Archivo de la etiqueta: Noticias falsas

Luchando contra el analfabetismo informativo

editions

 

Battling Information Illiteracy How misinformation affects the future of policy By Paul T. Jaeger and Natalie Greene Taylor. American Libraries | July 17, 2019

Ver completo

Internet ha facilitado que las personas sean analfabetas de la información de nuevas maneras. Cualquiera puede crear información ahora, independientemente de su calidad, y presentarla frente a un gran número de personas. La capacidad de las redes sociales para difundir información lo más rápido posible, y a la mayor cantidad de personas posible, desafía la alfabetización, al igual que la capacidad de manipular imágenes, sonidos y videos con facilidad.

El uso y mal uso de la información por parte de los gobiernos y la formulación de políticas puede estar convirtiéndose en el mayor problema de política de información para los ciudadanos. A medida que evolucionan las tecnologías y los métodos de comunicación, El hecho por parte de los profesionales de comprometerse y abogar por una política de información consistirá en abordar los nuevos desafíos de la enseñanza de la alfabetización y el comportamiento de la información.

El sesgo de confirmación también es un impedimento grave, incluso cuando se es consciente de ello. Cuando nos enfrentamos a información que contradice o incluso refuta lo que creemos, las personas tienden a resistirse a los hechos.

Un estudio de Stanford de 2016 sobre estudiantes de escuelas intermedias, preparatorias y universitarias de EE. UU. describió su alfabetización en información en línea como “sombría” y señaló que son “fácilmente engañados” para creer contenido falso.

Junto con los desafíos planteados por la alfabetización informacional, el comportamiento informativo, las noticias falsas y el mal comportamiento informativo de las figuras políticas, otro desafío para los bibliotecarios es la falta de un enfoque gubernamental unificado para la política de información.

El futuro de la alfabetización informacional se encuentra en la intersección de la alfabetización y el comportamiento. Por ello, la concienciación sobre las posibles manipulaciones de la información se ha convertido en un aspecto centrales y explícito de la alfabetización informacional.

De modo que los profesionales de la información ppodemos y debemos tener voz en el futuro de la política de información

 

¿Qué pueden aprender los asistentes digitales de los bibliotecarios de referencia?

 

https3a2f2fspecials-images.forbesimg.com2fdam2fimageserve2f6404904352f960x0

Kalev Leetaru. Digital Assistants Could Learn A Lot From Reference Librarians
Forbes, Aug 20, 2019, 02:19pm

Ver original

 

Quizás la mayor ironía de la era digital es que mientras Silicon Valley se va presentar a sí mismo como pionero en el futuro de la sociedad moderna, gran parte de su innovación radica en simplemente añadir un florecimiento digital a una versión reducida de algo que ya existía. En ninguna parte es esto más evidente que en el mundo de los asistentes digitales, promovidos para proporcionar a la sociedad estadounidense sus propios asistentes personales de investigación, pero que en realidad palidecen en comparación con la labor de los bibliotecarios de referencia locales que tenemos a sólo una llamada telefónica desde hace más de un siglo.

 

Los bibliotecarios de referencia fueron una vez una parte integral de la vida estadounidense, llamados a hacer de todo, desde responder preguntas básicas hasta encontrar una obra en particular basada en una descripción vaga, recomendar materiales de referencia o realizar investigaciones básicas en nombre de sus usuarios. Por lo general, los usuarios de la biblioteca acudían a su biblioteca local o, a medida que los teléfonos se volvían más accesibles, tomaban el teléfono para llegar al mostrador de referencia, donde profesionales de la información conocedores y altamente capacitados les ayudaban en sus consultas.

Una persona que recordaba vagamente un viejo libro o el artículo de una revista o que buscaba una obra de un amigo de segunda mano a sabía que el bibliotecario de referencia probablemente podría ayudarle a encontrar la obra que estaban buscando. En la era en la que responder a las preguntas triviales significaba consultar grandes cantidades de obras de referencia impresas, los bibliotecarios de referencia se servían de guías profesionales de las colecciones de referencia de la biblioteca, capaces de dirigir a a la persona a la obra que mejor se ajustaba no sólo a su pregunta, sino también a su propio nivel de comprensión del tema en cuestión. Así en el momento actual los bibliotecarios pueden ayudar a los usuarios a comprender la credibilidad de una obra determinada, dirigirlos a puntos de vista alternativos cuando lo deseen e incluso realizar búsquedas especializadas para sus usuarios.

