Archivo de la categoría: Lectura

Se ha comprobado que los libros impresos mantienen una ventaja sobre los electrónicos

Print books found to be keeping an edge over e-books, but Jefferson Library can provide both By Chris Smith | Contributing writer MAR 11, 2022 – 6:45 AM

Ver noticia

Durante la reciente pandemia, los usuarios de las bibliotecas de todo el país dieron rienda suelta a sus hábitos de lectura utilizando los servicios en línea de sus bibliotecas. En otras palabras, sacaron libros electrónicos y los leyeron con sus dispositivos electrónicos.

Sin embargo, una encuesta reciente del Centro de Investigación Pew reveló que los libros impresos siguen manteniendo una fuerte ventaja para los lectores y es probable que sigan siendo populares durante bastante tiempo.

Según la encuesta de Pew

  • El 72% de los adultos estadounidenses leyó un libro en algún formato durante el último año
  • El 65% de los encuestados leyó un libro en los últimos 12 meses
  • El 37% de los estadounidenses lee libros impresos
  • El 28% lee tanto libros impresos como electrónicos
  • El 7% sólo lee libros electrónicos

Otras estadísticas interesantes:

Los libros impresos se venden más que los electrónicos por un margen de 4 a 1. En 2020 se vendieron 191 millones de libros electrónicos en Estados Unidos.

  • Las ventas de libros impresos ascendieron a 750,89 millones de unidades en 2020.
  • Las ventas de libros impresos aumentaron un 13,2% entre 2020 y 2021, y un 21% entre 2019 y 2021.
  • Las ventas de libros electrónicos crecieron un 22% en 2020.
  • Las ventas de libros electrónicos han disminuido un 8% en 2021, pero siguen siendo un 8% superiores a las de 2019.
  • En 2020, el 19% de los lectores adultos poseían un lector electrónico, lo que supone un descenso respecto al 32% de lectores adultos que poseían lectores electrónicos en 2014.

Las prácticas letradas en el hogar en tiempo de #QuedateEnCasa

«Las prácticas letradas en el hogar en tiempo de #QuedateEnCasa: Una indagación a partir de entrevistas a las familias». Montevideo: ANEP, 2021.

Texto completo

Estudio realizado por el Programa de Lectura y Escritura en Español de la Administración Nacional de Educación Pública de Uruguay (ANEP), consiste en una indagación a 25 familias de todos los departamentos del país sobre las prácticas culturales que se implementaban en el hogar durante la exhortación a quedarse en casa. De manera particular, el objetivo era identificar si las prácticas letradas -impulsadas por la escuela y por programas como el de la ANEP- se sostenían en el hogar y, si era así, qué particularidades asumía la lectura y la escritura en el entorno familiar y cuáles eran las condiciones que las hacían posible.

¿Por qué los bibliotecarios deberían leer en su trabajo?

Why librarians should read at their desks
Nikki Demarco mar 3, 2022

Ver completo

Si los bibliotecarios recibieran un dólar por cada vez que se les dice lo agradable que debe ser leer todo el día, podrían ganar lo suficiente como para mantener sus hábitos de compra de libros. No es ningún secreto que no nos pagan por leer. La gente no sabe realmente lo que hacemos. La realidad de nuestro trabajo es bastante diferente a las expectativas del público. De hecho, la lectura puede ser lo único que no hacemos en la biblioteca, o ciertamente no lo hacemos lo suficiente. Los bibliotecarios somos sobre todo convocantes de nuestras comunidades, coordinadores de eventos, ayudantes de investigación, recomendadores de libros, de recursos de información, técnicos de impresoras (vale, quizá no, pero lo parece), solucionadores de problemas informáticos y, sobre todo, constantemente interrumpidos.

Pero la cuestión es la siguiente: ¿Deberíamos leer en el trabajo, y más aún, en el mostrador de préstamo?. La lectura es una parte importante de nuestro trabajo, y cuando esa lectura se hace en un ordenador, haciendo una búsqueda, por ejemplo, a menudo se considera más aceptable que la lectura de un libro físico visible a los usuarios. La lectura de libros da la sensación de que estamos leyendo por placer en lugar de trabajar. Afortunadamente, ambas cosas pueden ser ciertas.

