Libro blanco sobre la identidad digital

fingerprint

 Digital Identity: On the Threshold of a Digital Identity Revolution: White Paper.  [e-Book] Cologny, Suiza, World Economic Forum, 2018.

Texto completo

La identidad es el primer paso de cada transacción en el entorno digital. A lo largo de los años, la mayoría de las transacciones entre dos identidades se ha visto principalmente en relación con la validación de una credencial (“¿Es esta información genuina?”), (“¿Coincide la información con la identidad?”) y autenticación de una identidad (“¿Este ser humano/cosa coincide con su identidad? ¿Eres realmente quien dices ser?”). Estos las preguntas no han cambiado con el tiempo, sólo los métodos tener cambio. Este documento explora los desafíos de la identidad actual y las tendencias que tendrán un impacto significativo en los sistemas de identidad en el futuro.

Este documento explora los sistemas actuales de identidad digital y las tendencias que tendrán un impacto significativo en el futuro. Examina cómo los mecanismos de identidad y autenticación para humanos, dispositivos/cosas y entidades legales pueden compartir definiciones comunes y apoyar valores comunes para crear una economía y una sociedad digital más confiable.

Individuos, entidades legales y dispositivos por igual, pueden verificar una identidad de confianza necesaria para interactuar y realizar transacciones con otros. El concepto de identidad no es nuevo, históricamente la identidad se ha basado en la utilización de credenciales a partir de cuentas y sellos de cera en pasaportes, tarjetas de identificación y certificados de nacimiento, para probar quiénes somos. Las cuestiones relacionadas con la identidad como son las pruebas, fraude, robo de credenciales y exclusión social han desafiado a los individuos a lo largo de la historia. Pero, las esferas en las que vivimos y operamos se han ampliado, en primer lugar geográficamente y ahora en la economía digital, las formas de en el que los humanos, los dispositivos y otras entidades interactúan han evolucionado rápidamente, y en consecuencia está cambiando la forma en que gestionamos nuestra identidad

A medida que avanzamos hacia la Cuarta Revolución Industrial y a medida que cada vez más transacciones se llevan a cabo digitalmente, hace necesario disponer de una representación digital de la propia identidad; esto se aplica a los seres humanos, dispositivos y entidades legales. Para los seres humanos, esta prueba de identidad es fundamental. requisito previo para acceder a servicios críticos y participar en sistemas económicos, sociales y políticos modernos. Para operar con dispositivos la identidad digital es fundamental para llevar a cabo las transacciones, especialmente porque los dispositivos serán capaces de realizar transacciones relativamente independiente de los humanos en un futuro cercano.

En el caso de las personas jurídicas, el estado actual de la gestión de la identidad consiste en procesos manuales ineficientes que podrían beneficiarse de las nuevas tecnologías y arquitecturas para apoyar el crecimiento digital. A medida que aumente el número de servicios, transacciones y entidades digitales, será cada vez más importante garantizar que las transacciones se realicen en una red segura y de confianza en la que cada entidad pueda ser identificada y autenticada.