Archivo de la etiqueta: Familias

Proyectos bibliotecarios en apoyo del aprendizaje en Ciencia y Tecnología (STEM)

 

maxresdefault

Lopez, M. E., Jacobson, L., Caspe, M., & Hanebutt, R. Public Libraries Engage Families in
STEM.
 Global Family Research Project, 2019

Texto completo

Este resumen examina cómo las bibliotecas públicas están apoyando el aprendizaje STEM que reúne a niños y familias. En este recurso, se examinan  y proporcionan ejemplos de las maneras en que las bibliotecas públicas se han convertido en socios invaluables para apoyar el aprendizaje STEM familiar.

 

Un estudio sugiere que a la hora de contar cuentos a los niños es mejor utilizar libros impresos que electrónicos

 

03-early-reading-habits-cuddle-with-children

 

Tiffany G. Munzer, Alison L. Miller, Heidi M. Weeks, Niko Kaciroti, Jenny Radesky “Differences in Parent-Toddler Interactions With Electronic Versus Print Books“. Pediatrics, March 2019

Texto completo

Elegir qué libro leer a los hijos no es la única opción que las familias hacen ahora a la hora de leer un cuento, también deben decidir entre la versión impresa o electrónica. Según este estudio los libros impresos tradicionales serían más adecuados que los libros electrónicos cuando se trata de compartir un tiempo de calidad entre padres e hijos.

La investigación, dirigida por el Hospital Infantil C.S. Mott de la Universidad de Michigan e involucrando a 37 parejas de padres e hijos, encontró que los padres y los niños verbalizaban e interactuaban menos con los libros electrónicos que con los libros impresos. Los hallazgos aparecen en la revista Pediatrics, publicada por la Academia Estadounidense de Pediatría.

“La lectura compartida promueve el desarrollo del lenguaje de los niños, la alfabetización y el vínculo con los padres. Queríamos analizar cómo la electrónica podría cambiar esta experiencia, y encontramos que cuando los padres y los niños leen libros impresos, hablan con más frecuencia y la calidad de sus interacciones es mejor.””, dice la autora principal Tiffany Munzer, M.D., investigadora especialista en pediatría conductual de desarrollo en Mott.

Niños, familia y lectura. Informe 2019

kfrr_header_home_1000x240.jpg.corpimagerendition.xxl_.1400.788

Kids & Family Reading Report: 7th Edition. Scholastic, 2019

Texto completo

 

Scholastic publicó hoy los resultados de la séptima edición de Kids & FamilyReading Report™, una encuesta nacional bienal sobre las actitudes y comportamientos de lectura de padres e hijos. Entre los encuestados se incluyen más de 1.000 padres de niños de entre 6 a 17 años, así como 678 padres de niños de 0 a 5 años.

 

La investigación revela la diversidad que los padres y los niños buscan en los libros, explora cómo la lectura ayuda a los niños a entender su mundo e indica la importancia del acceso a los libros y los modelos de lectura.

La relación con la lectura se ha mantenido bastante estable desde 2010. En la séptima edición del Kids & Family Reading Report:

  • El 35% de los niños dice que leen libros para divertirse entre 5 y 7 días a la semana (lectores frecuentes); el 41% de los niños leen por diversión 1-4 días a la semana (Lectores moderadamente frecuentes); el 28% de los niños leen por diversión menos de 1 día a la semana (lectores infrecuentes).
  • Aún así, los cambios incrementales en la frecuencia de lectura desde el 2010 han culminado en una disminución del número de lectores frecuentes (-6). puntos) y un aumento del número de lectores esporádicos (+7 puntos).
  • En todas las ediciones del informe “Kids & Family Reading” sin excepción, se produce una sorprendente tendencia a la disminución en cuanto a tiempo dedicado a la lectura a medida que los niños crecen: a la edad de nueve años se produce una disminución dramática; que se acentúa en la adolescencia.
  • Esta pérdida de compromiso significa que los niños y padres se pierden los beneficios que ofrecen los libros:
    • El 74% de los niños dicen que leer ficción y no ficción es una manera de ayudarles a entender el mundo; El 88% de los padres dicen lo mismo.
    • Más de la mitad de los niños (53%) y los padres (55%) están de acuerdo en que un libro les ha ayudado a ellos y a sus hijos en momentos difícil.
    • El 73% por ciento de los niños dicen que leer les ayuda a comprender los temas de actualidad y hace que sea más fácil tener conocimiento y conversar sobre ello.
  • En los últimos dos años, tanto los niños como los padres son menos dados a decir que seleccionan un libro infantil para leer por diversión, el tipo de libro no les importa, si les importa que contenga una buena historia (17 puntos menos entre los niños; 21 puntos entre los padres).:
    • El 52% de los niños quieren libros que les hagan reír, ayudarles a explorar nuevos mundos (40%) y familiarizarse con los temas de actualidad (26%).
    • Los padres quieren libros que ayuden a sus hijos a aprender acerca de las vidas de los demás (48%) y libros que hacen que sus hijos piensen y sientan (51%).

