Archivo de la etiqueta: Librerías

Librerías: transitando del soporte a la experiencia y/o de los libros a los clientes

 

librerias_del_soporte_a_la_experiencia

Barandiarán, Txetxu. Librerías: transitando del soporte a la experiencia y/o de los libros a los clientes. Fundación Germán Sánchez Ruipérez, 2015

Texto completo

A lo largo de cinco capítulos, y a partir de esta idea y de un estudio realizado en Francia sobre la clientela de las librerías independientes, Barandiarán pretende ofrecer un análisis del sector en España. Lo hace a través de tres grandes bloques: un autoanálisis de la situación de las librerías, un análisis de la propia estructura librera que acoge como casa a los clientes y un abordaje centrado en los clientes como el elemento clave de la librería. El autor también introduce interrogantes que cada librería, según el modelo de negocio, debe ser capaz de responder. El trabajo incluye igualmente un pequeño cúmulo de preguntas abiertas que, según el autor, “cada librero tendría que considerar útiles como modelo de trabajo”.

 

 

En defensa de las librerías: recomendaciones en materia de políticas públicas, gremiales e individuales para el fortalecimiento de las librerías

 

img_agarcia_20170410-223243_imagenes_lv_propias_agarcia_libreros_3-437-koii-u452952750440bfe-992x55840lavanguardia-web

 

Rodríguez, Joaquín En defensa de las librerías. Recomendaciones en materia de políticas públicas, gremiales e individuales para el fortalecimiento de las librerías en Iberoamérica.  Bogotá: Centro Regional para el Fomento del Libro en América Latina y el Caribe (Cerlalc), 2018

Texto completo

 

La irrupción de Internet en las últimas tres décadas, de las redes ubicuas de comunicación digital y de los dispositivos portables ha modificado profundamente nuestra manera de vivir, nuestras pautas de consumo y de atención, nuestro uso del tiempo y nuestras preferencias y prácticas culturales. Este documento no pretende desaprobar o contravenir ninguna de esas tendencias, sino llamar la atención sobre la importancia y la pertinencia, en primer lugar, de preservar determinadas prácticas de lectura como fundamento de la atención, de muchas de nuestras más altas capacidades cognitivas y, sobre todo, de los valores éticos que sustentan nuestras sociedades, y, en segundo lugar, de la librería como uno de los espacios preferentes del encuentro entre el lector y el libro, como uno de los focos de actividad cultural y comercial más significativos de nuestros espacios urbanos, y como eje vertebrador de la vida comunitaria y de los valores de diversidad democrática.

Antes bien, las librerías deben entender cabalmente las profundas transformaciones que la digitalización de nuestras sociedades conlleva, para aprovecharlas y realizar una propuesta de valor bien fundamentada. Podemos mantener la presencia de la librería en nuestras ciudades como foco civilizatorio al tiempo que promovemos su presencia en la red y expandimos, así, su influencia.

Este no es, por tanto, un texto meramente defensivo, porque no tendría mucho sentido intentar preservar estructuras caducas en contextos de cambio global y acelerado. Se trata, más bien, de sugerir y crear las condiciones —o de perseverar en su aplicación— para que las librerías puedan seguir desempeñando un papel clave, al igual que las bibliotecas, en la articulación civil de nuestras sociedades, en la promoción del acceso a la rica variedad de los contenidos culturales locales e internacionales, y en la difusión de los valores asociados a la lectura —y, simultáneamente, en la defensa y la promoción del comercio local y de cercanía que ayuda a vertebrar la vida comunitaria—.

 

 

 

 

Una librería de Florencia ofrece soluciones literarias a la depresión, al insomnio y a otros problemas emocionales

ed-img15552028

¿Estás triste? ¿Acabas de salir con una desastrosa historia de amor? ¿Tienes que superar un momento difícil? La Piccola Farmacia Letteraria tiene una solución para ti. 

Más port sobre

Una librería de Florencia llamada “Piccola Farmacia Letteraria” situada en la Via di Ripoli ofrece soluciones literarias a cualquier problema, de la depresión al insomnio, a través de un catálogo de 4.000 títulos. La Piccola Farmacia Letteraria tiene como lema la siguiente frase: “Soluciones literarias para problemas reales”. En el pequeño espacio de sólo 35 metros cuadrados, Elena Molini ha creado una biblioteca única con el objetivo de sanar los problemas del alma con libros. “No esperaba todo este éxito mediático -dice Elena-, pensé que seguiría siendo un negocio del vecindario. Estoy contento de que mi idea me haya gustado y me esté gustando”.

