Archivo de la etiqueta: Valor

Informe de investigación sobre el impacto de las bibliotecas universitarias

McReynolds, Stephanie JH, Peter Verheyen, Terriruth Carrier, and Scott Warren. Library Impact Research Report: Distinct Academic Learning Communities at Syracuse University Libraries. Washington, DC: Association of Research Libraries, July 18, 2022.

Texto completo

Como parte de la iniciativa del Marco de Impacto de las Bibliotecas de Investigación de la ARL, un equipo de las Bibliotecas de la Universidad de Syracuse llevó a cabo un estudio para explorar el impacto de la incorporación de tres «comunidades de aprendizaje académico distintas» en la Biblioteca Bird de la Universidad de Syracuse: el Blackstone LaunchPad; Center for Learning and Student Success; y la Syracuse Office of Undergraduate Research and Creative Engagement.

Tres objetivos guiaron al equipo:

(1) explorar cómo las bibliotecas impactan en las comunidades;

(2) determinar cómo las comunidades impactan en las bibliotecas; y

(3) identificar métodos/métricas que pudieran demostrar el impacto recíproco y ser útiles para ARL.

El impacto se exploró desde múltiples perspectivas, incluidos los directores de la comunidad, los participantes de la comunidad, el decano de las bibliotecas y el personal de las bibliotecas. Los resultados apuntan al valor de la biblioteca como espacio académico central e interdisciplinario para las comunidades, que ayuda a romper las fronteras disciplinarias al permitir que los participantes de la comunidad se reúnan y colaboren más fácilmente con estudiantes de otras escuelas y universidades.

El impacto de las bibliotecas públicas en Dinamarca: un refugio para la comunidad

New study: The impact of public libraries in Denmark
Nyheder

Af Naja Bjørn Nielsen
06.05.21

Texto completo

A guide Impact Compass

Página web

En mayo de 2021, la Biblioteca Central de Roskilde, en Dinamarca, presentó un notable estudio ‘The impact of public libraries in Denmark: A haven in our community’.. El estudio va más allá de los enfoques y medidas tradicionales de evaluación de las bibliotecas, como las visitas a la biblioteca o los préstamos de libros, y se centra en el impacto de las bibliotecas públicas en los ciudadanos, en cuatro dimensiones diferentes:

  • Impacto emocional (Haven): La biblioteca pública es un refugio en la vida cotidiana, donde los ciudadanos encuentran espacio para la contemplación y se toman tiempo para sí mismos y para los demás.
  • Impacto intelectual (Perspectiva): La biblioteca pública es un comunicador creíble del conocimiento y proporciona a los ciudadanos una perspectiva ilustrada y crítica de la vida.
  • Impacto social (Comunidad): La biblioteca pública es un lugar donde los ciudadanos experimentan la unión -solos o con otros- y donde experimentan con los materiales y las instalaciones como propiedad común, sin barreras financieras para su uso.
  • Impacto creativo (Creatividad): La biblioteca pública es una fuente de inspiración y estimula la imaginación de los usuarios. La biblioteca pública también puede ayudar a motivar a los usuarios para que prueben algo nuevo y adquieran nuevas habilidades.

Además de compartir los resultados de las bibliotecas danesas, los autores del estudio publicaron la herramienta que utilizaron, su «Brújula de Impacto», junto con una invitación a otras bibliotecas para que la utilicen, y consejos para su uso. Las preguntas que me hice antes de leer el estudio fueron: ¿es este enfoque relevante para las bibliotecas públicas de fuera de Dinamarca y Europa? Si es así, para beneficiarse de este enfoque, ¿hasta qué punto tendrían que adaptarlo las bibliotecas a los contextos y públicos locales?

