Archivo de la categoría: Movilidad

Mujerea conectadas. El Informe sobre la Brecha de Género en la Telefonía Móvil 2020

 

800x400_gender_gap_pr

 

Connected woman. The Mobile Gender Gap Report 2020  GSMA, 2020

Texto completo

 

Un estudio de la GSMA informa que más de la mitad de las mujeres de los países de ingresos bajos y medios tienen ahora acceso a Internet móvil. Sin emabrgo, la brecha de genero sigue siendo considerable.

 

Un nuevo estudio de la GSMA, presentado hoy, muestra que, a pesar de los progresos realizados, la brecha de género en el uso de la Internet móvil sigue siendo considerable, ya que en los países de ingresos bajos y medianos hay más de 300 millones de mujeres menos que hombres que acceden a la Internet desde un dispositivo móvil. La asequibilidad sigue siendo la barrera fundamental para la propiedad de los móviles, mientras que la menor conciencia, así como la falta de alfabetización y de conocimientos digitales, son factores vitales que impiden el uso de la Internet móvil por parte de las mujeres. La industria está renovando su compromiso de llegar a las mujeres con servicios digitales y financieros para hacer frente a la persistente brecha entre los géneros en materia de telefonía móvil.

En el estudio se constata que la brecha entre los géneros en materia de Internet móvil se ha reducido y que el 54% de las mujeres de los países de ingresos bajos y medianos utilizan actualmente la Internet móvil, frente al 44% en 2017. Sin embargo, la brecha de género subyacente en la propiedad de móviles sigue siendo en gran medida la misma y hay 165 millones menos de mujeres que de hombres que poseen un móvil. En la investigación se determinó que el móvil ofrece beneficios esenciales a los usuarios. La mayoría de los propietarios de móviles, tanto hombres como mujeres, informaron de que la propiedad de un móvil les hace sentirse más seguros, mejor informados y les apoya en su vida cotidiana.

 

 

Open Access Helper: una app iOS para buscar el texto completo entre 23 millones de artículos científicos de Acceso Abierto

 

2020-02-14_13-23-12

Open Access Helper

iTunes

Mac

Ver además

Extensiones del navegador para acceder a documentos de acceso abierto

 

Hay más de 23 millones de versiones de acceso abierto de artículos científicos que de otra manera serían “de pago”. Open Access Helper para iOS y Open Access Helper para Safari (macOS) están diseñados para ayudarte a obtener un fácil acceso a estos artículos, con ayuda de las increíbles APIs de unpaywall.org y core.ac.uk, una aplicación desarrollada por Claus Wolf. para dispositivos móviles iOS para buscar directamente desde tu iPhone o iPad.

Cada vez que mi aplicación se encuentra con un DOI, consultará la API de unpaywall.org para ver si una copia de Open Access podría estar disponible en otro lugar. La aplicación identifica el DOI (Digital Object Identifier) de un artículo y consulta la API de unpaywall.org y core.ac.uk para obtener una copia legal de Open Access, basada en el DOI. Si se encuentra una, obtendrá una clara indicación, incluyendo una vista previa de la URL donde se encuentra la versión Open Access, además de encontrar “Artículos similares” o solicitarlo a través del botón “Botón de Acceso Abierto”.

En Safari (MacOS) no podría ser más sencillo. En cuanto veas un distintivo naranja en la parte superior derecha de tu pantalla, este documento estará disponible como Acceso Abierto en un lugar diferente. Simplemente haz clic en la insignia y te llevará allí. Si ves una insignia verde, ¡ya estás en la mejor ubicación de Acceso Abierto! Si resaltas algún texto y haces ctrl+clic, podrás enviar tu selección como una búsqueda a base-search.net o core.ac.uk!

 

 

Smartphones, uso de redes sociales y salud mental juvenil

 

1567077388_039600_1567077880_portadilla_normal

 

Elia Abi-Jaoude , Karline Treurnicht Naylor y Antonio Pignatiello. Smartphones, uso de redes sociales y salud mental juvenil.

Texto completo

 

En la última década, el aumento de la angustia mental y el tratamiento de las afecciones de salud mental entre los jóvenes de América del Norte ha sido paralelo a un fuerte aumento en el uso de teléfonos inteligentes y redes sociales por parte de niños y adolescentes.

La investigación analiza la evidencia que vincula el uso de teléfonos inteligentes y redes sociales con angustia mental y tendencias suicidas entre los adolescentes.

