Archivo de la etiqueta: Bibliotecas universitarias

Guía de capacitación para egresados en bibliotecas médicas. teoría, práctica y evaluación

 

6ff7d311416df79bcd045f263c7e16fc

 

González Rivero, Maria del Carmen ; Santana Arroyo, Sonia. Plan de capacitación para el adiestrado en bibliotecas médicas: guía para la organización, teoría, práctica y evaluación. La Habana: Editorial Universitaria, 2020.

Texto completo

En esta guía se abordan nociones organizativas, teóricas, prácticas y evaluativas asociadas al diseño de un programa de capacitación para aplicar a los recién graduados de técnico medio en bibliotecología, técnico medio en informática, licenciado en Sistema de Información en Salud (SIS) o en Ciencias de la Información, cuando llegan a una Biblioteca médica para ejercer su ejercicio como Adiestrado o Servicio Social. Una iniciativa de las Dra.C. Maria del Carmen González Rivero y Lic. Sonia Santana Arroyo, ambas especialistas de la Biblioteca Médica Nacional/INFOMED.

El propósito fundamental de esta guía es impulsar la formación y capacitación de los adiestrados en el ejercicio que se aplica en el periodo asignado de 1 hasta 3 años, la misma se basa en puntos clave de la alfabetización informacional (ALFIN). Resulta fundamental la necesidad de implementar este programa en el contexto de una Biblioteca médica para que el diagnóstico y resultados estén basados sobre el nivel de competencias de los estudiantes que egresan de Institutos Politécnicos graduados en Bibliotecología e Informática y los de la Facultad de Comunicación (UH) graduados de Ciencias de la Información. Se presenta el diseño del programa de ALFIN con todo su sistema de contenido y de evaluación, así como otros elementos clave de interés. Por tanto, para el Tutor, capacitador o jefe de departamento que estén vinculados con las actividades que debe desarrollar el Adiestrado en la Biblioteca médica, resultará muy útil el implemento de este programa de capacitación pues garantiza que los estudiantes adquieran las competencias necesarias para desempeñarse en puestos de trabajo dentro de una Biblioteca médica, contribuyendo a que éstos se formen como profesionales altamente capacitados.

Según Maria del Carmen González Rivero, una de sus autoras: “Se trata de un libro de ejercicios prácticos muy útil para cuando nos llegan egresados, que no se conviertan en satélites dentro de la biblioteca, porque asumirlos no siempre resulta fácil para los tutores por la falta de ejercicios y evaluaciones”

Basándonos en las experiencias y trabajo en años con estudiantes que realizan su etapa de prácticas laborales o adiestramiento en la Biblioteca Médica Nacional de Cuba, las profesoras Sonia Santana y Maria del Carmen González Rivero, nos decidimos a compilar ejercicios que hemos utilizado para esta etapa de la vida profesional de cada egresado de Ciencias de la Información, Tec. Bibliotecología y Sistema de Información en Salud (SIS). El libro lo titulamos “Plan de Capacitación para adiestrados en bibliotecas médicas”. Teoría, práctica y evaluación.

Recursos para bibliotecarios universitarios – ALA. Invierno 2020

 

23a1b21e1fd46e77e13dc9a45e80166e

Resources for academic librarians – ALA Store. Winter 2020

Catálogo

Abarcando todo, desde la alfabetización informativa y los derechos de autor hasta la gestión y el marketing, ALA Editions | ALA Neal-Schuman tiene el libro adecuado para satisfacer todas sus necesidades de desarrollo profesional.

 

Innovación y creatividad: Una nueva faceta de la misión tradicional de las bibliotecas universitarias

ibm20q20network

 

Stover, M., Jefferson, C. and Santos, I. (2019), “Innovation and Creativity: A New Facet of the Traditional Mission for University Libraries“, Supporting Entrepreneurship and Innovation (Advances in Library Administration and Organization, Vol. 40), Emerald Publishing Limited, pp. 135-151. https://doi.org/10.1108/S0732-067120190000040006

 

Este capítulo describe cómo un cambio estratégico en la misión de la biblioteca condujo al desarrollo colaborativo de servicios bibliotecarios para satisfacer las necesidades de innovación y espacios creativos en una gran universidad pública.