Elena Molini trabajó para una gran cadena de librerías antes de empezar su propio negocio y gracias a esta experiencia encontró la idea. “Me di cuenta de que la gente buscaba libros para encontrar respuestas o consuelo a partir de lo que experimentaba: estaban los que salían de un amor turbulento, los que amaban y no recibían amor, los que buscaban algo que le hiciera sonreír en un período triste y los que simplemente pedían consejos sobre qué leer. Yo -explica Elena- entendí la pregunta y me pregunté cómo podía responderla, así nació la farmacia”.

Se pueden encontrar textos de todo tipo, divididos por categorías según la patología o el estado emocional que se padezca. Todo lo que tienes que hacer es consultar el catálogo in situ  y encontrar el libro adecuado para el mal que nos atormenta. Elena ha resumido los estados de ánimo en unas 70 categorías: desde el estrés hasta la depresión, pasando por el insomnio, la ansiedad, la nostalgia, etc. Por ejemplo la obra ‘High fidelity’ de Nick Hornby se prescribe para tratar el amor no correspondido, y ‘El jilguero’, de Donna Tartt se recomienda para aliviar la tristeza después de la muerte de un ser querido. Cada libro lleva un cordel con una cartulina de colores a modo de los populares tarros de farmacia con la indicación, posología, tratamiento y efectos secundarios.

 

farmacia-libri

También se puede encontrar papel y lápiz para que cualquier cliente escriba los folletos de los libros que quiera recomendar a otros, y que te han ayudado a resolver un problema en particular. Por ejemplo esta receta:

“Te acabas de dejar y tienes que enfrentar la semana de San Valentín, las publicaciones de tus amigos con tanto amor en facebook y los corazones todos a tu alrededor? Prefieres que te saque los ocho premolares sin anestesia del dentista? Sigue el consejo de IO DONNA y ven a la pequeña farmacia literaria. Tenemos una gran experiencia con narcisistas empedernidos, infieles incorregibles, destructores de serie de autoestima o simplemente str *** I sin esperanza. Te tratamos con libros, charlas, risas y autoestima en quintales. Nunca te sientas estúpido por confiar en alguien que no lo merecía.
” a menudo es así, aquellos a los que no le darías una lira, al final te lo ponen en el c …”

Nicolás ammaniti

 

Las mujeres jóvenes son las clientes más frecuentes, piden un libro para los dolores de amor, otras para encontrar la autoestima, otras, en cambio, quieren empezar o volver a empezar a leer y quieren que se les aconseje que leer. “Casi nunca recomiendo el mismo libro, o mejor dicho, el libro que recomiendo va de acuerdo con la historia que me cuentan los que entran por la puerta. Pero entre sus clientes hay también algunos hombres que, a diferencia de las chicas, compran libros relacionados con viajes, tanto espirituales como de aventura.

La librería está abierta todos los días de 10:00 a 20:00 horas. Aquí puedes encontrar la página de Facebook de la Pequeña Farmacia Literaria.

 

 49606031_2537493816267575_7173409542615597056_n

 

84 Charing Cross Road: las cartas entre una escritora y un librero

 

charing-cross-road

Hanff, Helene. 84 Charing Cross Road.  London: Sphere, 2009

Disponible en TRDC

 

Un día, en octubre de 1949, Helene Hanff, una joven escritora desconocida, envía una carta desde Nueva York a Marks & Co., la librería situada en el 84 de Charing Cross Road, en Londres. Apasionada, maniática, extravagante y muchas veces sin un duro, la señorita Hanff le reclama al librero Frank Doel volúmenes poco menos que inencontrables que apaciguarán su insaciable sed de descubrimientos. Veinte años más tarde, continúan escribiéndose, y la familiaridad se ha convertido en una intimidad casi amorosa. Esta correspondencia excéntrica y llena de encanto es una pequeña joya que evoca, con infinita delicadeza, el lugar que ocupan en nuestra vida los libros… y las librerías.

