Archivo de la etiqueta: Identidad digital

Alfabetización de la información: De la identidad digital a la visibilidad científica

36112316486_c814959105_b_d

 

Alonso-Arévalo, J., C. Lopes, et Antunes, Maria da Luz. “Literacia da informação: Da identidade digital à visibilidade científica.” ISPA vol., n. (2016).

Texto completo

Las nuevas posibilidades de comunicación también ofrecen nuevas oportunidades para la formación, el análisis y la evaluación de la investigación. Científicos e investigadores utilizan con frecuencia aplicaciones basadas en la web en investigación. Prácticamente en todas las áreas de investigación, las herramientas digitales se han convertido en indispensables; La aparición de nuevos paradigmas como el acceso abierto, las métricas alternativas y las redes sociales son un importante ejemplo de cómo estos cambios afectaron la forma en que los estudiosos piensan en el futuro de las publicaciones académicas. Estos acontecimientos están generando nuevas posibilidades y nuevos desafíos en la evaluación de la calidad de la investigación, en el nivel de los investigadores individuales y del desarrollo profesional. Es a este nivel, que la biblioteca desempeña un papel indispensable en la formación de competencias y habilidades informativas que repercutirá en la valorización social del profesional, en su satisfacción profesional y, en última instancia, en la calidad de la propia institución. Se destacan los aspectos más relevantes en los nuevos paradigmas de comunicación y difusión científica y, a ese respecto, se recomiendan las acciones más adecuadas.

[POR] As novas possibilidades de comunicação também oferecem novas oportunidades para a formação, análise e avaliação da investigação. Cientistas e investigadores usam com frequência as aplicações baseadas na web em investigação. Praticamente em todas as áreas de investigação, as ferramentas digitais converteram-se em indispensáveis; o aparecimento de novos paradigmas como o acesso aberto, as métricas alternativas e as redes sociais são um importante exemplo de como estas mudanças afetaram a forma como os estudiosos pensam no futuro das publicações académicas. Estes acontecimentos criaram novas possibilidades e novos desafios na avaliação da qualidade da investigação, ao nível dos investigadores individuais e do desenvolvimento profissional. É a este nível que a biblioteca desempenha um papel indispensável na formação de competências e habilidades informativas que se repercutirá na valorização social do profissional, na sua satisfação profissional e, em última instância, na qualidade da própria instituição. Destacam-se os aspetos mais relevantes nos novos paradigmas de comunicação e difusão científica e, a esse respeito, recomendam-se as ações mais adequadas.

Evidencia electrónica y huella digital

32252763023_6150b6b692_d

Electronic Evidence: 4th Edition (forthcoming 2017)

PDF

Este texto bien proporciona un tratamiento exhaustivo de la huella digital y la evidencia electrónica. El esbozo revisado para la cuarta edición sigue la tradición de los libros de texto sobre huella digital y evidencia electrónica. el documento está basando en la legislación de Ingleterra y de País de Gales, con las citas apropiadas de la jurisprudencia pertinente y la legislación de otras jurisdicciones.

Capítulos
1. The sources of digital evidence
George R.S. Weir and Stephen Mason
2. The characteristics of electronic evidence
Burkhard Schafer and Stephen Mason
3. The foundations of evidence in electronic form
Stephen Mason and Daniel Seng
4. Hearsay
Chris Gallavin and Stephen Mason
5. Software code as the witness
Stephen Mason
6. The presumption that computers are ‘reliable’
Stephen Mason
7. Authenticating electronic evidence
Stephen Mason and Allison Stanfield
8. Encrypted data
Stephen Mason and Alisdair Gillespie
9. Proof: the technical collection and examination of electronic evidence
Stephen Mason, Andrew Sheldon and Hein Dries
10. Competence of witnesses
Stephen Mason

Tecnologías de la información y simulación de la identidad. Planeta Biblioteca, 2017/02/01

31840491633_e74bde2aa2_b_d

Escuchar

Ir a descargar

Libro disponible en la biblioteca

Bibliotecas USAL /USAL

En la estratosfera planetaria hoy hemos presentado el libro “Mi avatar no me comprende: cartografías de la suplantación y el simulacro de Daniel Escandel publicado en Ediciones Delirio, un ensayo en el que cartografía la suplantación y el simulacro de identidades a lo largo de la historia y su evolución en las últimas décadas con la llegada de las nuevas tecnologías, internet y las redes sociales.

Escandell reflexiona sobre los diferentes comportamientos de las personas en función del contexto en el que se encuentren y sobre cómo cambia la imagen que proyectamos a través de las redes con nuestros avatares, con respecto a la imagen real de la persona que está detrás.

El escritor sostiene que el conocimiento y la legislación sobre redes sociales y suplantaciones de identidad van muy por detrás de los criminales que se dedican a ello

En el libro cita varios ejemplos de grandes suplantadores de identidad a lo largo de la historia y cómo han cambiado las cosas, hasta el punto de que cualquier usuario de internet debe tener unos mínimos conocimientos sobre la autoprotección en internet y el manejo de datos personales.

El libro, publicado por la editorial Delirio, ya está a la venta en las principales tiendas y en plataformas digitales.

 

Gestión de la identidad y reputación digital del investigador: de las métricas alternativas a la gestión de datos de investigación

reputaciononline

“Gestión de la identidad y reputación digital del investigador: de las métricas alternativas a la gestión de datos de investigación” por Julio Alonso Arévalo

Descargar en:

Reputacion e identidad digital del investigador de Julio Alonso Arévalo

 

LUGAR

Universitat Jaume I (Castellón de la Plana) 11,30 h del lunes, 9 de enero de 2017 en el Salón de Actos del edificio del centro de postgrado.

