Archivo de la etiqueta: Marketing

Por qué el logotipo de su biblioteca puede ser horroroso: lo que hay que hacer y lo que no hay que hacer en el diseño del logotipo

Why your library’s logo might be terrible: dos and don’ts of logo design by Laura Solomon, 2021

Texto completo

Lo que hay que hacer:

  • Consiga un profesional especializado en logotipos. Sí, ya lo he dicho antes. Si valora la reputación de su biblioteca, no debe escatimar en este aspecto.
  • Prueba sus prototipos de logotipos con personas que no sean de la biblioteca. Las preguntas que les hagas a estas personas también son importantes. No preguntes “¿Cuál te gusta más?”. Pruebe: “¿Qué opción crees que es indicativa de una organización más fiable?”.
  • Si vas a cambiar los colores de tu marca, piénsalo bien y asegúrate de investigar sobre la psicología del color. Un diseñador de logotipos profesional también puede ayudarte con esto. Ese rojo brillante puede parecerle estupendo a usted, pero no le sienta bien a su comunidad.
  • Escoge el tipo de letra adecuado. Sí, la psicología de los tipos de letra existe, y la gente asocia ciertos tipos de letra con ciertos propósitos. Algunos tipos de letra se ven muy bien en formato impreso, pero no son tan buenos en formato digital.
  • Además de la elección del tipo de letra correcto, hay que tener en cuenta aspectos como el interlineado y el espaciado.
  • Asegúrate de que el logotipo está disponible en formato vectorial. Los diseñadores profesionales suelen proporcionarle al menos una versión en formato TIFF, EPS y/o .ai. Se trata de versiones vectoriales que se amplían o reducen limpiamente, a diferencia de un JPG (con el software adecuado). Necesitarás esto para la imprenta

No hagas:

  • Organizar un concurso en la comunidad para un nuevo logotipo. Aunque la intención es buena, casi nunca funciona y puede retrasar el proceso. Una biblioteca con la que trabajé hizo esto, y descubrí después de que se anunciara el ganador que el logotipo estaba PLAGIADO. (El “artista” calcó literalmente una imagen de archivo). Incluso si la obra de arte es original, la calidad suele ser dudosa y poco profesional.
  • Utiliza imágenes de stock o clipart. Son baratos y fáciles. Precisamente por eso no deberías usarlas nunca. No son únicos, casi seguro que no son representativos de tu biblioteca y su comunidad, y ¿quién quiere un logotipo que diga a sus usuarios que son baratos y fáciles? Ten cuidado con los creadores de logotipos en línea por esta misma razón.
  • Deje que el diseñador comience el proceso sin hacer ninguna investigación. Algunos diseñadores empezarán a hacer bocetos de inmediato. “¡Oh, una biblioteca! Eso es fácil!” Huye. Huye. El diseñador debe esforzarse por comprender la misión de la biblioteca y su integración en la comunidad.

¿Por qué es fundamental que las bibliotecas se centren menos en las transacciones y más en las relaciones?

The Truly Engaged Library User: Why It’s Critical That Libraries Focus Less on Transactions and More on Relationships.

Texto completo

Hay dos maneras de definir el compromiso en los esfuerzos de promoción de su biblioteca.

Compromiso transaccional

Una forma de hablar del compromiso en el marketing de las bibliotecas se centra exclusivamente en los números.

¿Cuántos “me gusta”, “compartidos”, “comentarios” y “mensajes directos” reciben sus publicaciones en las redes sociales? ¿Cuántas personas se han inscrito para asistir a su programa gracias al folleto que les ha entregado? ¿Cuántas personas utilizaron una base de datos después de la formación que se impartió sobre la misma?

Estas cifras concretas son medibles y fáciles de explicar. Realizan una acción. El compromiso transaccional son datos que demuestran que la gente interactúa con el marketing de la biblioteca.

Compromiso relacional

Pero el compromiso no puede, ni debe, definirse únicamente por las cifras concretas. También debe ser la construcción de relaciones continuas que la biblioteca hace con los usuarios.

La gente puede abrir sus correos electrónicos y hacer clic en sus publicaciones en las redes sociales. Están sacando libros y utilizando sus servicios. Pero lo más importante es cómo se sienten con respecto a su biblioteca a largo plazo.

