Archivo de la etiqueta: Africa

Transformando la excelencia en investigación

 

4245063fbbbf1d4348312362aa204c70

 

Kraemer-Mbula, Erika — Tijssen, Robert — Wallace, Matthew L. — McClean, Robert. Transforming Research Excellence. African Minds, 2019

 

Particularmente en los países de bajos ingresos del ‘Sur Global’, donde se espera que la ciencia contribuya a mejorar los problemas de desarrollo apremiantes, a pesar de los recursos a menudo escasos. Muchos se preguntan si el Sur Global está importando, con o sin consentimiento, las herramientas inadecuadas para la evaluación de la investigación de América del Norte y Europa que no son adecuadas para su propósito.

Este libro hace una visión crítica de estos temas, tocando temas conceptuales y problemas prácticos que inevitablemente surgen cuando la “excelencia” está en el centro de los sistemas científicos. Surgiendo del trabajo de desarrollo de capacidades de Science Granting Councils Initiative in sub-Saharan Africa, se dirige a académicos, así como a gerentes y patrocinadores de investigaciones en todo el mundo. Enfrentando problemas difíciles y verdades incómodas.

Transformando la excelencia en investigación

KraemerMbula, Erika — Tijssen, Robert —Wallace, Matthew L. — McClean, Robert.  Transforming Research Excellence. Africa Minds, 2019.

Texto completo

Particularmente en los países de bajos ingresos del ‘Sur Global’ donde se espera que la ciencia contribuya a problemas de desarrollo apremiantes, a pesar de los recursos a menudo escasos. Muchos se preguntan si el Sur Global está importando, con o sin consentimiento, las herramientas defectuosas para la evaluación de la investigación de América del Norte y Europa que no son adecuadas para su propósito. Este libro tiene una visión crítica de estos temas, tocando temas conceptuales y problemas prácticos que inevitablemente surgen cuando la “excelencia” está en el centro de los sistemas científicos. Surgiendo del trabajo de creación de capacidad de la Iniciativa de los Concesos de Subvenciones Científicas en África subsahariana, se dirige a académicos, así como a gerentes y patrocinadores de investigaciones en todo el mundo. Enfrentando problemas difíciles y verdades incómodas,

 

Cómo descolonizar la biblioteca

 

britishlibrary

 

Jos Damen

How to Decolonise the Library

Este post apareció originalmente en Africa at LSE Blog en la serie Citing Africa 

 

La descolonización del conocimiento es un tema importante, pero ¿qué significa para las bibliotecas? ¿Tendrá como resultado la eliminación de libros de Nietzsche y Kant y su sustitución por libros de Chimamanda Ngozi Adichie y Binyavanga Wainainaina? Jos Damen, Director de la Biblioteca del Centro de Estudios Africanos de Leiden, da algunos consejos prácticos para construir una biblioteca más diversa y descolonizada.

La importancia de las bibliotecas radica en tres cosas: lugar, contenido y personas. La biblioteca siempre ha sido un lugar donde estudiantes e investigadores pueden encontrar libros y revistas en papel, ordenados por temas. Esta función todavía existe, aunque sólo por dos razones: mantener la biblioteca como un lugar tranquilo de estudio y de encuentro para los estudiantes, y como un lugar para encontrar libros más antiguos y colecciones especiales que no están disponibles en línea.

Los bibliotecarios son las personas que ayudan a los usuarios a encontrar lo que buscan, y son los especialistas en información que se aseguran de que los libros estén disponibles y que llaman la atención de los usuarios sobre la nueva información a través de dossiers y alertas web. La mayoría de los usuarios sólo se centran en el contenido: navegan por un libro electrónico o un artículo de revista del que la biblioteca ha comprado acceso o solicitan un libro en papel a través del catálogo.