RESUMEN

En el nuevo ecosistema informativo se están produciendo cambios profundos. Los medios sociales están modificando la forma de interactuar, presentar las ideas e información y juzgar la calidad de los contenidos y contribuciones. En los últimos años han surgido cientos de plataformas que permiten compartir libremente todo tipo de información y conectarnos a través de redes. Estas nuevas herramientas generan estadísticas de actividad e interacciones entre sus usuarios, tales como menciones, retweets, conversaciones, comentarios. Como afirma Eric Qualman “Los medios sociales no son una moda, son un cambio fundamental en la forma en que nos comunicamos.” A la par de estos cambios, la mayor parte de los investigadores han trasladado sus actividades de investigación a la web y con el éxito de los medios sociales esta situación se ha hecho más evidente, ya que estas herramientas tienen más potencialidad para desarrollar un rango mayor de influencia académica que los entornos tradicionales de publicación. Las posibilidades que ofrecen las tecnologías participativas facilitan que los autores puedan compartir información, favorecer el descubrimiento científico y la visibilidad de la investigación a través de bases de datos, plataformas y servicios de apoyo a los procesos de una investigación. Todo esto se ha visto favorecido por los avances que están impulsando una ciencia más interconectada y abierta con avances asombrosos en los sistemas de identificación de obras y de autores. Este proceso está teniendo su incidencia en la necesidad de que los investigadores conozcan, utilicen y gestionen los mecanismos de valoración, acreditación y potenciación de la visibilidad científica de sus publicaciones, lo que a su vez incide en el desarrollo de la carrera personal del investigador, pero también de manera colectiva en la calidad de las propias universidades, cuya medición se basa fundamentalmente en los ranking elaborados a partir de los datos de investigación de sus académicos.  Todo ello está poniendo de relieve la importancia más que nunca la necesidad por parte de quienes investigan de conocer los mecanismos de edición, comunicación, medición y promoción.

¿Cómo crear un perfil en ORCID?

 

27112729523_4a17448fe6_b_d

 ORCID hace que la ciencia sea más eficiente trabajando sobre sobre aspectos tales como la normalización y la interoperabilidad permitiendo que las plataformas de investigación estén mejor conectadas y qu elos investigadores puedan ser identificados de forma unívoca. Por ello ORCID proporciona un identificador digital persistente que te distingue de cualquier otro investigador y, a través de la integración en los flujos de trabajo de investigación es clave ya en muchas instituciones y revistas cuando se presenta un trabajo original para su publicación, una subvención, además de apoyar los vínculos entre el investigador y sus actividades profesionales que aseguran que su trabajo es reconocido como propio automáticamente.

ORCID es un proyecto abierto, sin ánimo de lucro, comunitario, que ofrece un sistema para la identificación inequívoca de investigadores y un método claro para vincular las actividades de investigación y los productos de estos identificadores.  ORCID tiene una habilidad única para llegar a todas las disciplinas y los sectores de investigación, cruzar fronteras nacionales y cooperar con otros sistemas de identificación.

TUTORIAL: CÓMO CREAR UN PERFIL EN ORCID

ORCID proporciona un identificador digital persistente que distingue a un invertigador de todos los otros investigadores y, por medio de la integración en flujos de trabajo de investigación clave, como presentación de manuscritos y subvenciones, también acepta enlaces automatizados entre usted y sus actividades profesionales, garantizando que el trabajo de un investigador trabajo sea reconocido. Para obtener un número de identificación ORCID el investigador se debe registrar. El investigador puede mejorar su registro ORCID con su información profesional, publicaciones y la posibilidad de ser vinculado a otros identificadores como Scopus o ResearcherID o LinkedIn.

27688580186_1f13d29970_b_d

ORCID ha cristalizado todos los proyectos mundiales de identificación de autores (ISNI, VIAF, , Research ID… ) y es usado por todos los agentes implicados en la investigación científica (editores, universidades, repositorios, agencias… ) Se dice que es un hub, un interconector para la ciencia.

La comunidad ORCID incluye investigadores individuales, universidades, laboratorios nacionales, organizaciones de investigación comercial, financiadores para la investigación, editores, agencias científicas nacionales, repositorios de datos y asociaciones de profesionales internacionales, los cuales se han visto afectados gravemente por la falta de un registro central para los investigadores.  ORCID coordina con la comunidad a través de Grupos de Trabajo y Reuniones Informativas semestrales.

El proyecto Open Researcher and ContributorID (Orcid) que intenta resolver el problema de la identificación, ambigüedad y duplicidad en los nombres de los investigadores (autores y colaboradores) mediante la creación de un registro único. Éste estará conectado con otros sistemas actuales de identificación de autor como Author Resolver, Inspire, IraLIS, RePEc, ResearcherID, Scopus Author Identifier y VIVO, entre otros. Orcid se vinculará a la producción de los investigadores facilitando conocer sus publicaciones, identificando colaboradores y revisores y en definitiva, favoreciendo el proceso de descubrimiento científico.

1_5-million-servedk

En 2015 ORCID tenía ya 1,5 millones de identidades creadas

El investigador puede incluir su identificador ORCID en su sitio web, al presentar publicaciones, solicitar subvenciones, y en cualquier flujo de trabajo de investigación para asegurarse de obtener reconocimiento por su trabajo.

ORCID trabaja con la comunidad de investigadores para identificar oportunidades para integrar los identificadores ORCID en flujos de trabajo clave, como contribuciones de manuscritos y solicitudes de subvención. ORCID alienta a terceros para que desarrollen aplicaciones que interactúen con este con el fin de potenciar la utilidad del Registro ORCID.  Proporcionamos herramientas, casos prácticos, documentación, ejemplos y código abierto para apoyar sus esfuerzos de integración.

ORCID es dirigido por una Junta Directiva con una gran representación de los múltiples actores. ORCID es apoyado por un equipo de profesionales dedicados y experimentados, encabezado por la Directora Ejecutiva Laure Haak y la Directora Técnica Laura Paglione.

