Archivo de la etiqueta: Expurgos

¿Deben las bibliotecas tirar los libros viejos? Una foto viral de un basurero de Chicago suscita un acalorado debate en los medios sociales

 

65545505_2290170357728188_9178620831272534016_n-e1562191929329-900x0-c-default

 

Una foto en Facebook de un basurero de una escuela secundaria de Chicago lleno de libros de texto ha encendido una acalorado debate en los medios sociales sobre el papel de las bibliotecas y si las escuelas públicas gestionan bien sus recursos.

 

La foto que mostraba libros en un basurero como “El Gran Gasby” de F. Scott Fitzgerald y “Hiroshima” de John Hersey en las afueras de la Escuela Secundaria Senn en el lado norte de Chicago, la tomó y publico un vecino en un grupo de padres de Facebook. Mientras que la reacción inicial en Facebook fue denunciar a la escuela por haber se desecho de algunos clásicos de la literatura, muchas personas en redes sociales, incluyendo maestros y bibliotecarios, simpatizaron con la necesidad de las escuelas de liberar espacio para nuevos materiales y/o nuevas actividades. Otros discutieron la escasez de bibliotecarios en las escuelas públicas de Chicago y la falta de fondos para los materiales escolares.

Un portavoz de Chicago Public School dijo que Senn está renovando los fondos de su biblioteca, y como parte de ese proceso, la escuela está eliminando los libros que estaban en mal estado, que estaban repetidos y obsoletos. Y dijo que además, cuando los bibliotecarios tratan de donar los libros que ya no se utilizan, la mayoría de los sitios no los quieren.

Por mi parte decir que en nuestra biblioteca recibimos a menudo libros por donaciones, que por escaso interés temático no incorporamos a la biblioteca, pero que ofrecemos a las bibliotecas que si les interesan, pero aquellos que no incorporamos los ponemos en una zona que hemos denominado “Libros libres” para que las personas se los puedan llevar, y de esa manera darles una segunda oportunidad para alguien que esté interesado en leerlos. Este tipo de iniciativas están teniendo una gran relevancia en torno al movimiento de las “Pequeñas bibliotecas libres“. También hay una tercera alternativa la venta de libros usados en bibliotecas.

 

La venta de libros usados en bibliotecas

 

booksale-tpr-062919-1-1024x758

 

Ver además

 

 

En la era digital muchas personas deciden donar sus libros usados a bibliotecas para que se sigan utilizando por parte de otras personas, la mayoría de las ocasiones estos libros no se incorporan a las colecciones de la biblioteca por diversas razones, como puede ser la falta de espacio, o tratarse de libros de poco interés para la comunidad de usuarios. Generalmente todas las bibliotecas disponen de una política de donaciones en la cual se debe aceptar que la biblioteca decidirá libremente sobre el destino final de las colecciones. Algunos libros de interés se integran en la colección, pero otros -la mayor parte- se les busca un destino más acorde en otras bibliotecas, se venden en la propia biblioteca o a través de Amazon, o se exponen en las zonas de libros para llevarse gratuitamente. El dinero recaudado en la venta se invierte en otros recursos, proyectos o servicios. 

 

 

Un ex-libro de biblioteca; es decir, un libro que una vez perteneció a una biblioteca o institución pública y ha sido `desechado’ después de haber sido considerado poco útil. La venta de libros usados, generalmente a través de las asociaciones de amigos de la biblioteca es una manera  interesante para encontrar copias de libro que pertenecieron a bibliotecas y una excelente manera de apoyar una causa digna. Es importante recordar que un libro descrito como ex-libris es algo diferente. Ex Libris, una frase latina, significa “de la biblioteca de” y describe un libro que proviene de una biblioteca personal o pública. Es muy probable que muchos de estos libros descartados estén agotados. Pero eso no significa que su contenido no sea de gran utilidad para alguien en concreto. Si bien los ex-libros de la biblioteca son raramente objetivo de los coleccionistas, son libros generalmente muy usados, que les faltan elementos como camisas, tienen adheridos  pegatinas, bolsillos de préstamo, o los actuales códigos de barras que son difíciles de quitar de una copia sin dañar el libro, ya que se adhirieron firmemente para el uso diario,  lo que desanima a algunas persona a coleccionarlos.

En los últimos tiempos cada vez son más las bibliotecas que venden libros usados. En 2014 surgió una controversia en la Greece Public Library sobre una decisión de la biblioteca de la ciudad de servir de lugar para la venta y el intercambio de libros usados dentro de su amada biblioteca, y poner además una tienda de café. Este tipo de iniciativas se hacen eco a nivel nacional e internacional, y las bibliotecas públicas son un ejemplo de esfuerzo para desarrollar y atender el conjunto de demandas que les plantean sus comunidades. Los miembros de los Amigos de la Greece Public Library ven la biblioteca como un lugar privilegiado y como un sitio clave para vender libros usados por decenas de miles de dólares, pero no sólo libros, también muebles y otros extras.