Hace varios años, la Biblioteca Oviatt de la Universidad Estatal de California, Northridge, adoptó una nueva visión que incluía el apoyo y el fomento de la creatividad y la innovación en el campus. En este capítulo, los autores describen tres formas en las que esta nueva perspectiva estratégica ha cambiado la naturaleza de la biblioteca (y de las bibliotecas en general).

En primer lugar, los autores comparten los resultados de una encuesta a bibliotecarios, que revela las actitudes cambiantes de los bibliotecarios hacia el espíritu empresarial y la innovación en las bibliotecas. En segundo lugar, los autores describen el Creative Media Studio, alojado en el Learning Commons de la Biblioteca Oviatt, que fue creado en 2014 como un espacio para crear música, utilizar herramientas de edición de vídeo de alta gama y fabricar objetos tridimensionales con impresoras 3D.

En tercer lugar, los autores hablan de un reciente grupo de trabajo en todo el campus, presidido por el jefe de la Biblioteca, que recomienda la construcción de un gran espacio de fabricación en el corazón de la Biblioteca Oviatt, colaborando no sólo con el Colegio de Negocios, sino también con el Colegio de Ingeniería, el Colegio de Artes, Medios y Comunicación, y la nueva Incubadora de la Universidad. Este capítulo describe la forma en que el personal de la biblioteca se ha asociado con el profesorado y la administración para cubrir las lagunas del plan de estudios y proporcionar instrucción sobre creación multimedia, incluyendo la concesión de licencias y los derechos de autor, para los estudiantes que participan en actividades innovadoras y emprendimientos empresariales. El capítulo también describe el papel de la biblioteca en la evolución del Estudio de Medios Creativos, el desarrollo del nuevo espacio de creación del campus y las formas en que los bibliotecarios están evolucionando de los roles tradicionales a responsabilidades más empresariales. Finalmente, los autores discutirán las mejores prácticas en el desarrollo de asociaciones para nuevos espacios y servicios innovadores y creativos, ilustrando los desafíos y éxitos en el mantenimiento de las asociaciones con las partes interesadas internas y externas.

 

Biblioteca de Arquitectura de la Universidad de Chulalongkorn

archculib08

 

Architecture Library Chulalongkorn University. Tailandia

 

Las personas usan las bibliotecas de manera diferente a como lo hacían en el pasado, con el cambio de estilo de vida y la presencia de Internet que ha cambiado la forma en que accedemos a la información y al conocimiento es necesario reinterpretar los espacios de aprendizaje en las bibliotecas adaptándolos en la era digital.

Existe la necesidad de repensar qué es un espacio de aprendizaje; reactivar la biblioteca, para que sea más que un lugar para leer libros, y se convierta en “una incubadora creativa”

Por ello, el nuevo diseño incluye desde un espacio de trabajo conjunto, un espacio de exhibición, un espacio “pin up” y un espacio de conferencias ocasionales donde la biblioteca se convierte en un lugar para el intercambio de ideas, e incluye no solo libros físicos como fuentes de conocimiento e inspiración, sino también medios digitales, películas, exposiciones.

De este modo, la biblioteca se convierte en un terreno experimental para que los estudiantes de arquitectura actúen en el espacio. Las exposiciones siempre cambiantes de varios estudios podrían servir como herramientas del inspiración para otros estudiantes. El sistema también está disponible para espacios “pin-up” con tableros magnéticos y pantalla digital donde cualquiera que pase puede unirse a las discusiones.

Aunque hoy hay una gran cantidad de información en línea. El contenido de los libros todavía tiene una naturaleza diferente de curación y profundidad. Si bien los datos digitales ya nos rodean virtualmente, el espacio físico de la biblioteca intenta rodearnos con libros y revistas físicos. 

Los espacios de exhibición que muestran las cubiertas de los libros mirando hacia afuera se maximizan, en lugar de las estanterías comprimidas habituales, donde solo vemos lomos de libros, invitando a las personas a verlos de frente y leerlos.