Una parte fundamental de nuestro trabajo es conocer nuestra colección. Tengo que saber qué libros tenemos, qué libros son buenos sustitutos de los que están en préstamo y qué libros recomendar. Los usuarios recuerdan qué bibliotecario les recomendó un buen libro y lo buscaron. Es fácil ver quién lee qué y qué le gusta. Cuando alguien me pide que le recomiende un libro de terror, lo mejor que puedo hacer es decirle cuál es el libro que se ha sacado mucho y del que he oído que otras personas hablan bien. Soy principalmente una lectora de literatura juvenil y romántica. Si se trata de un libro romántico, es exactamente mi campo de acción (mi favorito que he leído recientemente es I Believe in a Thing Called Love de Maurene Goo. Excelente para los fans de Crash Landing On You). Como leo para el trabajo en mi tiempo personal, tiendo a gravitar hacia los géneros que ya me gustan. Si tuviera más tiempo para leer en el trabajo, me esforzaría más por leer en todos los géneros para recomendar libros a mis usuarios. Sin embargo, se espera que lea para recomendar.

Sin embargo, también se espera que lea en mi tiempo libre, cuando ya es difícil llegar a fin de mes. Muchos bibliotecarios no ganan un salario digno. La cantidad de tiempo que me lleva leer ampliamente me quita tiempo que podría utilizar para subvencionar mis ingresos con uno de los muchos trabajos secundarios de bibliotecario. O escribiendo. O viendo otra vez Crash Landing On You. O, no sé, descansando.

Leer de forma diversa me convierte en una mejor bibliotecaria. Estoy más informada como resultado, y soy consciente de que leo autores de color, autores con discapacidades y autores LGBTQ+. No puedo decir lo mismo de todos los bibliotecarios. La mayoría de los bibliotecarios son mujeres blancas. Nuestros usuarios no son mayoritariamente mujeres blancas. Educarnos en cómo ser antirracistas, cómo mejorar los derechos de los discapacitados y cómo ser un aliado es crucial en el entorno bibliotecario hostil de hoy en día. Tenemos que ser capaces de articular por qué un libro cuestionado o prohibido tiene que estar en nuestras estanterías. La gente necesita verse a sí misma y sus experiencias en las historias que lee.

Del mismo modo, si se permitiera leer específicamente para el desarrollo profesional en el trabajo, podríamos ser más explícitos en lo que debe ser esa lectura. La creación de una lista de lecturas obligatorias para que los bibliotecarios estén más informados sobre sus usuarios y comunidades beneficiaría tanto a los bibliotecarios como a la comunidad. Estoy seguro de que hay muchos otros bibliotecarios como yo que tienden a quedarse en sus géneros preferidos. Permitir el acceso a una amplia variedad de libros para el desarrollo profesional mediante la asignación de tiempo de lectura en la biblioteca hará que los bibliotecarios sean más leídos, lo que lleva a tener mejores bibliotecas.

La lectura en los mostradores de circulación o de información es un modelo de alfabetización para los usuarios. Una cosa es hablar sobre el gusto por los libros o su lectura, y otra cosa es verlo en acción. Muchas personas acuden a la biblioteca por motivos distintos a los libros. Quieren un lugar para estudiar, quieren utilizar los ordenadores y la tecnología disponible, o vienen para asistir a eventos y programas. Muchos usuarios no son lectores. Ver a los bibliotecarios y al personal de la biblioteca leyendo despierta la curiosidad y puede ser la chispa de una conversación. Esto puede llevar a hacer llegar más libros en manos de los usuarios o, al menos, a entablar relaciones con personas de la comunidad.

Como bibliotecaria escolar, esto es especialmente importante para mí. Trabajo en la biblioteca de un instituto, donde me han dicho muchas veces: «No he leído un libro desde la escuela primaria». Eso me rompe el corazón. Hay muchos factores que influyen en eso, principalmente que los estudiantes no tienen acceso a la elección en su lectura. En la escuela secundaria es donde suelen empezar los estudios de novela, y donde los alumnos dejan de leer por placer. Todavía tienen la oportunidad de volver a enamorarse de la lectura antes de ir a la universidad o al mundo laboral, donde encontrar tiempo para leer será aún más difícil. Ya he escrito antes sobre la lectura mediante el ejemplo, pero desde entonces han aparecido aún más investigaciones que apoyan esta estrategia. Los adultos tienen que «mostrar, demostrar y hacer visible a los alumnos cómo funciona la alfabetización».

