Archivo de la etiqueta: Bibliotecas universitarias

La Biblioteca Universitaria de Indiana incorpora un servicio de edición de libros bajo demanda

pod

A partir del 5 de febrero, los usuarios de la Bbiblioteca Universitaria de Indiana podrán solicitar cualquier libro al servicio Books on Demand, el sistema de pedido instantáneo de libros de la biblioteca para apoyar la investigación activa y los trabajos de clase.

Cuando un miembro de la comunidad IUPUI encuentre un libro que desea tener impreso o en digital, hace clic en el botón “Get This for IUPUI” (Obtener esto para IUPUI) en línea y elige el formato de libro electrónico o la versión impresa. Los libros electrónicos se entregarán dentro de las dos horas de la solicitud, y los libros impresos les llegarán en una semana por entrega rápida o en dos semanas con entrega regular.

“Este proceso nos permitirá obtener las investigaciones más recientes en una variedad de campos con un sistema más eficiente”, dijo Willie Miller, bibliotecario de informática y periodismo y enlace para el desarrollo de recursos. “Tendremos los últimos libros disponibles, publicados en casi todas las materias, en nuestro campus y en nuestro catálogo en aproximadamente un mes. También estamos ilusionados con la posibilidad de proveer libros que sabemos que la gente usará, y probablemente usará más de una vez”.

Si alguien quiere un libro que no está en la lista, la página web de Libros a pedido tendrá una sección completa para que los participantes sugieran opciones. La mayoría de los libros serán de naturaleza académica, aunque también se encontrarán algunos libros populares.

También es posible que se puedan ofrecer algunos libros de texto a través de este servicio, pero dependiendo de qué libros el profesorado elija como texto requerido, no todos estarán disponibles. Los que están en la lista le darán a los estudiantes la oportunidad de compartir y reducir costos al sacar el libro de la biblioteca de la escuela en lugar de pagar por él o alquilarlo ellos mismos.

 

Las bibliotecas como espacios para el aprendizaje en el siglo XXI

 

library_room_3

Diane Goldenberg-Hart ; Jeanne Narum y Jennifer Luebbert. Libraries as Spaces for 21st Century Learners and Learning: A New Report from the Learning Spaces Collaboratory (LSC) and the Coalition for Networked Information (CNI), 2018

Texto completo

 

El informe destaca las tendencias en el desarrollo de espacios para el aprendizaje en las bibliotecas y cómo podemos evaluar esos espacios para determinar si satisfacen las necesidades del proyecto. La mesa redonda incluyó charlas de cuatro arquitectos y discusiones en grupos pequeños sobre tipos de espacios seleccionados. Estos incluían espacios para el personal y espacios de entrada, aspectos de proyectos que a veces reciben menos atención de la que deberían. Además, los grupos discutieron zonas de innovación, espacios tranquilos y espacios de consulta.

  • ¿La disponibilidad de nuevas instalaciones y la experiencia en bibliotecas han llevado a las instituciones académicas a realizar diferentes tipos de asignaciones para la creación de contenido para estudiantes? 
  • ¿Son los estudiantes más competitivos en el mercado laboral debido a las nuevas ofertas / talleres de la biblioteca? 
  • ¿Dedican los estudiantes más tiempo al trabajo académico cuando tienen acceso a espacios nuevos / renovados?

 

Ten a una cita a ciegas con un libro el día de San Valentín!

 

 

slide3

 

Blind Date with a Book” Penn State University Libraries

 

Ten a una cita a ciegas con un libro el día de San Valentín! El personal de las bibliotecas universitarias de Penn State University Libraries ha envuelto títulos de libros de la colección de lectura de ocio y ha escrito descripciones cortas en cada paquete. Todo lo que debe hacer el usuario es coger el libro que le interese por las pistas que se proporcionan y sin desenvolver – con el papel que lo cubre intacto – ir al mostrador de préstamo y dejar que su cita comience!

 

Los estantes en el Atrio Franklin de la Biblioteca Pattee, así como varios lugares alrededor del campus del Parque Universitario de Penn State, estarán llenos de libros de ficción y no ficción disponibles para que los estudiantes los tomen en una cita de lectura. Sólo unas pocas pistas y palabras clave describirán los libros envueltos durante la “Cita a ciegas con un libro”

 

5098469583e847cab2641be7e62e2ee2

 

Cientos de títulos estarán disponibles, pero los libros no pueden ser desenvueltos hasta después de haber sido prestados en el mostrador de préstamo. Además, los lectores tienen la oportunidad de dar su opinión sobre el libro en Twitter en @psulibs.

