Archivo de la etiqueta: Países en desarrollo

Conectividad móvil y de medios sociales en las economías emergentes

 

pi_2019.03.07_global-mobile_featured

Anderson, M. ; Silver, Laura “Mobile Connectivity in Emerging Economies” Washington D.C. : Pew Research Centre, 2019

Texto completo

El uso de teléfonos inteligentes y medios sociales aumentó rápidamente en la última década en Estados Unidos, y estas tecnologías digitales también se han vuelto comunes en algunas partes del mundo en desarrollo. Un nuevo informe del Pew Research Center analiza las actitudes y experiencias del público en relación con estas tecnologías en 11 economías emergentes, incluyendo los beneficios y desafíos que la conectividad digital aporta a las vidas y sociedades de las personas.

Los usuarios de teléfonos móviles ven una mezcla de beneficios y peligros relacionados con sus dispositivos. Los usuarios de teléfonos móviles en cada uno de los 11 países encuestados son más propensos a decir que su teléfono es algo que los libera más que algo que los ata. Mientras tanto, una mayor proporción de usuarios de teléfonos móviles en siete países cree que su teléfono les ayuda a ahorrar tiempo en lugar de perderlo, aunque en algunos países como Filipinas, una mayor proporción considera que sus teléfonos son una pérdida de tiempo. Los habitantes de estos países también están algo divididos a la hora de evaluar su grado de dependencia de los dispositivos móviles. Los kenianos, sudafricanos, jordanos, tunecinos y libaneses que utilizan un teléfono móvil son más propensos a decir que su teléfono es algo sin lo que no podrían vivir. Pero en los otros seis países, la mayoría dicen que no siempre necesitan su teléfono.

La mayoría considera que los teléfonos móviles y los medios sociales han sido en su mayoría buenos para ellos personalmente, pero algo menos para la sociedad. Una media del 70% de los adultos de estos 11 países dicen que los teléfonos móviles han sido en su mayoría algo bueno para la sociedad, mientras que una proporción menor (57%) dice lo mismo de los medios sociales. Un patrón similar existe cuando se evalúa cómo estas tecnologías afectan a las personas. Un promedio del 82% dice que los teléfonos móviles han sido en su mayoría buenos para ellos en su vida personal, en comparación con el 63% que se siente de esta manera con respecto a los medios sociales. En contraste, un promedio del 19% dice que los medios sociales han sido mayormente malos para ellos personalmente, y un 27% dice que han sido mayormente malos para la sociedad. Sin embargo, a los habitantes de todos los países encuestados les preocupa el impacto de los teléfonos móviles en los niños y niñas.

Mientras que los usuarios de teléfonos móviles están de acuerdo en que sus teléfonos les ayudan a obtener noticias, muchos están preocupados por la difusión de información errónea al usar su teléfono. Aunque, en la mayoría de los países encuestados, la actitud del público es cada vez más positiva respecto a la influencia de Internet en ciertas facetas de la sociedad, como la economía y la educación. También, los usuarios de teléfonos móviles dicen que sus dispositivos les ayudan a mantenerse en contacto con los que viven lejos.

En cuanto a las redes socailes, Facebook y WhatsApp se encuentran entre las plataformas digitales más utilizadas en los países encuestados. Cuando se les preguntó sobre siete plataformas de medios sociales y aplicaciones de mensajería, un promedio del 62% de los adultos de estos países informaron que utilizaban Facebook, y un promedio del 47% dijo que utilizaban WhatsApp. Ambos sitios son ampliamente utilizados en varios países, pero son especialmente populares en Jordania y el Líbano.

 

 

 

 

Aproximación a la bibliotecología progresista

national-library-of-angola-4

Civallero, Edgardo Aproximación a la bibliotecología progresistaEl profesional de la información, 2013, vol. 22, n. 2, pp. 155-162.

Download (826kB)

 

Para muchos bibliotecarios de habla hispana, la llamada “bibliotecología progresista” ha sido el primer paso de acercamiento a una forma de entender las ciencias del libro y la información hoy conocida genéricamente como “bibliotecología social”. Pese a la copiosa bibliografía que recoge sus objetivos y sus líneas de actuación, existen pocos textos que definan esta forma de encarar el pensamiento y la acción bibliotecaria. El presente ensayo busca proporcionar una definición inicial de qué es y qué hace la bibliotecología progresista.