Los individuos pueden usar los servicios de ORCID libremente.  La membresía de ORCID está abierta a cualquier organización interesada en integrar los identificadores de ORCID. Todas las cuotas de los miembros se utilizan para mantener y desarrollar ORCID en beneficio de la comunidad de investigación

surveymap

Distribución geográfica de indentificadores (ID) ORCID en el mundo

 

Las principales conclusiones de este amplio estudio de alrededor de 6.000 personas en todo el mundo son:

• Existe una alta conciencia de que ORCID es gratuito para los investigadores (75%) y que es una organización sin fines de lucro (63%); sin embargo algunos investigadores dicen que tienen un escaso conocimiento (34%)

• El 70% de los encuestados saben que tienen un iD ORCID, pero el 9% de estos titulares de una iD, desconocen o no saben nada en absoluto sobre ORCID.

• El 60% de los titulares de una ID de ORCID dice que la principal razón para tener un registro personal es que “los identificadores persistentes son una forma de ayudar a mejorar el impacto de los resultados de su  investigación en Internet”

• Independientemente de si tienen un iD de ORCID, las principales razones de la mayoría de los encuestados registrados es que es gratis (80%); permite disponer fácilmente de los resultados de la investigación (80%); es más fácil para las personas encontrar y compartir su trabajo (80%); y son un identificador único para toda el desarrollo profesional  (78%)

• Los encuestados tienen más probabilidades de haber oído hablar de ORCID a través de la recomendación de un colega (31%) o su editor (29%); si bien el 43% dice que se le pidió proporcionar su identificación al intentar publicar un artículo en una revista.

• Son más propensos a usar su iD ORCID cuando presentan un original para su publicación (55,7%), en su universidad (25,8%), y cuando solicitaron una  subvención (13%). el 26% no utiliza actualmente ID de ORCID

• Sólo el 18% de todos los encuestados fueron capaces de confirmar que su organización es miembro de ORCID;  el 40% de los encuestados indican que es un iD (identificador) requerido por parte de su sistema institucional.

• Los encuestados en todas las disciplinas esperan ser capaces de conectar sus publicaciones a su ID de ORCID – especialmente para los artículos de revistas (92%), libros (73%), y capítulos de libros (66%) -, aunque hay diferencias por la disciplina en cuanto a la conexión con otras contribuciones de investigación.

• Los atributos asociados con ORCID son (en orden): abierto, nuevo, accesible, eficiente, fácil de usar. ORCID es menos probable que sea visto como algo innecesario, difícil de utilizar, una obviedad, o que sea complicado.

• Existe un apoyo significativo para los mandatos ORCID, con un 72% de los encuestados que están de acuerdo o fuertemente de acuerdo en que éstos beneficiarían a la comunidad mundial de investigación, que les sería indiferente el 21%, y sólo el 7% está en desacuerdo o muy en desacuerdo. Del mismo modo, entre dos tercios y tres cuartas partes encontró que es útil si su editor (75%), institución (67%), proveedor de fondos (67%), o sociedad profesional (64%) establece un mandato para disponer de un iDs ORCID mandato

Ver artículo

Garcia Gómez, C. “ Orcid: un sistema global para la identificación de investigadores.” El Profesional de la Información vol. 21, n. 2 (2012).  pp. 210-212.

Armstrong., L. Haak, A. Meadows; A. Stone. ORCID Survey 2015. Edtion ed.: ORCID 2015.

 

 

Cómo construir nuestra reputación en linea

26908460811_c7aa508d6b_b_d

La información personal que se mueve en Internet no deja de crecer. Cada día, millones de personas utilizan servicios como redes sociales, foros, páginas de compra…, lo que deja un rastro de su actividad, gustos y preferencias, en definitiva de su comportamiento y forma de ser. Toda esta información amplía el concepto tradicional de identidad y lo lleva a una nueva dimensión. Ya no se trata de una identidad definida por rasgos físicos, ni por documentos que acreditan al portador unas capacidades y le habilitan para realizar ciertas actividades, sino de un concepto más amplio en el que la vida digital enriquece la vida real dando lugar a la Identidad Digital. (Identidad Digital: El nuevo usuario en el mundo digital. Madrid. Fundación Telefónica, 2013)

“Nadie conoce el futuro. El futuro sólo se puede crear”.
Jack Ma

La identidad digital se compone de la suma total de las huellas digitales relacionadas con un individuo o una comunidad: las huellas es el “perfil” que corresponde a lo que digo sobre mi (que soy); cuando “Navegamos” trazamos que sitios hemos visito, comentamos o compramos (cómo me comporto); y, finalmente, dejamos por escrito huellas enunciativas – lo que publico en mi blog, por ejemplo – que reflejan directamente mis ideas y opiniones (lo que pienso).

Una de las cuestiones planteadas por la identidad digital en la Web es saber qué estrategias de identidad escoger. Para las individuos, empresas, e instituciones lo que más importa es el fortalecimiento de su identidad con fines de visibilidad, económicos, o sociales. Ello supone disponer de un gran activo de la red donde se hacen más visibles nuestras opiniones, escritos, investigaciones, productos, relaciones sociales e intereses, para ello existe toda una gama de herramientas para medir el perímetro de la identidad digital de una persona o entidad, poner en práctica estrategias de reputación o simplemente comprobar la disponibilidad de un nombre o marca en un determinado servicio, sitio web o red social. La forma más sencilla de ver nuestra identidad en línea es escribir nuestro nombre en Google u otro motor de búsqueda de uso general. Esto nos permitirá identificar los sitios en los que aparece nuestro nombre dentro de nuestro control, además de obtener también algunas huellas de identidad que escapaban a nuestro control, es decir lo que otros dicen de nosotros, de nuestra institución,  marca o negocio.

