Archivo de la etiqueta: Instrumentos musicales

Un párroco abre una biblioteca de préstamo de instrumentos musicales

Pastor opens instrument lending library for all levels of musicians
By Scott McLean, Local Journalism Initiative ReporterFort McMurray Today
Wed., Sept. 8, 2021

Ver original

Josh Friend ha amado la música toda su vida y quiere ayudar a la gente a encontrar instrumentos en Fort McMurray. Por ello, Friend ha puesto en marcha una biblioteca de instrumentos en la Iglesia Comunitaria de Evergreen, de la que también es pastor, hasta que se encuentre un lugar permanente. La gente puede tomar prestados los instrumentos durante un mes. Al final del mes, la gente puede optar por comprar el instrumento o pagar 20 dólares para conservarlo durante otro mes. El primer mes es gratuito.

La biblioteca se llama Alani, que significa naranja en hawaiano. Eligió el naranja como color de la marca de la biblioteca para que fuera fácil encontrar cualquiera de los instrumentos de la biblioteca que se venden en Facebook Marketplace.

Friend dice que la biblioteca llena un vacío que quedó cuando Campbell’s Music, la única tienda de música de Fort McMurray, cerró el año pasado. El concejal Mike Allen, propietario de la tienda desde 1993, achacó el cierre de la tienda a la crisis financiera de la pandemia y al paso a la compra online. Sin una tienda de música local, Friend dijo que los músicos locales tienen dificultades para conseguir instrumentos asequibles en la comunidad.

Friend es músico y cedió entre 40 y 50 instrumentos propios para la biblioteca. Tras hacer un llamamiento en Facebook para conseguir más instrumentos, le han proporcionado también una batería. Friend dijo que también va a iniciar talleres para cualquiera que busque clases de iniciación.

Ha hablado con los bibliotecarios locales sobre la gestión del sistema de préstamo y los costes de sustitución y reparación de los instrumentos. Friend también está recaudando fondos para comprar nuevos instrumentos y ha encontrado un fabricante para diseñar ukeleles personalizados. Espera crear grupo de personas que le ayude a gestionar la biblioteca.

La Biblioteca del Distrito de Ann Arbor presta todo tipo de objetos, desde telescopios a instrumentos musicales

ad6_webtoolscollections007

 

Hace 40 años, un grupo de mujeres de Ann Arbor, que formaban parte d la Asociación de Bibliotecas para Mujeres, ayudó a financiar una colección de artículos inusuales para la Biblioteca del Distrito de Ann Arbor. Hoy en día, la colección incluye cámaras térmicas para instrumentos musicales, todas disponibles al público.

Ann Arbor District Librar

Algunos de los de los objetos en préstamo incluyen reliquias como grandes juegos de mesa, esqueletos, herramientas, instrumentos musicales, luces de discoteca, un ajedrez gigante, una cámara térmica, etc.. “Lo que hemos hecho es tomar artículos caros que la gente podría querer usar una o dos veces, y ponerlos en la colección”, dijo Josie Parker, Directora de la Biblioteca del Distrito de Ann Arbor.

 

Ver catálogo Tools Musica

 

El día que Glenn Ferdman director de la Biblioteca Pública de Somerville donó sus guitarras a la biblioteca

46292345294_51ff248962_b_d

Cake pans, binoculars, toys, neckties, even guitars are available at libraries, as they become a different kind of public resource  GLOBE MAGAZINE 

Ver original

Hace un par de años, Glenn Ferdman, aficionado a la música pop y director de la Biblioteca Pública de Somerville decidió que tenía demasiadas guitarras. Sabía que podía venderlas o guardarlas en un algún lugar. Sin embargo, Ferdman que es bibliotecario, lo que significa que su trabajo es encontrar nuevas formas de compartir recursos, decidió llevar sus guitarras a la sucursal principal de la Biblioteca Pública donde trabaja como director, y pidió a su personal que las prestara a los usuarios como si fueran libros. Dándose cuenta que esos artículos suscitaban el interés de las personas y se prestaban con gran frecuencia. Tomando en cuenta del ejemplo, otros miembros del personal pronto hicieron sus propias donaciones. El jefe de circulación, que además es un guitarrista aficionado aficionado a James Taylor, aceptó afinar las guitarras cuando se las devolvieran.

