apoyar el aprendizaje STEM familiar.

 

Un estudio sugiere que a la hora de contar cuentos a los niños es mejor utilizar libros impresos que electrónicos

 

03-early-reading-habits-cuddle-with-children

 

Tiffany G. Munzer, Alison L. Miller, Heidi M. Weeks, Niko Kaciroti, Jenny Radesky «Differences in Parent-Toddler Interactions With Electronic Versus Print Books«. Pediatrics, March 2019

Texto completo

Elegir qué libro leer a los hijos no es la única opción que las familias hacen ahora a la hora de leer un cuento, también deben decidir entre la versión impresa o electrónica. Según este estudio los libros impresos tradicionales serían más adecuados que los libros electrónicos cuando se trata de compartir un tiempo de calidad entre padres e hijos.

La investigación, dirigida por el Hospital Infantil C.S. Mott de la Universidad de Michigan e involucrando a 37 parejas de padres e hijos, encontró que los padres y los niños verbalizaban e interactuaban menos con los libros electrónicos que con los libros impresos. Los hallazgos aparecen en la revista Pediatrics, publicada por la Academia Estadounidense de Pediatría.

«La lectura compartida promueve el desarrollo del lenguaje de los niños, la alfabetización y el vínculo con los padres. Queríamos analizar cómo la electrónica podría cambiar esta experiencia, y encontramos que cuando los padres y los niños leen libros impresos, hablan con más frecuencia y la calidad de sus interacciones es mejor.»», dice la autora principal Tiffany Munzer, M.D., investigadora especialista en pediatría conductual de desarrollo en Mott.

Niños, familia y lectura. Informe 2019

kfrr_header_home_1000x240.jpg.corpimagerendition.xxl_.1400.788

Kids & Family Reading Report: 7th Edition. Scholastic, 2019

Texto completo

 

Scholastic publicó hoy los resultados de la séptima edición de Kids & FamilyReading Report™, una encuesta nacional bienal sobre las actitudes y comportamientos de lectura de padres e hijos. Entre los encuestados se incluyen más de 1.000 padres de niños de entre 6 a 17 años, así como 678 padres de niños de 0 a 5 años.

 

La investigación revela la diversidad que los padres y los niños buscan en los libros, explora cómo la lectura ayuda a los niños a entender su mundo e indica la importancia del acceso a los libros y los modelos de lectura.

La relación con la lectura se ha mantenido bastante estable desde 2010. En la séptima edición del Kids & Family Reading Report:

  • El 35% de los niños dice que leen libros para divertirse entre 5 y 7 días a la semana (lectores frecuentes); el 41% de los niños leen por diversión 1-4 días a la semana (Lectores moderadamente frecuentes); el 28% de los niños leen por diversión menos de 1 día a la semana (lectores infrecuentes).
  • Aún así, los cambios incrementales en la frecuencia de lectura desde el 2010 han culminado en una disminución del número de lectores frecuentes (-6). puntos) y un aumento del número de lectores esporádicos (+7 puntos).
  • En todas las ediciones del informe «Kids & Family Reading» sin excepción, se produce una sorprendente tendencia a la disminución en cuanto a tiempo dedicado a la lectura a medida que los niños crecen: a la edad de nueve años se produce una disminución dramática; que se acentúa en la adolescencia.
  • Esta pérdida de compromiso significa que los niños y padres se pierden los beneficios que ofrecen los libros:
    • El 74% de los niños dicen que leer ficción y no ficción es una manera de ayudarles a entender el mundo; El 88% de los padres dicen lo mismo.
    • Más de la mitad de los niños (53%) y los padres (55%) están de acuerdo en que un libro les ha ayudado a ellos y a sus hijos en momentos difícil.
    • El 73% por ciento de los niños dicen que leer les ayuda a comprender los temas de actualidad y hace que sea más fácil tener conocimiento y conversar sobre ello.
  • En los últimos dos años, tanto los niños como los padres son menos dados a decir que seleccionan un libro infantil para leer por diversión, el tipo de libro no les importa, si les importa que contenga una buena historia (17 puntos menos entre los niños; 21 puntos entre los padres).:
    • El 52% de los niños quieren libros que les hagan reír, ayudarles a explorar nuevos mundos (40%) y familiarizarse con los temas de actualidad (26%).
    • Los padres quieren libros que ayuden a sus hijos a aprender acerca de las vidas de los demás (48%) y libros que hacen que sus hijos piensen y sientan (51%).