FRAGMENTOS

“¿Tienes el Viaje a América de De Tocqueville? Alguien tomó prestado el mío, y no me lo ha devuelto. ¿Por qué será que personas a las que jamás se les pasaría por la imaginación robar nada encuentran perfectamente lícito robar libros?”

 

“La expresión “libreros anticuarios” me asusta un poco. Porque asocio “antiguo” a “caro”. Digamos que soy una escritora pobre amante de los libros antiguos y que los que deseo son imposibles de encontrar aquí salvo en ediciones raras y carísimas, o bien en ejemplares de segunda mano en Barnes & Noble que, además de mugrientos, suelen estar llenos de anotaciones escolares.”

 

“A mí me encantan las inscripciones en las guardas y las notas en los márgenes: me gusta el sentimiento de camaradería que suscita el volver páginas que algún otro ha pasado antes, así como leer los pasajes acerca de los que otro, fallecido tal vez hace mucho, llama mi atención.”

¿No les había dicho que me dedico a escribir guiones de crímenes para la serie de Ellery Queen en televisión? Todos ellos tienen como telón de fondo un marco artístico -el ballet, un auditorio de conciertos, la ópera…- y todos mis sospechosos y cadáveres son personas cultas. Tal vez me decida a escribir en su honor otro que se desarrolle en el marco del negocio de libros raros. ¿Qué prefiere usted ser, el asesino o el cadáver?

Cada primavera hago una limpieza general de mis libros y me deshago de los que ya no volveré a leer, de la misma manera que me desprendo de las ropas que no pienso ponerme ya más. A todo el mundo le extraña esta forma de proceder. Mis amigos son muy peculiares en cuestión de libros. Leen todos los best-sellers que caen en sus manos, devorándolos lo más rápidamente posible… y saltándose montones de párrafos según creo. Pero luego JAMÁS rellen nada, con lo que al cabo de un año no recuerdan ni una palabra de lo que leyeron. Sin embargo, se escandalizan de que yo arroje un libro a la basura o lo regale. Según entienden ellos la cosa, compras un libro, lo lees, lo colocas en la estantería y jamás vuelves a abrirlo en toda tu vida, ¡PERO NUNCA LO TIRAS! ¡JAMÁS DE LO JAMASES SI ESTÁ ENCUADERNADO EN TAPA DURA! Pero… ¿por qué no? Personalmente creo que no hay nada menos sacrosanto que un mal libro e incluso un libro mediocre.

Mil gracias por su maravilloso volumen. Jamás he tenido un libro con los cantos dorados. […] Habría deseado que no hubieran sido ustedes tan excesivamente correctos dedicándomelo en un tarjetón adjunto, en lugar de escribir su dedicatoria en la página de guarda del propio libro. Pero ustedes son libreros, claro… y se les nota: han temido que una dedicatoria manuscrita en el libro le hiciera perder valor…, cuando para su actual propietaria lo habría incrementado muchísimo. (Y posiblemente también para un futuro propietario. A mí me encantan las inscripciones en las guardas y las notas en los márgenes: me gusta el sentimiento de camaradería que suscita el volver páginas que algún otro ha pasado antes, así como leer los pasajes acerca de lo que otro, fallecido tal vez hace mucho, llama mi atención).

Me encantan esos libros de segunda mano que se abren por aquella página que su anterior propietario leía más a menudo. El día en que me llegó el ejemplar de Hazlitt, se abrió por una página en la que leí: “Detesto leer libros nuevos.” Y saludé como a un camarada a quienquiera que lo hubiera poseído antes que yo.

¿Por qué será que personas a las que jamás se les pasaría por la imaginación robar nada encuentran perfectamente lícito robar libros?

La Antología del aficionado a los libros salió del embalaje con su encuadernación de piel con estampaciones en oro y sus cantos dorados; es, sin lugar a dudas, el libro más hermoso que poseo […]. No me parece que éste sea un intercambio de regalos de Navidad muy equitativo. Vosotros os comeréis el vuestro en una semana y antes del día de Año Nuevo os quedaréis sin nada. Yo, en cambio, conservaré el mío hasta el día que me muera…, y moriré feliz sabiendo que lo dejo detrás para que algún otro lo aprecie. Pienso marcarlo a conciencia con suaves indicaciones a lápiz, para atraer la atención de un amante de los libros aún por nacer sobre los mejores pasajes.

