Archivo de la etiqueta: Bibliotecas universitarias

Reimaginando la biblioteca de la Universidad Estatal de Arizona

 

41801776282_2934b8f1b3_b_d

Construida en 1966, la biblioteca más grande de Arizona State University (ASU), la Biblioteca Hayden, está en proceso de experimentar una importante transformación en un esfuerzo por hacerla más atractiva, acogedora y fácil de usar para los más de 1,5 millones de personas que la visitan anualmente.

 

El proyecto de remodelación de Hayden de la Universidad Estatal de Arizona como un centro universitario en el que conectarse, descubrir y explorar, llega en un momento crucial para las bibliotecas universitarias. A medida que emerge una nueva era para los libros y el contenido digital, las bibliotecas de todo tipo están rediseñando sus servicios y espacios para satisfacer las necesidades de los usuarios y ampliar las ideas tradicionales en torno a lo que es y hace una biblioteca. De este modo la biblioteca resurgirá como un espacio inspirador para que la comunidad universitaria colabore, aprenda, cree e innove.

Un equipo de estudiantes de diseño del Instituto Herberger participó en el proyecto de renovación  de la Biblioteca Hayden como un proyecto de diseño, centrado en la forma y la función que deberá ofrecer la nueva biblioteca. Su tarea fue reinventar la zona de acceso y el vestíbulo, además de proporcionar sugerencias para el rediseño.

 

41801776442_38dae9942a_b_d

 

La renovada Hayden Library contará con:

  • Laboratorios de aprendizaje de vanguardia para estimular el descubrimiento y fomentar la colaboración a través de la tecnología de inmersión y el apoyo integrado de otras unidades académicas.
  • Espacios de creación, laboratorios de datos e instalaciones de aprendizaje colaborativo para acelerar la innovación y liberar mentes creativas.
  • Colecciones distintivas nacionales y localizadas para mostrar los activos  únicos y valiosos de la universidad, con un enfoque en la rica historia política, cultural y artística del estado.
  • Colecciones activas de libros para la comunidad, además de una colección de cuidadosamente curada, para estimular la curiosidad e impulsar la innovación.
  • Exposiciones inspiradoras que muestran la historia de la universidad y su dedicación como empresa intelectual.
  • Asientos y salidas adicionales, entradas sobre el suelo y espacios flexibles para apoyar y facilitar el éxito de los estudiantes.

 

La obra tienen prevista su finalización para 2020 y costará 100 millones de dólares.

 

 

Anuncios

Modelos de servicio y colaboración de las bibliotecas universitarias australianas en apoyo de las actividades y proyectos de humanidades digitales

wa0a0575

McKenzie,Clare; Ross, Kerry. Digital humanities and academic libraries – an Australasian survey Results summary – February 2018. Wollongong University, 2017

Texto completo

Clare McKenzie y Kerry Ross de la Universidad de Wollongong, desarrollaron un estudio de campo cuyo objetivo era investigar los modelos de servicio y colaboración dentro de las bibliotecas universitarias australianas y neozelandesas en apoyo de las actividades y proyectos de humanidades digitales en su institución. 

En 2016, los autores realizaron una encuesta en las bibliotecas de las universidades de Australia y Nueva Zelandia para determinar el nivel de participación de la biblioteca en las actividades de humanidades digitales de cada institución. Este conjunto de archivos contiene los resultados brutos (desidentificados) de la encuesta y un breve análisis de los datos.

A pesar de que existe un importante interés de bibliotecas con respecto a las actividades de apoyo a las Humaniades Digitales, en las respuestas de los encuestados no se identificaron funciones específicas en Humaniades Digitales por parte de las bibliotecas, Tampoco se identificó ninguna línea de financiación dedicada a proyectos de HD con cargo al presupuesto general de la biblioteca. Como señalan los autores, esto parece ser consistente con los hallazgos de la encuesta realizada en las bibliotecas universitarias de investigación de EE.UU. en 2011, tal como se ve en SPEC Kit 326: Digital Humanities (Bryson, Posner, St. Pierre y Varner).

 

 

 

El servicio de publicaciones de la Universidad de Carolina del Norte y las bibliotecas universitarias se asocian para la publicación de una serie de obras de acceso abierto. 

tendencias-en-edicion-digital-cientifica-une-2015-25-638

El servicio de publicaciones de la Universidad de Carolina del Norte y las bibliotecas universitarias se asocian para la publicación de una serie de obras de acceso abierto.

Noticia original

The University of North Carolina Press, el Institute for the Study of the Americas y las bibliotecas universitarias de la UNC iniciaron la publicaron de su serie colaborativa en acceso abierto sobre estudios en América Latina. lenguas tropicales: ideologías de las lenguas, lenguas en peligro y lenguas minoritarias. El primer libro fruto de esta colaboración, “Tropical Tongues: Language Ideologies, Endangerment, and Minority Languages in Belize“, está disponible en formato PDF y EPUB. El libro analiza el precario estado de las lenguas en la costa de Belice después de la independencia del país en 198

La nueva serie aumentará la disponibilidad de literatura académica centrada en las ciencias sociales en América Latina y el Caribe. Como una serie de acceso abierto, los libros estarán disponibles digitalmente para una amplia audiencia, particularmente para su uso en el aula.