 

archculib09

Las diferentes atmósferas permiten a las personas elegir de acuerdo con sus preferencias, desde el espacio de trabajo compartido, mesas que miran hacia el exterior, un área tranquila, mesa baja y espacio para sofás para un ambiente relajante, incluso para sentarse en el piso.

 

archculib20

Yale CEID. El espacio creativo de la Universidad de Yale

img_2287

 Yale Center for Engineering Innovation and Desig (CEID) 

http://ceid.yale.edu/

Ver en Facebook

Desde su apertura en 2012, Yale Center for Engineering Innovation and Desig (CEID) ha servido como un centro para el diseño colaborativo y la actividad interdisciplinaria en la Universidad de Yale. Su objetivo es permitir el diseño, desarrollo y actualización de ideas, desde la pizarra hasta el mundo real. Los estudiantes, el personal y profesores de todo Yale tienen acceso a los recursos del CEID, participan en cursos y eventos, y colaboran con el personal del CEID en una amplia gama de proyectos.

Un espacio centrado en la accesibilidad e inclusión que acoje y apoya a personas de diferentes orígenes, diferentes puntos de vista, experiencia, talentos e ideas.

El CEID actúa tanto como un recurso educativo como un punto focal para el diseño y la ingeniería en el campus. El laboratorio de diseño de 8.700 pies cuadrados combina un estudio abierto, sala de conferencias, laboratorio y salas de reuniones. El estudio está equipado con impresoras tridimensionales, herramientas manuales, estaciones de trabajo electrónicas y una variedad de materiales para uso de cualquier miembro de la comunidad. Los miembros tienen acceso las 24 horas, los 7 días de la semana, al espacio de estudio, así como a un taller de maquinaria de última generación, taller de carpintería y laboratorio húmedo.

El CEID está diseñado para proporcionar herramientas y recursos para estudiantes y profesores para clases, proyectos de diseño y actividades de colaboración. Cuenta con múltiples espacios: un área de conferencias y salas de reuniones para la exploración de nuevas ideas, un taller de máquinas, un área de chapa, un taller de carpintería, un laboratorio húmedo y un estudio para la creación de prototipos físicos. El laboratorio húmedo CEID cuenta con equipos diseñados para apoyar el trabajo químico, ambiental y biológico, y proporciona un espacio de trabajo limpio y aislado para el procesamiento sensible a contaminantes

En este espacio se organizan una amplia variedad de actividades y eventos: los talleres y capacitaciones de CEID permiten a los miembros desarrollar habilidades a través de divertidos proyectos prácticos, mientras que las conferencias de invitados, charlas tecnológicas y eventos sociales reúnen a personas de todo Yale para divertirse y compartir ideas. Desde clubes universitarios hasta hackatones, el CEID apoya la actividad interdisciplinaria en todos los niveles, lo que permite proyectos colaborativos dirigidos por estudiantes, como la construcción de un radiotelescopio de 8 pies de diámetro.

En los últimos tres años, han paricipado más de 3000 personas, lo que representa casi un centenar de títulos universitarios y de posgrado y todas las escuelas profesionales en el campus. El espacio de estudio es compatible con una amplia gama de clubes y organizaciones.

El personal de CEID brinda su experiencia teórica y técnica sobre temas que van desde la física y la ingeniería mecánica hasta la arquitectura y el diseño gráfico.

Los cursos y el plan de estudios CEID llevan a los estudiantes más allá de la experiencia académica tradicional, alentándolos a trabajar en colaboración para desarrollar soluciones creativas para el mundo real. Desde instrumentos musicales hasta dispositivos médicos, los estudiantes están expuestos al proceso de diseño a través de una variedad de temas y cursos. Los estudiantes trabajan con mentores dentro y fuera de Yale, quienes actúan como clientes y expertos en el campo. El trabajo de los estudiantes en los cursos ha producido patentes, publicaciones, organizaciones con y sin fines de lucro y, sobre todo, experiencias de aprendizaje únicas y profundas que trasladan las ideas de la sala de conferencias al estudio y más allá del aula.

