Archivo de la etiqueta: Industrias culturales

De Cole a Michael, Porter. Propuesta para I Congreso Intersectorial del Libro en Madrid: Una nueva red de valor

porter-music

De Cole a Michael, Porter

por Albert P. Novell

27-03-07

 

A Cole Porter se le conoce por muchas composiciones musicales, una de ella es “Begin to begin” que en España, influidos por la película de Garci “Volver a empezar” de la que formaba  parte de la banda sonora, se tradujo, así, como el título.

La sensación es que el debate sobre el sector del libro y su futuro ha entrado en un bucle poco productivo, un volver a empezar continuo. Esperemos que este congreso ayude a salir del mismo. No vale la queja permanente, de que así no avanzamos, que todo está mal, sobre que nos depara el futuro, ¿cuántas veces hemos oído estos discursos?, ¿cuantas soluciones se han aportado?

La salida al bucle consiste en llevar el debate a otro nivel.

Aquí entra el otro Porter, Michael que definió el tema de reflexión de esta mesa “la cadena de valor” en nuestro caso del libro. Pero Michael, no solo se quedo en este concepto, que hoy está cambiando y se habla más de redes de valor, porque el circuito productivo y de comercialización hoy puede comenzar distintos puntos, y conectarlos con diversas combinaciones, que soslayan intermediarios de la clásica cadena de valor. Como digo, Michael no solo definió esto, sino, que definió y desarrollo la metodología del concepto “clúster” como modelo de competitividad que transcendía los clásicos circuitos cerrados sectoriales.

Comenzar a introducir este concepto de “clúster del libro” que no ha fructificado en el sector, a diferencia de otros muchos. La idea es generar debate, noticias, y equipos de trabajo con continuidad sobre este tema.

Existe un tejido empresarial suficiente en nuestro país para la construcción de al menos dos clúster Madrid-Barcelona, que trasciendan el concepto de gremio, más ligado a la política y a la subvención y menos a la competitividad y la creación de una red de clústeres de geometría variable adaptable  para desarrollos de proyectos estratégicos interdisciplinares e interempresariales.

La labor de un clúster no incide en la de los gremios que siguen con sus funciones, si incide directamente en la competitividad del sector, mejorándola.

Un clúster no siempre se construye alrededor de un único sector, existen clúster como el de la Belleza, el de Nutrición y Salud que aglutinan diversos sectores, con actores de diversa procedencia y expertise.

El escenario actual del libro es hibrido y complejo:

¿Qué será un libro?

¿Qué rol ha de tener un editor?

¿Cómo deben reinventarse las librerías?, en un entorno-   digital transmedia, crossmedia y multiplataforma,

¿Qué hará la industria gráfica y lo distribuidores?, etc.

Este escenario difícilmente puede abordarse desde la perspectiva de siempre y requiere de alianzas y proyectos que implique a actores que hasta ahora no hablaban entre sí, o no se identificaban como posibles partners.

Que es un clúster:

Un clúster es una concentración geográfica de empresas, instituciones y universidades que comparten el interés por un sector económico y estratégico concreto. Estas “asociaciones” generan una colaboración que permite a sus miembros abordar proyectos conjuntos de todo tipo.

Un clúster no es una asociación tradicional o una patronal. Un clúster es una organización orientada al negocio y al desarrollo de las herramientas adecuadas para mejorar la competitividad de las empresas de dicho negocio.

Por lo tanto, formar parte de un clúster significa poder participar en proyectos individuales o colectivos siempre vinculados al negocio: entender sus tendencias, desarrollar las capacidades para afrontarlo, innovar en producto, servicio o la propia estrategia, atender mercados internacionales, formar al personal, desarrollar partnerships…

De este modo el clúster trabaja y estructura proyectos para que todo el entorno de un negocio (instituciones, centros de investigación, centros de formación, administraciones u otras empresas) se desarrollen de tal modo que todo el tejido productivo de este negocio sea más competitivo y se adapte a las nuevas necesidades.

El clúster aporta conocimiento a sus integrantes sobre los retos y tendencias clave del mercado, para alinearse y poner en valor las propias estrategias.

Facilita el conocimiento y la interacción entre las empresas para lograr objetivos individuales y comunes.

Trabajar en clave clúster permite conocer gente de la cadena de valor de tu negocio, que posiblemente no conocerías si te basaran en la clasificación clásica sectorial.

A través del networking, crea un espacio de debate y reflexión que propicia la colaboración.