Algunos puntos más destacados del estudio

  • La evidencia de una variedad de estudios transversales, longitudinales y empíricos implica el uso de teléfonos inteligentes y redes sociales en el aumento de la angustia mental, el comportamiento autolesivo y la tendencia suicida entre los jóvenes; existe una relación dosis-respuesta, y los efectos parecen ser mayores entre las niñas.

  • Las redes sociales pueden afectar la autoestima de los adolescentes y las relaciones interpersonales a través de la comparación social y las interacciones negativas, incluido el acoso cibernético; Además, el contenido de las redes sociales a menudo implica la normalización e incluso la promoción de autolesiones y suicidios entre los jóvenes.

  • Altas proporciones de jóvenes se dedican al uso intensivo de teléfonos inteligentes y a la multitarea de los medios, con la consiguiente privación crónica del sueño y efectos negativos sobre el control cognitivo, el rendimiento académico y el funcionamiento socioemocional.

  • Los médicos pueden trabajar en colaboración con los jóvenes y sus familias, utilizando enfoques abiertos, sin prejuicios y apropiados para el desarrollo para reducir los daños potenciales de las redes sociales y el uso de teléfonos inteligentes, incluida la educación y la resolución práctica de problemas.

  • Existe la necesidad de campañas de concientización pública e iniciativas de políticas sociales que promuevan entornos de hogar y escuela que fomenten la resiliencia a medida que los jóvenes navegan los desafíos de la adolescencia en el mundo actual.

Uber, Cabify… repensar la movilidad en función de la demanda

 

captura-34

 

Rethinking on-demand mobility. Turning roadblocks into opportunities’. Arthur D. Little, 2020

Texto completo

 

Habilitadas por la conectividad ubicua, los teléfonos inteligentes cada vez más potentes y las aplicaciones alojadas en la nube, las plataformas privadas de “a la carta” – llamadas empresas de redes de transporte (TNC) en los Estados Unidos – han cambiado el paisaje de la movilidad urbana para siempre. En el espacio de una década, empresas como Uber, Lyft y DiDi se han convertido en marcas reconocidas mundialmente y en negocios multimillonarios. Empezaron dirigiéndose a los consumidores jóvenes, acomodados y conocedores de la tecnología digital pero, con el tiempo, lograron atraer a la población en general ofreciendo soluciones de movilidad flexibles, rápidas y de puerta a puerta que también eran más seguras y, en su mayoría, más baratas. No todo son buenas noticias, por supuesto. Las más de poco dignas condiciones de trabajo de sus conductores han creado controversia, y su modelo de negocio aún tiene que demostrar su sostenibilidad financiera.

Su llegada también ha desencadenado un cambio hacia el transporte individual compartido, lo que los ha puesto en un curso de colisión con todo el ecosistema de movilidad individual y pública. Están amenazando el futuro de las soluciones de movilidad tradicionales (automóviles individuales y transporte público) y provocando importantes trastornos en el mercado del sector de los taxis convencionales en muchos países del mundo. Tienen el potencial de proporcionar un servicio complementario eficiente y conveniente a las soluciones de movilidad existentes en las zonas urbanas; sin embargo, si no se regulan adecuadamente, también pueden provocar un aumento de la congestión que repercuta en el rendimiento general de los sistemas de movilidad.

El sector de la movilidad a demanda se ha transformado en los últimos años. La primera generación de servicios de movilidad a demanda -taxis convencionales, seguidos de vehículos privados de alquiler- utilizó un modelo empresarial que se basaba en la gestión tanto de los activos físicos como de las aptitudes humanas para la conducción.

 

 

Brecha digital móvil en las economías emergentes

 

pg_2019.11.20_mobile-divides-emerging-economies_featured

 

Silver, L. Vogels, E. A… Mobile Divides in Emerging Economies. Washington: Pew Research, 2020

Texto completo

 

Aunque la propiedad de los teléfonos móviles, especialmente los teléfonos inteligentes, se extiende rápidamente en todo el mundo, todavía hay un número notable de personas en las economías emergentes que no poseen un teléfono móvil o que comparten uno con los demás. Una encuesta del Centro de Investigación Pew en 11 economías emergentes revela que una mediana del 6% de los adultos no usa teléfonos en absoluto, y una mediana del 7% no posee teléfonos, sino que los toma prestados de otros. Las divisiones móviles son más pronunciadas en Venezuela (32%), India (30%) y Filipinas (27%), países donde aproximadamente tres de cada diez adultos no poseen un teléfono móvil.