En el mundo académico, los bibliotecarios de referencia ayudan a los investigadores y alumnos  en la revisión de la literatura, en la identificación de materiales relevantes que el investigador ni siquiera sabía que existían e incluso actúa como un asistente de investigación.

Los bibliotecarios de referencia eran frecuentemente reverenciados en la cultura popular, porque guiaban a las personas hacia la información crítica que necesitaban. Incluso un episodio de los Honeymooners, el 29 de enero de 1955, presentaba a uno de los personajes principales llamando al escritorio de referencia de la Biblioteca Pública de Nueva York para obtener una visión general básica del hipnotismo y desacreditar las afirmaciones de que constituía una especie de control mental.

De hecho, se puede decir mucho sobre el papel que los bibliotecarios de referencia podrían desempeñar para ayudar a combatir las falsedades digitales dentro de sus comunidades en el mundo actual de la desinformación, y las “noticias falsas”.

Sorprendentemente, estos asistentes de investigación personalizados están disponibles gratuitamente para los usuarios de sus bibliotecas, ya que son uno de los innumerables recursos que las bibliotecas ofrecen a sus comunidades.

Lo más importante es que los bibliotecarios de referencia nos recuerdan la gran diferencia entre las bibliotecas y el Internet. Mientras que hoy en día las bibliotecas son a menudo descartadas como archivos arcaicos de libros de árboles muertos para alquilar, la realidad es que las bibliotecas nunca fueron sólo libros. Fundamentalmente las bibliotecas eran las personas y servicios que ayudaban a las comunidades a ser iluminadas y entretenidas por los materiales que ofrecían.

Internet proporciona un mundo de información al alcance de la mano, pero nadie que guíe a los usuarios a través de su vasto páramo de falsedades. Su caótica masa de hechos y ficción, opiniones e información, evidencia y rumores, sátira y realidad, conocimiento científico y conspiración pseudocientífica, reportajes honestos y falsedades con fines de lucro que se mezclan entre sí sin ninguna forma consistente de diferenciarlos. Los usuarios se ven obligados a valerse por sí mismos en esta tierra salvaje utilizando plataformas digitales construidas especialmente para promover las falsedades virales por encima de los hechos basados en la evidencia.

Las bibliotecas públicas se construyeron precisamente al revés: como centros comunitarios dotados de profesionales de la información local bien informados que estaban allí para ayudar a sus comunidades locales a hacer el mejor uso posible de los recursos disponibles.

Lo que es más importante, la naturaleza local de los bibliotecarios de referencia significaba que entendían las distintas necesidades locales de sus poblaciones y tenían tiempo para conocer a sus clientes individualmente, lo que les permitía personalizar las respuestas que ofrecían.

Por ello, Silicon Valley promociona con gran ironía los asistentes digitales de hoy en día como una oferta a la sociedad de algo que nunca había tenido antes: la capacidad de hacer a alguien una pregunta de referencia básica y obtener una respuesta.

Los asistentes digitales luchan por responder a las preguntas más básicas y regurgitan todo tipo de información incompleta e incorrecta obtenida de la web abierta. Lo más importante es que los asistentes de hoy sólo pueden responder a preguntas que ya tienen una respuesta publicada en algún lugar de la Web. Nuestros altavoces inteligentes y asistentes telefónicos no entienden realmente las preguntas que les hacemos, simplemente realizan lo que equivale a una glorificada búsqueda de similitud para encontrar breves pasajes de texto de la web abierta que se alinea mejor con nuestra pregunta o busca en un pequeño conjunto de bases de datos de referencia enlatadas para consultas comunes predefinidas. Si suficientes personas no han hecho la pregunta que nos interesa y han publicado una respuesta clara y concisa en la Web, nuestro asistente digital no puede responderla por nosotros, incluso si la respuesta en sí está disponible.

Por el contrario, los bibliotecarios de referencia son profesionales de la información capacitados que pueden responder a todo tipo de preguntas, incluso a aquellas que nunca se han planteado antes y que requieren una investigación original para ser respondidas.