El trabajo conjunto aporta visibilidad tanto nacional, como internacional de tu empresa, bajo el paraguas del clúster.

Las empresas son las protagonistas dentro de los clusters. De ellas salen las necesidades y las soluciones, y esto requiere su implicación activa.

Que debería hacerse:

Crear un grupo de trabajo intra e intersectorial, así como extrasectorial, que identifique las empresas ya sean, editoras, distribuidoras, librerías, graficas, tecnológicas, centros de investigación, universidades, etc.. que quieran hacer las cosas de otra manera, e identificar oportunidades de futuro.

Que analice su competitividad, de acuerdo con lo que hace en la actualidad y detectar espacios de mejora estratégica no abordados.

Que actualice el análisis de la industria del libro en la Comunidad, revisando el mapeo del sector, los principales cambios en el negocio y los retos estratégicos de las empresas que lo conforman

Que se sume a iniciativas ya en marcha como lo clúster de la Comunidad de Madrid: Clúster Aeroespacial, BioCluster, Cluster ICT Audiovisual, promovidos por la industria conjuntamente con la Universidad Carlos III, o los de la Fotónica, la Moda, el Vino, el Diseño, la Educación, los Peleteros,  el clúster Gourmet. etc.. en Barcelona

© Albert P. Novell 27-03-07

¿Cómo se fabrica un libro?

Ampliar

foto: LA NACION Daniel Gigena

Cómo se fabrica un libro

Artículo 

Daniel Gigena

Industria editorial: postas de un camino sinuoso, del manuscrito a las librerías

En la trastienda de un libro intervienen autores, editores, traductores, diseñadores, imprentas; el sector tiene el desafío de salir del rojo de un 2016 con caídas de ventas y producción de un 20 por ciento

El porcentaje de títulos editados en formato digital en España alcanzó el 28%

book-stack-and-ipad-1200w-600x569

El sector editorial español en 2016 Nota de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) (febrero 2017

Descargar en PDF

El número de títulos registrados correspondientes a ediciones digitales alcanzó los 23.061 títulos, lo que representa el 28% del total de la producción editorial en España, esto supone un incremento de dos puntos con respecto a las cifras obtenidas en el año 2015. Sin embargo la facturación por este formato sólo es del 5%. del total de la industria editorial, situación muy similar a la que se produce en países del entorno europeo como Francia, Alemania o Italia.

Los libros de temática infantil, juvenil y didáctica representaron el 22,8% de los libros
registrados, entre otros factores por la adaptación de los libros de texto y materiales
curriculares a la LOMCE.

Madrid y Cataluña continúan siendo las comunidades que mayor número de títulos
registraron, seguidas de Andalucía, Valencia y País Vasco.

El porcentaje de títulos editados en formato digital alcanzó el 28%, lo que refleja un paulatino

incremento de la producción de títulos en este formato, que podría ser superior si se
desarrollasen políticas de protección de la propiedad intelectual.

La producción de las editoriales españolas alcanzó, en el año 2016, los 81.391 títulos en todos los formatos y en todas las lenguas, según los datos de títulos registrados en la Agencia del ISBN. Estas cifras no incluyen los títulos registrados por autores-editores.

El número de títulos registrados correspondientes a ediciones digitales alcanzó los 23.061 títulos, lo que representa el 28% del total de la producción editorial en España, esto supone un incremento de dos puntos con respecto a las cifras obtenidas en el año 2015. Esto evidencia la apuesta que están realizando los editores españoles por este formato. Según los datos de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), la facturación de este tipo de libros sólo alcanza el 5% del total de la industria editorial, situación muy similar a la que se produce en países del entorno europeo como Francia, Alemania o Italia.

Madrid y Cataluña, las dos comunidades con mayor presencia de editoriales en sus territorios, fueron, registraron un mayor número de obras durante 2016, con 27.223 (33,4%) y 23.538 (28,9%) respectivamente. Tras estas comunidades se sitúan Andalucía, con 11.774 títulos (14,5%); Valencia, 6.822 (8,4%); País Vasco, 2.844 (3,5%); Galicia, 2.156 (2,7%) y Castilla y León, 1.228 (1,5%).

Madrid y Cataluña son también las Comunidades que mayor número de títulos digitales han registrado con 8.904 y 5.737 respectivamente.