Potenciación de la Identidad digital en el contexto académico

Por otro lado, la cuestión de la identidad varía de una red a otra. La cuestión del anonimato, por ejemplo, está ausente en las redes sociales profesionales donde los usuarios muestran su CV precisamente para que sea conocido y dar visibilidad y reputación a nuestros contenidos. Es el caso de las redes sociales científicas como Research Gate, Academia.edu, etc. Este proceso está teniendo su incidencia en la necesidad de que los investigadores conozcan, utilicen y gestionen los mecanismos de valoración, acreditación y potenciación de la visibilidad científica de sus publicaciones, lo que a su vez incide en el desarrollo de la carrera personal del investigador, pero también de manera colectiva en la calidad de las propias universidades, cuya medición se basa fundamentalmente en los ranking elaborados a partir de los propios datos de investigación de sus académicos.  Todo ello está poniendo de relieve la importancia más que nunca la necesidad por parte de quienes investigan de conocer los mecanismos de edición, comunicación, medición y promoción.

26976984895_4ed780bfcb_o_d

Como potenciar nuestra reputación en linea 

Sin lugar a dudas la mayor parte de los investigadores han trasladado sus actividades de investigación a la web y con el éxito de los medios sociales esta situación se ha hecho más evidente, ya que estas herramientas tienen más potencialidad para desarrollar un rango mayor de influencia académica que los entornos tradicionales de publicación. Han surgido cientos de plataformas que permiten compartir libremente todo tipo de información y conectarnos a través de redes. Estas nuevas herramientas generan estadísticas de actividad e interacciones entre sus usuarios tales como menciones, retweets, conversaciones, comentarios en Blogs o en Facebook; gestores de referencias que muestran índices de popularidad de las referencias más compartidas por otros investigadores o repositorios que generan estadísticas de visitas, o descargas de artículos.

Herramientas como Altmetric.com bajo suscripción, muestran el impacto de la investigación a sus autores y lectores de modo muy gráfico y nuevo. Monitorear, buscar y medir todas las conversaciones acerca de los artículos de una revista, así como los publicados por sus competidores. Recoge las menciones de artículos académicos de todas partes de la Web mediante la recopilación de menciones en los periódicos, blogs, redes sociales y otros sitios web. En cuestión de minutos, permite al autor disponer de los datos altmetrics para mostrarlos en su plataforma o aplicación.

La reputación científica es esencial para los investigadores, contribuye a su progreso, reconocimiento, obtención de subvenciones y de becas de investigación académica. Esta se basa fundamentalmente en los indicadores cuantitativos, como el Índice H, el número de citas, el número de artículos y otros indicadores. La Web nos permite, casi de forma gratuita, trabajar juntos, difundir nuestra investigación y llegar a los colegas de todo el mundo. Nada es más fácil que buscar en la Web. Es de reconocimiento casi común que la Web es actualmente el entorno propio de la investigación, y que el buen contenido combinado con los esfuerzos de difusión adecuados hará que una investigación sea potencialmente visible lo cual provocará una retroalimentación (feedback) que generará una capacidad por parte del investigador de tomar el control de la reputación y la difusión de su trabajo.La reputación digital puede ser potenciada y gestionada, por ello es importante que el investigador conozca los diferentes canales y destrezas para gestionar su visualización y posicionamiento. El investigador puede encontrar un aliado en el propio bibliotecario.

La firma es un elemento identitario único para el investigador. Sin embargo frecuentemente el nombre de un investigador aparece bajo innumerables formas que producen un importante efecto sobre el impacto de las publicaciones. Por ello es necesario establecer una forma única de identidad. En los últimos años han surgido sistemas que intentan paliar esta situación creando un sistema global de identificación de autores. Es el caso de Open Researcher and ContributorID (ORCID) un proyecto abierto, sin ánimo de lucro, comunitario, que ofrece un sistema para la identificación inequívoca de investigadores y un método claro para vincular las actividades de investigación y los productos de estos identificadores. ORCID tiene una habilidad única para llegar a todas las disciplinas y sectores de investigación, cruzar fronteras nacionales y cooperar con otros sistemas de identificación. ORCID proporciona un identificador digital persistente que distingue a un investigador de todos los otros investigadores garantizando que el trabajo de un investigador sea reconocido como suyo, con la posibilidad de ser vinculado a otros identificadores como Scopus, ResearcherID, Author Resolver, Inspire, IraLIS, RePEc, o LinkedIn. Orcid también se vincula a la producción de los investigadores facilitando conocer sus publicaciones, identificando colaboradores y revisores y en definitiva, favoreciendo el proceso de descubrimiento científico. Además el investigador puede incluir su identificador ORCID en su sitio web, al presentar publicaciones, solicitar subvenciones, y en cualquier flujo de trabajo de investigación para asegurarse de obtener reconocimiento por su trabajo.

En resumen, la Investigación 2.0 es la aplicación de las tecnologías de la web social al proceso científico permitiendo que las personas se relacionen de manera fluida y que los datos se compartan de forma abierta. Las posibilidades que ofrecen las tecnologías participativas facilitan que los autores puedan compartir información, favorecer el descubrimiento científico y la visibilidad de la investigación a través de bases de datos, plataformas y servicios de apoyo a los procesos de una investigación.

Conclusión

En conclusión. los datos de nuestra identidad, y los medios por los que se accede a ellos, son naturalmente porosos. Los diferentes sitios en los que publicamos partes de nuestra identidad digital son cada vez más, y cada vez más sistemática e interconectada. por ejemplo, si estoy conectado a YouTube a través de Gmail, Google añadirá todos los vídeos que tengo en mi perfil a mis intereses.