Impacto de la biblioteca en las ventas de libros

 

6-febr-2018-uno-eventos-bibliotecas-foto-archivo-ciudad-asis

Directory of Readers’ Advisory Activities. Pannorama Project, 2019

Texto Completo

Guía rápida para el asesoramiento de los lectores

Las bibliotecas públicas y los bibliotecarios utilizan muchos enfoques para conectar a los lectores de todos los niveles y edades con los libros y los autores. Utilizan las horas de cuentos para enseñar a los niños preescolares las habilidades de prelectura necesarias para convertirse en lectores exitosos; llevan libros a los centros para adultos mayores para que los disfruten; organizan clases para los nuevos lectores o para estudiantes de inglés como lengua extranjera ; promueven libros y colecciones específicos en las exhibiciones de la biblioteca; twittean sobre libros; y organizan eventos de autores, por nombrar sólo algunas de las actividades que las bibliotecas y los bibliotecarios llevan a cabo para conectar a los lectores con los libros y los autores.

La lectura es una habilidad vital en nuestra sociedad -fundamentalmente básica para el éxito- por lo que aprender a leer es importante, pero los bibliotecarios también fomentan la lectura por placer. La lectura placentera es una alegría y una manera de ayudar a aumentar las habilidades de alfabetización necesarias. La gente aprende a leer bien leyendo mucho practicando las habilidades que ha aprendido. Los bibliotecarios animan a los usuarios a leer más, ayudándoles a encontrar más fácilmente libros que puedan disfrutar, lo que aumenta la probabilidad de que lean más. Pero investigaciones recientes también muestran que la lectura de placer en sí misma tiene beneficios sociales comprobados, incluyendo una mayor empatía, una mejor comprensión del mundo circundante, un escape saludable del estrés y un mejor sentido de conexión con la comunidad en general.

El informe hace un seguimiento de las ventas del libro desde su publicación de enero a mayo de 2018. Esta publicación proporciona información adicional sobre el impacto de la campaña durante el resto de 2018. La actualización se basa en las ventas y los datos de marketing proporcionados generosamente por Sourcebooks. Las ventas en junio, julio y principios de agosto se mantuvieron cerca de los niveles de ventas anteriores a la campaña, el título establecido en marzo.

Urueña, la villa del libro

 

uruencc83a2

Documentación

Villa del Libro y otras propuestas

Villa del Libro y su entorno

Plano de ubicación de Museos, Librerías y Talleres de la Villa del Libro

 

La Villa del Libro es una atractiva propuesta de turismo cultural que la provincia de Valladolid ofrece a viajeros y bibliófilos de todo el mundo. La creación de este importantísimo recurso cultural se debe a la iniciativa de la Diputación provincial que en 2007 fundó esta villa literaria, la primera Villa del Libro de España, en la histórica y medieval villa de Urueña.

 

Este ambicioso proyecto cultural está inspirado en otras villas del libro existentes en Europa: Hay-on-way, en el País de Gales -la más antigua-, Redu en Bélgica, Montolieu en Francia, Bredevooort en Holanda… El denominador común de todas ellas es la dinamización económica, cultural y turística a partir de la recuperación de los espacios públicos como lugares de compraventa de libros y la celebración de eventos culturales ligados a la literatura.

Villa del Libro

La Villa del Libro de Urueña se constituye en un espacio en el que el libro sea un imán para viajeros que, desembarazados de lo trivial, van a la búsqueda de goces menos trillados; un espacio de encuentro para un número importante de personas expertas o de curiosos, que han hecho del libro y los sectores en él implicados una manera de vivir.

plaza-andersen

La Villa del Libro tiene, repartidos por calles y corros de Urueña, librerías y establecimientos para el ejercicio de la actividad comercial y artesanal de libros, preferentemente antiguos, raros, viejos o descatalogados: EL RINCÓN DEL ÁBREGO, PÁRAMO, EL PORTALÓN, ALCUINO CALIGRAFÍA & ARTE, EL GRIFILM, PRIMERA PÁGINA, LA BOUTIQUE DEL CUENTO, ALCARAVÁN, LIBRERÍA ENOTECA “MUSEO DEL VINO”, LA REAL, TALLER DE ENCUADERNACIÓN ARTESANAL y ESPACIO DILAB.