Aproximadamente uno de cada cinco estadounidenses utiliza un reloj inteligente

 

African American woman checking fitness tracker while running, Kittery, Maine, USA

 

Vogels, Emily A. About one-in-five Americans use a smart watch or fitness tracker. NY: Pew Research Center, 2020

Texto completo

Al comenzar el año 2020  aproximadamente uno de cada cinco adultos estadounidenses (21%) dice que regularmente usa un reloj inteligente o un rastreador de acondicionamiento físico portátil, según una encuesta del Pew Research Center realizada del 3 al 17 de junio de 2019.

 

Como ocurre con muchas otras formas de tecnología digital, el uso de estos dispositivos varía sustancialmente según los factores socioeconómicos. Alrededor de tres de cada diez estadounidenses que viven en hogares que ganan 75.000 o más dólares al año (31%) dicen que usan un reloj inteligente o un rastreador de acondicionamiento físico regularmente, en comparación con el 12% de aquellos cuyo ingreso familiar anual cae por debajo de 30.000 dólares. Las diferencias por educación siguen un patrón similar, con los graduados universitarios que adoptan estos dispositivos en tasas más altas que aquellos que tienen una educación de secundaria o menor, de acuerdo con la encuesta de 4.272 adultos estadounidenses.

Hay diferencias más modestas por género, raza y etnia. Las mujeres son más dadas que los hombres a decir que usan regularmente estos dispositivos (25% vs. 18%). Los adultos hispanos son más inclinados que los blancos a informar que usan regularmente un rastreador de acondicionamiento físico (26% vs. 20%), mientras que los adultos negros se ubican entre ambos con un 23%.

Un rastreador de acondicionamiento físico puede recopilar una variedad de datos sobre las actividades del usuario, dependiendo de la complejidad del dispositivo. Los usuarios pueden monitorear estos datos con una aplicación correspondiente, donde pueden introducir manualmente información adicional sobre ellos mismos y su estilo de vida. Como resultado, los creadores de los rastreadores de fitness acumulan una gran cantidad de datos sobre sus usuarios que pueden ser utilizados de muchas maneras. Las políticas de privacidad actuales de muchas aplicaciones de seguimiento de fitness permiten que los datos de los usuarios se compartan con otros. Algunos investigadores ya están utilizando los datos de estas aplicaciones para la investigación en salud. Recientemente, se han planteado algunas preocupaciones sobre quién puede y debe tener acceso a estos datos de salud.

 

Análisis comparado de los precios de telefonía móvil en Europa

streaming_series_digibyte_42103

Mobile Broadband Prices In Europe 2019’. Comisión Europea, 2019

Texto completo

Este estudio proporciona datos completos sobre los precios minoristas de 2019 de las ofertas de banda ancha móvil para consumidores en la UE28, Islandia, Noruega, Turquía, Japón, Corea del Sur y los EE. UU. Se incluyeron los operadores de redes móviles (MNO) más grandes de cada país. Los resultados del nuevo estudio muestran que los precios de la banda ancha móvil continúan bajando.

image_63951

Las ofertas se analizaron para determinar la oferta menos costosa en cada país para cada una de los paquetes de uso de Internet móvil estándar definidas por la OCDE. Comparando los precios normalizados en euros, los países de bajo costo para la banda ancha móvil en la UE son Estonia, Rumania, Polonia, Italia, Suecia, Luxemburgo, Eslovenia, Austria y el Reino Unido. Los precios difieren considerablemente entre los países menos costosos y los más caros de la UE. Los cuatro países más caros son Chipre, la República Checa, Grecia y Eslovaquia. Desde 2018, los precios del uso de Internet móvil de banda ancha en Europa han caído significativamente.

Resultados clave

  • Los países de bajo costo son: Estonia, Rumania, Polonia, Italia, Suecia, Luxemburgo, Eslovenia, Austria y el Reino Unido.
  • Los países relativamente económicos son: Lituania, Francia, Letonia, Croacia, Alemania, Finlandia, los Países Bajos y Dinamarca.
  • Los países relativamente caros son: Bélgica, Malta, Bulgaria, Irlanda y España.
  • Los países caros son: Hungría, Portugal, Chipre, la República Checa, Grecia y Eslovaquia.

La comparación de los precios de la UE28 con los precios en países seleccionados no pertenecientes a la UE (Islandia, Noruega, Turquía, Japón, Corea del Sur y EE. UU.). Islandia es el país menos costoso en esta comparación y tiene precios por debajo de la UE28 de promedio en todas ofertas menos en una.