Un abogado de la ciudad de Somerville redactó un acuerdo de préstamo, en caso de que los instrumentos fueran dañados o desaparecieran. Actualmente, la colección incluye tres guitarras acústicas, un ukelele y un djembé de África Occidental. Si se busca “tambor de mano” en el catálogo de la Red de Bibliotecas Minuteman, que comprende 43 bibliotecas en los suburbios de Boston, se obtiene un listado inusual: “3-D OBJECT | Available at SOMERVILLE/Adult.”

Al ampliar sus colecciones más allá de los medios del libro, la biblioteca de Somerville se unió a un movimiento mundial para ampliar el papel de las bibliotecas públicas. A medida que los lectores pueden disponer de libros y publicaciones periódicas desde los teléfonos inteligentes y tabletas, las visitas a las bibliotecas están disminuyendo. Pero eso no significa que las bibliotecas estén obsoletas. Casi el 90 por ciento de las personas encuestadas para un estudio de Pew Research de 2016 dijeron que cerrar su biblioteca local tendría un impacto negativo en su comunidad. Lo que los encuestados dijeron que querían eran programas educativos ampliados, incluyendo centros tecnológicos con impresoras 3D y otras herramientas digitales, y lecciones sobre cómo usarlas. También querían que las bibliotecas dedicaran menos espacio a los libros y más a las actividades comunitarias.

Las bibliotecas de las cosas se están convirtiendo en algo cada vez más habitual. En Brookline, los titulares de la tarjeta de la biblioteca pueden llevarse prestados moldes para pasteles. Wilmington Memorial Library presta juegos de césped y kits de viaje (que incluyen guías y libros de idiomas relacionados con una ciudad o el país, DVDs, y mapas en una bolsa). Lexington presta máquinas de coser y tocadiscos portátiles, mientras que Reading tiene un Roomba disponible. Una noche de esta primavera, la Biblioteca Pública Billerica acogió una “biblioteca humana“, donde voluntarios (entre ellos una persona transgénero, un tartamudo y un oficial de policía) ofrecieron unos minutos de tiempo individual a los “prestatarios” que querían hacerles preguntas sobre sus experiencias.

Arun Sundararajan, profesor de economía en la Universidad de Nueva York y autor de The Sharing Economy, cree que las bibliotecas de cosas pueden ayudar a crear una comunidad de personas de ideas afines. “Es casi como si la biblioteca, al ser un depósito de activos, fuera realmente el lugar de reunión de personas con intereses compartidos“, dice. Programas como estos también pueden empoderar a las personas, agrega. “Ya que democratizan el acceso a un nivel de vida más elevado al eliminar la barrera de la propiedad“.

Préstamo de instrumentos musicales en bibliotecas canadienses

Library borrows a tune

Sandra Singh de la Biblioteca Pública de Vancouver con los instrumentos musicales que ahora están disponibles como parte del programa de préstamos musicales de la biblioteca.

 

Las bibliotecas siempre han sido un catalizador para la innovación creativa, por eso en el siglo XXI ofrecen el acceso al conocimiento, la información y el intercambio cultural en múltiples formatos con el objetivo de proporcionar un acceso igualitario al conocimiento, la información y la cultura

El programa de préstamo de instrumentos musicales en las bibliotecas canadienses se inició por primera vez en Toronto en 2016 antes de expandirse a Vancouver, Montreal y Calgary. Ha demostrado ser muy popular, con los tiempos de espera para pedir prestado instrumentos de ces tres ciudades. 

La Biblioteca Pública de Calgary presta un total de 150 instrumentos y accesorios como guitarras, ukeleles, violines, tambores, xilófonos y teclados portátiles a disposición de cualquier persona que tenga carnet de la biblioteca. El proyecto ha contado con una inversión inicial de 140.000 $, y también se aceptan instrumentos en donación. Además la biblioteca cuenta con un programa de formación para empezar a aprender o perfeccionar el uso de los instrumentos.

Sólo se puede pedir prestado 1 instrumento por vez. El período de préstamo para un instrumento es de 3 semanas. Se permiten 2 renovaciones , lo que significa que puede mantener el instrumento durante un máximo de 9 semanas en total. Si se devuelve tarde un instrumento, se cobrará una multa vencida. Si el usuario pierde o daña un instrumento o sus accesorios, se le cobrará una tarifa de reemplazo.