Cada vez que entramos en una búsqueda en línea, actualizamos nuestro estado o escribimos en nuestro “muro”, proporcionamos a los motores de búsqueda y redes sociales – más a menudo  involuntariamente que voluntaria –  una verdadera mina de información sobre lo que somos y cómo nos comportamos en línea. En última instancia, cada clic, de acción o comportamiento actúa como si fueran metadatos en una especie de panóptico global.

.

¿Qué es la identidad digital?

 

scanpix_40578153-1000x50we_identitetscirklerne

La cuestión de la identidad digital y e-reputación es central en el ecosistema de Internet de hoy en día, tanto en términos de uso individual como colectivo. Una identidad digital se compone de la suma total de las huellas digitales relacionadas con un individuo o una comunidad: las huellas es el “perfil” que corresponde a lo que digo sobre mi (que soy); cuando “Navegamos” trazamos que sitios hemos visito, comentamos o compramos (cómo me comporto); y, finalmente, dejamos por escrito huellas enunciativas – lo que publico en mi blog, por ejemplo – que reflejan directamente mis ideas y opiniones (lo que pienso).

Más precisamente, la identidad digital se puede definir tanto como la colección de trazas (escritos, audio / vídeo, mensajes de contenido del foro, detalles de acceso, etc.) que dejamos detrás de nosotros, consciente o inconscientemente, ya que al navegar por la red, dejamos el reflejo de esta masa de rastros tal como aparece después de haber sido “remezclado” por los motores de búsqueda.

Mi identidad digital incluye lo siguiente: dirección IP; cookies; mensajes de correo electrónico; nombre de pila; apellido; nombres de usuario; personal, administrativo, bancario, detalles profesionales y sociales; fotos; avatares y logotipos; etiquetas; vídeos; artículos; comentarios en foros; datos de geolocalización, etc.

heree28099s-how-to-see-yourself-as-a-marketer

Huella y reputación digital a veces se utilizan indistintamente, aunque existen matices. La reputación digital es un complemento para la identidad digital, mi reputación digital o e-reputación, corresponde a lo que otros dicen de mí. También puede ser mi “marca” (en cuyo caso hablamos de la marca personal). Es necesariamente subjetiva y fluctuante. En base a la imagen percibida, sino también en relación a la confianza y la credibilidad, ya que puede desenmarañar con una rapidez inversamente proporcional al tiempo que se necesita para establecerla  y construirla.

¿Dónde están mis detalles de acceso?

Con la proliferación de servicios en línea se da un crecimiento exponencial de los sistemas de inicio de sesión, es decir, un nombre de usuario y la contraseña que se proporciona emparejada al acceso a esos servicios. No es raro que un individuo posea varias decenas de nombres de usuario y contraseñas diferentes. Tantos, de hecho, que hemos sido testigos de la aparición de programas de software especialmente diseñados para manejar mejor todas estas identidades múltiples de inicio de sesión.

Hoy en día, más y más servicios en la Web han optado por simplificar la tarea a sus usuarios mediante la suscripción de un único punto de acceso conocido como OpenID, en el que un único nombre de usuario y contraseña permiten a los usuarios acceder a sus mensajes de correo electrónico, el panel de su blog, su Facebook o cuenta de Twitter. en este sentido el sistema “Do Not Track” es un estándar desarrollado para los navegadores por el W3C que puede utilizarse en distintos navegadores (Firefox, Google Chrome, Internet Explorer) sirve para establecer la gestión “nativa” de inicio de sesión además de proteger la privacidad de sus usuarios, ofreciendo modos de navegación privada que no almacenan la datos de conexión habitual.

face-digi

Al llevar a cabo una búsqueda en Google nos da la ilusión de una página en blanco que no contiene nada más que el campo de búsqueda. Sin embargo a partir de este momento, e incluso cuando navegamos en el motor de búsqueda, Google sabe lo que somos y cual es nuestra identidad, compila todas nuestras solicitudes de búsqueda y el acceso a todos y cada mensaje que hemos enviado o recibido.

Cuando dejamos iniciada una sesión en un servicio antes de usar otro, en alguna manera estamos bajando la  guardia ya que los motores de búsqueda analizan esta correlación. Es por eso que los rastros que de manera inconsciente dejamos en la red son fundamentales para la definición de la identidad digital.

La práctica de identificar y localizar a los usuarios es justificada por la mayoría de las compañías de Internet como la única manera de proporcionar una experiencia de navegación enriquecida para personalizar el servicio ofrecido. Si bien este argumento se puede justificar en términos técnicos, no exime a esas mismas empresas de proporcionar garantías con respecto a la cantidad de tiempo que conservan estos datos personales, y cómo se utiliza. Cuando añadimos estas aplicaciones a nuestro perfil, los anunciantes son capaces de aprender acerca de nuestras preferencias y gustos, incluso sobre toda una parte importante de nuestra vida privada, a veces incluso incluyendo nuestras relaciones íntimas.

Magnifying glass over finger printlike shape made of binary code

Todos los días producimos y reproducimos una cantidad fenomenal de huellas digitales. Del mismo modo que el volumen de documentos web se multiplicó exponencialmente hace unos años, hoy en día estamos asistiendo a una nueva explosión: la huella de identidad. Nuestras prácticas diarias de publicación en línea consisten en la posibilidad de subir fotos a Flickr o Picasa, la publicación de comentarios diarios en Facebook o Twitter, subir vídeos a YouTube. También compartimos marcadores en Delicious vs Diigo, subimos archivos de documentos a Google, leemos y emitimos correos electrónicos en los servicios de correo web, hacemos post en nuestros blogs, artículos en periódicos, publicaciones académicas en los repositorios de acceso abierto y revistas en línea, compramos libros en plataformas de editores, etc. Además nuestras prácticas como usuarios también se han multiplicado como resultado de las estrategias de sincronización ofrecidas por la mayoría de los principales ecosistemas de información en la red: Por ejemplo comenzamos la lectura de un documento en mi tableta de pantalla táctil del móvil en el transporte público, luego seguimos leyendo el mismo documento en el lugar donde lo dejamos en el ordenador personal en casa o a través de un servicio de suscripción tales como Amazon, Google Play o iTunes. Con todo ello estamos documentando nuestra identidad digital, literalmente, duradera y cada vez más transparente, formando parte de ella tanto los documentos que producimos, como lo que dicen de nosotros dentro de las interfaces de los motores de búsqueda y redes sociales.