 

 

 

Orientaciones para fomentar la lectura en familia

1347290844capturadepantalla20120910alas12.28.08

Leamos Juntos. Orientaciones para fomentar la lectura en familia. Santiago de Chile: Unidad de Currículum y Evaluación y Bibliotecas Escolares CRA, del Ministerio de Educación2009

Texto completo

 

Para que el fomento lector sea exitoso se requieren estrategias que privilegien el gusto por la lectura desde la más temprana edad, a través de un trabajo conjunto de la familia y la escuela.

En este libro se presenta un gran desafío, que requiere el compromiso y constancia del equipo CRA, los docentes y directivos: guiar a los padres y apoderados para que sean parte activa de la formación lectora de sus hijos.

En sus páginas se reúnen una serie de artículos, que entregan orientaciones sobre la importancia de incorporar a la familia en el fomento a la lectura y algunas actividades como punto de partida para lograrlo.

Involucrar a las familias para transformar la educación

joining-together-to-create-a-bold-vision-for-next-generation-family-engagement-engaging-families-to-transform-education_list_item

Joining Together to Create a Bold Vision for Next-Generation Family Engagement: Engaging Families to Transform Education. New York: Carnegie Corporation, 2018

Texto completo

El documento comienza con un desafío, a saber: ¿Cómo trabajamos con las familias y las comunidades para co-crear la próxima generación de compromiso de la familia y la comunidad, proporcionando vías de aprendizaje equitativas -tanto dentro como fuera de la escuela y desde el nacimiento hasta la edad adulta- que permitan a todos los niños tener éxito en el siglo XXI?

 

El documento explora lo que se necesita para hacer frente a este desafío y examina lo que hemos aprendido en los últimos 50 años de investigación y políticas, así como la necesidad de cambiar las mentalidades. Se identifican cinco áreas prometedoras y de alto rendimiento que pueden servir como base para la próxima generación de estrategias de participación familiar: reducir el ausentismo crónico, compartir datos sobre los indicadores ambientales de los estudiantes y las escuelas, el desarrollo académico y social de los jóvenes dentro y fuera de la escuela, los medios de comunicación digitales y los períodos críticos de transición en los itinerarios de aprendizaje de los niños.

El informe también concluye con sugerencias sobre dónde concentrar los esfuerzos para avanzar en el campo de la participación de la familia y la comunidad: iniciativas de la comunidad local, desarrollo de capacidades y profesional, vías de datos, cambio de políticas públicas y estrategias de comunicación y participación pública.

Consejos sobre las reuniones entre padres y maestros: estrategias para directores, maestros y padres

parent-teacher-meeting-blog

Parent-Teacher Conferences: Strategies for Principals, Teachers, and Parents. Global Family Research Project, 2018

Texto original

Las reuniones entre de padres y maestros son una parte esencial de la relación entre las escuelas. y las familias de sus estudiantes. Las primeras reuniones que se inician al inicio del curso deben intentan crear un ambiente positivo, pero a veces también pueden crear ansiedad entre los padres, maestros, administradores de escuelas, e incluso entre los estudiantes. Estas primeras reuniones, que normalmente se celebran en otoño, no tiene que ser estresantes y pueden ser, en cambio, el inicio para una conversación fructifera y  continua en que los directores, educadores y familias discutan el progreso de los niños y desarrollen estrategias comunes para ayudar a los estudiantes a lograr el éxito durante todo el año escolar.

Esta guía de Global Family Research Project está diseñada para apoyar a los educadores y a las familias en la consecución de relaciones productivas y exitosas entre padres y maestros.

La guía da una serie de consejos que sistematizan lo que los directores, maestros y padres pueden hacer para prepararse mejor y aprovechar al máximo estas reuniones. Estos encuentros son sólo una parte de los programas de participación familiar, que también incluyen trabajar con los padres como socios colaborativos en la comprensión de los aspectos relacionados con el apoyo al progreso de sus hijos, tanto dentro como fuera de la escuela.

