Archivo de la etiqueta: Librerías

Mi maravillosa librería

 

mi-maravillosa-libreria-petra-hartlieb

Hartlieb, Petra. “Mi maravillosa librería” Periférica, 2015

Petra Hartlieb tiene ahora una gran familia, un perro y una librería. Diez años atrás, estando de vacaciones en Viena, donde vivió en el pasado, supo de una bonita librería de barrio que cerraba sus puertas. Lo que en principio se planteó como una especie de broma con su marido (¿por qué no nos la quedamos nosotros?), se convirtió en pocas semanas en un cambio radical de vida, de ciudad y de oficio.

Este libro cuenta la historia de un desafío: cómo conseguir que una librería pequeña, tradicional y de barrio se convierta en el núcleo indispensable de la vida en comunidad de una ciudad europea en el siglo XXI. ¿El sueño de toda una vida hecho realidad? No fue tan fácil. Petra tuvo que luchar contra un sinfín de contratiempos; no estaba preparada para convertirse en empresaria, y tampoco lo estaba para ser al mismo tiempo librera, esposa y madre. Ésta es una estupenda historia sobre cómo conseguir aquello que amamos.

Una historia llena de divertidas anécdotas y emociones sin fin, que logra, gracias a una escritura ágil, directa y muy «empática», que todos seamos partícipes de las alegrías y los problemas de Petra. Es, además, una maravillosa descripción de la vida diaria de muchas librerías y en muchos países: un mundo en miniatura en el que, de algún modo, habitamos todos aquellos que amamos los libros.

EXTRACTOS

“Hemos comprado una librería. En Viena. Escribimos un email con unas cifras, ofreciendo una cantidad que no teníamos, y al cabo de unas semanas llegó la respuesta: acaba usted de comprar una librería. Algo así sólo te pasa en eBay, cuando te dejas arrastrar y pujas más allá de lo que en realidad querías, como cuando a la niña se le antoja muchísimo el Lego de Harry Potter, y entonces vas y escribes esa cantidad y no aparece nadie, maldita sea, que ofrezca más. Y ahora hemos pujado, con un dinero que no tenemos, por una librería que está en una ciudad donde no vivimos. Y la hemos conseguido. ¿Y ahora qué? Pues ahora tenemos que apechugar con el asunto.”

 

“Tras beber unos cuantos spritzs blancos queda por completo claro: una librería de las de antes se convierte en nuestro futuro, al menos en teoría. Nos gusta una librería así, pequeña, en Viena, y cuanto más avanza la noche, tanto más lógico se vuelve todo: ¡ésa es nuestra librería!”

“Paso tantas horas en la librería que ya no sé cómo es el mundo ahí fuera. A veces, por la mañana, cuando no hay tantos clientes, me escapo a hurtadillas y voy a la gran droguería de la acera de enfrente, me paseo por los pasillos, compro un par de cosas inútiles y me siento como si estuviese en un balneario.”

“Cerrar la librería a la caída de la tarde no significa que nuestro trabajo haya concluido. Además de la recepción de libros que no se ha podido resolver a lo largo del día, de las reclamaciones de los que no han llegado a tiempo y de la tarea contable rutinaria, por la noche también hay oportunidades de incrementar un poco la facturación del día.”

“Nosotros somos víctimas fáciles, una y otra vez nos dejamos entusiasmar por historias nuevas, por libros de cocina hermosos, por temas inusuales, por encuadernaciones para bibliófilos; pero a la vez siempre nos olvidamos de que nuestra librería sólo tiene cuarenta metros cuadrados, y cuando la mercancía prometida llega al cabo de unas semanas nos desesperamos porque no sabemos dónde meterla.”

 

“La mayor parte de los clientes tiene paciencia, y aunque haya que aguardar un poco, en nuestra librería esto nunca resulta aburrido. Con independencia de los muchos libros que se podrían descubrir sin haberse puesto a propósito a buscarlos, aquí siempre pasa algo. Esto no es un templo sacrosanto de las bellas artes, sino un lugar en donde se habla y se ríe alto, donde nos decimos los títulos de los libros por encima de las cabezas de la gente, a menudo desde la posición elevada que nos proporciona la escalera de mano.”