El control de nuestra identidad

Una de las cuestiones más importantes en lo que se conoce como la “sociedad de la información” es que en cierta manera permite a todos y cada uno de nosotros invertir esta tendencia entre lo vivido y lo percibido de la identidad digital, y en alguna manera poder retomar el control, para medir el alcance de nuestras huellas de identidad como una conjunto y, si lo deseamos, delimitar sus perímetros.

La identidad digital va de la mano con lo que los psicólogos llaman “escopofilia”, o el deseo de ver, junto con el deseo de ver sin ser visto, o, a la inversa, de existir al ser visto, son estos impulsos psicológicos, que van desde la mera falta de cuidado a la falta de modestia al por mayor, que provocan las huellas digitales que dejamos detrás de nosotros al ignorar o rechazar la admisión, o su potencial para causarnos algún daño.

Identidad vitro y post mortem. 

La identidad digital ahora trasciende las fronteras de la vida biológica. Un estudio de AVG que data de octubre de 2007 ha demostrado que el 81% de los niños menores de dos años ya tienen una presencia digital, es decir, una o varias fotos publicadas en las redes sociales por sus propios padres … Y después de la muerte Por ejemplo, http://www.laviedapres.com. En Facebook, cuando un miembro de la red social muere, puede rellenar un formulario para que sus “amigos” sepan que el perfil del fallecido se puede congelar y se transforma en un “memorial digital” en la que estos mismos “amigos” pueden dejar mensajes. Otras empresas han hecho negocio de la gestión de nuestro identidad digital post mortem.

La interconexión es un peligro para la identidad

No hace mucho tiempo, en un mundo en gran medida desconectado, nuestra identidad parecía protegida. Sólo unos pocos años más tarde, en un mundo en gran medida conectado, nuestra identidad a veces está peligrosamente expuesta. Hoy en día vivimos en un mundo de hiper-proximidad, conectividad permanente y, tecnología ubicua nómada. En este mundo, nuestra identidad está en peligro si no ponemos garantías en su lugar. O, más precisamente, nuestra identidad puede poner en peligro de forma permanente nuestras relaciones sociales, tanto en el mundo físico como en el digital. Esto es se atestigua con los numerosos casos de personas que están siendo despedidos del trabajo después de usar la mayor red social del mundo demasiado ingenuamente.

El psicólogo Abraham Maslow describe el proceso típico de construcción de identidad entre los usuarios. Este proceso puede transponerse en el mundo digital. En la parte inferior es la necesidad de “seguridad”, es decir, la necesidad de elegir un nombre de usuario. Luego viene la necesidad de amor y pertenencia, que puede ser canalizada en cualquier sitio de la comunidad. Después de esto es la necesidad de ser tenido en alta estima por los demás, que nos lleva a utilizar diversas estrategias para construir y gestionar nuestra “reputación” digital.  Por último, existe la necesidad de autoestima, en otras palabras, el narcisista que sustenta y completa cualquier estrategia de presencia o de identidad en la Web, es decir, la auto-realización, que puede definirse como la armonía entre la identidad percibida y deseada de una persona o empresa.

Control y gestión de la identidad digital

Por otra parte está la parte positiva. Una de las cuestiones planteadas por la identidad digital en la Web es saber qué estrategias de identidad escoger. Para las individuos, empresas, e instituciones lo que más importa es el fortalecimiento de su identidad con fines de visibilidad, económicos, o sociales. Ello supone disponer de un gran activo de la red donde se hacen más visibles nuestras opiniones, escritos, investigaciones, productos, relaciones sociales e intereses, para ello existe toda una gama de herramientas para medir el perímetro de la identidad digital de una persona o entidad, poner en práctica estrategias de reputación o simplemente comprobar la disponibilidad de un nombre o marca en un determinado servicio, sitio web o red social. La forma más sencilla de ver nuestra identidad en línea es escribir nuestro nombre en Google u otro motor de búsqueda de uso general. Esto nos permitirá identificar los sitios en los que aparece nuestro nombre dentro de nuestro control, además de obtener también algunas huellas de identidad que escapaban a nuestro control, es decir lo que otros dicen de nosotros, de nuestra institución,  marca o negocio.

Varios sitios actúan como “agregadores”, en otras palabras, recuperan información con nuestro nombre de diferentes fuentes y presentan esta información de forma sinóptica. El más conocido de estos sitios fue 123people.com, donde aparece la dirección (recuperada de las páginas amarillas), fotos asociadas a un nombre (tomadas de Flickr o Google), artículos (publicados en mi sitio web, repositorio o blog), los nombres de dominio “Soy dueño” (o puedo comprar), videos (recuperados de YouTube), y los “contactos” (extraídos de los sitios de redes sociales que autorizan esta práctica). La eficacia de estas herramientas se correlacionan de forma natural con la actividad real en línea y la presencia, además de la configuración de privacidad que hemos elegido para diferentes cuentas.

