Archivo de la categoría: Alfabetización informacional

Ideas de proyectos Maker para bibliotecas y escuelas

31135937037_b59cc7d63a_b_d

Maker Project Ideas for Libraries and Schools

By Kristin Fontichiaro. Smashwords, 2017

ePub

PDF

mobi

¿Buscas ideas para animar tu cultura de creadores o espacio de creadores para jóvenes? Prueba una variedad de consejos e ideas para crear una cultura de creación, bricolaje, creatividad y aprendizaje práctico con los jóvenes. Encontrarás ideas y consejos de proyectos, pero no instrucciones extensas.

Los niños españoles y su relación con la tecnología

 

aimc_2018

 

AIMC Niñ@s 2018. Madrid: AIMC, 2018

Texto completo

 

Más del 40% de los niños ve contenidos televisivos en los dispositivos móviles o el ordenador. El 89% consume vídeos en Internet. Los niños pasan casi 5 horas diarias frente a alguna pantalla. 7 de cada 10 niños de entre 12 y 13 años utiliza las redes sociales. Juntarse con los amigos es su actividad favorita, por delante de practicar deporte o jugar a los videojuegos. Los niños se declaran fans de Messi y Cristiano, mientras que las niñas prefieren a Shakira y a la heroína Ladybug

El estudio de AIMC Niñ@s 2018 es el quinto de los estudios realizados desde AIMC centrado en el público infantil, tras las ediciones de los años 1998, 2002, 2004 y 2008.

El de este año tiene una importancia especial ya que en estos últimos 10 años, el desarrollo de la tecnologíainternet, la conectividad, la movilidad y la evolución y aparición de nuevos dispositivos, han desembocado en nuevos hábitos frente a los múltiples puntos de contacto que han aparecido, sobre una población tremendamente sensible a todo ello.

El estudio desvela aspectos tan relevantes como: cuáles son los hábitos de vida y horarios de este perfil poblacional; qué medios consumen, cuándo, con qué dispositivos y para qué, prestando especial atención al mundo digital y a todas las posibilidades que la tecnología aporta; qué actividades son las que más les gusta realizar en su tiempo libre; su acceso a las redes sociales; qué canales de televisión son sus preferidos; cómo es su consumo individual; cómo viven el fenómeno del Gaming, cuál es su relación con la publicidad o el nivel de control por parte de los padres en el consumo de medios y uso de dispositivos.

AIMC Niñ@s ha contado con la financiación de un grupo de sus Asociados, en concreto de siete de las agencias de medios más importantes de nuestro país: Carat España, Equmedia, Havas Media, Initiative, Mindshare, OMD y Zenith Media; de cuatro de los grupos de televisión más destacados en cuanto a contenidos infantiles en España: RTVE, Disney Channel, Turner y Viacom; así como de Google.Todos ellos, junto con AIMC y el Instituto responsable del estudio (KANTAR TNS), han participado en las reuniones de definición del cuestionario.

 

Los ‘Post-Mileniales’ están en camino de ser la generación más diversa y mejor preparada hasta la fecha

st_18-11-15_generations_featured-image

Fry, richard ; Parker, K. “Early Benchmarks Show ‘Post-Millennials’ on Track to Be Most Diverse, Best-Educated Generation Yet: A demographic portrait of today’s 6- to 21-year-olds.” Whasington: Pew Research Center, 2018

Texto completo

A medida que una nueva generación de estadounidenses comienza a tomar forma y a avanzar hacia la edad adulta, existe un creciente interés en sus actitudes, comportamientos y estilo de vida. Pero, ¿cómo cambiará esta generación el tejido demográfico? Un nuevo análisis de los datos de la Oficina del Censo realizado por el Pew Research Center revela que la generación “post-milenial” ya es la generación más diversa desde el punto de vista racial y étnico, ya que la mayoría de los jóvenes de entre 6 y 21 años (52%) son blancos no hispanos. Y aunque la mayoría de ellos todavía están cursando sus estudios escolares, los más mayores de los “milenials” se están matriculando en la universidad en una proporción significativamente más alta que cualquiera de los individuos de otras generaciones anteriores.

La generación denominada “post-Millennials” en este informe – a la que en otros lugares se hace referencia como Generación Z, el iGen o Homelanders – incluye a los nacidos después de 1996. Pew Research Center utiliza la etiqueta “post-Millennials” como marcador de posición hasta que surja un mayor consenso en cuanto a su nombre. Para propósitos de este análisis, la generación post-Milenial abarca hasta los 16 años, el mismo número de años que la generación Milenial (ahora de entre 22 a 37 años). Este informe compara los post-Millennials en 2018 con las generaciones anteriores cuando tenían entre 6 y 21 años, examinando sus características demográficas así como las de sus padres y hogares.