Es notable que cuando se habla con muchos ingenieros involucrados en la construcción de los actuales asistentes digitales, tan pocos conozcan los servicios que ofrecen los bibliotecarios de referencia, por no hablar del hecho de que en realidad existe tal cosa como un bibliotecario de referencia, a pesar de que sólo en 2017 han respondido a casi 240 millones de consultas. Aún más notable es la cantidad de personas que parecen visualizar a los bibliotecarios de referencia como meros tecleos de preguntas en los motores de búsqueda y reenvíos en el primer resultado, con asistentes digitales que eliminan al intermediario, en lugar de la increíble gama de servicios y experiencia que realmente proporcionan.

Hay una enorme cantidad de información que Silicon Valley que podría aprender de los bibliotecarios de referencia. Una mejor comprensión del papel que desempeñan los bibliotecarios de referencia en sus comunidades locales y de la naturaleza centrada en la comunidad de su trabajo podría contribuir en gran medida a ayudar a Silicon Valley a comprender la importancia crítica de la comunidad y el usuario en el consumo de información. Las respuestas genéricas obtenidas a partir de las búsquedas de similitud a nivel de frase en la Web podrían mejorarse enormemente si los creadores de asistentes digitales recibieran formación bibliotecaria de referencia para comprender exactamente qué es lo que los usuarios buscan realmente en tales expertos.

Los asistentes digitales de hoy pueden responder a preguntas básicas como “en qué año aterrizamos en la luna” o “cuál era el verdadero nombre de Mark Twain”. Mientras que Silicon Valley promueve fuertemente estas capacidades como innovaciones que cambian la sociedad, para el mundo de las bibliotecas estas preguntas simplistas se conocen como preguntas de “referencia rápida” en las que las respuestas son bien conocidas y están fácilmente disponibles.

En contraste, a un bibliotecario de referencia se le podrían hacer preguntas como “Necesito información sobre la vida de Mark Twain” o “Necesito fuentes académicas de la crítica de Huckleberry Finn de 1900” o preguntas más complejas que requieran investigación como “¿Cómo influyó la infancia de Mark Twain en su escritura? Haz cualquiera de estas a un asistente de digital de Silicon Valley…

 

 

Formas de fortalecer las habilidades de información y alfabetización de los estudiantes

 

gptop2kk1

 

Ways to Strengthen Students’ Information-Literacy Skills
By Larry Ferlazzo Education Wek Teacher on August 26, 2019 6:58 PM

Ver original

La alfabetización mediática se ha convertido en un foco de instrucción, y mientras enseñamos a nuestros estudiantes que mantenerse informados es importante, también tenemos la responsabilidad de asegurarnos de que los niños sepan cómo y dónde obtener información precisa e imparcial y de que piensen críticamente sobre esa información. 

 

Maestros y bibliotecarios pueden preguntarse qué pueden hacer para integrar la  en su formación diaria en el aula, de modo que los estudiantes aprendan a buscar información fidedigna. Los estudiantes deben saber el valor de leer las noticias, y facilitar discusiones regulares en clase sobre eventos actuales es una manera maravillosa de mejorar la cultura de la alfabetización dentro del aula.

Artículos de noticias escritos específicamente para estudiantes de diferentes niveles de grado y recursos gratuitos en línea con contenido de educación cívica y alfabetización mediática proporcionan un contexto para hablar sobre eventos actuales y la alfabetización mediática como una parte importante de la ciudadanía.

También debemos animar a los estudiantes a buscar información sobre temas de interés, brindando a los niños oportunidades de aprender sobre el mundo que les rodea y de participar en sus comunidades. Como parte de esto, es importante que los educadores expliquen a sus alumnos lo que son las noticias falsas y demuestren cómo deben analizar responsablemente los hechos e interpretar las noticias para discernir lo que es verdadero y lo que es falso.

Para empezar, hay cuatro estrategias simples que los educadores de todos los niveles de grado pueden utilizar para ayudar a sus estudiantes a convertirse en consumidores conscientes y reflexivos de noticias.

  • Se crítico. No puedes confiar en todo el contenido que encuentras en línea, incluso cuando alguien que conoces te lo envía. Es importante pensar críticamente sobre lo que se lee en Internet.
  • Busca evidencias. Analiza las fuentes que cita una noticia y se observador de los anuncios que pueden revelar mucho sobre cualquier objetivo oculto de un punto de venta.
  • Corrobora. Dedica tiempo a investigar por tu cuenta. Asegúrete de que la fuente sea creíble y si puede verificar otras fuentes de las mismas noticias.
  • Comprueba para estar seguro. Los sitios no partidistas de verificación de hechos como Factcheck.org y Politifact.com son herramientas que pueden ayudarle a verificar lo que es cierto y descubrir lo que es falso.