El compromiso debe implicar la construcción de una relación más profunda con los usuarios a lo largo del tiempo. Cuando esto ocurre, la relación se manifestará en formas que van más allá de los números.

Este es el verdadero valor de su biblioteca. Los usuarios no sólo utilizarán más la biblioteca, sino que también harán más donaciones, se ofrecerán como voluntarios, hablarán para apoyarte más a menudo e influirán en otras personas para que utilicen la biblioteca.

Si este tipo de relaciones no ha estado en su lista de prioridades, no es el único. Un estudio realizado por Chief Marketing Officer descubrió que la mayoría de los profesionales del marketing no fomentan las relaciones a largo plazo. En cambio, se centran más en la naturaleza transaccional del compromiso.

Esto se debe a que el compromiso transaccional es fácil de medir. Puede presentar esas métricas a su supervisor y a la junta directiva. Puedes demostrar que lo que haces es eficaz. Y puedes sentirte bien con tu trabajo.

Es mucho más difícil explicar a los gestores de la biblioteca y a las partes interesadas que está creando una conexión emocional y una lealtad de por vida con su comunidad. Es difícil convencerles de que esto es importante. También es difícil medir este trabajo.

Y la construcción de relaciones no se produce de la noche a la mañana. Las bibliotecas pueden sentir que no tienen el lujo de dedicar tiempo a este trabajo. Pero debemos hacerlo. Y debemos hacerlo ahora mismo.

Por qué es el momento de centrarse en la creación de relaciones

Las bibliotecas se encuentran en una encrucijada. No puedo insistir lo suficiente en esto: al entrar en el mundo post-pandémico, no debemos volver a hacer las cosas como las hacíamos antes de la crisis.

Las bibliotecas ya se enfrentaban a recortes presupuestarios, apatía y acusaciones de irrelevancia. Y eso fue antes de que la pandemia nos obligara a cerrar y a cortar los tenues lazos con nuestra comunidad al separarnos físicamente de nuestros usuarios.

La pandemia nos obligó a dar un giro a nuestros modelos de servicio. Hemos demostrado que podemos cambiar y adaptarnos. Debemos aprovechar esta oportunidad para que los programas de marketing también tomen una nueva dirección. No podemos dejar que el miedo a hacer algo diferente nos impida hacer los cambios audaces necesarios para pasar a una posición real de éxito. Las bibliotecas deberían aprovechar este momento para poner sus miras en la fidelización. Vamos a necesitarla para sobrevivir en el mundo post-pandémico.

La clave es el compromiso relacional. Si nos centramos en la fidelización, aprenderemos más sobre nuestras comunidades. Podemos utilizar esos descubrimientos para crear servicios que realmente resuelvan problemas. Podemos proporcionar los servicios que nuestra comunidad necesita, no los servicios que pensamos que necesitan.

Sí, sé que esto suena un poco ambicioso y descabellado

Acabamos de salir de un gran acontecimiento que nos ha cambiado la vida. La mayoría de las bibliotecas piensan que deben centrarse únicamente en intentar que sus cifras de circulación y uso vuelvan a los niveles anteriores a la pandemia.

Pero yo creo que esta es una oportunidad para hacer algo más grande. Este momento es una oportunidad que se presenta una vez en la vida.

Los empleados de las bibliotecas suelen buscar el significado más profundo del trabajo que realizan. Quieren saber que su trabajo tiene un impacto en la comunidad. Si nos centramos en construir relaciones sostenibles de lealtad y confianza con nuestra comunidad, el personal sentirá que está contribuyendo a los objetivos generales de la biblioteca de forma significativa.

¿Cómo funciona la creación de relaciones en una biblioteca real?

Digamos que una biblioteca hace sugerencias de lectura personalizadas. Es posible que los miembros del personal consideren su trabajo como algo transaccional. Un lector pide una sugerencia y responde a unas cuantas preguntas. El personal de la biblioteca le envía una lista de libros sugeridos en función de sus preferencias de lectura. Interacción completada.

Para que esta interacción deje de ser únicamente transaccional y se convierta en una interacción de creación de relaciones, el miembro del personal de la biblioteca podría escribir un correo electrónico o una nota personal al lector para explicarle por qué ha elegido esos libros en concreto. Unas semanas más tarde, el empleado podría ponerse en contacto con el lector para preguntarle su opinión sobre las selecciones. ¿Le han gustado? ¿Qué libros han sacado? ¿Aprendieron algo nuevo sobre lo que les gusta leer?