El acceso a la mayoría de las revistas científicas se organiza generalmente a través de suscripciones electrónicas a través de los llamados “Big Deals” entre las universidades y las grandes editoriales. Otras formas incluyen suscripciones individuales con editores y organizaciones científicas. Los libros se adquieren por vías más diversas: licencia de acceso a las colecciones de libros electrónicos de las editoriales (Springer, Elsevier, Brill, etc.), a través de planes de aprobación de la biblioteca con distribuidores (Gobi Library Solutions, Erasmusbooks), por pedidos específicos del personal de la biblioteca a las editoriales y mediante la recepción de donaciones. En 2017, la Biblioteca de la Universidad de Leiden compró 23.002 libros impresos. Hasta la fecha, la biblioteca cuenta con unos 5 millones de libros en papel, 618.000 libros electrónicos y 70.000 revistas electrónicas. La Universidad de Leiden tiene una gran experiencia en estudios sobre Asia y África, por lo que su biblioteca compra libros de China, Indonesia, Sudáfrica, Etiopía y otros países. Sin embargo, más del 90% de la colección de la biblioteca sigue procediendo de fuentes “septentrionales”.

Esta dependencia de los libros y las editoriales “del Norte” significa que nos estamos perdiendo información y perspectivas importantes. Los distribuidores y proveedores de libros a menudo ofrecen colecciones similares a muchas bibliotecas porque son más baratas. Esta reducción de costes hace que las bibliotecas se pierdan desarrollos nuevos y sorprendentes, porque otros libros no encajan en los perfiles actuales o son publicados por editoriales pequeñas o nuevas. Como Colin Darch ha escrito: Las bibliotecas tienen la responsabilidad de reconocer que su práctica no puede ser libre de valores y que sus colecciones están sesgadas por las decisiones tomadas por los escritores, los editores y, por último, por ellos mismos. Para proporcionar un ejemplo: si estudias la sociedad indonesia sin leer libros de Indonesia o de escritores indonesios, te perderás mucha información. Todo el mundo entiende que si las bibliotecas sólo compran libros de, digamos, editoriales francesas, la información disponible será selectiva. Los bibliotecarios inteligentes tratan de crear una colección diversa y, por lo tanto, deben comprar más de lo que los editores habituales del “Norte” tienen para ofrecer.

3 consejos para una biblioteca más diversa

¡Al sur!

En las dos últimas décadas, el personal de la Biblioteca del Centro de Estudios Africanos de Leiden ha realizado viajes anuales de adquisición de libros a Ghana, Zimbabwe, Marruecos y Tanzania, entre otros lugares. Cada viaje de adquisición de libros se basa en una visita a una Feria del Libro, combinada con visitas a librerías, universidades, ONGs e instituciones de investigación. Los resultados son diferentes: en 2018, se adquirieron 250 libros en Botswana, mientras que en 2016 fueron 1.200 libros en Nigeria. Dicho esto, los costes no son tan altos como cabría esperar: el coste total del viaje a Nigeria para comprar 1.200 libros fue de 15.000 euros, incluida la compra de libros, billetes, hoteles y gastos de envío, es decir, menos de 13 euros por libro.

Reconsiderar la política de cobranza

Mira tu propia colección de la Biblioteca con ojos nuevos y compara sus existencias con la política de gestión de la colección. ¿Los estudios africanos son una asignatura clave en tu universidad? Si es así, ¿cuántos libros se imprimen en Ruanda o Kenia? No tienes que ir a África para comprar estos libros: ponte en contacto con una librería o con un agente que esté dispuesto a comprar estos materiales por ti sobre la base de un plan de aprobación, o con universidades o instituciones de conocimiento locales. Hay librerías y distribuidores especializados en Internet, como Rugano Books, African Books Collective y Hogarth, que pueden ayudar.

Acceso Abierto

El acceso abierto también puede contribuir a la diversificación. Y funciona en ambos sentidos. La biblioteca tiene la tarea de garantizar que las publicaciones de todos los investigadores estén disponibles en línea en acceso abierto. Las bibliotecas también pueden ayudar facilitando otras formas de acceso abierto y guiando a la gente de esta manera.