La guía establece 5 metas (5Rs en ingles): alcanzar, elevar, reforzar, relacionarse y reimaginar. La aplicación de estos enfoques puede conducir a formas innovadoras de relacionarse con las familias para asegurar que reciban la información que necesitan para ayudar a sus hijos, y que los maestros entiendan mejor las fortalezas y necesidades de sus alumnos.

 

Llegar a la comunidad

Llegar a la comunidad significa esforzarse para que los programas y recursos de participación familiar sean accesibles para aquellos que tienen más dificultades para aprovechar estas oportunidades. Por ejemplo, cuando se programe una reunión establecerla en un horario en el que los padres que trabajan tengan la mayor flexibilidad posible de poder asistir, o que los miembros de las familias con dificultades de comprensión del idioma se sientan cómodos tratando de comunicarse con el maestro.

Para alcanzar estos objetivos los directores pueden:

  • Asegurarse de que los intérpretes, el cuidado infantil o el transporte estén disponibles cuando sea necesario, y de que las familias conozcan la existencia de estos servicios.
  • Proporcionar a los maestros apoyo profesional sobre cómo hacer de la conferencia una experiencia positiva.
  • Considerar la posibilidad de implementar programas de visitas a domicilio, no como un reemplazo para las reuniones, sino como una forma de establecer una relación antes de la conferencia. Los directores pueden ofrecer esta oportunidad a sus maestros y familias.

 

Para alcanzar estos objetivos los maestros pueden:

  • Ser flexibles ofreciéndose a estar disponibles por teléfono o videoconferencia cuando haya dificultades para mantener una reunión en persona con alguna de las  familias.
  • Utilizar parte de la reunión para conocer mejor a la familia antes de discutir el progreso académico de los estudiantes.
  • Considerar, siempre y cuando se firmen las autorizaciones correspondientes, permitir que los padres o tutores deleguen en a otro miembro de la familia o amigo si esto les hace sentir más cómodos, especialmente si esa persona tiene una mejor comprensión del idioma en el caso de las familias emigrantes.

Para alcanzar estos objetivos las familias pueden:

  • Hacerles saber a los maestros con anticipación si tienen alguna incompatibilidad de horario o si hay alguna preocupación en particular que quieran abordar. A veces es fácil olvidar una pregunta o información importante cuando la reunión está en marcha.

 

Cooperar 

Cooperar significa que las conferencias sean una comunicación bidireccional. Que las familias compartan lo que saben sobre sus hijos, co-diseñen planes de acción con los maestros y participen en los métodos que las escuelas utilizan para mantener la comunicación.

Para alcanzar estos objetivos los directores pueden:

  • Trabajar con la asociación de padres u con otros padres en particular para promover las reuniones de padres y maestros como una experiencia valiosa y para recabar la opinión de las familias en momentos determinados, y ayudar a establecer los puntos del orden del día sobre los temas que desean abordar los profesores durante las reuniones.
  • Asegurarse de que los padres sepan cómo acceder a las plataformas de información de los alumnos en línea mediante antes de la conferencia para que estén bien informados a la hora de discutir el progreso de sus hijos. Algunas escuelas, por ejemplo, ponen a disposición ordenadores para formar a los padres padres sobre  cómo iniciar sesión o cómo hacer un seguimiento de los progresos de sus hijos a través de Internet.

Para alcanzar estos objetivos los maestros pueden:

  • Pedir a los padres que rellenen un formulario que enumere las fortalezas de sus hijos, las áreas de mejora y lo que les gustaría hacer, dentro y fuera de la escuela.
  • Escuchar cómo los padres apoyan el aprendizaje de sus hijos y sus metas de lo que quieren para sus hijos.
  • Tener conocimiento de cómo se sienten los padres al hablar de temas delicados, de modo que se les anime a que hablen de estos temas con los maestros.

Para alcanzar estos objetivos las familias pueden:

  • Preguntar sobre la mejor manera de ponerse en contacto con un maestro si tienen más preguntas o inquietudes. También que el maestro sepa la mejor manera y el mejor momento de ponerse en contacto con ellos.

 

Fortalecer

Refuerzo significa que los valores culturales, las normas, el lenguaje y los contextos de las familias se integran en las conversaciones y los planes de acción relacionados con los objetivos de aprendizaje de los estudiantes. Las familias deben conocer la mejor manera de apoyar y promuever el aprendizaje y desarrollo de los niños en el hogar, en la escuela y en la comunidad.