Las repercusiones de las bibliotecas que allí se demuestran son ciertas no sólo para Dinamarca y Europa. por ejemplo:

  • Proporcionar apoyo emocional para hacer frente al aislamiento y la soledad de las personas mayores leyéndoles por teléfono (impacto emocional).
  • Organizar y acoger programas de formación para apoyar los estudios escolares o universitarios, así como la formación profesional, incluso para los que abandonan el sistema educativo formal o las poblaciones analfabetas, (impacto intelectual).
  • Llegar a las personas marginadas y vulnerables mediante una combinación de asesoramiento, información sobre el empleo y formación en TIC (impacto social).
  • Despertar el interés de niños, jóvenes y adultos por descubrir su potencial creativo e incluso transformarlo en actividades generadoras de ingresos, que utiliza los espacios de la biblioteca y la tecnología para fomentar la creatividad entre los jóvenes (impacto creativo).
  • Apoyar a las personas con habilidades empresariales, proporcionándoles herramientas y espacio para sus actividades (impacto económico).

Teniendo en cuenta estos y otros muchos ejemplos, podríamos decir que el modelo de evaluación es aplicable, y podría servir como herramienta para captar los impactos más esenciales -pero también menos tangibles-, que apenas se reflejan en las estadísticas tradicionales de las bibliotecas.

Las bibliotecas son las instituciones mejor valoradas por los españoles

Las bibliotecas son las instituciones mejor valoradas por los españoles. El Economista, abril de 2022

Leer completo

En España, las bibliotecas son una institución valorada con un notable por los ciudadanos. Según el «Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros en España 2021», los españoles les otorgan un 8,2 sobre 10. Por eso, los expertos afirman la importancia que estas instituciones tienen en la sociedad y que cada vez irán teniendo mayor relevancia en el conocimiento.

¿Cómo se cuantifica el valor de una biblioteca pública? la inversión de capital en bibliotecas aumenta tanto la calidad como el uso de las mismas

Gilpin, Gregory ; Karger, Ezra ; Nencka, Peter. The Returns to Public Library Investment. Working Paper, Fed in print, 2021

Ver estudio

Los gobiernos locales gastan más de 12.000 millones de dólares anuales para financiar el funcionamiento de 15.000 bibliotecas públicas en Estados Unidos. Esta financiación apoya el uso generalizado de las bibliotecas: más del 50% de los estadounidenses visitan las bibliotecas públicas cada año. Sin embargo, a pesar de la gran inversión pública en bibliotecas, es sorprendentemente escasa la investigación que cuantifica los efectos de las bibliotecas públicas en las comunidades y los niños. Se usaron datos sobre el casi-universo de bibliotecas públicas de los Estados Unidos para estudiar los efectos de las crisis de gasto de capital en los recursos de la biblioteca, el uso que de ellas hacen las personas, el rendimiento de los estudiantes y los precios locales de la vivienda. Para ello se llevó a acabo un enfoque dinámico de diferencia en diferencia para mostrar que la inversión en capital de las bibliotecas aumenta la asistencia de los niños a los eventos de la biblioteca en un 18%, el retiro de artículos por parte de los niños en un 21%, y las visitas totales a la biblioteca en un 21%. El aumento del uso de las bibliotecas se traduce en una mejora de los resultados de los niños en las pruebas de los distritos escolares cercanos: una inversión de capital de 1.000 dólares o más por estudiante en las bibliotecas públicas locales aumenta los resultados de las pruebas de lectura en 0,02 desviaciones estándar y no tiene efectos en los resultados de las pruebas de matemáticas. Los precios de la vivienda no cambian tras un fuerte aumento de la inversión de capital en las bibliotecas públicas, lo que sugiere que los residentes internalizan el aumento del coste y la mejora de la calidad de sus bibliotecas públicas.

Las bibliotecas son uno de los pilares de la vida local en Estados Unidos, pero apenas se han estudiado los efectos cuantificables que las bibliotecas, y el gasto en ellas, tienen en las comunidades y los residentes. Un documento de trabajo publicado recientemente aborda esta cuestión, con algunas conclusiones nada sorprendentes para todos los que adquirieron el amor por la lectura, gracias a la biblioteca local.

