Archivo de la etiqueta: Librerías

Pages on Pages: sitio web para buscar donde encontrar un libro al mejor precio

https://www.pagesonpages.com/

El sitio Pages on Pages te permite buscar un libro para ver dónde puede encontrarlo al precio más barato. Puedes encontrar libros de texto, novelas, cómics y mucho más, tanto nuevos como de segunda mano. Intenta visitar tu librería local de segunda mano en persona cuando te sea posible, pero si necesitas algo en un apuro, este sitio es un gran lugar para encontrarlo.

Bibliotecas y librerías: entre herencias y futuro

Roger Chartier, «Bibliotecas y librerías: entre herencias y futuro«, -:Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe. Cerlalc. (Bogotá), 2018.

Texto completo

Presenta una reflexión histórica sobre las bibliotecas y las librerías desde su rol de tender puentes entre la lectura y la palabra. También aborda la preocupación sobre el futuro y la posible desaparición de las bibliotecas y librerías y su contraparte de transformación en el cambiante mundo de los medios escritos.

La biblioteca salvaje

LA BIBLIOTECA SALVAJE

En: Eduardo Halfon. Biblioteca bizarra. Madrid: Jekyll & Jill Editores, 2014


Prefiero los libros de viejo. Me gustan precisamente por el aire de imperfección y misterio que los envuelve: las páginas manchadas o dobladas por los dedos de otro; las frases subrayadas o párrafos marcados en amarillo que le dijeron algo a alguien más; las curiosas anotaciones y reflexiones en los márgenes; la eventual dedicatoria en la primera página, a veces enigmática, a veces absurda, a veces del mismo autor. Decía Virginia Woolf que los libros de viejo son libros salvajes, libros sin casa, y tienen un encanto del que carecen los volúmenes domesticados de una biblioteca.

César Sánchez, amigo, editor y también coleccionista de libros usados, se vanagloria de un ejemplar que compró en una librería de viejo, a finales de los años noventa: Cielos e inviernos, del poeta español Ramón Irigoyen. Un libro publicado por Hiperión, cuando Hiperión, se jacta mi amigo, aún publicaba en offset mate sin plastificar. En la primera página, Irigoyen escribió: “A Manuel Vicent, por tantas horas de lectura dichosa”. La dedicatoria al famoso escritor Manuel Vicent le había pasado inadvertida al vendedor de Madrid —me explica César Sánchez con una expresión de cazador en el rostro y su hermosa presa en las manos—: porque el libro estaba intonso.

A otro amigo, Raúl Eguizábal, le gusta buscar libros de viejo los domingos en la mañana, en el Rastro de Madrid. Allí, un domingo, descubrió una edición antigua de la novela Un adolescente, de Dostoievski. Me contó Eguizábal que no se decidía a comprarla porque el vendedor solo tenía el primero de dos tomos, pero que la decisión se le hizo muy fácil al descubrir que adentro, en la portada interior del libro, estaba la firma del gran poeta español Vicente Aleixandre, y abajo, en su misma letra, el año 1928. No sé si tendrá algo que ver, me dijo Eguizábal en su casa de Madrid, pero ese libro de Dostoievski me recordó a un poema de Aleixandre titulado “Adolescencia”, el único poema que Aleixandre se sabía de memoria de todos los que escribió. Luego, aún de pie mientras liaba hebras de tabaco, Eguizábal me contó que aquel domingo, caminando unas horas más tarde en la cuesta de Moyano, encontró y compró el segundo tomo de la novela de Dostoievski.

(En la biblioteca de Eguizábal, en medio y enfrente de tantos libros, abundan los antiguos afiches y carteles publicitarios, la mayoría también encontrados los domingos por la mañana en el Rastro. De toda su colección, mi favorito es un calendario del jabón facial marca John H. Woodbury —pronúnciese udbery, recomienda abajo, en mayúsculas—, pero es mi favorito no por el calendario en sí, sino por el texto escrito a mano, en una letra perfectamente legible, en la parte trasera. Dice así: “Ángel apostó 50 pesetas que tarda la guerra en terminar por lo menos seis meses; o sea, hasta fin de abril no se termina. Yo aposté 5 pesetas a que se termina antes de los seis meses. Hoy 1 de noviembre 1937”. Eguizábal, al mostrármelo, acotó: Los dos perdieron, todos perdimos.).