Los padres de los post-Millennials están mejor educados que los padres de los Millennials y los de las generaciones anteriores, y es muy probable que este patrón contribuya a la riqueza relativa de los hogares en los que viven los post-Millennials. Más de cuatro de cada diez post-Millennials (43%) viven con al menos con un padre que tiene al menos una licenciatura. Aproximadamente un tercio (32%) de los mileniales en 2002 tenían un padre con este nivel de educación.

La tasa de abandono escolar de los alumnos de secundaria de mayor edad después de los milenials (de 18 a 20 años en 2017) es significativamente inferior a la de los milenials de edad similar en 2002. Y entre los que ya no estaban en la escuela secundaria en 2017, el 59% estaban matriculados en la universidad -la más alta que la tasa de matriculación de los milenials de 18 a 20 años en 2002 (53%) y los de la Generación X en 1986 (44%).

Los patrones cambiantes en el logro educativo son impulsados en parte por los orígenes diversos de los jóvenes hispanos. Los hispanos post-milenial son menos propensos que los hispanos mileniales a ser inmigrantes – el 12% de los hispanos post-milenial nacieron fuera de los Estados Unidos, comparado con el 24% de los hispanos mileniales en el 2002. Investigaciones anteriores han demostrado que la segunda generación de jóvenes hispanos tiende a ir más lejos en la escuela que la juventud hispana nacida en el extranjero. Esto se confirma en este análisis, ya que el 61% de los hispanos de segunda generación de 18 a 20 años que ya no estaban en la escuela secundaria estaban matriculados en la universidad en 2017, en comparación con el 40% de los nacidos en el extranjero. En general, la proporción de hispanos matriculados en la universidad después del milenio es significativamente más alta que la tasa de los milenios en 2002 (55% vs. 34%, entre los jóvenes de 18 a 20 años que ya no asisten a la escuela secundaria).

En términos más generales, la generación posterior al Milenio está siendo moldeada por los cambios en los patrones de inmigración. Los flujos de inmigración a Estados Unidos alcanzaron su punto máximo en 2005, cuando la vanguardia de la generación post-milenial tenía 8 años o menos. El inicio de la Gran Recesión y la gran disminución en el empleo llevó a que menos inmigrantes llegaran a los Estados Unidos, incluyendo niños inmigrantes. Como resultado, la generación post-Milenial tiene menos jóvenes nacidos en el extranjero entre sus filas que la generación Milenial en el 2002 y un número significativamente mayor de los que nacieron en los Estados Unidos de padres inmigrantes, aunque esto puede cambiar dependiendo de los flujos migratorios futuros.

 

 

 

Guía Educador para el Crecimiento de la Lectura

 

leader-guide-cover4

Education Leader’s Guide to Reading Growth, Renaissance 2018

Texto completo

 

Una guía basada en la investigación sobre los aspectos más esenciales de la práctica de la lectura de alta calidad y los elementos que aceleran el crecimiento de la lectura, diseñada especialmente para los administradores del distrito, los directores de escuela y otros líderes de la educación.

 

14 consejos para diseñar la biblioteca digital perfecta en la escuela

renaissance-digital-library

14 Tips for Building the Perfect Digital Library

Todd Brekhus Expert advice for getting the most out of your technology.

November 5, 2018

Texto completo

 

¿Cómo podemos ayudar a nuestros estudiantes a convertirse en consumidores inteligentes de medios digitales? Muchos estudiantes acceden a diario a una amplia gama de contenidos a través de los medios sociales e Internet, pero a menudo sus estos contenidos no proceden de fuentes fidedignas o no son materiales de lectura de alta calidad. Las bibliotecas digitales son una manera poderosa para que los educadores ayuden a enseñar a los estudiantes a encontrar, evaluar y utilizar el contenido digital, una habilidad esencial a medida que los materiales y fuentes en línea continúan creciendo a un ritmo asombroso.

 

Con esto en mente, Todd Brekhus nos da algunos consejos, ideas y recomendaciones para  construir la biblioteca digital perfecta.