«Nuestros resultados ponen de relieve la importancia de las bibliotecas públicas para los niños, incluso en una época con acceso generalizado a Internet y a los teléfonos inteligentes», escriben los autores, Gregory Gilpin, Ezra Karger y Peter Nencka, de la Universidad Estatal de Montana, la Fed de Chicago y la Universidad de Miami.

Los autores señalan que las bibliotecas están arraigadas en la vida estadounidense. Los gobiernos locales gastan más de 12.000 millones de dólares al año para financiar el funcionamiento de unos 9.261 sistemas de bibliotecas con 15.427 sucursales. Más del 50% de los estadounidenses visitan las bibliotecas públicas cada año y se sacan más de 2.000 millones de artículos al año.

Además, las bibliotecas imparten cursos de alfabetización, informática, búsqueda de empleo y pago de impuestos. «Sirven como uno de los pocos espacios interiores no comerciales disponibles para el público», señalan los autores, y son particularmente importantes para el desarrollo infantil. En 2018, los niños sacaron más de 750 millones de artículos de la biblioteca y asistieron a eventos más de 80 millones de veces.

Ha habido poco análisis del impacto del gasto municipal en las bibliotecas, dicen los autores, en gran parte porque es difícil separar el impacto de la biblioteca de otros componentes de la comunidad, como los sistemas escolares, por ejemplo. Para aislar el gasto y sus efectos, los autores investigan las consecuencias de los grandes aumentos del gasto de capital en «grandes renovaciones» y nuevos edificios.

«Descubrimos que la inversión de capital aumenta considerablemente las visitas a las bibliotecas (en un 21%), el número de artículos retirados por los niños (en un 21%) y la asistencia de los niños a los eventos de la biblioteca (en un 18%)», según el informe.

«Estos aumentos en el uso persisten durante al menos 10 años después de la inversión de capital. La inversión de capital también aumenta las existencias de libros de la biblioteca, los empleados, el gasto en salarios y los gastos de funcionamiento. En otras palabras, la inversión de capital en bibliotecas aumenta tanto la calidad como el uso de las mismas», escribieron los autores.

Después de estos «choques» de gasto, los resultados de los niños en las pruebas de lectura mejoraron. «En particular, observamos una mejora persistente en las puntuaciones de las pruebas de lectura en los años posteriores al gasto de capital en bibliotecas», concluye el estudio. Las puntuaciones aumentaron una media de 0,02 desviaciones estándar en los siete años, aunque los resultados de las pruebas de matemáticas no reciben el mismo impulso.

Los efectos demostrados por la investigación no son exclusivos de determinados niveles de enseñanza o estatus socioeconómico, escriben los investigadores, aunque añaden que los efectos pueden ser algo menores para los estudiantes negros y asiáticos que para los blancos.

Tal vez lo más revelador sea que «descubrimos que los efectos son mayores en los distritos más pequeños y en los distritos que menos gastaron por alumno en mejoras de capital escolar durante nuestro período de muestra». En conjunto, estos resultados sugieren que los efectos de las bibliotecas son mayores cuando las bibliotecas son más destacadas en la comunidad local y que las bibliotecas pueden desempeñar un papel compensatorio cuando las comunidades están invirtiendo pequeñas cantidades en infraestructura escolar.»

El valor que una sociedad otorga al conocimiento se juzga por el trato que da a las bibliotecas públicas: la privatización de la Biblioteca de Wellington en Nueva Zelanda

Wellington Central Library

Anne Goulding. The value a society places on knowledge is judged by how it treats public libraries. Stuff Feb 26 2021

Ver noticia

A menudo se dice que la verdadera medida de cualquier sociedad puede juzgarse por cómo trata a sus más vulnerables. Yo diría que el valor que una sociedad otorga al conocimiento, al aprendizaje y a la creación y difusión de ideas puede juzgarse por el trato que da a sus bibliotecas públicas.