Cuando los bibliotecarios leen en sus mesas, todos se benefician. Ayuda a los bibliotecarios a conocer mejor sus colecciones y a ser más capaces de recomendar libros. Combate la autocomplacencia o incluso el fanatismo. Leer donde los usuarios pueden ver ayuda a aumentar la alfabetización y la creación de relaciones entre los bibliotecarios y las comunidades en las que trabajan. Así que rompamos algunos tópicos y demos un buen ejemplo a los lectores y a los no lectores.

Booktokers: Generar y compartir contenidos sobre libros a través de TikTok

Guiñez-Cabrera, Nataly y Mansilla-Obando, Katherine. Booktokers: Generar y compartir contenidos sobre libros a través de TikTok. Comunicar, 2022, vol. 30, n. 71, pp. 119-130.

Texto completo

La lectura es fundamental para el aprendizaje en la educación. Si bien, la revolución digital ha transformado la manera de incentivar la lectura y conocer sobre libros. Las personas que generan y comparten contenidos sobre libros en las redes sociales son los denominados booktokers, influencers de la red social TikTok, quienes se han convertido en un fenómeno emergente en esta sociedad conectada, pero aún con poca investigación que los estudie en profundidad. Por lo tanto, es crucial explorar para una mayor comprensión a los booktokers y conocer por qué aceptan y usan tecnologías para generar y compartir contenidos sobre libros en la red social TikTok.

Se pretende explorar la aceptación y uso de TikTok para generar y compartir contenido sobre libros en esta red social siendo un booktoker. Se utiliza una metodología cualitativa de entrevistas semiestructuradas a trece booktokers latinoamericanos. El análisis se desarrolló por medio de un análisis temático basándonos en la teoría UTAUT2 para explicar los hallazgos. Los resultados indicaron las categorías: la expectativa de desempeño, la expectativa de esfuerzo, la influencia social, las condiciones facilitadoras, la motivación hedónica, el hábito, el precio y una nueva categoría identificada que es generar comunidad y redes. La contribución de este estudio es ser uno de los pioneros en la exploración del fenómeno de los booktokers.

Un día leí un libro y toda mi vida cambió

«Un día leí un libro y toda mi vida cambió. Ya desde las primeras páginas sentí de tal manera la fuerza del libro que creí que mi cuerpo se distanciaba de la mesa y la silla en la que estaba sentado. Pero a pesar de tener la sensación de que mi cuerpo se alejaba de mí, era como si más que nunca estuviera ante la mesa y la silla con todo mi cuerpo y todo lo que era mío y el influjo del libro no sólo se mostrara en mi espíritu sino en todo lo que me hacía ser yo. Era aquel influjo tan poderoso que creí que de las páginas del libro emanaba una luz que se reflejaba en mi cara: una luz brillantísima que al mismo tiempo cegaba mi mente y la hacía refulgir.»

Orhan Pamuk «La vida nueva»

Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2021

Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2021. Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), 2022

Texto completo

El porcentaje de lectores frecuentes de libros por ocio registrado durante 2020, año en el que se produjo un incremento notable de la lectura como consecuencia del confinamiento y las restricciones de movilidad, se consolidó durante el pasado año. El Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2021, elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) con el patrocinio de CEDRO y en colaboración con el Ministerio de Cultura y Deporte, señala que el 64,4% de los españoles leyó libros por ocio durante el último año y, el 52,7%, lo hizo con una frecuencia al menos semanal. Estas cifras son similares a las de 2020, año en el que se registró un incremento importante tanto de los lectores de libros por ocio como de los lectores frecuentes (64,0% y 52,7% respectivamente). En cuanto al número de españoles que leyó al menos un libro durante 2021, tanto por ocio como por trabajo, alcanzó el 67,9% de la población.

Estas cifras muestran que, aunque se han ido recuperando actividades fuera del hogar, la lectura ha seguido estando presente en la vida de los españoles. Asimismo, que muchos de aquellos que se reencontraron con los libros como vía de escape al confinamiento y la pandemia han mantenido el hábito lector.

Mejora la lectura en la práctica totalidad de Comunidades Autónomas

La mejora de los índices lectores se produce en prácticamente todos los tramos de edad, en mujeres y hombres y en casi todas las comunidades autónomas. No obstante, al hacer un análisis detallado de los datos del Barómetro de Hábitos de Lectura se observa que se mantienen los desequilibrios entre los diferentes tramos de edad, entre mujeres y hombres, en los niveles educativos y en las diferentes comunidades autónomas.