Esta interacción lleva más tiempo, pero es más significativa. Demuestra que la biblioteca se preocupa por la persona y se esfuerza por ofrecer el mejor servicio al cliente posible. Y así es como se fideliza a la comunidad.

Aquí hay más ideas que le ayudarán a tomar las interacciones transaccionales de la biblioteca y convertirlas en un compromiso de construcción de relaciones.

Cómo responder a las quejas de los usuarios sobre los recursos y servicios de la biblioteca

How to Respond to Challenges and Concerns about Library Resources. Garnar, Martin, and Trina Magi. Intellectual Freedom Manual. Tenth Edition. Chicago: ALA Editions. 2021

Como cualquier servicio público, las bibliotecas reciben quejas y muestras de preocupación. Una de las responsabilidades del bibliotecario es manejar estas quejas de manera respetuosa y justa. Las Las quejas que más preocupan a los bibliotecarios son las que se refieren a los recursos de la biblioteca o a las políticas de libre acceso. La clave para gestionar con éxito estas quejas es asegurarse de que el personal de la biblioteca y las autoridades gestoras conozcan los procedimientos de reclamación y su aplicación. Como procedimiento operativo normal, cada biblioteca debería:

  • Mantener una política de selección de materiales. Debe estar por escrito y ser aprobada por la autoridad competente. Debe aplicarse a todos los materiales de la biblioteca por igual.
  • Mantener una política de servicios bibliotecarios. Ésta debe abarcar las políticas de registro, la programación y los servicios de la biblioteca que impliquen cuestiones de acceso.
  • Mantener un método claramente definido para gestionar las quejas. La queja debe presentarse por por escrito y el denunciante debe estar debidamente identificado antes de que se tomen medidas. Una decisión debe aplazarse hasta que la autoridad administrativa competente la estudie en su totalidad. (Se adjunta un modelo de formulario adjunto). El proceso debe seguirse, tanto si la queja se origina internamente o externa.
  • Mantener la formación continua. Llevar a cabo una formación periódica en el servicio para familiarizar al personal, la administración y la autoridad gestora con la política de selección de materiales y la política de de servicio de la biblioteca y los procedimientos de gestión de las quejas.
  • Mantener líneas de comunicación con los organismos publicos, religiosos, educativos y políticos de la comunidad. La participación del consejo de administración y del personal de la biblioteca en las organizaciones cívicas locales y las presentaciones a estas organizaciones deben enfatizar el proceso de selección de la biblioteca y los principios de libertad intelectual.
  • Mantener un sólido programa de información pública en nombre de la libertad intelectual. Los periódicos, la radio y la televisión deben ser informados de las políticas que rigen la selección y el uso de los recursos, así como de las actividades especiales relacionadas con la libertad intelectual. y uso de recursos, y de cualquier actividad especial relacionada con la libertad intelectual.
  • Estar familiarizado con la legislación municipal y estatal relativa a la libertad intelectual y los derechos. Seguir estas prácticas no impedirá recibir recibir quejas de grupos de presión o individuos, pero debería proporcionar una base para actuar cuando se expresen estas preocupaciones. Cuando se presente una queja, sigue uno o varios de los siguientes pasos los pasos que se indican a continuación:

a) Escucha con calma y cortesía la queja. Recuerda que la persona tiene derecho a expresar su preocupación. El uso de buenas habilidades de comunicación ayuda a muchas personas a entender la necesidad de diversidad en las colecciones de la biblioteca y en el uso de los recursos de la misma. En caso de que la persona no esté satisfecha, informa al denunciante de la política y los procedimientos de que dispone la biblioteca sobre la política y los procedimientos para tratar las quejas sobre los recursos de la biblioteca. Si la persona rellena un formulario sobre su inquietud, asegúrese de que se le envía una respuesta por escrito relacionada con la inquietud.

b) Es esencial notificar a la administración y/o a la autoridad de gobierno (consejo de la biblioteca, etc.) la queja y asegurarles que se están siguiendo los procedimientos de la biblioteca. Presenta la información completa y por escrito sobre la naturaleza de la queja y la identificación de la fuente.