En Wellington, desde que se cerró el edificio en marzo de 2019, se han planteado preguntas sobre el futuro de la biblioteca central. En la reunión del consejo de la semana pasada, centrada en el Plan a Largo Plazo de la ciudad, el alcalde Andy Foster sorprendió a los concejales y a los habitantes de Wellington al proponer la privatización de parte del edificio de la biblioteca central y recortar el presupuesto de recursos de las bibliotecas en un 40%.

El respeto por el conocimiento, el aprendizaje, la información y las ideas parece faltar en estas propuestas. Aunque el plan de vender parte del edificio de la biblioteca no representa una privatización total del servicio bibliotecario, como hemos visto en otras partes del mundo, la aceptación de que una empresa privada tenga un papel que desempeñar en la prestación de los servicios de la biblioteca pública podría considerarse como el la punta del iceberg que introducela privatización de manera oculta.

La biblioteca central rediseñada y reformada tiene la capacidad de ser un espacio público emocionante y dinámico en el centro de la ciudad, abierto a todos. En la actualidad, los habitantes de Wellington, a través de sus representantes elegidos democráticamente, controlan este importante espacio público, pero si se retira parte de él de la propiedad pública, se reducirá la influencia pública sobre el espacio y se podría socavar su cometido de «bien público».

Cualquier empresa privada que participe en la biblioteca central se centrará en obtener beneficios, ya que, al fin y al cabo, esa es su razón de ser: maximizar el rendimiento para sus accionistas. Al ser una empresa privada la propietaria y gestora de una parte del edificio, su función principal será comercial y no social, lo que plantea dudas sobre el tipo de actividades y, de hecho, el tipo de personas que estarán «permitidas» en este espacio.

La biblioteca desempeña un papel enormemente importante, ya que ofrece oportunidades para socializar y establecer contactos. He escuchado muchas anécdotas de bibliotecarios sobre usuarios de la biblioteca que les dicen que son la única persona con la que han hablado en todo el día o incluso en toda la semana. De hecho, aunque los usuarios de la biblioteca no hablen con nadie más en la biblioteca, el mero hecho de estar en compañía de otras personas suele ser suficiente para que la gente aprecie la biblioteca como un espacio público comunitario.

La gente puede «simplemente estar» en el espacio central de la biblioteca: nadie te cuestiona y nadie te presiona para que compres algo; es un oasis sin ánimo de lucro en el ajetreado corazón comercial de la ciudad. ¿Corremos el riesgo de perder esto con la privatización de parte del edificio? Los espacios controlados por intereses privados rara vez son tan acogedores o inclusivos para todos los interesados como los gestionados por organismos públicos y democráticamente responsables, y tienen motivos de lucro subyacentes a todas sus actividades.

Los planes del alcalde de privatizar parte del edificio, así como los drásticos recortes propuestos, plantean una vez más la cuestión de si Nueva Zelanda necesita una legislación más estricta en materia de bibliotecas públicas. La Ley de Administración Local de 2002 sólo establece que si un ayuntamiento presta servicios de biblioteca pública, los habitantes de la comunidad tienen derecho a la gratuidad.

Los ayuntamientos no tienen la obligación de financiar las bibliotecas públicas de acuerdo con ningún tipo de norma, ni tienen que proporcionar recursos o servicios de forma gratuita, salvo la afiliación. Una enmienda de 2010 a la Ley de Administración Local incluyó a las bibliotecas públicas como un «servicio básico» de las autoridades locales, pero el lenguaje sigue siendo débil, ya que ordena a los ayuntamientos que «tengan especialmente en cuenta» la contribución de las bibliotecas a la comunidad.

Aunque la experiencia del Reino Unido nos enseña que una Ley de Bibliotecas Públicas no impide el cierre de las mismas ni la reducción de los servicios, una legislación más sólida podría garantizar un apoyo financiero más fiable y estable y orientar el desarrollo futuro de los servicios en todo el país.

