Archivo de la etiqueta: Acceso

El acceso a los archivos en España

 

1c6dbfdb3145d73ccc3f14b637b79e43000001

Antonio González Quintana, Sergio Gálvez Biesca, Luis Castro Berrojo (dirs.). El acceso a los archivos en España. Fundación Francisco Largo Caballero, 2019

Texto completo

Ver además

Libros gratis sobre ARCHIVOS y ARCHIVÍSTICA

 

En conjunto, nos ofrecen una información muy completa de la situación de nuestros archivos, el acceso a sus fondos, las limitaciones legales y materiales que existen, además de sus experiencias en la investigación.

 

La presente obra, dirigida por Antonio González Quintana, Sergio Gálvez Biesca y Luis Castro Berrojo, reúne un total de 20 colaboraciones. Sus autores y autoras son profesionales de algunos de los grandes archivos de nuestro país. También han contribuido especialistas en legislación, así como personas que se dedican a la investigación, especialmente a la Historia.

Este libro pone de manifiesto el valor y la importancia del acceso libre y universal a los documentos de los archivos, así como a la libertad de obtención de información como un Derecho Humano. Como todo Derecho Humano corresponde al Estado su tutela y garantía. Tutela y garantía que deberían implementarse por dos vías. En primer lugar, mediante la promulgación de una nueva legislación adaptada a las necesidades de los usuarios –es decir, la ciudadanía– y a los estándares democráticos internacionales. En segundo lugar, dotando a los archivos de los medios técnicos y humanos necesarios para la conservación, tratamiento y difusión de los fondos. En suma, el desarrollo de políticas públicas archivísticas para la defensa de los Derechos Humanos. Unas políticas que han de formar parte de la lucha contra la impunidad del franquismo. Unas políticas, destinadas a garantizar los principios de Verdad, Justicia, Reparación y Garantía de No Repetición, sobre los que reiteradas veces diferentes organismos de las Naciones Unidas han llamado la atención al Estado español, dada su parálisis al respecto. Lógicamente, las políticas públicas archivísticas a las que aludimos, deben garantizar asimismo la libertad de investigación.

En el libro encontramos tres partes diferenciadas, una primera dedicada a la situación y al marco legal y reglamentario desde una perspectiva internacional hasta el desarrollo normativo en nuestro país, sus carencias, sus limitaciones, las novedades, y los cambios y recomendaciones que los autores entienden que habría que adoptar para mejorar la situación del acceso a los documentos desde el punto de vista jurídico.

 

 

Campus Activated Subscriber Access (CASA): acceso sin fisuras al contenido suscrito por una biblioteca

casa_5

Campus Activated Subscriber Access (CASA), proporciona un acceso sin fisuras al contenido suscrito o adquirido para los usuarios de una institución, incluso cuando están fuera del campus o desde un dispositivo móvil.

 

CASA es una extensión del servicio Subscriber Links de Google Scholar que permite identificar la afiliación institucional de un usuario cuando accede al contenido desde una ubicación autorizada en el campus y, a continuación, facilita el acceso continuo a las colecciones de libros y revistas de la biblioteca desde su casa o cuando utiliza un dispositivo que no está conectado a la red de la institución.

Anurag Acharya, co-creador de Google Scholar, dijo: “CASA se basa en el programa de enlaces de suscripción de Google Scholar, que proporciona enlaces directos en la interfaz de búsqueda a las colecciones suscritas para los usuarios del campus. Con CASA, un investigador puede comenzar una búsqueda de literatura en el campus y retomar el trabajo donde lo dejó una vez que esté en casa, o viajar, sin tener problemas de acceso a los contenidos suscritos por la biblioteca. Sus colecciones suscritas se destacan en las búsquedas de Google Scholar y puede acceder a los artículos exactamente de la misma manera que en el campus”.

CASA ayuda a las bibliotecas a proporcionar a sus usuarios el acceso más inmediato al contenido adquirido, a la vez que soporta los acuerdos de licencia para agilizar aún más el acceso al contenido, al conectar a los usuarios con el contenido autorizado mediante licencias de forma rápida y fiable, dondequiera que decidan hacer su investigación.

