Archivo de la etiqueta: Soledad

Cómo las bibliotecas conectan a las personas y ayudan a paliar la soledad

Richard Florida «Libraries Can Unite a Lonely, Divided Nation», Bloomberg.com. 26 de octubre de 2022.

Ver completo

Las bibliotecas son mucho más que almacenes de libros. Son piezas cruciales de la infraestructura social. La infraestructura social, como la define el sociólogo Eric Klinenberg, es el tipo de infraestructura que facilita las conexiones humanas, la interacción y el compromiso cívico -lugares como parques, zonas de juego, piscinas, museos- y, por supuesto, las bibliotecas.

Incluso cuando la pandemia de Covid-19 pasa a ser más bien una endemia, sigue carcomiendo las fibras conectivas que unen a nuestra sociedad. Como ocurre con muchas cosas, el Covid aceleró una tendencia ya existente: Estados Unidos estaba sumido en una crisis de soledad mucho antes de que llegara la pandemia. En la actualidad, casi 40 millones de estadounidenses viven solos, lo que representa casi el 30% de todos los hogares del país, frente al 9% de 1950. El aumento del trabajo a distancia, el desplazamiento de las ciudades a los exurbios más lejanos y muchas otras tendencias se han combinado para empeorar la epidemia de soledad en Estados Unidos. Los efectos son visibles en todo, desde el aumento del abuso de sustancias y los problemas de salud mental hasta el aumento de la delincuencia y el desorden en las ciudades de todo el país.

Para recuperarse de esta epidemia de aislamiento, Estados Unidos necesita volver a unir su deshilachado tejido social. Muchas instituciones pueden desempeñar un papel en este «Gran Reencuentro», desde las escuelas y las iglesias hasta las empresas y las asociaciones de voluntarios. Pero hay una institución que lleva mucho tiempo reforzando las comunidades de forma abierta y democrática: Las bibliotecas de Estados Unidos. Como dijo el industrial y gran mecenas de las bibliotecas públicas Andrew Carnegie hace más de un siglo, «una biblioteca supera cualquier otra cosa que una comunidad pueda hacer para beneficiar a su gente. Es un manantial inagotable en el desierto». Sus palabras siguen siendo válidas hoy en día.

Las bibliotecas tienen un importante papel que desempeñar para volver a tejer las conexiones humanas que se están perdiendo con el trabajo a distancia. La proporción de personas que trabajan principalmente desde casa ha aumentado de aproximadamente el 6% en 2019 al 18% en 2021, según datos recientes de la Encuesta sobre la Comunidad Estadounidense del Censo. El economista de la Universidad de Stanford Nicholas Bloom y sus colegas estiman que aproximadamente el 20% de las jornadas laborales se harán a distancia en el futuro. Pero las encuestas de Adam Ozimek, uno de los principales analistas del trabajo a distancia, han descubierto que casi una cuarta parte de los que trabajan desde casa pasan parte de su tiempo de trabajo fuera de sus oficinas en casa, en espacios de coworking, cafeterías, casas de amigos o colegas y, sí, bibliotecas.

Las bibliotecas son mucho más que almacenes de libros. Son piezas cruciales de la infraestructura social. Cuando hablamos de infraestructura, nos referimos normalmente a las estructuras construidas y a los servicios públicos -como carreteras, puentes, metros y sistemas de alcantarillado- que sustentan nuestras comunidades. La infraestructura social, como la define el sociólogo Eric Klinenberg, es el tipo de infraestructura que facilita las conexiones humanas, la interacción y el compromiso cívico -lugares como parques, zonas de juego, piscinas, museos- y, por supuesto, las bibliotecas.

Las bibliotecas proporcionan servicios y fibra conectiva a un amplio abanico de personas de todos los géneros, razas, edades y niveles de ingresos, tanto alojados como no alojados. Uno puede sentarse tranquilamente en un rincón y leer un libro o una revista, pero las bibliotecas ofrecen mucho más: la posibilidad de interactuar con alguien de fuera de tu burbuja social, de ver una exposición controvertida que te haga pensar o de participar en una reunión pública. ¿Qué otra institución puede ofrecer la hora del cuento para los niños, servicios empresariales y educación financiera para los adultos, programas que van desde charlas de autores hasta actuaciones musicales, y un lugar para trabajar a distancia o hacer una llamada de Zoom con personas de todo el mundo?

Quizá sea aún más significativo el papel que desempeñan las bibliotecas en el estímulo de la creatividad humana y el aprendizaje permanente. Lo sabemos personalmente. Uno de nosotros, Brooks Rainwater, creció en un pequeño pueblo playero de Florida donde las ciudades y el mundo en general parecían estar muy lejos. Pero el conocimiento de lo que ocurría en el mundo estaba allí mismo, en la Biblioteca Pública de Satellite Beach, y él lo devoraba. Las experiencias de aprendizaje más influyentes de Richard Florida no tuvieron lugar en las aulas, sino en las bibliotecas. De pequeño, en la escuela primaria de North Arlington, Nueva Jersey, leía la modesta colección de la biblioteca escolar antes de pasar a la biblioteca pública. Todos los sábados, su padre le llevaba a la Biblioteca Pública de Newark, donde pasaba horas hojeando las estanterías, lo que despertó su curiosidad por las ciudades y el urbanismo.

