Cómo descolonizar la biblioteca

 

britishlibrary

 

Jos Damen

How to Decolonise the Library

Este post apareció originalmente en Africa at LSE Blog en la serie Citing Africa 

 

La descolonización del conocimiento es un tema importante, pero ¿qué significa para las bibliotecas? ¿Tendrá como resultado la eliminación de libros de Nietzsche y Kant y su sustitución por libros de Chimamanda Ngozi Adichie y Binyavanga Wainainaina? Jos Damen, Director de la Biblioteca del Centro de Estudios Africanos de Leiden, da algunos consejos prácticos para construir una biblioteca más diversa y descolonizada.

La importancia de las bibliotecas radica en tres cosas: lugar, contenido y personas. La biblioteca siempre ha sido un lugar donde estudiantes e investigadores pueden encontrar libros y revistas en papel, ordenados por temas. Esta función todavía existe, aunque sólo por dos razones: mantener la biblioteca como un lugar tranquilo de estudio y de encuentro para los estudiantes, y como un lugar para encontrar libros más antiguos y colecciones especiales que no están disponibles en línea.

Los bibliotecarios son las personas que ayudan a los usuarios a encontrar lo que buscan, y son los especialistas en información que se aseguran de que los libros estén disponibles y que llaman la atención de los usuarios sobre la nueva información a través de dossiers y alertas web. La mayoría de los usuarios sólo se centran en el contenido: navegan por un libro electrónico o un artículo de revista del que la biblioteca ha comprado acceso o solicitan un libro en papel a través del catálogo.

El acceso a la mayoría de las revistas científicas se organiza generalmente a través de suscripciones electrónicas a través de los llamados “Big Deals” entre las universidades y las grandes editoriales. Otras formas incluyen suscripciones individuales con editores y organizaciones científicas. Los libros se adquieren por vías más diversas: licencia de acceso a las colecciones de libros electrónicos de las editoriales (Springer, Elsevier, Brill, etc.), a través de planes de aprobación de la biblioteca con distribuidores (Gobi Library Solutions, Erasmusbooks), por pedidos específicos del personal de la biblioteca a las editoriales y mediante la recepción de donaciones. En 2017, la Biblioteca de la Universidad de Leiden compró 23.002 libros impresos. Hasta la fecha, la biblioteca cuenta con unos 5 millones de libros en papel, 618.000 libros electrónicos y 70.000 revistas electrónicas. La Universidad de Leiden tiene una gran experiencia en estudios sobre Asia y África, por lo que su biblioteca compra libros de China, Indonesia, Sudáfrica, Etiopía y otros países. Sin embargo, más del 90% de la colección de la biblioteca sigue procediendo de fuentes “septentrionales”.

Esta dependencia de los libros y las editoriales “del Norte” significa que nos estamos perdiendo información y perspectivas importantes. Los distribuidores y proveedores de libros a menudo ofrecen colecciones similares a muchas bibliotecas porque son más baratas. Esta reducción de costes hace que las bibliotecas se pierdan desarrollos nuevos y sorprendentes, porque otros libros no encajan en los perfiles actuales o son publicados por editoriales pequeñas o nuevas. Como Colin Darch ha escrito: Las bibliotecas tienen la responsabilidad de reconocer que su práctica no puede ser libre de valores y que sus colecciones están sesgadas por las decisiones tomadas por los escritores, los editores y, por último, por ellos mismos. Para proporcionar un ejemplo: si estudias la sociedad indonesia sin leer libros de Indonesia o de escritores indonesios, te perderás mucha información. Todo el mundo entiende que si las bibliotecas sólo compran libros de, digamos, editoriales francesas, la información disponible será selectiva. Los bibliotecarios inteligentes tratan de crear una colección diversa y, por lo tanto, deben comprar más de lo que los editores habituales del “Norte” tienen para ofrecer.

3 consejos para una biblioteca más diversa

¡Al sur!

En las dos últimas décadas, el personal de la Biblioteca del Centro de Estudios Africanos de Leiden ha realizado viajes anuales de adquisición de libros a Ghana, Zimbabwe, Marruecos y Tanzania, entre otros lugares. Cada viaje de adquisición de libros se basa en una visita a una Feria del Libro, combinada con visitas a librerías, universidades, ONGs e instituciones de investigación. Los resultados son diferentes: en 2018, se adquirieron 250 libros en Botswana, mientras que en 2016 fueron 1.200 libros en Nigeria. Dicho esto, los costes no son tan altos como cabría esperar: el coste total del viaje a Nigeria para comprar 1.200 libros fue de 15.000 euros, incluida la compra de libros, billetes, hoteles y gastos de envío, es decir, menos de 13 euros por libro.

Reconsiderar la política de cobranza

Mira tu propia colección de la Biblioteca con ojos nuevos y compara sus existencias con la política de gestión de la colección. ¿Los estudios africanos son una asignatura clave en tu universidad? Si es así, ¿cuántos libros se imprimen en Ruanda o Kenia? No tienes que ir a África para comprar estos libros: ponte en contacto con una librería o con un agente que esté dispuesto a comprar estos materiales por ti sobre la base de un plan de aprobación, o con universidades o instituciones de conocimiento locales. Hay librerías y distribuidores especializados en Internet, como Rugano Books, African Books Collective y Hogarth, que pueden ayudar.

Acceso Abierto

El acceso abierto también puede contribuir a la diversificación. Y funciona en ambos sentidos. La biblioteca tiene la tarea de garantizar que las publicaciones de todos los investigadores estén disponibles en línea en acceso abierto. Las bibliotecas también pueden ayudar facilitando otras formas de acceso abierto y guiando a la gente de esta manera.

Y no, el resultado de estas acciones no será la disposición de la biblioteca de libros de Nietzsche y Kant! Los libros de Chimamanda Ngozi Adichie y Binyavanga Wainainaina ya están entre los libros de moda en nuestras bibliotecas. Lo que necesitamos es traer a la biblioteca nuevas voces, voces que no hemos escuchado antes.