¿Por qué las bibliotecas están renunciando a cobrar las multas por retraso?

library-fees-fines-consumers-768x564

 Why Libraries Are Giving Up On Late Fees ByPYMNTS, 2019

Ver original

Más sobre Multas

 

En Estados Unidos, contrariamente de lo que ocurre en Europa, las multas se pagan con dinero en lugar de penalizar por días de no uso del servicio. Según informes recientes en The Wall Street Journal, la multa promedio es de aproximadamente 17 centavos por día que un libro llega tarde, y tiene un límite de entre 5 a 10 dólares o el costo de los libros prestados.

Esta semana, Chicago se convirtió en el área metropolitana más grande en decir oficialmente no a las multas de la biblioteca, uniéndose a St. Paul, Minnesota; Dallas, Texas; y Oakland, California, en lo que se conoce últimamente como el movimiento de amnistía de las tarifas por multas de la biblioteca.

La razón fundamental de esta medida es que las bibliotecas necesitan que los usuarios sigan acudiendo a la biblioteca, sobre todo porque han comprobado que un cargo por pago atrasado crea una muy mala experiencia para el usuario…  que sin embargo se rectifica con bastante facilidad.

¿Por qué las bibliotecas están eliminando las multas? 

En un mundo digital, donde la mayoría de los libros clásicos se pueden descargar de forma gratuita, los libros de referencia se están convirtiendo rápidamente en una cosa del  pasado y la cultura digital ha eliminado en gran medida la necesidad de que exista un centro físico para el acceso gratuito a los medios de entretenimiento; de modo  que las bibliotecas están luchando por atraer usuarios. Por ello, las bibliotecas están eliminando medidas qué hacen que los usuarios se alejen de la biblioteca. Por otra parte las bibliotecas tampoco tienen mecanismos para que el pago de estas multas sea efectivo. A cambio, emplean lo que llaman una política “suave”, cuyo objetivo es hacer que las personas devuelvan sus libros y de ese modo vuelvan de nuevo utilizar los servicios de la biblioteca con normalidad. De esa manera recuperan libros y usuarios.

Hay muchas personas que no visitan la biblioteca no porque deban dinero, sino simplemente por falta de interés y porque  prefieren otras opciones. Pero si es cierto que eliminar las multas atrasadas favorece que más personas utilicen la biblioteca. Siendo un método efectivo para aumentar el entusiasmo de los usuarios por la lectura y la biblioteca. Ya que se dieron muchos casos de personas que nunca volvieron a biblioteca por la vergüenza de tener que afrontar una multa.

 Y los primeros datos sobre el tema lo confirman: desde que St. Paul, Minnesota, eliminó las multas vencidas, algunas sucursales han visto un aumento porcentual de dos dígitos en la circulación. En toda la ciudad, la circulación aumentó casi un 2 por ciento, lo que puede no parecer mucho, pero es el primer aumento que la ciudad ha visto en 10 años. Y, al parecer, los usuarios no dejan de devolver los libros, o al menos no menos de lo que lo hacían antes.