Archivo de la etiqueta: Tercera edad

Las personas que viven cerca de una biblioteca dicen sentirse menos solos

 

estudios-mayores-personas

Cox, Daniel A. ; Streeter, Ryan “The importance of place: Neighborhood amenities as a source of social connection and trust” American Enterprise Institute, 2019

Ver estudio

 

Ver además

Palacios para el pueblo: por qué las bibliotecas son algo más que libros

 

Los estadounidenses que viven más cerca de parques, bibliotecas, restaurantes y teatros comunitarios están más contentos con su vecindario, confían más en los demás y se sienten menos solos, independientemente de si viven en ciudades grandes, suburbios o pequeñas ciudades o pueblos.

 

El lugar importa. Cuando se les da la opción, la mayoría de las personas prefieren vivir cerca de las cosas fundamentales de la vida de la comunidad: escuelas, tiendas, parques y restaurantes. La gente está dispuesta a pagar más por una casa que está más cerca de los servicios de la comunidad, como las tiendas de comestibles, y la mayoría de los estadounidenses creen que las escuelas, los centros comunitarios y las bibliotecas tienen mucho que ver con el éxito de una comunidad.

Vivir cerca de servicios públicos -desde parques, bibliotecas hasta tiendas de comestibles- aumenta la confianza, disminuye la soledad y restaura la fe en el gobierno local. Un estudio del American Enterprise Institute demuestra que vivir cerca de espacios públicos y comerciales orientados a la comunidad trae una serie de beneficios sociales, como el aumento de la confianza, la disminución de la soledad y un mayor sentido de apego al lugar donde vivimos.

Así, los estadounidenses que viven en comunidades con una gran variedad de servicios en el vecindario tienen más del doble de probabilidades de hablar diariamente con sus vecinos que aquellos otros cuyos vecindario dispone de pocos servicios, una cuestión vital dada la problemática que se vive en Estados Unidos en torno a la soledad en que dicen vivir muchas personas. Sin embargo, las personas que viven en comunidades ricas con grandes comodidades son mucho menos dados a sentirse solos y aislados de los demás, independientemente de si viven en grandes ciudades, suburbios o pueblos pequeños. El 55% por ciento de los estadounidenses que viven en suburbios de bajo nivel  social dicen padecer  un alto grado de soledad, contrariamente, menos de un tercio de los habitantes de suburbios con servicios públicos a su alcance dicen sentirse solos.

Estos hallazgos se basan en una encuesta representativa a nivel nacional que midió la cercanía de los estadounidenses a seis tipos diferentes de espacios públicos y comerciales como: supermercados, restaurantes, bares o cafeterías, gimnasios o gimnasios, cines, boleras u otros lugares de entretenimiento como parques o centros recreativos, centros comunitarios y bibliotecas.

Incluso después de tener en cuenta la clase social, la educación, el género y la raza de un individuo, el acceso a los servicios públicos produce sentimientos de satisfacción con la comunidad, confianza social y menor aislamiento social.

 

Para las personas mayores poseer un teléfono inteligente significa libertad

[]

.

Anderson, M. (2015). For vast majority of seniors who own one, a smartphone equals ‘freedom’, Pew Research, 2015.

Texto completo

Según un informe del Pew Research Center publicado a principios de este mes sobre personas mayores y teléfonos inteligentes “For vast majority of seniors who own one, a smartphone equals ‘freedom’”, realizado por Monica Anderson para Pew Research, para ellos poseer de un teléfono móvil significa libertad.

Cuando se trata de la adopción de tecnología, las personas mayores en general van por detrás de aquellos que son más jóvenes. Pero para los estadounidenses mayores de 65 años que poseen un teléfono inteligente, que tienen uno en su bolsillo es una experiencia liberadora. Es cierto que, en general, los estadounidenses mayores son menos dados a estar en línea, tener banda ancha en el hogar o poseer un dispositivo móvil. Lo mismo se aplica a los teléfonos inteligentes: Sólo una cuarta parte (27%) de los adultos mayores de 65 años los poseen, en comparación con el 85% de los estadounidenses entre 18 y 29 años. Un estudio anterior de Pew Research “ Older Adults and Technology Use“ encontró que las tasas de adopción de nuevas tecnologías son más bajas entre las personas de la tercera edad y estos porcentajes suele estar relacionados con las barreras físicas, formativas y mentales propias de la edad. Entre estas se incluyen condiciones médicas que hacen que sea difícil para algunos de los más mayores usar ciertas tecnologías o dispositivos. El escepticismo sobre los beneficios de la tecnología y la falta de alfabetización digital son otros elementos de disuasión citados por los adultos mayores.

Pero eso no quiere decir que los mayores estadounidenses no están ampliando sus experiencias digitales. En 2014, por primera vez, más de la mitad de las personas mayores en línea indicó que usan Facebook: el 56% de los adultos mayores de 65 años lo hacen, frente al 45% del año anterior. El uso de Internet y la adopción de banda ancha siguen aumentando entre los adultos mayores, y aunque sigue habiendo una gran diferencia en relación a la edad en la propiedad de smartphone, la proporción de adultos mayores que son dueños de un teléfono inteligente se ha incrementado en 8 puntos porcentuales desde principios de 2014. Además, los estadounidenses mayores que usan internet tienden a tener actitudes muy positivas sobre el impacto del acceso a información como un aspecto importante para sus vidas,incluyendo en esta cifra el acceso que les proporcionan los teléfonos inteligentes.

Preguntados por si sienten que su teléfono representa “libertad” o “dependencia”, el 82% de las personas mayores de propietarios de smartphones considera su teléfono como “libertad”, en comparación con el 64% de edades entre 18 y 29. Por el contrario, 36% de los propietarios de teléfonos inteligentes de edad en torno a los 30 años describió su teléfono como una dependencia; es decir, el doble del 18% de los adultos mayores de 65 años que eligieron este término para describir su teléfono.

Del mismo modo, cuando se le preguntó que describieran su smartphone como “conexión” o como “distracción”, las personas mayores son significativamente más propensos a elegir “conexión” como el mejor descriptor. Por otra parte, los usuarios de teléfonos inteligentes más jóvenes optan con el el doble de porcentaje que los adultos de edad avanzada a considerar su teléfono como “distracción” (37% vs. 18%).

[]

Los adultos más jóvenes tienden a utilizar sus teléfonos para una gama más amplia de propósitos (redes sociales, contenido de la creación, multimedia) y son mucho más inclinados a considerar su teléfono como una forma de aliviar el aburrimiento. Por el contrario, los adultos mayores, tienden a usar sus teléfonos para una gama más reducida de tareas, generalmente funciones especialmente básicas de comunicación como llamadas de voz, mensajes de texto y correo electrónico. Para ellos los teléfonos inteligentes son a menudo el dispositivo a través del cual se comunican con sus allegados y les cuentan los sucesos o los logros de su vida cotidiana, lo que podría ayudar a explicar por qué estos usuarios son más dados a transmitir por el teléfono móvil sus emociones y sentimientos.