Cuando visité la casa de un reconocido editor en Valencia, él me enseñó un antiguo libro de poemas de Rainer Maria Rilke titulado Duineser Elegien, en alemán, Elegías de Duino, en español. Una primera edición, creo recordar. Cuando el editor lo compró (por un precio bastante módico, me dijo) en una librería de viejo de Berlín, el libro no tenía dedicatoria alguna. Pero luego, con el paso del tiempo, en la primera página de aquel libro antiguo fue surgiendo (aflorando, me dijo) el autógrafo, oscuro pero legible, del mismo Rilke. Como por arte de magia. O como firmado un siglo tarde por el fantasma de Rilke. O como si Rilke lo hubiese firmado con una tinta invisible, activada por el paso del tiempo o por el roce de los dedos de un editor o acaso por la húmeda y cítrica brisa valenciana.

Mantengo cerca —a veces sobre mi mesa de trabajo, a veces sobre mi mesa de noche— un gastado libro color púrpura que me obsequió un librero de viejo que a ratos también es rabino: Encuentro en Praga, de Juan Gómez Saavedra, II Premio Alfambra. Ni idea quién es Juan Gómez Saavedra, y jamás he leído su cuento “Encuentro en Praga”. Pero en la parte inferior de la cubierta, justo debajo de una fotografía redonda y borrosa del rostro de Kafka, dice en pequeñas letras negras: “Con cuentos de Antonio Di Benedetto, Ricardo Orozco, Roberto Bolaño, Carlos Pérez Merinero y Margarita Martínez Blanco”. Al final del libro, en la última página ya amarillenta por el paso de los años, el índice explica que, en aquel certamen literario de 1983, Antonio di Benedetto ganó el primer accésit con su cuento “Intensa mirada filial”, y Roberto Bolaño el tercer accésit con su cuento “El contorno del ojo”. Y es que aquel certamen literario provinciano fue el detonante o el punto de partida para el cuento magistral “Sensini”, de Bolaño, en el cual un joven escritor exilado en las afueras de Girona llamado Arturo Belano (Bolaño) establece contacto epistolar con el gran escritor argentino Luis Antonio Sensini (Di Benedetto), tras recibir en el correo postal aquel libro color púrpura (este libro color púrpura) y descubrir que ahí, entre los demás finalistas, también está el cuento de uno de los más grandes escritores latinoamericanos. Años después, desde su casa en Blanes, Bolaño dijo del cuento: “Como muchos otros latinoamericanos, participábamos para ganar dinero y supongo que aceptábamos estoicamente las reglas. Para mí fue una época casi feliz. Lo monstruoso era que Di Benedetto ya era, digamos, un clásico de nuestras letras (Zama es una de las novelas más notables que he leído), y ahí estaba, batiéndose el cobre como los más jóvenes. Que participara de aquellos concursos de provincia era como una bomba de relojería. Se puede argüir que todo, en la realidad, es como una bomba de relojería. Pero esas bombas no suelen explotar. Y las vidas de los escritores, en cambio, sí que explotan”.

A veces, cuando mis palabras se estancan, cuando pierdo la fe en la ficción, que es a menudo, alcanzo el viejo y gastado libro color púrpura y lo sostengo en mis manos durante un rato y todo vuelve a hacerme sentido.

Prefiero los libros de viejo

«Prefiero los libros de viejo. Me gustan precisamente por el aire de imperfección y misterio que los envuelve: las páginas manchadas o dobladas por los dedos de otro; las frases subrayadas o párrafos marcados en amarillo que le dijeron algo a alguien más; las curiosas anotaciones y reflexiones en los márgenes; la eventual dedicatoria en la primera página, a veces enigmática, a veces absurda, a veces del mismo autor. Decía Virginia Woolf que los libros de viejo son libros salvajes, libros sin casa, y tienen un encanto del que carecen los volúmenes domesticados de una biblioteca.»

EDUARDO HALFON
Biblioteca bizarra

¿Qué papel juega la biblioteca en la compra de libros?

This image has an empty alt attribute; its file name is iStock-910852368.jpg

Canadian book buyers and borrowers in 2020. BookNet Canada, 2021

Texto completo

En la segunda parte, se comparten ideas sobre por qué y cómo los canadienses adquieren libros, desde el conocimiento y la capacidad de descubrimiento hasta las razones por las que los canadienses deciden leer, comprar o tomar prestados libros específicos en bibliotecas.

¿Dónde compraron y tomaron prestados libros? ¿Los prestatarios compran más libros en comparación con los compradores? ¿Qué papel juega la biblioteca en la compra de libros?

Las visitas a la biblioteca aumentan la concienciación sobre los libros. La familiaridad conduce a compras y pagos. Pero, ¿cómo decidieron los compradores y prestatarios si leer, pedir prestado o comprar el libro que recibieron en junio, septiembre y diciembre de 2020? En la tienda o en línea, ¿qué influye en las decisiones de las personas?