Un libro y una cerveza: ideas innovadoras de algunas librerías japonesas para sobrevivir en la era digital

20171224-bookstores

 

El número de librerías en todo el país descendió de 17,911 en el año fiscal 2006 a 14,098 en el año fiscal 2016, según la Organización de Publicación de Japón para el Desarrollo de Infraestructura de la Información (JPO), con sede en Tokio, el mercado de publicaciones también se ha reducido. Las ventas estimadas de publicaciones impresas en 2016 cayeron un 3,4 por ciento desde el año anterior a alrededor de 1,47 billones de ¥, marcando la 12° disminución anual consecutiva, según el Research Institute for Publications de Tokio. Sin embargo, el número de unidades vendidas ha aumentado. El JPO cree que esto significa que se han cerrado más y más librerías pequeñas y medianas.

Algunas librerías pequeñas están trabajando para distinguirse de las grandes superficies en la industria del libro minorista ante el declive en la publicación y la creciente presencia de libros electrónicos. De este modo Las librerías están buscando agregar un nuevo valor a su estilo de negocios convencional, en el que simplemente compran libros de mayoristas y los venden. Los propietarios y gerentes están buscando ideas sobre cómo operarán las librerías en el futuro.

A principios de noviembre, en la librería Tenro-in Shoten, dirigida por Takanori Miura desde hace 40 años, en Ikebukuro (Tokio), se celebró una conferencia de acogida de escritores. Los participantes abarrotaron la tienda, que ocupa sólo unos 40 metros cuadrados en el segundo piso de un edificio. En ella se habló sobre técnicas de escritura práctica, como el uso de comillas de estilo japonés y la elección de palabras llamativas en los títulos.

Casi todas las semanas, la tienda Ikebukuro ha celebrado varios eventos: conferencias para fomentar no solo a escritores, sino también fotógrafos o novelistas y también proporcionan clases de conversación en inglés. A veces hay actuaciones de grupos de teatro, incluso a veces la tienda también gestiona planes de viajes literarios.  Las clientes no van a la tienda sólo a comprar o a conocer a los autores, van también a adquirir experiencias, tales como conocer cómo se hizo una novela y qué técnicas de escritura utilizaron los autores que leen o que quisieran leer.

Una librería llamada B & B en Shimokitazawa, Tokio, ha crecido en popularidad con el eslogan: “Una librería donde puedes beber cerveza”. B & B abrió sus puertas en 2012, y su nombre es una abreviatura de “libro y cerveza”.Ya entrada la noche, la librería está llena de gente que disfruta de la cerveza y la comida mientras lee sus libros favoritos.

La tienda no confía en los mayoristas de libros para su selección. En la mayoría de los casos, los libros que se venden en las tiendas minoristas son seleccionados por las compañías mayoristas sobre la base de datos de ventas anteriores. es el personal de B & B el que selecciona todos los libros que venden. Además B & B también organiza diversos eventos, como  charlas diarias con escritores.

Ohraido Shoten, una librería con sede en Tokio, se hizo famosa por agrupar libros según temas y relaciones en lugar de la clasificación clásica por editorial o autor.

En años de incertidumbre, cada vez más personas buscan respuestas en los libros. En la era de Amazon y del libro digital el papel de las librerías como guía es importante. Mientras tanto sólo las librerías que luchan en un medio añadiendo valor a su producto a través de sus propios esfuerzos serán las que sobrevivan.

“Bookstores using innovation to survive” The Yomiuri Shimbun, 24 dec 2017

 

 

 

Las librerías exhiben todos tus libros

que-es-el-pendulo-de-foucault-03

!Han pasado dieciocho años, la vida te ha marcado, el rostro bronceado por los alisios, estás más viejo, quizá más guapo. Y he aquí que al llegar descubres que las librerías exhiben todos tus libros, en reediciones críticas, ves tu nombre en el frontón de la vieja escuela donde aprendiste a leer y escribir. Eres el Gran Poeta Desaparecido, la conciencia de la generación. Románticas jovencitas se suicidan sobre tu tumba vacía.

Y después te encuentro a ti, amor, con muchas arrugas alrededor de los ojos, y el rostro aún bello que se consume de recuerdos y de tierno remordimiento. Casi te he rozado en la acera, estoy allí, a dos pasos, y me has mirado como miras a todos, buscando a otro más allá de sus sombras. Podría hablar, borrar el tiempo. Pero, ¿para qué? ¿No he tenido ya lo que quería? Soy Dios, la misma soledad, la misma vanagloria, la misma desesperación por no ser una de mis criaturas como todos. Todos viven en mi luz mientras yo vivo en el insoportable titilar de mis tinieblas..”