1. Piensa en bibliotecas estudiantiles, no en bibliotecas escolares.

Los niños no deberían tener que correr a la papelera para obtener la única copia de un título favorito, y tampoco deberían tener que correr a la computadora para obtener la única copia digital. Con la tecnología digital, cada estudiante puede tener su propia biblioteca. Por ello es aconsejable buscar opciones de bibliotecas digitales que permitan a todos los estudiantes leer el mismo libro simultáneamente para maximizar la elección y el compromiso de los estudiantes.

2. Expandir la lectura más allá de la clase de lengua.

En muchas escuelas, los maestros de lengua tienen sus propias bibliotecas, mientras que los maestros del área de contenido sólo tienen estantes de libros de texto y de vez en cuando van a la biblioteca de la escuela. Con la tecnología digital, cada aula del edificio puede tener su propia biblioteca, a menudo sin ningún costo adicional. Mejor aún, ya que los libros digitales pueden “viajar” de un salón de clases a otro, los estudiantes pueden tener una experiencia de lectura sin fisuras en Ciencias sociales, Ciencias y lengua, ayudándoles a construir fuertes conexiones entre los planes de estudio.

3. Recuerda que no se requieren dispositivos digitales para cada uno

Las bibliotecas digitales pueden ser muy eficaces incluso sin un modelo 1 a1. Con sólo unas pocas computadoras o tabletas, los maestros pueden establecer puntps de lectura por las que los estudiantes pueden rotar durante la formación en grupos pequeños.

Además, si su solución de biblioteca digital se basa en un navegador (en lugar de requerir software o hardware específico instalado), los estudiantes pueden leer en cualquier dispositivo, incluyendo teléfonos celulares, consolas de videojuegos o incluso televisores inteligentes.

4. Extender la lectura más allá del día escolar.

Las bibliotecas digitales presentan una oportunidad única para que las escuelas se asocien con organizaciones comunitarias. Los estudiantes pueden leer textos digitales antes y después de la escuela en la biblioteca pública, centros comunitarios o cualquier otro lugar donde tengan acceso a Internet. Dado que las investigaciones han demostrado que el acceso a los libros es a menudo más importante para la lectura de los estudiantes que su estatus socioeconómico, estas asociaciones comunitarias pueden ayudar a mejorar el rendimiento de los estudiantes, lo cual, a su vez, fortalece a la comunidad local.

5. No eliminar los materiales impresos.

Esto puede parecer un consejo extraño en un artículo sobre bibliotecas digitales, pero la mayoría de los estándares requieren que los estudiantes trabajen con confianza tanto con materiales impresos como digitales. Intenta que sus bibliotecas impresas y digitales trabajen asociadas y, en última instancia, se mejoren mutuamente.

6. Evite animaciones y otras distracciones en textos digitales.

Aunque puede ser tentador buscar textos digitales que utilicen ventanas emergentes, juegos, animaciones y otras características “divertidas” para atraer a los estudiantes, hay alguna evidencia de que estas distracciones llevan a una lectura superficial. Los textos digitales deben ser diseñados para ayudar a los estudiantes a concentrarse en la lectura.

7. Encuentra maneras efectivas para que los estudiantes se involucren con el texto.

Aunque las animaciones pueden distraer, hay muchas características interactivas que pueden mejorar la experiencia de lectura. Busca opciones digitales que tengan herramientas útiles que permitan a los lectores resaltar, dibujar, anotar, escribir diarios y citar fuentes.

8. Usa materiales digitales para leer en voz alta.

Primero, olvídate de invertir en libros grandes y caros: Con una biblioteca digital, cualquier libro puede ser proyectado para que sirva como un gran libro. Incluso los estudiantes mayores informan que una de sus actividades favoritas de lectura es hacer que su maestro lea en voz alta, y los textos digitales permiten que incluso los libros para adultos jóvenes -que casi nunca están disponibles en formato de libro grande- se usen para leer en voz alta en el aula. En segundo lugar, las opciones digitales con audio incorporado significan que los estudiantes pueden disfrutar de la lectura en voz alta en cualquier momento, incluso cuando un profesor o un miembro de la familia no está disponible. Para los estudiantes cuyas familias tienen bajos niveles de alfabetización, el audio grabado puede ser la única manera de que los padres/tutores lean libros con sus hijos y apoyen activamente su educación.