 

stamps

 

The Vancouver Public Library, una de las mejores bibliiotecas públicas del mundo, también vende libros usados procedentes de donaciones durante todo el año a través de la Asocaición de Amigos de la Biblioteca, y las ganancias de la venta sirven para ayudar a financiar proyectos y programas especiales de bibliotecas.

En estos días en The Friends of the Park City Library un grupo de voluntarios ha dedicado apoyar a su biblioteca organizando una jornada de venta de libros usados. Según su responsable “la razón por la que estamos haciendo esto es porque tenemos una cantidad abrumadora de libros este año. La gente ha hecho su limpieza de primavera y principios de verano y ha donado un montón de libros. Las personas nos dan los libros y nosotros determinamos qué hacer con ellos”. Los libros de tapa dura se venderán por 2$ y los libros de bolsillo por 1$, Los compradores de libros también pueden optar por pagar 10$ por una bolsa de Friends of Park City Library que pueden llenar y llevarse a casa. Para ello, los libros se colocarán en 18 mesas que se alinearán en el hall de entrada de la biblioteca. El dinero recaudado por los Amigos de la Biblioteca de Park City ayudará a comprar nuevos equipos, artículos de jardinería y juguetes para mascotas que los dueños de perros pueden sacar cuando vienen a la zona limítrofe a la biblioteca.

En otras ocasiones estos libros a menudo se venden a librerías de segunda mano y terminan a la venta en mercados en línea como Amazon o AbeBooks. Incluso en alguna ocasión Amazon ha intentado comercializar libros electrónicos usados. También, la empresa ThriftBooks compra libros usados de buena calidad a bibliotecas, los pone a la venta y encuentra nuevos lectores en todo el mundo, extendiendo la vida de los libros. Para facilitar este proceso se ofrecen opciones de envío fácil, sin gastos y sin requisitos previos.

La tercera opción son los espacios de intercambio de libros. La iniciativa consiste en que te puedes llevar un libro gratis y/o a cambio también puedes dejar un libro para que otros lectores se lo lleven, también puedes llevarte el libro, leerlo y volver a dejarlo para que otro lector lo lea. La misión del movimiento Little Free Library es promover la alfabetización y el amor por la lectura mediante la construcción de pequeñas bibliotecas ciudadanas para el intercambio de libros gratis en todo el mundo. Se trata de ampliar el sentido de comunidad entre vecinos en torno a esta forma única de compartir.

 

Eastern Academic Scholars’ Trust (EAST) consorcio para la conservación de monografías y publicaciones seriadas académicas únicas de poca circulación.

logo

Eastern Academic Scholars’ Trust (EAST)  es una iniciativa compartida en la que participan 60 bibliotecas universitarias y de investigación de 11 estados, desde Maine hasta Florida. EAST se centra en la conservación de monografías y publicaciones seriadas académicas únicas de poca circulación.

 

Aunque los contenidos electrónicos y digitales se han convertido en un componente cada vez más importante de las colecciones de las bibliotecas universitarias y de investigación, las colecciones impresas siguen creciendo. Dada la amplitud del acceso digital a los materiales de las bibliotecas, muchos gestores universitarios se muestran reacios a aprobar la ampliación de las bibliotecas para albergar más libros impresos. El resultado es que muchas bibliotecas no tienen, en el mejor de los casos, capacidad adicional para albergar nuevos libros y, en el peor de los casos, una capacidad reducida para sus crecientes colecciones impresas. Al mismo tiempo, estas bibliotecas buscan cada vez más reutilizar el espacio y destinar lo que tradicionalmente había sido el almacenamiento de materiales físicos a otros usos: espacios de estudio colaborativo, espacios de creadores, estudios para el trabajo en humanidades digitales, diseño instruccional en apoyo de la enseñanza, y más.

Por ello, las bibliotecas miembros de EAST se comprometen a mantener los títulos acordados en sus colecciones locales durante un mínimo de 15 años y a ponerlos a disposición de otros miembros de EAST, lo que permite a estas bibliotecas considerar la posibilidad de expurgar y deseleccionar títulos localmente con fin de liberar espacio para servicios bibliotecarios nuevos e innovadores. EAST está financiado por generosas subvenciones de la Fundación Educativa Davis y la Fundación Andrew W. Mellon, así como a través del apoyo financiero de sus miembros.

En enero de 2018, EAST se unió a Shared Print Allianc de Rosemont, una proyecto colaborativo de programas regionales interesados en coordinar sus esfuerzos a mayor escala para asegurar la retención y el acceso a los archivos de respaldo de revistas impresas.