El péndulo de Foucault

Amazon paga 11 veces menos de impuesto de sociedades que los libreros tradicionales

almacenes-amazon

Un nuevo informe confirma con evidencias que una sucursal de Bedford Waterstones paga tasas por negocios 17 veces más altas que una unidad de negocios cercana del gigante de la web

 

Según un informe del Centre for Economics and Business Research Amazon paga 11 veces menos de impuesto de sociedades que los libreros tradicionales. El informe de Bookselling Britain fue presentado el martes en la conferencia anual de la Asociación de Libreros en Birmingham, revelando que las librerías contribuyen con una aportación estimada en 540 millones de libras a la economía del Reino Unido y pagan unos impuestos de alrededor de 131 millones de libras. Esto equivale a 91 pounds por cada  100£ de facturación, según el informe, lo que significa que es 11 veces la tasa de 8 pounds que paga Amazon según el CEBR. Sin embargo, las cuentas más recientes de Amazon demuestran que los servicios de Amazon UK registraron un aumento de la facturación de casi 1.5b £ en 2016, mientras que los pagos que efectuaron por impuestos cayeron de 15.8 £ a 7.4£.

Seguir leyendo

 

 

El amante de las librerías de Claude Roy

 

Ernest Hemingway and Sylvia Beach infront of the 'Shakespeare and Company' bookshop, Paris, 1928 (b/w photo)

Un texto de un gran escritor con el que se sentirán identificados todos los amantes de los libros y las librerías, todos los que, como Claude Roy, piensan que “los libros son personas o no son nada”.

Me gusta que los libros compartan mi vida, me acompañen, callejeen, trabajen y duerman en mi compañía, se rocen con las venturas del día y los caprichos del tiempo, acepten citas conmigo a horas “imposibles”, ronroneen con la gata al pie de mi cama, o se arrastren con ella en la hierba, doblen un poco la punta de sus páginas en la hamaca de verano, se pierdan y se encuentren de nuevo.

“El amante de las librerías” de Claude Roy. Barcelona: Oñeta, 2011

Un tunel interminable de libros en una librería y biblioteca de China

https3a2f2fblueprint-api-production-s3-amazonaws-com2fuploads2fcard2fimage2f5392062f3310d58a-2b01-47db-a38a-e84a45987dd4

Esta Librería y biblioteca de Yangzhou, en el este de China, ha transformado su espacio en un espacio interminable de libros, con un ingenioso truco de espejos. Zhongshuge, que se traduce aproximadamente a desván de libros de campana, es parte de una cadena de librerías con sede en otros dos lugares en Shanghai y Hangzhou. Su interior fue diseñado por el estudio de Shanghai XL-Muse Architects, que se inspiró en las famosas vías fluviales y puentes de piedra de Yangzhou que fueron referenciados por los poetas clásicos chinos, como Li Bai, que vivió en el siglo VIII, y Du Mu, del siglo IX

Ver Video

 

Su interior fue diseñado por el estudio de Shanghai XL-Muse Architects, que se inspiró en las famosas vías fluviales y puentes de piedra de Yangzhou que fueron referenciados por los poetas clásicos chinos, como Li Bai, que vivió en el siglo VIII, y Du Mu, del siglo IX

Librerías independientes, de la sumisión a la cooperación

32734728243_5e7953e4d9_o_d

 por Albert Pérez Novell, 13 de marzo de 2017

 

Son crecientes las evidencias que vamos hacia una sociedad con una economía más colaborativa y en red.

 

En el artículo “Amazón versus pequeñas librerias, cooperacion y conflicto” inicie una reflexión sobre los mecanismos que hacen que una articulación en red de las librerías independientes las fortalezca frente a otras redes  centralizadas aparentemente más poderosas como Amazon.

Tras un breve paso por Princeton, quizás imbuido por el espíritu de John Forbes Nash, me ha reafirmado en mi tesis sobre el poder de los débiles cuando se estructuran en formas eficientes de red.

