Archivo de la etiqueta: Países en desarrollo

Jóvenes bibliotecarios que cambian las bibliotecas en África en apoyo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

«Young librarians changing libraries in Africa | EIFL». Accedido 13 de octubre de 2022. https://www.eifl.net/blogs/young-librarians-changing-libraries-africa.

El artículo reflexiona sobre el impacto que los bibliotecarios que participaron en el programa Iniciativa para Jóvenes Innovadores Africanos (IYALI) tuvieron en sus comunidades y redes.

El tema de la conferencia fue «Crear el África que queremos y alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)«. Más de 200 delegados, que representaban a todo tipo de bibliotecas -públicas, comunitarias, académicas, de investigación, escolares y especiales-, así como representantes de gobiernos y ONG, participaron en la conferencia.

Los seis jóvenes bibliotecarios impresionaron a los delegados de la conferencia, hablando con pasión y entusiasmo contagioso sobre las formas prácticas en que sus bibliotecas están ayudando a erradicar la pobreza, el hambre y el desempleo, a mejorar la educación y las habilidades digitales, y a contribuir a la paz en sus comunidades. He aquí algunas de las cuestiones que se platearon:

Las bibliotecas mejoran las competencias comunitarias en materia de TIC

Harouna Ahmadou Saliou Yerima, de la Biblioteca Municipal de Garoua (Camerún), explicó a los delegados de la conferencia cómo un taller del IYALI sobre formación en TIC en bibliotecas, y una visita a una biblioteca pública indonesia que imparte formación en TIC, le habían ayudado a mejorar las clases de habilidades TIC de su biblioteca. Las clases de la Biblioteca Municipal de Garoua se dirigen especialmente a mujeres y niñas, con el objetivo de mejorar su empleabilidad y ayudarlas a aprobar los exámenes de tecnología en la escuela. La biblioteca ha contratado a una formadora y las clases son ahora más interactivas y prácticas. «Tener una formadora anima a otras mujeres», dice Harouna. «La matrícula se ha triplicado con creces, pasando de 15 en 2017 a 56 en 2018»,manifestó.

Joan Njogu, del Servicio Nacional de Bibliotecas de Kenia (KNLS) / Biblioteca Pública de Meru, habló sobre el programa de habilidades TIC de su biblioteca para adultos y personas mayores, que incluye la banca móvil y las comunicaciones en los medios sociales. Las clases han atraído especialmente a las personas mayores, que en el pasado eran reacias a utilizar la biblioteca: «Actualmente tenemos 15 personas mayores que se reúnen en la biblioteca todos los martes, mantienen debates y se conectan a Internet para comunicarse con sus familiares que están lejos. Y lo que es más importante, ahora pueden utilizar sus teléfonos para hacer operaciones bancarias por móvil desde sus casas», dice Joan.

Las bibliotecas promueven la paz en sus comunidades

Momoh Mansaray, de la Junta de Bibliotecas de Sierra Leona/Biblioteca del Distrito de Kambia, habló de cómo la biblioteca promueve la no violencia a través de las escuelas. «Nuestro servicio sensibiliza a los jóvenes sobre los peligros de recurrir a la violencia como solución a sus problemas. Nos asociamos con organizaciones que cuentan con expertos en paz y conflictos, y vamos de escuela en escuela para concienciar a los niños sobre las formas pacíficas de resolver los conflictos. También organizamos grupos de discusión en la biblioteca, en los que los miembros de la comunidad discuten formas de reducir la violencia», explica Momoh.

Uso de la tecnología digital para la enseñanza de lenguas extranjeras

Sesión de pósteres en la conferencia de AfLIA: Mustafa Tuhami, participante de la IYALI, de Egipto (a la derecha), conversando con Catherine Amia, del Centro Juvenil Kawempe, de Uganda. Mustafa estaba especialmente interesado en el servicio educativo para jóvenes del Centro Juvenil Kawempe, que aparece en el póster.