Las propuestas para la renovada biblioteca central de Wellington ofrecen una visión de un espacio en el que la gente puede reunirse, interactuar y participar en una serie de actividades educativas, culturales y relacionadas con la información que promueven el acceso democrático, el intercambio social y la diversidad. La privatización de parte del edificio pone en peligro esta visión, con asociaciones de comercialización y homogeneidad.

El trato que el ayuntamiento da a sus bibliotecas públicas no sugiere que valore el papel que desempeñan en el apoyo al acceso al aprendizaje, al conocimiento y al libre intercambio de ideas para todos en nuestras comunidades.

Bibliotecas vivas: la casa de la comunidad en todo el mundo

Texto completo

 ‘Living Libraries; The house of the community around the world’. Bibliotheek Utrecht, 2021

PDF

ePub

El libro resume el mundo bibliotecario actual en 30 contribuciones de todo el mundo.

Ton van Vlimmeren fue director de la Biblioteca de Utrecht durante veinte años y durante ese tiempo fomentó las relaciones con bibliotecarios de todo el mundo. En honor a su jubilación, treinta de esos colegas contribuyeron con descripciones del «estado del arte» en las bibliotecas de sus respectivos países, que Van Vlimmeren, junto con el miembro del Consejo de la Biblioteca Pública de Utrecht Diederick Slijkerman, recopilaron en un libro. El libro, que consta de más de 400 páginas, es una recopilación exhaustiva de relatos desde Haití hasta Papúa Nueva Guinea y desde Canadá hasta Nueva Zelanda. En él se describe la arquitectura de las bibliotecas, su educación y el papel que desempeñan en el proceso democrático en todo el mundo. Describe cómo las bibliotecas se han convertido en un «tercer lugar»: un lugar junto al trabajo y el hogar donde la gente puede relajarse, conocer a otros, aprovechar los recursos y centrarse en el aprendizaje permanente.

 

Bibliotecas Públicas de Texas: beneficios económicos y retorno de la inversión

Texas Public Libraries: Economic Benefits and Return on Investment. Bureau of Business Research IC² Institute, The University of Texas at Austin, January 2017

Texto completo

Las bibliotecas públicas del Estado de Texas proporcionan importantes beneficios económicos a sus comunidades. En conjunto, en el año fiscal 2015, las bibliotecas públicas de Texas proporcionaron 2.628 millones de dólares en beneficios y costaron 566 millones de dólares, un retorno de la inversión de 4,64 dólares por cada dólar.

Se desarrolló un diseño de investigación intensivo en datos para documentar y cuantificar estos beneficios económicos. Se utilizaron las bases de datos de la Texas State Library and Archives Commission (TSLAC) junto con el software de modelado económico de entrada y salida, IMPLAN. Basado en el modelo IMPLAN, que analizó las bibliotecas públicas puramente como entidades comerciales y organizativas, las bibliotecas produjeron 976 millones de dólares en actividad económica. Además, en el año fiscal 2015, más de 11.000 puestos de trabajo en Texas dependían de los gastos de las bibliotecas públicas.

Otro componente importante del análisis cuantitativo valoró los servicios ofrecidos por la mayoría de las bibliotecas públicas de Texas. Se obtuvieron estimaciones económicas para esos servicios, así como para el uso de Internet y los voluntarios en las bibliotecas públicas:

  • Servicios de referencia;
  • Programas educativos;
  • Voluntarios
  • Uso en la biblioteca de libros, series y publicaciones periódicas;
  • Terminales de ordenadores y acceso a Internet;
  • Acceso inalámbrico a Internet;
  • Bases de datos electrónicas; y
  • Circulación de libros y medios digitales.

Se utilizó un enfoque conservador que proporciona una certeza mucho mayor de que los valores estimados de los servicios son mínimos. El valor total de estas bibliotecas públicas se estimó en 1.652 millones de dólares. El retorno de la inversión en Texas de 4,64 se compara favorablemente con los resultados de estudios anteriores de otros estados y ciudades.