Un estudio publicado el pasado noviembre en Nature “Competition among networks highlights the power of the weak” y realizado por científicos españoles del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC), de la Agencia de Salud estadounidense (NIH), de la Universidad Rey Juan Carlos y del Centro de Tecnología Biomédica (UPM).. Este estudio basado en la teoría del equilibrio de Nash concluye que la cooperación no es sólo la mejor estrategia para que los débiles hagan frente a los fuertes, sino que además es la opción que más beneficia al conjunto y la que da mejores resultados a la comunidad.

El objetivo del trabajo era contestar a estas preguntas porque “si tengo una empresa pequeña y quiero contactar con otras ¿qué alianzas debo elegir: unirme a la más grande o aliarme con otras parecidas a mí?”. En este juego solamente existen dos soluciones estables según Nash: la cooperación o la sumisión.

El sector de las librerías y el editorial en general nunca ha sido proclive a este tipo de colaboración entre competidores.

Aunque, está meridianamente claro, que las condiciones en que fueron creadas las librerías se han modificado sustancialmente, y necesitan reinsertarse en un nuevo escenario productivo, tecnológico, comercial y de negocios, en el que la cooperación será un elemento clave: el sector se empecina seguir aislado y atomizado, considerándose cada elemento como el centro del universo.

Para ser competitivo en este escenario y frente a nuevos entrantes es fundamental:

  • Compartir conocimiento y estructuras en red, que desde lo micro (el nodo) alcancen cotas de excelencia en escenarios más amplios.
  • Mejorar las estrategias de futuro del sector, con la creación de una red de librerías que aporte sinergia a todos los participantes y permita enfrentarse al futuro en mejores condiciones de adaptación.
  • La “cooperación en competencia” que permita, mejorar aspectos claves de comercialización, costes de transacción y aprovisionamiento.

En nuestro país, sólo desde una perspectiva muy siglo XX se intentan unir esfuerzos para centralizar servicios tipo compras y distribución. Pero en ello existe el germen de la cooperación que debe explotarse y ampliarse desde otra visión.

De esto, tenemos ejemplos como  Librerías L, Bestiari, etc, que parten de esta filosofía cooperativa. Estos proyectos que intentan homogeneizar la heterogeneidad, si añadieran una capa de tecnología que facilitara su gestión cooperativa, mediante  el diseño de un CRM propio que les permitiera realmente monitorizar que ocurre en su red, sell-in, sell-out, stocks, multiplicarían su valor de forma exponencial. Esto requiere una fuerte inversión si se realiza aisladamente y una pequeña inversión, si se realiza aprovechando soluciones actuales, con las que solo hace falta cooperar.

Existen otros proyectos, encomiables, como Librired, que se acercan más a un modelo de centralización de datos de librerías y difusión-comercialización  aguas arriba en la cadena de valor. Les falta cambiar de visión para acercarse a un verdadero formato colaborativo, pasar de extraer información de una red (librerías) para proporcionarla a otra (editores) a un modelo que retroalimentara a los primeros y añadiera espacios colaborativos más allá de compartir fichas de libros como en Cegal en Red.

Todos tus libros” es una buena iniciativa para poner en valor los stocks en librerías, permite que sepas que libros tiene en existencia una gran red de librerías independientes. A esta iniciativa le falta añadir inteligencia y recursos logísticos para que sea eficaz, y hacer que el libro te llegue a tu casa rápida y económicamente. Otra opción  colaborativa, Libelista, intenta hacerlo, lástima que no parta del conjunto de librerías existentes en “Todos tus libros”.

Recientemente, aparecen nuevos agentes en el sector, como Globalbook, que ha iniciado un camino que aporta, de entrada,  retroalimentación y modelos bench para la librerías, pero con el objetivo puesto en crear un espacio realmente colaborativo. Utilizando un símil, su concepción como herramienta, en formato “lego”, le permite articularse de diversas formas con los existentes y así añadir valor al conjunto.  Aporta, no sólo, la tecnología que lo hace posible; sino la visión, la escalabilidad y la estrategia que aplana el camino para su consecución. Este proyecto apunta a que podría evolucionar hacia un elemento de vertebración del espacio editorial, siempre que pudiera articularse con los anteriores, para lo que hace falta voluntad de cooperación.