«En nuestra comunidad, pocas personas dominan las lenguas extranjeras», dijo Mustafa M.Tuhami, de la Biblioteca Pública de Misr/sucursal de Zaytoun, en Egipto. «Decidimos abordar este problema de forma innovadora, utilizando la gamificación y las tecnologías inteligentes. Hemos creado un libro electrónico personalizado para que el aprendizaje del inglés resulte interesante, que los alumnos pueden personalizar. También utilizamos juegos gratuitos en línea y contratamos a voluntarios que juegan con los niños para enseñarles inglés a través de los juegos. Para motivar aún más a los alumnos para que aprendan inglés, estamos desarrollando una aplicación que les asignará tareas basadas en la localización».

La inspiración de Mustafa vino de una demostración de una aplicación de juegos culturales creada para jóvenes indonesios por el Goethe Institut-Indonesien de Yogyakarta, y de un curso de conferencias sobre tecnología educativa al que asistió en la Universidad de El Cairo.

Nueva confianza y capacidad de comunicación

La mayoría de los seis participantes del IYALI nunca habían hecho una presentación en una conferencia internacional.

«No puedo creer que sea yo quien haga esto», dijo Michael Koi Kazungu, de la Biblioteca Pública de Kwale. Koi acababa de terminar una charla sobre cómo trabajó con otras ocho bibliotecas de KNLS en la región costera de Kenia para permitirles organizar círculos de aprendizaje (grupos de estudio en persona para estudiantes en línea) para apoyar la educación en sus comunidades. Ahora más adultos y jóvenes utilizan las bibliotecas, dijo, y el aumento de la visibilidad y el uso de las bibliotecas convenció a los funcionarios del gobierno local para asignar fondos para construir una segunda biblioteca en la ciudad de Kwale.

Joseck Kweya Olala, de la KNLS/Biblioteca Pública de Nakuru, fue también un presentador primerizo que aprovechó los conocimientos de comunicación adquiridos a través del AIAL. «El IYALI me enseñó a manejar el escenario, a transmitir mensajes en poco tiempo y a responder a las preguntas del público. Fue un gran hito saber que podía hacer esto en una conferencia internacional y aportar conocimientos a otros profesionales de las ciencias de la información», dijo.

La charla de Joseck se centró en un curso de liderazgo transformador y comunicación eficaz para jóvenes que ofrece ahora la Biblioteca Pública de Nakuru. La formación se basa en un taller de liderazgo al que asistieron los participantes del IYALI en Indonesia.

Aprender de otros

Los participantes del IYALI aprovecharon la oportunidad de la conferencia para establecer contactos y aprender de otros. Los ponentes de toda África compartieron información sobre una impresionante gama de servicios bibliotecarios firmemente centrados en los ODS y la Agenda 2063 (el plan de la Unión Africana para transformar África). Para los seis jóvenes bibliotecarios públicos hubo algunas ideas inspiradoras para llevar a casa.

Entre los servicios que destacaron especialmente por su potencial para ser reproducidos en sus bibliotecas se encuentran un programa de formación de bibliotecas de Kenia que está capacitando a las mujeres para reciclar papel y otros residuos con el fin de fabricar joyas para su venta, un servicio de información de bibliotecas médicas de Nigeria que está fomentando la confianza de las personas para acudir a los hospitales cuando están enfermas, y la iniciativaAfrican Storybook Initiative, que pone a disposición de los usuarios libros de cuentos con licencia abierta en línea y anima a las bibliotecas a traducirlos a las lenguas locales para promover la alfabetización de los niños.

Nueva energía en la red de bibliotecarios africanos

El programa IYALI está diseñado para transformar actitudes, conocimientos y comportamientos. Todos los bibliotecarios volvieron a casa inspirados con nuevas ideas y motivados para introducir cambios en sus bibliotecas. Algunos han mejorado los servicios existentes, haciéndolos más interactivos y centrados en las necesidades locales. Otros han introducido nuevos servicios que atraen a diferentes tipos de usuarios: personas que buscan trabajo, agricultores, personas con discapacidades, la comunidad empresarial. Están midiendo el impacto de estos servicios. Han rediseñado los espacios de las bibliotecas para hacerlos más acogedores. Utilizan sus habilidades de comunicación para hacer que sus bibliotecas sean más visibles en sus comunidades, y sus habilidades de promoción para atraer recursos. Por último, pero no menos importante, están compartiendo sus nuevas ideas, aprendizajes y experiencias con la comunidad bibliotecaria africana. Estoy seguro de que nuestros participantes en el IYALI participarán activamente en la red de bibliotecarios africanos.