 

 

 

 

 

¿Quién está descargando artículos científicos piratas? TODO EL MUNDO. En los países ricos y pobres, los investigadores acuden al sitio web Sci-Hub.

chmf2jlu8aacn7v

Bohannon, John Who’s downloading pirated papers? EVERYONE. In rich and poor countries, researchers turn to the Sci-Hub website.  Science Magazine. American Association for the Advancement of Science, 2016

Texto completo

Los artículos científicos son fuentes primarias necesarias para la investigación ya que contienen una descripción detallada de nuevos resultados y experimentos. Ahora mismo SciHub, tal como afirma la propia página “el primer sitio web pirata en el mundo para proporcionar acceso público y masivo a decenas de millones de documentos de investigación”, contiene unos  60.000 artículos que cualquier persona puede descargar de manera gratuita, simplemente introduciendo el número DOI, la URL o buscando por el título.

Sci-Hub fue cread0 en 2011 por la neurocientífica kayazistana Alexandra Elbakyan, y cuyo proyecto ha sido descrito por la ciencia tanto como un acto de altruismo, como una empresa criminal masiva. Lo cierto es que en diciembre de 2016, Nature Publishing Group la nombró una de las 10 personas más influyentes de 2016. Elbakyan actualmente se encuentra exiliada en un destino desconocido por temor a ser extraditada o encarcelada.

Según Elsevier que denunció a Sci-hub en 2015, en tan solo una semana de 2016 se habían descargado 500.000 artículos de esta compañía. En 2015, Elsevier presentó una demanda legal contra Sci-hub, alegando infracción de derechos de autor, y la posterior demanda llevó a la pérdida del dominio sci-hub.org, que a la semana siguiente tuvo un nuevo sitio bajo el dominio http://sci-hub.cc/. 

Pero ¿Quién está descargando todos estos documentos piratas? De acuerdo con este artículo en Science Magazine, TODO el mundo, tanto países ricos como países pobres, de todas las áreas de conocimiento, y tanto artículos actuales como de hace unos años.

elbakyan-sci-hub

Según datos proporcionados por Alexandra Elbakyan:

  • El mayor uso de Sci-Hub  tiene lugar en los campus estadounidenses y europeos.
  • Estados Unidos es el quinto país que más descargas hace desde el sitio Sci-Hub después de Rusia.
  • Cada vez más científicos donan documentos voluntariamente a Sci-Hub.
  • La web Sci-Hub tiene más de 200.000 solicitudes de descarga al día.
  • Las solicitudes provienen de millones de direcciones IP únicas.

Algunos críticos de Sci-Hub se han quejado de que muchos usuarios pueden acceder a los mismos documentos a través de sus bibliotecas, pero recurren a Sci-Hub en vez de hacerlo legalmente, y denuncian que lacen esto por conveniencia y no por necesidad.

Por lo tanto, la cuestión que destaca viendo estos datos es preguntarse ¿Por qué los investigadores de universidades de países desarrollados, -que generalmente disponen de licencias de todas estas bases de datos de manera legal-, recurren a Sci-Hub? La cuestión es sencilla. Por qué se trata de una interfaz de diseño limpio y sencilla de utilizar, similar a Google, y les resulta más fácil buscar un artículo desde esta página que hacerlo desde las plataformas comerciales o desde los catálogos de sus universidades. Por lo tanto, esto es lo que tenemos que aprender tanto editores como bibliotecarios, facilitar el acceso a la información de manera más sencilla e intuitiva.

Acceso de los estadounidenses a Internet entre 2000 y 2015

Perrrin, A. and M. Duggan [e-Book]  Americans’ Internet Access: 2000-2015 : As internet use nears saturation for some groups, a look at patterns of adoption, Pew Research, 2015.

Texto completo

Pew research ha llevado a cabo diversas encuestas nacionales entre los adultos estadounidenses que han documentado cómo Internet se ha convertido en una parte integral de la vida cotidiana de la sociedad americana, en la que el 84% de los adultos estadounidenses utilizan Internet a diario.

