Un grupo de amantes de los libros está luchando para evitar que la Biblioteca Nacional de Nueva Zelanda se deshaga de 60.000 libros.

Agreement to pause book-culling project at National Library | Stuff.co.nz
Rachel Esson de la Biblioteca Nacional dice que deshacerse de las colecciones publicadas en el extranjero es una buena administración.

Académicos, historiadores, investigadores y académicos sienten que se está produciendo un crimen literario aprovechando la distracción de la pandemia global. La Biblioteca Nacional de Wellington planea deshacerse de más de 600.000 “libros extranjeros” de su colección, diciendo que necesitan hacer espacio para más obras sobre Nueva Zelanda, de las cuales hay entre 80.000 y 90.000 adicionales para almacenar cada año.

Refugiados en los búnkeres debajo de la Biblioteca Nacional de la capital de Nueva Zelandia descansa un tesoro de libros, incluyendo cerca de 2.200 primeras ediciones que han sido cuidadosamente almacenadas durante décadas.

La Biblioteca Nacional de Nueva Zelanda de Wellington se está deshaciendo de 600.000 libros, que dice que no se están leyendo. La directora de servicios de contenido de la biblioteca, Rachel Esson, dice que los libros, todos publicados en el extranjero, no se están leyendo y están ocupando el espacio de almacenamiento necesario. A lo que se opone el grupo Guardianes del Libro de Aotearo.

La biblioteca comenzó a seleccionar los libros en octubre pasado, dando algunos a otras bibliotecas y donando 50.000 libros a otras instituciones y a los clubes rotarios.

Pero la miembro del grupo de Guardianes del Libro de Aotearoa, Dolores Janiewski, pide que los libros se queden en su sitio. “Algunos de ellos son muy valiosos”, dijo a Newshub. Añadiendo que “van a pasar a manos privadas, así que ya no serán accesibles para todos los neozelandeses.” El grupo está enojado con el proceso de selección de la biblioteca, y la decisión de regalar los libros.

El historiador neozelandés Chris Pugley dice que la colección es valiosa para los investigadores. “Puede que no salga de la estantería durante 10 años, pero cuando sale de la estantería lo hace con un propósito”, dijo.

La biblioteca mantiene su decisión, que recibió la aprobación ministerial. “Creo que estamos haciendo lo correcto”, dijo Esson.