Y no, el resultado de estas acciones no será la disposición de la biblioteca de libros de Nietzsche y Kant! Los libros de Chimamanda Ngozi Adichie y Binyavanga Wainainaina ya están entre los libros de moda en nuestras bibliotecas. Lo que necesitamos es traer a la biblioteca nuevas voces, voces que no hemos escuchado antes.

 

Las bibliotecas africanas trabajan en paliar la brecha digital

86715359_brightmawudor

Carroll, K.. “African Libraries Are Bridging a Digital Divide”. New York: Carnegie Corporation, 2019

Ver completo

Ampliar el acceso a banda ancha y la disponibilidad de teléfonos inteligentes presenta una oportunidad transformadora para la población africana, pero poner en práctica esas herramientas requerirá formar en habilidades para el futuro. Los bibliotecarios expertos en tecnología están listos para ayudar en este proceso.

 

El acceso de banda ancha y las herramientas digitales de bajo costo, como los teléfonos inteligentes y las aplicaciones móviles, son muy prometedoras para las bibliotecas y universidades africanas, lo que permite a los estudiantes, académicos e investigadores sumergirse profundamente en las ricas historias de sus países, explorar y enriquecer sus identidades poscoloniales, para así generar el tipo investigación transfronteriza que pueda impulsar el desarrollo del continente hacia el futuro.

Pero la tecnología en sí misma no es suficiente para liberar ese potencial. ¿Qué más se necesita? Bibliotecarios expertos en tecnología. Si está construyendo una sólida educación de posgrado, se necesitan buenos profesionales de la información. Los bibliotecarios universitarios que participan en las nuevas formas de intercambio de conocimientos están mejor equipados para informar e involucrar a los investigadores en comunicaciones de bajo costo o sin costo, en redes y en investigaciones conjuntas para aumentar su visibilidad, relevancia y productividad de la investigación.

El programa Pretoria se estableció con el apoyo de la Corporación en 2011. En los años posteriores, ha graduado 103 bibliotecarios de Ghana, Nigeria, Sudáfrica, Tanzania y Uganda (los cinco países en los que opera la Corporación Carnegie de Nueva York). como de Kenia y Eritrea. Además, y como un esfuerzo complementario, 308 profesionales de la biblioteca, de los mismos países, han completado un curso de certificación de cuatro semanas en el que se enseñaron las habilidades teóricas y prácticas. Juntos, estos dos programas han dado como resultado la formación de una red de gestores y bibliotecarios intermedios con conocimientos que han adquirido experiencia en el trabajo con tecnología moderna y que ahora saben dónde y cómo acceder a la ayuda en línea para ayudar a otros en sus objetivos de estudio e investigación.

El programa introduce a los estudiantes al amplio mundo de la ciencia de la información rica en tecnología, que incluye contenido y literatura de acceso abierto, técnicas para digitalizar y crear repositorios de materiales históricos amigables para la investigación y herramientas que ayudan a los investigadores a acceder a la información más fácilmente.

Algunos bibliotecarios ya han implementado herramientas digitales simples de baja inversión y alto impacto en sus propias instituciones, incluidas páginas de Facebook de la biblioteca, Google Docs compartidos, wikis (sitios web que permiten la edición colaborativa) y soporte en línea para servicios de referencia “consultar a un bibliotecario”.

El desarrollo de las habilidades de los bibliotecarios y, por lo tanto, la capacidad de sus instituciones para albergar y proporcionar acceso a colecciones patrimoniales relevantes promueve una erudición más sofisticada, lo que a su vez respalda un dominio más profundo y la propiedad de las historias y experiencia locales. Por ejemplo, a los visitantes se les mostró la base de datos electrónica de las tesis de maestría y las tesis doctorales de la universidad, que contrastaba con una práctica común en las instituciones africanas de mantener solo copias en papel de las tesis doctorales y no hacer copias digitales disponibles. Esto le da a muchas más personas acceso a elementos de su identidad y cultura africanas.