 

 

Datos abiertos en las economías en desarrollo

5114v7qwbbl._sx345_bo1204203200_

Stefaan, G. V. and Y. Andrew [e-Book] Open Data in Developing Economies: Toward Building an Evidence Base on What Works and How. Cap Town, African Minds, 2017

Texto completo

En los últimos años se ha especulado considerablemente sobre el potencial de los datos abiertos para provocar una transformación a gran escala. Sin embargo, la mayor parte de la evidencia existente sobre el impacto de los datos abiertos se centra en los países de ingresos altos. Open Data for Developing Economies presenta estudios de caso en profundidad sobre cómo los datos abiertos están teniendo un impacto en todo el mundo en desarrollo, desde una iniciativa agrícola en Colombia hasta proyectos de salud basados en datos en Uganda y Sudáfrica, pasando por la respuesta a la crisis en Nepal. El análisis basado en estos estudios de casos tiene como objetivo crear inteligencia procesable en relación con: a) las condiciones en que los datos abiertos son más (y menos) eficaces para el desarrollo, presentados en forma de cuadro periódico de datos abiertos; b) las estrategias para maximizar las contribuciones positivas de los datos abiertos al desarrollo; y c) los medios para limitar los daños de los datos abiertos a los países en desarrollo.

Adopción e impacto de los Recursos Educativos Abiertos (OER) en el los países en desarrollo

 

adoption-oer

Hodgkinson-Williams, C. and P. B. Arinto (2017). [e-Book] Adoption and Impact of OER in the Global South. Cape Town, African Minds, University of Cape Town, 2017

Texto completo

 

Los estudios y síntesis de ROER4D que aquí se presentan tienen por objeto ayudar a informar sobre la promoción, la política, la práctica y la investigación en materia de educación abierta en los países en desarrollo..

La educación en el hemisferio sur se enfrenta a varios desafíos clave interrelacionados para los que los recursos educativos abiertos (OER) se consideran parte de la solución. Estos desafíos incluyen el acceso desigual a la educación; la calidad variable de los recursos educativos, la enseñanza y el rendimiento de los estudiantes; y el aumento de los costos y la preocupación por la sostenibilidad de la educación.

El proyecto de Investigación sobre Recursos Educativos Abiertos para el Desarrollo (ROER4D) tiene por objeto aprovechar y contribuir al conjunto de investigaciones sobre la manera en que la educación de adultos puede ayudar a mejorar el acceso, mejorar la calidad y reducir el costo de la educación en el hemisferio sur. En este volumen se examinan aspectos de la adopción de la OER por parte de los educadores y estudiantes y de la participación en prácticas de educación abierta en la enseñanza secundaria y terciaria, así como el desarrollo profesional de los docentes en 21 países de América del Sur, el África Subsahariana y el Asia Meridional y Sudoriental.

El engaño de la transferencia de conocimiento: El impacto de los expertos en ayuda exterior en la formulación de políticas en países en desarrollo

 

413bkjmdb3l._sx348_bo1204203200_

Susanne, K. and W. Peter (2016). [e-Book] The Delusion of Knowledge Transfer: The Impact of Foreign Aid Experts on Policy-making in South Africa and Tanzania, African Minds, 2016

Texto completo

Con el surgimiento del paradigma del “conocimiento para el desarrollo”, el asesoramiento de expertos se ha convertido en un instrumento fundamental de la ayuda exterior. Al mismo tiempo, ha sido objeto de repetidas críticas: el fracaso crónico de la “asistencia técnica” -una noción bajo la cual se suele subsumir el asesoramiento- ha sido documentado en una serie de estudios. No obstante, las organizaciones internacionales siguen enviando asesores, prometiendo aumentar la “eficacia” del apoyo de los expertos si se tienen en cuenta sus recomendaciones tecnocráticas.

Este libro revela problemas fundamentales del asesoramiento de expertos en el contexto de la ayuda que se refieren a cuestiones de poder y legitimidad, más que a meros defectos de aplicación. Basándose en pruebas empíricas de Sudáfrica y Tanzania, los autores muestran que los procesos de asesoramiento relacionados con la ayuda se ven inevitablemente obstaculizados por intereses contrapuestos, presiones políticas y relaciones jerárquicas que impiden la transferencia de conocimientos y el aprendizaje mutuo. Como resultado, los gobiernos receptores se encuentran atrapados en un ciclo perpetuo de dependencia, asesorados continuamente por expertos que transmiten los paradigmas y las agendas cambiantes de sus respectivos gobiernos donantes. Para las democracias jóvenes, la presencia persistente de actores externos es peligrosa: en última instancia, supone una amenaza para la legitimidad de sus gobiernos si sus políticas se vuelven más sensibles a las demandas externas que a las preferencias y necesidades de sus ciudadanos.

China, el mayor productor mundial de artículos científicos.

 

a5b9571e-6c41-490f-9d45b69eede0a517

Tollefson J. China declared world’s largest producer of scientific articles. Nature. 2018 Jan 25;553(7689):390. doi: 10.1038/d41586-018-00927-4.

Texto completo

Por primera vez, China ha superado a Estados Unidos en número total de publicaciones científicas, según las estadísticas de la National Science Foundation (NSF) de Estados Unidos.

 

El informe de la agencia, publicado el 18 de enero, documenta la creciente competencia de Estados Unidos con China y otros países en desarrollo que están aumentando sus inversiones en ciencia y tecnología. No obstante, el informe sugiere que Estados Unidos sigue siendo una potencia científica, que impulsa la investigación de alto perfil, atrae a estudiantes internacionales y traduce la ciencia en una valiosa propiedad intelectual.