 

12647235_10153406352437914_6048896214664952243_n

“Blind Date with a Book” Penn State University Libraries

 

También existe un Club de lectura en línea denominado Blind date with a book. Una cita a ciegas con un libro es un libro envuelto a mano, cuidadosamente curado a partir de una amplia gama de géneros populares que se etiqueta con pistas intrigantes que aluden al libro que contiene. Esta colección curada incluye desde misterio, romance, clásicos, horror, aventura, ciencia ficción hasta jóvenes adultos.

Cuando alguien se suscribe a la cita a ciegas con un club de lectura, le envian una cita a ciegas diferente una vez al mes durante seis meses. Todo lo que se tiene que hacer es seleccionar 5 o más géneros que le interesaría recibir como una cita a ciegas con un libro. Por ejemplo, la persona podría elegir tener sólo romance, crimen, horror y ciencia ficción y libros de fantasía o podría decidir que desea todos. Entonces sólo se le envían aquellos libros de los géneros que haya preseleccionado.

Cita a ciegas con un libro comenzó en Elizabeth’s Bookshops en Australia y ahora está disponible para el resto del mundo en la tienda en línea blinddatewithabook.com

Microcréditos en alfabetización en la Biblioteca Universitaria de Pennsylvania

spotlight-micro

The Making of a Microcredential
Penn State University Libraries evaluates badge steps with help from artificial intelligence
By Emily Rimland | January 2, 2019

Original

En los últimos dos años, las Bibliotecas de la Universidad Estatal de Pennsylvania han incrementado la adopción de sus microcréditos de alfabetización informativa entre los estudiantes. Las microcréditos -formas transferibles de créditos educativos basados en el rendimiento y codificados con metadatos- no son nuevos; comenzaron usarse en las bibliotecas universitarias alrededor del año 2012. Lo que es diferente en Penn State es que para ayudar a manejar el repentino volumen de solicitudes, los bibliotecarios han recurrido a un nuevo aliado: la inteligencia artificial (IA).

Los títulos y las certificaciones profesionales son valiosos, pero en muchos escenarios es importante y rentable tener una manera de mostrar las habilidades granulares. Las microcredenciales -también conocidas como credenciales digitales o insignias digitales- son métodos de aprendizaje demostrado basados en la competencia que hacen precisamente eso. Por ejemplo, una insignia puede mostrar logros en programación Java o gestión de proyectos, lo que puede ayudar a un candidato a conseguir un ascenso laboral o a obtener una calificación en el aula.

En las Bibliotecas de la Universidad de Penn State, están adoptando y repensando las microcredenciales. Se trata de una oportunidad para ampliar el alcance y profundizar el compromiso de los estudiantes con la alfabetización informativa, y situar a los bibliotecarios como el personal mejor preparado para evaluar estas habilidades esenciales mejorando su reputación en la institución.

El uso de microcréditos en Penn State ha ido en un constante incremento. De 2013 a 2016, se emitieron 160 insignias en total; en el año académico 2017-2018, fueron 3.585. Se atribuye este incremento a una mayor conciencia de la necesidad de estos créditos educativos y como la institución comercializa con éxito los beneficios del programa.

 

cropped-badgeheader2

Microcredenciales -también conocidas como credenciales digitales o insignias digitales-

 

En 2013, cuando esta moneda virtual era bastante nueva, la biblioteca llevó a cabo una encuesta entre empleadores de 10 industrias diferentes para averiguar qué conocimientos básicos de información se traducirían mejor en el mercado laboral. La bibliotecaria de aprendizaje en línea Victoria Raish y Emily Rimland utilizaron los resultados de la encuesta para informar sobre el diseño de actividades para 10 microcréditos que se incluirán en los cursos de educación general. Se crearon insignias para temas de búsqueda, investigación y organización, tales como palabras clave, ética y citas. El objetivo era que, para la graduación, los estudiantes completaran todas las insignias para obtener la “insignia über”, la cual podría ser aprovechada en currículos o en sitios de redes sociales para iniciar una conversación con posibles empleadores. Los que obtienen la credencial incluso tienen control sobre los metadatos que se muestran, como la fecha de obtención, los pasos necesarios para completar la credencial o el trabajo real presentado para obtenerla.

la obtención de credenciales para temas como “Pensamiento crítico” y “Búsqueda inteligente” obligan a evaluar la evidencia que los estudiantes presentan para demostrar que han completado con éxito una serie de pasos. Las pruebas se pueden calificar automáticamente, pero es difícil cuando las preguntas exigen respuestas escritas. En 2017, un equipo de 14 empleados de Penn State evaluó más de 10,000 ejercicios individuales para la obtención de una insignia. La retroalimentación personalizada no se adaptó fácilmente al gran número de envíos, por lo que el personal comenzó a preguntarse si la IA podría ser una solución potencial o parcial.