Este informe actualiza un análisis realizado a finales de 2012 para el año fiscal 2011. En comparación con ese análisis, el valor de los mismos servicios ha aumentado un 7,8%, y el valor de todos los servicios de la biblioteca pública aumentó en un 21,2%, debido principalmente a dos nuevos servicios que se incluyen. El rendimiento de la inversión aumentó de 4,42 a 4,64, o sea aproximadamente 5 por ciento.

Las bibliotecas funcionan: el valor socioeconómico de las bibliotecas públicas

Libraries work: The socio-economic value of public libraries to Victorians. State Library Victoria, 2018

Texto completo

Las bibliotecas públicas son una de las últimas puertas abiertas gratis en nuestra comunidad. Contribuyen a crear comunidades fuertes y saludables proporcionando educación, combatiendo los sentimientos de aislamiento y apoyando el bienestar de los victorianos en cada etapa de su vida.

En 2016-17, las bibliotecas públicas de Victoria acogieron a más de 30 millones de visitantes, el equivalente a cinco visitas para todos y cada uno de los victorianos residente. El crecimiento de las visitas sigue superando al crecimiento de la población, una tendencia que se ha hecho evidente en los últimos 15 años.

Las bibliotecas públicas victorianas ofrecen servicios vitales a sus comunidades. Son lugares seguros y sin prejuicios que proporcionar acceso gratuito a servicios, programas e información tecnología, así como oportunidades para la interacción social y inclusión. Los beneficios indirectos de los servicios de biblioteca incluyen:

  • Mejora de la alfabetización lingüística y digital, alfabetización en salud comunitaria y de los resultados de la promoción de las carreras.
  • Complementariedad con los servicios de las instituciones de enseñanza,
  • Mejorar la amenidad de la zona local y la sostenibilidad ambiental.

Quienes no utilizan las bibliotecas siguen valorando los servicios de las bibliotecas públicas, sabiendo que pueden utilizar esos servicios en el futuro y que las bibliotecas públicas están a disposición de otros miembros de la comunidad.

Tiene buen sentido económico continuar invirtiendo en las bibliotecas públicas. En 2016-17, las bibliotecas públicas de Victoria generaron 1.100 millones de dólares de beneficios. Después de contabilizar los costos de operación, la contribución neta de bienestar de la comunidad se estima en 848 millones de dólares. Esto equivale a 140 dólares per cápita al año en beneficios netos para la comunidad. Por cada dólar invertido en las bibliotecas públicas de Victoria, se generaron 4,30 dólares de beneficios para la comunidad local

La actividad económica generada por las bibliotecas públicas en 2016-17 equivalía a 328 millones de dólares en el producto regional bruto. Casi el 80% de esta actividad económica se genera en el Gran Melbourne (255 millones de dólares al año). Las bibliotecas públicas emplean actualmente a más de 1.800 personas a tiempo completo. El gasto adicional y la actividad económica resultante de este empleo significa que las bibliotecas públicas apoyar otros 500 puestos de trabajo en la economía victoriana.

Hay una fuerte relación positiva entre la financiación total de la biblioteca y las visitas a la misma. Y lo que es más importante, también hay una relación positiva entre la financiación recurrente de la biblioteca per cápita y los beneficios netos generados per cápita. Esto indica que si la financiación per cápita aumenta, los beneficios netos per cápita generados también aumentarán. Por consiguiente, la inversión en servicios de biblioteca pública en toda Victoria puede incrementarse sin temor a que disminuyan los beneficios de la inversión.

Las bibliotecas públicas son financiadas principalmente por el gobierno local con el apoyo del gobierno regional. Para que los beneficios de los servicios de las bibliotecas públicas continúen, es vital la financiación continua y significativa del exceso de fondos.

¿Cómo comunicar el valor de la biblioteca?