Datos abiertos en las economías en desarrollo: hacia la construcción de una base de evidencias sobre lo que funciona y cómo

Stefaan G. Verhulst & Andrew Young. Open Data in Developing Economies: Toward Building an Evidence Base on What Works and How – African Minds, 2017

Texto completo

En los últimos años se ha especulado mucho sobre el potencial de los datos abiertos para provocar una transformación a gran escala. Sin embargo, el grueso de las pruebas existentes sobre el impacto de los datos abiertos se centra en los países de renta alta. Se sabe mucho menos sobre el papel y el valor de los datos abiertos en los países de ingresos bajos y medios, y más en general sobre sus posibles contribuciones al desarrollo económico y social.

Datos abiertos para las economías en desarrollo presenta estudios de casos en profundidad sobre cómo los datos abiertos están teniendo un impacto en todo el mundo en desarrollo, desde una iniciativa de agricultura en Colombia hasta proyectos de atención sanitaria basados en datos en Uganda y Sudáfrica, pasando por la respuesta a la crisis en Nepal. El análisis realizado a partir de estos estudios de caso tiene como objetivo crear información procesable sobre: (a) las condiciones en las que los datos abiertos son más (y menos) efectivos en el desarrollo, presentadas en forma de una Tabla Periódica de Datos Abiertos; (b) las estrategias para maximizar las contribuciones positivas de los datos abiertos al desarrollo; y (c) los medios para limitar los daños de los datos abiertos en los países en desarrollo.

Alfabetización mediática e informacional para el empoderamiento

Media and Information Literacy for Empowerment. Commonwealth of Learnin, 2021

Texto completo

Como el empoderamiento es un resultado esperado de este proyecto, Commonwealth of Learnin ha desarrollado herramientas para medirlo. En Uganda y Kenia, realizó estudios en los que se comparaba a los hogares L3F con otros grupos de control, como los hogares no L3F y los pueblos. Los estudios revelaron un patrón interesante… Los gobiernos y las empresas también deberían centrarse en invertir en más tecnologías en línea de código abierto para verificar y validar la información.

El mayor espacio de creación de África Oriental gana el premio a la economía creativa de la UNESCO


East Africa’s Largest Makerspace, MoTIV, Wins Inaugural UNESCO Prize for Creative Economy. AllAfrica, 2021

Texto completo

MoTIV, el mayor makerspace de África Oriental con sede en Kampala (Uganda), ha ganado el Premio Internacional Bangabandhu Sheikh Mujibur Rahman de la UNESCO para la economía creativa. Creado en marzo de 2020 en el marco de la estrategia Young Africa Works de la Fundación Mastercard en Uganda, MoTIV ofrece una solución holística que fomenta la colaboración de forma impactante y sostenible al proporcionar herramientas, formación, un mercado y apoyo a la cadena de valor a los creativos.

MOTIV crea oportunidades para la industria autóctona en toda África, empezando por Uganda, trabajando con creativos y creadores para perfeccionar y ampliar sus negocios y satisfacer la demanda de los mercados locales e internacionales.

Creado en marzo de 2020 en el marco de la estrategia Young Africa Works de la Fundación Mastercard en Uganda, MoTIV ofrece una solución holística que fomenta la colaboración de forma impactante y sostenible al proporcionar herramientas, formación, un mercado y apoyo a la cadena de valor a los creativos.