La colaboración se anunció en 2015 con un objetivo de dos publicaciones al año y es una de las primeras iniciativas de acceso abierto emprendidas por UNC Press. La serie Estudios en América Latina publica monografías cortas de entre 20.000 y 35.000 palabras de investigadores senior y junior, que cubren temas que incluyen antropología, geografía, historia, ciencias políticas y sociología, con un enfoque en temas históricos y contemporáneos de América Latina y el Caribe.

El Instituto para el Estudio de las Américas selecciona los trabajos y lleva a cabo una revisión interna y externa por pares. UNC Press distribuye la edición impresa, y las Bibliotecas Universitarias albergan las ediciones de libros electrónicos de acceso abierto en el Repositorio Digital de la Universidad de Carolina del Norte, de este modo UNC Press y las Bibliotecas Universitarias trabajan juntas para difundir información sobre los libros.

 

Redefinición de los consorcios hacia servicios que apoyen el impacto institucional y los resultados de los estudiantes en bibliotecas universitarias

consortia-20130805122008454

Arch, Xan; Gilman, Isaac; “Innovating for Impact: The Next Evolution of Library Consortia” Collaborative Librarianship. vol 9, issue 4 (2017)

Texto completo

Los consorcios de bibliotecas universitarias se han centrado tradicionalmente en el intercambio de recursos y la compra de recursos electrónicos como programas básicos y propuestas de valor para los miembros. Sin embargo, a medida que las bibliotecas universitarias tratan de demostrar su impacto en las prioridades institucionales y en los resultados de los estudiantes, los consorcios deben evolucionar para proporcionar servicios que apoyen esos objetivos. Este documento presenta ejemplos seleccionados de programas de consorcios innovadores que pueden tener un impacto significativo en la enseñanza, el aprendizaje y la investigación en las instituciones miembro, proporcionando modelos aplicables a otros consorcios que pueden estar involucrados en la revisión de prioridades y programas estratégicos.

Manual de políticas de indización para bibliotecas universitarias

25834349097_bdbf4c0ac5_o_d

Fujita,Mariângela Spotti Lopes. Manual de política de indexação para as bibliotecas universitárias da Unesp. Sao Paulo: Universidade Estadual Paulista (Unesp). Coordenadoria Geral de Bibliotecas, 2017

Texto completo

Ver además

70 Libros GRATIS sobre Catalogación y procesos … – Universo Abierto

Los elementos de la política de indización determinan los objetivos de la indización y el objetivo de la indexación: La recuperación de información. Los elementos que dirigen la política de indización son: cobertura temática, selección y tipos de documentos, audiencia, indización, concordancia, exhaustividad, especificidad, correlación, consistencia y sistema de búsqueda y recuperación de materias.

 

 

Bibliotecas universitarias: “Learning Center” de la Universidad de Lovaina. Planeta Biblioteca 14/03/2018

Escuchar el programa

Ir a descargar

 

Nuestro invitado de hoy es el Dr. Frédéric Brodkom, director de la Biblioteca de Ciencia y Tecnología de la Universidad catolica de Lovaina (Learning Center), y profesor de Biblioteconomia y Bibliometria. Como experto en evaluación de calidad bibliotecaria, representa a Libqual+ para la Bélgica francófona. Hemos conversado sobre las características de la formación del bibliotecario y sobre la importancia de los espacios físicos de la biblioteca, que se ha convertido en centro de intercamio de experiencias, lugar de encuentro y centro cultural. Como “learning center” ofrecen nuevos servicios a los estudiantes, facilitando el trabajo en grupo y ofreciendo ayuda para los autores.

Las bibliotecas universitarias están retirando parte de sus libros para proporcionar nuevos espacios para el aprendizaje

1055751_1_5677-iup-books_standard

Michael Rubinkam “Why university libraries are tossing millions of books” The Christian Science Monitor. Feb 2018

 

 

Luchando por mantenerse al día con la creciente digitalización, las bibliotecas universitarias están haciendo expurgo de los libros más antiguos para dar paso a espacios de estudio, reunión y cafeterías. Este hecho supone un cambio radical respecto al punto de vista tradicional que concebía el valor de una biblioteca por el alcance de sus colecciones. En el fondo se trata de una lucha entre un concepto tradicional de biblioteca y un concepto emergente más centrado en el aprendizaje, los servicios y los usuarios que en las colecciones.

 

¿Una biblioteca sin libros? No del todo, pero a medida que los estudiantes dejan de utilizar las colecciones en favor del material de referencia en línea, las bibliotecas universitarias están expourgando millones de volúmenes no leídos, cuestión que tiene perturbados a aquellos usuarios y estudiosos amantes del formato impreso.

