Archivo de la etiqueta: Multas

La última tendencia en bibliotecas: Eliminar las multas

 

dzoohi5x0aah7hs

Crist, Beth ; DePriest, Meg. Removing Barriers to Access: Eliminating Library Fines and Fees on Children’s Materials. Whasington: Institute of Museum and
Library Services (IMLS), 2018

Texto completo

Además

Resource List

Session slides

 

Hay muchas cosas novedosas que están sucediendo en el mundo de las bibliotecas, la última tendencia en bibliotecas es eliminar las multas por daños o retrasos en la devolución del material -decir que en Estados Unidos las multas se cobran en dinero -. Las bibliotecas que no cobran multas por retraso proporcionan datos aún más convincentes; su circulación y número de prestatarios han aumentado.  

 

La investigación The Supporting Parents in Early Literacy through Libraries (SPELL) reveló que las multas y honorarios de la biblioteca por materiales vencidos, dañados y perdidos son barreras que impiden que los padres y cuidadores de niños pequeños de bajos ingresos usen las bibliotecas públicas. Después de repasar la literatura profesional sobre multas y tarifas de la biblioteca, incluida una investigación cualitativa, estudios cuantitativos, y artículos editoriales, así como el uso de los hallazgos de las dos estudios con padres y bibliotecas públicas en la Biblioteca Estatal de Colorado, se recomienda que las bibliotecas públicas eliminen las multas y las tarifas de los servicios de los niños, ya que la escasa investigación existente sobre el valor y el impacto de las multas y tasas impuestas por las bibliotecas no indica un beneficio claro de la gestión de estas políticas, y pueden ser costoso de hacer cumplir.  Las bibliotecas que que han desarrollan políticas para eliminar multas y tasas sobre el material de los menores de edad lo consideran eficaz para crear un ambiente positivo.

Meg DePriest y Beth Crist tras enterarse de que los padres de bajos ingresos no estaban sacando libros para sus hijos porque temían las consecuencias financieras, comenzaron a trabajar en animar a las bibliotecas públicas a eliminar las multas y las tarifas de los materiales para niños. Sabían que cambiar una política de larga tradición requeriría un argumento convincente, que a su vez requiere de datos para apoyar el cambio e historias que ilustren el impacto de esta política.

Hay una creencia común de que cobrar multas por retraso sirve para obligar a los prestatarios a devolver sus materiales antes; por el contrario, existe la suposición de que si no hay un castigo por las devoluciones tardías, los prestatarios no devolverán sus materiales a tiempo (o nunca). La investigación llevada a cabo por estas dos bibliotecarias, junto con las recientes estadísticas de circulación de las bibliotecas que han eliminado las multas tardías, invalidan este mito. Ya que los datos del estudio en las bibliotecas de Carolina del Norte no encontraron diferencias significativas en las tasas de devolución entre las bibliotecas que cobran multas por retrasos y las que no. También informaron que las únicas multas que fueron efectivas para que los materiales se devolvieran antes a la biblioteca fueron las más altas, no las monedas de cinco centavos, diez centavos y cuatro cuartos de dolar que la mayoría de las bibliotecas cobran por día.

Según datos del estudio, aquellas bibliotecas que eliminaron las multas aumentaron su tasa de circulación. La Biblioteca de Salt Lake City registró un aumento de más del 10% en el número de préstamos, y una proporción similar en el aumento del número de prestatarios. La Biblioteca Pública de San Rafael (CA) informó sobre un aumento en la circulación de los materiales de sus hijos y un aumento del 40% en los jóvenes prestatarios después de reducir las multas de pago por retraso de los materiales para niños. Ambas bibliotecas informaron que los tiempos de devolución (una buena medida de las devoluciones tardías) permanecieron prácticamente sin cambios. Eliminaron una política ineficaz, su circulación aumentó y más prestatarios descubrieron la biblioteca.

Por ello recopilaron esos datos, elaboraron un libro blanco que aboga por la eliminación de las multas y las tarifas de los materiales para niños, además hacen conferencias sobre el  tema y mantienen un documento de Google que recoge las experiencias de las bibliotecas que han hecho el cambio.

También ofrecen una serie de recomendaciones para que las bibliotecas procedan a la eliminación de las multas. en primer lugar, informarse en su comunidad, incluyendo a aquellos miembros que no usan la biblioteca. Preguntar a las personas de una variedad de grupos demográficos qué impacto tienen las multas y las cuotas para que usen la biblioteca, y cómo afectaría eliminarlas al uso que hacen de la biblioteca.