c) Cuando sea apropiado, busca el apoyo de los medios de comunicación locales. La libertad de lectura y la libertad de prensa van de la mano.

d) Cuando sea apropiado, informe a las organizaciones cívicas locales de los hechos y consigue su apoyo. Responde a la presión negativa con presión positiva.

e) Hacer valer los principios de la Carta de Servicios de la Biblioteca como responsabilidad profesional. Las leyes que rigen la obscenidad, el material subversivo y otras materias cuestionables están sujetas a la interpretación de los tribunales. Los recursos de la biblioteca que cumplan con las normas establecidas en la política de selección de materiales o de desarrollo de la colección no deben ser retirados hasta que se celebre una vista contradictoria que dé lugar a una resolución judicial definitiva.

f) Ponte en contacto con organizaciones profesionales para informarles de la denuncia y conseguir su apoyo y ayuda de otros organismos

Los principios y procedimientos expuestos anteriormente se aplican a todo tipo de quejas relacionadas con los recursos o intentos de censura y son apoyados por grupos como la National Education Association, the American Civil Liberties Union and the National Council of Teachers of English, así como la Asociación Americana de Bibliotecas (ALA). Si bien las prácticas proporcionan medios positivos para preparar y de grupos de presión, sirven al propósito más general de apoyar la Carta de Derechos de las Bibliotecas, en particular el artículo 3, que establece que “las bibliotecas deben desafiar la censura en el cumplimiento de la responsabilidad de proporcionar información e ilustración”.

El bibliotecario visible: cómo afirmar tu valor con la ayuda del marketing y la promoción

Siess, Judith A. Visible Librarian: Asserting Your Value with Marketing and Advocacy. Chicago: ALA, 2003

Texto completo

En la introducción, la autora cita la reciente reducción y cierre de bibliotecas y la eliminación de muchos puestos de trabajo en las mismas como prueba de que las bibliotecas ya no son un hecho en la sociedad actual. La autora atribuye parte de la culpa a los bibliotecarios, que, según ella, no se han promocionado bien a sí mismos ni a sus servicios, ni han sido buenos defensores de su profesión. En los cinco capítulos siguientes, la autora ofrece formas para que los bibliotecarios reviertan esta situación y superen su actual “invisibilidad”. Los capítulos tratan sobre el servicio al usuario, el marketing, la publicidad, las relaciones públicas y la defensa de la profesión, a la vez que ofrecen a los lectores sólidos consejos, recomendaciones y sabiduría extraídos de una amplia gama de expertos y fuentes. Desprovisto de teorías abstractas y propuestas irreales, el contenido es sólido y práctico, reforzado por citas, investigaciones, historias y estudios de casos. La guía concluye con una impresionante lista de fuentes adicionales y un índice. Un recurso esclarecedor y oportuno muy recomendable para todas las bibliotecas.

Bibliotecario, visualízate en tiempos de pandemia

Librarian, Market Thyself
Por Caren Zentner Luckie, LLRX 24 abr 2021

Ver noticia original

La mayoría de nosotros actualmente estamos trabajando desde casa, no somos necesariamente visibles para nuestros usuarios en este momento. ¿El hecho de no estar en la oficina o en la biblioteca ha provocado una disminución nuestra visibilidad? ¿Estamos fuera de la vista y de la mente de nuestros usuarios? Creo que la respuesta a ambas preguntas es si. Por ello es importante de impulsar algunas acciones que ayuden a que nuestros usuarios sepan que existimos y que seguimos ahí para ayudarles de diferentes formas.

Antes de marzo de 2020, éramos visibles para nuestros usuarios porque los veíamos en el pasillo, en las aulas y en las reuniones, e incluso en la biblioteca. Todo eso cambió cuando pasamos a trabajar desde casa. Se acabaron las reuniones en persona de cualquier tipo. Todas estas reuniones se empezaron a celebrar con Zoom (u otra plataforma online) muy rápidamente. Al principio, había reuniones de grupos de práctica cada semana, y después de unos meses, creo que muchos de nosotros experimentamos una “sobrecarga de Zoom”. A medida que el trabajo desde casa se convirtió en la norma, las reuniones pasaron de ser semanales gradualmente a la normalidad anterior a COVID de ser mensuales (o incluso menos frecuentes). Todo el mundo se acostumbró a contactar y conectarse por teléfono/correo electrónico/Zoom.