En cuanto a las temáticas de los libros registrados en la Agencia del ISBN en 2016, el 22,8% correspondieron a libros infantiles, juveniles y didácticos. Como ya ocurriera en los últimos dos años, esta categoría ha seguido registrando el mayor número de libros como consecuencia, entre otros factores, a la edición de nuevos libros de texto y materiales didácticos para adaptar sus contenidos a los nuevos currículos LOMCE.

Tras esta temática se sitúan los libros de ficción y temas afines (16%); Medicina (9,8%); Sociedad y Ciencias Sociales (8,2%); Humanidades (7,1%) Literatura y estudios literarios (6,8%); y Derecho (5,5%). El 4,7% de los libros catalogados fueron de Arte; de Estilo de vida, deporte y ocio (3,9%) y Economía, finanzas, empresa y gestión (3,3%).

En el resto de materias, los títulos catalogados han sido: Salud y Desarrollo Personal, (2,6%); Biografías e historias reales, (2,4%); Matemáticas y Ciencia, (1,5%); Tecnología, Ingeniería y Agricultura, (1,4%); Lenguas, (1,1%); Ciencias de la Tierra, Geografía y Medioambiente, (0,9%); Enseñanza de la lengua inglesa, (0,9%); Consulta, Información y Materias interdisciplinares, (0,7%) y Computación e Informática, 7 (06%).

La industria editorial mueve anualmente cerca de 3.000 millones de euros, y da empleo directo e indirecto a más de 30.000 personas en España. Las 840 empresas editoriales agrupadas en la FGEE representan cerca del 95% de la facturación del sector. En el ámbito exterior, el sector del libro español exportó en 2015 libros por un importe de 552 millones de euros.

Guía de Derecho de autor para editores de libros

gua-de-derecho-de-autor-para-editores-de-libros-1-638

Iriarte Ahon, E., R. Medina Plasencia, et al. (2013). [e-Book] Guía de Derecho de autor para editores de libros. Lima, INDECOPI, 2013.

Texto completo

El Derecho de Autor surge con un propósito: contribuir a generar y mantener un incentivo para que los creadores sigan creando; y para que aquéllos quienes opten por invertir en las obras creadas y en la explotación de las mismas, puedan asegurar un retorno a dicha inversión. Así se permite asegurar su continuidad y, por tanto, el crecimiento de las industrias culturales.

Guía para determinar la contribución económica de las industrias relacionadas con el derecho de autor

001404270_1-c797553bb4b665e2b2006cc2dc1b2900-260x520

Guía para determinar la contribución económica de las industrias relacionadas con el derecho de autor [e-Book] . Ginebra, OMPI, 2003.

Texto completo

Las perspectivas tradicionales del derecho de autor han cambiado sustancialmente desde la aprobación, en 1886, del Convenio de Berna, que es el pilar fundamental del sistema internacional del derecho de autor. Más recientemente, a partir de la aprobación de los dos “Tratados Internet” de la OMPI en 1996, y como consecuencia de la tecnología digital, han ocurrido muchos cambios en el ámbito del derecho de autor, que han abierto nuevos horizontes para que los compositores, los artistas, los escritores y otras personas usen la Internet con confianza para crear, distribuir y controlar el uso de sus obras en el entorno digital. El derecho de autor, otrora considerado un concepto jurídico de difícil comprensión, está hoy en día cada vez más ligado a la vida cotidiana de una cantidad extraordinaria de personas. En la economía mundial, la protección del derecho de autor constituye la base de sectores enteros, como el de la música, el sector editorial, la industria cinematográfica, la radiodifusión y los programas informáticos, e influye también en muchas otras actividades comerciales. De esta manera, el derecho de autor es una poderosa fuente de crecimiento económico, que genera empleo y estimula el comercio.

Panorámica de la edición española de libros 2015. Análisis sectorial del libro

29831958583_ffb928b8e3_n_d

 Panorámica de la edición española de libros 2015. Análisis sectorial del libro. [e-Book] Madrid, Ministerio de Educación Cultura y Deporte, 2016

Texto completo

Estudio sobre el sector del libro en España, indispensable para analizar y valorar la producción editorial y conocer la evolución de las tendencias de esta importante industria cultural. Se realiza a partir de los datos proporcionados por los editores a la Agencia del ISBN. Esta nueva edición de 2015 incluye una novedad:ya no se contabilizan las reimpresiones que, hasta ahora, se estaban incorporando en el análisis de la producción editorial global. Con el propósito de poder establecer una comparativa 2014/2015 fiable, empleando las mismas variables de estudio y criterio en ambos ejercicios, se han reconstruido los datos del año 2014, eliminando de ellos las reimpresiones.