 

La conectividad a Internet tiene un impacto positivo en la vida del África subsahariana

 

pg_18-08-28_africatech_featured-image

 

Silver, Laura ; Johnson,Courtney. Internet Connectivity Seen as Having Positive Impact on Life in Sub-Saharan Africa But digital divides persist. Washington: Pew Research Center, 2018

Texto completo

 

En los últimos años, el África subsahariana ha experimentado avances espectaculares en el uso de Internet. Con este crecimiento rápido de la conectividad han surgido una serie de problemas potenciales, incluyendo noticias falsas, ataques y manipulación política y estafas financieras, entre otros. Sin embargo, según un nuevo análisis del Pew Research Center, la mayoría de los africanos subsaharianos tienen una opinión positiva sobre el papel que desempeña Internet en su país. Las gran mayoría dicen que el creciente uso de Internet ha tenido una buena influencia en la educación de su país, y la mitad o más dicen lo mismo sobre la economía, las relaciones personales y la política. Estos son algunos de los principales hallazgos de una encuesta del Pew Research Center realizada en seis países del África subsahariana entre el 21 de febrero y el 28 de abril de 2017, entre 6.795 encuestados.

Sólo cuando se trata de la cuestión de la moralidad, los africanos subsaharianos están algo más divididos sobre el papel que desempeña Internet. En seis de las principales naciones encuestadas en la región, un promedio del 45% dice que Internet ha tenido un impacto positivo en la moralidad, mientras que el 39% dice que ha sido negativo. Estas opiniones varían sustancialmente de un país a otro. Por ejemplo, la mayoría de los nigerianos (57%) cree que Internet tiene una buena influencia en la moralidad, mientras que más de la mitad de los senegaleses (54%) dicen lo contrario.

Sin embargo, en algunos países, las evaluaciones de cómo Internet afecta la moralidad han mejorado desde 2014. Hoy en día, en Ghana, el 42% piensa que el creciente uso de Internet tiene un efecto positivo en la moralidad, en comparación con el 29% en 2014. Las evaluaciones favorables del impacto de Internet en la economía y la política han aumentado aún más en el mismo período de tiempo. Por ejemplo, en 2017, alrededor de dos tercios de los nigerianos (64%) dijeron que el creciente uso de Internet tenía una influencia positiva en la política de su país, en comparación con sólo el 43% en 2014.

En general, los usuarios de Internet -es decir, las personas que dicen que usan Internet o que poseen un teléfono inteligente conectado a Internet- son más positivos acerca de su influencia. En todos los países, excepto en Tanzania, los usuarios de Internet tienen más probabilidades de pensar que Internet desempeña un papel positivo en la política del país.

La encuesta también revela que los africanos subsaharianos utilizan principalmente Internet y sus teléfonos móviles con fines sociales y de entretenimiento, aunque muchos también utilizan sus dispositivos móviles para enviar y recibir pagos. Aún así, es más probable que la gente participe en casi todas las actividades -incluso las básicas, como los mensajes de texto- si tienen teléfonos inteligentes, lo que sugiere la aparición de una nueva brecha digital basada en el tipo de teléfono. La encuesta también pone de relieve las antiguas brechas digitales en términos demográficos: Las personas de ingresos más altos, con más nivel educativo y más jóvenes son sistemáticamente más dadas a usar Internet, poseer un teléfono inteligente y participar en redes sociales.

 

 

 

 

 

“Los libros cambian vidas”. Campaña de Book Aid para que compres un libro que llegará a bibliotecas públicas de países necesitados

 

twitter-card-for-website

 

Programa “Books Change Lives” de Book Aid International 

https://bookaid.org/

Ver folleto

Cada año, esta organización internacional sin ánimo de lucro envía alrededor de un millón de libros nuevos a miles de bibliotecas, escuelas, universidades, hospitales, campos de refugiados y prisiones, donde la gente tiene pocas oportunidades de acceder a los libros y leer. Todos los libros que la organización envía son cuidadosamente seleccionados para satisfacer las necesidades de cada comunidad. Se calcula que los libros que la organización envía cada año están disponibles para unos 25 millones de personas.