 

El 84% de los adultos estadounidenses utilizan Internet.

.

El nuevo análisis de los últimos 15 años pone de relieve varias tendencias clave:

Para algunos grupos, especialmente los más jóvenes, las personas con altos niveles de educación y los de los hogares más ricos, la penetración de Internet se encuentra en niveles de saturación completa. Para otros grupos, como los más mayores, las personas con menos nivel de educación, y los que viven en hogares de bajos ingresos, la adopción ha sido históricamente más baja, pero tiene una progresión en constante aumento, especialmente en los últimos años. Al mismo tiempo que persisten brechas digitales en relación con la edad, capacidad económica y condición social.

Por lo general los adultos mayores han ido detrás de los más jóvenes en el uso de Internet, pero ahora una clara mayoría (58%) de las personas de la tercera edad utilizan internet.

Por edades

Lógicamente, las personas con educación universitaria utilizan internet más que otros grupos. Del mismo modo, aquellos que viven en hogares que ganan más de 75,000 dólares utilizan Internet más que los que viven en hogares que ganan menos de 30,000 dólares. Sin embargo, las brechas relacionadas con la clase se han reducido drásticamente en los 15 años.

También hay diferencias raciales y étnicas, los blancos y de habla inglesa tienen más y mejor acceso a Internet que otras etnias como afroamericanos e hispanos. Según los datos de esta encuesta el 78% de los afroamericanos y el 81% de los hispanos utilizan Internet, en comparación con el 85% de los blancos.

Al igual que aquellos que viven en zonas rurales tienen menos probabilidades que los que habitan en zonas urbanas de utilizar Internet. Aún así, el 78% de los residentes rurales están en línea.

Acceso de los estadounidenses a Internet entre 2000 y 2015

Perrrin, A. and M. Duggan [e-Book]  Americans’ Internet Access: 2000-2015 : As internet use nears saturation for some groups, a look at patterns of adoption, Pew Research, 2015.

Texto completo

 

Pew research ha llevado a cabo diversas encuestas nacionales entre los adultos estadounidenses que han documentado cómo Internet se ha convertido en una parte integral de la vida cotidiana de la sociedad americana, en la que el 84% de los adultos estadounidenses utilizan Internet a diario.

El 84% de los adultos estadounidenses utilizan Internet.

.

El nuevo análisis de los últimos 15 años pone de relieve varias tendencias clave:

Para algunos grupos, especialmente los más jóvenes, las personas con altos niveles de educación y los de los hogares más ricos, la penetración de Internet se encuentra en niveles de saturación completa. Para otros grupos, como los más mayores, las personas con menos nivel de educación, y los que viven en hogares de bajos ingresos, la adopción ha sido históricamente más baja, pero tiene una progresión en constante aumento, especialmente en los últimos años. Al mismo tiempo que persisten brechas digitales en relación con la edad, capacidad económica y condición social.

Por lo general los adultos mayores han ido detrás de los más jóvenes en el uso de Internet, pero ahora una clara mayoría (58%) de las personas de la tercera edad utilizan internet.

Por edades

 

Lógicamente, las personas con educación universitaria utilizan internet más que otros grupos. Del mismo modo, aquellos que viven en hogares que ganan más de 75,000 dólares utilizan Internet más que los que viven en hogares que ganan menos de 30,000 dólares. Sin embargo, las brechas relacionadas con la clase se han reducido drásticamente en los 15 años.

También hay diferencias raciales y étnicas, los blancos y de habla inglesa tienen más y mejor acceso a Internet que otras etnias como afroamericanos e hispanos. Según los datos de esta encuesta el 78% de los afroamericanos y el 81% de los hispanos utilizan Internet, en comparación con el 85% de los blancos.

Al igual que aquellos que viven en zonas rurales tienen menos probabilidades que los que habitan en zonas urbanas de utilizar Internet. Aún así, el 78% de los residentes rurales están en línea.