De las 69 instituciones nominadas para el premio a la «economía creativa», MoTIV de Uganda resultó ganadora. MoTIV utilizará los 50.000 dólares del premio para poner en marcha un fondo creativo que permita aumentar el potencial del sector y apoyar a los creativos para que amplíen sus ideas.

Con motivo del Año Internacional de la Economía Creativa para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, la UNESCO y el Gobierno de Bangladesh inauguraron el «Premio Internacional UNESCO-Bangladesh Bangabandhu Sheikh Mujibur Rahman para la «Economía Creativa», premio bienal que lleva el nombre del fundador de la nación de Bangladesh, Sheikh Mujibur Rahman. El objetivo de los premios es reconocer a las instituciones creativas de todo el mundo por su destacada iniciativa para promover la participación de los jóvenes en las industrias creativas y culturales.

Japheth Kawanguzi, jefe de equipo de MoTIV, declaró: «Esta victoria no es sólo para MoTIV, sino para toda la comunidad creativa. La industria creativa de Uganda está formada por diseñadores, artesanos y fabricantes de gran talento que buscan oportunidades y plataformas para poder convertir sus ideas y habilidades en productos y negocios sostenibles. MoTIV se creó específicamente para superar los retos del sector».

Y continuó: «Creemos que apoyando el crecimiento y el desarrollo de los creativos, impulsaremos el crecimiento industrial y nutriremos a las empresas locales dentro del ecosistema, mientras nos esforzamos por transformar nuestra trayectoria socioeconómica hacia arriba.»

Mientras la violencia de los talibanes obliga a cerrar las escuelas en Afganistán, las bibliotecas móviles dan esperanza a las niñas

As Taliban violence forces schools in Afghanistan to close, mobile libraries give hope to girls, aug 2021

Ver noticia

Voluntarios en motocicleta de la Sociedad Civil Pen Path viajan a través de áreas devastadas por los combates para distribuir libros y material de oficina.

El cofundador Matiullah Wesa dice que los padres son reacios a enviar a sus hijos a la escuela, ya que 468 niños ya habían sido asesinados en junio.

Para Husna, de 11 años, los libros son su única fuente de felicidad. Su escuela en Wat Village, a 3 km del distrito Spin Boldak en Afganistán que ahora está bajo el control de los talibanes, está cerrado por vacaciones de verano hasta septiembre. Pero nadie sabe con certeza cuándo reabrirá, debido a los enfrentamientos entre las fuerzas nacionalistas afganas y el grupo islamista que se han producido desde que las tropas de Estados Unidos comenzaron a retirarse en mayo.

Ahora, el único rayo de esperanza de Husna es la biblioteca móvil administrada por Pen Path Civil Society, una organización no gubernamental cuyos voluntarios en motocicleta viajan a través de áreas devastadas por la lucha para distribuir libros y material de oficina a los niños.

En Afganistán, donde más del 60 por ciento de los 3,7 millones niños sin escolarizar son niñas, las bibliotecas móviles de Pen Path, que incluyen libros de historia, geografía y ficción infantil en pashto y dari, los idiomas oficiales del país, continúan educando a niñas como Husna

Research4Life: acceso online a contenidos académicos para países de ingresos bajos y medios

Research4Life proporciona acceso online a contenidos académicos y profesionales revisados por pares a instituciones de países de ingresos bajos y medios. Su objetivo es mejorar la enseñanza, la investigación y la elaboración de políticas en materia de salud, agricultura, medio ambiente y otras ciencias de la vida, físicas y sociales.

Desde 2002, Research4Life ha proporcionado a investigadores de más de 10.000 instituciones en más de 125 países de ingresos bajos y medios el acceso online gratuito o de bajo coste a 132.000 revistas y libros relevantes en los campos de la salud, agricultura, medio ambiente, ciencias aplicadas e información legal.

Lo hacen en colaboración con organizaciones de los campos de las comunicaciones académicas, la tecnología y el desarrollo internacional: La OMS, FAO, el PNUMA, la OMPI y la OIT; Universidades de Cornell y Yale; la Asociación Internacional de Editores Científicos, Técnicos y Médicos y más de 180 editores internacionales asociados.