Y si realmente quiero saber todo sobre una persona están los llamados “Neighbourhood search engines” (Motores de búsqueda de Vecindad). Aunque estos actualmente sólo están disponible en los Estados Unidos y son de pago Intelius.com y Everyblock.com proporcionan información muy detallada sobre un individuo dado, como su dirección y número de la seguridad social, las fechas de su matrimonio y, o divorcio, los nombres y números de teléfono de sus vecinos, el valor de las propiedades que poseen, así como la fecha en que lo compró, el tamaño de la parcela sobre la que se construye su casa, una imagen de satélite de su casa, la edad media de las personas que viven en su barrio. El coste de estos servicios varía de 2$ a más de 50$.En los Estados Unidos, tal información es de libre acceso en diferentes bases de datos gubernamentales. No hay necesidad de contratar a detectives privados para averiguar esta información.

Para aquellos que deseen vigilar rigurosamente los perímetros de su identidad en línea y seguimiento de las menciones de su nombre, incluso en los foros de discusión más oscuros, se necesita un enfoque más preciso y sistemático. En la actualidad hay soluciones profesionales de software especialmente diseñadas para llevar a cabo este tipo de monitorización o vigilancia de un nombre o denominación. estas herramientas exploran sistemáticamente lo que se conoce como la Web “invisible”, que va de los foros de discusión de las bases de datos del gobierno. La reputación en línea se ha convertido en un mercado muy competitivo, con empresas dedicadas a la “gestión de la imagen y la protección”, la “influencia”, “limpieza” y “análisis de de la marca”. Los servicios que ofrecen se obtienen mediante una suscripción anual  que va desde 15 € al mes para  mantenerse al tanto de lo que otros dicen de mí (o mi negocio) en la Web, a una suscripción de 100 € al año se nos permite trabajar una “buena” reputación, o incluso – y esta es una opción muy popular entre los padres norteamericanos – que se le mantenga informado de la actividad en línea de los hijos (sus amigos en Facebook, la fotos que publican, los mensajes que envían y reciben, etc.).

Potenciación de la Identidad digital en el contexto académico

Por otro lado, la cuestión de la identidad varía de una red a otra. La cuestión del anonimato, por ejemplo, está ausente en las redes sociales profesionales donde los usuarios muestran su CV precisamente para que sea conocido y dar visibilidad y reputación a nuestros contenidos. Es el caso de las redes sociales científicas como Research Gate, Academia.edu, etc. Este proceso está teniendo su incidencia en la necesidad de que los investigadores conozcan, utilicen y gestionen los mecanismos de valoración, acreditación y potenciación de la visibilidad científica de sus publicaciones, lo que a su vez incide en el desarrollo de la carrera personal del investigador, pero también de manera colectiva en la calidad de las propias universidades, cuya medición se basa fundamentalmente en los ranking elaborados a partir de los propios datos de investigación de sus académicos.  Todo ello está poniendo de relieve la importancia más que nunca la necesidad por parte de quienes investigan de conocer los mecanismos de edición, comunicación, medición y promoción.

Sin lugar a dudas la mayor parte de los investigadores han trasladado sus actividades de investigación a la web y con el éxito de los medios sociales esta situación se ha hecho más evidente, ya que estas herramientas tienen más potencialidad para desarrollar un rango mayor de influencia académica que los entornos tradicionales de publicación. Han surgido cientos de plataformas que permiten compartir libremente todo tipo de información y conectarnos a través de redes. Estas nuevas herramientas generan estadísticas de actividad e interacciones entre sus usuarios tales como menciones, retweets, conversaciones, comentarios en Blogs o en Facebook; gestores de referencias que muestran índices de popularidad de las referencias más compartidas por otros investigadores o repositorios que generan estadísticas de visitas, o descargas de artículos.

Herramientas como Altmetric.com bajo suscripción, muestran el impacto de la investigación a sus autores y lectores de modo muy gráfico y nuevo. Monitorear, buscar y medir todas las conversaciones acerca de los artículos de una revista, así como los publicados por sus competidores. Recoge las menciones de artículos académicos de todas partes de la Web mediante la recopilación de menciones en los periódicos, blogs, redes sociales y otros sitios web. En cuestión de minutos, permite al autor disponer de los datos altmetrics para mostrarlos en su plataforma o aplicación.

La reputación científica es esencial para los investigadores, contribuye a su progreso, reconocimiento, obtención de subvenciones y de becas de investigación académica. Esta se basa fundamentalmente en los indicadores cuantitativos, como el Índice H, el número de citas, el número de artículos y otros indicadores. La Web nos permite, casi de forma gratuita, trabajar juntos, difundir nuestra investigación y llegar a los colegas de todo el mundo. Nada es más fácil que buscar en la Web. Es de reconocimiento casi común que la Web es actualmente el entorno propio de la investigación, y que el buen contenido combinado con los esfuerzos de difusión adecuados hará que una investigación sea potencialmente visible lo cual provocará una retroalimentación (feedback) que generará una capacidad por parte del investigador de tomar el control de la reputación y la difusión de su trabajo.La reputación digital puede ser potenciada y gestionada, por ello es importante que el investigador conozca los diferentes canales y destrezas para gestionar su visualización y posicionamiento. El investigador puede encontrar un aliado en el propio bibliotecario.

La firma es un elemento identitario único para el investigador. Sin embargo frecuentemente el nombre de un investigador aparece bajo innumerables formas que producen un importante efecto sobre el impacto de las publicaciones. Por ello es necesario establecer una forma única de identidad. En los últimos años han surgido sistemas que intentan paliar esta situación creando un sistema global de identificación de autores. Es el caso de Open Researcher and ContributorID (ORCID) un proyecto abierto, sin ánimo de lucro, comunitario, que ofrece un sistema para la identificación inequívoca de investigadores y un método claro para vincular las actividades de investigación y los productos de estos identificadores. ORCID tiene una habilidad única para llegar a todas las disciplinas y sectores de investigación, cruzar fronteras nacionales y cooperar con otros sistemas de identificación. ORCID proporciona un identificador digital persistente que distingue a un investigador de todos los otros investigadores garantizando que el trabajo de un investigador sea reconocido como suyo, con la posibilidad de ser vinculado a otros identificadores como Scopus, ResearcherID, Author Resolver, Inspire, IraLIS, RePEc, o LinkedIn. Orcid también se vincula a la producción de los investigadores facilitando conocer sus publicaciones, identificando colaboradores y revisores y en definitiva, favoreciendo el proceso de descubrimiento científico. Además el investigador puede incluir su identificador ORCID en su sitio web, al presentar publicaciones, solicitar subvenciones, y en cualquier flujo de trabajo de investigación para asegurarse de obtener reconocimiento por su trabajo.