 

Estado de los servicios de datos de investigación en 35 bibliotecas universitarias de EE.UU

 

 

4phpng

 

Murray, Matthew ; O’Donnell, Megan ; Laufersweiler, Mark J. … A Survey of the State of Research Data Services in 35 U.S. Academic Libraries, or ‘Wow, What A Sweeping Question. Research Ideas and Outcomes (RIO), e48809
December 27, 2019
DOI: 10.3897/rio.5.e48809

Texto completo

 

Este informe comparte los resultados de una encuesta realizada en la primavera de 2018 a 35 bibliotecas académicas de los Estados Unidos en relación con los servicios de datos de investigación (RDS) que ofrecen. Un resumen ejecutivo presenta los resultados clave, mientras que la sección de resultados proporciona información detallada sobre las respuestas a las preguntas específicas de la encuesta relacionadas con los depósitos de datos, los metadatos, los talleres y las políticas.

Algunos datos esenciales de la encuesta:

  • Más del 85% declaró que su institución tenía un repositorio que aceptaba datos de investigación, sin embargo el 70% de las instituciones tienen un único repositorio que se utiliza tanto para datos como para otro material académico. Sólo el 30% tiene repositorios de datos dedicados.
  • El 86.7% de las políticas de repositorio se refieren a quién es elegible para depositar, el 73.3% se refieren al tipo de archivos, el 60% se refieren a la inclusión de fecha sensible, el 53.3% se refieren al tamaño de los archivos y el 56.7% tienen un documento de términos de depósito.
  • Las instituciones se dividieron entre modelos de depósito mediado y no mediado, con un 65.2% que ofrece enfoques mediados.
  • Las licencias Creative Commons (CC-0 y CC-BY) son las formas más populares de licencias disponibles en los depósitos de los encuestados.
  • El 79% de los encuestados tienen repositorios que producen identificadores persistentes.
  • Las instituciones se dividieron por igual entre el uso de Software como Servicio (SaaS) y el autoalojamiento. DSpace y Digital Commons fueron las plataformas de software más populares utilizadas.
  • El 70% de las bibliotecas no comparten personal entre sus repositorios de datos e institucionales.
  • Sólo el 30% de los repositorios aceptan datos que todavía están siendo actualizados.
  • El 80% de los repositorios permiten periodos de embargo. El 75% de ellos no tienen límite en la duración del embargo.
  • Las prácticas de preservación digital se dividieron casi por igual: El 30% de los encuestados sólo hace copias de seguridad del contenido, el 40% de los encuestados participa en estrategias que superan las copias de seguridad del contenido y el 26% no tiene ninguna estrategia de preservación digital.
  • Entre los programas de software utilizados para implementar estrategias de preservación se encuentran Rosetta, DuraCloud, LOCKSS, Arkivum, Digital Preservation Network (DPN) y los servicios de Amazon S3.
  • El 79,3% de las instituciones utilizan un solo esquema de metadatos a nivel de registro en sus repositorios de datos. Dublin Core es el esquema más destacado, con un 75,9% de los repositorios que lo utilizan.
  • El 90% con un repositorio de datos tienen personal que crea o ayuda a los investigadores en la creación de “metadatos de registro”.
  • El 80% de las bibliotecas de la GWLA no tienen políticas que aborden los datos de investigación. Sin embargo, el 57,1% tiene políticas de datos de investigación en el campus y el 61,7% dijo que su biblioteca o institución tiene un plan estratégico o una misión que aborda los datos de investigación.

 

Servicios de Datos de Investigación del Campus (RDS) más allá de la biblioteca

Los  servicios de datos de investigación más comunes ofrecidos por grupos en el campus no afiliados a la biblioteca son:

  • 65,7% – Apoyo de software estadístico
  • 65,7% – Soporte de análisis de datos
  • 62,9% – Soluciones de almacenamiento y backup de datos de investigación activa
  • 60,0% – SIG y análisis geoespacial
  • 57,1% – Soporte de visualización de datos
  • 57,1% – Asistencia en la localización de soluciones de almacenamiento y backup de datos

El RDS menos común ofrecido por grupos en el campus no afiliados a la biblioteca:

  • 5.7% – Asistencia de metadatos
  • 20.0% – Organización de archivos y convenciones de nomenclatura
  • 22.9% – Guías de temas o de procedimientos
  • 28,6% – Localizar y utilizar los datos existentes; incluyendo la identificación y sugerencia de repositorios

Los grupos más comunes que ofrecen RDS en el campus más allá de la biblioteca son:

  • Centros/institutos de investigación y/o servicio (número de instituciones=23)
  • Unidades de tecnología de la información (número de instituciones=20)
  • Departamentos académicos o universidades (número de instituciones=14)
  • Unidades de computación de alto rendimiento (número de instituciones=13)

 

Organización de la biblioteca

El número de personal de la biblioteca dedicado a RDS va de 0 a 3,5 ETC (AVG 1,3 ETC). Mientras tanto, el número de personal que proporciona RDS, pero que no está dedicado a él, muestra un rango mucho más amplio (0-15). Estos dos números juntos indican que la forma en que las bibliotecas proveen RDS varía ampliamente. En la encuesta no se pidió que se diferenciara entre empleados con permanencia en el cargo, permanentes o contratados.

El personal de las bibliotecas que proporciona RDS se encuentra dentro de muchos departamentos y descripciones de trabajo diferentes. Algunas instituciones tienen personal dedicado al RDS mientras que muchas parecen esperar que el personal de la biblioteca (como los bibliotecarios de enlace) realice tareas de RDS además de sus otras tareas.
La mitad de las bibliotecas encuestadas dijeron que tenían un comité o grupo dedicado a RDS.

 

Análisis y disponibilidad de datos

La encuesta y sus resultados están organizados en cinco bloques:

  • Bloque demográfico. En esta sección se pide a los encuestados que proporcionen su información de contacto e información demográfica sobre el tamaño de su institución. La información de contacto se recopiló sólo con fines de control de calidad y no se hará pública.
  • Bloque de Servicios de Datos de Investigación. Esta sección solicita a los encuestados que proporcionen información sobre las actividades de enseñanza de RDM de su institución y los servicios ofrecidos, así como información sobre otros grupos del campus que ofrecen servicios de RDM.
  • Repositorio de datos: Bloque general. En esta sección se formulan preguntas a los encuestados relacionadas con el alcance y el gobierno del repositorio de datos de su institución. Los encuestados que indicaron que su institución no disponía de un repositorio de datos se saltaron esta y la siguiente sección.
  • Repositorio de datos: Detalles. En esta sección se pidió a los encuestados que proporcionaran más detalles técnicos sobre las operaciones, los costos y las capacidades de metadatos de su depósito de datos.
  • Bloque de organización de la biblioteca Esta sección abordó el tema del personal de la biblioteca para los servicios de datos de investigación.

La lista completa de preguntas de la encuesta se puede encontrar en  el repositorio OSF repository.

 

Un bibliotecario premiado en EE.UU. Salmantinos sin fronteras

 

40bf4792ce331ab7be2d329e27e5c212

 

Un bibliotecario premiado en EE.UU. Salmantinos sin fronteras

DGRATIS 20 de diciembre de 2019

Descargar artículo en PDF

 

“Para que nuestro trabajo sea eficaz y podamos establecer conexiones significativas con nuestra comunidad de usuarios, tenemos que conectar emocionalmente con ellos, escucharlos, observarlos y hacerles partícipes de la biblioteca. La biblioteca no es un solo un edificio con colecciones. La biblioteca somos todos”

 

Jesús Alonso Regalado no es un bibliotecario al uso. ¿Recuerdan aquel profesional que se  escudaba tras un mostrador y que trataba con el usuario lo mínimo posible? Pues este salmantino, diplomado en Biblioteconomía y Documentación, y licenciado en Filología Hispánica, por la Universidad de Salamanca, no tiene nada que ver con esa vieja percepción sobre su gremio. Él es un bibliotecario adaptado a su tiempo. Una versión avanzada, si así lo prefieren. Y es que su labor, que desarrolla en la Universidad de Albany, se extiende mucho más allá de prestar libros a los alumnos. Dejemos que él mismo lo explique: “Actualmente, soy el bibliotecario especialista en lenguas romances, estudios latinoamericanos, e historia. Mi trabajo se centra fundamentalmente en desarrollar las colecciones, facilitar sesiones de educación de usuarios y apoyar a los profesores y alumnos con sus necesidades de información para sus investigaciones, enseñanza y aprendizaje.”