Pero, ¿cuántos de nosotros en la biblioteca asistimos a las reuniones de los grupos de práctica de forma regular? Si no lo haces, te animo a que empieces a hacerlo.. Yo asisto regularmente a las reuniones de varios de mis grupos de práctica. No siempre tengo algo que aportar, pero ver mi cara, o mi nombre, en la pantalla les recuerda que estoy allí y disponible para ayudar. De vez en cuando, oigo que alguno de los asistentes está trabajando en algo, y puedo añadir un comentario sobre un recurso de la biblioteca que puede servir de ayuda. Si no es así, a estas alturas ya formo parte de la mesa redonda “en qué estás trabajando” y simplemente les recuerdo que nuestro grupo de investigación está disponible para ayudarles si necesitan algo.

Si tengo tiempo, preparo un resumen rápido de un recurso que sería útil para el grupo. Una especie de “discurso de ascensor”. O, si estoy realmente preparada, me pongo en contacto con el líder del grupo con bastante antelación y consigo permiso para que un proveedor asista y haga una breve presentación (de 15 minutos) sobre un recurso previamente desconocido o infrautilizado por el grupo. Hemos hecho algunas de estas presentaciones y han sido muy bien recibidas. Es una oportunidad para que los usuarios e investigadores vean lo que tenemos disponible. Y ese es mi objetivo. Puede que no sea algo que muchos de ellos vayan a utilizar, pero tienen una mejor idea de la información que pueden solicitar.

Esto último es realmente válido para el desarrollo del negocio. Tenemos una persona del departamento de marketing que asiste a casi todas las reuniones del grupo de práctica. Como resultado de algunas de las breves presentaciones, hemos organizado sesiones sólo para el grupo de marketing. No van a utilizar los productos, al menos no lo suficiente como para justificar la obtención de una plaza/licencia, pero aprenden más sobre nuestros recursos y lo que pueden (y no pueden) pedir.

Sólo porque no te vean en persona, no dejes que tus usuarios se olviden de que estás ahí. Encuentra formas de promocionarte a tí mismo y a tu biblioteca. Ya sea asistiendo a reuniones, enviando recordatorios para las presentaciones de formación, o preparando y presentando sesiones de formación. Haz un “marketing” creativo y hazte visible.

Marketing en las bibliotecas públicas

Maria Leonor Cardoso Sérgio, P. (2007). O Marketing nas Bibliotecas Públicas Portuguesasnull: Publicações do Cidehus.

Texto completo

Las bibliotecas públicas, como cualquier otra organización, tienen su propio mercado y necesitan adoptar procedimientos y utilizar metodologías y técnicas adecuadas para gestionar la relación con ese mismo mercado de usuarios reales y potenciales. Es en este sentido que el marketing, una disciplina nacida y desarrollada en el seno de las organizaciones con ánimo de lucro, puede constituir una valiosa herramienta para lograr una gestión más eficiente de dichas instituciones.

Encuesta sobre la utilización del marketing en las bibliotecas públicas

LJ Public Library Marketing Survey. Library Journal, 2020

Texto completo

En este informe, las bibliotecas públicas estadounidenses informan sobre los métodos de promoción que utilizan para comunicar los servicios y programas de la biblioteca. Los datos abarcan la financiación, los objetivos y la medición del marketing, y los cargos responsables del marketing. La mayoría de los datos están segmentados por bibliotecas de tamaño pequeño, mediano, grande y extragrande (determinado por la población atendida).

El 100% de los encuestados promociona los próximos programas de la biblioteca en sus comunidades. Además, el 93% publica información sobre la marca de la biblioteca, como horarios y y el 89% promociona información sobre las colecciones y los recursos disponibles para el público. Aproximadamente tres cuartas partes de las bibliotecas, la mayoría de las más grandes, promocionan información sobre los servicios de la biblioteca, como el libro-biblioteca o el alquiler de espacios.

El 53% de los encuestados estuvieron de acuerdo con la afirmación “Reforzar los esfuerzos de marketing es una prioridad para nosotros este año”, por encima del 41% que estaba de acuerdo con la misma afirmación en 2012. Las bibliotecas más pequeñas están detrás del aumento en la priorización de los esfuerzos de marketing de las bibliotecas. El 46% de las bibliotecas públicas asignan fondos específicamente para fines de marketing (desde el 42% de las bibliotecas pequeñas hasta el 80% de las más grandes).