Accart, Jean-Philippe (dir.). Communiquer ! Les bibliothécaires, les décideurs et les journalistes. Nouvelle édition [en ligne]. Villeurbanne : Presses de l’enssib, 2010

Texto completo

PDF

IMPLEMENTAR UNA ESTRATEGIA DE COMUNICACIÓN

Los diferentes pasos

Definir la identidad de la biblioteca a través de un logotipo, la firma institucional y el sistema de valores de la organización;

Encontrar coherencia entre la comunicación interna y externa, institucional y productos / servicios;

Construir una estrategia de comunicación diagnosticando la situación y formulando objetivos de comunicación;

Identificar objetivos (internos; lectores registrados / no registrados; socios; órganos de supervisión; medios de comunicación; organizaciones profesionales, autores, etc.)

Formular un mensaje de comunicación (tono, limitaciones, promesa, concepto);

Elegir los medios de comunicación y encuentre coherencia entre metas / objetivos / medios;

Definir un horario, un presupuesto;

Evaluar la acción de comunicación mediante indicadores.

USANDO LA PRENSA, INVOLUCRANDO A LOS CIUDADANOS

Haz que se hable de la biblioteca en la prensa cuando esté en etapa de proyecto con inversiones importantes o cuando experimente un cambio notable (nuevo software, departamento o personal). También permite hablar de funcionarios electos (alcalde, diputado, concejal general, etc.);

Hacer que la biblioteca hable de la prensa en relación a un evento vinculado a la actualidad, a acciones que presentan la biblioteca como un lugar de expresión para la ciudadanía (concursos de poesía, talleres de manga, etc.);

Reformular así la relación de la biblioteca con la población;

Buscar una mayor participación de los ciudadanos en la vida del establecimiento: establecimiento de comités; promoción de la elección de documentos prestados por los residentes; equipo de jóvenes contratados para volver a decorar un espacio …

HAGA LA BIBLIOTECA «VISIBLE» A LOS OJOS DE LOS TOMADORES DE DECISIONES

Encontrar la relación correcta entre el bibliotecario elegido

Promover el rol del bibliotecario dentro de la Ciudad y los órganos de gobierno;

Ganarse la confianza de los funcionarios electos evitando ceñirte a la imagen clásica del bibliotecario (erudito, colocado por encima de los demás, aislado de las realidades materiales);

Jugar la carta de la integración en una operación administrativa conocida de la que no se trata de eximirse con el riesgo, luego, de ser excluido;

Controlar el organigrama y el funcionamiento oficial y extraoficial del municipio: orientación política, especialidades y preferencias culturales de los funcionarios electos;

Conocer la distribución de misiones entre gerentes administrativos para saber a quién contactar en prioridad para qué expediente;

Involucrar al equipo de bibliotecarios en este conocimiento del campo; enviar a todos los colegas recién contratados a otros departamentos para «exploración»;

Antes de ser un buen bibliotecario, se un buen funcionario: conozca la frecuencia de las reuniones de los jefes de departamento, los modos (correo electrónico, teléfono, nota escrita) y las frecuencias de comunicación apreciadas por los tomadores de decisiones;

Disponer del calendario de decisiones y, por tanto, de los informes a aportar, en particular los presupuestarios: respeto de las fechas de presentación de los presupuestos provisionales; presentación del informe anual.

Utiliza las herramientas disponibles

Presentar un informe de actividad, más claro y más centrado en las áreas de preocupación de los funcionarios electos, al final del año escolar;

Realiza una actualización rápida de la actividad cada trimestre, destacando como prioridad los indicadores que son «verdes» sin ocultar los que son «rojos»;

Demostrar que la biblioteca tiene un potencial insospechado y que puede hacer más, o incluso más, que las demás;

Estar en el centro de múltiples acciones interservicios y de asociación y estar al servicio;

Demuestra que sabes ser reactivo, económico en tiempo pero también en dinero;

Impulsar, hacerse eco de la política del municipio (programación cultural acorde con eventos y ferias municipales, etc.);

Alcanzar un estado de experiencia y excelencia dentro de la comunidad, volviendo a su actividad principal: la mediación de la información y la cultura.