Se quería mantener a los bibliotecarios en el circuito de retroalimentación, pero se recurrió a IA en algunos aspectos de la evaluación. Por casualidad, la Alianza Nittany AI de Penn State estaba ofreciendo financiación inicial para proyectos internos, por lo que la biblioteca se alió con el College of Information Science and Technology para desarrollar una herramienta que integra capacidades humanas y algorítmicas. El sistema se denomino IA tecnología mArI, en honor a Mary McCammon y Mary Katherine Yntema, las dos primeras profesoras de informática en Penn State.

La tecnología, que se añadió al proceso de microcreditación en beta en 2018, ayuda principalmente de dos maneras. Para los estudiantes, una función llamada Text sobre el objetivo utiliza el aprendizaje automático para comparar las respuestas redactadas con los envíos anteriores, de modo que sepan si es probable que sus respuestas se califiquen con éxito. Para los calificadores, mArI puede detectar la complejidad y el nivel de grado de una respuesta, lo que les permite concentrarse en proporcionar retroalimentación personalizada. La esperanza es que los microcréditos y la inteligencia artificial aumenten el presupuesto educativo de los estudiantes y ahorren tiempo al personal de la biblioteca.

 

 

 

Patrones y prácticas en la adquisición de libros impresos y electrónicos en las bibliotecas universitarias

 

cleveland-public-library-now-offers-hot-spotse5d27c78fcc661ab9afdff0000724a5f

Daniel, Katherine, et al. “Library Acquisition Patterns“. Ithaka S+R. Ithaka S+R. 29 January 2019. Web. 29 January 2019. https://doi.org/10.18665/sr.310937

Texto completo

El estudio “Library Acquisition Patterns (LAP)” se llevó a cabo con el apoyo de la Fundación Andrew W. Mellon con el objetivo de examinar las tendencias en la compra de libros en las bibliotecas universitarias de los Estados Unidos. El proyecto utiliza los datos suministrados por las bibliotecas que registran sus adquisiciones en el sistema integrado de bibliotecas de Ex Libris, Alma, o en los WorldShare Management Services (WMS) de OCLC.

 

La muestra de artículos de adquisición se limita a libros impresos y electrónicos adquiridos título a título, dentro de un rango de precios específico. Esto contrasta con los materiales de información adquiridos mediante suscripción y/o agrupados dentro de un paquete, que también son modelos de adquisición importantes para adquirir contenido de libros en muchas bibliotecas universitarias.

Los resultados de este informe constan de dos áreas distintas:

1) Análisis de las adquisiciones de libros en la biblioteca dentro de la muestra especificada para el año fiscal 2017 en 124 instituciones académicas de EE.UU.,

2) Análisis de las tendencias de adquisición de libros impresos y electrónicos dentro de la muestra especificada, la presencia de la edición académica en estas bibliotecas y los principales proveedores de libros en 51 universidades de EE.UU. entre los años fiscales 2014 a 2017. Aunque estas muestras no son representativas, ofrecen una visión amplia de los patrones y prácticas de adquisición de las bibliotecas universitarias de Estados Unidos.

Las principales conclusiones del análisis de las adquisiciones de 2017 son las siguientes:

  • De promedio, las bibliotecas en este estudio gastaron 3.61 millones de dólares en 2017 y adquirieron 4.750 libros impresos y 345 libros electrónicos, seleccionados título a título.
  • Los gastos en recursos electrónicos representaron las tres cuartas partes de los gastos totales invertidos en materiales, aunque sólo una quinta parte se destina a gastos en materiales monográficos.
  • Las publicaciones en serie y otros recursos continuos, que entran dentro de los gastos en recursos continuos, representan más del 60% de los gastos totales en materiales; los libros constituyen el 24,5% de los gastos en materiales.
  • Las bibliotecas gastaron el 42,6 % de sus presupuestos en libros impresos en títulos de Humanidades, y el 49% de los libros adquiridos por las bibliotecas eran las Humanidades.
  • Los títulos de ciencias sociales representaron el 32% de los gastos totales en libros electrónicos y del número de libros electrónicos adquiridos, lo que convierte a este campo en el más importante en la adquisición de libros electrónicos.
  • Las editoriales universitarias representaron el 23,6 %  del mercado de libros impresos y el 18,5 % del mercado de libros electrónicos. Oxford y Cambridge constituyeron,- como era de esperar-, la mayor parte del mercado de la edición universitaria.
  • GOBI Library Solutions es el proveedor dominante de libros impresos y electrónicos. Amazon es el segundo mayor vendedor de libros impresos a bibliotecas universitarias, pero con un amplio margen de diferencia, y no tiene una presencia significativa en el mercado de libros electrónicos.
  • La mayoría de las adquisiciones de libros de edición universitaria se realizan a través de GOBI y Amazon.

