Conectando Generaciones (Argentina): La biblioteca conecta a las generaciones y mejora los conocimientos tecnológicos de los mayores

Library connects generations and improves seniors’ technology skills, IFLA 2022

Ver original

A principios de 2018, una mujer mayor se acercó a una bibliotecaria de la Biblioteca Municipal de Santa Clara del Mar, «General José de San Martín», para hacer una pregunta sobre tecnología. Inesperadamente, un chico que se encontraba en ese momento en la biblioteca le respondió y resolvió su problema. Este acontecimiento dio lugar al inicio del programa «Conectándonos en la Biblioteca», que reúne a adolescentes de 14 a 18 años con personas mayores de 65 años.

La pequeña ciudad de Santa Clara del Mar (Argentina) tiene una población de 12.000 habitantes, de los cuales el 30% tiene 65 años o más. Este grupo de ancianos carecía de los conocimientos técnicos necesarios para mantener la comunicación con sus hijos y nietos que viven fuera de la zona, por ejemplo, el uso de un smartphone o la navegación por las redes sociales.

Todos los martes y jueves, cinco adolescentes acuden a la biblioteca para enseñar habilidades tecnológicas a los ancianos de la comunidad. Desde el comienzo de esta iniciativa, más de 50 ancianos han aumentado su uso de la tecnología gracias a su participación en el programa.

Durante las sesiones de instrucción en pequeños grupos, los ancianos se convierten en alumnos y los jóvenes en sus profesores. Los participantes en el programa aprenden a realizar llamadas de audio y vídeo, a hacer y subir fotos a las redes sociales y a grabar notas de voz en WhatsApp, entre otras habilidades. Después de las sesiones, los tutores mantienen abierta la comunicación en línea con sus alumnos, lo que anima a los mayores a practicar sus nuevas habilidades.

Una bibliotecaria cuenta cómo el programa ha reforzado la autoestima de los mayores: «Un día, una anciana grabó y envió por primera vez un mensaje de audio a su hija, que vive lejos. Estaba muy emocionada y se le llenaron los ojos de lágrimas. Fue un momento muy especial para todos nosotros. Están aprendiendo cosas que para algunos pueden parecer pequeñas, pero que para otros son muy importantes».

Además de mejorar las habilidades tecnológicas de los participantes, la iniciativa también ha mejorado las relaciones entre generaciones y ha creado amistades entre alumnos y profesores. Un valor añadido para los mayores es tener a alguien con quien hablar socialmente, lo que reduce sus sentimientos de aislamiento y soledad. El programa ha desafiado los estereotipos de la edad y ha cambiado las percepciones de ambas partes.

Como parte de la evaluación del programa, la biblioteca pidió a sus participantes que compartieran sus testimonios en forma de mensajes de audio de WhatsApp. Las respuestas sirvieron como prueba de las habilidades adquiridas y mostraron el impacto significativo del programa en la vida de las personas mayores. Una de las participantes, Graciela, expresó con entusiasmo su agradecimiento: «El programa es una idea fantástica y estoy eternamente agradecida a la biblioteca. Nadie en casa tuvo la paciencia de enseñarme a usar un smartphone. Aprendí un nuevo lenguaje tecnológico, pero también tuve un lugar para socializar y hacer conexiones».

Norma, una participante de 68 años, compartió sus mejores momentos del programa: «Las chicas que nos enseñaron tuvieron mucha paciencia y respondieron a todas mis preguntas. Antes del proyecto, me sentía como una analfabeta y me daban miedo las tecnologías, pero ahora puedo utilizar un teléfono inteligente de forma independiente. Aprendí a enviar textos, mensajes de audio y a chatear. Fue un proyecto increíble. Los jóvenes tuvieron mucho amor y paciencia al trabajar con nosotros. Quiero volver porque echo de menos la experiencia».

El trabajo de los profesores voluntarios fue reconocido por el Ministerio de Cultura por su impacto en la comunidad de la ciudad. En abril de 2019, la biblioteca y los voluntarios recibieron un certificado y una medalla en reconocimiento a su colaboración y dedicación.