Métodos de promoción

  • El sitio web de la biblioteca es el canal de promoción número uno para todo tipo de
    información de la biblioteca. Las redes sociales, la señalización en la biblioteca y los folletos/folletos son los siguientes métodos de promoción más utilizados.
    métodos de promoción más utilizados.
  • Las redes sociales son consideradas el método más eficaz para promocionar eventos por todas las bibliotecas, excepto las más grandes.
  • Las bibliotecas más grandes de nuestra muestra mencionaron el boca a boca como su herramienta de marketing de eventos más eficaz.
  • Los boletines de noticias de las bibliotecas, ya sean impresos o electrónicos, empatan en en el tercer lugar en cuanto a su eficacia en la promoción de eventos de la biblioteca.
  • El número medio de programas de la biblioteca ofrecidos semanalmente es de 10, que van desde 8 para las más pequeñas, que atienden a menos de 25.000 personas, hasta 44 para las bibliotecas más grandes, que atienden a 500.000 personas o más.

Medios sociales

  • La presencia de las bibliotecas públicas en los medios sociales ha aumentado del 86% en 2012 al 97% en 2018.
  • Facebook es universalmente el canal de medios sociales utilizado por las bibliotecas. Pero dos tercios de las bibliotecas mantienen una presencia en los medios sociales en más de un canal. Cada vez más, las grandes
    bibliotecas colocan vídeos en YouTube, por ejemplo.
  • Un tercio de las bibliotecas que utilizan los medios sociales comparten diariamente mensajes de marketing con sus seguidores, mientras que un 88% comparte en las redes sociales al menos una vez a la semana.

Correos electrónicos y mensajes dirigidos

  • Casi todas las bibliotecas (97%) recogen las direcciones de correo electrónico de sus usuarios. La mayoría, el 83%, solicita correos electrónicos al registrar el carné de la biblioteca, y cerca de la mitad los recogen cuando los usuarios se inscriben para
    recibir boletines informativos o notificaciones de reserva por correo electrónico.
  • Sólo un tercio de las bibliotecas dirigen sus mensajes de marketing (a pequeñas empresas, o padres de niños pequeños, por ejemplo). De ellas, el 75% se dirige a los correos electrónicos, el 49% a las redes sociales y el 12% a través del correo postal.
  • Dos tercios de las bibliotecas elaboran un boletín informativo, siendo la modalidad preferida una frecuencia mensual de frecuencia.
  • Las bibliotecas más grandes tienen un calendario de boletines más estructurado (generalmente mensual o semanal). Las bibliotecas más pequeñas prefieren el mensual
  • La correspondencia por correo electrónico que no sea un boletín informativo se envía más bien según las necesidades, tal vez sólo para eventos especiales o campañas específicas.

Publicidad pagada

  • Aproximadamente la mitad de las bibliotecas pequeñas/medianas y tres cuartas partes de las más grandes pagaron por publicidad en el último año. El periódico local y las redes sociales son los medios en los que más se más a menudo.
  • El pago de la publicidad depende en gran medida de factores tales como si la biblioteca tiene un presupuesto de marketing o un personal dedicado a las relaciones públicas/comunicaciones.

Responsabilidades de marketing

  • La mayoría de las bibliotecas, el 87%, afirma que los miembros del personal general se encargan de las tareas de marketing además de sus otras funciones. En tres cuartas partes de las bibliotecas pequeñas y en cerca de la mitad de las
    bibliotecas medianas, las tareas de marketing recaen exclusivamente sobre los hombros de los miembros del personal.
  • Los miembros del personal interno estiman que dedican entre 4 y 5 horas semanales a las tareas de marketing.
  • El 27% de las bibliotecas públicas cuenta con personal dedicado a las relaciones públicas/comunicaciones (la media de personal dedicado a las relaciones públicas es de 1,8), y el 4% contrata a consultores de marketing.
  • El personal de marketing interno consulta con los desarrolladores de programas de la biblioteca para crear mensajes salientes el 82% de las veces, mientras que el personal de marketing interno consulta con los desarrolladores de programas de la biblioteca para crear mensajes salientes el 82% de las veces, mientras que sólo el 58% del personal dedicado a las relaciones públicas hace lo mismo.