A medida que los recursos digitales cada vez van dejando paso a los formatos digitales, se corre el riesgo de sufrir importantes pérdidas culturales si no se coordina la gestión del registro del material impreso. Esta coordinación se hace mejor a escala después de analizar cuidadosa y sistemáticamente las colecciones y comprender la superposición y la singularidad. EAST se centra en la creación de una colección de impresa compartida coordinada entre bibliotecas universitarias y de investigación centrada en la protección del registro académico tal y como está representado en esas bibliotecas, lo que permite a las bibliotecas participantes continuar recopilando nuevos materiales impresos de sus áreas de interés actual y, al mismo tiempo, apoyar la deselección de las existencias de uso poco frecuente cuando sea necesario. Los compromisos de retención a largo plazo contraídos por sus socios en el ESTE permiten a los investigadores de estas instituciones confiar en que podrán tomar prestados los títulos cuando los necesiten, aunque ya no estén disponibles a nivel local. Esta colección de impresos compartida formal permite a las bibliotecas asociadas tomar decisiones informadas sobre si conservar o retirar existencias individuales sin riesgo de que la última copia pueda ser descartada involuntariamente. EAST crea una amplia red centrada en los beneficios y servicios mutuos para sus miembros.

 

 

 

 

Prácticas de expurgo en bibliotecas universitarias

10402953_1505141149715013_1077227602031383477_n

Ackerman, E. and L. DeLuca “Weed ‘Em and Reap? Deselection of Political Science Books.” The Journal of Academic Librarianship vol. 44, n. 1 (2018). pp. 88-95. http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0099133317302926

El expurgo de colecciones de bibliotecas universitarias es ampliamente reconocido como una tarea necesaria y beneficiosa, pero difícil. Se han realizado pocas investigaciones sobre la manera en que los bibliotecarios abordan el expurgo para un tema académico en particular y cómo aplican los planes y criterios generales de deseleción a un tema específico. Este proyecto examina las prácticas de expurgo de los bibliotecarios responsables de la gestión de colecciones de libros de ciencias políticas y disciplinas afines mediante el uso de una encuesta sobre sus experiencias y perspectivas de expurgo. Si bien los encuestados expresaron motivaciones similares para el expurgo, los obstáculos que encuentran y sus enfoques para desarrollar proyectos de deseleción en comparación con los que se describen en la literatura, los encuestados tenían más confianza en el expurgo y lo práctican con más frecuencia de lo esperado. Las respuestas de texto abierto permitieron comprender cómo los bibliotecarios aplican criterios amplios y subjetivos de eliminación de libros, como la relevancia, o la relación de sus colecciones  con la política bibliotecaria y académica.

Gestión de la colección en las bibliotecas universitarias españolas. Planes y normativas (III): evaluación y expurgo

tumblr_njynsmwz8w1qkaoroo1_500

Herrera Morillas, J. L. “La Gestión de la colección en las bibliotecas universitarias españolas. Planes y normativas (III): evaluación y expurgo.” Revista española de documentación científica vol. 38, n. 2 (2015).

Texto completo

Este artículo recoge la tercera y última parte del trabajo de investigación dedicado al estudio de la gestión de la colección en las bibliotecas universitarias españolas a partir del análisis de los planes y normativas elaborados por estas bibliotecas. En los anteriores trabajos se ha abordado la selección y la adquisición. Ahora se estudian dieciocho textos que regulan la evaluación y el expurgo de colecciones en las bibliotecas universitarias españolas.

Expurgo y gestión de la colección en bibliotecas públicas

 

Sáizar, C., F. Serrano Migallón, et al.  [e-Book]  El descarte bibliográfico en la Red Nacional de Bibliotecas Pública. México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, 2011.

Texto completo

La biblioteca pública es una entidad cultural que, por las características específicas de su misión en la comunidad, requiere de una constante actualización y dinamismo, tanto en los servicios que ofrece como en sus colecciones. En todo momento debe mantener una tendencia clara hacia la mejora, a fin de fortalecer el papel que le  corresponde como puerta a un mundo de conocimiento e información, siempre con respuestas a las necesidades de lectura de su comunidad. Para el logro de este objetivo, un factor importante a considerar es el crecimiento y desarrollo ordenado de las colecciones, pues ello repercute de manera directa en su equilibrio temático y en la eficiencia de los servicios que ofrece. En este sentido, se hace necesaria la definición de normas que auxilien a los bibliotecarios en la evaluación constante de la calidad y actualidad de los materiales documentales. La constante atención del bibliotecario en el funcionamiento, conservación física y actualidad del contenido de la colección en servicio, especialmente de las obras de mayor consulta, facilitará la toma de decisiones sobre el mejoramiento de la calidad y pertinencia del acervo; entre ellas se podrá optar por la reubicación o el retiro de las obras del fondo bibliográfico que no tuvieron o que han dejado de tener una función útil para los usuarios.El propósito de esta guía es definir de manera clara y accesible en qué consiste este proceso, así como brindar una serie de lineamientos que auxilien a los bibliotecarios en la toma de decisiones en cuanto a la preservación, reubicación o descarte de materiales bibliográficos, audiovisuales o de multimedia del acervo bibliotecario. As í, la Dirección General de Bibliotecas del CONACULTA ofrece a los bibliotecarios una herramienta de trabajo que permita llevar a cabo esta actividad de manera correcta y organizada.