Las bibliotecas están almacenando libros, contratando con revendedores (Amazon) o simplemente reciclándolos. Hay un número cada vez mayor de libros en la nube, y las bibliotecas están cooperando para asegurar que alguna copia impresas quede almacenada por alguna de las bibliotecas con las que cooperan en algún lugar determinado. Sin embargo, eso no gusta a muchos académicos que prácticamente viven en la biblioteca y argumentan que las grandes colecciones de libros impresos disponibles son vitales para la investigación.

No es del todo cómodo para nadie“, dijo Rick Lugg, director ejecutivo de Servicios de colecciones sostenibles de OCLC, que ayuda a las bibliotecas a analizar sus existencias. “Pero los recursos, ni el espacio son infinitos, y esta es una situación que antes o después hay que afrontar.”

En la Universidad de Indiana de Pennsylvania (IUP), la biblioteca está llena de libros que tienen poco uso. Una monografía polvorienta sobre “Desarrollo Económico en Escocia Victoriana“. Almanaques de Televisión Internacional desde 1978, 1985 y 1986. Por ejemplo, un libro cuyo título es “Finanzas personales“, suena poco relevante, al menos cuando se comprueba su fecha de su publicación: 1961.

Con casi la mitad de la colección de la IUP sin circular durante 20 años o más, los administradores de la universidad decidieron que era el momento de llevar a cabo una limpieza importante. Usando el software del grupo del Sr. Lugg, se les ocurrió una lista inicial de 170.000 libros para ser considerados potencial materia de expurgo.

Charles Cashdollar, profesor emérito de historia, escribió al decano. “Para los humanistas, tirar estos libros es tan devastador como cerrar las puertas del laboratorio, del estudio o una clínica.”

Aunque el expurgo siempre ha estado presente en las bibliotecas, los expertos dicen que el ritmo se está acelerando. Las finanzas son un factor decisivo. Entre el personal, los costos de los servicios públicos y otros gastos, se estima que mantener un libro en la estantería durante un año cuesta 4 dólares de media, según un estudio de 2009. El espacio es otro; las bibliotecas simplemente se están quedando sin espacio. Y, por supuesto, la digitalización de libros y otros materiales impresos ha afectado de manera drástica a la forma que los utilizan las bibliotecas y sus recursos. La circulación ha disminuido a lo largo de los años.

Las bibliotecas dicen que necesitaban evolucionar y hacer un mejor uso de los preciosos bienes raíces del campus. Los estudiantes todavía acuden en masa a la biblioteca; pero la están usando con otros propósitos. A medida que las bibliotecas intentan reinventarse en la era digital, los estantes de libros están dando paso a salas de estudio de grupo y centros de tutoría, a espacios de fabricación “makerspaces” y cafeterías.

Somos como la sala de estar del campus“, dijo la bibliotecaria de la Universidad Estatal de Oregon Cheryl Middleton, y presidenta de la Asociación de Bibliotecas Universitarias y de Investigación (ACRL). “No somos sólo un almacén.”

Es un cambio radical. Hasta hace poco, el valor de una biblioteca se medía por el tamaño y el alcance de sus colecciones. Algunos académicos todavía lo ven así.

En la Universidad de Syracuse, cientos de profesores y estudiantes se opusieron a un plan para enviar libros a un almacén a cuatro horas de distancia. La universidad terminó construyendo su propio almacén para 1,2 millones de libros cerca del campus.

En IUP, una universidad estatal a 60 millas de Pittsburgh, los profesores reaccionaron con alarma después de que los bibliotecarios anunciaron un plan para descartar hasta un tercio de los libros de la colección.

El Sr. Cashdollar argumentó que la circulación es un indicador pobre del valor de un libro, ya que los libros son consultados frecuentemente, pero no revisados. “El adelgazamiento sustancial de la colección impresa de una biblioteca también hace caso omiso al papel que juega la serendipia en la investigación – buscar un libro en las estanterías y tropezrse con otro -, lo que lleva a una nueva perspectiva o enfoque“, dice Cashdollar y otros críticos.

Tirar a la basura tantos libros no es una estrategia“, dijo Alan Baumler, profesor de historia de la IUP. “Dicen que quieren más áreas de estudio, pero me cuesta creer que no haya otro lugar para que los estudiantes estudien“.

La biblioteca argumenta que se trata más de una gestión sostenible y responsable de los recursos del estado que de un esfuerzo para liberar espacio. Las bibliotecas dicen que el objetivo es hacer que sus propias colecciones sean más relevantes para los usuarios, al mismo tiempo que se asegura de que los materiales descartados no se pierdan en la historia. Por otra parte, existe un gran repositorio digital llamado HathiTrust que tiene el compromiso de 50 bibliotecas miembro para dar acceso digital a más de 16 millones de volúmenes impresos. Otros 6 millones han sido conservados por el Eastern Academic Scholars’ Trust, un consorcio de 60 bibliotecas de Maine a Florida.

Un comité de profesores de la IUP está revisando lo que Moerland llama secamente la “lista negra” para asegurarse de que las obras importantes permanezcan en los estantes. En el fondo se trata de una lucha entre un concepto tradicional de biblioteca y un concepto nuevo más centrado en los servicios y los usuarios que en las colecciones.