Las lecciones de alfabetización mediática son valiosas para los estudiantes de todos los niveles de grado, y el contenido de noticias apropiado para la edad es un recurso maravilloso para comenzar estas conversaciones en las aulas. Nunca es demasiado tarde para hacer de la alfabetización mediática una prioridad para que nuestros estudiantes se conviertan en buenos ciudadanos, que tengan conocimientos, que participen en la sociedad y que trabajen para mejorarla, porque el futuro les pertenece, y se merecen uno grande.

Cómo las redes sociales pueden distorsionar las percepciones de los votantes y cambiar los resultados de las elecciones

urne-760x380

 

Stewart, A. J., M. Mosleh, et al. “Information gerrymandering and undemocratic decisions.” Nature vol. 573, n. 7772 (2019). pp. 117-121. https://doi.org/10.1038/s41586-019-1507-6

 

 

Muchos votantes hoy en día parecen vivir en burbujas partidistas, donde sólo reciben información parcial sobre cómo se sienten los demás con respecto a los asuntos políticos. Un estudio desarrollado en parte por investigadores del MIT arroja luz sobre cómo este fenómeno influye en las personas cuando votan. El análisis muestra que el flujo de información entre individuos en una red social puede ser “manipulado” para distorsionar las percepciones de cómo votarán los demás miembros de la comunidad, lo que puede alterar los resultados de las elecciones.

 

El experimento, encontró no sólo que las redes de comunicación (como los medios sociales) pueden distorsionar las percepciones de los votantes sobre cómo otros planean votar, sino también que esta distorsión puede aumentar la posibilidad de un estancamiento electoral o sesgar los resultados generales de las elecciones a favor de un partido.

“La estructura de las redes de información puede realmente influir fundamentalmente en los resultados de las elecciones”, dice David Rand, profesor asociado de la Escuela de Administración Sloan del MIT y coautor de un nuevo documento que detalla el estudio.

Más específicamente, el estudio encontró que el “gerrymandering de la información” puede sesgar el resultado de un voto, de tal manera que un partido gana hasta un 60 por ciento del tiempo en elecciones simuladas de situaciones de dos partidos en las que los grupos opositores son igualmente populares. En un estudio empírico de seguimiento del gobierno federal de Estados Unidos y ocho cuerpos legislativos europeos, los investigadores también identificaron redes de información reales que muestran patrones similares, con estructuras que podrían sesgar más del 10 por ciento de los votos.

* Gerrymandering es un término de ciencia política referido a una manipulación de las circunscripciones electorales de un territorio, uniéndolas, dividiéndolas o asociándolas, con el objeto de producir un efecto determinado sobre los resultados electorales.

¿Podrían los bibliotecarios ayudarnos a combatir las noticias falsas?

 

librarian-helping-student-e1505738314486

Could Public Reference Librarians Help Us Combat Digital Falsehoods?
Kalev Leetaru. Forbes. Aug 20, 2019, 09:45pm

 

¿Qué pasaría si las bibliotecas se promocionaran a sí mismas como verificadores de datos de la comunidad local, donde los usuarios de las bibliotecas pueden reenviar sus rumores más apremiantes para que sean confirmados o desacreditados?  Donde en lugar de simplemente ofrecer una calificación verdadera o falsa, un bibliotecario de referencia sea quien guíe al usuario a la mejor evidencia disponible y dirijan a las personas hacia las respuestas más diversas y objetivas del debate para que cada uno pueda tomar sus propias decisiones.

 

A medida que la sociedad lucha para la mejor manera de combatir la propagación de las falsedades digitales en forma de desinformación y”noticias falsas”, gran parte del énfasis hasta la fecha se ha puesto en la comprobación de los hechos profesionales a escala nacional desde los sitios web. Aunque estos esfuerzos han ayudado a arrojar luz sobre los rumores más virales en línea, su enfoque nacional limita su impacto. Al mismo tiempo, en todo Estados Unidos hay bibliotecas públicas que sirven a sus comunidades locales y que cuentan con bibliotecarios de referencia que se especializan en ayudar a sus usuarios a navegar por el torrente de información actual, haciendo de todo, desde ayudarles a localizar información relevante y de buena reputación hasta realizar investigaciones básicas que proporcionan respuestas basadas en la evidencia que reflejan la mejor información académica y científica disponible. Sólo en 2017, estos bibliotecarios respondieron a más de 240 millones de consultas. ¿Podrían ser  la respuesta al actual diluvio de falsedades digitales?