Eficacia y planes de marketing

  • Más de la mitad de las bibliotecas describen sus esfuerzos de marketing con una tibia calificación de “algo eficaz”. Sólo el 6% califica sus esfuerzos de marketing como “muy eficaces”.
  • El 20% de las bibliotecas públicas cuenta con un plan de marketing. El porcentaje aumenta con el tamaño de la biblioteca, oscilando entre el 16% de las pequeñas bibliotecas y el 67% de las más grandes. bibliotecas más grandes. Otro 15% está creando un plan de marketing y más de la mitad de las bibliotecas creen que les vendría bien un plan de marketing.
  • La falta de personal y la financiación son los principales obstáculos a los que se enfrentan las bibliotecas para lograr su plan de plan de marketing ideal. El tiempo para poner en marcha un plan de marketing ocupa un tercer lugar.

Objetivos de marketing y medición

  • Un tercio de las bibliotecas, especialmente las pequeñas y medianas, desearían
    medir la eficacia del marketing, pero no tienen tiempo para ello.
  • Dos tercios de las bibliotecas afirman que evaluar la eficacia de sus mensajes de marketing les ayuda a tomar decisiones sobre futuras ofertas. La mitad de las bibliotecas, especialmente las más grandes más grandes, utilizan medidas de eficacia para demostrar sus éxitos a los administradores y y a las partes interesadas.
  • El 7% de las bibliotecas “siempre” y el 19% “habitualmente” establecen objetivos de rendimiento (como objetivos de asistencia o circulación) antes de una campaña de marketing. Cuanto más grande es la biblioteca más probable es que se fijen objetivos de rendimiento.
  • El método más popular para medir la eficacia del marketing es el seguimiento de las cifras de asistencia. El análisis digital y las medidas de compromiso, como los “me gusta”, las acciones y las tasas de apertura, son el objetivo de un tercio de las bibliotecas (casi la mitad tienen personal dedicado a las relaciones públicas). que directamente preguntan a los asistentes cómo se enteraron de un programa, ya sea verbalmente o durante el proceso de registro/evaluación, es una técnica de medición para aproximadamente 1 de cada 5 bibliotecas.

Marketing en la biblioteca: de la pasión a la práctica

Heinze, Jill Stover. Library Marketing: From Passion to Practice. E-book, Ann Arbor, MI: Against the Grain (Media), LLC, 2017, https://doi.org/10.3998/mpub.9944237. Accessed 21 Jan 2021.

Texto completo

¿Por qué los bibliotecarios tienen tantos problemas con el marketing? En un momento en que las universidades y los colegios exigen que las bibliotecas demuestren su valor y los usuarios tienen tantas otras opciones para descubrir información, parece extraño que los bibliotecarios se opongan tanto a una herramienta que les permita relacionarse estrechamente con los mismos usuarios que son el centro de las bibliotecas.

Como deja claro Jill Heinze en esta animada y apasionada sesión informativa, el marketing es una herramienta que permite a una institución evaluar su lugar en un mercado y comunicar el valor a sus usuarios basándose en las necesidades y problemas de éstos. Esta herramienta de comercialización no tiene por qué tener relación con las preocupaciones comerciales tradicionales y, de hecho, el marketing basado en la misión es ahora importante incluso para las instituciones con fines de lucro.

La adopción de conceptos clave de comercialización y planificación, dice Heinze, puede exigir que las bibliotecas replanteen las estructuras organizativas, las operaciones y las misiones, pero también demuestra que este replanteamiento puede ser totalmente acorde con la misión de las bibliotecas en un contexto educativo.

El reto de saber comunicar el valor de la biblioteca

Accart, Jean-Philippe (dir.). Communiquer ! Les bibliothécaires, les décideurs et les journalistes. Nouvelle édition [en ligne]. Villeurbanne : Presses de l’enssib, 2010

Texto completo

PDF

El reto de la comunicación con los representantes elegidos, los responsables de la adopción de decisiones y los periodistas se ha convertido en algo vital para las bibliotecas: se trata de mostrar a las autoridades de supervisión sus actividades, hacer inteligible su estrategia de desarrollo y construir una imagen institucional sólida.