Hoy en día, las bibliotecas se diseñan y rediseñan teniendo en cuenta estas funciones de conexión. Tomemos el caso de la recientemente renovada Biblioteca Memorial Martin Luther King Jr. de Washington DC. Durante décadas, la obra maestra modernista diseñada por Ludwig Mies van der Rohe en 1972 fue esencialmente una hermosa cáscara, con un interior envejecido y poco acogedor diseñado simplemente para albergar libros. Desde que se completaron las renovaciones dirigidas por el Director Ejecutivo de la Biblioteca de DC, Richard Reyes-Gavilán, y diseñadas por Mecanoo y OTJ Architects, su nueva cafetería, la sala de lectura de techos altos, el espacio para los creadores, el auditorio, el increíble espacio de la azotea y las salas de reuniones grandes y pequeñas han atraído a innumerables personas.

La Biblioteca Central de Helsinki es otro ejemplo. Este espacio vanguardista, que comparte un patio con el Parlamento finlandés, fue «construido para servir como una especie de fábrica de ciudadanía», como dice David Dudley de CityLab. Los habitantes de Helsinki pueden disfrutar del espacio público exterior o aprovechar los múltiples servicios que se ofrecen en su planta baja. Tommi Laitio, antiguo director ejecutivo del departamento de cultura y ocio de Helsinki y actual becario del Centro Bloomberg para la Innovación Pública de la Universidad Johns Hopkins, dijo a un entrevistador de la Red de Ciudades Bloomberg que su principal objetivo era escuchar a los residentes -especialmente a aquellos cuyas voces rara vez se oían- y comprender cómo los espacios públicos como las bibliotecas podían servirles mejor.

Como se dice que dijo Albert Einstein: «Lo único que hay que saber absolutamente es la ubicación de la biblioteca». Esas palabras suenan aún más ciertas hoy en día.

  • Richard Florida es profesor universitario en la Rotman School of Management y la School of Cities de la Universidad de Toronto. Brooks Rainwater
    es presidente y director general del Urban Libraries Council.

Las personas que viven cerca de una biblioteca dicen sentirse menos solos

 

estudios-mayores-personas

Cox, Daniel A. ; Streeter, Ryan «The importance of place: Neighborhood amenities as a source of social connection and trust» American Enterprise Institute, 2019

Ver estudio

 

Ver además

Palacios para el pueblo: por qué las bibliotecas son algo más que libros

 

Los estadounidenses que viven más cerca de parques, bibliotecas, restaurantes y teatros comunitarios están más contentos con su vecindario, confían más en los demás y se sienten menos solos, independientemente de si viven en ciudades grandes, suburbios o pequeñas ciudades o pueblos.

 

El lugar importa. Cuando se les da la opción, la mayoría de las personas prefieren vivir cerca de las cosas fundamentales de la vida de la comunidad: escuelas, tiendas, parques y restaurantes. La gente está dispuesta a pagar más por una casa que está más cerca de los servicios de la comunidad, como las tiendas de comestibles, y la mayoría de los estadounidenses creen que las escuelas, los centros comunitarios y las bibliotecas tienen mucho que ver con el éxito de una comunidad.

Vivir cerca de servicios públicos -desde parques, bibliotecas hasta tiendas de comestibles- aumenta la confianza, disminuye la soledad y restaura la fe en el gobierno local. Un estudio del American Enterprise Institute demuestra que vivir cerca de espacios públicos y comerciales orientados a la comunidad trae una serie de beneficios sociales, como el aumento de la confianza, la disminución de la soledad y un mayor sentido de apego al lugar donde vivimos.

Así, los estadounidenses que viven en comunidades con una gran variedad de servicios en el vecindario tienen más del doble de probabilidades de hablar diariamente con sus vecinos que aquellos otros cuyos vecindario dispone de pocos servicios, una cuestión vital dada la problemática que se vive en Estados Unidos en torno a la soledad en que dicen vivir muchas personas. Sin embargo, las personas que viven en comunidades ricas con grandes comodidades son mucho menos dados a sentirse solos y aislados de los demás, independientemente de si viven en grandes ciudades, suburbios o pueblos pequeños. El 55% por ciento de los estadounidenses que viven en suburbios de bajo nivel  social dicen padecer  un alto grado de soledad, contrariamente, menos de un tercio de los habitantes de suburbios con servicios públicos a su alcance dicen sentirse solos.

Estos hallazgos se basan en una encuesta representativa a nivel nacional que midió la cercanía de los estadounidenses a seis tipos diferentes de espacios públicos y comerciales como: supermercados, restaurantes, bares o cafeterías, gimnasios o gimnasios, cines, boleras u otros lugares de entretenimiento como parques o centros recreativos, centros comunitarios y bibliotecas.

Incluso después de tener en cuenta la clase social, la educación, el género y la raza de un individuo, el acceso a los servicios públicos produce sentimientos de satisfacción con la comunidad, confianza social y menor aislamiento social.