Para alcanzar estos objetivos los directores pueden:

  • Traducir documentos y mensajes importantes a los idiomas que se hablan en los hogares de los estudiantes.
  • Considerar la posibilidad de colocar carteles en toda la escuela que reflejen las formas en que las familias de diversas culturas están apoyando el aprendizaje de los niños a través del currículo. Incluso poner un mapa del mundo que muestre de dónde proceden las familias puede hacer que los padres se sientan bienvenidos cuando entren al edificio.
  • Proveer desarrollo profesional que minimice los prejuicios culturales y de otro tipo para dar a los profesores una oportunidad de confrontar los sentimientos o preocupaciones que puedan tener sobre reunirse con los padres.

Para alcanzar estos objetivos los maestros pueden:

  • Aprender algunas cosas sobre las culturas de las familias representadas en sus aulas y cómo el aprendizaje informal puede ser diferente de sus propias experiencias o expectativas. Considerar consultar a otras organizaciones culturales para saber más de las otras culturas.
  • Proporcionar datos que muestren cómo los niños están progresando hacia los estándares en áreas específicas, y recomendar recursos para que los padres puedan apoyar y ayudar mejor en las tareas y deberes encomendados a sus hijos. Los maestros deben sentirse cómodos y bien informados sobre cómo les va a los niños en la escuela y su progreso individual a través del tiempo.
  • Muestrar respeto por cada familia, evitar afirmaciones como “debería” que suenan sentenciosas, y aprender de los conocimientos que los padres tienen sobre sus hijos.
  • Elaborar un plan de acción junto con los padres sobre lo que pueden hacer tanto  maestros como padres para apoyar el aprendizaje de los niños y cuándo se comunicarán entre sí.

Para alcanzar estos objetivos las familias pueden:

  • Participar en los eventos escolares, como jornadas de acogida,
    visitas guiadas a las escuelas u otras oportunidades para conocer
    a los maestros al principio del año, de manera que las reuniones no sean la primera oportunidad de conocerse.
  • Dar a conocer el comportamiento positivo de sus hijos en casa, lo que proporciona
    a los profesores una mejor comprensión de cómo incorporar esas estrategias en el aula o en el individuo. Algunas escuelas, especialmente las de nivel medio y superior. nivel secundario, involucran a los estudiantes en en las reuniones con los profesores. Pero si no lo hacen, los padres pueden preguntarle a sus hijos antes de que acudan a la reunión si hay algún tema concreto que quieren que se discuta.
  • Pedir sugerencias y orientación a los maestros sobre cómo apoyar  mejor el aprendizaje de sus hijos en la escuela o en qué recursos les recomendaría.

 

 

Relacionarse

Los programas de participación familiar también apoyan las relaciones en forma de redes colaborativas. Así como los educadores tienden a valorar el aprendizaje mutuo, los padres dependen de otros padres para que los introduzcan en las rutinas de la escuela, para que aprendan consejos sobre recursos relacionados con el aprendizaje en la comunidad y para que les brinden apoyo cuando tengan preguntas o inquietudes.

Para alcanzar estos objetivos los directores pueden:

  • Ayudar a las familias a establecer conexiones entre ellas ; reclutar a los padres más comprometidos con el aprendizaje para  que pueden actuar como enlaces entre los maestros y las familias; y habilitar un espacio en la escuela para que las familias se puedan reunir en la escuela.
  • Ofrecer oportunidades para que las familias trabajen juntas. Programas tales como huertos escolares, eventos de voluntarios o producciones escolares puede dar a los padres la oportunidad de conocerse y trabajar juntos son otra manera de ayudar a los padres a sentirse parte de la comunidad escolar

Para alcanzar estos objetivos los maestros pueden:

  • Fomentar las relaciones entre las familias en su comunidad. A medida que conocen mejor a los padres durante en el momento de la reunión, pueden tener en cuenta qué familias podrían ser buenas conexiones o recursos para cada uno, tal vez porque sus hijos tienen intereses similares o viven en las mismas condiciones o en un entorno próximo (en la misma calle, por ejemplo.)
  • Alentar a los padres a que compartan estrategias sobre la forma en que apoyan el aprendizaje de sus hijos, como la supervisión de las tareas y el establecimiento de límites en el uso del teléfono. Los maestros también pueden trabajar con los padres para crear sistemas de compañerismo entre las familias para fomentar las buenas relaciones

Para alcanzar estos objetivos las familias pueden:

  • Averiguar con los maestros o con los enlaces de los padres si hay otras familias que deberían conocer mejor, o que podrían tener experiencias conjuntas con programas particulares de la comunidad. Aquellos que llevan en la escuela varios  años también pueden ofrecerse a conectarse con otras familias que puedan necesitar apoyo.