En segundo lugar ver como este hecho afectaría a la biblioteca. Las multas atrasadas normalmente ascienden a sólo el 1% del presupuesto de una biblioteca. Para los cargos por artículos perdidos/dañados, y utilizar los datos del recuento para calcular cuántos artículos se perdieron en el último año, cuáles fueron los costos de reemplazo, y cuánto entraron a través de los cargos pertinentes.

Además si se calculan los costes de gestión de las multas, el tiempo del personal (30 segundos por transacción para cobrar las multas y cuotas), el franqueo para los avisos enviados por correo postal y las cuotas por cliente para el cobro. En el caso de las multas atrasadas, los costos de recolección a menudo son iguales, o incluso superiores, a la cantidad que aportan las multas a la biblioteca. Con estos datos la biblioteca puede tomar una decisión informada sobre por dónde empezar.

Se puede empezar por eliminar las multas a los niños. ya que son los jóvenes de hogares de bajos ingresos los que se ven especialmente afectados por las multas y las tarifas; además, proporcionar acceso a todos los usuarios es parte de la misión de toda biblioteca. La mayoría de los libros retrasados volverán a la biblioteca con el tiempo como demuestra el estudio, y eliminar las multas anima a que los padres se lleven a casa más libros para sus hijos.

También alientan a las bibliotecas a que reconsideren las tarifas por libros infantiles ilustrados perdidos o dañados. Los bebés y los niños pequeños aprenden a amar los libros manipulándolos; los tocan y los examinan, los mastican, los arrastran y los llevan a la cama. Y a veces, caen en la bañera! Una pequeña tasa de pérdida y daño es el costo de un más amplio uso en favor de la alfabetización temprana, y a cambio es un pequeño precio a pagar por proporcionar un ambiente rico en alfabetización en los hogares de todos los niños.

Si una biblioteca está dispuesta a eliminar las multas y las cuotas de los materiales para niños, también se le anima a que tome el siguiente paso lógico a eliminar las multas por retraso de todos los materiales. La política de multas no es eficaz para recuperar los libros más rápido, y a menudo puede costar más dinero del que aporta, y afectando a los miembros de la comunidad, especialmente a aquellos que se enfrentan a dificultades económicas.

 

Meg DePriest es escritora, investigadora y consultora de la biblioteca estatal, sirvió como coordinadora de subvenciones para el proyecto SPELL de CSL, que permitió a ocho bibliotecas públicas en todo el estado desarrollar programas innovadores de alfabetización temprana; y escribió el libro blanco para CSL abogando por la eliminación de multas y cuotas en los materiales para niños. Actualmente, es consultora de la Biblioteca del Estado de California y trabaja en la Encuesta sobre bibliotecas públicas y en las estadísticas de alfabetización del estado.

Beth Crist ha sido la Consultora de Servicios para Jóvenes y Familias en la Biblioteca Estatal de Colorado (CSL) durante siete años, coordina iniciativas de alfabetización en todo el estado, inicia y fomenta una amplia variedad de asociaciones, y proporciona capacitación en todo el estado. Tiene una gran pasión por eliminar las barreras que impiden el acceso al los servicios de las bibliotecas y hacer que la lectura sea divertida para los niños.

Más en UA sobre MULTAS EN BIBLIOTECAS

Multas de la biblioteca

Las bibliotecas de L.A. están cobrando las multas a los más jóvenes en tiempo de lectura

“Amnistía bibliotecaria” en las bibliotecas del Condado de Orange para recuperar los libros no devueltos y a antiguos lectores

¿Cuál es el libro más robado en las bibliotecas del mundo?

14 consejos para diseñar la biblioteca digital perfecta en la escuela

 

“Amnistía bibliotecaria” en las bibliotecas del Condado de Orange para recuperar los libros no devueltos y a antiguos lectores

 

771468c540feedcf8621e34f2aaa41e2

Las Bibliotecas Públicas Condado de Orange ofrecen una amnistía bibliotecaria para que los usuarios morosos devuelvan los libros atrasados a su biblioteca sin temor a tener que pagar por esos libros, DVDs u otros artículos atrasados. El objetivo de esta amnistía es recuperar a antiguos lectores y también el material no devuelto. 

 

En el espíritu de la misión del sistema es proporcionar acceso y apoyo a los residentes, el objetivo de la amnistía según los trabajadores, es recuperar a los lectores que han evitado usar los servicios por tener que pagar sus multas.