9. Apoya a los estudiantes y a sus familias con múltiples opciones de idiomas.

Una biblioteca digital puede ser un recurso poderoso para los estudiantes, especialmente si incluyen títulos en otros idiomas o textos en dos idiomas. Un diccionario incorporado permitirá a los estudiantes buscar rápidamente palabras desconocidas y construir vocabulario, mientras que el audio grabado puede proporcionar modelos auditivos de sintaxis y gramática correctas dentro del idioma. (Por esta razón, intenta recurrir a textos digitales que utilicen audio grabado por personas reales, no por voces computarizadas.). Los textos digitales en otros idiomas, como el español, también hacen posible que los miembros de la familia con conocimientos limitados de inglés puedan leer con sus hijos. En muchos casos, los textos digitales en dos idiomas también pueden proporcionar a los padres/tutores la oportunidad de desarrollar sus propias habilidades en inglés.

10. Ir más allá de los libros.

Una biblioteca digital no tiene que limitarse a los libros de clase. Puede incluir novelas gráficas, libros ilustrados, fotos y textos informativos, e incluso artículos de noticias. En particular, los artículos de noticias pueden ayudar a despertar la curiosidad de los niños sobre el mundo, desarrollar conocimientos básicos sobre una amplia variedad de temas y fortalecer las habilidades socio-emocionales como la empatía y la apreciación de la diversidad.

11. Empoderar a los estudiantes.

Con las bibliotecas digitales, los estudiantes a menudo pueden obtener información en tiempo real sobre su lectura (cuánto tiempo están leyendo, a qué nivel y qué tan bien están entendiendo el material) que simplemente no pueden obtener con los materiales impresos. Anima a los estudiantes a usar esta información para tomar posesión de su aprendizaje y tomar decisiones informadas sobre su lectura.

12. Capacitar a los maestros.

Los profesores también se benefician de tener información más detallada sobre la lectura de sus alumnos, pero esa no es la única manera en que las bibliotecas digitales pueden ayudar a los educadores. Cuando cada libro de una biblioteca digital está esencialmente disponible como un “conjunto de clases”, los profesores pueden dar rienda suelta a su creatividad. Los maestros ya no se limitan a los pocos títulos con unas treinta copias disponibles, sino que pueden crear proyectos y actividades basados en los intereses de los estudiantes, por ejemplo con los acontecimientos actuales o las noticias locales. Asegúrate de que todos los profesores estén debidamente capacitados en todas las funciones y colecciones disponibles en la biblioteca digital, para que puedan aprovechar al máximo todas las ventajas que ésta ofrece.

13. Empoderar a los bibliotecarios.

Como defensores de la lectura, los bibliotecarios trabajan para fomentar el amor por la lectura en cada estudiante. Debido a que las bibliotecas digitales amplían las opciones de los estudiantes -y más libros significan más oportunidades para que cada estudiante encuentra el libro adecuado para motivarlos a leer más- los bibliotecarios se vuelven más esenciales cuando ayudan a guiar a los estudiantes (¡y a los educadores!) hacia su próxima lectura. Además, libres de las necesidades del formato impreso, los bibliotecarios pueden actuar como líderes informando de las tendencias en la lectura de los estudiantes a los directores y profesores. Será importante proporcionar a los bibliotecarios acceso completo a todos los datos disponibles a través de la biblioteca digital para ayudar a asegurar que puedan usar su experiencia para monitorear, analizar y hacer recomendaciones sobre la lectura a nivel de la escuela o en comunidad.

14. Elimina los costos de almacenamiento, los dolores de cabeza de inventario y las multas por libros perdidos.

Al considerar el costo de una biblioteca digital, recuerda también considerar los ahorros. Con una biblioteca digital, no hay costos de almacenamiento, no hay necesidad de hacer inventario, no hay papeleo o sistemas de archivo, y no hay costos de eliminación. Para los estudiantes y las familias, las bibliotecas digitales eliminan cualquier preocupación por incurrir en multas por libros atrasados, perdidos o dañados.

 

 

 

 

Palacios para el pueblo: por qué las bibliotecas son algo más que libros

2766

The New York Public library, founded in 1895. Photograph: Max Touhey Photography/NYPL

 

 

Del Libro: Klinenberg, Eric. Palaces for the people: : how social infrastructure can help fight inequality, polarization, and the decline of civic life. New York: Penguin Randon House, 2018

 

 

“En la biblioteca, todo el mundo es bienvenido -así que las bibliotecas pueden ayudar a sanar nuestra sociedad dividida y desigual-“, afirma Eric Klinenberg, sociólogo de la Universidad de Nueva York  en este extracto editado de su nuevo libro, Palaces for the people.