 

Reimaginar

Por último, las escuelas pueden necesitar reimaginar formas de aumentar el acceso de las familias y la comprensión de la información sobre el progreso de sus hijos. Esto podría incluir implicar a los estudiantes en las reuniones colectivas o individualizadas que se llevarán a cabo con los padres. Además, las otros profesionales y unidades administrativas de la escuela, como la biblioteca, pueden desempeñar la tarea de proporcionar a las familias los recursos necesarios para apoyar mejor las necesidades de sus hijos en la escuela, así como oportunidades para aprender con ellos.

Para alcanzar estos objetivos los directores pueden:

  • Construir conexiones con otros profesionales y proveedores de la comunidad que tengan programas o servicios que amplíen y profundicen los intereses de los estudiantes y satisfagan las necesidades de las familias en la escuela. Estas asociaciones pueden ser valiosas en el momento de la reunión, ya que los padres pueden hacer preguntas sobre cómo apoyar mejor el aprendizaje de sus hijos.
  • Considerar la posibilidad de realizar talleres sobre la comprensión de los datos de los estudiantes, los tipos de evaluaciones llevadas a cabo u otros temas. Muchas escuelas tienen solamente reuniones formales, pero los líderes escolares también pueden considerar programar conferencias para revisar el progreso hecho durante el año.

Para alcanzar estos objetivos los maestros pueden:

  • Recomendar recursos de la comunidad que puedan ayudar a extender el aprendizaje fuera de las clases.
  • Recomendar -si se lleva a cabo una reunión de primavera- sobre como reforzar el aprendizaje durante las vacaciones de verano por parte de las familias o en qué cuestiones centrarse de cara al próximo curso.

Para alcanzar estos objetivos las familias pueden:

  • Pedir a los maestros y a los enlaces con los padres, así como a otras familias, recursos de la comunidad que puedan complementar lo que los niños están aprendiendo, aprovechar las áreas de interés de las familias y continuar apoyando a las familias a medida que sus hijos completan sus ciclos en la escuela.
  • Unirse a diferentes grupos y redes comunitarias que apoyan a niños y familias.

 

 

¿Cómo usan las los ordenadores los estudiantes para aprender en el hogar y la escuela?

ordenador-590x300

A Look at Computer Access and Use: How Students Use Computers for Learning at Home and School” (Grades 4, 8, and 12).  National Center for Education Statistics

Texto competo

El informe examina en profundidad el acceso de los estudiantes a los ordenadores en el hogar y en la escuela, y el uso de los ordenadores por parte de los estudiantes para el aprendizaje en clase en los grados 4º, 8º y 12º.

Este informe es el segundo de una serie de informes que examinan el cuestionario de la encuesta de 2015 y los datos de rendimiento de la Evaluación Nacional de Progreso Educativo (NAEP).

Las asociaciones entre el acceso y uso de los ordenadores por parte de los estudiantes y su desempeño en las evaluaciones de matemáticas y lectura de la NAEP para el año 2015 se analiza a nivel nacional, en todos los estados y jurisdicciones, y en los grandes distritos urbanos.

La mayoría de los estudiantes tienen acceso a un ordenador en casa o en la escuela en 2015. El porcentaje de acceso a los ordenadores en el hogar osciló entre 77 y 97% para los estudiantes de octavo grado, mientras que el acceso a los ordenadores en la escuela osciló entre 78 y 100%. Además, los estudiantes sin acceso a ordenadores en casa tendieron a tener peores resultados en las evaluaciones en 2015.

El acceso a lo ordenadores se divide según criterios socioeconómicos. Los porcentajes más pequeños de estudiantes con familias de bajos ingresos reportaron tener acceso a ordenadores en casa en comparación con los estudiantes de ingresos medios a altos. os estudiantes de menor y mayor rendimiento difieren en la frecuencia con la que utilizan los ordenadores para practicar y desarrollar habilidades académicas en el aula.

El uso de los ordenadores una o dos veces por semana aumentó en hasta 5 puntos porcentuales en las clases de matemáticas y 6 puntos porcentuales en las clases de lectura entre 2013 y 2015.