Los cargos y multas por artículos vencidos o perdidos serán exonerados cuando se devuelva el artículo. Durante una semana de amnistía similar que se llevó a cabo en el año 2011, las sucursales vieron un aumento en la asistencia y la gente devolvió 6.700 artículos, por un valor de más de 160.000 dólares.

En el primer día de este período de amnistía, la biblioteca renunció a 5.264 multas.

Las multas y las cuotas son menos del 1 por ciento del presupuesto del sistema de bibliotecas, y cualquier pérdida de ingresos se compensa en gran medida por el ahorro de tiempo del personal que procesa los pagos atrasados.

El sistema de bibliotecas está considerando ofrecer más días libres de multas en el futuro y cambiar las normas de préstamo para facilitar que las personas no incurran fácilmente en las multas, permitiendo más renovaciones y alargando el período de préstamo de algunos documentos.

Otra iniciativa similar es la llevada a cabo por las bibliotecas de los Ángeles que indultan las multas a cambio de horas de lectura, en lugar de pagar una multa económica por los retrasos en la devolución como sucede en la mayoría de bibliotecas norteamericanas.

 

Multas de la biblioteca

maxresdefault2

 

“Me di cuenta que había pagado mi deuda con la sociedad mediante el pago de mis multas vencidas en la Biblioteca del Condado de Multnomah”

The Decembistas – California One – Youth and Beauty Brigade, 2002

Escuchar además programa sobre Bibliotecas, bibliotecarios y música

The Decemberists son una banda de indie rock estadounidense, formada en Portland, Oregón. Su nombre deriva de la Revuelta Decembrista de 1825 en Rusia, y la temática de sus canciones normalmente trata de historias y personajes ficticios, normalmente mezclado a hechos históricos y siempre manteniendo una línea narrativa con cada una de sus canciones.

 

The Decembistas – California One – Youth and Beauty Brigade, 2002

Las bibliotecas de L.A. están cobrando las multas a los más jóvenes en tiempo de lectura

Vangelis Velazquez, Anarabel Velazquez

Las bibliotecas públicas de Los Ángeles querían reducir el número de libros perdidos. Las sanciones por retrasos o perdidas de libros en las bibliotecas estadounidenses tradicionalmente se cobra en dinero. Pero la verdadera solución no llegó hasta que consideraron lo que realmente querían que más niños lean más libros. Por eso han cambiado su política de sanciones, de manera que por cada hora de lectura, las chicos que han sido multadas obtienen un descuento de 5 dólares del importe de la sanción que han acumulado por retraso o perdida de algún libro

 

Las bibliotecas están empezando a pensar de manera diferente sobre los libros perdidos y atrasados, en particular los que han sido prestados a los más jóvenes. En las bibliotecas estadounidenses las multas por retraso generalmente se cobran en dinero. pero ya algunas bibliotecas están renunciando a los cargos por demora. La Biblioteca del Condado de Los Ángeles, además de hacer eso, recientemente también está permitiendo que cualquier usuario menor de 21 años obtenga una reducción de su multa por libros perdidos o devueltos con retraso a cambio de tiempo de lectura. Por cada hora que pase leyendo en la biblioteca, obtendrán un descuento de 5 dólares en multas que haya acumulado previamente por sanciones.

“Great Read Away” es parte de una iniciativa que busca eliminar políticas o programas que impiden el acceso de los ciudadanos a los servicios. Su lema es “Lea en la biblioteca y reduzca sus multas”. Para participar en el programa, los niños, adolescentes y adultos jóvenes hasta la edad de 21 años pueden visitar a cualquier miembro del personal de la biblioteca, quien los inscribirá en el programa y les proporcionará una visión general de cómo funciona, además de hacer un seguimiento del tiempo de lectura que le permitirá reducir su multa.

Desde que el programa comenzó en junio de 2017, las 87 bibliotecas del condado han registrado más de 29,000 sesiones de lectura y en consecuencia han reducido las multas de muchos de sus usuarios. Entre los beneficiarios del programa se encuentra Dariana Martínez, de 10 años de edad, estudiante de cuarto grado de Fourth Street Elementary School, que comenta que había acumulado una multa de unos 30 dólares y que ahora la ha reducido a menos de 10 dólares a través de dedicar tiempo a la lectura durante las visitas semanales a la biblioteca. “El programa Read Away me ayudó, porque muchas veces olvido devolver mis libros a tiempo y mi mamá tiene que pagar la multa“, dice. “Así que cuando mi madre se enteró de Read Away, se puso muy contenta.”