Horas de tiempo y esfuerzo que no han pasado desapercibidas para la Asociación Americana de Bibliotecas, entidad que acaba de convertirlo en uno de los ganadores del premio ‘Love My Librarian’ 2019. Este galardón, considerado como uno de los más importantes del sector en Estados Unidos, reconoce los logros de diez bibliotecarios excepcionales por su trabajo en centros públicos, escolares, comunitarios y universitarios del país. En esta edición, se enviaron más de 1.950 nominaciones.

“Recibir este premio, al que te nominan tus propios usuarios, es el mejor reconocimiento que me pueden dar como bibliotecario. Diariamente, ayudamos a millones de personas en todo el mundo, pero esta labor es, en gran medida, invisible a los ojos de la sociedad”, comenta.

 

En cuanto a la figura de estos profesionales en Estados Unidos, Jesús señala una diferencia principal con respecto a España: en muchas de las bibliotecas académicas estadounidenses también son docentes. “Tener ese estatus ayuda a que los profesores nos consideren como profesionales a su mismo nivel y permite que trabajemos en colaboración en sus investigaciones y sus cursos.”   

 

Entre los motivos que se han tenido en cuenta para su nominación, ha destacado su interés por la integración de las nuevas tecnologías en su desempeño diario. “Es fundamental para poder realizar todas las funciones del bibliotecario, desde el conocimiento para la adquisición de libros electrónicos y vídeos en streaming, pasando por la alfabetización digital, y la comunicación con alumnos y profesores.”  También aboga por un acceso gratuito a la información para todos los alumnos, independientemente de su poder adquisitivo. “Ahora mismo, estoy trabajando en un proyecto para facilitar el acceso abierto a una serie de recursos de investigación, generados por mi Universidad y una red de centros investigación sobre los latinos en EE.UU., especialmente en el Estado de Nueva York”, asegura. Con el objetivo de llevar los
servicios bibliotecarios de apoyo a la investigación a los estudiantes, en el 2008, creó la iniciativa “Bibliotecario con un café con leche“. “Su puesta en marcha es sencilla y animo a otros compañeros a llevarla a cabo: solo es necesario un ordenador portátil, un café, un estudiante con necesidades de información y un bibliotecario con entusiasmo y ánimo de ayudar. La experiencia fue un éxito porque consiguió que nos pudiéramos acercar a todos aquellos que se sienten intimidados por la biblioteca. Cuando hablaban conmigo en torno a un café, muchos de ellos se animaban a entrar.”

“Para que nuestro trabajo sea eficaz y podamos establecer conexiones significativas con nuestra comunidad de usuarios, tenemos que conectar emocionalmente con ellos, escucharlos, observarlos y hacerles partícipes de la biblioteca. La biblioteca no es un solo un edificio con colecciones. La biblioteca somos todos”, añade.

En cuanto a la figura de estos profesionales en Estados Unidos, Jesús señala una diferencia principal con respecto a España: en muchas de las bibliotecas académicas estadounidenses también son docentes. “Tener ese estatus ayuda a que los profesores nos consideren como profesionales a su mismo nivel y permite que trabajemos en colaboración en sus investigaciones y sus cursos.” Veinte años después de dejar su ciudad natal gracias a una beca Fulbright, ha trabajado en las universidades de Pittsburgh, Notre Dame y en la División Hispánica de la Biblioteca del Congreso en Washington D.C., antes de asentarse en Albany. Sin embargo, su cariño hacia la capital del Tormes sigue intacto. “Espero que ahora los bibliotecarios españoles sean más reconocidos que hace unas décadas. Me gustaría destacar la labor de Julio Alonso Arévalo, en la Facultad de Traducción y Documentación de la Universidad de Salamanca, un profesional reconocido en todo el mundo y del que tanto he aprendido; y la de Eduardo Hernández Pérez, excelente guía de la Biblioteca Histórica”.