 

En una mañana soleada de jueves de finales de marzo en el barrio de New Lots del este de Nueva York, Brooklyn. Pequeños grupos de hombres de mediana edad bromean en las afueras de las cafeterías y en las escaleras de las pequeñas casas de ladrillo adosadas, que son tan comunes en la zona. Las madres y las abuelas empujan cochecitos de bebés y cuidan a los niños en edad preescolar que saltan y se divierten animados por el calor inusual de este día invierno. Las aceras se han despertado.

La vida callejera en el este de Nueva York es ajetreada, pero no siempre agradable. El distrito es uno de los más pobres de la ciudad, con cerca de la mitad de los residentes viviendo por debajo del umbral de la pobreza. También es uno de los más segregados. Casi el 95% de los residentes son negros o latinos, y sólo el 1% son blancos. El distrito también se encuentra entre los vecindarios más violentos de la ciudad de Nueva York, con niveles especialmente altos de homicidios, delitos graves y agresiones sexuales.

Los científicos sociales a menudo atribuyen la frase “socialmente aislada” a esta zona del este de Nueva York, porque su ubicación periférica y las limitadas opciones de transporte público restringen el acceso a oportunidades en otras partes de la ciudad, mientras que las personas que no viven allí tienen pocas razones para visitarla y fuertes incentivos para mantenerse alejadas. Condiciones como estas son malas para todos, pero las investigaciones muestran que son particularmente graves para las personas mayores, enfermas y frágiles, que habitualmente son más dados a no salir de sus apartamentos.

Vivir en un lugar como el este de Nueva York requiere el desarrollo de estrategias de supervivencia, y para muchos residentes, en particular para los más vulnerables, los mayores y los más jóvenes, la clave es encontrar refugios seguros. Y en esta y todas las mañanas de los jueves de esta primavera, muchos residentes que de otra manera se quedarían solos en casa se reunirán en el servicio público más utilizado del vecindario: la biblioteca de la sucursal de New Lots.

Las bibliotecas no son el tipo de instituciones que la mayoría de los científicos sociales, formuladores de políticas y líderes comunitarios suelen poner de relieve cuando debaten sobre el capital social y cómo construirlo. Pero ofrecen algo para todos, sin importar si son ciudadanos, residentes permanentes o incluso delincuentes convictos, y todo ello de forma gratuita. Investigando en la ciudad de Nueva York, aprendí que las bibliotecas y su infraestructura social son esenciales no sólo para la vitalidad de un barrio, sino también para amortiguar todo tipo de problemas personales, incluyendo el aislamiento y la soledad.

Los servicios y programas adicionales que ofrecen a las personas mayores son particularmente importantes. A partir de 2016, más de 12 millones de estadounidenses de 65 años o más viven solos, y las cifras de los que envejecen solos están creciendo constantemente en gran parte del mundo. Aunque la mayoría de las personas en esta situación son socialmente activas, el riesgo de aislamiento es alto. En los vecindarios donde la delincuencia es alta o la infraestructura social es escasa, es más probable que las personas mayores se queden solas en sus hogares, simplemente porque carecen de lugares atractivos a los que ir….

… La infraestructura social proporciona el marco y el contexto para la participación social, y la biblioteca es una de las formas más críticas de infraestructura social que tenemos. Pero también es una de los más infravalorados.

En los últimos años, la modesta disminución de la circulación de libros impresos en algunas partes del país ha llevado a algunos críticos a argumentar que la biblioteca ya no cumple su función histórica como lugar para la educación pública y el mejoramiento social. Políticos electos con otras prioridades de gasto argumentan que las bibliotecas del siglo XXI ya no necesitan los recursos que una vez comandaron porque en Internet la mayoría de los contenidos son gratuitos. Arquitectos y diseñadores deseosos de erigir nuevos templos del conocimiento dicen que las bibliotecas deberían ser reutilizadas para un mundo en el que los libros están digitalizados y en el que gran parte de la cultura pública está en línea.

Muchas bibliotecas públicas necesitan renovaciones, particularmente las sucursales de los vecindarios. Pero el problema al que se enfrentan las bibliotecas no es que la gente ya no las visite ni saque libros. Al contrario es tanta la gente que las está utilizando, para una variedad tan amplia de propósitos, que los sistemas de biblioteca y sus empleados se encuentran desbordados.