El panorama cambiante ya es evidente en términos del volumen de publicaciones: China publicó más de 426.000 estudios en 2016, o el 18,6% del total documentado en la base de datos Scopus de Elsevier. Eso se compara con los casi 409.000 de los Estados Unidos. La India superó al Japón, y el resto del mundo en desarrollo continua su tendencia al alza.

Estados Unidos ocupó el tercer lugar, detrás de Suecia y Suiza, cuando el equipo de la NSF examinó de dónde procedían las publicaciones más citadas. La Unión Europea ocupó el cuarto lugar y China el quinto. Estados Unidos sigue produciendo la mayor cantidad de doctorandos en ciencia y tecnología, y sigue siendo el destino principal de los estudiantes internacionales que buscan títulos avanzados, aunque su proporción de estos estudiantes cayó del 25% en 2000 al 19% en 2014, según el informe.

d41586-018-00927-4_15372070

También, Estados Unidos fue el país que más gastó en investigación y desarrollo (I+D): alrededor de 500.000 millones de dólares en 2015, es decir, el 26% del total mundial. China quedó en segundo lugar, con aproximadamente 400.000 millones de dólares. Sin embargo, el gasto de EE.UU. se mantuvo estable como porcentaje de la economía del país, mientras que China ha aumentado su gasto en I+D, proporcionalmente, en los últimos años.

 

La conectividad a Internet tiene un impacto positivo en la vida del África subsahariana

 

pg_18-08-28_africatech_featured-image

 

Silver, Laura ; Johnson,Courtney. Internet Connectivity Seen as Having Positive Impact on Life in Sub-Saharan Africa But digital divides persist. Washington: Pew Research Center, 2018

Texto completo

 

En los últimos años, el África subsahariana ha experimentado avances espectaculares en el uso de Internet. Con este crecimiento rápido de la conectividad han surgido una serie de problemas potenciales, incluyendo noticias falsas, ataques y manipulación política y estafas financieras, entre otros. Sin embargo, según un nuevo análisis del Pew Research Center, la mayoría de los africanos subsaharianos tienen una opinión positiva sobre el papel que desempeña Internet en su país. Las gran mayoría dicen que el creciente uso de Internet ha tenido una buena influencia en la educación de su país, y la mitad o más dicen lo mismo sobre la economía, las relaciones personales y la política. Estos son algunos de los principales hallazgos de una encuesta del Pew Research Center realizada en seis países del África subsahariana entre el 21 de febrero y el 28 de abril de 2017, entre 6.795 encuestados.

Sólo cuando se trata de la cuestión de la moralidad, los africanos subsaharianos están algo más divididos sobre el papel que desempeña Internet. En seis de las principales naciones encuestadas en la región, un promedio del 45% dice que Internet ha tenido un impacto positivo en la moralidad, mientras que el 39% dice que ha sido negativo. Estas opiniones varían sustancialmente de un país a otro. Por ejemplo, la mayoría de los nigerianos (57%) cree que Internet tiene una buena influencia en la moralidad, mientras que más de la mitad de los senegaleses (54%) dicen lo contrario.

Sin embargo, en algunos países, las evaluaciones de cómo Internet afecta la moralidad han mejorado desde 2014. Hoy en día, en Ghana, el 42% piensa que el creciente uso de Internet tiene un efecto positivo en la moralidad, en comparación con el 29% en 2014. Las evaluaciones favorables del impacto de Internet en la economía y la política han aumentado aún más en el mismo período de tiempo. Por ejemplo, en 2017, alrededor de dos tercios de los nigerianos (64%) dijeron que el creciente uso de Internet tenía una influencia positiva en la política de su país, en comparación con sólo el 43% en 2014.

En general, los usuarios de Internet -es decir, las personas que dicen que usan Internet o que poseen un teléfono inteligente conectado a Internet- son más positivos acerca de su influencia. En todos los países, excepto en Tanzania, los usuarios de Internet tienen más probabilidades de pensar que Internet desempeña un papel positivo en la política del país.

La encuesta también revela que los africanos subsaharianos utilizan principalmente Internet y sus teléfonos móviles con fines sociales y de entretenimiento, aunque muchos también utilizan sus dispositivos móviles para enviar y recibir pagos. Aún así, es más probable que la gente participe en casi todas las actividades -incluso las básicas, como los mensajes de texto- si tienen teléfonos inteligentes, lo que sugiere la aparición de una nueva brecha digital basada en el tipo de teléfono. La encuesta también pone de relieve las antiguas brechas digitales en términos demográficos: Las personas de ingresos más altos, con más nivel educativo y más jóvenes son sistemáticamente más dadas a usar Internet, poseer un teléfono inteligente y participar en redes sociales.