Para las generaciones nacidas en la era digital, las bibliotecas son a menudo consideradas como museos anticuados de una época pasada, casi almacenes que alquilan libros y DVDs físicos. En realidad, lo importante de las bibliotecas no son los documentos, sino de personas. Las bibliotecas han servido durante mucho tiempo como pilares centrales de sus comunidades, han contribuido al entretenimiento y la erudición de las personas,  y su personal era capaz de entender las necesidades locales únicas de sus usuarios.

Es un pequeño milagro que en  la era digital, como sociedad, tengamos estos increíbles recursos personalizados en nuestras comunidades locales en todo el país, atendidos por nuestros vecinos de al lado que nos conocen por nuestro nombre, pero sin embargo, cada vez con más frecuencia, cuando necesitamos una información, ponemos nuestra confianza en unos extraños globales del otro lado del mundo. ¿Por qué es que hoy nos sentimos más cómodos confiando en un sitio web aleatorio operado por un estafador en un país extranjero que trata de engañarnos con fines de lucro en lugar de recurrir a nuestros propios vecinos que son profesionales capacitados en nuestro propio patio trasero cuyo trabajo es ayudarnos?

¿Por qué la comunidad local ha cedido el paso a la globalización impersonal y qué podría pasar si volvemos a las bibliotecas públicas que ayudaron a construir nuestra nación?

Y lo que es más importante, ¿podrían las bibliotecas públicas y sus bibliotecarios de referencia abrir un nuevo frente en la guerra contra las noticias falsas? En lugar de depender exclusivamente de un pequeño grupo de sitios centralizados de verificación de hechos que se centran principalmente en historias a escala nacional, ¿qué pasaría si las comunidades recurrieran a sus bibliotecas públicas para confirmar o desacreditar las historias que más les importan? Mientras que saber que una historia satírica sobre Bigfoot es falso puede ser importante para un sitio nacional de verificación de hechos, para una comunidad local una pregunta mucho más importante podría girar en torno a un rumor de que una nueva ley estatal acaba de entrar en vigor que cerrará el departamento de bomberos local o si la supertienda local está realmente celebrando un 50% de descuento en la venta el próximo fin de semana o si un proyecto de ley propuesto por el Congreso realmente prohibiría el seguro médico. Este es el tipo de historias que tienen un impacto importante a nivel local en todo el país y que, sin embargo, no son adecuadas para el pequeño número de personal nacional que verifica los datos.

¿Qué pasaría si las bibliotecas se promocionaran a sí mismas como verificadores de datos de la comunidad local, donde los usuarios de las bibliotecas pueden reenviar sus rumores más apremiantes para que sean confirmados o desacreditados? Donde en lugar de simplemente ofrecer una calificación verdadera o falsa, un bibliotecario de referencia guíe al cliente a través de la mejor evidencia disponible.  Y lo que es más importante, para las preguntas que no tienen respuestas singulares, los bibliotecarios de referencia pueden ayudar a guiar a los usuarios hacia la respuesta más equitativa y verdadera para que las personas puedan tomar sus propias decisiones.

 

De las noticias falsas a los libros falsos

merlin_159422739_bf99070b-6650-4f26-ac4c-31dbb997a7f6-superjumbo

Paging Big Brother: In Amazon’s Bookstore, Orwell Gets a Rewrite. By David Streitfeld New York Times Aug. 19, 2019

Ver completo

 

En la librería de Amazon proliferan los textos falsos e ilegítimos, de este modo ya no sólo las noticias si no también los libros se están convirtiendo en una forma de desinformación. La venta de libros es una profesión antigua y complicada, y las ediciones falsas de todo tipo pueden aparecer en cualquier lugar. Pero Amazon es la librería más grande del mundo y los estándares que establece tienen repercusión en todas partes. La empresa dice en un blog que prohíbe los productos falsificados y que ha invertido en personal y herramientas tecnológicas para proteger a los clientes del fraude y el abuso. El problema es que en el futuro no tendremos referencia, ni certeza alguna de que es lo que realmente dijo o no el autor.