¿De qué medios dispone la biblioteca para demostrar el valor de su existencia? ¿Cómo podemos comunicarnos con un funcionario municipal o regional electo, un líder político de la biblioteca? ¿Qué puede aportar una buena colaboración con los periodistas, con los socios naturales o jerárquicos dentro de la universidad o la autoridad local? ¿Cómo hacer un buen uso de los métodos de lobby y de marketing, o el uso de las redes sociales? Estas son algunas de las preguntas que se abordan aquí.

Una quincena de autores de diversos orígenes (sociólogos, profesores, periodistas, bibliotecarios, responsables de comunicación…) comparten sus experiencias, dan consejos metodológicos y herramientas muy útiles, proponiendo numerosos ejemplos y escenarios. Autor de varias obras en el ámbito de las ciencias de la documentación y la información, Jean-Philippe Accart es actualmente Director de Bibliotecas de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Ginebra.

Jean-Philippe Accart

Mode d’emploi

Partie I : Communiquer pour exister

Violaine Appel, Hélène Boulanger et Lylette Lacote-Gabrysiak

1. Instaurer une culture de la communication dans les bibliothèques Claude Poissenot

2. On parle de la bibliothèque : image des bibliothèques dans la presse régionale

Partie II : Devenir visible aux yeux des décideurs

Ophélie Ramonatxo

1. Devenir une « arme » stratégique pour sa collectivitéJean-Marc Vidal

2. Instaurer un dialogue entre l’élu et le bibliothécaire Corinne Sonnier

3. Être prêt pour l’action : les bibliothèques départementales de prêt Sabrina Granger

4. Dialoguer avec les instances de décision : les bibliothèques universitaires Marie-Noëlle Laroux

5. Convaincre de nouveaux partenaires financiers : un exemple à Lyon 2 Susanne Bieri

6. Jouer le rôle de médiateur : les liaisons heureuses du Cabinet des estampes de la Bibliothèque nationale suisse

Partie III : Utiliser les outils et les réseaux

Marie Le Calonec

1. Définir sa stratégie en cohérence avec la communication culturelle globale

Serge Courrier

2. Réussir ses relations avec la presse écriteCéline Carrier

3. Publier une lettre d’information : l’exemple de « l’orange bleue »

Didier Desormeaux

4. Communiquer auprès des médias audiovisuels. Bibliothèques et télévisions : qui a besoin de quoi pour qui ?

Luc Maumet

5. Travailler avec une agence de communication

Gaël Revelin

6. Faire le meilleur usage des outils du web 2.0

Partie IV : Convaincre aux plans associatif et international

Dominique Lahary

1. Communiquer grâce au lobbying : l’interassociation des bibliothécaires et des documentalistes (IABD)Joanne Yeomans

2. Porter l’action au plan européen : le rôle d’EBLIDA

Daisy McAdam

3. Utiliser le marketing. De l’action locale à la communication globale

Jean-Philippe Accart

MémentoSigles et abréviationsGlossaireBibliographieListe des auteurs

El vídeo viral del vaquero Larry Curbside anunciando con entusiasmo los productos y servicios de la biblioteca

Internet se está enamorando de Larry Curbside, el vaquero con sombrero, ultra entusiasta de la Biblioteca Pública del Condado de Harris en Texas (HCPL). En un vídeo promocional que se ha hecho viral de la biblioteca Barbara Bush de la HCPL, Larry comparte un tono irresistible para usar los servicios de recogida de la sucursal.

“Tenemos estantes y estantes de libros, Blu-rays y DVDs, y nada nos gustaría más que encargarnos de todas sus necesidades de lectura, investigación y entretenimiento”, exclama Larry en el video. “¿Cuánto cuesta todo esto? Cero dólares! Es una locura lo mucho que obtienes gratis”.

Curbside Larry es el alter ego del empleado de la biblioteca John Schaffer, que ha ganado adeptos más allá del área de servicio de la HCPL con su parodia de anuncios de coches usados. Texas Monthly apodó al personaje un héroe “instantáneamente icónico” y Houstonia escribió que está “ayudándonos a ser lo mejor de nosotros mismos”. La autora Catherynne M. Valente escribió en Twitter: “Por favor, envíe esto por Internet en 80 segundos porque es la única cosa feliz que he visto en meses. Las bibliotecas son nuestro corazón”.