Hay cinco programas mediante los cuales los usuarios pueden acceder a los contenidos: Investigación para la Salud (Hinari), Investigación en Agricultura (AGORA), Investigación en Medio Ambiente (OARE), Investigación para el Desarrollo y la Innovación (ARDI) e Investigación para la Justicia Global (GOALI).

¿Cuándo dejarán de influir los títulos de las revistas científicas en la calidad percibida de un artículo?

When Will Science Journal Titles No Longer Influence a Paper’s Perceived Quality? Science The Wire. 16/01/2021 GRIGORI GUITCHOUNTS

Ver original

En noviembre, Springer Nature, una de las editoriales de revistas científicas más grandes del mundo, hizo un anuncio que llamó la atención : más de 30 de sus revistas más prestigiosas, incluida la emblemática Nature, ahora permitirán a los autores pagar una tarifa de 11.390 dólares para que sus documentos estén disponibles gratuitamente para que cualquiera pueda leerlos en línea.

Esta medida, de una empresa que publica más de 3.000 títulos académicos, ha sido aclamada como un paso histórico y una victoria para un movimiento de acceso abierto que busca suplantar el modelo tradicional de publicación académica basado en suscripción. Y a primera vista, la opción de acceso abierto de Springer Nature parece ser un avance positivo. La mayoría de los artículos científicos son de pago, accesibles solo para lectores e instituciones que pueden pagar las costosas tarifas. (Las personas pueden suscribirse a Nature por 199 dólares por año o pagar 8,99 dólares por artículo, pero los sistemas universitarios pueden pagar hasta 11 millones al año por una suscripción a una de las líneas de revistas de las grandes editoriales).

Hacer que los descubrimientos sean accesibles para cualquier persona con conexión a Internet nivelará el campo de juego para las personas que carecen de afiliación universitaria y para las escuelas que no pueden pagar las costosas tarifas de suscripción a la biblioteca.

Pero el anuncio de Springer Nature también expone un profundo problema estructural en la publicación científica. La tarifa de autor, conocida como cargo por procesamiento de artículos (APC), es varias veces más alta que lo que cobran otras editoriales; probablemente estará fuera del alcance de los investigadores que trabajan fuera de las principales instituciones del mundo. Visto desde esa perspectiva, el movimiento de Springer Nature hacia el acceso abierto parece menos un paso hacia la equidad y más como una corporación que se aprovecha de un panorama desigual de financiamiento científico para aumentar sus ganancias.

Springer Nature sostiene que el alto APC, una tarifa que, en teoría, está diseñada para cubrir los costos de producción para que los lectores no tengan que hacerlo, está garantizada por la selectividad y la calidad editorial de sus revistas. Las revistas como Nature deben manejar y revisar muchos artículos que finalmente son rechazados, explicó un portavoz en noviembre, pero recopilan APCs solo de los artículos que se publican. Como resultado, los costos operativos por artículo publicado son más altos para las revistas de primer nivel que para las revistas menos selectivas, argumenta la compañía.

Dejando de lado ese “impuesto al prestigio”, sin embargo, parece claro que Springer Nature y otras editoriales con fines de lucro a menudo cobran APCs más altos que las editoriales sin fines de lucro reconocidas. Examinando una muestra de datos de sitios web de editores y el  Directorio de revistas de acceso abierto (DOAJ), las mayores organizaciones con fines de lucro,  Springer Nature,  Elsevier y Wiley, cobran un APC promedio de 2660 dólares. Mientras que algunas organizaciones sin fines de lucro como eLife y PLOS cobran casi tanto como sus contrapartes con fines de lucro, un análisis de datos del DOAJ muestra que después de eliminar las grandes editoriales comerciales, las revistas de acceso abierto restantes, publicadas principalmente por fundaciones sin fines de lucro, sociedades académicas y universidades, conbraron solo 715 dólares de promedio en 2018.