En resumen, la Investigación 2.0 es la aplicación de las tecnologías de la web social al proceso científico permitiendo que las personas se relacionen de manera fluida y que los datos se compartan de forma abierta. Las posibilidades que ofrecen las tecnologías participativas facilitan que los autores puedan compartir información, favorecer el descubrimiento científico y la visibilidad de la investigación a través de bases de datos, plataformas y servicios de apoyo a los procesos de una investigación.

Conclusión

En conclusión. los datos de nuestra identidad, y los medios por los que se accede a ellos, son naturalmente porosos. Los diferentes sitios en los que publicamos partes de nuestra identidad digital son cada vez más, y cada vez más sistemática e interconectada. por ejemplo, si estoy conectado a YouTube a través de Gmail, Google añadirá todos los vídeos que tengo en mi perfil a mis intereses.

Cada vez que entramos en una búsqueda en línea, actualizamos nuestro estado o escribimos en nuestro “muro”, proporcionamos a los motores de búsqueda y redes sociales – más a menudo  involuntariamente que voluntaria –  una verdadera mina de información sobre lo que somos y cómo nos comportamos en línea. En última instancia, cada clic, de acción o comportamiento actúa como si fueran metadatos en una especie de panóptico global.

.

Recomendaciones bibliográficas

 

1235-225x270

Olivier, E. (2016). [e-Book] What is digital identity?. OpenEdition Press, 2015.

Texto completo

How to Use for Business A Beginner’s Guide. Edtion ed.: HubSpot.com, 2012. <http://www.hubspot.com/Portals/53/docs/HowToUseTwitterForBusiness.pdf&gt;.

Identidad Digital: El nuevo usuario en el mundo digital. Edtion ed. Madrid: Fundación telefónica, 2013. <http://www.fundaciontelefonica.com/arte_cultura/publicaciones-listado/pagina-item-publicaciones/?itempubli=229&gt;.

Identidad Digital: El nuevo usuario en el mundo digital. . Edtion ed. Madrid: Madrid. Fundación Telefónica, 2013. <http://publiadmin.fundaciontelefonica.com/media/es/que_hacemos/media/publicaciones/identidad_digital.pdf?&gt;.

ALONSO ARÉVALO, J., J. A. CORDÓN GARCÍA, R. GÓMEZ DÍAZ AND B. GARCÍA-DELGADO GIMÉNEZ Uso y aplicación de herramientas 2.0 en los servicios, producción, organización y difusión de la información en la biblioteca universitaria. Investigación Bibliotecológica, 2015/01/13/ 2015, 28(64). <http://www.revistas.unam.mx/index.php/ibi/article/view/45692&gt;.

ALONSO-ARÉVALO, J. Alfabetización en Comunicación Científica: Acreditación, OA, redes sociales, altmetrics, bibliotecarios incrustados y gestión de la identidad digital. Alfabetización informacional: Reflexiones y Experiencias, 20 Y 21 de marzo del 2014. 2014. <http://eprints.rclis.org/22838/&gt;.

ANDALIA, R. C., M. N. RODRÍGUEZ AND K. M. P. RODRÍGUEZ ORCID: en busca de un identificador único, permanente y universal para científicos y académicos. Revista Cubana de información en ciencias de la salud, 2014/11/27/ 2014, 26(1). <http://www.rcics.sld.cu/index.php/acimed/article/view/697&gt;.

BURLAMAQUI, C. D. V. Pós-Modernidade e Fragmentação do Sujeito: globalização, identidade e transmidiação/ Postmodernity and Fragmentation of the Subject: globalization, identity and transmediation. Revista Hipertexto, 2011 2011, 1(2), 55-80. <http://www.latec.ufrj.br/revistas/index.php?journal=hipertexto&page=article&op=view&path%5B%5D=322&gt;.

CASTAÑEDA, L. AND M. CAMACHO Desvelando nuestra identidad digital. El Profesional de la Información,  2012, 21(4), 354-360. <http://elprofesionaldelainformacion.metapress.com/app/home/contribution.asp?referrer=parent&backto=issue,4,17;journal,1,84;linkingpublicationresults,1:105302,1&gt;.

ERTZSCHEID, O. Qu’est-ce que l’identité numérique? : Enjeux, outils, méthodologies. Edtion ed. Marseille: OpenEdition Press, 2013. 70 p. ISBN 978-2-8218-1338-0. <http://books.openedition.org/oep/332&gt;.

ESPARZA, D. Crisis de identidad y revolución digital. Caracteres: estudios culturales y críticos de la esfera digital,  2012, 1(1), 77-85. <http://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/4228898.pdf&gt;.

MAS, M. T. Gestores de información y reconocimiento social. BiD: Textos universitaris de biblioteconomia i documentació, 2014 2014, (32). <http://bid.ub.edu/es/32/taladriz2.htm&gt;.

OLIVIER, E. Qu’est-ce que l’identité numérique ? Edtion ed. Marseille: OpenEdition Press 2013. ISBN 9782821813373. <http://books.openedition.org/oep/332&gt;.

OLIVIER, E. What is digital identity? Edtion ed.: OpenEdition Press, 2016. <http://books.openedition.org/oep/1235&gt;.