  • El total de la producción editorial aumentó un 0,2% con respecto al año anterior (ha pasado de 79.224 en 2014 a 79.397), la edición de libros en soporte papel aumenta un 0,4% (57.117 libros editados en 2015, frente a los 56.867 del año anterior); la edición en otros soportes ha disminuido el 0,3% (22.280 soportes en 2015, frente a los 22.357 de 2014).
  • El número de ISBN inscritos de acuerdo con el tipo de edición, desciende un 10,6% en la edición de carácter público y aumenta un 1,4% en la edición privada, representando en 2015 el 9,0% y el 91,0% sobre el total de la producción editorial respectivamente.
  • Por subsectores de edición,se producen aumentos en: libros de texto (15,3%), libros de ciencia y tecnología (14,7%) y libro infantil y juvenil (5,5%); los descensos se registran en: libros de tiempo libre (11,8%), libros de ciencias sociales y humanidades (4,8%), creación literaria (4,4%) y en otros (2,8%).
  • La edición electrónicaha tenido un descenso del 0,1% respecto al año anterior y supone el 28,1% de los ISBN inscritos en el año. Los Ebook o libros digitales aumentan el 2,9% y representan el 93,6% de la edición en otros soportes y el 26,3% del total de la producción.
  • El 92,9% de los libros se editaron en lenguas españolas, destacando, a gran distancia, la edición en castellano (84,7%), seguida de la edición en catalán (10,0%), en gallego (1,9%), en euskera (1,7%) y en valenciano (1,7%).
  • Las traducciones representan el 16,2% de la producción, destacando el inglés (51,7% de la obra traducida).
  • Las comunidades autónomas de Cataluña y Madrid representan el 62,1% del total de la producción, con una participación del 36,3% para Madrid, y del 25,8% para Cataluña. A continuación figuran Andalucía (13,2%) y la Comunidad Valenciana (7,4%)..
  • El 31,8% de la producción privada, fue editado por 96 empresas editoriales, que representan el 3,2% de las que tuvieron actividad en 2015.

 

Internacionalización de las industrias culturales y creativas españolas

 

page_1_thumb_large

Celaya, J., P. Rausell Köster, et al. (2013). [e-Book] Internacionalización de las industrias culturales y creativas españolas. Madrid, Fundación Alternativas, 2013.

Texto completo

Los efectos de la crisis económica que arrastra España junto con las otras economías periféricas del sur de Europa desde hace ya cinco años, están devastando nuestro tejido productivo entre los cuales se incluye el de la industria cultural y creativa –ICC- que ha sido uno de los sectores más pujantes y dinámicos de nuestra economía en las años anteriores a la crisis. La caída del consumo interno, las dificultades para acceder a los mercados de financiación e inversión privada, el desmantelamiento del sistema de ayudas públicas, y las subidas en las cargas fiscales, junto con otros efectos en cadena, (deslocalización empresarial, evasión de capital humano, estancamiento del crecimiento de acceso a las redes digitales) presentan un panorama oscuro al que el sector de las ICC debe enfrentarse. Pero no todo el panorama es tan negro. Uno de los puntales de la economía española tiene que ver con su capacidad de exportación y el papel que juega en el comercio internacional. La economía española en su conjunto ha mantenido a pesar de la crisis, su cuota de mercado en el comercio internacional gracias al tipo de especialización de sus exportaciones, la persistencia de algunos factores positivos en el ámbito de las tecnologías de la comunicación y la información y en el perfil altamente cualificado de nuestro capital humano creativo. Esta realidad puede ser transferible al marco de internacionalización de las actividades culturales y creativas. En efecto, la caída del mercado interior, especialmente en el caso de los bienes y servicios de consumo cultural, tanto derivado de la demanda privada como de la pública supone un evidente factor de empuje hacia la internacionalización. Este estudio presenta un análisis de las distintas variables que afectan a las ICC en el contexto de un mercado global, tratando e determinar su potencial de la internacionalización. Partimos de datos que tiene un gran peso en nuestra economía: las ICC alcanzaron el 5,6% del VAB y el 6,3% del empleo en 2008. Pero partimos también de la base de que disponemos de un sistema normativo desactualizado que responde a una realidad obsoleta, basada en el ámbito de intercambios analógicos. Y lo mismo ocurre con las políticas públicas. Pensamos que tanto las normas como las políticas deben cambiar su enfoque de manera radical