 

Las principales conclusiones para el análisis de tendencias en adquisición entre 2014 y 2017 son las siguientes

  • Los gastos en material de la biblioteca aumentaron en términos reales, con más del 70% de los gastos destinados a los recursos seriados y entre el 16 y el 21% a los recursos monográficos.
  • Los gastos realizados para libros impresos obtenidos título a título, disminuyeron año tras año, mientras que los gastos en libros electrónicos duplicados experimentaron un aumento neto; sin embargo, los gastos en libros electrónicos no aumentaron lo suficiente como para compensar la caída en el gasto en libros impresos.
  • El coste medio de un libro electrónico aumentó un 35% entre 2014 y 2017, mientras que el coste de los libros impresos se mantuvo estable.
  • Los gastos en libros impresos en cada campo disciplinario disminuyeron a nivel general, con una menor caída en Humanidades y una mayor en los en los libros de Ciencias (STEM)
  • Las Ciencias Sociales representaron los mayores gastos de entre todas las disciplinas en libros electrónicos, aumentando el gasto en libros electrónicos en Ciencias Sociales y las Humanidades a nivel general.
  • Todos los tipos de instituciones que otorgan títulos de grado experimentaron una disminución en sus gastos promedio en libros impresos, pero aumentó su gasto en libros electrónicos. Sólo las instituciones que otorgan títulos de maestría vieron una disminución en los gastos de libros electrónicos.
  • Los gastos no recurrentes en libros impresos de edición universitaria se redujeron en un 17,7% entre 2014 y 2017. Sin embargo, la proporción de títulos de edición institucional que se adquirieron en comparación con los títulos de edición comerciales se ha mantenido relativamente estables, ya que los primeros representan aproximadamente el 20 % de los gastos en libros impresos.
  • Si bien los gastos en libros electrónicos de edición universitaria experimentaron grandes fluctuaciones de un año a otro, en realidad no hubo un cambio neto en los gastos.
  • GOBI y Amazon fueron los principales proveedores de libros impresos, pero las bibliotecas adquirieron libros impresos de una amplia variedad de proveedores especializados para satisfacer las necesidades de sus colecciones. GOBI fue el principal proveedor de libros electrónicos.

 

El trabajo del bibliotecario de enlace: conexiones, conversaciones y visibilidad

 

hunt-600x498

 

Anna Marie Johnson “Connections, Conversations, and Visibility: How the Work of Academic Reference and Liaison Librarians is Evolving”. Reference & User Services Quarterly Vol 58, No 2 (2018)
DOI: 10.5860/rusq.58.2.6929

Texto completo

 

El trabajo de los bibliotecarios de referencia, de los bibliotecarios temáticos y de losde bibliotecarios de enlace está evolucionando rápidamente, en algunos casos. Este artículo ofrece una visión general de las nuevas funciones en las que estos bibliotecarios están involucrados, basada en una revisión exhaustiva de la literatura en estas áreas durante los últimos diez años. Si bien algunas de estas funciones han sido ampliamente recogidas en ensayos bibliográficos propios (gestión de datos, cambios en la enseñanza de conocimientos básicos sobre la información), este artículo intenta ofrecer una visión más amplia de la situación, además de destacar ejemplos prácticos de las maneras en que los bibliotecarios están tratando de forjar nuevas y diferentes conexiones con el profesorado y los estudiantes, facilitar conversaciones entre ellos y mantenerse visibles y relevantes en sus campus.

La gestión de datos de investigación en el horizonte de las bibliotecas universitarias y de investigación

 

Basic CMYK

 

Alonso-Arévalo, Julio. La gestión de datos de investigación en el horizonte de las bibliotecas universitarias y de investigación. Cuadernos de Documentación Multimedia, vol 30 (2019)

Descargar este fichero PDF

 

La sociedad TIC necesita, hace uso y proporciona de una enorme cantidad de datos; procesarlos, entenderlos y transformarlos en decisiones de valor es el reto del análisis de los llamados “big data”, un término utilizado para referirse a la explosión de una ingente cantidad y diversidad de datos digitales de alta frecuencia, que se están convirtiendo en un elemento esencial para la competencia, y que según la mayoría de los expertos en el tema serán clave para el crecimiento de la productividad, la innovación y la posibilidad de generar el suficiente excedente para la sostenibilidad de la sociedad. La gestión de los datos de investigación se plantea como uno de los grandes retos que han de asumir durante los próximos años las bibliotecas científicas y de investigación. Ya la mitad de las universidades estadounidenses tienen un plan de trabajo sobre esta cuestión, todos los informes de tendencias están de acuerdo en que la Gestión de Datos de Investigación (RDM) será una de las cuestiones prioritarias y de futuro que deberán asumir las bibliotecas de investigación. En este artículo se hace un análisis del estado de la cuestión sobre la gestión de datos de investigación, normativa, repositorios de datos, prácticas y políticas que están desarrollando las bibliotecas en torno al tema.