Prestatarios

Las acciones de los prestatarios se distribuyeron de manera más uniforme entre las muchas opciones que se dieron, con seis acciones principales que influyen en las decisiones:

  1. Ver el tema / género del libro (83%)
  2. Lectura de los anuncios de otros autores (65%)
  3. Comparando el precio en varios lugares (60%)
  4. Leer o escuchar una muestra o un extracto (54%)
  5. Leer reseñas sobre el libro (50%)
  6. Leer la descripción del libro (48%)

Otras acciones tomadas por los prestatarios fueron ver si el libro estaba en una lista de bestsellers (36%), verificar si la biblioteca lo tiene (28%), ver si el libro ganó o fue nominado para un premio de libro (23%), preguntar la opinión de un amigo (21%) y leer sobre el autor (20%).

Compradores

Acciones que influyen en las decisiones de los compradores al decidir si leer, pedir prestado o comprar un libro en particular:

  1. Leer la descripción del libro (63%)
  2. Ver quién es el autor (42%)
  3. Ver el tema / género del libro (42%)
  4. Mirando la portada (41%)
  5. Leer las reseñas del libro (39%)

Otras acciones tenidas en cuenta por los compradores fueron leer sobre el autor (27%), comparar el precio en varios lugares (23%), leer / escuchar una muestra o un extracto (22%) y verificar si la biblioteca lo tiene (21 %).

El oficio de librero…

El oficio de librero…

«En toda libreria se venden almas: por un lado cada libro encierra el espiritu de su autor y por el otro el librero responde a un pacto al estilo de Fausto, quien a cambio de sabiduría ofreció su alma a Mefistófeles.

El comercio de libros es una actividad que va más allá de lo mercantil y que exige habilidades especificas. Para vender almas el librero ha de ser no sólo un voraz lector de libros, sino de sus clientes, pues sólo así podrá recomendar tal o cual título, entender la necesidad de quien le pregunta por una obra desconocida para él y seleccionar el acervo que responda a la vez a su apetito personal y a las caracteristicas de su clientela. Ese equilibrio inestable sintetiza el reto y la belleza del oficio del librero que es una hermosa vocación»

Umberto Eco

China retira los libros de destacados opositores de bibliotecas y librerías de Hong Kong

 

HONG KONG-CHINA-CENSORSHIP-POLITICS

 

Los libros de figuras pro-democráticas han sido retirados de las bibliotecas públicas de Hong Kong a raíz de una nueva y controvertida ley de seguridad.

 

Los libros del destacado manifestante, Joshua Wong, y el político de Hong Kong, Tanya Chan, han sido retirados de las bibliotecas públicas y librerías con la nueva Ley de Seguridad que China implementa en Hong Kong.

Las obras serán revisadas para ver si violan la nueva ley, dijo la autoridad que dirige las bibliotecas.

La legislación apunta a la secesión, la subversión y el terrorismo con castigos de hasta cadena perpetua.

Los opositores dicen que erosiona las libertades del territorio como una región semi-autónoma de China. Pekín rechaza esto.

La soberanía de Hong Kong fue devuelta a China por Gran Bretaña en 1997 y se suponía que ciertos derechos debían ser garantizados por lo menos durante 50 años bajo el acuerdo de «un país, dos sistemas».

Desde que la ley de seguridad entró en vigor el martes, varios activistas pro-democracia han dejado sus puestos. Uno de ellos – el antiguo líder estudiantil y legislador local Nathan Law – ha huido del territorio.

Por lo menos nueve libros han dejado de estar disponibles o están marcados como «bajo revisión», según el periódico South China Morning Post. Entre ellos se encuentran libros escritos o co-escritos por Joshua Wong, un destacado activista pro-democracia, y la política pro-democracia Tanya Chan.

El sábado, el Sr. Wong tweeteó que la nueva ley «impone un régimen de censura al estilo del continente» en Hong Kong, calificándolo de «un paso más allá de … la prohibición real de los libros».

La Asociación Internacional de Editores está extremadamente preocupada ante la situación.

El mercado de los libros de Sant Antoni

 

1535308815_731134_1535309332_noticia_normal

 

Otro lugar que se parece a estar dentro de un cuento infantil, primero, y después en una gran novela del siglo XIX es el mercado de los libros de Sant Antoni, los domingos por la mañana. Un espacio que respira envejecimiento y alegría. Casi un kilómetro de puestos de libros de segunda mano. Ni las autoridades franquistas ni la Iglesia aparentan tener nada que decir aquí, donde, de algún modo, pervive la riqueza cultural anterior a la guerra. Ninguna librería de la ciudad causa un impacto semejante. Cualquiera sabe que, si busca y pregunta, puede encontrar o encargar libros contemporáneos prohibidos. Me engulle la multitud y me resulta difícil ponerme delante del puesto, el único sitio desde el que puedo ver los libros y las revistas. Avanzo con dificultad, agarrándome a mi padre para no perderlo. Por encima de todos los olores que desprende la multitud, me gusta percibir el olor del papel viejo, y tendrán que pasar muchos años para que de este teatro de los libros ya únicamente me emocione el recuerdo.