Respecto a la edad, el tramo con mayor población lectora es la comprendida entre los 14 y los 24 años (74,8% de población lectora en tiempo libre). A partir de los 25 años se produce una caída en los índices de lectura (67,3%) que se mantiene hasta el tramo de edad de más de 65 años en los que se observa una nueva caída (50,1% de la población es lectora).

En todos los grupos de edad, entre las mujeres sigue habiendo un mayor porcentaje de lectura de libros en tiempo libre que entre los hombres. Las diferencias en el porcentaje de mujeres y hombres lectores crece conforme se van cumpliendo años, registrándose la mayor diferencia en el tramo de edad comprendido entre 55 y 64 años. En la población de más edad, las diferencias son inexistentes.

Por niveles de estudios, el 85,9% de la población con estudios universitarios lee en su tiempo libre. El porcentaje baja hasta el 61,8% entre quienes tienen estudios secundarios. El 39,8% de la población que solo ha cursado estudios primarios es lectora en tiempo libre. Hay que señalar que en todos los niveles se ha registrado un ligero incremento con respecto al año 2020 (85,7%, 61,4% y 39,6%).

En lo que respecta a las CCAA, el incremento del porcentaje de lectores de libros por ocio es prácticamente generalizado. Si bien solo seis comunidades autónomas se sitúan por encima de la media 64,4%, (Madrid, 73,5%; País Vasco, 68,2%, Navarra, 68,1%; Cataluña, 66,7%; La Rioja, 66,7%; y Aragón, 64,9%). Entre las regiones que menos se lee se sitúan Extremadura, 54,7%; Canarias, 58,8%, Andalucía, 59,3% y Castilla-La Mancha, 59,8%.

“La existencia de estos desequilibrios es lo que nos ha llevado a plantear la necesidad de poner en marcha un Pacto Social por el libro y la lectura que implique a todas las Administraciones, a todos los grupos políticos y a todos los colectivos relacionados con la educación y la cultura con el fin de conseguir un Plan que trascienda las legislaturas y nos permita situar la lectura como un elemento que nos ayude a construir un futuro más sostenible para todos”, apunta Daniel Fernández.

Lectura en formato digital y audiolibros

Por primera vez, el Barómetro de Hábitos de Lectura refleja un descenso del porcentaje de lectores de libros en formato digital que se sitúa en el 29,4% de la población (frente al 30,3% registrado en 2020). Quienes leen libros en formato digital utilizan en mayor proporción los e-readers (12,3%) y las tablets (10,7%). La lectura en el ordenador alcanza el 9,5% y el móvil sigue registrando un incremento del porcentaje de personas que utilizan este dispositivo para la lectura de libros que pasa del 6,2% al 7,3%.

En lo que respecta al audiolibro, el número de españoles que suelen escuchar audiolibros alcanza el 5,2%, registrando un aumento significativo en el último año (3,1% en 2020). El 2,7% de la población los escucha de manera frecuente. La mayor proporción de usuarios de audiolibros son mujeres con estudios medios y de entre 25 y 45 años. El 27% de quienes escuchan audiolibros lo hacen en inglés.

Razones para no leerLa falta de tiempo (49,8% de los no lectores) y la falta de interés por la lectura (25,1%) son los principales argumentos que señalan los no lectores para explicar el porqué de su no hábito lector. También hay un 24,9% que señalan que prefieren emplear su tiempo libre en otros entretenimientos como pasear (25,5%), pasatiempos (18,1%), descansar, no hacer nada (15,9%) o ver la televisión (14,7%), entre otras actividades.

Por el contrario, aquellos que leen perciben la lectura como una actividad “emocionante y estimulante”, que ayuda a comprender el mundo que nos rodea” y “contribuye atener una actitud más abierta y tolerante”.

Continúa creciendo el porcentaje de compradores de libro

Otro dato que ha continuado creciendo con respecto al año pasado es el de compradores de libros. El porcentaje de personas que compraron libros no de texto se incrementó del 51,7% en 2020 al 52,3% en 2021. En el periodo 2011-2021 este porcentaje se ha incrementado en 10,7 puntos porcentuales.

Las librerías siguen siendo los lugares preferidos por los lectores para sus compras de libros. Las librerías y las cadenas de librerías fueron los establecimientos en los que realizó su última compra de libros el 55,4% de los clientes. Las compras por Internet también siguen creciendo y en ellas realizaron su última compra de libros el 25,3% de los compradores.