Según una encuesta realizada en 2016 por el Pew Research Center, cerca de la mitad de todos los estadounidenses de 16 años o más utilizaron una biblioteca pública, y dos tercios dicen que cerrar su sucursal local tendría un “gran impacto en su comunidad”. En muchos vecindarios el riesgo de tales cierres es palpable, porque tanto los edificios de las bibliotecas locales como los sistemas que los sostienen no cuentan con fondos suficientes y están sobrecargados.

En la ciudad de Nueva York, la circulación de las bibliotecas ha aumentado, la asistencia a los programas ha aumentado, las sesiones de los programas han aumentado y el número promedio de horas que la gente pasa en las bibliotecas también ha aumentado. Pero la ciudad de Nueva York no tiene una cultura bibliotecaria, ni considera que sea una prioridad nacional. Esas consideraciones pertenecen a otros lugares como Seattle, que lidera la mayor circulación de documentos per cápita, o Columbia que tiene el nivel más alto de asistencia a programas, donde cinco de cada 10.000 residentes participan en actividades bibliotecarias cada año. También, la ciudad de Nueva York también ocupa un lugar bajo en el gasto gubernamental per cápita por biblioteca. La biblioteca pública de Nueva York recibe 32 dólares por cada residente, al igual que la de Austin y Chicago, pero lejos de los 101 dólares que recibe la biblioteca pública de San Francisco por cada residente.

Los sistemas de bibliotecas urbanas en los Estados Unidos han sido durante mucho tiempo asociaciones público-privadas, y los gobiernos de las ciudades han confiado en los filántropos para financiar gran parte del trabajo de la biblioteca. Aún así, es difícil entender por qué la mayoría de las ciudades dan tan poco apoyo público a sus bibliotecas. Según informes recientes del Pew Research Center, más del 90% de los estadounidenses consideran que su biblioteca es “muy” o “algo” importante para su comunidad, y en la última década “todas las demás instituciones importantes (gobierno, iglesias, bancos, corporaciones) han caído en la estima pública, excepto las bibliotecas, los militares y los equipos de intervención inmediata”.

A pesar de este apoyo, en los últimos años las ciudades y los suburbios de todo Estados Unidos han recortado los fondos para las bibliotecas, y en algunos casos las han cerrado por completo, porque los políticos a menudo las ven como lujos, no como necesidades. Cuando llegan tiempos difíciles son a los primeras instituciones a las que recortan el presupuesto.

Hoy en día, podemos tener todas las razones para sentirnos atomizados y alienados, desconfiados y asustados. Pero algunos lugares tienen el poder de unirnos, y son precisamente las bibliotecas uno de los lugares donde más fácilmente establecemos lazos sociales todos y cada uno de los días del año.

Nuestras comunidades están llenas de niños cuyo futuro se formará en los lugares donde van a aprender sobre sí mismos y sobre el mundo que heredarán. Merecen palacios. Que los consigan o no depende de nosotros.

 

Leer articulo completo

 

El papel de las bibliotecas públicas en la participación de los ciudadanos en comunidades inteligentes, inclusivas y conectadas: un informe sobre las mejores prácticas actuales

 

2018-11-14_13-32-141

Mersand, Shannon, Gasco-Hernandez, Mila ; Zhao, Xiaoyi … et al. “The Role of Public Libraries in Engaging Citizens in Smart, Inclusive and Connected Communities – a Current Practices Report” Whasingthon: CTG UAlbany, 2018

Texto completo

Las bibliotecas de todo tipo están ofreciendo una nueva generación de servicios bibliotecarios que se integran con la infraestructura de la ciudad y que extienden el papel de las bibliotecas como como centros de alfabetización en información y anclajes de confianza de comunidades inteligentes. 

 

Según el informe de CTG UAlbany, “The Role of Public Libraries in Engaging Citizens in Smart, Inclusive and Connected Communities“, las bibliotecas están apoyando a sus ciudadanos con servicios innovadores, tales como talleres sobre programación de robots e impresoras 3D, medios sociales, gestión de semillas, herramientas eléctricas, juegos de mesa, cámaras térmicas y equipos de jardinería. De este modo, las bibliotecas se convierten en un espacio abierto para que la comunidad se reúna para aprender, comunicarse y participar en definir su propia identidad.

Los investigadores estudiaron 32 bibliotecas de Estados Unidos para identificar las mejores prácticas teniendo en cuenta cuestiones como: infraestructura, tecnología, programas y servicios, participación ciudadana, comunicaciones y alianzas. El equipo también identificó las “Mejores Prácticas Integradoras”, que afectan a muchas o todas esas áreas.