Book Aid International es una organización benéfica registrada en el Reino Unido que proporciona libros y apoya a bibliotecas en África y en todo el mundo. Cada año, la organización envía alrededor de un millón de libros nuevos a bibliotecas públicas y comunitarias, así como a bibliotecas de prisiones, campos de refugiados, hospitales, escuelas y universidades. La organización trabaja en estrecha colaboración con las bibliotecas y también ayuda a las bibliotecas a desarrollar sus servicios a través de sus proyectos y programas de apoyo bibliotecario. En 2016, se estima que 29,8 millones de personas han leído los libros que proporcionó Book Aid International.

Book Aid International fue fundada en 1954 por Hermione, Condesa de Ranfurly, después de que se mudara a las Bahamas con su esposo, que era Gobernador General de las Bahamas. Al recorrer las islas, se sorprendió de la falta de material de lectura disponible. En respuesta a ello, fundó Ranfurly Out Island Library para proporcionar libros en las Bahamas. A lo largo de los años, amplió su trabajo a toda la Commonwealth británica y creó una organización llamada The Ranfurly Library Service con sede en Londres. En 1994, cambió su nombre a Book Aid International. En 2016, Book Aid International envió 1.032.610 ejemplares a 3.583 bibliotecas de 14 países.

En 2008, Book Aid International lanzó un nuevo programa, “Books Change Lives”, que coincide con el Día Internacional de la Alfabetización (8 de septiembre cuyo propósito es comprar un libro y regalarlo a personas necesitadas de los países africanos. Enviar un libro sólo cuesta 2 libras esterlinas, por lo que cada tarjeta de regalo de Book Aid International que se compre puede ayudar a cambiar una vida a través de la lectura. Gracias a las bibliotecas creadas por la organización, los libros llegan a personas de algunas de las comunidades más remotas y aisladas del mundo, así estos libros ayudan a los alumnos a aprender a leer, pero también cambian vidas mucho más allá de las paredes del aula.

 

AfricArXiv: repositorio de acceso abierto de todos los campos científicos para que los científicos africanos compartan los resultados de investigación

627hz-ok_400x400

AfricArXiv

https://osf.io/preprints/africarxiv/

 

AfricArXiv (African Science Archive) es un repositorio nuevo y gratuito de acceso abierto para que los científicos africanos compartan sus resultados de investigación en todos los campos científicos, incluidos, entre otros, agricultura, biología, física, química, educación, ciencias de la salud, ciencias sociales , ciencias ambientales e ingeniería.

 

La idea surgió durante la primera Cumbre Africana de Hardware Científico Abierto ( AfricaOSH ) en Kumasi, Ghana, cuando un gran grupo de científicos africanos y otros científicos internacionales discutieron los aspectos de Open Science Hardware en el contexto africano. La necesidad de un repositorio general sobre “Open Science for Africans” surgió durante el evento y fue respondida por el Director Ejecutivo de COS Brian Nosek con la sugerencia de un repositorio de preprints para África como parte de dicha plataforma. Junto con otros repositorios regionales de preimpresión ( Arabixiv , INA-Rxiv ), esta es una contribución esencial para diversificar la ciencia

AfricArXiv es un sistema de publicación híbrido y original que combina las ventajas de velocidad de un servidor de preprints y los beneficios de calidad de la moderación. Idealmente, los manuscritos publicados en AfricArXiv pueden conducir a una mayor fiabilidad del conocimiento científico en y desde África al proporcionar mayor calidad y transparencia, aumentar el acceso a los hallazgos y aumentar la velocidad de intercambio de conocimiento científico.

El Center for Open Science (COS) es una empresa tecnológica sin ánimo de lucro fundada en 2013 con la misión de aumentar la apertura, la integridad y la reproducibilidad de la investigación científica. AfricArXiv es el vigésimo primer servicio comunitario de preprints basado en la plataforma insignia de CO-OSF que ayuda a los investigadores a diseñar y administrar el flujo de trabajo de sus proyectos, almacenamiento de datos,  registros DOIs y proyectos de colaboración.