Diálogo con los órganos de decisión universitarios

Demostrar cómo la biblioteca apoya los intereses de la comunidad ;

Demostrar a los órganos de toma de decisiones la especificidad de la biblioteca en comparación con otros servicios universitarios mediante el uso de las herramientas proporcionadas por la contabilidad de costos;

Destacar los indicadores que cumplen los objetivos del contrato cuatrienal de la universidad;

Acude a profesionales de la comunicación o cree un puesto de oficial de comunicación para la biblioteca.

Encuentre otros socios financieros

Determinar un objetivo para los posibles financiadores;

Obtener el apoyo de la autoridad supervisora ​​y gestionar contingencias;

Encuentra otras soluciones como la recaudación de fondos .

CÓMO COMUNICARSE

Definir una estrategia, desarrollar un plan de comunicación.

La comunicación de la biblioteca debe estar vinculada a la del resto de equipamientos culturales de la ciudad;

Configurar herramientas adaptadas a cada público: papel, Internet, redes sociales, relaciones con la prensa, etc.

Escribe un comunicado de prensa

Insiste en «¿Qué hay de nuevo?» «

Comprende bien el evento: ¿Quién? ¿Qué? O ¿Cuando? Por qué ? ¿Cómo? ‘O’ ¿Qué?

Sigue ciertos métodos de envío, tiempos precisos.

Relaciones exitosas con la prensa escrita

¿Quiénes son los periodistas? Comprenderlos para comunicarse mejor;

¿Qué es la escritura periodística? ¿Cuál es la vida de un periódico?

Comunicarse con los medios audiovisuales

Estar, para la biblioteca, en un despliegue dinámico de sus actividades e iniciativas;

Desarrollar contactos regulares, de confianza y recíprocos con la redacción de su entorno;

Encontrar, para el periodista audiovisual, interlocutores fiables, representativos y sobre todo que «vayan» bien;

Se efectivo con los periodistas: sepa cómo abordarlos, conozca las etapas en la producción de un informe, sepa cómo presentar un informe o proyecto de programa;

Se socio y «coproductor».

AUTOR

Jean-Philippe Accart

¿Qué valor aportan los editores científicos a la investigación? comparación de los artículos finales publicados en revistas científicas con sus versiones preprints

 

preprints-nexus

 

Klein, M., Broadwell, P., Farb, S.E. et al. Comparing published scientific journal articles to their pre-print versions.  International Journal on Digital Libraries December 2019, Volume 20, Issue 4, pp 335–350. https://doi.org/10.1007/s00799-018-0234-1

Texto completo

 

Los editores de revistas científicas afirman que añaden valor a las comunicaciones académicas al coordinar las revisiones que contribuyen a mejorar el texto durante la publicación. Estas contribuciones tienen un costo considerable: En 2008, las bibliotecas universitarias estadounidenses pagaron 1.700 millones de dólares por suscripciones en serie. Los presupuestos de las bibliotecas, en cambio, son planos y no pueden seguir el ritmo de la inflación de los precios en serie. Para averiguar que valor añaden los editores a la investigación, se investigó la propuesta de valor de los editores mediante la realización de un estudio comparativo de los preprints de dos corporaciones distintas de ciencia, tecnología y medicina y sus contrapartes publicadas finales. Esta comparación tenía dos supuestos de trabajo: (1) Si el argumento de los editores es válido, para conocer si el texto de un preprints variaba de forma apreciable de su correspondiente versión final publicada, y (2) mediante la aplicación de medidas estándar de similitud, se debería detectar y cuantificar dichas diferencias. El análisis reveló que el contenido del texto de los artículos científicos generalmente cambió muy poco de su versión inicial preprints a la versión final publicada. Estos resultados aportan indicadores empíricos para los debates sobre el valor añadido de los editores comerciales y, por lo tanto, deberían influir en las decisiones económicas de las bibliotecas en relación con el acceso a las publicaciones académicas.