Es difícil imaginar, incluso aceptando el razonamiento de Springer Nature, que el costo de producir un artículo académico podría ser mucho más alto para los editores con fines de lucro. Parece más probable que el recargo adicional sea, al menos en parte, el resultado de la búsqueda de ganancias por parte de las empresas que buscan maximizar sus resultados finales.

Si bien las empresas son libres de buscar ganancias, correspondería a los científicos que escriben estos artículos gastar su dinero de manera más inteligente. De hecho, la estructura de incentivos a la publicación en el mundo académico es en sí misma parte del problema. En lugar de evaluar a los científicos sobre la calidad y el impacto de sus descubrimientos, los organismos de financiación y los comités de contratación a menudo toman un atajo, escaneando CV en busca de artículos publicados en revistas ostentosas como Nature , Science  y Cell. Los científicos luchan por publicar en estas revistas, que se han convertido en los guardianes científicos de facto.

Pero no se equivoque: al cobrar una tarifa de más de 11.000 doláres, o, en un esquema piloto alternativo anunciado al mismo tiempo, un pago inicial no reembolsable de 2.600 solo para que el artículo sea evaluado por editores y revisado por pares, Springer Nature promete hacer un daño irreparable al sistema de publicación científica ya paralizado. Solo las universidades más ricas de los países más ricos podrán pagar estas facturas.

Como resultado, la gama de investigadores capaces de publicar artículos de acceso abierto en las principales revistas de Springer Nature será reducida. La torre de marfil, ya llena de desigualdades, solo crecerá más dividida. Los «ricos» podrán publicar abiertamente en revistas ampliamente leídas y citadas, lo que a su vez les permitirá obtener los codiciados fondos de investigación y puestos académicos. Los «desposeídos» aún pueden optar por publicar en Nature , pero su trabajo permanecerá oculto para gran parte del mundo, detrás de una barrera de pago. Los ricos se harán más ricos.

Quizás la mayor ironía de la publicación académica es que los impuestos públicos financian muchos de los mismos experimentos a los que el público no puede acceder libremente. Para trasladar esto al mundo de las revistas, es como si al leer este artículo tuvieras que pagar no solo por una suscripción a este medio, sino también por el reportaje original que hice para escribir el artículo. Y si, por alguna razón, el medio decidiera no cobrarle, en su lugar, me pasarían esos cargos a mí. El modelo tiene tan poco sentido en los medios de comunicación como en la publicación científica.

Puede que sea necesario algo tan obviamente equivocado como la nueva política de acceso abierto de Springer Nature para catalizar un cambio hacia un sistema más equitativo. Pero ha llegado el momento de construir una nueva cultura científica en la que los títulos de las revistas ya no sean un factor principal en la calidad percibida de un artículo. Esta es una visión brillante, pero solo puede funcionar si todos los científicos están de acuerdo en jugar con nuevas reglas.

Mientras editores con fines de lucro como Springer Nature y Elsevier, cuyo margen de beneficio de la empresa matriz ha superado el 30% en cada uno de los últimos cinco años, sigan ofreciendo un prestigio percibido, los científicos seguirán cayendo en la trampa. La presión para publicar hallazgos interesantes en las principales revistas puede ser uno de los factores de la actual crisis de reproducibilidad. Si estas tendencias no se controlan, la ciencia se convertirá en una empresa cada vez más equivocada.

En EE. UU., el cambio sistémico que necesita la ciencia podría ser ayudado por una acción legislativa o ejecutiva, que la administración podría encabezar. Algunos financiadores científicos privados ya están presionando a los investigadores para que pongan los artículos a disposición gratuita tan pronto como se publiquen. (Los Institutos Nacionales de Salud ahora requieren que los documentos que financia estén disponibles gratuitamente dentro de un año después de su publicación). Sin embargo, la política de acceso abierto de Springer Nature deja claro que tanto los donantes privados como públicos deben ir más allá y requieren que los beneficiarios de las subvenciones publiquen en revistas sin fines de lucro. La elección de Joseph R. Biden y Kamala Harris me da la esperanza de que ese cambio sea posible .