Que pasa fuera: Iniciativa  parecida a Libelista es la británica Hive a través de la cual pueden adquirirse libros, discos, películas…, eligiendo el comprador la librería a través de la que recogerá los productos que ha comprado, de las más de 300 librerías independientes de Gran Bretaña que se han adherido a la iniciativa, y cada librería percibe su porcentaje de las compras. Otro modelo lo representa Aer.io plataforma Norteamericana de venta de libros (tanto impresos como digitales) con funcionalidades de marketing, gestión a través de redes sociales y una muy flexible integración en cualquier soporte en Internet. Permite que, cualquier librería, por pequeña que sea, puede ofrecer una variedad de referencias, similar al de las grandes plataformas de venta en Internet.

En esta línea, cada vez será más importante diseñar servicios exclusivos de infomediación para la industria editorial y el sector de la venta y distribución del libro.

¿Porque no hacer “la plataforma en red del sector” en lugar de ir malgastando esfuerzos, o incluso poniendo trabas a unir proyectos que se complementan entre sí?

Sí sería innovación en red, el desarrollo e implementación de una plataforma tecnológica de nuevo cuño integrada con los principales programas de gestión del editor, distribuidor y punto de venta, permitiera la construcción de servicios avanzados de infomediación estructurados en red; con objetivos que se orienten a la mejora de los sistemas de aprovisionamiento, y a la creación de múltiples servicios comunes de valor añadido.

Esta plataforma debería ser facilitadora de un estándar a todos los agentes que quieran desarrollar proyectos de interconexión, y a los que ya tengan desarrollos en marcha, que facilitase la posibilidad de utilizar y combinar sus soluciones, con el fin de ampliar la eficiencia, riqueza y el alcance de cada proyecto individual.

 

En definitiva, el desarrollo de un sistema de estructuración de una red basada en librerías, que son los terminales de conexión con el público, concebida sobre una base tecnológica que facilite la creación de nuevos servicios avanzados de inteligencia económica, comunicación, infomediación y gestión en el sector tanto de la venta, como de la edición y la distribución de libros.

Esta red de colaboración e infomediación de topología distribuida entre los agentes del sector, será más fuerte y eficiente, en cuanto crezca y participe en redes de mayor alcance internacional.

Qué pasa en otros sectores:

Tu información ya no es tu tesoro.

La realidad es que vemos cada vez más ejemplos de empresas que, incluso siendo competencia, colaboran para progresar: fabricantes de automóviles que colaboran para desarrollar tecnologías comunes; compañías telefónicas que combinan sus redes para mejorar el servicio al cliente, con menores inversiones; empresas farmacéuticas que unen esfuerzos para desarrollar fármacos que requieren inversiones que superan sus capacidades individuales.

Día + Eroski: compiten en la venta, colaboran en la compra.

El grupo de alimentación Pascual y la farmacéutica Laboratorios Esteve crearon hace unos años Balance Labs, una sociedad conjunta para fabricar y comercializar productos de alimentación dirigidos especialmente a personas con diabetes.

Los grandes grupos de prensa británicos han acordado iniciar un periodo de investigación para ver cómo pueden trabajar más estrechamente y compartir costes.

Tesla Motors libera sus patentes para potenciar el mercado de los vehículos eléctricos.

La verdadera innovación será el resultado de la cooperación en red.

Un ejemplo de éxito en USA, explica como la información recogida por un agricultor puede aportarle valor, y como la agregación de la información recogida por miles de agricultores en red, incrementa exponencialmente este valor.

Farmers Business Network, Agricultores Red de Negocios, es una red independiente de miles de agricultores los más avanzados de América, que agrega la información recogida por sus usuarios a lo largo y ancho de todos los Estados Unidos, de manera que los agricultores puedan aprender unos de otros. Por 500 dólares al año y el envío de la información generada en su propia explotación, granjeros y agricultores independientes pueden acceder a la información agregada de todos los miembros de la red para obtener comparativas de rendimiento y recomendaciones imparciales de los más variados productos, en base a prácticas y datos generados en el mundo real. Después de sus dos primeros años de funcionamiento, Farmers Business Network agregaba información sobre las explotaciones agrícolas en casi tres millones de hectáreas en 17 diferentes estados norteamericanos.

En el sector del libro existen las soluciones que se orientan en esta línea, solo hay que combinar unas con otras, para realmente producir valor y que todos los agentes del sector ganen.

Es más, un problema cultural que tecnológico.

Quizás vale la pena fijarse.

 

© Albert Pérez Novell, 13 de marzo de 2017