JOAN MARGARIT en “Para tener casa hay que ganar la guerra”.

Observatorio de la Librería 2019

 

libreria-253x190-1

Observatorio de la Librería 2019. Madrid: CEGAL, 2019

Texto completo

El informe está compuesto de cuatro partes diferenciadas que permiten ofrecer una visión global del sector: El Mapa de Librerías de España, el Barómetro de Ventas, el Análisis de las principales Magnitudes Contables de las Librerías españolas y el Sistema de Indicadores Económicos y de Gestión de las Librerías (SIEGLE).

El Observatorio de la Librería es un proyecto que cuenta con el apoyo de la Subdirección General de Promoción del Libro, la Lectura y las Letras Españolas del Ministerio de Cultura y Deporte.

Las librerías apuestan por su papel cultural y la innovación tecnológica para frenar la caída de las ventas

  • El último informe del Observatorio de las Librerías refleja una caída de las ventas del 3,3% en 2018
  • Los libreros apuntan a la concentración de las ventas online por parte de las grandes plataformas y al cambio de hábitos de lectura como principales problemas y reclaman una revisión de las normas de contratación pública para la venta de libros y un plan de fomento a la lectura y promoción de las librerías
  • CEGAL destaca el crecimiento de visitas a Todostuslibros.com, que ha duplicado las visitas en el último año y que en 2020 pasará a ser la plataforma colectiva de venta de las librerías.

 

En la librería “Gulyanda”

 

415d4a068c829784c841cfbe70a6b64dj

Poesía de poeta kazajo Erlan Zhunis dedicada a la librería de Gulyanda en Kazajistán 

 

EN LA LIBRERIA «GULYANDA»

Almatý
Septiembre.
Ya es de noche.
Una tienda de libros…
«Dueño, no mire el reloj!»
Entiendo que en tu casa
Te están esperando,
Pero no tengo ninguna razón para irme.
En la ciudad de los sentimientos
Se celebran las fiestas,
Pero las flores no tienen olor urbano.
Al otro lado,
Están los gritos de los ruidosos sabelotodo.
En este lugar reside la mansa sabiduría.
Y otras sabidurias,
Orgullosas y soberbias
Que están dentro de los libros.
Ya aburridos de sí mismos.
Y mañana, tal vez, yo también vendré aqui
En un libro como este,
lo presiento
Dueño,
Yo sé que voy a venir de todos modos,
Así que entiendeme y permiteme estar aqui.
Oh, entonces podrás venderme caro
A todas las jóvenes lectoras.
¡Por tu bondad de hoy
Mi madre te va a bendecir!
Las estanterias de libros
Son como las cinturas de bellas mujeres.
Flexibles.
Aguantan el peso
Los ancianos encuadernados
Mis manos son como las novias educadas.
No mojan los dedos en el nectar
No manchan los puros sueños y deseos,
Sólo acarician los lomos y sienten
El aliento de cada palabra
La palpitación
Del corazón, en el cual se asientan
ceras derretidas de la literatura,
Tan calientes en los pensamientos
De un solitario ciudadano
Escondido en la multitud,
La sabiduria es
El silencio.
Solo las páginas de los libros gritan,
Los soberbios ancianos juegan conmigo:
Este joven necio no se tranquiliza
Quiere estar con nosotros!»
Y Luego ellos se encogen de hombros,
Como si estuvieran respondiendo
A sus propios pensamientos.
No pueden sacar a nadie de su cueva,
Porque se habían convertido
En una caverna platónica
Ellos mismos.
Oh, ancianos, os quiero,
Aunque vosotros no sabéis querer,
Quiero aprender de vosotros
Cómo no perecer en este mundo:
¡Cómo morir, ya lo se!
Tengo pocos coetáneos
Yo, nacido del padre Pensamiento
Y de la madre Tristeza.
Almatý.
Septiembre
Ya es de noche.
Una tienda de libros…
Cierro la puerta desde fuera,
Porque en la calle
Me espera mi soledad
Y soy su único amigo

Erlan Zhunis, un poeta kazajo, nació en 1984. En 2007 se graduó de la facultad de idiomas del mundo de la universidad estatal MHDulati en Taraz.