El Barómetro también analiza la forma de acceso a los libros en formato digital. Sigue creciendo el porcentaje de lectores en este formato que obtienen libros pagando por ellos. Al ser preguntados por la forma de acceso a los mismos, el 43% de los lectores digitales afirman que se los baja o descarga pagando (frente al 39,8% de 2020). Crece también aquellos que señalan que se los bajan o descargan gratuitamente, el 60,3% (frente al 55% de 2020), esto es sin pagar. El 43,5% señalo que los obtuvo a través de familiares o amigos por USB, CD, email, etcétera. Se trata de una pregunta con respuesta múltiple, por lo que hay personas que compran alguno de los libros y, otros, los obtienen gratuitamente directamente o a través de amigos.

Es importante destacar que crece el número de lectores digitales que saben distinguir perfectamente cuando al acceder a los libros gratuitos la descarga no es legal (63,9%).

Bibliotecas

El Barómetro de Hábitos de Lectura ha analizado un año más el uso de las bibliotecas. En 2021 ha remontado algo el número de visitantes a las bibliotecas. El 25,3% de los encuestados acudieron a una biblioteca en 2021, frente al 23,2% de 2020. Pero no ha llegado a recuperar los niveles previos a la pandemia (32%).

El servicio bibliotecario sigue obteniendo una muy buena valoración entre los españoles y en todas las comunidades autónomas. Las bibliotecas mejor valoradas son las de Cataluña, con un 8,7, seguidas de las del País Vasco (8,6), Castilla y León (8,5) y Cantabria (8,5). Incluso en aquellas que obtienen menor nota la nota está en un notable Murcia y Galicia (7,7)

Lectura en menores

Por último, el Barómetro analiza la lectura entre los niños y adolescentes. La lectura infantil se mantiene en valores muy elevados. En el 75,9% de los hogares con niños menores de seis años se lee a los niños. Esta cifra supone 1,5 puntos porcentuales más que en 2020. En cuanto a los niños y niñas de 6 a 9 años, el 83,7% lee libros más allá de los libros de texto. Además, en ambos casos crecen las horas semanales dedicadas a la lectura.

El derecho a leer de los estudiantes con discapacidades de lectura

Right to Read: public inquiry into human rights issues affecting students with reading disabilities. Ontario Human Rights Commission, 2022

Ver

A muchos estudiantes se les niega el «derecho a leer». La Comisión de Derechos Humanos de Ontario hace 157 llamamientos a la acción y publica su informe de investigación sobre el derecho a la lectura en relación con las cuestiones de derechos humanos que afectan a los estudiantes con discapacidades de lectura, como la dislexia.

Ontario Human Rights Commission puso en marcha su investigación pública sobre el derecho a la lectura en octubre de 2019, preocupados por el hecho de que el sistema de educación pública de Ontario no estaba satisfaciendo las necesidades de los estudiantes con discapacidades de lectura. Uno de los objetivos de la investigación era averiguar si estos estudiantes tenían un acceso significativo a la educación, como lo exige el Código de Derechos Humanos de Ontario. El informe exhaustivo sobre el Derecho a Leer incluirá conclusiones y recomendaciones detalladas para el Ministerio de Educación, los consejos escolares y las facultades de educación sobre el plan de estudios y la instrucción, la detección temprana, las intervenciones en materia de lectura, las adaptaciones, las evaluaciones profesionales y las cuestiones sistémicas.

El informe formuló 157 recomendaciones para el sector educativo, entre las que destacan la necesidad de revisar el plan de estudios de lengua del jardín de infancia y de los grados 1 a 8, la introducción de la alfabetización estructurada -un estilo de enseñanza respaldado por la investigación científica- y la introducción de una guía más clara sobre las expectativas de lectura». En general, concluye la comisión, el sistema educativo de la provincia «no está cumpliendo con su obligación de satisfacer el derecho a la lectura de los estudiantes».

Algunas estadísticas clave relacionadas con la discapacidad lectora:

  • Las discapacidades de lectura afectan aproximadamente al 10% de la población.
  • Los resultados de 2018 – 2019 de la Oficina de Calidad Educativa y Rendición de Cuentas (EQAO) indican que el 26% de los estudiantes de tercer grado de Ontario y el 53% de los estudiantes de tercer grado con necesidades educativas especiales no cumplieron con el estándar provincial (nivel 3 o 4) de lectura
  • Sólo el 50% de los alumnos con necesidades educativas especiales aprobaron el examen de alfabetización del 10º grado de la escuela secundaria de Ontario, que mide si los alumnos cumplen el nivel mínimo de alfabetización en todas las asignaturas hasta el final del 9º grado. Superar con éxito la prueba de alfabetización es uno de los requisitos para obtener el Diploma de la Escuela Secundaria de Ontario. La EQAO afirma que «la persistente discrepancia en el rendimiento entre los alumnos con necesidades educativas especiales y los que no las tienen requiere atención»
  • Sin una instrucción adecuada, más del 74% de los niños que entran en el primer grado y que corren el riesgo de fracasar en la lectura seguirán teniendo problemas de lectura en la edad adulta.
  • Se calcula que el 40% de las personas con problemas de aprendizaje padecen ansiedad, depresión y baja autoestima.
  • En un estudio, el 52% de los jóvenes sin hogar de Toronto tenían problemas de lectura.
  • El 65% de las personas que se encuentran en centros penitenciarios canadienses tienen un nivel de alfabetización inferior al de primaria.
  • Los canadienses con problemas de aprendizaje tienen un 46% más de probabilidades de haber intentado suicidarse.

Lamento que los animales no puedan escribir libros.

«La literatura ensancha nuestro ser al permitirnos experiencias que no nos pertenecen. Pueden ser hermosas, terribles, sobrecogedoras, estimulantes, patéticas, cómicas o simplemente atractivas. La literatura da cabida a todas ellas. Quienes hemos sido verdaderos lectores toda la vida no solemos darnos cuenta de la enorme extensión de nuestro ser que le debemos a los autores. Cuando mejor nos percatamos de ello es al hablar con un amigo que no lee. Puede que esté lleno de bondad y sentido común, pero vive en un mundo minúsculo en el que nosotros nos asfixiaríamos. El hombre que se conforma con ser él mismo y, por tanto, con un ser reducido, se halla en una cárcel. Mis ojos no me bastan… Ni siquiera me bastan los ojos de toda la humanidad. Lamento que los animales no puedan escribir libros. Me encantaría aprender cómo son las cosas para un ratón o una abeja, y más aún poder percibir el mundo olfativo de un perro, cargado de información y emoción. Al leer buena literatura me convierto en un millar de hombres y sigo siendo yo mismo. Como el cielo nocturno del poema griego, veo con miles de ojos, pero sigo siendo yo quien ve. Entonces, como en una oración, trasciendo en amor, en acción moral y en conocimiento; y al hacerlo es cuando realmente soy yo mismo.»

C.S. Lewis «An experiment in criticism»

El impacto de los hipervínculos, la lectura por encima y la importancia percibida al leer en la web

Jayes LT, Fitzsimmons G, Weal MJ, Kaakinen JK, Drieghe D (2022) The impact of hyperlinks, skim reading and perceived importance when reading on the Web. PLoS ONE 17(2): e0263669. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0263669

Las investigaciones actuales han demostrado sistemáticamente que la lectura en la web difiere de la lectura en otros contextos. Una diferencia específica es la presencia de hipervínculos, palabras que permiten a los usuarios navegar a una página web diferente al hacer clic. Los hipervínculos son visualmente destacados y se ha demostrado que fijan la atención durante la lectura en la web.

Otra diferencia es el hecho de que hay tanta información en la web que a menudo no se considera viable leer toda la información disponible para su comprensión. Por ello, los lectores a menudo no consideran que todo el texto tenga la misma importancia, dependiendo de su tarea. La lectura por encima del texto es un comportamiento de lectura adaptativo habitual que se adopta para que la lectura en la Web sea más manejable para el lector. De hecho, ya se ha observado que el comportamiento de lectura en pantalla se caracteriza por «pasar más tiempo hojeando y escaneando, localizar palabras clave… leer de forma no lineal y leer de forma más selectiva».

Otros estudios han revelado que la lectura en línea se lleva a cabo con mayor rapidez, lo que repercute en la comprensión. Además, la investigación educativa sugiere que hay que enseñar a los estudiantes a no depender en exceso del comportamiento de escaneo, debido al coste de procesamiento en el que se incurre. El aumento de la lectura por encima en el comportamiento de la lectura en línea invita a preguntarse cómo los lectores evalúan la importancia del texto, cuando participan en una estrategia de lectura que es tan rápida y selectiva. Por ello, esta investigación pretende explorar cómo los aspectos de la lectura en la web, concretamente la lectura por encima, la presencia de hipervínculos y la composición de una página web, afectan a la importancia percibida por los lectores del texto y, a su vez, a su comportamiento de lectura.