 

En Amazon se pueden encontrar al menos una docena de libros falsos e ilegítimos de Orwell. Algunos de ellos impresos en la India, donde el escritor es de dominio público, con la salvedad de que estos textos también se pueden comprar desde Estados Unidos, donde la obra del autor aún está bajo derechos de autor. Otros eran simples falsificaciones, como la edición de sus memorias “Down and Out in Paris and London”, editada para estudiantes de secundaria. Los detentores de los derechos del autor dijeron que no habían dado permiso para publicar ese libro. Algunos falsificadores llegan a reclamar los clásicos de Orwell como de su propiedad, poniendo en el copyright sus propios nombres.

Uno de los libros de Orwell  una copia de “Animal Farm” publicado por el Grapevine India. En la página de derechos de autor dice: “El autor respeta a todos los individuos, organizaciones y comunidades, y no hay intención en esta novela de dañar a ningún individuo, organización[o] comunidad”. Orwell no dijo tal cosa.

Un lector descubrió, para su sorpresa, que su nuevo ejemplar de “1984” tenía pasajes “ligeramente diferentes”. Otro ofreció una prueba fotográfica de que su edición era casi un caos. Un tercero dijo que la algunas palabras fueron reemplazadas por otras arbitrariamente en su copia

Incluso los títulos cambiaron. Una edición de ““Animal Farm: A Fairy Story” se refería a sí mismo en la contraportada como “Granja de animales”: Una historia justa”. Otra gran obra de Orwell, “Homage to Catalonia,” , se convirtió en  “Homepage to Catalonia.”

Lo que define a todos estos libros es que ninguno de ellos pagó nada al autor, lo que significa que podrían competir con los títulos legales de Orwell como una alternativa de menor costo. Después de todo, si necesitas una copia de “Rebelión en la Granja” o “1984” para la escuela, no pensamos a menudo en quién lo publicó, y creeríamos que todas las ediciones de “1984” son iguales.

La relación de Amazon con Orwell ha sido siempre especialmente tensa y reveladora. En 2009, Amazon editó en digital “1984” y “Rebelión en la Granja” sin tener permiso para su edición y comercialización en digital, lo que les llevó a ser denunciados por los legítimos detentores de los derechos el autor, Amazon sin más eliminó copias que había vendido de las que no tenía autorización de venta de los Kindles de los clientes, que alarmados por ello se dieron cuenta de que su biblioteca personal no estaban bajo su control.

Las falsificaciones y las importaciones son generalmente las ediciones más baratas, y ¿quién puede culpar a la gente por comprarlas?. Una edición legítima de 7,99 dólares de “1984” fue clasificada recientemente en el puesto 72 entre todos los libros de Amazon. Una importación india de 5 dólares estaba en el número 970, lo que sugiere que las copias se vendían a un precio fijo.

El Gremio de Autores dijo que en los últimos dos años, el número de casos de piratería y falsificación remitidos a su departamento legal se ha multiplicado por diez. Las ediciones falsificadas son un golpe contra la autoridad del libro y aceleran una peligrosa tendencia hacia la desinformación.

 

Iniciativas para contrarrestar las noticias falsas en diferentes países

fake-news-is-killling-the-economy

Initiatives to Counter Fake News in Selected Countries. Washington: Library of Congress, 2019

Texto completo

 

 

Este informe examina los enfoques legales de 15 países, que representan a todas las regiones del mundo, al problema emergente de la manipulación con “noticias falsas” mediante el uso de medios masivos y sociales, especialmente el impacto de las noticias falsas en los procesos políticos y elecciones en curso, y la legislación medidas emprendidas para contrarrestar la difusión de información falsa. Con la excepción de Japón, la distribución generalizada de información falsa y su impacto en la toma de decisiones y los procesos democráticos se está convirtiendo en un desafío en todo el mundo. Las encuestas de cada país analizan las iniciativas actuales y propuestas para limitar la difusión de información falsa emprendida a nivel nacional, los desafíos de cada país asociados con estos esfuerzos, y los esfuerzos emprendidos por los gobiernos nacionales para asegurar la validez y precisión de la información legal.

Informe completo (PDF, 869 KB)