CENTRO e-LEA Miguel Delibes

El e-LEA (espacio para la Lectura, la Escritura y sus Aplicaciones) es el corazón de la Villa del Libro. Un centro para la promoción del Libro y de la Cultura que acomoda en 1.296 m2 de superficie una Biblioteca especializada, Talleres, Sala de Exposiciones y un pequeño jardín. Como complemento ofrece un Salón de Actos con capacidad para cien personas, idóneo para acoger buen número de eventos culturales: congresos, simposios, jornadas, conferencias, presentaciones de libros , recitales de poesías y lecturas. En el jardín del Centro e-LEA Miguel Delibes dedicado a El Norte de Castilla, diario independiente fundado en 1854, se celebran entre otras actividades las Veladas poéticas ‘A la sombra del ciprés’.

urue25c325b1a1

MUSEO DEL CUENTO

La exposición permanente del Museo del Cuento de la Villa del Libro está formada por las creaciones artísticas de Rosana Largo. Se exponen la representación de los más conocidos relatos de la literatura clásica infantil: La Cenicienta, La Bella Durmiente, Alicia en el País de las Maravillas, Peter Pan, Pinocho, Caperucita Roja, Blancanieves, El Gato con Botas, Hansel y Gretel, El Principito y Ratón Pérez, el cuento español más popular.

También se puede ver una destacada colección de libros desplegables y objetos curiosos

uruena

El primer impulso cultural que recibió Urueña fue en 1988 gracias a la Fundación del gran etnógrafo Joaquín Díaz (estudioso e investigador que ha publicado 50 libros y 80 discos dedicados al folklore, la memoria de la musical popular española). Un cofre cultural que guarda 26.000 libros, 30.000 fotografías, 15.000 vinilos, 6.000 pliegos de cordel (canciones y cuentos populares que se presentaban al público colgados de una cuerda)… Prepárate para sorprenderte con su exquisita colección de gramófonos, de grabados sobre trajes populares o sus más de mil cien instrumentos.

La Villa también alberga el Museo de la Música – Colección Luis Delgado para descubrir instrumentos como el tar de Uzbekistán, el chonguri de Georgia o el dutar de Albania

La ciudad noruega del libro

242080341030202

The Norwegian Book town

 6848 Fjærland, Noruega

El pueblo de Fjærland tiene 300 habitantes y está situado en el fiordo Sognefjord, junto al glaciar Jostedalsbreen es la ciudad oficial del libro de Noruega en donde hay más libros que habitantes

 

Para los viajeros que desean escapar de la humanidad, hay un pueblo remoto en Noruega que oficialmente tiene más libros que personas.. Se trata de Fjærland, el lugar ideal para los amantes del libro, esta pequeña ciudad noruega tiene sólo 280 habitantes y más de 150.000 libros.

Esencialmente, esta brillante iniciativa fue ideada por el fundador del festival anual del libro Hay on Wye de Gales, Richard Booth en 1995. Desde entonces su colección ha crecido tanto que si todos los libros de todas las estanterías de la ciudad estuvieran alineados, se extendería a lo largo de 4 kilómetros.

La primera librería que probablemente descubrirás es el Kaffistova Book-café, que es justo donde el ferry le deja al entrar en la ciudad. Allí mismo también te sirven una selección casera de sopas y pasteles, tostadas de queso y café y el servicio es amigable como se esperaría que fuera en un pequeño pueblo.

fjaerland-norway-book-town-phil-store_

Entre tiendas de segunda mano, puestos de venta al borde de la carretera y estanterías de libros a lo largo de la costa de los fiordos, Fjærland acoge a los lectores. Las librerías de segunda mano están integradas en cafés locales, galerías de arte e incluso tiendas de recuerdos. La mayoría de las librerías de la ciudad venden libros usados porque creen que los libros antiguos deben conservarse en una era cada vez más digital. Las librerías al aire libre sólo están abiertas desde mediados de mayo hasta junio. Pero aquellos que lo visitan desde mediados de mayo hasta junio pueden participar en la Feria del Libro anual del Solsticio.

kafka-on-the-fjord-01

Existen varios lugares en el mundo de este tipo. En España está la villa del libro de Urueña en Valladolid. Estos pueblos tienen una alta concentración de librerías de segunda mano, especializadas y anticuarias, y al convertirse en un pequeño rincón de lectura dentro del país, ayudan a atraer el turismo a destinos que de otro modo serían tranquilos.