Exención de cargos por procesamiento de artículos para los países menos desarrollados: piedra angular de una transformación de acceso abierto a gran escala

Taubert, Niels, Andre Bruns, Christopher Lenke, and Graham Stone. 2021. “Waiving Article Processing Charges for Least Developed Countries: A Keystone of a Large-scale Open Access Transformation”. Insights 34 (1): 1. DOI: http://doi.org/10.1629/uksg.526

Este artículo investiga si es económicamente factible para una gran editorial renunciar a los cargos por procesamiento de artículos para el grupo de los 47 países denominados menos adelantados (LDC least developed countries). Como ejemplo, se selecciona Springer Nature. El análisis se basa en Web of Science, OpenAPC y la lista de revistas Springer Compact de Jisc Collections. Como resultado, estima una producción anual promedio de 520 publicaciones (o 0.26% de la producción mundial de publicaciones en las revistas Springer Nature) para el grupo de países LDC. La pérdida de ingresos para Springer Nature sería de 1,1 millones de dólares estadounidenses si se aplicara una exención para todos estos países. Dado que las categorías temáticas de estas publicaciones indican que el producto es de gran relevancia social para los LDC, y dado que el dinero es indispensable para el desarrollo en estos países (por ejemplo, esperanza de vida, no sólo es deseable sino también posible en términos económicos que un editor como Springer Nature renuncie a los APCs para estos países sin mucha pérdida de ingresos.

World Librarians: buscando reducir la brecha digital con los países en desarrollo

IMG_0723

World Librarians Website

World Librarians (Bibliotecarios del Mundo) es un sistema sociotécnico que se esfuerza por resolver el problema de acceso a la información que tienen muchas escuelas y bibliotecas remotas fuera de línea en contextos menos desarrollados.

Más de 4.000 millones de personas no tienen acceso a Internet. Numerosas organizaciones destacan el papel de Internet en el suministro de información que puede mejorar el desarrollo y la capacidad empresarial en una economía. Sin embargo, los gobiernos se enfrentan a costos elevados y a la falta de infraestructura cuando intentan proporcionar acceso a Internet a sus residentes. World Librarians de UMass, intenta reducir la «brecha digital» al conectar a los estudiantes y educadores de África con recursos educativos a los que de otro modo no tendrían la tecnología para acceder.

Un aspecto central del programa de WL es la conciencia de las relaciones entre el Norte y el Sur del mundo en torno a la disponibilidad de información, y su intento de proporcionar un sistema en el que las personas que carecen de acceso puedan acceder a la información que ellas mismas desean. En otras palabras, WL facilita el acceso a la información digital prestando servicios de búsqueda en la biblioteca a los clientes o solicitantes en las escuelas y bibliotecas no conectadas.

Para ello la organización trabaja con escuelas y bibliotecas de varios países, proporcionándoles servidores portátiles y herramientas de puntos de acceso Wi-Fi (llamados dispositivos Remote Area Community Hotspot for Education and Learning, RACHEL) cargados de recursos educativos de acceso abierto que pueden ser utilizados por estudiantes y profesores en laboratorios de computación alimentados por energía solar. Además, los maestros y los bibliotecarios pueden solicitar información específica enviando un mensaje a World Librarians a través de Twitter. Los «buscadores» de estudiantes de UMass encuentran los recursos solicitados y los publican en una unidad de Google; desde allí, un miembro del equipo local guarda los recursos en una unidad flash y los entrega a la escuela o a la biblioteca.

El proyecto fue fundado en 2016 por Charlie Schweik de SPP y el departamento de conservación ambiental; un grupo de estudiantes de UMass, entre ellos Pamela Eisner, clase de SPP de 2019; el bibliotecario de UMass Jeremy Smith; y Carl Meyer, cofundador de ShiftIT, una organización educativa de Malawi, donde se lanzó por primera vez Bibliotecarios del Mundo. Hoy en día, unas 25 escuelas y bibliotecas de Malawi participan en el proyecto, que se está ampliando a Ghana y Kenya.