Los adolescentes no saben distinguir los mensajes de salud verdaderos de los falsos en Internet

Greškovičová, Katarína, Radomír Masaryk, Nikola Synak, y Vladimíra Čavojová. «Superlatives, clickbaits, appeals to authority, poor grammar, or boldface: Is editorial style related to the credibility of online health messages?» Frontiers in Psychology 13 (2022). https://www.frontiersin.org/articles/10.3389/fpsyg.2022.940903.

La mayoría de las investigaciones existentes sobre la alfabetización mediática se refieren a los adultos. Sin embargo, los adolescentes son igualmente activos en línea y necesitan tener las habilidades necesarias para entender la información sobre la salud.

Los adolescentes, como buscadores activos en Internet, tienen fácil acceso a la información sanitaria. Gran parte de la información sanitaria que encuentran en Internet es de mala calidad e incluso contiene información potencialmente perjudicial para la salud. La capacidad de identificar la calidad de los mensajes de salud difundidos a través de las tecnologías en línea es necesaria en términos de actitudes y comportamientos de salud.

A menudo se pasa por alto que los adolescentes corren un alto riesgo de consumir información errónea en Internet. Son buscadores activos de información en línea y, a pesar de ser muy hábiles en el aprendizaje de nuevas tecnologías, no siempre se les enseña a discernir la desinformación en la web.

Un estudio revisado por expertos, publicado a finales de agosto en Frontiers in Psychology, examinó los efectos de la manipulación de diferentes elementos editoriales de los mensajes sobre salud en los lectores jóvenes. 

Los investigadores difundieron siete mensajes cortos diferentes sobre los beneficios para la salud de las frutas y las verduras a 300 adultos jóvenes. Se pidió a los participantes que calificaran la fiabilidad de los mensajes y los administradores controlaron el razonamiento científico, la reflexión cognitiva y la alfabetización mediática de los participantes.

Los resultados mostraron que sólo el 48% de los adolescentes confiaba más en los mensajes sanitarios veraces sin elementos editoriales adicionales que en los falsos. Un 41% consideraba que los mensajes falsos y los verdaderos eran igualmente dignos de confianza. Por último, el 11% consideraba que los mensajes verdaderos y neutrales eran menos fiables que los mensajes sanitarios falsos.

¿Qué podemos hacer al respecto? Los autores del estudio concluyen que hay que formar a los adolescentes para que reconozcan los mensajes sanitarios con aspectos editoriales que indican una mala calidad. También hay que enseñarles a entender correctamente esta información.

«La única versión de un mensaje de salud en la que se confiaba significativamente menos en comparación con un mensaje de salud verdadero era un mensaje con un titular clickbait», dijo Masaryk. el clickbait «»mensaje cebo» es una técnica, principalmente de escritura que tiene como objetivo, conseguir visitas a nuestra web para aumentar nuestros ingresos publicitarios.

La muestra estaba formada por 300 estudiantes de secundaria (Mage = 17,26; SDage = 1,04; 66,3% mujeres). Para examinar los efectos de la manipulación de los elementos editoriales, se utilizaron siete mensajes breves sobre los efectos beneficiosos para la salud de diferentes frutas y verduras.

Los adolescentes deberían estar bien formados para reconocer los mensajes sanitarios en línea con elementos editoriales característicos de los contenidos de baja calidad. También deberían recibir formación sobre cómo evaluar estos mensajes.